Citation
Recuerdos de Filipinas

Material Information

Title:
Recuerdos de Filipinas cosas, casos y usos de Aquellas Islas ; vistos, oidos, tocados y contados
Creator:
Cañamaque y Jiménez, Francisco de Paula, 1851-1891
Place of Publication:
Madrid
Publisher:
Carlos Bailly-Bailliere
Publication Date:
Language:
Spanish
Physical Description:
2 v.

Subjects

Subjects / Keywords:
Philippines -- Social life and customs ( LCSH )
Pilipinas -- Panlipunan buhay at kaugalian
Filipinas -- Vida social y costumbres
Temporal Coverage:
18080501 - 18761003
Spatial Coverage:
Asia -- Philippines
Asia -- Filipinas
Asya -- Pilipinas
Coordinates:
13 x 122

Notes

General Note:
VIAF (name authority) : Cañamaque y Jiménez, Francisco de Paula, 1851-1891 : URI http://viaf.org/viaf/86997854/
Funding:
Funded with resources from SOAS Archives and Special Collections and with the generous support of the Philippine Department of Foreign Affairs and the Office of Senator Loren Legarda.

Record Information

Source Institution:
SOAS University of London
Holding Location:
SOAS, University of London
Rights Management:
This item is licensed with the Creative Commons Attribution, Non-Commercial License. This license lets others remix, tweak, and build upon this work non-commercially, as long as they credit the author and license their new creations under the identical terms.
Resource Identifier:
570560 ( ALEPH )
EM101 /529934 ( SOAS classmark )

Downloads

This item has the following downloads:


Full Text


Donated to the
SCHOOL OF ORIENTAL AND AFRICAN STUDIES
by the
late DR IFOR B POWELL






RECUERDOS
de
FILIPINAS.


OBRAS DEL MISMO AUTOR.
Ideas sobre la situacin moral y mate-
rial del cuarto estado. . Folleto.
Ventajas del progreso. ...........Folleto.
ngela.Novela original.......Un tomo.
La oligarqua del sable........Folleto.
El derecho moderno........Un tomo.
Miscelnea Histrica, Poltica y Lite-
raria...............Un tomo.
Recuerdos de Filipinas. ......Un tomo.
EN PREPARACION:
Los oradores espaoles.(Estudio crti-
co que comprende desde las Cortes
de Cdiz hasta nuestros dias.) Dos tomos.


RECUERDOS
de
FILIPINAS.
cosas, casos y usos de aquellas islas:
vistos, oidos, tocados y contados
POR
FRANCISCO CAAMAQUE.
con una carta-prlogo
DEL EXCMO. SR.
D. PATRICIO DE LA ESCOSURA.
DE LA ACADEMIA ESPAOLA.
MADRID CRLOS BAILLY-BAILLERE
Plaza de Topete (antes (De Santa Ana), nmero 10.


Imp. de J. Cruzado, Pen, 7.


Saloma.
D. JUAN GONZALO,
ex-intendente del ejercito de cuba,
juo c/e cori/elacin amcjfac/,
El autor.




NDICE.
Pgs.
Dedicatoria. v
Prlogo. tii
Al que leyere...............1
I La noche de mi llegada al pas. ... 8
II Un duelo como hay pocos y un criado
como no hay ninguno.......16
III Una boda y otras pequeeces.....28
IV El pudor de los indios.Una escuela.
Preguntas un carabinero del pas. . 40
V Un baile, y despues del baile, un incendio. 52
VI El teatro de los indios.......60
VII De cmo yo, siendo Gobernador, met en
la crcel un rey........76
VIII Lo nunca visto ni oido.......87
IX Casos y cosas...........09
X Ms cosas y ms casos.......110
XI Prosa y versos.Una esquela de defun-
cin..............121
XII Los indgenas........ ... 131


Pgs.
XIII De la religiosidad de los indios. ... 142
XIY La propiedad en Filipinas.Pereza y
abandono de los indios......154
XY Qu es la familia en Filipinas? . 164
XYI El Gobernador cilio.Las cabezas de
Barangay............176
XYII El cura indio...........187
XYHI El cliino.El mestizo........193
XIX El fraile.............209
XX Los espaoles en Filipinas.-La chifladura. 219
XXI Donde se v la vida cursi que hacen en
Manila las espaolas y los espaoles. 230
XXII De la vida que hacen en provincias. 239
Consideraciones generales acerca de las
Islas Filipinas..........251
Un incidente curioso nacido del captulo
IY de este libro........289


CARTA-PROLOGO.
Sr. D. Francisco Caajiaque.
Muy Sr. mo y amigo: Mucho agradezco la dis-
tincin que Y. me ha dispensado, eligindome
m, pobre y arrinconado viejopara que el escriba
el prlogo de su tan interesante como curioso libro,
Recuerdos de Filipinas, cuyo ttulo slo y el buen
nombre que su autor, si bien joven todava, ha sa-
bido ya conquistarse en el mundo literario, deben
bastarle y aun sobrarle, para llamar desde luego
la atencin pblica.
Agradezco, repito, esa distincin, porque supone
que tengo la fortuna de que V. me estima en mu-
cho ms de lo que valgo; pero la gratitud misma
me obliga decirle que se ha engaado lastimosa-
mente. Nadie mnos propsito que yo para ser-
virles de introductor y padrino los Recuerdos de
Filipinas: ni con el pblico estoy la moda, ni en


viri
olor de santidad con los poderosos del dia; y su li-
bro de V., que tan modestamente se anuncia, y
con desenfado tan agradable como poco pretencio-
so, est escrito, versa, no obstante, sobre asunto
tan grave, y contiene datos y observaciones tan in-
teresantes que, ms acaso que V. mismo, les
convendra al pueblo espaol y sus gobernantes,
tomarlos en cuenta muy sriamente.
Quiz se ha figurado Y. que, en razn al tiempo
que he vivido en el Archipilago filipino, y la
comision oficial que all he desempeado, mi opi-
nion pudiera ser de algn peso en la materia...
¡Error gravsimo!No, amigo mi, n: precisa-
mente porque fui all estudiar la administracin
civil, y la estudi en conciencia, y expuse con fran-
ca lealtad mi parecer, ese carece de autoridad en
absoluto.
T no hay por qu extraarlo: entre nosotros
pasa en autoridad de cosa juzgada, que las perso-
nas que han servido en nuestras provincias ultra-
marinas, carecen por lo mismo de la imparcialidad
necesaria para tener voto en lo que su gobierno
concierne; y por eso habr V. observado que es
rarsimo el caso en que se confian ciertos cargos
funcionarios pblicos que tengan experimental co-
nocimiento de aquellos paises.
De poco de nada, pues, servira que yo dijera,
como es cierto, que las costumbres de los indios
filipinos, en su libro de V. con tanta fidelidad


IX
como ligereza y gracia descritas, revelan, si bien
se considera, el un tiempo tan inexplicable como
punible descuido, con que los espaoles hemos
procedido en cuanto la civilizacin de aquellos
millones de almas, repartidos en numerosas islas;
y que, salvo en lo que la religin ataey si en
eso no, gracias los Frailesse encuentran hoy,
con escasa diferencia, en el mismo estado de sal-
vajismo que cuando all por vez primera plant
Legaspi el glorioso estandarte de Castilla.
Para el lector superficial, as como para el que
ms busque en la lectura un honesto entreteni-
miento que otra cosa, parceme que la de los Re-
cuerdos de Filipinas ha de ser no mnos grata y
mucho ms til, infinitamente ms sana, sobre
todo, que la de ciertos libros que, por desdicha
hoy abundan, y en los cuales, pretexto de lo hu-
morstico, se hace pasar el contrabando de lo poco
moral, y aun de lo de sobra indecente. Pero V.
ha querido adems, y, si mi juicio vale, lo ha lo-
grado, que, vueltas de la risa, de buena ley por
cierto, que provocan an en lbios ya tan poco
propensos ella como los mios, sus tan ingeniosas
como verdicas descripciones de la originalsima
manera de ser, de pensar y de conducirse de los
indios de Filipinas, surja inevitablemente en el
pensamiento de todo espaol sensato y patriota,
la idea de que es ya tiempo de que cumplamos con
el ms sagrado de los deberes de todo pueblo que


X
otro conquista y en su dependencia mantiene*
Cuando el conquistador no civiliza siquiera al con-
quistado, su dominacin no pasa de ser un hecha
de fuerza, ms mnos duradero en virtud de cir-
cunstancias fortuitas, pero que nunca llegar puede
constituir derecho.
Bien siente V. y bien expresa, en sus Recuerdos, la
culpa hasta aqu cometida y la urgente necesidad
de remediarla; pero de qu servir que yo as
tambin lo diga y confirme con mi sincersimo,
aunque poco apreciado, testimonio? Aos hace que
he solicitado en vano, que se comenzase por sus
cimientos la obra de la civilizacin del Archipila-
go, facilitando y haciendo obligatoria para los in-
dios, la enseanza en primer trmino de la lengua
castellana; porque es para m indudable que la con-
dicin fundamental de la unidad social y poltica
en un pueblo, es que todo l hable el mismo idio-
ma. Mientras eso no sea, mientras haya provincias
para las cuales sea extranjera la lengua de las res-
tantes de su,misma nacionalidad, esta ltima no
ser nunca ni slida ni completa.
Bien sabe Y., pues que ha estado en Filipinas
bastantes aos despues de mi regreso la Pennsu-
la, que, si bien en materia de instruccin pblica
secundaria y superior, algo all se ha progresado en
estos ltimos tiempos, lo que yo propuse, en rea-
lidad no se ha tomado en cuenta; lo que V. no sa-
be y yo lo dir ahora, es que hubo autoridades y


XI
magistraturas locales que se opusieron la univer-
salizacin de nuestra lengua en el Archipilago,
alegando que el dia en que todos los Indios se en-
tendieran y nos entendiesen, correra grave peli-
gro nuestra dominacin sobre ellos.
De qu, pues, de qu pudiera servirles los Re-
cuerdos, un prlogo escrito por persona tan desau-
torizada como yo lo soy respecto Filipinas?
Casi, casi, creo que mi conformidad con la ma-
yor parte de lo que V. discretamente en su entre-
tenido libro dice, ms bien puede perjudicarle que
favorecerle.
Lo ms prudente seria, por tanto, prescindir de
mi colaboracion, aun en la limitada forma de un
mal hilado prlogo: pero si V. se obstina en que, al
fin y al cabo, se honre mi nombre, apareciendo al
frente de los Recuerdos de Filipinas, habr de per-
mitirme que, limitndome en obsequio de la bre-
vedad lo poco que ya he dicho en muy merecido
elogio de su obra, le haga alguna que otra obser-
vacin, sobre tal cual punto en que no estamos en-
teramente de acuerdo, ms caso en cuanto la
forma, que al fondo del pensamiento.
Primeramente: yo, si bien creo con V. que es-
tamos en la estrecha obligacin de civilizar los
Indios, y de procurar habilitarlos, principalmente
para cultivar con provecho su privilegiado suelo,
para el ejercicio de las artes mecnicas y liberales,
para el comercio, y tambin para ciertas profesio-


nes literarias y cientficas; entiendo, sin embargo,
que dadas las condiciones fsicas intelectuales de
su raza, seria temerario esperar que llegaran nun-
ca equipararse con las europeas. Aprende el indio
con ms facilidad que nosotros; pero con la facili-
dad misma olvida, y retrocede su primitivo esta-
do. Parceme que Y. mismo cita, y yo pudiera ci-
tarle ms de un ejemplo, que as lo acredita: pero
1 que con tanta razn, aunque caso con sobra de
dureza, dicen los Recuerdos respecto los eclesis-
ticos indios mestizos, me dispensa m de aducir
aqu ms pruebas de mi aserto.
Lo que importa, pues, sobre todo, es que el In-
dio sepa el castellano para entenderse, para identi-
ficarse con el Castila; que se le haga sentir la nece-
sidad y la utilidad del trabajo; que se le ensee
trabajar; que se encamine su ingnio, en general
agudo, por la senda de la industria; y que su
maravilloso instinto para la imitacin, se le pro-
porcionen buenos modelos.
En cnanto su educacin moral, que hoy no le
parece V. perfecta, ni m tampoco, figraseme,
sin embargo, que es, en resmen, ni ms ni mnos
que lo que ser puede, dadas las condiciones del
Archipilago, del Indio mismo, y de sus maes-
tros.
Sus Maestros, es decir, los Frailes, de quienes
yo soy tan partidario en Filipinas, mejor dicho,
para Filipinas, como, repecto Europa, paso por ser-


XIII
les poco devoto. Y digo que paso, porque, en rea-
lidad, yo lo que no quiero es la amortizacin de la
propiedad, ni gnero alguno de privilegio para las
comunidades religiosas, respetando en lo dems
el derecho que reconozco en todos y en cada uno
de los individuos de la especie humana, vivir de
la manera y con el traje que le acomode, y sobre
todo, adorar Dios conforme su conciencia,
mientras ni en lo uno ni en lo otro, lastime aje-
nos derechos, falte las leyes de la moral uni-
versal.
Pero, en Filipinas, los Frailes son el nico ins-
trumento de civilizacin, el lazo solo que une los
indios con los espaoles, y la fuerza eficaz que
mantiene all nuestro dominio. La moral y la re-
ligin, son en el Archipilago, y acaso por regla
general en todas las masas populares, sobre todo
en la infancia de la civilizacin, una misma cosa, y,
cuando mnos, dos elementos inseparables. As, el
Fraile es un tiempo catequista y maestro de mo-
ral, yo no lo niego: pero es preciso tambin confe-
sar que, si los indios son ms bien supersticiosos
que religiosos, y no muy edificantes en sus costum-
bres, hay que atriburselo ms que la ignorancia
y la falta de ascetismo de que V., con sobrada
vehemencia, acusa la generalidad de los frailes,
la ndole de la raza indgena, que es oriental, y al
atraso mismo de cultura en que se encuentra.
Frailes ignorantes hay en Filipinas sin duda al-


XIY
guna, y frailes tambin cuya vida no es ejemplar:
pero en compensacin, ¡cuntos y cuntos, ilustra-
dos y virtuosos! A su patriotismo, su generosa
hospitalidad deque tanto se ha abusado, y que se ex-
tiende, sin distincin de partidos, ni acepcin de
personas, todo lo que de Espaa procede, V. ha-
ce justicia, y yo muy de corazon hago mias sus
elocuentes frases. Suprmanse los Frailes en el Ar-
chipilago, y aquel pas ser en breve una regin
del globo enteramente salvaje, donde apenas que-
dar vestigio, ni recuerdo acaso, de la dominacin
espaola. Verdad es esa, para cuantos conocen
imparcialmente juzgan el Archipilago, de axiom-
tica notoriedad.
Porqu, pues, no se utiliza esa fuerza, en cuya
existencia y suprema eficacia, todos convienen?
Por qu no se les impone, hasta donde es posible,
los Frailes la responsabilad de la autoridad in-
mensa que de hecho ejercen, asocindolos oficial-
mente y en trminos razonables, la accin gu-
bernamental y administrativa en Filipinas? Por
qu? Por la razn misma que se opone que se
constituya all un Gobierno capaz de hacer frente
las importantsimas y varias obligaciones que so-
bre l pesan; y esa razn, estriba principalmente,
tanto en el imperfecto conocimiento que la Auto-
ridad suprema peninsular tiene, generalmente ha-
blando, de las cosas de allende los mares, como en
la aversin burocrtica cuanto sea salir de la senda


XV
rutinaria, y no poco, quiz mucho ms que en to-
do lo dicho, en la desdichada, y voy temiendo que
incurable mana de hacer que trasciendan las
provincias ultramarinas las consecuencias de los
diversos sistemas polticos que, con vertiginosa ra-
pidez, unos otros se sucecfen en la Madre Ptria.
En ese punto, mi sentir, todos los gobiernos y
todas las oposiciones, todas las escuelas y todos los
partidos, han pecado gravemente, de muchos aos
esta parte, en Espaa, desconociendo una gran
verdad, tristemente para nosotros ya por la expe-
riencia demostrada, saber: que el mismo dia en
que, por desgracia, trascienden las colonias las
discordias polticas de su metrpoli, es tambin el
primero en que el grmen separatista comienza all
desenvolverse y ejercer su deletrea influencia.
En Ultramar no debe haber ms poltica que la
genrica y puramente espaola; y haberlo com-
prendido y constantemente as practicado, es la
gloria y el secreto de la fuerza inmensa que man-
dan en Filipinas los frailes.
Pero basta y aun sobra de esto, amigo y seor
mi, y tiempo es ya de volver su estimable libro
de V. para terminar esta carta, escrita s ex abun-
dantia cordis, pero tambin con ms sentimiento
que lgica.
Uno de los principales mritos, que entre otras
muchas recomendables dotes, tienen para m los
Recuerdos de Filipinas, es la patritica intuicin


XVI
que en ellos cada pgina se revela, sin desmen-
tirse nunca. Usted tiene opiniones polticas, que de
buena f y con talento sustenta y propagar procu-
ra en la Prensa peridica, y en obras especiales: pe-
ro al tratar de nuestro ocenico Archipilago, pres-
cinde de sus doctrinas, para ser y mostrarse no
ms que espaol, buen espaol, y espaol sola-
mente.
Eso es lo que conviene, eso es lo que indispen-
sablemente debe por todos hacerse, sino queremos
que llegue, ms mnos pronto, un funesto dia en
que prenda en las Islas Filipinas la llama misma
que, convertida en devorador incendio, nos priv
en pocos aos de los vastos imperios en el Nuevo
Mundo, conquistados para la corona de Castilla, por
las hazaas de Corts y de los Pizarros.
Nuestras posesiones en la Occeana, son ms pre-
ciosas, valen infinitamente ms, de lo que vulgar-
mente se sabe y se piensa en la Pennsula. En ellas
est hoy exclusivamente cifrado nuestro porvenir
colonial, y por ende quiz el martimo; y si es ver-
dad que all no nos amenazan riesgos tan inminen-
tes como los que en Amrica todava corremos, no
es, por desdicha, mnos cierto, que no^nos faltan
tampoco en nuestros orientales dominios enemigos
presuntos, y envidiosos ms mnos declarados,
que nos imponen el deber de precavernos contra
contingencias posibles y acaso probables, que pu-
dieran en un momento dado comprometer un


XVII
tiempo nuestros intereses, y lo que seria ms gra-
ve, tambin nuestra honra.
No hace muchos dias que, con dolor y asombro,
he leido en un peridico, y conservador por cierto,
no s que indicaciones de que una gran Potencia
europea, codiciaba la posesion de la Isla deJol,
y la terminante insinuacin de que, como si de co-
sa balad se tratara, no habra grave inconveniente
en que nuestro Gobierno tal deseo accediera.
jCeder nosotros la Isla de Jol! Sabe, por ven-
tura, quin tal escribi, la trascendental importan-
cia para Espaa, de aquella Isla', cuya posesion no
es todava, y por desgracia, tan completa como
cumple nuestro derecho y nuestra seguridad al
mismo tiempo? Conoce, siquiera, su posicion geo-
grfica?
Imposible de toda imposibilidad.
Jol, sobre ser el foco de la piratera que in-
festa el Mar de Mindoro, vehculo exclusivo de las;
comunicaciones y del comercio interior de las Islas
Filipinas; Jol, cuartel general de un islamismo
corrompido y salvaje, en aquellas latitudes; Jol,
que nos pertenece, en virtud de tratados antiguos
unos, y muy recientes otros; Jol y su Archipila-
go, que enlazan, por decirlo as, nuestras posesiones
con la costa Norte de Borneo, son absolutamente in-
dispensables para que podamos con razn llamarnos
y ser dueos efectivos de aquel vasto colonial impe-
rio, que comprende ms de un millar de Islas, er*
2 *


XVIII
una extensin de trescientas leguas en longitud, y
en latitud sobre doscientas.
Jol, en poder de los incivilizados Moros que hoy
la poseen, es para las Filipinas un mal, un peligro,
un padrastro: Jol, en poder de una gran Potencia
Europea, seria ms que todo eso, ms an que una
amenaza continua; seria el preludio inmediato de
nuestra ruina en la Oceana, y de nuestra ignomi-
nia por aadidura.
Para que de la posibilidad de ceder aquella isla
se hable, es preciso ignorar en absoluto y comple-
tamente, su importancia, suposicin geogrfica, y
la historia de sus relaciones con nuestros dominios.
Y ignorancia, y no ms que ignorancia, se lo
atribuy; mas, aun as, es deplorable en alto grado
que en cosas que tanto nos importan, no se fije
ms la consideracin de los escritores, que ilus-
trar y dirigir la opinion pblica estn llamados,
y de hecho en sus maestros se erigen.
Prescindiendo de las inmensas riquezas que, prin-
cipalmente en sus variados y abundantes produc-
tos naturales y agrcolas, atesora nuestro Archipi-
lago oriental, su posesion es para nosotros de su-
ma importancia poltica, por cuanto nos hallamos
all en vecindad prxima, casi en contacto ntimo,
con ms de una Potencia de primer orden, y de
otras que, sin rayar tan alto, tienen su importan-
cia relativa y estn llamadas tenerla acaso tam-
bin mxima, con el trascuro del tiempo.


XIX
La proximidad sola de la China, vasto imperio
poblado por trescientos cuatrocientos millones de
sres humanos, quienes los Europeos se obstinan
en iniciar, hasta por fuerza de armas, en los progre-
sos modernos del arte de la guerra; sobrara para
que no perdonsemos medio alguno para consoli-
dar y robustecer nuestra dominacin en Filipinas.
Pero, mayor abundamiento, en Borneo y en Java
tenemos colonias inglesas y holandesas, que crecen
y se fortifican; la gran Bretaa est adems en
Singapoore, y est en Iiong-kong; nosotros mismos
hemos, harto indiscretamente, ayudado los France-
ses establecerse en la Cochinchina, que debira-
mos haber considerado y explotado como un exce-
lente semillero de colonos labradores, nacidos en
clima anlogo al Filipino, y 110 solamente cristia-
nos, sino catlicos; y ahora se dice, sin que yo lo
afirme, ni lo niegue, que tambin Alemania aspira
plantar su pabelln en aquellas regiones.
Con razn, pues, pide Y. una reforma pronta y
radical, en el sistema de gobierno de Filipinas, inca-
paz hoy, por su incompleta y defectuosa constitu-
cin, de hacer frente todas las atenciones admi-
nistrativas unas, de poltica interior y exterior
otras, que sobre l abrumndolo pesan.
Pero, con razn tambin, as lo dije y propuse yo
en exposicin motivada, har cosa de catorce
quince aos; y, en efecto, las cosas siguen, sobre
poco ms mnos, en el mismo ser y estado que


XX
yo al desembarcar en Manila las encontr, y las
dej al embarcarme para regresar la Pennsula,
No presumo yo que su libro de V., y siento de-
crselo, baste para que, sbito, se haga ahora loque
ha mucho debiera ya estar hecho: pero como el
proverbio latino dice; gutta cavat lapidem, non vi
sed scepe cadendo, lo cual libremente pudiera in-
terpretarse diciendo en romance, que A Dios ro-
gando y con el mazo dando, aun riesgo de que
pueda argursenos que machacamos en hierro fri.
Bien venidos sean, pues, una y mil veces laRe-
pblica de las letras los Recuerdos de Filipinas, que
sin pretensiones de obra clsica, renen en s, co-
mo Horacio lo quiere, lo agradable y atractivo
del estilo, lo positivamente importante y til del
asunto que tratan. Bueno es que el pblico se
acostumbre pensar en aquel pas, y se familiarice
con sus singularidades, y aprenda el valor de sus
tesoros; y para todo eso me parece muy apropsi-
to su libro de Y., ligero en la forma, y, vuelvo
decirlo, en su fondo grave instructivo.
Eso pienso muy sinceramente: pero en cuanto
prlogo, como no se contente V. con esta desali-
ada carta, f de hombre honrado que no le ha-
llo la frmula.
Dispnseme V. pues, y crea que le envidia sus
Recuerdos este su muy sincero servidor y amigo:
Patricio de la Escosra.
Madrid 20 de Enero de 1877.


AL QUE LEYERE, (1)
Ante todo, imprtame declarar que cuanto voy
decir en estas pginas, escritas ratos perdidos,
es exacto; tanto ms cuanto que, si de hiperbli-
co quisiera pecar, no solo me lo prohibira el de-
ber que tengo de no engaar nadie, sino tambin
el testimonio del nmero considerable de espa-
oles que como yo han estado en aquel pas y pu-
dieran rectificar mis afirmaciones y poner en tela
de juicio mi buena f s, echndola de novelista,
llenara este libro de ancdotas, invenciones y pa-
traas.
Hace cuarenta cincuenta aos, los que haban
visitado las islas Filipinas, pocos, ciertamente, po-
(1) Dos meses despues de escrito este libro hase publicado otro
con el ttulo de Cuentos filipinos por D. Jos Montero y Vidal.
Lo he leido con avidez y contiene pginas muy interesantes. Solo
un defecto le hallo: que su ilustrado autor toma en srio las cosas
de Filipinas cuando lo nico srio que hay all son los terremotos
y la disentera.


2 -
dian exagerar las cosas por ellos vistas, oidas y to-
cadas. Cmo no?
El mentir de las estrellas
Es un seguro mentir,
Porque ninguno ha de ir
A preguntrselo ellas.
Mas hoy, cuando gracias la magnfica inme-
jorable administracin de Espaa en los pueblos
que descubriera Magallanes, apnas hay un espaol,
de esos que viven la vida de los empleos, que no
haya sudado el quilo en aquellas remotas islas, el
mentir es ridculo, y el pretender de corridos, co-
mo dice el vulgo, vano insensato.
Desde que los gobiernos de la madre ptria han
adoptado la buena costumbre y la regla de con-
ducta invariable de remover todos los cargos de
las Islas en las primeras veinticuatro horas de su
ascensin al poder; desde que vemos el caso origi-
nal de ir en un mismo buque el empleado y su ce-
santa, ni hablar de las rarezas de Filipinas es
cosa del otro jueves, ni saber algo de lo que all
pasa motivo bastante para sentar plaza de ser es-
pecial iniciado en altos misterios y en achaques
filipinos.
Agrguese al laudable acuerdo y al patriotismo
acendrado de nuestros ministerios el gnio de Fer-
nando Lessep abriendo al comercio universal el
Istmo, esa obra gigantesca mirada desde aqu, y
pigmea mirada desde el puente de un buque cual-


quiera al pasar por la tranquila corriente de las
aguas que unen ambos mares, el Egipcio y el Me-
diterrneo, y tendremos una idea aproximada de
lo facilsimo que es ir Filipinas y tornar Espa-
a, en mnos que se reza un credo.
Ni el calor ardiente del mar Rojo, teatro de uno
de los pasajes ms vivos del Antiguo Testamento,
ni las embravecidas y peligrosas olas del Indo-
chino, ni siquiera los riesgos naturales que se cor-
ren al instalarse y vejetar en una regin donde
todo es nuevo para nosotros y donde el sol quema
que abrasa, han sido estmulos eficaces resfriar
los nimos mnos resueltos y los propsitos mnos
firmes. El gran charco tiene su atraccin para los
cesantes y aficionados comer del presupuesto.
Cualquiera diria que sus abismos guardan esplndi-
do lecho de rosas al ver la temeridad con que, hon-
rados padres de familia que se marean bandose
en el Manzanares bogando en una lancha en el
estanque del Buen Retiro, cruzan su inmensa su-
perficie, ora plcida y risuea como la mirada del
justo, ora agitada y tormentosa como la concien-
cia del protervo.
As, pues, hablar en estos tiempos de Filipinas
es hablar de un pas que han visitado ya muchos
espaoles y quisieran visitar todos los cesantes si
el gobierno les diera, guisa de salva-vidas, una
buena credencial de dos tres mil pesos.
Lo que est virgen aun es la publicidad de las co-


4 --
sas peregrinas y las costumbres extraas que ven
los ojos de un europeo en aquella tierra, no exenta,
por otra parte, de bellezas y encantos. Algo se ha
escrito en los siglos XVII y XVIII por frailes veni-
dos de all, y algo se ha publicado en nuestros dias
por viajeros curiosos y diligentes; empero unos y
otros, clrigos y seglares, hanse engolfado en s-
rias consideraciones poltico-climatolgicas, dig-
moslo as, y penas dicen una palabra de aquellos
al parecer nimios detalles que forman y constitu-
yen sin embargo, la fisonoma moral de un
pueblo.
Y esta omision, voluntaria intencional, es la
que yo pretendo cubrir con mis ligeros apuntes,
escritos la ligera, es verdad, pero ciertos como lo
es que en este instante tengo una pluma en mi ma-
no; con la ventaja, por ende, para los que lean es-
tas lneas, de que les puedo decir: ego vide.
La circunstancia de ser yo un curioso de primer
orden, y de esos, acaso desgraciados, que no creen
sino lo que ven y aun as, haciendo no pocos dis-
tingos, y la de haber ido Filipinas en tiempo de
la Repblica con un cargo independiente de toda
superioridad inmediata, me impulsaron empren-
der no pocos viajes en busca de cosas raras y de
impresiones fuertes. A caballo unas veces y en
coche otras, hice sendas jornadas por aquellos mun-
dos de Dios donde el calor pesa sobre el infeliz eu -
ropeo como los derechos individuales pesan sobre


5 -
un poltico que yo me s: como losa de plomo.
El estudio del indio, sobre todo, de ese indio que
es los frailes lo que el latin la misa, segn me
dijo en cierta ocasion y con gravedad propia de un
senador de Pompeyo un padre tan reverendo como
barrigudo, frescote y bien cuidado, es por todo ex-
tremo curiossimo. En contacto diario con ellos,
creo poder asegurarte ;oh, benvolo lector! que los
conozco lo suficiente para facilitar sin gran trabajo
una copia de la fotografa que, all en la cmara
oscura de mis rganos retentivos, tengo guardada
para esta ocasion.
Hasta cierto punto pudiera decir yo de Filipi-
nas y de los indios, lo que el inspirado poeta Ma-
nuel del Palacio dice de Puerto-Rico y sus natura-
les en el siguiente gracioso intencionado so-
leto:
Este que siglos ha fu Puerto-Rico
hoy debiera llamarse Puerto-Pobre,
pues quien oro en l busque plata cobre,
seguro tiene soberano mico.
Comer mofongo educar un chico,
morir de inercia aunque el esfuerzo sobre,
ver siempre en calma el pilago salobre
y no soltar jams el abanico:
Tales son los placeres deliciosos
de este vergel de suegras y de suegros,
d muchas tienen hijos y do esposos;
D no cesan del giro los allegros,
y son los negros sucios y asquerosos..,
¡y lo mejor de todo son los negros!


Donde dice mofongo pngase morisqueta, y
en lugar de educar un chico lase tratar con chi-
nos, y el soneto parecer hecho para Filipinas,
pues all tambin
son los indios sucios y asquerosos...
jy lo mejor de todo son los indiosI
No obstante; mi amor la verdad, mi recono-
cimiento un pas donde jams tuve un mal dolor
de cabeza, mi deseo de hacer justicia todo el
mundo, mi gratitud la enfermedad endmica de
aquel pueblo, la disentera, que ni siquiera pas-
por la puerta de mi casa, y el deber de decir nada
ms que lo cierto parezca no digno de figurar
entre las novedades, tengo para m que constitu-
yen una garanta que evita los lectores el amar-
go sabor de la duda y el recelo de la exageracin.
No fui Filipinas como Manuel del Palacio
Puerto-Rico, desterrado; fui por mi propia volun-
tad y porque le plugo mis amigos, entonces en
candelero.
As, qu inters puedo abrigar yo al escribir mis
Recuerdos de Filipinas? Uno solo: el de escribirlos.
No punza mi alma el dolor de una proscripcin
inicua, ni guarda mi corazon resentimiento algu-
no las gentes, indgenas y peninsulares, que viven
en las islas. Amigo de todos cuantos me trataron,
incluso los frailes, y dispuesto siempre favor del
indio, cuya suerte me es simptica por lo mismo
que carece de los atractivos de la cultura y de las


7 -
formas y hbitos sociales, puedo decir, serena mi
conciencia, que nadie hice dao, que nadie me
molest, que con ninguno tuve, como decimos co-
munmente, una palabra ms alta que otra, y que,
ora por mi cargo oficial all, ora por mi comporta-
miento, torn al dulce seno de la ptria, nunca tan
bella como en la ausencia, sin dejar mi nombre,
cual tantos otros, impuro y hecho pedazos.
Por estas razones y otras muy atendibles que
callo al efecto de no incurrir en prolijidad, cro-
me con el derecho de que se preste f los ca-
ptulos de este libro, que doy al pblico habida
consideracin que no puedo pasar sin escribir, Y
como de poltica nada es lcito hacer sin que la ley
de imprenta venga cortar con su afilada tijera los
vuelos de ese pjaro inmortal que se llama el pen-
samiento, h ah por qu yo, habituado ms s-
rios asuntos, entro de plano y como por mi casa
trasladar al papel mis Recuerdos de Filipinas.
Hablemos, pues, de aquellas islas y que rabie el
fiscal de imprenta. Esta vez parceme que estoy
cubierto de suspensiones por la sencilla razn de
que su fiscala no llega hasta all.
Y sino, vamos ver: qu no me denuncia?
Madrid, Agosto de \ 876.
-o-o-o-o-o-o-o-c-


CAPITULO I.
La noche de mi libada al paas.
Tocme en suerte una de las ms pacficas
provincias del muy pacfico Archipilago filipino:
la provincia de.....situada al S. de la Isla de.....
all afamada por su bondadoso aunque ardient-
simo clima y su situacin pintoresca. (1)
Como sucede en casos tales, los cinco minu-
tos de haber puesto los pies en la casa de la Ha-
cienda j sin permitirme siquiera descansar de
las fatigas del viaje y de los muy sendos bataca-
zos que diera en el camino apendome no pocas
(1) Con el propsito, mi entender discreto y plausible, de evi-
tar dimes y diretes, omito los nombres de provincias, pueblos y per -
sonas. Y la verdad es, que para mi objeto como para la mayor in-
teligencia del que leyere, los tales nombres no hacen al caso.


9 -
veces por las orejas del caballo, recib la visita
de todos los espaoles all residentes, y que eran:
el fraile, el comandante de carabineros, el capi-
tan de la Guardia civil, el fiel de Rentas Estan-
cadas y un madrileo cesante del destino de Ad-
ministrador econmico. Este, por lo que luego
supe, tal gusto haba tomado al pas que pensaba
enterrar sus huesos en Filipinas.
El Interventor, el Almacenero y los escribientes
de la Administracin, que era la que iba yo
desempear, fueron asimismo ponerse las r-
denes del sol que salia; y no los incluyo entre los
espaoles, por la bvia razn de que eran mesti-
zos y de los de color ms subido.
Despues de los parabienes de cajn y de las
preguntas ms prolijas acerca de las cosas de la
madre ptria, vi dirigirse hacia m un indio co-
mo de diez y ocho veinte aos, y oigo que
dice:
Seor. (Es el tratamiento que dan all los
europeos en la abundancia que ver el que
leyere.)
Qu?le pregunt al ver que guardaba
silencio.
Ah est el Tribunal, seor.
El Tribunal?exclam mirando todas
partes.
S, seor.
Qu Tribunal?


10 -
El Tribunal, seor.
Pero, qu Tribunal es ese?
Una risa general respondi mis palabras, pro-
feridas, es verdad, con nial humor y no poca ex-
traeza. Con mal humor porque yo deseaba, ante
todo, dar mi molido cuerpo algn descanso; y
con extraeza porque soltada as como boca de
jarro la palabra Tribunal en aquel sitio y aque-
lla hora, (las once de la noche) no pudo menos
de sorprenderme.
El Tribunaldi jome el ilustrado funciona-
rio quien iba sustituires el nombre que se
da en Filipinas al ayuntamiento de nuestros
pueblos. Habr sabido la llegada de Y., y quiere
saludarle y ofrecerle sus servicios. He ah todo.
Buenorepliqumas no les parece us-
tedes, seores, que esta hora no es la ms pro-
psito para hacer visitas de esa especie? Les:
agradezco en el alma la premura, y que dejen
el cumplimiento para maana. Son Yds. de mi
opinion? pregunt todava y no queriendo, como
nuevo en el pas, cortar por lo sano.
Puede Y. ordenar lo que gusteme dijo
entonces el fraile con una sonrisa que me hizo
olvidar por un momento la mala opinion que yo
llevara de estos reverendospero si Y. me lo per-
mite, procurar demostrarle que debe recibir al
Tribunal esta misma noche. Mire Y.aadi
tendindose por completo en una butaca-colum-


11 -
piesos pobres se han levantado de la cama
expresamente para venir aqu, es costumbre re-
cibirlos, y si Y. no lo hace, acaso lo tomen mala
parte y se consideren desairados.
Pues que entre el Tribunal (y Dios se apia-
de de mis huesos, necesitados, mas que de cum-
plidos, de dulce y prolongado reposoexclam
para m)
Y con efecto: el Tribunal entr.
Presentse la cabeza de los que yo supuse
concejales y all llevan el nombre estrepitoso y
casi solemne de Cabezas de Barangay, un indio
alto, fornido, negro como la morcilla, de aplastada
nariz, manos sucias y aire devoto y compungido.
A primera vista parecime que aquel hombre iba
llorar. Despues supe que es la fisonoma de los
hijos del pas siempre que se hallan en presencia
de los espaoles que ejercen autoridad sobre
ellos.
Ms que nada me llam la atencin su vestido.
Helo aqu.
Sus pis, desaseados sobre toda hiprbole, es-
taban descalzos; en la mano derecha oprima un
junco, y con dos dedos de la izquierda daba vuel-
tas y ms vueltas un sencillo sombrero hongo
que en sus buenos tiempos debi ser flamante*
Un pantaln de dril oscuro y una camisa echada
por fuera y que apenas le tapaba la cintura, com-
pletaban el traje de este primer indio que per-


12 -
maneci un tanto separado de los dems. Sobre
su frente, hundida y estrecha, caian, modo de
mechones, ramas de cabello que mejor pasaran
por crin de caballo. En el resto de la cabeza, es
decir, desde lo que llamamos generalmente coro-
nilla hasta el mismsimo cogote, la tijera habia
hecho sus oficios y estaba como la palma de la
mano.
Quin era este hombre? Pues era nada me-
nos que el G-obernadorcillo, lo que es igual, el
alcalde del pueblo. Los otros indios, hasta el
nmero de treinta, lucian el mismo vestido y
porte anlogo.
Habituado las formas europeas, al ver en
mi presencia todo un ayuntamiento, pseme
de pi, cosa que no imitaron mis compatriotas
que permanecieron sentados indiferentes.
Servidor de Vds.les dije todos con una
gravedad que me cost no pocos apuros sostener.
Buenas noches, seor.
Tomen Yds. asiento,aad acercando la
mesa algunas sillas.
Gracias, seor,contestaron todos una
voz, pero sin sentarse.
Francamente: ante la impasibilidad de aque-
llos hombres que hablaban y se movian como por
mquina, y la sonrisa que viera retozar en los
lbios de los espaoles, quedme desconcertado;
y sin ms ni ms volv ocupar mi butaca.


13 -
Iba ya dirigir al Tribunal algunas frases
para poner trmino mi gravedad, en peligro
de morir acosada tenazmente por la risa, cuando
el Gobernadorcillo vino sacarme del compro-
miso. Inclin su cabeza ms de lo justo, la in-
clinaron asimismo sus compaeros, y con unas
Buenas noches, seor,que se oirian en los
barrios extremos del pueblo, fueron desfilando
uno uno, no sin mirarme todos con grande
curiosidad y como preguntndose: qu tal ser
este castila? (1)
Pero, seores,exclam soltando el trapo
reir.son como esta las presentaciones de
etiqueta de todos los Tribunales?
Y peores,contest el fraile que me pareci
hombre de buena pasta.Este Gobernadorcillo
es de lo ms leido que anda por aqu. Con V. ha
estado finsimo al darle gracias por su ofreci-
miento de las sillas, que, en verdad, eran pocas
para tanta gente; yo esperaba las primeras bue-
nas noches y punto concluido.
De veras?
Lo que oye V. Estos pobres lio saben el
castellano, y si lo supieran, son de condicion tan
humilde que se cortaran ante cualquier espa-
ol sin articular cuatro palabras seguidas. Por
(1) Nombre que se da en Filipinas los espaoles peninsulares,
y que parece ser una poco disimulada adulteracin de la palabra
Castilla.


14 -
lo dems, ya se ir Y. haciendo estas cosas.
Hoy es Y. vago, es decir, nnevo en el pas.
Cuando lleve un par de meses nada de lo mucho
que ha de ver le llamar la atencin.
Y llevan todos la misma ropa?
No. Las camisas blancas y cumplidas como
las que acaba Y. de mirar, no las usan sino los
indios mejor acomodados. Comunmente los in-
dgenas van descalzos en todo tiempo, llevan la
cabeza al aire llueva haga un calor tropical;
y en cuanto lo dems del cuerpo, una camisa
de dril oscuro y un pantaln de lo mismo for-
man su vestido. Observe Y. que la camisa va
siempre por fuera y suelta. Por lo que respecta
los muchachos, ellos y ellas, no molestan sus
carnes ni siquiera con eso hasta que son hom-
bres y mujeres, que es cuando nosotros les obli-
gamos guardar las leyes del pudor. A las ve-
ces, sin embargo, burlan la vigilancia y resuci-
tan los tiempos de Adn y Eva.
Sobre estas y otras cosas seguimos hablando,
ellos sin acordarse de mi magullamiento y can-
sancio, y yo sin dejar de mirar el reloj cada diez
minutos, modo que me pareci el ms hbil de
decirles que Morfeo estaba llamndome grito
herido. Dieron, por fin, las dos de la maana, y
despues de los cumplidos y ofrecimientos de
ordenanza, cada mochuelo fuese su olivo j yo
me qued en el mi.


15 -
Recto como una lnea dirig mis pasos la
cama, y ¡ol, amarga desilusin! liabia una cama,
s, pero sin colchones. Un sencillo catre de be-
juco (junco) tejido cuadritos, y una sola al-
mohada vieron con dolor mis ojos. Tentado es-
tuve de llamar al ordenanza de la Administra-
cin para pedirle colchones, sbanas y almoha-
das; mas era tal mi sueo, que apagu la luz lo
mismo que la apagamos en Espaa, soplando
un poco fuerte, y me qued dormido.
Al otro dia supe que en Filipinas no se gas-
tan colchones ni sbanas porque producen ex-
cesivo calor, y que fuera el usar unos y otras
anti-higieno y divorciado de la costumbre.
¡ Aun estoy llorando el haber dormido sin col-
chon por espacio de nueve meses! ¡Y todava me
pican los mosquitos que mortificaron mi cuerpo
entonces!


CAPITULO II.
Un duelo como hay pocos y un criado como
no hay ninguno.
Al mes, poco ms poco mnos, de estancia en
el pueblo de mi habitual residencia, y cuyo es-
tado mayor he tenido el gusto de presentar ya
los lectores sin olvidarme del muy reverendo
fray Bartolo, decidme dar un paseito por
aquellas calles propias de una sociedad inci-
piente; (vlgame la frase) y tomando un salakof,
sombrero indgena del pas, y un hermoso y
blanco quita-sol 6 paraguas, que dicen otros,
comprado por mi ad hoc para semejantes escur-
siones en las cuales es fcil caer exnime tos-
tado por las iras de Febo, empec realizar mi
propsito de conocer la fisonoma interior de l
ciudad, lo que fuere.


Si el trmino es vlido, dir que las calles es-
tn empedradas de abundante yerba en la que se
linden, entorpecen y resbalan los pis que es una
bendicin de Dios. Lo que all llaman casas, son
pequeas chozas de un solo piso y una sola ha-
bitacin, y construidas con caa y ipa: la caa,
puede suponerse, es rcia y se presta tanto como
la madera estos usos, y la ipa es una como hoja
de maz bastante larga que brota espontneamen-
te en los campos. Gracias estar colocadas unas
encima de otras, la verdad es, que cuando llueve
no dejan de contener algo las aguas y evitar que
los vecinos se mojen.
Todas las casas (las llamaremos as) son idn-
ticas y uno mismo el arquitecto que las constru-
ye: el indio, la india y los hijos del indio y de
la india.
Al pasar por delante de una de ellas, situada
no lejos de la administracin, parme el si-
guiente espectculo, capaz de hacer mella en el
nimo ms fri y en el filsofo mnos preocu-
pado aunque ste se llamara Digenes el Cnico.
Multitud de hombres y mujeres suban y ba-
jaban por la breve escalera de caa de la casa
susodicha, y observe, que los que entraban salan
al poco rato comiendo paladeando un ltimo
bocado. Sus rostros, impasibles siempre y siem-
pre inalterables, nada decan. Los mismos ojos
melanclicos y serenos, los mismos labios entre-


18 -
abiertos por candida sonrisa, el mismo aire pe-
rezoso y somnoliento. Observ, la vez, pues todo
se me volvia mirar y remirar, que en el centro
de la casa habia como gente agrupada en torno
de una mesa, y que en uno de los ngulos ar-
dian, con llamas tristsimas de color casi amari-
llo, dos grandes velas de cera.
Todo esto, el silencio que envolva tan raro
espectculo, la calma retratada en la fisonoma
de los indios, la misteriosa luz de las velas, el
vago rumor de los que coman, el cuadro, en fin,
que mis ojos contemplaban con ms pavor que
curiosidad, hzome presumir que all, en medio
de tanta indiferencia y grosera, pasaba algo do-
loroso, algo terrible, quiz una gran desgracia.
Retroced inmediatamente mi casa, y ha-
cindome acompaar de un mestizo que gustoso
se brind ser mi intrprete, torn, sediento de
noticias, la miserable choza que tanto me die-
ra que pensar.
Supongo lo que es;di jome en psimo y
desabrido castellano el bueno del mesticillo,
pero ya que es Y. tan receloso que quiere ver por
sus propios ojos y oir por sus propios oidos lo
que tanto llama su atencin y aguijonea su cu-
riosidad, entraremos en la casa.
S, entremos, creo lo que V. me dice; ms
deseo verlo y tocarlo para convencerme de ello.
Apenas puse mis pies en la escalera, not en


19 -
la multitud que llenaba la choza un movimiento
general de sorpresa. Mi presencia all era, en
efecto, cosa desusada y fuera de la costumbre.
Un castila que sin ser invitado entra como en la
suya en la casa de un indio, ni se presenta todos
los dias ni deja de llamar la atencin. Comun-
mente los castilas toman esto menos y consi-
dranse rebajados visitando la casa de;los indiog
pobres.
Cuando ya dentro de la habitacin gir una
mirada por toda ella, mi alma se apen y mi co-
razon latia con violencia. He aqu lo que vi:
En el centro habia una mesa con varios platos
de morisqueta (arroz cocido, que es el pan de Fi-
lipinas;) en uno de los ngulos de la izquierda
un miserable fogon donde ardian varios leos, y
frente por frente de la puerta y sobre una mesi-
lla endeble improvisada, un tosco atahud de
blanqusima madera donde ycia, con la rigidez
de la muerte, el cadver de una india al parecer
joven. A los lados de este atahud estaban las ve-
las cuya luz viera ntes desde la calle.
Juan,dijo el mestizo uno de los indios,
hombre de cuarenta aos, pequeo y de mirada
fria y apagada,el seor Administrador.
Seor,esclam el llamado Juan dirigin-
dose m y haciendo la cmica y exagerada in-
clinacin de cabeza con que suelen saludar los
indios,buenos dias.


20 -
Tan fuera de m estaba yo en presencia de
aquella escena salvaje, que ni siquiera le contes-
t. Los otros indios se quitaron el salakof, susr
pendieron su comida, encorbaron modo de sa-
ludo su cuerpo, y jurara que todos les estra-
aba mi estupor y silencio. Las mujeres, puestas
en pi, revelaban el mismo estado moral de los
hombres, "algo que se parece la indiferencia y
confina con la estupidez. Entre todas observ
una cuyos ojos despedan hondsima tristeza.
Permaneci sentada y con las manos cruzadas
sobre las rodillas. Quise leer en su mirada, y el
corazon me dijo que aquella era la madre de la
infeliz que dorma el ltimo sueo en el fondo
del atahud. Su fisonoma en aquel momento no
era como las dems. Su boca, entreabierta, pare-
ca modular una oracion y sus ojos dirigir una
splica. No hay duda,dije para m:¡esta es
la madre!
Repuesto un tanto de mi admiracin hice que
el mestizo preguntara al nombrado Juan qu era
y qu significaba aquello. Pronto desapareci mi
perplejidad.
Como v Y., seor,me dijo sencillamente
el mestizo y cual si fuera explicarme el hecho
ms natural del mundo,esta maana ha falle-
cido una hija de Juan y de su compaera, que
es esa india, la que est sentada en el suelo. La
difunta se llamaba Nieves y tenia catorce aos.


21 -
Ha muerto de calenturas, y, segn costumbre,
sus padres, amigos y conocidos, y todo el que
quiere asociarse al dolor, celebran la desgracia.
Segn costumbre? Celebrar el dolor? pre-
gunt negndome todava creer lo que estaba
viendo y oyendo.
El mestizo prosigui haciendo mil gestos y
contorsiones que en otra ocasion y lugar hici-
ranme reir de lo lindo.
Ustedes los castilas toman muy i3echo es-
tas cosas y no cesan de llorar y lamentarse los
primeros dias y durante mucho tiempo. Nos-
otros no;continu con una risita que me dio
coraje;nosotros cogemos al muerto, lo pone-
mos en el atahud, le encendemos dos velas en
seal de luto, y cuando todo eso se ha concluido,
convidamos al pueblo entero que venga nues-
tra casa comer unindose nuestro sentimien-
to. La esta dura un dia, hasta que se llevan el
cadver, y tiene derecho comer y regalarse to-
do el mundo durante esas veinticuatro horas. Y
coino las casas no son grandes y todos no pue-
den hacerlo al mismo tiempo, hay un bata (mu-
chacho) encargado exclusivamente de repartir
los turnos y de que nadie se vaya sin comer. Los
padres y hermanos, bien los hijos, el marido
la compaera, hacen los honores los convida-
dos y procuran que se rian y esten alegres. Ellos
mismos olvidan la pena y delante del difunto


22 -
aparecen contentos. Las madres,prosigui el
mestizo con voz grave y misteriosason las ni-
cas que no se rien, y algunas hasta lloran. Des-
pues se manda venir una plaidera, india cuyo
oficio es llorar por la familia y los amigos, y va
llorando, llorando hasta la puerta del cemente-
rio, donde todos se despiden sin la menor mues-
tra de pesar.
Cuando el mestizo hubo terminado su curiosa
incomprensible relacin dirig una ltima mi-
rada de lstima tan extrao espectculo, y sa-
ludando con los buenos dias los hombres y con
la mano la pobre madre cuya muda tristeza
lleg lo ms ntimo de mi alma, abandon la
casa del indio Juan herido el espritu y preocu-
pado con amargas reflexiones el pensamiento.
¡Qu contraste! decia yo para m. En el mun-
do civilizado la muerte de un padre, de una ma-
dre, de un hijo, de un hermano, de una esposa,
de un amigo querido es nuestra propia muerte.
Lloramos sobre su cuerpo, caliente aun: lloramos
un dia, un mes, un ao, toda la vida; y cuando
los ojos se secan y la naturaleza se rinde al peso
de las heridas, el alma, ese misterioso soplo ele
Dios, huye de la tierra, vaga errante por los
espacios en busca del ser perdido, y no halla
consuelo, ni encuentra lenitivo sino en el fri
lecho de la muerte. Al solo anuncio de una en-
fermedad grave, de una enfermedad que puede


23 -
arrebatarnos el ser con cuyo cario y cuyo
calor vivimos, fuerte sacudimiento estremece
nuestra alma y punzante espina se clava en el
corazon. Seguimos la dolencia paso paso, res-
piramos como el paciente respira; la palidez de
su rostro es la palidez de nuestro rostro, sus que-
jas nuestras quejas, sus gemidos nuestros gemi-
dos, y cuando todo se acaba y abandona su cr-
cel el espritu, muere nuestra alma en el vaco
y nuestro cuerpo en el dolor.
¡Qu contraste! Nuestro luto dura toda la vi-
da. Los placeres nos sofocan, el regalo nos hasta,
las palabras de consuelo de la amistad ofenden
nuestro sentimiento, la existencia nos parece
carga intil y pesadsima, nuestra propia con-
servacin funesto empeo en prolongar el dolor:
las flores, ntes tan bellas, han perdido su per-
fume, los campos su calma plcida y tranquila^
las aguas su blando susurro, el ruiseor sus tri-
nos admirables, la msica sus sonidos, el libro
sus encantos, el cielo su puro azul, la creacin
sus armonas, y miramos la naturaleza como vas-
to teatro de nuestras amarguras y el sol como
fuego cruel que alumbra nuestros tormentos.
Este dia fu para m dia de sorpresas: triste
una, risible inverosmil otra. La primera de
esas que llaman el pensamiento la reflexin,
la segunda de esas que llaman la risa los
lbios.


24 -
Contada ya la triste, all va la cmica in-
creible.
Tenia'yo la costumbre, en Filipinas adquirida,
de cenar, y cenaba un guiso del pas llamado
tinla, y que consiste en una legumbre que se
parece algo al troncho de la col. Se cuece la
tinla con agua, sal y aceite, se le echa una ga-
llina en varios pedazos partida, y queda el pla-
to terminado y esperando que venga su implaca-
ble enemigo, el hambre.
Pues bien: .aquella noche el cocinero, un indio
de tomo y lomo que me sisaba lo que podia y lo
que no podia, habase descuidado, cosa natural
en todas partes y all muy singularmente, y la
tinla no estuvo preparada las diez, hora en
que cenaba yo como un asceta, solo en mi solo
cabo, despues de hojear algn libro de escri-
bir algunas cuartillas.
Es el caso que el bata (hemos quedado en que
los filipinos llaman bata los muchachos que
sirven en las casas, los fmulos menores de
edad), el bata, digo, vio que las diez en punto
me puse, como siempre, en calzoncillos; que me
acerqu la mesa, ya arreglada; que ech agua
y vino en los vasos, que part el pan, que tom
la postura conveniente para empezar engullir,
y el menguado no dijo ni siquiera esta boca es
mia.
Poco dado por educacin y por temperamento


25 -
gritar y dar voces los criados, liceme el
distrado y esper con la paciencia de Job que
el bata cayese en la cuenta y me diera luego de
comer, pues yo ignoraba, como puede suponer el
lector, el percance de que me hacia vctima el
cocinero.
Pues, seor: pasaron cinco minutos, y el bata
mirando las vigas del techo; pasaron otros cinco,
y el bata como si nada sucediera; trascurrieron
algunos ms, y nada, el bata sin dar seales de
vida.
Pepe,le dije al finy la tinla?
La tinla, Seor?
S, la tinla. Qu haces, hombre? Anda y
trela pronto que tengo sueo.
¡Ah, seor!exclam el muy sandio tranqui-
lo y sereno como un justono hay tinla.
Qu dices? Que no hay tinla?
No hay, seor.
Y por qu?
El cocinero, seor, no lo ha hecho todava;
se ha descuirado hoy, seor.
Pero, muchachole dije con tono un poco
ms subido de lo que yo acostumbraba y no pu-
diendo ver sin incomodarme tanta fiema en un
chico que apenas tendra quince aospor qu
no me lo has dicho ntes? No has visto que me
he sentado la mesa y qiie esperaba la cena?
Y este tenor le enderec una blanda filpica


- 26 -
que buen seguro se habra evitado no verlo
tan calmoso y como importndole todo un pito.
Call en seguida, y l, acercndose m con la
misma estica imperturbabilidad con que escu-
chase la reprimenda, exclam con tono resuelto,
pero muy natural, con una naturalidad que me
dej asombrado.
Seor, me marcho.
Que te marchas?
Me marcho, seor.
Y por qu, porque he reprendido tu con-
ducta?
Seor, me marcho porque Y. no me pega.
No me atreva creer lo que estaba oyendo.
Has dicho que te quieres marchar porque
no te pego? Has dicho eso, muchacho?
S, seor.
Luego si te hubiera pegado no te querras
marchar?
S, seor. Castila que no pegaaadi con
la misma profunda reflexin de un filsofo al pro-
ferir una sentenciacastila que no quiere.
Francamente, al oir esto no pude contenerme,
y dejando la silla hablle rcio, indignado.
Pegue, seor, peguedecia como si tal cosa
el insensatopegue ami, pegue conmigo.
No, no te pego, no quiero pegarte, te re-
prendo nada ms.
Me marcho, seor, Castila que no pega, cas-


- 27 -
tila que no quieredijo de nuevo y con la misma
extraa conviccin.
Pues no te pego, no ves, mucliaclio, que si
te pegara fuera peor para t? No conoces que
mis golpes te causaran dolor j el dolor lgri-
mas? No lo comprendes?segua yo diciendo
como esperando rendir la pobre criatura ante
razones de tanto bulto.Estoaad todava
no es que no te quiera como t dices, es todo lo
contrario.
Yaya, seor, adis. Castila que no pega, cas-
tila que no quiere.
Y dicho y hecho. Un pi tras otro y con el
mismo reposado y filosfico andar de todos los
di as, se plant en la calle y hasta hoy.


CAPITULO ni.
lina flixla y oirs pequeaeccs.
Andando las semanas (no siempre hemos de
decir andando el tiempo) hube de tener en
toda la provincia de....., y especialmente en el
pueblo de mi residencia, nota de amigo de los
indios. Y la razn es clara como la luz del dia.
Generalmente (y hago esta afirmacin sin te-
mor nada ni nadie), no todos los castilas se
conducen con el indio como fuera menester, sino
que abusan de su posicion y de su fuerza, y cas-
tigan, con mano cruel las veces, las torpezas
y aun las travesuras de lo que los indios son sus-
ceptibles. El vejuco, vara delgada y flexible muy
parecida al junco de Europa, es lo que all se
emplea para pegar as los cuadrpedos cuanto
los hijos del pas; y tanto y tan porfiada y ar-
bitrariamente lo mueven algunos, que uno de los
ltimos capitanes generales, el Sr. Alaminos,
vise en la necesidad de prohibir clrigos y


29 -
seglares, castigo semejante. Hay, sin embargo,
no pocas excepciones que tienen mnos levan-
tar su mano para dejarla caer sobre el indio que
jams ni nunca se defiende, sino que sufre y
calla, siendo acaso esta su condicion, estmulo
ruin para que de l abusen los caracteres indig-
nos y villanos.
Pues bien: yo no pegu nadie, absolutamen-
te nadie, ni con bejuco ni sin l; y cuando el
caso lo requera, pseme siempre al lado del
dbil y apostrof al fuerte.
Como el hecho relatado en el anterior captulo
no constituye, ni por pienso, regla general, los
indios ya hombres estiman y agradecen la blan-
dura y los buenos modos, y no olvidan al castila
que emplea con ellos esos modos y esa blandura,
que no es, despues de todo, otra cosa, que lo
que solemos hacer en Europa con los criados y
sirvientes.
Y vuelvo mi asunto.
Un dia se presentaron en casa, sin ms prem-
bulos ni circunloquios, una india y un indio, jo-
vencillos los dos y respirando salud por sus cua-
tro costados, como decimos vulgarmente. Era
ella rechoncha, fornida, de largo y sedoso .cabe-
llo que le caia suelto y sin ms alio sobre la es-
palda, de ancha cara, aplastada nariz, negros
ojos, boca grande y aire atrevido y resuelto-
Daba vueltas su robusto cuello, bastante mo>


30 -
renito, un collar de coral, y cubra sus carnes
una falda de tela oscura ordinaria que apenas le
tapaba las rodillas y un jubn del mismo tejido;
mas tambin tan breve y escaso, que la vista
menos lince y el ms recatado pudor podian ver
el abultado ombligo de la india. Ni ms camisa,
ni ms enaguas, ni ms medias, ni ms cors,
ni ms nada. Calzaban su rcio y ancho pi unas
modestas chinelas de badana carmes y tercio-
pelo morado de peor gusto. ¡Voila toutl
El indio iba de porte anlogo: su gran camisa
blanca echada por fuera y con botones encarna-
dos en los ojales, su pantaln oscuro, su salakof
y pare Y. de contar. Los pis completamente
desnudos y pisando el suelo. Por lo dems, era
alto, enjuto, de mirada franca, frente espaciosa
y lbios extremadamente gruesos. No digo nada
con respecto eso que hermosea y afea, segn
los casos, la fisonoma de los hombres cultos,
pues sabido es, y sino, spanlo Yds., que los in-
dios tienen la cara como la paliza de la mano, y
fuera ms fcil hallar neos en el cielo que bar-
ba en el rostro de los filipinos.
Mascaban ella y l una cosa de la cual no he
hablando todava los lectores, y ntes de pasar
adelante quiero y debo hacerlo.
Mascaban (es la palabra del pas) bullo. Y
qu es bullo? dirn Yds. Pues bullo es un com-
puesto amargusimo de cal, bonga y la hoja de


31 -
un rbol (vetel), de cuyos tres elementos, fcil-
mente combinados, hace el indio, usndolo co-
mo usamos nosotros el caramelo, una, para l
golosina, del tamao y forma de un ochavo mo-
runo. Mastica esto con incomprensible deleite y
placer semejante al que experimentamos nos-
otros saboreando los dulces ms esquisitos y las
ms delicadas chucheras. Una vez desecho el
bullo deja en la boca del pobre mortal una sus-
tancia de color rojo muy subido, y tienen gala
los filipinos que sus lbios y dientes exhiban
todas horas el encarnado tinte de esa amalgama
incomprensible. El olor que despiden tales bocas
es dasagradable. Cuntase all, sin embargo,
que habiendo pedido un beso un espaol una
india y dchole esta Castila, masco bullo, el
desesperado europeo le repuso breve: Mas que
masque... veneno.
Mascaban bullo, como digo, la india y el in-
dio, y con tan refinanada golosina, que hasta
que no empez desbordarse por sus lbios el
caldo sustancia, guardaron el ms profundo
silencio, ni siquiera, como hacer suelen, saluda-
ron con la cabeza.
Buenos dias, seor,dijeron al fin coro
ycon resolucin que no dej de extraarme.
Buenos dias. Qu quieren ustedes?
Seor,contest el indio,usted es bueno.
Gracias, pero yo soy como todos los castilas.


32 -
¡Ah, seor! nosotros queremos ser compa-
eros.
(Hago hablar los indios el castellano, por-
que si fuera subrayar los disparates que dicen
seria cosa de agotar todas las versalitas del
mundo.)
Qu, desean ustedes casarse?pregunt
sorprendido al ver que me toman por el fraile,
que es el encargado de consumar tales frusle-
ras.
S, seor.
Vaya, me alegro; mas eso es cosa del Pa-
dre, no mia.
¡Ah! Y. padrino, seor.
Yamos, comprendo. Quereis que sea yo el
padrino de vuestra boda?
Eso, seor, eso,dijo la india sonrindose
con inocentsima sonrisa.
El caso, para m, era nuevo y apurado. Lo re-
flexion un poco, vi que aquellos pobres hacan
la proposicion de buena voluntad, y despues de
darles palabra afirmativa y dos buenos tabacos
de Cagayan que encendieron una y en mis
propias barbas (si las hubiera tenido), ella con
ms codicia, acaso, que l, los desped y fuime
al convento contar al Padre Bartolo mi aven-
tura y pedirle sano consejo, porque, como ten-
dr ocasion de decir en el trascurso de este li-
bro, el fraile de Filipinas no es, ni por asomo,


33 -
el fraile que tan funesto lia sido al mundo y sin-
gularmente Espaa en los siglos de fe supers-
ticiosa y absolutismo desptico y tirano. En este
captulo me limitar consignar que el fraile de
Filipinas es todo un buen hombre, un infeliz.
Consignar tambin que dentro de esta regla hay
sus ms y sus mnos, es decir, hay excepciones.
No tenga V. inconveniente en ser padrino,
me dijo el Padre Bartolo despues que le hube
hecho minuciosa relacin de lo sucedido.Ellos
lo agradecern, y Y. ver de paso costumbres
que pueden servirle para el libro que piensa es-
cribir en la madre ptria. Mi,parecer es que al
aceptar ha obrado V. perfectamente. Y ¡qu
diantre!aadi tomando perezosa postura en
su ancha y cmoda butacacolumpio,-el dia
de la boda echaremos una cana al .aire.
Yo, que no perda ripio y que medida que
averiguaba, mi curiosidad creca, sucedindome
como los hidrpicos, que cuanto ms agua .be-
ben ms desean, ya .all y tratndose rde una bo-
da, parecime de cajn formular al Padre Bar-
tolo, hombre franjte y campechano, esta pre-
gunta:
Y diga Y., cmo se las compone aqu la
Iglesia para, sin escrpulo alguno, autorizar el
matrimonio de los indios, cuya procedencia, san-
gre y familia se ignore? No hay el temor del
incesto, .por ejemplo?


84 -
Delicadillo es el punto que lia tocado V.
me contest cerrando por un momento los ojos
y cual si sintiera tener que dar una respuesta.
Por regla general llevamos eso bastante bien
aadi.En fuerza de investigaciones parti-
culares y de preguntas al ms anciano de los in-
dios del pueblo, quien por su edad suele conocer
prolijamente la historia de todas las familias
coetneas suyas, procuramos hacerlo dla mejor
manera posible. A este anciano le llamamos Fis-
cal y es como un empleado de la Iglesia, pues
en casos de duda es nuestro nico asesor y con-
sejero. Son muy raros estos casos, porque poco
poco y mediante los apuntes que hacemos se
van corrigiendo faltas de tanta entidad.
Sin embargo,repliqu yo, las veces...
A las vecesme interrumpicerramos los
ojos...
Y el bueno del fraile cerr fuertemente los
suyos, visto lo cual por m y deseando no ser
mnos, quise tambin cerrar algo. Cerr pues, mi
boca y punto concluido.
Quince dias despues tuvo efecto la boda que
fu celebrada por la noche en casa de los recien
casados con un soberbio catajpusan. Y aqu em-
pieza la segunda parte de este captulo, es de-
cir, lo que vi en la boda.
Llmase catapusan en Filipinas lo que en
Europa llamamos banquete; mas para que el cu-


35 -
rioso lector tenga cabal conocimiento de lo que
es un catapusan, li aqu la descripcin de este
en que estamos.
En el centro de la nica habitacin de la casa
(choza, fuera mejor) de los recien casados, habia
una mesa de unos dos metros y medio de largo y
uno de ancho; y sobre la tal mesa, sin mantel,
doce platos atestados de blanca morisqueta. En
cada uno de estos platos y hundidos en las en-
traas mismas del arroz, una enorme cuchara de
peltre y un tenedor de iclem. En el estrecho va-
co que dejaran los platos veanse cuatro fuen-
tes que contenan: la primera una gallina frita,
la segunda una gallina cocida, la tercera una ga-
llina asada y la cuarta una gallina en escabeche.
En el sitio de la presidencia y debajo del plati-
to de morisqueta divisbase un pauelo de re-
gulares dimensiones; y digo pauelo, porque
hasta despues no supe, por el uso que de l hice,
que era una servilleta. Tres botellas con vino,
una bandeja de lata con puros y otra conbullos,
los indispensables btdlos, completaban la mesa
en que bamos celebrar la boda del taho (indio)
Augusto Colon y Cervantes, y la bcibciy (india)
Luisa de Austria y Magallanes: que tales son
los modestos nombres que andan por aquellas
tierras.
Una orquesta, cosa as, de diez msicos, to-
dos indios, nos recibi los castilas los acordes


36 -
de una marclia que no s cmo se llama, pero
que antes y despues lie oido en Espaa no pocas
veces. Es bonita y los indios la tocaron bastante
bien, pues debo advertir que para el dulce arte
de Mozart y de Bellini tienen aquellos indge-
nas admirable disposicin. Pensaba yo que los
msicos seguiran tocando liasta que hubisemos
ocupado nuestros asientos; mas no fu as. Al
pasar junto ellos suspendieron los acordes y
nos endilgaron una voz las consabidas Buenas
noches, seor, prosiguiendo despues su trabajo.
No pude mnos de reir al ver cuan grave y na-
turalmente hicieron los pobres ese parntesis,
prueba palpable de que su cortesa est reida
con todo, hasta con el arte, porque eso de sus-
pender una orquesta sus armonas para dar las
buenas noches, ni se ha visto ni puede verse en
otra parte que en el archipilago de Magallanes.
La concurrencia de tahos y babay era grande,
y todos vestan, dedo ms dedo mnos, como los
recien casados, cuya ropa era la misma con que
se presentaron en mi casa y consumaron s
unin legal en la iglesia.
Empez el baile los cinco minutos, y no s
todava cmo no fu al suelo la mesa los gol-
pes de las parejas que danzaban como condena-
dos en un espacio reducidsimo, apenas bastante
para poder estar de pi media docena de prso-
Jias. Bailronse habaneras que los indios zaran-


37 -
den tan melosa y dulcemente como los ameri-
canos, y walses vertiginosos que nos hicieron te-
mer ms de una vez por los trastos de la casa en
peligro inminente de caer y producir una cats-
trofe. Los castilas permanecimos sentados en
modestsimas sillas semejantes las de Vitoria,
y el resto de los convidados en cuclillas en el
suelo. Todo el mundo fumaba y el bullo se vea
en las bocas cual si fuese delicioso caramelo
dulce sobre toda ponderacin esquisito. Ilumi-
naban este espectculo cuatro luces de aceite
de coco.
Suspendise el baile y empezamos comer:
nosotros con las cucharas de peltre, los indios,
quienes este objeto les pareci intil, con los
mismsimos dedos, que verdaderamente se chu-
paban todos. Cuando los doce de distincin hu-
bimos concluido sentronse la mesa otros doce,
y as sucesivamente hasta que comieron todos.
Era de ver cmo despachaban los platos de arroz.
' Segn mi cuenta fueron ms de ciento veinte,
y los convidados no pasaran de treinta treinta
y cinco. De las cuatro gallinas dimos buena cuen-
ta los espaoles, especialmente fray Bartolo y el
comandante de carabineros, quienes dicho sea de
paso, tampoco lo hicieron mal cuando la hora
lleg de escanciar el vino en las tazas, que no
copas ni vasos, pues eran grandes para ser de
las primeras y pequeas para ser de los segn-


38 -
dos, Colgndoles por ende tosca hereja artstica
que modo de asa les pusieran.
Quiere Y. oir coplas?preguntme Fr. Bar-
tolo as que el catapusan hubo concluido.Hay
aqu un muchachoaadique suele impro-
visar, al son de una msica del pas, coplillas que
divierten sus paisanos.
Andandole contest al bueno del fraile
vengan esas coplas y sern como el remate de la
funcin.
los cuatro minutos un indio que de todo
tenia talante mnos de poeta larg la siguiente
copla acompaado de un cornetn, cuyas voces
(no hallo otro nombre) hirieron cruelmente mis
oidos.
Cuando te pones as
con esos ojos as,
no s si me dices no
si me. dices que s.
Y luego, encarndose con los recien casados.,
les dispar este cohete:
Cuidado con lo que hacis
esta noche de contento,
que estamos toros aqu
y el Pare est en el convento.
Al oir tales disparates tem por la salud men-
tal del poeta; mas fray Bartolo, que no cesaba de
mirarme, pareca decirme con su vista: vamos.,
que no lo hace tan mal el pobre muchacho. '


39
Y con efecto; as deba creerlo el interesado,
porque sin ms ni ms fy con gran alegra de
los concurrentes prosigui en un castellano que
fuera imposible retener en la memoria: gracias
que conserv el argumento y los consonantes:
Cuando se vaya este Pare
y el bueno Administaror
diremos todos: ¡ay Dios mi, ay Dios mi,
ay Dios mi, qu dolor!
Para concluir y como ltima tremenda in-
verosmil hereja, el nuevo Pndaro improvis,
como dijera fray Bartolo, esto que positivamente
no tiene nombre en ningn diccionario del
mundo:
Buenas noches, buenas noches,
bonito fu el catapusan,
tengo sueo y me voy
dormir con mi compaera.
Estos disparos boca de jarro, los sonidos es-
tridentes del cornetn, el vrtigo del baile, el
humo de los cigarros, y ms que nada el deseo
de anotar en mis apuntes el argumento y los con-
sonantes de eso que antecede (bautcelo el lec-
tor como le plazca), apresuraron mi salida del
catapusan, cuya relacin queda hecha.
Durante toda una semana despues parecime
oir todava los ayes desgarradores del cornetn.


CAPITULO IV.
Bl pudor de les indioslina escuela.Pregun-
tas un carabinero del pas.
Cansado de la montona vida que liacia en el
pueblo de..... y al intento de girar una visi-
tilla los ms inmediatos cumpliendo de es-
ta suerte uno de los deberes de mi empleo, de-
cid un dia, despues de consultarlo- detenida y
maduramente con la almohada, darme m
mismo algunos dias de huelga, asueto que dicen
otros;, y montando de la mejor manera que pude
en un lazan del pas que bebirase los vientos
si vientos hubieran corrido aquella maana, sal
acompaado de un carabinero armado de todas
armas y ms feo que cuentan las historias lo
era Tito Livio.
Con la rapidez que el clima de Filipinas lo


41
permite cabalgbamos los dos: el carabinero con-
sumiendo ms bullos que caamones dan por
tres pesetas, yo mirando y remirando lo que veia
y lo que queria ver. A decir verdad, no son del
todo malas las carreteras de las islas, y ya qui-
sieran muchos pueblos de Espaa tenerlas Ib
mismo. Son espaciosas, y amn de ciertos inevi-
tables tropiezos se puede ir por ellas sin el te-
mor de caer y magullarse. Los rios, que all
abundan, los pasamos en balsas ni tan cmodas
ni tan seguras como las calzadas, pues poco
de estar en ellas comienzan hacer agua, y es
de ver qu prisa se dan los espaoles para llegar
la ribera.
A los indios les tiene (como todo, por supues-
to) sin cuidado, porque,'caso de zambullirse, na-
dan como el pez y pronto tocan la orilla, impor-
tndoles un pitoche vivir en el agua pisar
suelo firme. Por un rio pasamos donde, segn
el carabinero, haba caimanes. El hijo,de Marte
tuvo el buen acuerdo de no decrmelo hasta que
mis pis se vieron en tierra. A manifestarlo an-
tes habra tenido miedo, pues una caricia de ta-
les animalitos no es de desear por nadie que bien
se estime.
Observ que los indios indias encargados de
trasladar de uno otro lado las balsas llevaban
el mismsimo traje que en el Paraso debieron
lucir nuestro padre Adn y nuestra madre Eva,


42
con la diferencia, mi ver, (acaso me equivo-
que), de que estos se habran ruborizado ante la
mirada de sus semejantes si alguien hubiese
asomado all el ojo, y aquellos nos vieron, nos
ayudaron montar en los caballos y no hicieron
el ms ligero melindre. Con increble sans facn
ejecutaban su tarea y reciban nuestra visita.
Esto mismo hube de notar en el trascurso de mi
viaje al pasar por delante de las casas aisladas
que se levantan, con notable profusion, los la-
dos de los caminos. Hombres, mujeres y nios.
salian de su cuchitril al ruidoso galopar de nues-
tros Babiecas, y parados como en presencia de
un fenmeno mirbannos de hito en hito, m
singularmente, y ni siquiera se curaban de tapar
lo que la honestidad tiene siempre en castsimo
secreto.
Curioso como pocos apeme ms de una vez
del caballo y ofrec estos seres, que segn
Rousseau son los verdaderamente felices, bullos
y tabacos que adrede llevaba de repuesto. Creia
yo que al acercarme ellos huiran por un resto
de pudor. Tomaron el obsequio sin darme las
gracias, mirronme de pies cabeza, los nios,
como asustados, se escondieron detrs de sus
padres, y pare Y. de contar.
Ni un solo movimiento de instintiva honesti-
dad hicieron aquellos infelices. ¡Cuntas re-
flexiones embargaron mi pensamiento!


43
A las dos horas de camino y despues de haber
visto no pocos de estos cnadros realmente para-
disiacos, llegu un pueblecito cuyo fraile sali
recibirme con la franca cortesa que les es pro-
pia, pues repito que aquellos frailes no son frai-
les, sino muy buenos espaoles y muy campecha-
nos camaradas, desvivindose de alegra cuando
el tiempo los pone tiro de un compatriota por
humilde que este fuere, siendo sus conventos
toda hora casa franca de todo el mundo.
No bien hube descansado rogu al Padre me
acompaara la escuela, que quera visitar. Ac-
cedi con mil amores y nos pusimos en marcha
en direccin de la casa augusta del porvenir: que
digan lo que quieran las teologas el porvenir
del mundo civilizado est en esas tan modestas
como respetabilsimas casas, no en las msticas
abstracciones de una sociedad de ascetas y pe-
nitentes.
Dimos, por fin, vista la escuela construi-
da con ipa, caa y estera semejante la de
esparto, y que caia, modo de pared, por los
lados de la casa, pequea en verdad, y de ruin
apariencia. El maestrillo, que as llaman all
los maestros, apresurse recibirnos saliendo
asustado y fuera de s al anuncio de nuestra
proximidad la ctedra de su sabidura.
Era un joven de veinte veinticinco aos,
bastante moreno, de marcado aire mestizo, ojos


44
negros, mirada triste y cabello cortado y peina-
do la europea. Su traje el mismo de los dems,
camisa y pantaln. A primera vista parecime
hombre pulcro y amigo del aseo de su persona.
Todo l respiraba la pobre vanidad de muchos
dmines de villorrio que se creen poco mnos que
Salomones, siendo esta inocente pedantera ge-
neral en todas partes, all y aqu, en Europa y
fuera de Europa, y temme mucho no sean de
idntica prosopopeya los maestros del otro mun-
do, caso averiguado de que en el otro mundo
haya maestros, lo cual no afirmara yo, porque
eso de morirse de hambre y ser el nima vilis de
todo bicho viviente es bromazo que pueden
solo aguantar los Mentores de este msero pla-
neta. (1)
-El seor Administradordi jle el Padre.
Buenos dias, seor, contest el maestrillo
inclinndose hasta hacer de su cuerpo un arco.
^Cmo est Y., seor?
-Muy bien, graciasle repliqu mientras
besaba la mano del fraile, pues ni siquiera aguar-
d mi respuesta para llenar esta costumbre de
todos los indgenas.
-^Est buena su compaera, seor?sigui
interrogando.
Buena, graciasaad no parecindome
(1) Vanse las uginas que van la conclusin de este libro y
que llevan por ttulo Un incidente curioso.


45
del caso decirle al corts maestrillo mi estado
clibe.
Y los nios, seor?
Tan buenos, muchas gracias.
Y Espaa, seor? Bien, seor?
^-Perfectamente, amigo, perfectamente,d-
jele cansado ya de tanta pregunta y tanto se-
oro.
-Me alegro, seor, me alegro,prosigui to-
dava el muy posma.
Vamos ver;interrumpi el Padre,el
seor Administrador quiere entrar en la escue-
la. Echa andar delante, maestrillo, y prepara
los muchachos.
Y perdiendo su cmica gravedad y dejando
un lado la alteza de su ministerio, el bueno ^el
dmine cogi carrera y en un periquete se plant
en la escuela.
Cuando entramos recibimos de los diez docfe
chicos que hubiera unos buenos dias, seor,
que hicieron del establecimiento oficial verda-
dera olla de grillos, advirtiendo, que jams di-
cen los indios buenos dias buenas noches, se-
ores, sino siempre, seor, aunque saluden
quinientas personas.
Cuatro bancos de pintada madera de pino,
media docena de pocilios haciendo el oficio de
tinteros, algunas plumas de ave, una pizarra y
humilde mesa de tres pis, no cuatro, destinada


46
al maestro, constituan los muebles y enseres de
la escuela, por otra parte sucia y desaseada, lo
cual me prob que la pulcritud del maestro era,
no un tanto, sino un muclio egosta y censu-
rable.
De los chiquillos no quiero hablar, pues fuera
cosa de no concluir sin producir nuseas al es-
tmago de los lectores; que tales angelitos ms
parecan chongos (monos) que seres racionales.
De propsito he dejado para lo ltimo mani-
festar lo que vieron mis ojos en el testero prin-
cipal de la escuela.
Adornada con un marco de caa habia all
una pintura que pareca representar la persona
de Jess crucificado; y digo pareca, porque en
lugar del rostro simptico de Jess, su rizada
barba, lcia melena, ojos negros y dulces, arts-
tica nariz y boca de finsimos lbios con que lo
vemos en nuestras iglesias y museos resplande-
ciente, la vez, de grandeza y majestad, era
aquello psimo retrato de un indio feo, chato,
de cabeza rapada como un quinto, cara huesosa,
horrible catadura y mirada espeluznante y pa-
tibularia, estando el indio all crucificado con
tanta propiedad, que parecime, y no es broma,
haberlo concebido el nuevo Apeles en el acto de
mascar un bullo.
Pero, Padre,dije en voz alta nopudiendo
contener mi sorpresa,qu es esto?


47
Vamos, le extraa Y. ese Cristo, no es
verdad?preguntme el fraile con una sonrisa
que no supe cmo traducir.
S, porque eso ni es el retrato de Jess ni
mucho mnos.
Y qu quiere Y? Los indios creen que Dios
era de la misma raza que ellos. De ah el pintar-
lo como Y. v. Y como para la devocion es igual,
aadi el fraile,hay que dejarlos con sus
manas y bobadas siempre que no se separen de
lo justo.
No me persuadieron, ciertamente, las explica-
ciones del Padre; mas poco dispuesto hacer el
papel del redentor (del cual huyera si vocacion
tuviese por no caer bajo las pinceladas dlos in-
dios, que pondranme como nuevo), guard silen-
cio unos instantes y prosegu dirigindome al
maestrillo.
Qu ensea Y? Quiere Y. mostrarme las
cartillas que deben tener los muchachos?
S, seor, con finsimo gusto.
Y diciendo y haciendo presentme lo si-
guiente:
El Plutarco de los nios.
Los milagros de San Juan Nepomuceno.
El cantor de la religin.
Cartilla de primeras letras.
Arte de subir al cielo y ganar la gloria.
De estos libros y cartillas no habia en la es-


48
cuela ms que un solo ejemplar, por el que,
turnando equitativamente, estudiaban los chi-
cos. Escritos todos en mal castellano y de poca
ninguna instruccin, tengo para m que no
fuera locura el suprimirlos y designar otros ms
tiles y de ms inmediatos resultados para los
indios y aun para la madre ptria, que no debe
olvidar la educacin de los naturales de Fili-
pinas.
Despedme del maestrillo dndole un bnen
tabaco, y despues de comer con el Padre y de
dormir la indispensable siesta torn cabal-
gar por aquellos mundos de Dios como hici-
ralo D. Quijote por las ridas llanuras d la
Mancha.
Por hacer algo entabl con el carabinero esta
conversacin, digna de ser contada y leida:
Falta mucho para llegar al otro pueblo?
Dos horas, seor.
Hay Padre en ese pueblo?
Hay Pare, seor.
Castila?
Castila, seor.
Yamos ver,aad despues de algunos
minutos de silencio,cmo te llamas?
Yo, seor?
S, t.
Damian Cisneros, seor.
Y de qu provincia eres?


49
No entiendo, seor.
Qne dnde has nacido, quiero decir.
¡Ah, seor! No s.
No sabes dnde has nacido? Es posible?
Posible, seor.
Tienes padres?
No tengo, seor.
Cmo, ignoras quines son tus padres?
Inoro, seor.
Pero, quin te ha criado? no ha sido una
babay? cmo se llama?
Nada, seor, nada.
Pues y el apellido Cisneros? No me has
dicho que eres Damian Cisneros?
Yo soy, seor; pero no s.
Clleme durante algunos minutos, y pseme
a discurrir sobre esta singular manera de ser de
los indios que apenas se preocupan de otra cosa
que de su persona, y aun eso en la medida que
ha visto y ver todava el lector.
Al cabo de algunos minutos y no sabiendo c-
mo pasar el tiempo, hube de arriesgarme ha-
cer nuevas preguntas al sencillo carabinero que,
rgido como l solo, segua tranquilo y como si
tal cosa el viaje.
Tienes compaera?dij ele parecindome
muy entrado en aos para estar soltero all, don-
de los matrimonios, en su inmensa mayora, se
hacen siendo adolescentes los enamorados.
4


- 50
Tengo, seor.
De dnde es tu mujer?
De Manila, seor.
La lias dejado en el pueblo al salir con-
migo?
No s, seor.
Que no sabes?
No s, seor. Mi compaera lia huido con
otro carabinero, seor.
Y no sabes dnde est?
No s, seor.
Pero, por qu no la buscas?
Ella cuidado, seor,respondime con la
misma calma de siempre.
La palabra cuidado en Filipinas es una mule-
tilla tan socorrida que para todo sirve, signifi-
cando esto y mucho ms: como Y. quiera us-
ted ver lo que hace, me es indiferente, no
importa, l sabr por qu, y otras mil cosas
que omito en gracia la brevedad, bastando
mi propsito decir que el usted cuidado sase
por todos, indgenas y peninsulares.
No te importasegu preguntando al ca-
rabineroaveriguar dnde est tu mujer?
Parejo, seor. (Me es igual.)
Y has tenido hijos con esa compaera?
Cuatro, seor.
Se los ha llevado ella?
No s, seor.


51
Cmo, tampoco te interesa saber el para-
dero de tus hijos?
Tampoco, seor. Ellos cwiclaclo.
Pero hombre, no conoces que eso est mal
hecho? No has debido dejar libre tu compae-
ra ni abandonar tus hijos. Si el Padre lo sabe
te impondr una penitencia y quiz un castigo.
Tal conducta es impropia de un indio honrado y
bueno como t, y mnos de un soldado que debe
dar ejemplo de virtud y moralidad.
¡Ah, seor!di jome sonriendo como hici-
ralo un filsofo al oir una vulgaridad,mejor
as: libre, libre, libre. Ellos cuidado, seor.
Aventur aun otras preguntas y observacio-
nes; y como en todas quedare tan lucido y
enterado como en las que preceden resolv en-
.mudecer y dejarme de quebraderos de cabeza.


CAPITULO Y.
Un baile, y despues del baile un incendio.
A las dos horas como dij rame el carabinero
dimos con nuestra humanidad en el pueblecito
de C....., pintoresco ciertamente, y quiz el ms
lindo de toda la provincia, pues sobre ser de ca-
sas recien levantadas reunia la par cielo de
pursimo azul y horizontes bellos y dilatados.
Blandas olas de un mar apacible rompanse sin
estrpito en la ribera, dulce y solitaria.
Como de costumbre encamin mis pasos al
convento en busca de posada para aquella noche.
Sabia por experiencia que llevralo el Padre
mal si hubiese hecho lo contrario. Tan exage-
rada es la hospitalidad de los frailes de Filipinas.
Y el Padre?pregunt los batas que


53 -
me ayudaron bajar del caballo.Est arriba?
Est en el Tribunal, seor.
Pues qu hay estas lloras en el Tribunal?
Bailujan, seor.
Bailujan?exclam con extraeza.Qu
es eso de bailujan?
Y los batas de los frailes, que suelen ser los
chicos ms listillos de los pueblos, respondiron-
me precipitadamente y como queriendo dar una
muestra de su inteligencia:
Baile, seor, baile.
Sin tomarme parecer sali uno de ellos para
avisar al Padre mi llegada. El pobre muchacho
iba corriendo y oasele gritar:¡Castila! ¡casti-
la! ¡castila!cual si un espaol fuera all cosa
del otro jueves.
Eray Silvestre, este era su nombre, no tard en
presentarse; y dime tan tremendo apretn de
manos en testimonio de regocijo, que cre trata-
ba de dislocar mis huesos, harto molidos ya con
las molestias consiguientes del viaje.
Y comprend su alegra. ¡Era yo el primer
compatriota seglar que visitaba su pueblo des-
pues de dos aos de curato en C....!
Yamos cenar, vamos cenardecia fray
Silvestre dando rdenes y ms rdenes los ba-
tas.Cenaremos como unos prncipesaadi
y despues al bailujan. Eh, seor Administrador?


54
A las mil maravillas.
Porque Y. querr saber lo que es un bailu-
jan, un baile del pas. Ya ver Y.sigui sin
darme lugar que le contestara,ya ver Y.
una cosa buena. No se parece ni por asomo al
baile de all, de la tierra de los garbanzos, de esa
tierra que ms se quiere cuanto ms distantes
nos bailamos de ella; pero no deja de tener su
gracia, su aquel.
Nada, iremos ese bailujan; y puesto que
otra cosa no hay, resignacin y demos las
fiestas de aqu la importancia que damos las
de Espaa. No es esta la constante opinion
de Vds.?
Justo, esa esrespondime ms alegre que
unas Pscuas.Y el que no se consuela es por-
que no quiere, y mal venir echar tabaco y es-
cupir, y donde quiera que fueres haz lo que
vieres, y no hay mal ao si viene con trigo, y
este mundo es un fandango y el que no lo baila
un tonto, y.....
Y el bueno de fray Silvestre habra seguido
echando refranes por su boca no cortar su
verbosidad con esta pregunta:
Est dicho, al bailujan despues de cenar.
Pero dgame Y., cul es la razn de esa fiesta?
Pues nada, que el Gobernadorcillo de C.....
es nuevo y celebra esta noche su nombramiento.
Y ese nombramiento, ha sido acertado?


55
¡Ya lo creo! es un bendito de Dios.
Y fiel? - X
Como un perro, y quiere los castilas ms
que los indios. El otro dia dile uno tal por-
razo por haberle oido decir que los castilas no
iban misa, que le rompi no s cuntos huesos.
<¡Ola...!dije no sabiendo cmo reservarme
mi opinion sin disgustar al bueno de fray Sil-
vestre.
Y es muy religioso, mucho.
Pero de corazon? no hay fingimiento ni
hipocresa?
¡Qu disparate! No hace un mes regal
la virgen de C..... un vestido de seda de gran
precio, de cien duros lo mnos.
Conoce Y. su piedad por actos como ese?
preguntle con irona que no comprendi.
Pues es claro. Y me ayuda misa cuando
se ofrece, y cobra el tributo (contribucin) viva
fuerza, y canta el rosario todas las noches, y es
humilde, y no hace ms que lo que le dicen, y
sufre todo lo que hay que sufrir... Eso saa-
di fray Silvestre en voz baja y como quien va
comunicar un secretoen el pueblo no tiene
simpatas...
Entnces, cmo...
Le dir Y. No tiene simpatas porque no
le hacen falta. A los indios hay que darles una
autoridad sacada de entre los ms oscuros y an-


56
tipticos para que la respeten, pues ellos se con-
sideran todos iguales, absolutamente iguales,
y 110 ceden ante sus compatriotas sino cuando
estos tienen la fuerza. A un Gobernadorcillo po-
pular y amable acabaran por volverle loco y
romperle el bastn.
Al acabar el fraile, los acordes de una msica
(no liay pueblo en Filipinas que no tenga la su-
ya correspondiente) llegaron nuestros oidos.
Era la msica del bailujan que el Gobernadorci-
llo enviaba para que nos hiciese pasar las penas
del Purgatorio, pues aquello que percib de todo
tenia mnos de msica. Cosa rara, en verdad,
porque los indios, como en otro captulo creo
decir, renen admirable disposicin para el arte
que Napoleon llamaba el ruido que mnos in-
comoda.
Si Y. le parece,dijele fray Silvestre al
dar principio la cena,que se marchen los
msicos. Luego los oiremos en el bailujan.
Nada, nada, como Y. quiera. Quien manda
ahora en C..... es Y. ¡Pues no faltaba ms! A
ver,aadi el fraile dirigindose uno de los
batasdile al maestro de los msicos que no
toque ms y que suba en seguida.
Presentse los pocos instantes el maestro de
los msicos con una auta en la mano derecha
y el salakof en la izquierda. De su vestido y
fisonoma nada debo decir porque todos los in-


- 57
dios son iguales y ya queda hecho el retrato de
algunos.
Oye, Andrs,le dijo el Padremrchate
al Tribunal y dle al G-obernadorcillo que ir
luego con el seor'Administrador que quiere ver
el bailujan. Dle tambin que lo tenga todo pre-
parado para cuando vayamos nosotros que ser
dentro de una hora.
Las consabidas buenas noches, seor, el vol-
vernos la espalda y salir por la puerta que en-
trara, fu la contestacin rinica y elocuente del
maestro de los msicos.
'No era del todo comn la cena que me dio la
munificencia de fray Silvestre. Un plato de ti-
nla, otro de gallina frita, un tercero de tru-
chas en conserva, postre de queso de bola y un
vinillo que pierde su fuerza en el viaje de la,
Pennsula al Archipilago constituyen all una
cena de primer orden. Y esta fu lo que el pa-
dre improvis en un periquete con ms lisura
y buena voluntad que pulcritud y aseo. Un so-
berbio tabaco de Cagayan que es el mejor ta-
baco de Filipinas, y una copa de marrasquino
que sin serle yo devoto hzome beber el Padre,
completaron la cena cuya digestin bamos ha-
cer en el Tribunal de C.....
Son los Tribunales casas de ayuntamiento
modestsimos edificios de planta baja construi-
dos unos con ipa y caa como la choza de los


58
indios, otros con recia y magnfica madera como
los conventos. El de C..... era de estos ltimos;
y parecime estaba levantado con ms gusto
inteligencia que la mayor parte de los Tribuna-
les liasta entonces por m vistos. No obstante;
sin adorno de ningn gnero, sin nada que de-
muestre el ingenio y la habilidad del artista,
aquella unin, encaje y hacinamiento de tablas
y ms tablas, de clavos y ms clavos, sugiere al
que los examina la reflexin de que con mnos
elementos pudieran construirse casas de algn
mrito y de no pocas comodidades. En su interior
ntase lo mismo, falta de plan y de estudio,,
pues son todos los Tribunales salas espaciosas,
pero nada ms que salas espaciosas.
Hallbase el de C.....aquella noche adornado
con sus ms ricas galas, saber: un farol de ex-
traordinarias dimensiones y de cristales verdes
y amarillos ostentaba sucsima vela de sebo en
la puerta principal, aqu y all rendida al peso
de los cien y cien globos de papel que, con sus
vistosos colores, daban la casa del ayunta-
miento fisonoma de teatrillo ambulante de
tienda donde hacen sus maravillosos prodigios
los saltimbanquis y titiriteros que pasan la vida
siendo la diversin y el encanto de las aldeas.
Formados la entrada y como quintos que
esperan escrupulosa y spera revista, vimos al
Gobernadorcillo y los cabezas de Barangay que


59
nos siguieron en la misma correcta formacin
liasta dejarnos sentados en la sala, llena de hom-
bres, mujeres y nios en abundancia tan fuera
de lo conveniente, que hacase imposible la res-
piracin, sofocada aincla mais por el humo de los
fumadores que eran otros tantos angelitos. Sen-
tse fray Silvestre junto m en la silla nmero
dos y ltimo, y se reanud el bailujan.
Excuso decir que los tahos y babay descansa-
ban filosficamente en el suelo, tendidos unos,
con las piernas cruzadas otros, con asitica in-
dolencia todos. El bullo hacia, como siempre,
las delicias de estos desfigurados Terpsicores.
No se danzaba baile alguno del pas, sino pol-
kas, valses, habaneras, rigodones y lanceros;
pues son los indios perdidos partidarios de estos
bailes de Europa, que saborean con gestos, con-
torsiones y mogigangas que excitan la hilaridad
del mas adusto, siendo de notar por lo que tie-
ne de novsimo y risible, que cuando una babay
en el vrtigo del vals, por ejemplo, pierde su
chinela, con frescura que no cabe describir ni
es fcil creer sino vindolo, deja al taho y v
derecha como un uso al sitio donde la chinela
estr se la calza sin poner contribucin las
manos, y despues de asirse su compaero que
en el nterin ha estado mascando bullo con la
estica resignacin de un hijo de Esparta, toma
al vals que dejara y no cesa de danzar hasta que


m
el bailujan lia concluido. Otras, mas listas, no
buscan en seguida la chinela perdida, sino que
siguen bailando descalzas, y cuando llegan
ver la zapatilla, pues es no otra cosa, la ensar-
tan con el pi como quien ensarta un buuelo
y continan imperturbables la diversin.
pique de aburrirme y deseando conocer
uno siquiera de los bailes del pas, rogu al Pa-
dre, que con cara de pascua miraba alborozado
el espectculo, indicase al Gobernadorcillo si ha-
ba all alguno dispuesto danzar cd uso de Fi-
lipinas.
Una india y un indio dieron dos pasos al
frente, y cuando hubieron besado la mano fray
Silvestre y ddome m las buenas noches, ten-
dise l cuan largo era en el suelo, cerr los ojos
y se tap los oidos. Ella, dando vueltas en torno
del indio, hacale mimos con las manos y profe-
ria frases de amor que el bueno del Padre me
tradujo literalmente, pues yo, como puede supo-
ner el que leyere, me quedaba oscuras.
Los modos y gestos de la babay eran cada vez
mas expresivos, y pareca suplicar al taho que
volviese la vida y su cario. Levntase, al
fin, el muerto; y dile tan fuerte abrazo su
compaera que tem la estrujase. Cambiaron los
dos un beso en la mismsima boca, y asunto
concluido.
En el instante de sonar el estrepitoso sculo


61
de reconciliacin, un indio se acerca al Padre y
le dice como quien va comunicar una noticia
indiferente:
Pare, fuego.
Fuego?esclam fray Silvestre levantn-
dose apresuradamente.Has dicho fuego?
Fuego, Pare.
Dnde?
Ally seal un punto inmediato al con-
vento que despeda grandes y rojizos resplan-
dores.
Cree el lector que los concurrentes salieron
la calle despavoridos y fuera de s dominar
el terrible elemento cuyas llamas se iban distin-
guiendo poco poco desde las ventanas del Tri-
bunal? Cree que todo fu confusion, ruido, gri-
tos de socorro y apresurarse cada cual salvar
lo suyo, su vivienda, y caso de no ser esto nece-
sario la del vecino? Pues nada de eso. Salieron,
s, la calle; mas para presenciar frios como la
estatua de la venganza los estragos del incen-
dio que ya empezaba extenderse por el centro
del pueblo.
Y como aquellas casas arden con nada, como
son de materiales que, tostados por el continuo
intenso sol de un verano permanente, han me-
nester de poco para trocarse en cenizas, el fue-
go, que dio principio en choza retirada, comu-
nicse las dems y fu C..... por espacio de


62
dos horas volcan terrible de llamas y de humo.
El Padre, que no pudo hacer traicin la
sangre que por sus venas corra, precipitse en
el convento seguido de dos indios sin imitadores
y salv casi todo su ajuar y lo que ms indis-
pensable le era; pues si bien el fuego no habia
llegado all cuando fray Silvestre hizo esto, cons-
tbale, por sucesos semejantes, que el indio ante
el incendio se cruza de brazos y deja que el alma
del fuego, el aire, consume la destruccin y
siembre la muerte.
Mientras tanto el Grobernadorcillo y los cabe-
zas de Barangay, revueltos con sus^ paisanos, ni
espedan la orden ms ftil ni daban seales
de vida. Parecime verlos asistir una funcin
de fuegos artificiales, una fiesta de cohetes.
Y paso paso, al comps del incendio, alej-
banse de C..... con la ms estpida impasibili-
dad, como si no acabaran de perder perdieran
pronto la casa que guardaba los elementos de
su pacfica existencia. Los perros, las gallinas,
los caballos, los carabaos, confundidos como sus
dueos y como estos sin producir el ms leve
ruido, dirigironse la plaza, y all aguardaron
la compaa de los indios que no se hicieron es-
perar.
En situacin tan fuera de lo verosmil, y vien-
do, por ltimo, desde la eminencia en que esta-
ba contemplando, como si soara, este espect-


63 -
culo tristsimo, que tambin el convento moria
entre las llamas, volvme al Padre que perma-
neci mi lado, y quise invitarle la resigna-
cin del dolor que experimentara al mirar su
pueblo destruido y los indios impasibles has-
ta el absurdo.
Detvome una lgrima que vi brotar silen-
ciosa de los ojos de fray Silvestre.


CAPITULO VI.
El leatro de los indios.
Un dia muy de maana recib la visita de
fray Bartolo, cuya buena pasta he tenido oca-
sion de manifestar en anteriores captulos.
Hombre ingenuo, sencillo y sin malicia hu-
bimos de simpatizar las primeras de cambio.
Qu hay?le dije.Qu trae V. por aqu
tan tempranito?
Yengo darle Y. una buena noticia,res-
pondime sentndose en una butaca y encen-
diendo un tabaco sin parar mientes en los cum-
plimientos que son naturales.
Una buena noticia?
Lo que Y. oye, una buena noticia, mejor
dicho, vengo traerle V. un captulo p£ra su


65
libro Recuerdos de Filipinas. No me ha dicho Y.
que piensa escribir en Madrid un trabajo litera-
riorecreativo que llevar ese nombre?
Eso quiero.
Pues corriente. Le traigo V. un cap-
tulo.
Estoy sus rdenes y vengan cosas del pas.
Soy todo atencin y oidos.
Maana es el santo del patrn del pueblo,
y con ese motivo el Gobernador cilio quiere or-
ganizar una funcin de teatro.
De teatro ha dicho Y.?
S, de comedia, como dicen otros.
Pero hay obras y actores?
No, seor; mas lo que ellos desean es una
fiesta funcin teatral al estilo del pas. Ya
ver Y., ya ver V.: es cosa que le har reir has-
ta desternillarse.
Y el local?pregntele todava.
Ninguno, pues ah est la gracia.
Yaya, decididamente no lo entiendo. Eso
de dar funcin dramtica sin obras, actores, ni
local, qu quiere Y.? se me hace cuesta ar-
riba.
El localaadi el Padre rindose ms
reir de mi extraezalo improvisan los indios
en medio del campo, donde levantan ua cosa
modo de escenario y all se despachan su
gusto.
5


66
Ya eso es otro cantar. Y para cundo
quiere el G-obernadorcillo organizar semejante
espectculo?
Para maana, y advirtole Y. que aqu
estas funciones no duran como all, cuatro
cinco horas, sino tres dias con sus tres noches.
Y en qu consisten?
Muy sencillo, en pelear moros y cristianos;
diversin que exalta el fervor religioso de los
indgenas y los dispone la humildad y devo-
cin que ha podido Y. ver en el tiempo que lle-
va aqu.
Por supuesto, que los ingnios autores de
tales obras sern espaoles?
No seor, son indios, y los papeles estn es-
critos en tagalo.
Pues no hay ms que hablar y cuente Y.
conmigo como espectador hasta donde pueda re-
sistir la funcin.
Cuento con Y.?preguntme fray Bartolo
rebosando alegra su semblante.
JDesde luego.
Y eon los dems espaoles?
Creo que asistirn; yo procurar catequi-
zarlos.
Lo dicho, y maana las siete y media me
tiene Y. aqu buscarlo. Cenaremos despues en
el convento, eh?
Conforme de toda conformidad.


67
Pues, hasta maana.
Hasta maana.
Y el campechano del fraile marchse ms ale-
gre y triunfante que Alejandro recorriendo vic-
torioso la Grecia, y que Colon arrojando las
plantas de Espaa un nuevo mundo.
Confieso ingenuamente, con la ingenuidad
con que escribo estas pginas, que hube de
preocuparme no poco imaginando lo que podia
ser el teatro de los indios.
Si guarda relacindecia yocon las dems
cosas del pas, f que he de divertirme de lo
lindo, y quin sabe si, como dice fray Bartolo,
podr hacer un captulo ms para mis Recuerdos
de Filipinas.
Al siguiente dia y la hora que convinimos fu
el fraile buscarme. Mont con otros espaoles
en el coche que como hombre cmodo y previsor
tenia el cura, y nos encaminamos,, haciendo mil
conjeturas y suposiciones, al teatro de los in-
dios, distante del pueblo como unos tres cuartos
de legua.
Era la hora del crepsculo y el fraile man-
d encender los faroles del carruaje que se des-
lizaba por la carretera metiendo grande ruido,
110 pudiendo correr como desebamos por ir en la
misma direccin los vecinos del pueblo y nmero
considerable de gentes atradas de los ms inme-
diatos al solo anuncio de una fiesta de comedia.


68
La vista que ofrecia la calzada era curiosa.
Mujeres, hombres y nios, revueltos en ex-
traordinaria confusion y con teas encendidas
para evitar los peligros de los accidentes del
terreno, marchaban gritando, comiendo, fuman-
do y mascando bullo cual si se dirigieran una
romera.
A pi unos, caballo otros y en pesados y tos-
cos carromatos tirados por carabaos no pocos,
caminaban en tropel regocijndose ya del es-
pectculo que les esperaba durante tres dias con
sus tres noches. La luz rojiza de las teas, el si-
lencio del campo, el incorrecto trotar de los ca-
ballos de nuestro coche, el sordo y profundo mu-
jido de los carabaos y la gritera espantosa de
los indios, daban aquella escena las formas de
una carnavalada sin ejemplo, de una manifes-
tacin casi diablica, contribuyendo remarcar
este ltimo carcter la tez cobriza de los in-
dgenas y su aspecto, pacfico, s, pero pavoroso y
espeluznante.
Despues de haber sido testigos de sendas ca-
das y tropezones llegamos como un tiro de fu-
sil del teatro de los indios. Apemonos del car-
ruaje, y pian pianito llegamos al lugar de la
fiesta que parecime como scua arrojada en me-
dio de una llanura capaz de contener el gigantes-
co Circo Flavio (coloseum) de la Roma de Jpiter.
Era el teatro un inmenso tablado de poco ms


69
de un metro de altura sobre la tierra. A la de-
recha levantbase una choza-habitacion desti-
nada los actores, y la izquierda un palco, 6
cosa as, para los castilas. Ni ms ni mnos, ni
mnos ni ms.
El pblico, sentado en el mismo escenario,
aguardaba impaciente nuestra llegada que era
la seal para que la funcin empezase. Sobre
unas dos mil familias habia seguramente en el in-
menso teatro. Casi todos los hombres tenan teas
encendidas, cuyas llamas, como dejo dicho, da-
ban al punto que vieran mis ojos forma de scua
arrojada en medio del campo.
Un grito de alegra de todos los espectadores
y el ruido de una msica del pas tocada
por cien maestros llamados ad hoc, fu el salu-
do que recibimos al poner nuestros pis en las
desiguales tablas, donde ramos esperados por el
Grobernadorcillo y los Cabezas de Barangasy,
que con sombrero en mano y puestos los ojos en
el suelo nos dieron compaa hasta el palco des-
tinado los castilas.
Ced fray Bartolo la presidencia de la fun-
cin seguro de que sabra dar gusto los indios,
cuyas aficiones teatrales me eran aun desconoci-
das, y di comienzo la fiesta.
Antes de continuar debo decir al lector que
el fraile tuvo la amabilidad de traducirme del
tagalo (era lo que hablaban los actores) el ar-


68
La vista que ofrecia la calzada era curiosa.
Mujeres, hombres y nios, revueltos en ex-
traordinaria confusion y con teas encendidas
para evitar los peligros de los accidentes del
terreno, marchaban gritando, comiendo, fuman-
do y mascando bullo cual si se dirigieran una
romera.
A pi unos, caballo otros y en pesados y tos-
cos carromatos tirados por carabaos no pocos,
caminaban en tropel regocijndose ya del es-
pectculo que les esperaba durante tres dias con
sus tres noches. La luz rojiza de las teas, el si-
lencio del campo, el incorrecto trotar de los ca-
ballos de nuestro coche, el sordo y profundo mu-
jido de los carabaos y la gritera espantosa de
los indios, daban aquella escena las formas de
una carnavalada sin ejemplo, de una manifes-
tacin casi diablica, contribuyendo remarcar
este ltimo carcter la tez cobriza de los in-
dgenas y su aspecto, pacfico, s, pero pavoroso y
espeluznante.
Despues de haber sido testigos de sendas ca-
das y tropezones llegamos como un tiro de fu-
sil del teatro de los indios. Apemonos del car-
ruaje, y pian pianito llegamos al lugar de la
fiesta que parecime como scua arrojada en me-
dio de una llanura capaz de contener el gigantes-
co Circo Elavio (coloseum) de la Eoma de Jpiter.
Era el teatro un inmenso tablado de poco ms


69
de un metro de altura sobre la tierra. A la de-
recha levantbase una choza-habitacion desti-
nada los actores, y la izquierda un palco,
cosa as, para los castilas. Ni ms ni mnos, ni
menos ni ms.
El pblico, sentado en el mismo escenario,
aguardaba impaciente nuestra llegada que era
la seal para que la funcin empezase. Sobre
unas dos mil familias habia seguramente en el in-
menso teatro. Casi todos los hombres tenan teas
encendidas, cuyas llamas, como dejo dicho, da-
ban al punto que vieran mis ojos forma de scua
arrojada en medio del campo.
Un grito de alegra de todos los espectadores
y el ruido de una msica del pas tocada
por cien maestros llamados ad hoc, fu el salu-
do que recibimos al poner nuestros pis en las
desiguales tablas, donde ramos esperados por el
Gobernadorcillo y los Cabezas de Barangasy,
que con sombrero en mano y puestos los ojos en
el suelo nos dieron compaa hasta el palco des-
tinado los castilas.
Ced fray Bartolo la presidencia de la fun-
cin seguro de que sabra dar gusto los indios,
cuyas aficiones teatrales me eran aun desconoci-
das, y di comienzo la fiesta.
Antes de continuar debo decir al lector que
el fraile tuvo la amabilidad de traducirme del
tagalo (era lo que hablaban los actores) el ar-


- 70
gumento de la obra, pues yo ni sabia entnces
ni s hoy lina sola palabra del idioma filipino.
Y contino.
A mi fuerte redoble de tambor presentse en
medio del escenario un indio como una loma,
feo como l slo y vestido de mil colores. Re-
nuncio describir el traje de ste y de los que
van sucederle en las tablas, porque esta es la
hora en que no he podido averiguar qu vestidos
eran aquellos.
Sac de la vaina descomunal sable de caballe-
ra, y despues de darnos las buenas noches, se-
or, de costumbre, llama desafo todos los
moros de la tierra, quienes regala los insultos
de sucios, bribones, cobardes y malos cristianos.
Como era de esperar nadie responde este
reto; y el rey de los cristianos retrase su casa,
no sin haber pateado de lo lindo sobre las ta-
blas y querido comerse todos los hijos de
Mahoma.
Sale un nuevo indio, general cristiano que
masca bullo y lleva los pis descalzos, y dice
la multitud que el rey moro le ha robado su hija,
bella como ninguna y ms fuerte que un casti-
la. Tamao ultraje pide venganza, y el bueno
del general dispnese tomarla por mar y por
tierra: mas h aqu que en el momento mismo
en que va desaparecer para conjurar sus sol-
dados, un moro que sale del cuarto de donde


71
salen todos sin distincin, se lanza sobre l y
despues de algunos mandobles le tumba en el
suelo y lo mata.
Ruge la multitud en santa clera, preciptan-
se en el escenario como unos cincuenta amigos
del difunto y acaban con el pobre moro que
apenas pudo defenderse. Como un cristiano se
entusiasmara tanto en su papel que le diera un
golpe de espada en la cabeza, el moro, ya muer-
to, le busca con los ojos, se dirige l y pgale
terrible y verdadero bocado en una pantorrilla.
Y aqu fu Troya. Revulvese el cristiano,
emprndela bofetones con el moro que se le-
vanta como un energmeno, toman parte los
otros, el pblico grita, y vse precisado el Go-
bernadorcillo intervenir en el conflicto recor-
dando todos que aquello es una comedia.
Calmada la gresca retranse los valientes, y en
su lugar se presentan dos mujeres, una mora y
otra cristiana. Son ambas de horrible catadura
y estn mascando bullo. Sin ms prembulo se
acomodan en el santsimo suelo una enfrente de
otra, y mranse con ojos de odio profundo, ter-
rible, irreconciliable. Al rascarse la mora un pi
cesele la chinela, recgela la cristiana y la tira
la multitud con desprecio. Indgnase la ofen-
dida, saca un tabaco, lo enciende, escupe, y dice
su rival: La otra noche so que te habia ma-
tado, y para que mi sueo sea verdad, toma. Y


72
tan fuerte bofeton dile la cristiana, que es-
ta cae al suelo profiriendo palabras de dolor y de
socorro.
Salen las tablas ms indias, rodean la
mora, la apostrofan, la insultan, dan con ella en
el suelo despues de ensear unas y otras en el
bullicio cosas que el pudor guard siempre, le-
vantan el vestido de la infiel, la propinan sen-
dos azotes, y entre los ahullidos y el palmoteo
del pblico se retiran todas para que salgan nue-
vos actores.
Veodi jele entonces fray Bartoloque
adems de ser desiguales las luchas los moros
quedan siempre vencidos.
Mire Y.me respondi con gravedad que
estuvo punto de hacerme reirsi as no fuera
los indios se disgustaran. Ellos no pueden con-
cebir que el moro triunfe del cristiano. Serian
capaces, si lo contrario viesen aqu, de ponerle
fuego al teatro. ¡Ah! son muy religiosos.
Dej fray Bartolo apreciar como quisiere la
religiosidad de los indios, y segu atento el cur-
so de la funcin.
A los ecos de guerrera y estrepitosa marcha
vi salir dos pequeos ejrcitos, uno cristiano,
moro el otro. Trescientos hombres en junto y
divididos en dos columnas, la de los primeros de
doscientos combatientes, y de cien nada ms la
de los segundos, aprstanse todos nunca vista


Full Text

PAGE 2

Donate d t o th e SCHOO L O F ORIENTA L AN D AFRICA N STUDIE S b y th e lat e D R IFO R B POWEL L

PAGE 5

RECUERDO S D E FILIPINAS

PAGE 6

OBRA S DE L MISM O AUTOR Idea s sobr e l a situaci n mora l y mate ria l de l cuart o estado Folleto Ventaja s de l progreso Folleto ngela.—Novel a origina l U n tomo L a oligarqu a de l sabl e Folleto E l derech o modern o U n tomo Miscelne a Histrica Poltic a y Lite rari a U n tomo Recuerdo s d e Filipinas U n tomo E N PREPARACION : Lo s oradore s espaoles. —(Estudi o crti c o qu e comprend e desd e la s Corte s d e Cdi z hast a nuestro s dias. ) Do s tomos

PAGE 7

RECUERDO S D E FILIPINAS COSAS CASO S Y USO S D E AQUELLA S ISLAS : VISTOS OIDOS TOCADO S Y CONTADO S PO R FRANCISC O CAAMAQUE CO N UN A CARTA-PR"LOG O DE L EXCMO SR D PATRICI O D E L A ESCOSURA D E L A ACADEMI A ESPAOLA MADRI D CRLO S BAILLY-BAILLER E Plaz a d e Topet e (ante s (D e Sant a Ana) nmer o 10

PAGE 8

Imp d e J Cruzado Pen 7

PAGE 9

Saloma. D JUA N GONZALO EX-INTENDENT E DE L EJERCIT O D E CUBA juo c/e cori/elacin amcjfac/, E L AUTOR

PAGE 11

NDICE Pgs Dedicatoria v Prlogo TI I A l qu e leyer e 1 I L a noch e d e m i llegad a a l pas .. 8 I I U n duel o com o ha y poco s y u n criad o com o n o ha y ningun o 1 6 II I Un a bod a y otra s pequeece s 2 8 I V E l pudo r d e lo s indios.—Un a escuela. — Pregunta s u n carabiner o de l pas 4 0 V U n baile y despue s de l baile u n incendio 5 2 V I E l teatr o d e lo s indio s 6 0 VI I D e cm o yo siend o Gobernador met e n l a crce l u n re y 7 6 VII I L o nunc a vist o n i oid o 8 7 I X Caso s y cosa s 0 9 X M s cosa s y m s caso s 11 0 X I Pros a y versos.—Un a esquel a d e defun ci n 12 1 XI I Lo s indgena s .. 13 1

PAGE 12

Pgs XII I D e l a religiosida d d e lo s indios .. 14 2 XI Y L a propieda d e n Filipinas.—Perez a y abandon o d e lo s indio s 15 4 X Y Qu e s l a famili a e n Filipinas ? 16 4 XY I E l Gobernado r cilio.—La s cabeza s d e Baranga y 17 6 XYI I E l cur a indi o 18 7 XYH I E l cliino.—E l mestiz o 19 3 XI X E l frail e 20 9 X X Lo s espaole s e n Filipinas.-L a chifladura 21 9 XX I Dond e s e v l a vid a curs i qu e hace n e n Manil a la s espaola s y lo s espaoles 23 0 XXI I D e l a vid a qu e hace n e n provincias 23 9 Consideracione s generale s acerc a d e la s Isla s Filipina s 25 1 U n incident e curios o nacid o de l captul o I Y d e est e libr o 28 9

PAGE 13

CARTA-PROLOGO SR D FRANCISC O CAAJIAQUE MU Y SR M O Y AMIGO : Much o agradezc o l a dis tinci n qu e Y m e h a dispensado eligindome— m pobr e y arrinconad o viejo—par a qu e e l escrib a e l prlog o d e s u ta n interesant e com o curios o libro Recuerdos d e Filipinas cuy o ttul o sl o y e l bue n nombr e qu e s u autor s i bie n jove n todava h a sa bid o y a conquistars e e n e l mund o literario debe n bastarl e y au n sobrarle par a llama r desd e lueg o l a atenci n pblica Agradezco repito es a distincin porqu e supon e qu e teng o l a fortun a d e qu e V m e estim a e n mu ch o m s d e l o qu e valgo ; per o l a gratitu d mism a m e oblig a decirl e qu e s e h a engaad o lastimosa mente Nadi e mno s propsit o qu e y o par a ser virle s d e introducto r y padrin o lo s Recuerdos d e Filipinas : n i co n e l pblic o esto y l a moda n i e n

PAGE 14

— vir i — olo r d e santida d co n lo s poderoso s de l dia ; y s u li br o d e V. qu e ta n modestament e s e anuncia y co n desenfad o ta n agradabl e com o poc o pretencio so est escrito versa n o obstante sobr e asunt o ta n grave y contien e dato s y observacione s ta n in teresante s que m s acas o qu e V mismo le s convendr a a l puebl o espao l y su s gobernantes tomarlo s e n cuent a mu y sriamente Quiz s e h a figurad o Y que e n raz n a l tiemp o qu e h e vivid o e n e l Archipilag o filipino y l a comisio n oficia l qu e all h e desempeado m i opi nio n pudier a se r d e alg n pes o e n l a materia.. ¡Erro r gravsimo!—No amig o mi n : precisa ment e porqu e fu i all estudia r l a administraci n civil y l a estudi e n conciencia y expus e co n fran c a lealta d m i parecer es e carec e d e autorida d e n absoluto T n o ha y po r qu extraarlo : entr e nosotro s pas a e n autorida d d e cos a juzgada qu e la s perso na s qu e ha n servid o e n nuestra s provincia s ultra marinas carece n po r l o mism o d e l a imparcialida d necesari a par a tene r vot o e n l o qu e s u gobiern o concierne ; y po r es o habr V observad o qu e e s rarsim o e l cas o e n qu e s e confia n cierto s cargo s funcionario s pblico s qu e tenga n experimenta l co nocimient o d e aquello s paises D e poc o d e nada pues servir a qu e y o dijera com o e s cierto qu e la s costumbre s d e lo s indio s filipinos e n s u libr o d e V co n tant a fidelida d

PAGE 15

— I X — com o ligerez a y graci a descritas revelan s i bie n s e considera e l u n tiemp o ta n inexplicabl e com o punibl e descuido co n qu e lo s espaole s hemo s procedid o e n cuant o l a civilizaci n d e aquello s millone s d e almas repartido s e n numerosa s islas ; y que salv o e n l o qu e l a religi n atae— y s i e n es o no gracia s lo s Frailes—s e encuentra n hoy co n escas a diferencia e n e l mism o estad o d e sal vajism o qu e cuand o all po r ve z primer a plant Legasp i e l glorios o estandart e d e Castilla Par a e l lecto r superficial as com o par a e l qu e m s busqu e e n l a lectur a u n honest o entreteni mient o qu e otr a cosa parcem e qu e l a d e lo s Recuerdos d e Filipinas h a d e se r n o mno s grat a y much o m s til infinitament e m s sana sobr e todo qu e l a d e cierto s libro s que po r desdich a ho y abundan y e n lo s cuales pretext o d e l o hu morstico s e hac e pasa r e l contraband o d e l o poc o moral y au n d e l o d e sobr a indecente Per o V h a querid o adems y s i m i juici o vale l o h a lo grado que vuelta s d e l a risa d e buen a le y po r cierto qu e provoca n a n e n lbio s y a ta n poc o propenso s ell a com o lo s mios su s ta n ingeniosa s com o verdica s descripcione s d e l a originalsim a maner a d e ser d e pensa r y d e conducirs e d e lo s indio s d e Filipinas surj a inevitablement e e n e l pensamient o d e tod o espao l sensat o y patriota l a ide a d e qu e e s y a tiemp o d e qu e cumplamo s co n e l m s sagrad o d e lo s debere s d e tod o puebl o qu e

PAGE 16

— X — otr o conquist a y e n s u dependenci a mantiene Cuand o e l conquistado r n o civiliz a siquier a a l con quistado s u dominaci n n o pas a d e se r u n hech a d e fuerza m s mno s durader o e n virtu d d e cir cunstancia s fortuitas per o qu e nunc a llega r pued e constitui r derecho Bie n sient e V y bie n expresa e n su s Recuerdos l a culp a hast a aqu cometid a y l a urgent e necesida d d e remediarla ; per o d e qu servir qu e y o as tambi n l o dig a y confirm e co n m i sincersimo aunqu e poc o apreciado testimonio ? Ao s hac e qu e h e solicitad o e n vano qu e s e comenzas e po r su s cimiento s l a obr a d e l a civilizaci n de l Archipila go facilitand o y haciend o obligatori a par a lo s in dios l a enseanz a e n prime r trmin o d e l a lengu a castellana ; porqu e e s par a m indudabl e qu e l a con dici n fundamenta l d e l a unida d socia l y poltic a e n u n pueblo e s qu e tod o l habl e e l mism o idio ma Mientra s es o n o sea mientra s hay a provincia s par a la s cuale s se a extranjer a l a lengu a d e la s res tante s d e su,mism a nacionalidad est a ltim a n o ser nunc a n i slid a n i completa Bie n sab e Y. pue s qu e h a estad o e n Filipina s bastante s ao s despue s d e m i regres o l a Pennsu la que s i bie n e n materi a d e instrucci n pblic a secundari a y superior alg o all s e h a progresad o e n esto s ltimo s tiempos l o qu e y o propuse e n rea lida d n o s e h a tomad o e n cuenta ; l o qu e V n o sa b e y y o l o dir ahora e s qu e hub o autoridade s y

PAGE 17

— X I — magistratura s locale s qu e s e opusiero n l a univer salizaci n d e nuestr a lengu a e n e l Archipilago alegand o qu e e l di a e n qu e todo s lo s Indio s s e en tendiera n y no s entendiesen correr a grav e peli gr o nuestr a dominaci n sobr e ellos D e qu pues d e qu pudier a servirle s lo s Recuerdos, u n prlog o escrit o po r person a ta n desau torizad a com o y o l o so y respect o Filipinas ? Casi casi cre o qu e m i conformida d co n l a ma yo r part e d e l o qu e V discretament e e n s u entre tenid o libr o dice m s bie n pued e perjudicarl e qu e favorecerle L o m s prudent e seria po r tanto prescindi r d e m i colaboracion au n e n l a limitad a form a d e u n ma l hilad o prlogo : per o s i V s e obstin a e n que a l fi n y a l cabo s e honr e m i nombre apareciend o a l frent e d e lo s Recuerdos d e Filipinas habr d e per mitirm e que limitndom e e n obsequi o d e l a bre veda d l o poc o qu e y a h e dich o e n mu y merecid o elogi o d e s u obra l e hag a algun a qu e otr a obser vacin sobr e ta l cua l punt o e n qu e n o estamo s en terament e d e acuerdo m s cas o e n cuant o l a forma qu e a l fond o de l pensamiento Primeramente : yo s i bie n cre o co n V qu e es tamo s e n l a estrech a obligaci n d e civiliza r lo s Indios y d e procura r habilitarlos principalment e par a cultiva r co n provech o s u privilegiad o suelo par a e l ejercici o d e la s arte s mecnica s y liberales par a e l comercio y tambi n par a cierta s profesio

PAGE 18

ne s literaria s y cientficas ; entiendo si n embargo qu e dada s la s condicione s fsica s intelectuale s d e s u raza seri a temerari o espera r qu e llegara n nun c a equiparars e co n la s europeas Aprend e e l indi o co n m s facilida d qu e nosotros ; per o co n l a facili da d mism a olvida y retroced e s u primitiv o esta do Parcem e qu e Y mism o cita y y o pudier a ci tarl e m s d e u n ejemplo qu e as l o acredita : per o 1 qu e co n tant a razn aunqu e cas o co n sobr a d e dureza dice n lo s Recuerdos respect o lo s eclesis tico s indio s mestizos m e dispens a m d e aduci r aqu m s prueba s d e m i aserto L o qu e importa pues sobr e todo e s qu e e l In di o sep a e l castellan o par a entenderse par a identi ficars e co n e l Castila ; qu e s e l e hag a senti r l a nece sida d y l a utilida d de l trabajo ; qu e s e l e ense e trabajar ; qu e s e encamin e s u ingnio e n genera l agudo po r l a send a d e l a industria ; y qu e s u maravillos o instint o par a l a imitacin s e l e pro porcione n bueno s modelos E n cnant o s u educaci n moral qu e ho y n o l e parec e V perfecta n i m tampoco figraseme si n embargo qu e es e n resmen n i m s n i mno s qu e l o qu e se r puede dada s la s condicione s de l Archipilago de l Indi o mismo y d e su s maes tros Su s Maestros e s decir lo s Frailes d e quiene s y o so y ta n partidari o e n Filipinas mejo r dicho par a Filipinas como repect o Europa pas o po r ser

PAGE 19

— XII I — le s poc o devoto Y dig o qu e paso porque e n rea lidad y o l o qu e n o quier o e s l a amortizaci n d e l a propiedad n i gner o algun o d e privilegi o par a la s comunidade s religiosas respetand o e n l o dem s e l derech o qu e reconozc o e n todo s y e n cad a un o d e lo s individuo s d e l a especi e humana vivi r d e l a maner a y co n e l traj e qu e l e acomode y sobr e todo adora r Dio s conform e s u conciencia mientra s n i e n l o un o n i e n l o otro lastim e aje no s derechos falt e la s leye s d e l a mora l uni versal Pero e n Filipinas lo s Fraile s so n e l nic o ins trument o d e civilizacin e l laz o sol o qu e un e lo s indio s co n lo s espaoles y l a fuerz a efica z qu e mantien e all nuestr o dominio L a mora l y l a re ligin so n e n e l Archipilago y acas o po r regl a genera l e n toda s la s masa s populares sobr e tod o e n l a infanci a d e l a civilizacin un a mism a cosa y cuand o mnos do s elemento s inseparables As e l Frail e e s u n tiemp o catequist a y maestr o d e mo ral y o n o l o niego : per o e s precis o tambi n confe sa r que s i lo s indio s so n m s bie n supersticioso s qu e religiosos y n o mu y edificante s e n su s costum bres ha y qu e atribursel o m s qu e l a ignoranci a y l a falt a d e ascetism o d e qu e V. co n sobrad a vehemencia acus a l a generalida d d e lo s frailes l a ndol e d e l a raz a indgena qu e e s oriental y a l atras o mism o d e cultur a e n qu e s e encuentra Fraile s ignorante s ha y e n Filipina s si n dud a al

PAGE 20

— XI Y — guna y fraile s tambi n cuy a vid a n o e s ejemplar : per o e n compensacin ¡cuntos y cuntos ilustra do s y virtuosos A s u patriotismo s u generos a hospitalida d dequ e tant o s e h a abusado y qu e s e ex tiende si n distinci n d e partidos n i acepci n d e personas tod o l o qu e d e Espa a procede V ha c e justicia y y o mu y d e corazo n hag o mia s su s elocuente s frases Suprmans e lo s Fraile s e n e l Ar chipilago y aque l pa s ser e n brev e un a regi n de l glob o enterament e salvaje dond e apena s que dar vestigio n i recuerd o acaso d e l a dominaci n espaola Verda d e s esa par a cuanto s conoce n imparcialment e juzga n e l Archipilago d e axiom tic a notoriedad Porqu pues n o s e utiliz a es a fuerza e n cuy a existenci a y suprem a eficacia todo s convienen ? Po r qu n o s e le s impone hast a dond e e s posible lo s Fraile s l a responsabila d d e l a autorida d in mens a qu e d e hech o ejercen asocindolo s oficial ment e y e n trmino s razonables l a acci n gu bernamenta l y administrativ a e n Filipinas ? Po r qu ? Po r l a raz n mism a qu e s e opon e qu e s e constituy a all u n Gobiern o capa z d e hace r frent e la s importantsima s y varia s obligacione s qu e so br e l pesan ; y es a razn estrib a principalmente tant o e n e l imperfect o conocimient o qu e l a Auto rida d suprem a peninsula r tiene generalment e ha blando d e la s cosa s d e allend e lo s mares com o e n l a aversi n burocrtic a cuant o se a sali r d e l a send a

PAGE 21

— X V — rutinaria y n o poco quiz much o m s qu e e n to d o l o dicho e n l a desdichada y vo y temiend o qu e incurabl e man a d e hace r qu e trascienda n la s provincia s ultramarina s la s consecuencia s d e lo s diverso s sistema s poltico s que co n vertiginos a ra pidez uno s otro s s e sucecfe n e n l a Madr e Ptria E n es e punto m i sentir todo s lo s gobierno s y toda s la s oposiciones toda s la s escuela s y todo s lo s partidos ha n pecad o gravemente d e mucho s ao s est a parte e n Espaa desconociend o un a gra n verdad tristement e par a nosotro s y a po r l a expe rienci a demostrada saber : qu e e l mism o di a e n que po r desgracia trasciende n la s colonia s la s discordia s poltica s d e s u metrpoli e s tambi n e l primer o e n qu e e l grme n separatist a comienz a all desenvolvers e y ejerce r s u deletre a influencia E n Ultrama r n o deb e habe r m s poltic a qu e l a genric a y purament e espaola ; y haberl o com prendid o y constantement e as practicado e s l a glori a y e l secret o d e l a fuerz a inmens a qu e man da n e n Filipina s lo s frailes Per o bast a y au n sobr a d e esto amig o y seo r mi y tiemp o e s y a d e volve r s u estimabl e libr o d e V par a termina r est a carta escrit a s e x abundantia cordis, per o tambi n co n m s sentimient o qu e lgica Un o d e lo s principale s mritos qu e entr e otra s mucha s recomendable s dotes tiene n par a m lo s Recuerdos d e Filipinas e s l a patritic a intuici n

PAGE 22

— XV I — qu e e n ello s cad a pgin a s e revela si n desmen tirs e nunca Uste d tien e opinione s polticas qu e d e buen a f y co n talent o sustent a y propaga r procu r a e n l a Prens a peridica y e n obra s especiales : pe r o a l trata r d e nuestr o ocenic o Archipilago pres cind e d e su s doctrinas par a se r y mostrars e n o m s qu e espaol bue n espaol y espao l sola mente Es o e s l o qu e conviene es o e s l o qu e indispen sablement e deb e po r todo s hacerse sin o queremo s qu e llegue m s mno s pronto u n funest o di a e n qu e prend a e n la s Isla s Filipina s l a llam a mism a que convertid a e n devorado r incendio no s priv e n poco s ao s d e lo s vasto s imperio s e n e l Nuev o Mundo conquistado s par a l a coron a d e Castilla po r la s hazaa s d e Cort s y d e lo s Pizarros Nuestra s posesione s e n l a Occeana so n m s pre ciosas vale n infinitament e ms d e l o qu e vulgar ment e s e sab e y s e piens a e n l a Pennsula E n ella s est ho y exclusivament e cifrad o nuestr o porveni r colonial y po r end e quiz e l martimo ; y s i e s ver da d qu e all n o no s amenaza n riesgo s ta n inminen te s com o lo s qu e e n Amric a todav a corremos n o es po r desdicha mno s cierto qu e no^no s falta n tampoc o e n nuestro s orientale s dominio s enemigo s presuntos y envidioso s m s mno s declarados qu e no s impone n e l debe r d e precaverno s contr a contingencia s posible s y acas o probables qu e pu diera n e n u n moment o dad o compromete r u n

PAGE 23

— XVI I — tiemp o nuestro s intereses y l o qu e seri a m s gra ve tambi n nuestr a honra N o hac e mucho s dia s que co n dolo r y asombro he leid o en un peridico y conservado r po r cierto n o s qu e indicacione s d e qu e un a gra n Potenci a europea codiciab a l a posesio n d e l a Isla deJol, y l a terminant e insinuaci n d e que com o s i d e co s a balad s e tratara n o habr a grav e inconvenient e e n qu e nuestr o Gobiern o ta l dese o accediera jCede r nosotros l a Isl a d e Jol Sabe po r ven tura qui n ta l escribi l a trascendenta l importan ci a par a Espaa d e aquell a Isla' cuy a posesio n n o e s todava y po r desgracia ta n complet a com o cumpl e nuestr o derech o y nuestr a segurida d a l mism o tiempo ? Conoce siquiera s u posicio n geo grfica ? Imposibl e d e tod a imposibilidad Jol sobr e se r e l foc o d e l a pirater a qu e in fest a e l Ma r d e Mindoro vehcul o exclusiv o d e las ; comunicacione s y de l comerci o interio r d e la s Isla s Filipinas ; Jol cuarte l genera l d e u n islamism o corrompid o y salvaje e n aquella s latitudes ; Jol qu e no s pertenece e n virtu d d e tratado s antiguo s unos y mu y reciente s otros ; Jol y s u Archipila go qu e enlazan po r decirl o as nuestra s posesione s co n l a cost a Nort e d e Borneo so n absolutament e in dispensable s par a qu e podamo s co n raz n llamarno s y se r dueo s efectivo s d e aque l vast o colonia l impe rio qu e comprend e m s d e u n milla r d e Islas er 2

PAGE 24

— XVII I — un a extensi n d e trescienta s legua s e n longitud y e n latitu d sobr e doscientas Jol e n pode r d e lo s incivilizado s Moro s qu e ho y l a poseen e s par a la s Filipina s u n mal u n peligro u n padrastro : Jol e n pode r d e un a gra n Potenci a Europea seri a m s qu e tod o eso m s a n qu e un a amenaz a continua ; seri a e l preludi o inmediat o d e nuestr a ruin a e n l a Oceana y d e nuestr a ignomi ni a po r aadidura Par a qu e d e l a posibilida d d e cede r aquell a isl a s e hable e s precis o ignora r e n absolut o y comple tamente s u importancia suposici n geogrfica y l a histori a d e su s relacione s co n nuestro s dominios Y ignorancia y n o m s qu e ignorancia s e l o atribuy ; mas au n as e s deplorabl e e n alt o grad o qu e e n cosa s qu e tant o no s importan n o s e fij e m s l a consideraci n d e lo s escritores qu e ilus tra r y dirigi r l a opinio n pblic a est n llamados y d e hech o e n su s maestro s s e erigen Prescindiend o d e la s inmensa s riqueza s que prin cipalment e e n su s variado s y abundante s produc to s naturale s y agrcolas atesor a nuestr o Archipi lag o oriental s u posesio n e s par a nosotro s d e su m a importanci a poltica po r cuant o no s hallamo s all e n vecinda d prxima cas i e n contact o ntimo co n m s d e un a Potenci a d e prime r orden y d e otra s que si n raya r ta n alto tiene n s u importan ci a relativ a y est n llamada s tenerl a acas o tam bi n mxima co n e l trascur o de l tiempo

PAGE 25

— XI X — L a proximida d sol a d e l a China vast o imperi o poblad o po r tresciento s cuatrociento s millone s d e sre s humanos quiene s lo s Europeo s s e obstina n e n iniciar hast a po r fuerz a d e armas e n lo s progre so s moderno s de l art e d e l a guerra ; sobrar a par a qu e n o perdonsemo s medi o algun o par a consoli da r y robustece r nuestr a dominaci n e n Filipinas Pero mayo r abundamiento e n Borne o y e n Jav a tenemo s colonia s inglesa s y holandesas qu e crece n y se fortifican ; la gra n Breta a est adem s en Singapoore y est e n Iiong-kong ; nosotro s mismo s hemos hart o indiscretamente ayudado lo s France se s establecers e e n l a Cochinchina qu e debira mo s habe r considerad o y explotad o com o u n exce lent e semiller o d e colono s labradores nacido s e n clim a anlog o a l Filipino y 11 0 solament e cristia nos sin o catlicos ; y ahor a s e dice si n qu e y o l o afirme n i l o niegue qu e tambi n Alemani a aspir a planta r s u pabell n e n aquella s regiones Co n razn pues pid e Y un a reform a pront a y radical e n e l sistem a d e gobiern o d e Filipinas inca pa z hoy po r s u incomplet a y defectuos a constitu cin d e hace r frent e toda s la s atencione s admi nistrativa s unas d e poltic a interio r y exterio r otras qu e sobr e l abrumndol o pesan Pero co n raz n tambin as l o dij e y propus e y o e n exposici n motivada har cos a d e catorc e quinc e aos ; y e n efecto la s cosa s siguen sobr e poc o m s mnos e n e l mism o se r y estad o qu e

PAGE 26

— X X — y o a l desembarca r e n Manil a la s encontr y la s dej a l embarcarm e par a regresa r l a Pennsula N o presum o y o qu e s u libr o d e V. y sient o de crselo bast e par a que sbito s e hag a ahor a loqu e h a much o debier a y a esta r hecho : per o com o e l proverbi o latin o dice ; gutta cavat lapidem, non v i sed scepe cadendo l o cua l librement e pudier a in terpretars e diciend o e n romance qu e A Dio s ro gand o y co n e l maz o dando, au n riesg o d e qu e pued a argurseno s qu e machacamo s e n hierr o fri Bie n venido s sean pues un a y mi l vece s laRe pblic a d e la s letra s lo s Recuerdos d e Filipinas qu e si n pretensione s d e obr a clsica rene n e n s co m o Horaci o l o quiere l o agradabl e y atractiv o de l estilo l o positivament e important e y ti l de l asunt o qu e tratan Buen o e s qu e e l pblic o s e acostumbr e pensa r e n aque l pas y s e familiaric e co n su s singularidades y aprend a e l valo r d e su s tesoros ; y par a tod o es o m e parec e mu y apropsi t o s u libr o d e Y. liger o e n l a forma y vuelv o decirlo e n s u fond o grav e instructivo Es o piens o mu y sinceramente : per o e n cuant o prlogo com o n o s e content e V co n est a desali ad a carta f d e hombr e honrad o qu e n o l e ha ll o l a frmula Dispnsem e V pues y cre a qu e l e envidi a sus Recuerdos est e s u mu y sincer o servido r y amigo : PATRICI O D E L A ESCOSRA Madri d 2 0 d e Ener o d e 1877

PAGE 27

A L QU E LEYERE (1 ) Ant e todo imprtam e declara r qu e cuant o vo y deci r e n esta s pginas escrita s rato s perdidos e s exacto ; tant o m s cuant o que s i d e hiperbli c o quisier a pecar n o sol o m e l o prohibir a e l de be r qu e teng o d e n o engaa r nadie sin o tambi n e l testimoni o de l nmer o considerabl e d e espa ole s qu e com o y o ha n estad o e n aque l pa s y pu diera n rectifica r mi s afirmacione s y pone r e n tel a d e juici o m i buen a f s echndol a d e novelista llenar a est e libr o d e ancdotas invencione s y pa traas Hac e cuarent a cincuent a aos lo s qu e haba n visitad o la s isla s Filipinas pocos ciertamente po (1 ) Do s mese s despue s d e escrit o est e libr o has e publicad o otr o co n e l ttul o d e Cuentos filipinos po r D Jos Monter o y Vidal L o h e leid o co n avide z y contien e pgina s mu y interesantes Sol o u n defect o l e hallo : qu e s u ilustrad o auto r tom a e n sri o la s cosa s d e Filipina s cuand o l o nic o sri o qu e ha y all so n lo s terremoto s y l a disentera

PAGE 28

— 2 dia n exagera r la s cosa s po r ello s vistas oida s y to cadas Cm o no ? E l menti r d e la s estrella s E s u n segur o mentir Porqu e ningun o h a d e i r A preguntrsel o ellas Ma s hoy cuand o gracia s l a magnfic a inme jorabl e administraci n d e Espa a e n lo s pueblo s qu e descubrier a Magallanes apna s ha y u n espaol d e eso s qu e vive n l a vid a d e lo s empleos qu e n o hay a sudad o e l quil o e n aquella s remota s islas e l menti r e s ridculo y e l pretende r d e corridos co m o dic e e l vulgo van o insensato Desd e qu e lo s gobierno s d e l a madr e ptri a ha n adoptad o l a buen a costumbr e y l a regl a d e con duct a invariabl e d e remove r todo s lo s cargo s d e la s Isla s e n la s primera s veinticuatr o hora s d e s u ascensi n a l poder ; desd e qu e vemo s e l cas o origi na l d e i r e n u n mism o buqu e e l emplead o y s u ce santa n i habla r d e la s rareza s d e Filipina s e s cos a de l otr o jueves n i sabe r alg o d e l o qu e all pas a motiv o bastant e par a senta r plaz a d e se r es pecia l iniciad o e n alto s misterio s y e n achaque s filipinos. Agrgues e a l laudabl e acuerd o y a l patriotism o acendrad o d e nuestro s ministerio s e l gni o d e Fer nand o Lesse p abriend o a l comerci o universa l e l Istmo es a obr a gigantesc a mirad a desd e aqu y pigme a mirad a desd e e l puent e d e u n buqu e cual

PAGE 29

quier a a l pasa r po r l a tranquil a corrient e d e la s agua s qu e une n ambo s mares e l Egipci o y e l Me diterrneo y tendremo s un a ide a aproximad a d e l o facilsim o qu e e s i r Filipina s y torna r Espa a e n mno s qu e s e rez a u n credo N i e l calo r ardient e de l ma r Rojo teatr o d e un o d e lo s pasaje s m s vivo s de l Antigu o Testamento n i la s embravecida s y peligrosa s ola s de l Indo chino n i siquier a lo s riesgo s naturale s qu e s e cor re n a l instalars e y vejeta r e n un a regi n dond e tod o e s nuev o par a nosotro s y dond e e l so l quem a qu e abrasa ha n sid o estmulo s eficace s resfria r lo s nimo s mno s resuelto s y lo s propsito s mno s firmes E l gra n charc o tien e s u atracci n par a lo s cesante s y aficionado s come r de l presupuesto Cualquier a diri a qu e su s abismo s guarda n esplndi d o lech o d e rosa s a l ve r l a temerida d co n que hon rado s padre s d e famili a qu e s e marea n bandos e e n e l Manzanare s bogand o e n un a lanch a e n e l estanqu e de l Bue n Retiro cruza n s u inmens a su perficie or a plcid a y risue a com o l a mirad a de l justo or a agitad a y tormentos a com o l a concien ci a de l protervo As pues habla r e n esto s tiempo s d e Filipina s e s habla r d e u n pa s qu e ha n visitad o y a mucho s espaole s y quisiera n visita r todo s lo s cesante s s i e l gobiern o le s diera guis a d e salva-vidas un a buen a credencia l d e do s tre s mi l pesos L o qu e est virge n au n e s l a publicida d d e la s co

PAGE 30

— 4 sa s peregrina s y la s costumbre s extraa s qu e ve n lo s ojo s d e u n europe o e n aquell a tierra n o exenta po r otr a parte d e belleza s y encantos Alg o s e h a escrit o e n lo s siglo s XVI I y XVII I po r fraile s veni do s d e all y alg o s e h a publicad o e n nuestro s dia s po r viajero s curioso s y diligentes ; emper o uno s y otros clrigo s y seglares hans e engolfad o e n s ria s consideracione s poltico-climatolgicas dig mosl o as y pena s dice n un a palabr a d e aquello s a l parece r nimio s detalle s qu e forma n y constitu ye n si n embargo l a fisonom a mora l d e u n pueblo Y est a omision voluntari a intencional e s l a qu e y o pretend o cubri r co n mi s ligero s apuntes escrito s l a ligera e s verdad per o cierto s com o l o e s qu e e n est e instant e teng o un a plum a e n m i ma no ; co n l a ventaja po r ende par a lo s qu e lea n es ta s lneas d e qu e le s pued o decir : ego vide. L a circunstanci a d e se r y o u n curios o d e prime r orden y d e esos acas o desgraciados qu e n o cree n sin o l o qu e ve n y au n as haciend o n o poco s distingos y l a d e habe r id o Filipina s e n tiemp o d e l a Repblic a co n u n carg o independient e d e tod a superiorida d inmediata m e impulsaro n empren de r n o poco s viaje s e n busc a d e cosa s rara s y d e impresione s fuertes A caball o una s vece s y e n coch e otras hic e senda s jornada s po r aquello s mun do s d e Dio s dond e e l calo r pes a sobr e e l infeli z e u rope o com o lo s derecho s individuale s pesa n sobr e

PAGE 31

— 5 u n poltic o qu e y o m e s : com o los a d e plomo E l estudi o de l indio sobr e todo d e es e indi o qu e e s lo s fraile s l o qu e e l lati n l a misa seg n m e dij o e n ciert a ocasio n y co n graveda d propi a d e u n senado r d e Pompey o u n padr e ta n reverend o com o barrigudo frescot e y bie n cuidado e s po r tod o ex trem o curiossimo E n contact o diari o co n ellos cre o pode r asegurart e ;oh benvol o lector qu e lo s conozc o l o suficient e par a facilita r si n gra n trabaj o un a copi a d e l a fotograf a que all e n l a cmar a oscur a d e mi s rgano s retentivos teng o guardad a par a est a ocasion Hast a ciert o punt o pudier a deci r y o d e Filipi na s y d e lo s indios l o qu e e l inspirad o poet a Ma nue l de l Palaci o dic e d e Puerto-Ric o y su s natura le s e n e l siguient e gracios o intencionad o so leto : Est e qu e siglo s h a fu Puerto-Ric o ho y debier a llamars e Puerto-Pobre pue s quie n or o e n l busqu e plat a cobre segur o tien e soberan o mico Come r mofong o educa r u n chico mori r d e inerci a aunqu e e l esfuerz o sobre ve r siempr e e n calm a e l pilag o salobr e y n o solta r jam s e l abanico : Tale s so n lo s placere s delicioso s d e est e verge l d e suegra s y d e suegros •d mucha s tiene n hijo s y D O esposos ; D n o cesa n de l gir o lo s allegros, y so n lo s negro s sucio s y asquerosos.. ¡ y l o mejo r d e tod o so n lo s negros

PAGE 32

Dond e dic e mofongo pngas e morisqueta, y e n luga r d e educa r u n chico las e tratar con chinos, y e l sonet o parecer hech o par a Filipinas pue s all tambi n so n lo s indio s sucio s y asquerosos.. j y l o mejo r d e tod o so n lo s indios I N o obstante ; m i amo r l a verdad m i recono cimient o u n pa s dond e jam s tuv e u n ma l dolo r d e cabeza m i dese o d e hace r justici a tod o e l mundo m i gratitu d l a enfermeda d endmic a d e aque l pueblo l a disentera qu e n i siquier a pas po r l a puert a d e m i casa y e l debe r d e deci r nad a m s qu e l o ciert o parezc a n o dign o d e figura r entr e la s novedades teng o par a m qu e constitu ye n un a garant a qu e evit a lo s lectore s e l amar g o sabo r d e l a dud a y e l recel o d e l a exageracin N o fu i Filipina s com o Manue l de l Palaci o Puerto-Rico desterrado ; fu i po r m i propi a volun ta d y porqu e l e plug o mi s amigos entonce s e n candelero As qu inter s pued o abriga r y o a l escribi r mi s Recuerdos d e Filipinas ? Un o solo : e l d e escribirlos N o punz a m i alm a e l dolo r d e un a proscripci n inicua n i guard a m i corazo n resentimient o algu n o la s gentes indgena s y peninsulares qu e vive n e n la s islas Amig o d e todo s cuanto s m e trataron inclus o lo s frailes y dispuest o siempr e favo r de l indio cuy a suert e m e e s simptic a po r l o mism o qu e carece d e lo s atractivo s d e l a cultur a y d e la s

PAGE 33

— 7 forma s y hbito s sociales pued o decir seren a m i conciencia qu e nadi e hic e dao qu e nadi e m e molest qu e co n ningun o tuve com o decimo s co munmente un a palabr a m s alt a qu e otra y que or a po r m i carg o oficia l all or a po r m i comporta miento torn a l dulc e sen o d e l a ptria nunc a ta n bell a com o e n l a ausencia si n deja r m i nombre cua l tanto s otros impur o y hech o pedazos Po r esta s razone s y otra s mu y atendible s qu e call o a l efect o d e n o incurri r e n prolijidad cro m e co n e l derech o d e qu e s e prest e f lo s ca ptulo s d e est e libro qu e do y a l pblic o habid a consideraci n qu e n o pued o pasa r si n escribir Y com o d e poltic a nad a e s lcit o hace r si n qu e l a le y d e imprent a veng a corta r co n s u afilad a tijer a lo s vuelo s d e es e pjar o inmorta l qu e s e llam a e l pen samiento h ah po r qu yo habituad o m s s rio s asuntos entr o d e plan o y com o po r m i cas a traslada r a l pape l mi s Recuerdos d e Filipinas. Hablemos pues d e aquella s isla s y qu e rabi e e l fisca l d e imprenta Est a ve z parcem e qu e esto y cubiert o d e suspensione s po r l a sencill a raz n d e qu e s u fiscal a n o lleg a hast a all Y sino vamo s ver : qu n o m e denuncia ? Madrid, Agosto d e \ 876 -o-o-o-o-o-o-o-c

PAGE 34

CAPITUL O I L a noch e d e m i libad a a l paas Tocm e e n suert e un a d e la s m s pacfica s provincia s de l mu y pacfic o Archipilag o filipino : l a provinci a d e situad a a l S d e l a Isl a d e all afamad a po r s u bondados o aunqu e ardient sim o clim a y s u situaci n pintoresca (1 ) Com o suced e e n caso s tales lo s cinc o minu to s d e habe r puest o lo s pie s e n l a cas a d e l a Ha ciend a j si n permitirm e siquier a descansa r d e la s fatiga s de l viaj e y d e lo s mu y sendo s bataca zo s qu e dier a e n e l camin o apendom e n o poca s (1 ) Co n e l propsito m i entende r discret o y plausible d e evi ta r dime s y diretes omit o lo s nombre s d e provincias pueblo s y pe r sonas Y l a verda d es qu e par a m i objet o com o par a l a mayo r in teligenci a de l qu e leyere lo s tale s nombre s n o hace n a l caso

PAGE 35

— 9 vece s po r la s oreja s de l caballo recib l a visit a d e todo s lo s espaole s all residentes y qu e eran : e l fraile e l comandant e d e carabineros e l capi ta n d e l a Guardi a civil e l fie l d e Renta s Estan cada s y u n madrile o cesant e de l destin o d e Ad ministrado r econmico Este po r l o qu e lueg o supe ta l gust o hab a tomad o a l pa s qu e pensab a enterra r su s hueso s e n Filipinas E l Interventor e l Almacener o y lo s escribiente s d e l a Administracin qu e er a l a qu e ib a y o desempear fuero n asimism o poners e la s r dene s de l so l qu e salia ; y n o lo s incluy o entr e lo s espaoles po r l a bvi a raz n d e qu e era n mesti zo s y d e lo s d e colo r m s subido Despue s d e lo s parabiene s d e caj n y d e la s pregunta s m s prolija s acerc a d e la s cosas d e l a madr e ptria v i dirigirs e haci a m u n indi o co m o d e die z y och o veint e aos y oig o qu e dice : —Seor (E s e l tratamient o qu e da n all lo s europeo s e n l a abundanci a qu e ver e l qu e leyere. ) —Qu?—l e pregunt a l ve r qu e guardab a silencio —Ah est e l Tribunal seor —E l Tribunal?—exclam mirand o toda s partes —S seor —Qu Tribunal ?

PAGE 36

— 1 0 —E l Tribunal seor —Pero qu Tribuna l e s ese? Un a ris a genera l respondi mi s palabras pro feridas e s verdad co n nia l humo r y n o poc a ex traeza Co n ma l humo r porqu e y o deseaba ant e todo da r m i molid o cuerp o alg n descanso ; y co n extraez a porqu e soltad a as com o boc a d e jarr o l a palabr a Tribuna l e n aque l siti o y aque ll a hora (la s onc e d e l a noche ) n o pud o meno s d e sorprenderme —E l Tribunal—d i jom e e l ilustrad o funciona ri o quie n ib a sustituir—e s e l nombr e qu e s e d a e n Filipina s a l ayuntamient o d e nuestro s pueblos Habr sabid o l a llegad a d e Y. y quier e saludarl e y ofrecerl e su s servicios H e ah todo —Bueno—repliqu—ma s n o le s parec e us tedes seores qu e est a hor a n o e s l a m s pro psit o par a hace r visita s d e es a especie ? Les : agradezc o e n e l alm a l a premura y qu e deje n e l cumplimient o par a maana So n Yds d e m i opinion ? pregunt todav a y n o queriendo com o nuev o e n e l pas corta r po r l o sano —Pued e Y ordena r l o qu e guste—m e dij o entonce s e l frail e co n un a sonris a qu e m e hiz o olvida r po r u n moment o l a mal a opinio n qu e y o llevar a d e esto s reverendos—per o s i Y m e l o per mite procurar demostrarl e qu e deb e recibi r a l Tribuna l est a mism a noche Mir e Y.—aadi tendindos e po r complet o e n un a butaca-colum

PAGE 37

— 1 1 pi—eso s pobre s s e ha n levantad o d e l a cam a expresament e par a veni r aqu e s costumbr e re cibirlos y s i Y n o l o hace acas o l o tome n mal a part e y s e considere n desairados —Pue s qu e entr e e l Tribuna l ( y Dio s s e apia d e d e mi s huesos necesitados ma s qu e d e cum plidos d e dulc e y prolongad o reposo—exclam par a m ) Y co n efecto : e l Tribuna l entr Presents e l a cabez a d e lo s qu e y o supus e concejale s y all lleva n e l nombr e estrepitos o y cas i solemn e d e Cabezas d e Barangay u n indi o alto fornido negr o com o l a morcilla d e aplastad a nariz mano s sucia s y air e devot o y compungido A primer a vist a parecim e qu e aque l hombr e ib a llorar Despue s sup e qu e e s l a fisonom a d e lo s hijo s de l pa s siempr e qu e s e halla n e n presenci a d e lo s espaole s qu e ejerce n autorida d sobr e ellos M s qu e nad a m e llam l a atenci n s u vestido Hel o aqu Su s pis desaseado s sobr e tod a hiprbole es taba n descalzos ; e n l a man o derech a oprim a u n junco y co n do s dedo s d e l a izquierd a dab a vuel ta s y m s vuelta s u n sencill o sombrer o hong o qu e e n su s bueno s tiempo s debi se r flamante U n pantal n d e dri l oscur o y un a camis a echad a po r fuer a y qu e apena s l e tapab a l a cintura com pletaba n e l traj e d e est e prime r indi o qu e per

PAGE 38

— 1 2 maneci u n tant o separad o d e lo s dems Sobr e s u frente hundid a y estrecha caian mod o d e mechones rama s d e cabell o qu e mejo r pasara n po r cri n d e caballo E n e l rest o d e l a cabeza e s •decir desd e l o qu e llamamo s generalment e coro nill a hast a e l mismsim o cogote l a tijer a habi a hech o su s oficio s y estab a com o l a palm a d e l a mano Qui n er a est e hombre ? Pue s er a nad a me no s qu e e l G-obernadorcillo l o qu e e s igual e l alcald e de l pueblo Lo s otro s indios hast a e l nmer o d e treinta lucia n e l mism o vestid o y port e anlogo Habituad o la s forma s europeas a l ve r e n m i presenci a tod o u n ayuntamiento psem e d e pi cos a qu e n o imitaro n mi s compatriota s qu e permaneciero n sentado s indiferentes —Servido r d e Vds.—le s dij e todo s co n un a graveda d qu e m e cost n o poco s apuro s sostener —Buena s noches seor —Tome n Yds asiento,—aad acercand o l a mes a alguna s sillas —Gracias seor,—contestaro n todo s un a voz per o si n sentarse Francamente : ant e l a impasibilida d d e aque llo s hombre s qu e hablaba n y s e movia n com o po r mquina y l a sonris a qu e vier a retoza r e n lo s lbio s d e lo s espaoles quedm e desconcertado ; y si n m s n i m s volv ocupa r m i butaca

PAGE 39

— 1 3 Ib a y a dirigi r a l Tribuna l alguna s frase s par a pone r trmin o m i gravedad e n peligr o d e mori r acosad a tenazment e po r l a risa cuand o e l Gobernadorcill o vin o sacarm e de l compro miso Inclin s u cabez a m s d e l o justo l a in clinaro n asimism o su s compaeros y co n una s —Buena s noches seor,—qu e s e oiria n e n lo s barrio s extremo s de l pueblo fuero n desfiland o un o uno n o si n mirarm e todo s co n grand e curiosida d y com o preguntndose : qu ta l ser est e castila? (1 ) —Pero seores,—exclam soltand o e l trap o reir.—so n com o est a la s presentacione s d e etiquet a d e todo s lo s Tribunales ? — Y peores,—contest e l frail e qu e m e pareci hombr e d e buen a pasta.—Est e Gobernadorcill o e s d e l o m s leido qu e and a po r aqu Co n V h a estad o finsim o a l darl e gracia s po r s u ofreci mient o d e la s sillas que e n verdad era n poca s par a tant a gente ; y o esperab a la s primera s bue na s noche s y punt o concluido —D e veras ? —L o qu e oy e V Esto s pobre s li o sabe n e l castellano y s i l o supieran so n d e condicio n ta n humild e qu e s e cortara n ant e cualquie r espa o l si n articula r cuatr o palabra s seguidas Po r (1 ) Nombr e qu e s e d a e n Filipina s lo s espaole s peninsulares y qu e parec e se r un a poc o disimulad a adulteraci n d e l a palabr a Castilla

PAGE 40

— 1 4 l o dems y a s e ir Y haciend o esta s cosas Ho y e s Y vago e s decir nnev o e n e l pas Cuand o llev e u n pa r d e mese s nad a d e l o much o qu e h a d e ve r l e llamar l a atencin — Y lleva n todo s l a mism a ropa ? —No La s camisa s blanca s y cumplida s com o la s qu e acab a Y d e mirar n o la s usa n sin o lo s indio s mejo r acomodados Comunment e lo s in dgena s va n descalzo s e n tod o tiempo lleva n l a cabez a a l air e lluev a hag a u n calo r tropical ; y e n cuant o l o dem s de l cuerpo un a camis a d e dri l oscur o y u n pantal n d e l o mism o for ma n s u vestido Observ e Y qu e l a camis a v a siempr e po r fuer a y suelta Po r l o qu e respect a lo s muchachos ello s y ellas n o molesta n su s carne s n i siquier a co n es o hast a qu e so n hom bre s y mujeres qu e e s cuand o nosotro s le s obli gamo s guarda r la s leye s de l pudor A la s ve ces si n embargo burla n l a vigilanci a y resuci ta n lo s tiempo s d e Ad n y Eva Sobr e esta s y otra s cosa s seguimo s hablando ello s si n acordars e d e m i magullamient o y can sancio y y o si n deja r d e mira r e l relo j cad a die z minutos mod o qu e m e pareci e l m s hbi l d e decirle s qu e Morfe o estab a llamndom e grit o herido Dieron po r fin la s do s d e l a maana y despue s d e lo s cumplido s y ofrecimiento s d e ordenanza cad a mochuel o fues e s u oliv o j y o m e qued e n e l mi

PAGE 41

— 1 5 Rect o com o un a lne a dirig mi s paso s l a cama y ¡ol amarg a desilusin liabi a un a cama s per o si n colchones U n sencill o catr e d e be juc o (junco ) tejid o cuadritos y un a sol a al mohad a viero n co n dolo r mi s ojos Tentad o es tuv e d e llama r a l ordenanz a d e l a Administra ci n par a pedirl e colchones sbana s y almoha das ; ma s er a ta l m i sueo qu e apagu l a lu z l o mism o qu e l a apagamo s e n Espaa sopland o u n poc o fuerte y m e qued dormido A l otr o di a sup e qu e e n Filipina s n o s e gas ta n colchone s n i sbana s porqu e produce n ex cesiv o calor y qu e fuer a e l usa r uno s y otra s anti-higien o y divorciad o d e l a costumbre ¡ Au n esto y llorand o e l habe r dormid o si n col cho n po r espaci o d e nuev e meses ¡ Y todav a m e pica n lo s mosquito s qu e mortificaro n m i cuerp o entonces

PAGE 42

CAPITUL O II U n duel o com o ha y poco s y u n criad o com o n o ha y ninguno A l mes poc o m s poc o mnos d e estanci a e n e l puebl o d e m i habitua l residencia y cuy o es tad o mayo r h e tenid o e l gust o d e presenta r y a lo s lectore s si n olvidarm e de l mu y reverend o fra y Bartolo decidm e da r u n paseit o po r aquella s calle s propia s d e un a socieda d inci piente ; (vlgam e l a frase ) y tomand o u n salakof, sombrer o indgen a de l pas y u n hermos o y blanc o quita-so l 6 paraguas qu e dice n otros comprad o po r m i a d hoc par a semejante s escur sione s e n la s cuale s e s fci l cae r exnim e tos tad o po r la s ira s d e Febo empec realiza r m i propsit o d e conoce r l a fisonom a interio r d e l ciudad l o qu e fuere

PAGE 43

S i e l trmin o e s vlido dir qu e la s calle s es t n empedradas d e abundant e yerb a e n l a qu e s e linden entorpece n y resbala n lo s pi s qu e e s un a bendici n d e Dios L o qu e all llama n casas so n pequea s choza s d e u n sol o pis o y un a sol a ha bitacin y construida s co n ca a y ipa : l a caa pued e suponerse e s rci a y s e prest a tant o com o l a mader a esto s usos y l a ip a e s un a com o hoj a d e ma z bastant e larg a qu e brot a espontneamen t e e n lo s campos Gracia s esta r colocada s una s encim a d e otras l a verda d es qu e cuand o lluev e n o deja n d e contene r alg o la s agua s y evita r qu e lo s vecino s s e mojen Toda s la s casa s (la s llamaremo s as ) so n idn tica s y un o mism o e l arquitect o qu e la s constru ye : e l indio l a indi a y lo s hijo s de l indi o y d e l a india A l pasa r po r delant e d e un a d e ellas situad a n o lejo s d e l a administracin parm e e l si guient e espectculo capa z d e hace r mell a e n e l nim o m s fri y e n e l filsof o mno s preocu pad o aunqu e st e s e llamar a Digene s e l Cnico Multitu d d e hombre s y mujere s suba n y ba jaba n po r l a brev e escaler a d e ca a d e l a cas a susodicha y observe qu e lo s qu e entraba n sala n a l poc o rat o comiend o paladeand o u n ltim o bocado Su s rostros impasible s siempr e y siem pr e inalterables nad a decan Lo s mismo s ojo s melanclico s y serenos lo s mismo s labio s entre

PAGE 44

— 1 8 abierto s po r candid a sonrisa e l mism o air e pe rezos o y somnoliento Observ l a vez pue s tod o s e m e volvi a mira r y remirar qu e e n e l centr o d e l a cas a habi a com o gent e agrupad a e n torn o d e un a mesa y qu e e n un o d e lo s ngulo s ar dian co n llama s tristsima s d e colo r cas i amari llo do s grande s vela s d e cera Tod o esto e l silenci o qu e envolv a ta n rar o espectculo l a calm a retratad a e n l a fisonom a d e lo s indios l a misterios a lu z d e la s velas e l vag o rumo r d e lo s qu e coman e l cuadro e n fin qu e mi s ojo s contemplaba n co n m s pavo r qu e curiosidad hzom e presumi r qu e all e n medi o d e tant a indiferenci a y grosera pasab a alg o do loroso alg o terrible quiz un a gra n desgracia Retroced inmediatament e m i casa y ha cindom e acompaa r d e u n mestiz o qu e gustos o s e brind se r m i intrprete torn sedient o d e noticias l a miserabl e choz a qu e tant o m e die r a qu e pensar —Supong o l o qu e es;—d i jom e e n psim o y desabrid o castellan o e l buen o de l mesticillo, — per o y a qu e e s Y ta n recelos o qu e quier e ve r po r su s propio s ojo s y oi r po r su s propio s oido s l o qu e tant o llam a s u atenci n y aguijone a s u cu riosidad entraremo s e n l a casa —S entremos cre o l o qu e V m e dice ; m s dese o verl o y tocarl o par a convencerm e d e ello Apena s pus e mi s pie s e n l a escalera not e n

PAGE 45

— 1 9 l a multitu d qu e llenab a l a choz a u n movimient o genera l d e sorpresa M i presenci a all era e n efecto cos a desusad a y fuer a d e l a costumbre U n castila qu e si n se r invitad o entr a com o e n l a suy a e n l a cas a d e u n indio n i s e present a todo s lo s dia s n i dej a d e llama r l a atencin Comun ment e lo s castila s toma n est o meno s y consi drans e rebajado s visitand o l a cas a de;lo s indio g pobres Cuand o y a dentr o d e l a habitaci n gir un a mirad a po r tod a ella m i alm a s e apen y m i co razo n lati a co n violencia H e aqu l o qu e vi : E n e l centr o habi a un a mes a co n vario s plato s d e morisqueta (arro z cocido qu e e s e l pa n d e Fi lipinas; ) e n un o d e lo s ngulo s d e l a izquierd a u n miserabl e fogo n dond e ardia n vario s leos y frent e po r frent e d e l a puert a y sobr e un a mesi ll a endebl e improvisada u n tosc o atahu d d e blanqusim a mader a dond e ycia co n l a rigide z d e l a muerte e l cadve r d e un a indi a a l parece r joven A lo s lado s d e est e atahu d estaba n la s ve la s cuy a lu z vier a nte s desd e l a calle —Juan,—dij o e l mestiz o un o d e lo s indios hombr e d e cuarent a aos peque o y d e mirad a fri a y apagada,—e l seo r Administrador —Seor,—esclam e l llamad o Jua n dirigin dos e m y haciend o l a cmic a y exagerad a in clinaci n d e cabez a co n qu e suele n saluda r lo s indios,—bueno s dias

PAGE 46

— 2 0 Ta n fuer a d e m estab a y o e n presenci a d e aquell a escen a salvaje qu e n i siquier a l e contes t Lo s otro s indio s s e quitaro n e l salakof sus r pendiero n s u comida encorbaro n mod o d e sa lud o s u cuerpo y jurar a qu e todo s le s estra ab a m i estupo r y silencio La s mujeres puesta s e n pi revelaba n e l mism o estad o mora l d e lo s hombres "alg o qu e s e parec e l a indiferenci a y confin a co n l a estupidez Entr e toda s observ un a cuyo s ojo s despeda n hondsim a tristeza Permaneci sentad a y co n la s mano s cruzada s sobr e la s rodillas Quis e lee r e n s u mirada y e l corazo n m e dij o qu e aquell a er a l a madr e d e l a infeli z qu e dorm a e l ltim o sue o e n e l fond o de l atahud S u fisonom a e n aque l moment o n o er a com o la s dems S u boca entreabierta pare c a modula r un a oracio n y su s ojo s dirigi r un a splica N o ha y duda,—dij e par a m:—¡est a e s l a madre Repuest o u n tant o d e m i admiraci n hic e qu e e l mestiz o preguntar a a l nombrad o Jua n qu er a y qu significab a aquello Pront o desapareci m i perplejidad —Com o v Y. seor,—m e dij o sencillament e e l mestiz o y cua l s i fuer a explicarm e e l hech o m s natura l de l mundo,—est a maan a h a falle cid o un a hij a d e Jua n y d e s u compaera qu e e s es a india l a qu e est sentad a e n e l suelo L a difunt a s e llamab a Nieve s y teni a catorc e aos

PAGE 47

— 2 1 H a muert o d e calenturas y seg n costumbre su s padres amigo s y conocidos y tod o e l qu e quier e asociars e a l dolor celebra n l a desgracia —Seg n costumbre ? Celebra r e l dolor ? pre gunt negndom e todav a cree r l o qu e estab a viend o y oyendo E l mestiz o prosigui haciend o mi l gesto s y contorsione s qu e e n otr a ocasio n y luga r hici ranm e rei r d e l o lindo —Ustede s lo s castila s toma n mu y i3ech o es ta s cosa s y n o cesa n d e llora r y lamentars e lo s primero s dia s y durant e much o tiempo Nos otro s no;—continu co n un a risit a qu e m e di o coraje;—nosotro s cogemo s a l muerto l o pone mo s e n e l atahud l e encendemo s do s vela s e n sea l d e luto y cuand o tod o es o s e h a concluido convidamo s a l puebl o enter o qu e veng a nues tr a cas a come r unindos e nuestr o sentimien to L a est a dur a u n dia hast a qu e s e lleva n e l cadver y tien e derech o come r y regalars e to d o e l mund o durant e esa s veinticuatr o horas Y coin o la s casa s n o so n grande s y todo s n o pue de n hacerl o a l mism o tiempo ha y u n bata (mu chacho ) encargad o exclusivament e d e reparti r lo s turno s y d e qu e nadi e s e vay a si n comer Lo s padre s y hermanos bie n lo s hijos e l marid o l a compaera hace n lo s honore s lo s convida do s y procura n qu e s e ria n y este n alegres Ello s mismo s olvida n l a pen a y delant e de l difunt o

PAGE 48

— 2 2 aparece n contentos La s madres,—prosigui e l mestiz o co n vo z grav e y misteriosa—so n la s ni ca s qu e n o s e rien y alguna s hast a lloran Des pue s s e mand a veni r un a plaidera, indi a cuy o ofici o e s llora r po r l a famili a y lo s amigos y v a llorando llorand o hast a l a puert a de l cemente rio dond e todo s s e despide n si n l a meno r mues tr a d e pesar Cuand o e l mestiz o hub o terminad o s u curios a incomprensibl e relaci n dirig un a ltim a mi rad a d e lstim a ta n extra o espectculo y sa ludand o co n lo s bueno s dia s lo s hombre s y co n l a man o l a pobr e madr e cuy a mud a tristez a lleg l o m s ntim o d e m i alma abandon l a cas a de l indi o Jua n herid o e l esprit u y preocu pad o co n amarga s reflexione s e l pensamiento ¡Qu contraste deci a y o par a m E n e l mun d o civilizad o l a muert e d e u n padre d e un a ma dre d e u n hijo d e u n hermano d e un a esposa d e u n amig o querid o e s nuestr a propi a muerte Lloramo s sobr e s u cuerpo calient e aun : lloramo s u n dia u n mes u n ao tod a l a vida ; y cuand o lo s ojo s s e seca n y l a naturalez a s e rind e a l pes o d e la s heridas e l alma es e misterios o sopl o el e Dios huy e d e l a tierra vag a errant e po r lo s espacio s e n busc a de l se r perdido y n o hall a consuelo n i encuentr a lenitiv o sin o e n e l fri lech o d e l a muerte A l sol o anunci o d e un a en fermeda d grave d e un a enfermeda d qu e pued e

PAGE 49

— 2 3 arrebatarno s e l se r co n cuy o cari o y cuy o calo r vivimos fuert e sacudimient o estremec e nuestr a alm a y punzant e espin a s e clav a e n e l corazon Seguimo s l a dolenci a pas o paso res piramo s com o e l pacient e respira ; l a palide z d e s u rostr o e s l a palide z d e nuestr o rostro su s que ja s nuestra s quejas su s gemido s nuestro s gemi dos y cuand o tod o s e acab a y abandon a s u cr ce l e l espritu muer e nuestr a alm a e n e l vac o y nuestr o cuerp o e n e l dolor ¡Qu contraste Nuestr o lut o dur a tod a l a vi da Lo s placere s no s sofocan e l regal o no s hasta la s palabra s d e consuel o d e l a amista d ofende n nuestr o sentimiento l a existenci a no s parec e carg a inti l y pesadsima nuestr a propi a con servaci n funest o empe o e n prolonga r e l dolor : la s flores nte s ta n bellas ha n perdid o s u per fume lo s campo s s u calm a plcid a y tranquila ^ la s agua s s u bland o susurro e l ruiseo r su s tri no s admirables l a msic a su s sonidos e l libr o su s encantos e l ciel o s u pur o azul l a creaci n su s armonas y miramo s l a naturalez a com o vas t o teatr o d e nuestra s amargura s y e l so l com o fueg o crue l qu e alumbr a nuestro s tormentos Est e di a fu par a m di a d e sorpresas : trist e una risibl e inverosmi l otra L a primer a d e esa s qu e llama n e l pensamient o l a reflexin l a segund a d e esa s qu e llama n l a ris a lo s lbios

PAGE 50

— 2 4 Contad a y a l a triste all v a l a cmic a in creible Tenia'y o l a costumbre e n Filipina s adquirida d e cenar y cenab a u n guis o de l pa s llamad o tinla y qu e consist e e n un a legumbr e qu e s e parec e alg o a l tronch o d e l a col S e cuec e l a tinla co n agua sa l y aceite s e l e ech a un a ga llin a e n vario s pedazo s partida y qued a e l pla t o terminad o y esperand o qu e veng a s u implaca bl e enemigo e l hambre Pue s bien : .aquell a noch e e l cocinero u n indi o d e tom o y lom o qu e m e sisab a l o qu e podi a y l o qu e n o podia habas e descuidado cos a natura l e n toda s parte s y all mu y singularmente y l a tinl a n o estuv o preparad a la s diez hor a e n qu e cenab a y o com o u n asceta sol o e n m i sol o cabo despue s d e hojea r alg n libr o d e escri bi r alguna s cuartillas E s e l cas o qu e e l bat a (hemo s quedad o e n qu e lo s filipino s llama n bat a lo s muchacho s qu e sirve n e n la s casas lo s fmulo s menore s d e edad) e l bata digo vi o qu e la s die z e n punt o m e puse com o siempre e n calzoncillos ; qu e m e acerqu l a mesa y a arreglada ; qu e ech agu a y vin o e n lo s vasos qu e part e l pan qu e tom l a postur a convenient e par a empeza r engullir y e l menguad o n o dij o n i siquier a est a boc a e s mia Poc o dad o po r educaci n y po r temperament o

PAGE 51

— 2 5 grita r y da r voce s lo s criados licem e e l distrad o y esper co n l a pacienci a d e Jo b qu e e l bat a cayes e e n l a cuent a y m e dier a lueg o d e comer pue s y o ignoraba com o pued e supone r e l lector e l percanc e d e qu e m e haci a vctim a e l cocinero Pues seor : pasaro n cinc o minutos y e l bat a mirand o la s viga s de l techo ; pasaro n otro s cinco y e l bat a com o s i nad a sucediera ; trascurriero n alguno s ms y nada e l bat a si n da r seale s d e vida —Pepe,—l e dij e a l fin— y l a tinla ? —L a tinla Seor ? —S l a tinla Qu haces hombre ? And a y trel a pront o qu e teng o sueo —¡Ah seor!—exclam e l mu y sandi o tranqui l o y seren o com o u n justo—n o ha y tinla —Qu dices ? Qu e n o ha y tinla ? —N o hay seor — Y po r qu ? —E l cocinero seor n o l o h a hech o todava ; s e h a descuirado hoy seor —Pero muchacho—l e dij e co n ton o u n poc o m s subid o d e l o qu e y o acostumbrab a y n o pu diend o ve r si n incomodarm e tant a fiem a e n u n chic o qu e apena s tendr a quinc e aos—po r qu n o m e l o ha s dich o ntes ? N o ha s vist o qu e m e h e sentad o l a mes a y qii e esperab a l a cena ? Y est e teno r l e enderec un a bland a filpic a

PAGE 52

2 6 qu e bue n segur o s e habr a evitad o n o verl o ta n calmos o y com o importndol e tod o u n pito Call e n seguida y l acercndos e m co n l a mism a estic a imperturbabilida d co n qu e escu chas e l a reprimenda exclam co n ton o resuelto per o mu y natural co n un a naturalida d qu e m e dej asombrado —Seor m e marcho —Qu e t e marchas ? —M e marcho seor — Y po r qu porqu e h e reprendid o t u con ducta ? —Seor m e march o porqu e Y n o m e pega N o m e atrev a cree r l o qu e estab a oyendo —Ha s dich o qu e t e quiere s marcha r porqu e n o t e pego ? Ha s dich o eso muchacho ? —S seor —Lueg o s i t e hubier a pegad o n o t e querra s marchar ? —S seor Castil a qu e n o pega—aadi co n l a mism a profund a reflexi n d e u n filsof o a l pro feri r un a sentencia—castil a qu e n o quiere Francamente a l oi r est o n o pud e contenerme y dejand o l a sill a habll e rcio indignado —Pegue seor pegue—deci a com o s i ta l cos a e l insensato—pegu e ami, pegu e conmigo. —No n o t e pego n o quier o pegarte t e re prend o nad a ms —M e marcho seor Castil a qu e n o pega cas

PAGE 53

2 7 til a qu e n o quiere—dij o d e nuev o y co n l a mism a extra a conviccin —Pue s n o t e pego n o ves mucliaclio qu e s i t e pegar a fuer a peo r par a t ? N o conoce s qu e mi s golpe s t e causara n dolo r j e l dolo r lgri mas ? N o l o comprendes?—segu a y o diciend o com o esperand o rendi r l a pobr e criatur a ant e razone s d e tant o bulto.—Esto—aad todava — n o e s qu e n o t e quier a com o t dices e s tod o l o contrario —Yaya seor adis Castil a qu e n o pega cas til a qu e n o quiere Y dich o y hecho U n pi tra s otr o y co n e l mism o reposad o y filosfic o anda r d e todo s lo s d i as s e plant e n l a call e y hast a hoy

PAGE 54

CAPITUL O ni lin a flixl a y oir s pequeaeccs Andand o la s semana s (n o siempr e hemo s d e deci r andand o e l tiempo ) hub e d e tene r e n tod a l a provinci a d e y especialment e e n e l puebl o d e m i residencia not a d e amig o d e lo s indios Y l a raz n e s clar a com o l a lu z de l dia Generalment e ( y hag o est a afirmaci n si n te mo r nad a n i nadie) n o todo s lo s castila s s e conduce n co n e l indi o com o fuer a menester sin o qu e abusa n d e s u posicio n y d e s u fuerza y cas tigan co n man o crue l la s veces la s torpeza s y au n la s travesura s d e l o qu e lo s indio s so n sus ceptibles E l vejuco var a delgad a y flexibl e mu y parecid a a l junc o d e Europa e s l o qu e all s e emple a par a pega r as lo s cuadrpedo s cuant o lo s hijo s de l pas ; y tant o y ta n porfiad a y ar bitrariament e l o mueve n algunos qu e un o d e lo s ltimo s capitane s generales e l Sr Alaminos vis e e n l a necesida d d e prohibi r clrigo s y

PAGE 55

— 2 9 seglares castig o semejante Hay si n embargo n o poca s excepcione s qu e tiene n mno s levan ta r s u man o par a dejarl a cae r sobr e e l indi o qu e jam s n i nunc a s e defiende sin o qu e sufr e y calla siend o acas o est a s u condicion estmul o rui n par a qu e d e l abuse n lo s caractere s indig no s y villanos Pue s bien : y o n o pegu nadie absolutamen t e nadie n i co n bejuc o n i si n l ; y cuand o e l cas o l o requera psem e siempr e a l lad o de l dbi l y apostrof a l fuerte Com o e l hech o relatad o e n e l anterio r captul o n o constituye n i po r pienso regl a general lo s indio s y a hombre s estima n y agradece n l a blan dur a y lo s bueno s modos y n o olvida n a l castil a qu e emple a co n ello s eso s modo s y es a blandura qu e n o es despue s d e todo otr a cosa qu e l o qu e solemo s hace r e n Europ a co n lo s criado s y sirvientes Y vuelv o m i asunto U n di a s e presentaro n e n casa si n m s prem bulo s n i circunloquios un a indi a y u n indio jo vencillo s lo s do s y respirand o salu d po r su s cua tr o costados com o decimo s vulgarmente Er a ell a rechoncha fornida d e larg o y sedos o .cabe ll o qu e l e cai a suelt o y si n m s ali o sobr e l a es palda d e anch a cara aplastad a nariz negro s ojos boc a grand e y air e atrevid o y resuelto Dab a vuelta s s u robust o cuello bastant e mo >

PAGE 56

— 3 0 renito u n colla r d e coral y cubr a su s carne s un a fald a d e tel a oscur a ordinari a qu e apena s l e tapab a la s rodilla s y u n jub n de l mism o tejido ; ma s tambi n ta n brev e y escaso qu e l a vist a meno s linc e y e l m s recatad o pudo r podia n ve r e l abultad o omblig o d e l a india N i m s camisa n i m s enaguas n i m s medias n i m s cors n i m s nada Calzaba n s u rci o y anch o pi una s modesta s chinela s d e badan a carmes y tercio pel o morad o d e peo r gusto ¡Voila toutl E l indi o ib a d e port e anlogo : s u gra n camis a blanc a echad a po r fuer a y co n botone s encarna do s e n lo s ojales s u pantal n oscuro s u salako f y par e Y d e contar Lo s pi s completament e desnudo s y pisand o e l suelo Po r l o dems er a alto enjuto d e mirad a franca frent e espacios a y lbio s extremadament e gruesos N o dig o nad a co n respect o es o qu e hermose a y afea seg n lo s casos l a fisonom a d e lo s hombre s cultos pue s sabid o es y sino spanl o Yds. qu e lo s in dio s tiene n l a car a com o l a paliz a d e l a mano y fuer a m s fci l halla r neo s e n e l ciel o qu e bar b a e n e l rostr o d e lo s filipinos Mascaban ell a y l un a cos a d e l a cua l n o h e habland o todav a lo s lectores y nte s d e pasa r adelant e quier o y deb o hacerlo Mascaba n (e s l a palabr a de l pas ) bullo Y qu e s bullo ? dir n Yds Pue s bull o e s u n com puest o amargusim o d e cal bong a y l a hoj a d e

PAGE 57

— 3 1 u n rbo l (vetel), d e cuyo s tre s elementos fcil ment e combinados hac e e l indio usndol o co m o usamo s nosotro s e l caramelo una par a l golosina de l tama o y form a d e u n ochav o mo runo Mastic a est o co n incomprensibl e deleit e y place r semejant e a l qu e experimentamo s nos otro s saboreand o lo s dulce s m s esquisito s y la s m s delicada s chucheras Un a ve z desech o e l bull o dej a e n l a boc a de l pobr e morta l un a sus tanci a d e colo r roj o mu y subido y tiene n gal a lo s filipino s qu e su s lbio s y diente s exhiba n toda s hora s e l encarnad o tint e d e es a amalgam a incomprensible E l olo r qu e despide n tale s boca s e s dasagradable Cuntas e all si n embargo qu e habiend o pedid o u n bes o u n espao l un a indi a y dchol e est a Castila, masco bullo, e l desesperad o europe o l e repus o breve : Mas que masque... veneno. Mascaba n bullo com o digo l a indi a y e l in dio y co n ta n refinanad a golosina qu e hast a qu e n o empez desbordars e po r su s lbio s e l cald o sustancia guardaro n e l m s profund o silencio n i siquiera com o hace r suelen saluda ro n co n l a cabeza —Bueno s dias seor,—dijero n a l fi n cor o y„co n resoluci n qu e n o dej d e extraarme —Bueno s dias Qu quiere n ustedes ? —Seor,—contest e l indio,—uste d e s bueno —Gracias per o y o so y com o todo s lo s castilas

PAGE 58

— 3 2 —¡Ah seor nosotro s queremo s se r compa eros (Hag o habla r lo s indio s e l castellano por qu e s i fuer a subraya r lo s disparate s qu e dice n seri a cos a d e agota r toda s la s versalita s de l mundo. ) —Qu desea n ustede s casarse?—pregunt sorprendid o a l ve r qu e m e toma n po r e l fraile qu e e s e l encargad o d e consuma r tale s frusle ras —S seor —Vaya m e alegro ; ma s es o e s cos a de l Pa dre n o mia —¡Ah Y padrino seor —Yamos comprendo Querei s qu e se a y o e l padrin o d e vuestr a boda ? —Eso seor eso,—dij o l a indi a sonrindos e co n inocentsim a sonrisa E l caso par a m er a nuev o y apurado L o re flexion u n poco v i qu e aquello s pobre s haca n l a proposicio n d e buen a voluntad y despue s d e darle s palabr a afirmativ a y do s bueno s tabaco s d e Cagaya n qu e encendiero n un a y e n mi s propia s barba s (s i la s hubier a tenido) ell a co n m s codicia acaso qu e l lo s desped y fuim e a l convent o conta r a l Padr e Bartol o m i aven tur a y pedirl e san o consejo porque com o ten dr ocasio n d e deci r e n e l trascurs o d e est e li bro e l frail e d e Filipina s n o es n i po r asomo

PAGE 59

— 3 3 e l frail e qu e ta n funest o li a sid o a l mund o y sin gularment e Espa a e n lo s siglo s d e f e supers ticios a y absolutism o desptic o y tirano E n est e captul o m e limitar consigna r qu e e l frail e d e Filipina s e s tod o u n bue n hombre u n infeliz Consignar tambi n qu e dentr o d e est a regl a ha y su s m s y su s mnos e s decir ha y excepciones —N o teng a V inconvenient e e n se r padrino —m e dij o e l Padr e Bartol o despue s qu e l e hub e hech o minucios a relaci n d e l o sucedido.—Ello s l o agradecern y Y ver d e pas o costumbre s qu e puede n servirl e par a e l libr o qu e piens a es cribi r e n l a madr e ptria Mi,parece r e s qu e a l acepta r h a obrad o V perfectamente Y ¡qu diantre!—aadi tomand o perezos a postur a e n s u anch a y cmod a butaca—columpio,—-e l di a d e l a bod a echaremo s un a can a a l .aire Yo qu e n o perd a ripi o y qu e medid a qu e averiguaba m i curiosida d creca sucedindom e com o lo s hidrpicos qu e cuant o m s agu a .be be n m s desean y a .all y tratndos e rd e un a bo da parecim e d e caj n formula r a l Padr e Bar tolo hombr e franjt e y campechano est a pre gunta : — Y dig a Y. cm o s e la s compon e aqu l a Iglesi a para si n escrpul o alguno autoriza r e l matrimoni o d e lo s indios cuy a procedencia san gr e y famili a s e ignore ? N o ha y e l temo r de l incesto .po r ejemplo ?

PAGE 60

— 8 4 —Delicadill o e s e l punt o qu e li a tocad o V. — m e contest cerrand o po r u n moment o lo s ojo s y cua l s i sintier a tene r qu e da r un a respuesta. — Po r regl a genera l llevamo s es o bastant e bie n —aadi.—E n fuerz a d e investigacione s parti culare s y d e pregunta s a l m s ancian o d e lo s in dio s de l pueblo quie n po r s u eda d suel e conoce r prolijament e l a histori a d e toda s la s familia s coetnea s suyas procuramo s hacerl o dl a mejo r maner a posible A est e ancian o l e llamamo s Fiscal y e s com o u n emplead o d e l a Iglesia pue s e n caso s d e dud a e s nuestr o nic o aseso r y con sejero So n mu y raro s esto s casos porqu e poc o poc o y mediant e lo s apunte s qu e hacemo s s e va n corrigiend o falta s d e tant a entidad —Si n embargo,—repliqu yo,— la s veces.. — A la s veces—m e interrumpi—cerramo s lo s ojos.. Y e l buen o de l frail e cerr fuertement e lo s suyos vist o l o cua l po r m y deseand o n o se r mnos quis e tambi n cerra r algo Cerr pues m i boc a y punt o concluido Quinc e dia s despue s tuv o efect o l a bod a qu e fu celebrad a po r l a noch e e n cas a d e lo s recie n casado s co n u n soberbi o catajpusan Y aqu em piez a l a segund a part e d e est e captulo e s de cir l o qu e v i e n l a boda Llmas e catapusa n e n Filipina s l o qu e e n Europ a llamamo s banquete ; ma s par a qu e e l cu

PAGE 61

— 3 5 rios o lecto r teng a caba l conocimient o d e l o qu e e s u n catapusan li aqu l a descripci n d e est e e n qu e estamos E n e l centr o d e l a nic a habitaci n d e l a cas a (choza fuer a mejor ) d e lo s recie n casados habi a un a mes a d e uno s do s metro s y medi o d e larg o y un o d e ancho ; y sobr e l a ta l mesa si n mantel doc e plato s atestado s d e blanc a morisqueta E n cad a un o d e esto s plato s y hundido s e n la s en traa s misma s de l arroz un a enorm e cuchar a d e peltr e y u n tenedo r d e iclem. E n e l estrech o va c o qu e dejara n lo s plato s veans e cuatr o fuen te s qu e contenan : l a primer a un a gallin a frita l a segund a un a gallin a cocida l a tercer a un a ga llin a asad a y l a cuart a un a gallin a e n escabeche E n e l siti o d e l a presidenci a y debaj o de l plati t o d e morisquet a divisbas e u n pauel o d e re gulare s dimensiones ; y dig o pauelo porqu e hast a despue s n o supe po r e l us o qu e d e l hice qu e er a un a servilleta Tre s botella s co n vino un a bandej a d e lat a co n puro s y otr a conbullos lo s indispensable s btdlos completaba n l a mes a e n qu e bamo s celebra r l a bod a de l taho (indio ) August o Colo n y Cervantes y l a bcibciy (india ) Luis a d e Austri a y Magallanes : qu e tale s so n lo s modesto s nombre s qu e anda n po r aquella s tierras Un a orquesta cos a as d e die z msicos to do s indios no s recibi lo s castila s lo s acorde s

PAGE 62

— 3 6 d e un a marcli a qu e n o s cm o s e llama per o qu e ante s y despue s li e oid o e n Espa a n o poca s veces E s bonit a y lo s indio s l a tocaro n bastant e bien pue s deb o adverti r qu e par a e l dulc e art e d e Mozar t y d e Bellin i tiene n aquello s indge na s admirabl e disposicin Pensab a y o qu e lo s msico s seguira n tocand o liast a qu e hubisemo s ocupad o nuestro s asientos ; ma s n o fu as A l pasa r junt o ello s suspendiero n lo s acorde s y no s endilgaro n un a voz la s consabida s Buena s noches seor, prosiguiend o despue s s u trabajo N o pud e mno s d e rei r a l ve r cua n grav e y na turalment e hiciero n lo s pobre s es e parntesis prueb a palpabl e d e qu e s u cortes a est reid a co n todo hast a co n e l arte porqu e es o d e sus pende r un a orquest a su s armona s par a da r la s buena s noches n i s e h a vist o n i pued e vers e e n otr a part e qu e e n e l archipilag o d e Magallanes L a concurrenci a d e taho s y baba y er a grande y todo s vestan ded o m s ded o mnos com o lo s recie n casados cuy a rop a er a l a mism a co n qu e s e presentaro n e n m i cas a y consumaro n s uni n lega l e n l a iglesia Empez e l bail e lo s cinc o minutos y n o s todav a cm o n o fu a l suel o l a mes a lo s gol pe s d e la s pareja s qu e danzaba n com o condena do s e n u n espaci o reducidsimo apena s bastant e par a pode r esta r d e pi medi a docen a d e prso Jias Bailrons e habanera s qu e lo s indio s zaran

PAGE 63

— 3 7 de n ta n melos a y dulcement e com o lo s ameri canos y walse s vertiginoso s qu e no s hiciero n te me r m s d e un a ve z po r lo s trasto s d e l a cas a e n peligr o inminent e d e cae r y produci r un a cats trofe Lo s castila s permanecimo s sentado s e n modestsima s silla s semejante s la s d e Vitoria y e l rest o d e lo s convidado s e n cuclilla s e n e l suelo Tod o e l mund o fumab a y e l bull o s e ve a e n la s boca s cua l s i fues e delicios o caramel o dulc e sobr e tod a ponderaci n esquisito Ilumi naba n est e espectcul o cuatr o luce s d e aceit e d e coco Suspendis e e l bail e y empezamo s comer : nosotro s co n la s cuchara s d e peltre lo s indios quiene s est e objet o le s pareci intil co n lo s mismsimo s dedos qu e verdaderament e s e chu paba n todos Cuand o lo s doc e d e distinci n hu bimo s concluid o sentrons e l a mes a otro s doce y as sucesivament e hast a qu e comiero n todos Er a d e ve r cm o despachaba n lo s plato s d e arroz Seg n m i cuent a fuero n m s d e cient o veinte y lo s convidado s n o pasara n d e treint a treint a y cinco D e la s cuatr o gallina s dimo s buen a cuen t a lo s espaoles especialment e fra y Bartol o y e l comandant e d e carabineros quiene s dich o se a d e paso tampoc o l o hiciero n ma l cuand o l a hor a lleg d e escanciar e l vin o e n la s tazas qu e n o copa s n i vasos pue s era n grande s par a se r d e la s primera s y pequea s par a se r d e lo s segn

PAGE 64

— 3 8 dos Colgndole s po r end e tosc a herej a artstic a qu e mod o d e as a le s pusieran —Quier e Y oi r coplas?—preguntm e Fr Bar tol o as qu e e l catapusa n hub o concluido.—Ha y aqu u n muchacho—aadi—qu e suel e impro visar a l so n d e un a msic a de l pas coplilla s qu e divierte n su s paisanos —Andando—l e contest a l buen o de l fraile — venga n esa s copla s y ser n com o e l remat e d e l a funcin lo s cuatr o minuto s u n indi o qu e d e tod o teni a talant e mno s d e poet a larg l a siguient e copl a acompaad o d e u n cornetn cuya s voce s (n o hall o otr o nombre ) hiriero n cruelment e mi s oidos Cuand o t e pone s as co n eso s ojo s as n o s s i m e dice s n o s i me dice s qu e s Y luego encarndos e co n lo s recie n casados. le s dispar est e cohete : Cuidado co n l o qu e haci s est a noch e d e contento qu e estamo s toros aqu y e l Par e est e n e l convento A l oi r tale s disparate s tem po r l a salu d men ta l de l poeta ; ma s fra y Bartolo qu e n o cesab a d e mirarme parec a decirm e co n s u vista : vamos. qu e n o l o hac e ta n ma l e l pobr e muchacho

PAGE 65

— 3 9 — Y co n efecto ; as deb a creerl o e l interesado porqu e si n m s n i m s f y co n gra n alegr a d e lo s concurrente s prosigui e n u n castellan o qu e fuer a imposibl e retene r e n l a memoria : gracia s qu e conserv e l argumento y los consonantes: Cuand o s e vay a est e Par e y e l bueno Administaror diremo s todos : ¡a y Dio s mi a y Dio s mi a y Dio s mi qu dolor Par a conclui r y com o ltim a tremend a in verosmi l hereja e l nuev o Pndar o improvis com o dijer a fra y Bartolo est o qu e positivament e n o tien e nombr e e n ning n diccionari o de l mundo : Buena s noches buena s noches bonit o fu e l catapusan teng o sue o y m e vo y dormi r co n m i compaera Esto s disparo s boc a d e jarro lo s sonido s es tridente s de l cornetn e l vrtig o de l baile e l hum o d e lo s cigarros y m s qu e nad a e l dese o d e anota r e n mi s apunte s e l argumento y los consonantes d e es o qu e anteced e (bautcel o e l lec to r com o l e plazca) apresuraro n m i salid a de l catapusan cuy a relaci n qued a hecha Durant e tod a un a seman a despue s parecim e oi r todav a lo s aye s desgarradore s de l cornetn

PAGE 66

CAPITUL O IV B l pudo r d e le s indios—lin a escuela.—Pregun ta s u n carabiner o de l pas Cansad o d e l a monton a vid a qu e liaci a e n e l puebl o d e y a l intent o d e gira r un a visi till a lo s m s inmediato s cumpliend o d e es t a suert e un o d e lo s debere s d e m i empleo de cid u n dia despue s d e consultarlo detenid a y madurament e co n l a almohada darm e m mism o alguno s dia s d e huelga asuet o qu e dice n otros; y montand o d e l a mejo r maner a qu e pud e e n u n laza n de l pa s qu e bebiras e lo s viento s s i viento s hubiera n corrid o aquell a maana sal acompaad o d e u n carabiner o armad o d e toda s arma s y m s fe o qu e cuenta n la s historia s l o er a Tit o Livio Co n l a rapide z qu e e l clim a d e Filipina s l o

PAGE 67

— 4 1 — permit e cabalgbamo s lo s dos : e l carabiner o con sumiend o m s bullo s qu e caamone s da n po r tre s pesetas y o mirand o y remirand o l o qu e vei a y l o qu e queri a ver A deci r verdad n o so n de l tod o mala s la s carretera s d e la s islas y y a qui siera n mucho s pueblo s d e Espa a tenerla s I b mismo So n espaciosas y am n d e cierto s inevi table s tropiezo s s e pued e i r po r ella s si n e l te mo r d e cae r y magullarse Lo s rios qu e all abundan lo s pasamo s e n balsa s n i ta n cmoda s n i ta n segura s com o la s calzadas pue s poc o d e esta r e n ella s comienza n hace r agua y e s d e ve r qu pris a s e da n lo s espaole s par a llega r l a ribera A lo s indio s le s tien e (com o todo po r supues to ) si n cuidado porque,'cas o d e zambullirse na da n com o e l pe z y pront o toca n l a orilla impor tndole s u n pitoch e vivi r e n e l agu a pisa r suel o firme Po r u n ri o pasamo s donde seg n e l carabinero hab a caimanes E l hijo,d e Mart e tuv o e l bue n acuerd o d e n o decrmel o hast a qu e mi s pi s s e viero n e n tierra A manifestarl o an te s habr a tenid o miedo pue s un a carici a d e ta le s animalito s n o e s d e desea r po r nadi e qu e bie n s e estime Observ qu e lo s indio s india s encargado s d e traslada r d e un o otr o lad o la s balsa s llevaba n e l mismsim o traj e qu e e n e l Paras o debiero n luci r nuestr o padr e Ad n y nuestr a madr e Eva

PAGE 68

— 4 2 — co n l a diferencia m i ver (acas o m e equivo que) d e qu e esto s s e habra n ruborizad o ant e l a mirad a d e su s semejante s s i alguie n hubies e asomad o all e l ojo y aquello s no s vieron no s ayudaro n monta r e n lo s caballo s y n o hiciero n e l m s liger o melindre Co n increbl e sans facn ejecutaba n s u tare a y reciba n nuestr a visita Est o mism o hub e d e nota r e n e l trascurs o d e m i viaj e a l pasa r po r delant e d e la s casa s aislada s qu e s e levantan co n notabl e profusion lo s la do s d e lo s caminos Hombres mujere s y nios salia n d e s u cuchitri l a l ruidos o galopa r d e nues tro s Babiecas y parado s com o e n presenci a d e u n fenmen o mirbanno s d e hit o e n hito m singularmente y n i siquier a s e curaba n d e tapa r l o qu e l a honestida d tien e siempr e e n castsim o secreto Curios o com o poco s apem e m s d e un a ve z de l caball o y ofrec esto s seres qu e seg n Roussea u so n lo s verdaderament e felices bullo s y tabaco s qu e adred e llevab a d e repuesto Crei a y o qu e a l acercarm e ello s huira n po r u n rest o d e pudor Tomaro n e l obsequi o si n darm e la s gracias mirronm e d e pie s cabeza lo s nios com o asustados s e escondiero n detr s d e su s padres y par e Y d e contar N i u n sol o movimient o d e instintiv a honesti da d hiciero n aquello s infelices ¡Cunta s re flexione s embargaro n m i pensamiento

PAGE 69

— 4 3 — A la s do s hora s d e camin o y despue s d e habe r vist o n o poco s d e esto s cnadro s realment e para disiacos llegu u n pueblecit o cuy o frail e sali recibirm e co n l a franc a cortes a qu e le s e s pro pia pue s repit o qu e aquello s fraile s n o so n frai les sin o mu y bueno s espaole s y mu y campecha no s camaradas desvivindos e d e alegr a cuand o e l tiemp o lo s pon e tir o d e u n compatriot a po r humild e qu e est e fuere siend o su s convento s tod a hor a cas a franc a d e tod o e l mundo N o bie n hub e descansad o rogu a l Padr e m e acompaar a l a escuela qu e quer a visitar Ac cedi co n mi l amore s y no s pusimo s e n march a e n direcci n d e l a cas a august a de l porvenir : qu e diga n l o qu e quiera n la s teologa s e l porveni r de l mund o civilizad o est e n esa s ta n modesta s com o respetabilsima s casas n o e n la s mstica s abstraccione s d e un a socieda d d e asceta s y pe nitentes Dimos po r fin vist a l a escuel a construi d a co n ipa ca a y ester a semejant e l a d e esparto y qu e caia mod o d e pared po r lo s lado s d e l a casa peque a e n verdad y d e rui n apariencia E l maestrillo qu e as llama n all lo s maestros apresurs e recibirno s saliend o asustad o y fuer a d e s a l anunci o d e nuestr a proximida d l a ctedr a d e s u sabidura Er a u n jove n d e veint e veinticinc o aos bastant e moreno d e marcad o air e mestizo ojo s

PAGE 70

— 4 4 — negros mirad a trist e y cabell o cortad o y peina d o l a europea S u traj e e l mism o d e lo s dems camis a y pantaln A primer a vist a parecim e hombr e pulcr o y amig o de l ase o d e s u persona Tod o l respirab a l a pobr e vanida d d e mucho s dmine s d e villorri o qu e s e cree n poc o mno s qu e Salomones siend o est a inocent e pedanter a ge nera l e n toda s partes all y aqu e n Europ a y fuer a d e Europa y temm e much o n o sea n d e idntic a prosopopey a lo s maestro s de l otr o mun do cas o averiguad o d e qu e e n e l otr o mund o hay a maestros l o cua l n o afirmar a yo porqu e es o d e morirs e d e hambr e y se r e l nima vilis d e tod o bich o vivient e e s bromaz o qu e puede n sol o aguanta r lo s Mentore s d e est e mser o pla neta (1 ) —-E l seo r Administrador—d i jl e e l Padre —Bueno s dias seor contest e l maestrill o inclinndos e hast a hace r d e s u cuerp o u n arco. — ^Cm o est Y. seor ? —-Mu y bien gracias—l e repliqu mientra s besab a l a man o de l fraile pue s n i siquier a aguar d m i respuest a par a llena r est a costumbr e d e todo s lo s indgenas -^•Est buen a s u compaera seor?—sigui interrogando —Buena gracias—aad n o parecindom e (1 ) Vans e la s ugina s qu e va n l a conclusi n d e est e libr o y qu e lleva n po r ttul o U n incidente curioso.

PAGE 71

— 4 5 — de l cas o decirl e a l cort s maestrill o m i estad o clibe — Y lo s nios seor ? —Ta n buenos mucha s gracias — Y Espaa seor ? Bien seor ? ^-Perfectamente amigo perfectamente,—d jel e cansad o y a d e tant a pregunt a y tant o seoro. -—M e alegro seor m e alegro,—prosigui to dav a e l mu y posma —Vamo s ver;—interrumpi e l Padre,—e l seo r Administrado r quier e entra r e n l a escue la Ech a anda r delante maestrillo y prepar a lo s muchachos Y perdiend o s u cmic a graveda d y dejand o u n lad o l a altez a d e s u ministerio e l buen o ^e l dmin e cogi carrer a y e n u n periquet e s e plant e n l a escuela Cuand o entramo s recibimo s d e lo s die z docf e chico s qu e hubier a uno s bueno s dias seor, qu e hiciero n de l establecimient o oficia l verda der a oll a d e grillos advirtiendo qu e jam s di ce n lo s indio s bueno s dia s buena s noches se ores, sin o siempre seor, aunqu e salude n quinienta s personas Cuatr o banco s d e pintad a mader a d e pino medi a docen a d e pocilio s haciend o e l ofici o d e tinteros alguna s pluma s d e ave un a pizarr a y humild e mes a d e tre s pis n o cuatro destinad a

PAGE 72

— 4 6 — a l maestro constitua n lo s mueble s y ensere s d e l a escuela po r otr a part e suci a y desaseada l o cua l m e prob qu e l a pulcritu d de l maestr o era n o u n tanto sin o u n mucli o egost a y censu rable D e lo s chiquillo s n o quier o hablar pue s fuer a cos a d e n o conclui r si n produci r nusea s a l es tmag o d e lo s lectores ; qu e tale s angelito s m s pareca n chongos (monos ) qu e sere s racionales D e propsit o h e dejad o par a l o ltim o mani festa r l o qu e viero n mi s ojo s e n e l tester o prin cipa l d e l a escuela Adornad a co n u n marc o d e ca a habi a all un a pintur a qu e parec a representa r l a person a d e Jes s crucificado ; y dig o pareca porqu e e n luga r de l rostr o simptic o d e Jess s u rizad a barba lci a melena ojo s negro s y dulces arts tic a nari z y boc a d e finsimo s lbio s co n qu e l o vemo s e n nuestra s iglesia s y museo s resplande ciente l a vez d e grandez a y majestad er a aquell o psim o retrat o d e u n indi o feo chato d e cabez a rapad a com o u n quinto car a huesosa horribl e catadur a y mirad a espeluznant e y pa tibularia estand o e l indi o all crucificad o co n tant a propiedad qu e parecime y n o e s broma haberl o concebid o e l nuev o Apele s e n e l act o d e masca r u n bullo —Pero Padre,—dij e e n vo z alt a nopudiend o contene r m i sorpresa,—qu e s esto ?

PAGE 73

— 4 7 — —Vamos l e extra a Y es e Cristo n o e s verdad?—preguntm e e l frail e co n un a sonris a qu e n o sup e cm o traducir —S porqu e es o n i e s e l retrat o d e Jes s n i much o mnos — Y qu quier e Y ? Lo s indio s cree n qu e Dio s er a d e l a mism a raz a qu e ellos D e ah e l pintar l o com o Y v Y com o par a l a devocio n e s igual —aadi e l fraile,—ha y qu e dejarlo s co n su s mana s y bobada s siempr e qu e n o s e separe n d e l o justo N o m e persuadieron ciertamente la s explica cione s de l Padre ; ma s poc o dispuest o hace r e l pape l de l redento r (de l cua l huyer a s i vocacio n tuvies e po r n o cae r baj o la s pincelada s dlo s in dios qu e pondranm e com o nuevo) guard silen ci o uno s instante s y prosegu dirigindom e a l maestrillo —Qu ense a Y ? Quier e Y mostrarm e la s cartilla s qu e debe n tene r lo s muchachos ? —S seor co n finsim o gusto Y diciend o y haciend o presentm e l o si guiente : El Plutarco de los nios. Los milagros de San Juan Nepomuceno. El cantor de la religin. Cartilla de primeras letras. Arte de subir al cielo y ganar la gloria. D e esto s libro s y cartilla s n o habi a e n l a es

PAGE 74

— 4 8 — cuel a m s qu e u n sol o ejemplar po r e l que turnand o equitativamente estudiaba n lo s chi cos Escrito s todo s e n ma l castellan o y d e poc a ningun a instruccin teng o par a m qu e n o fuer a locur a e l suprimirlo s y designa r otro s m s tile s y d e m s inmediato s resultado s par a lo s indio s y au n par a l a madr e ptria qu e n o deb e olvida r l a educaci n d e lo s naturale s d e Fili pinas Despedm e de l maestrill o dndol e u n bne n tabaco y despue s d e come r co n e l Padr e y d e dormi r l a indispensabl e siest a torn cabal ga r po r aquello s mundo s d e Dio s com o hici ral o D Quijot e po r la s rida s llanura s d l a Mancha Po r hace r alg o entabl co n e l carabiner o est a conversacin dign a d e se r contad a y leida : —Falt a much o par a llega r a l otr o pueblo ? —Do s horas seor —Ha y Padr e e n es e pueblo ? —Ha y Pare seor —Castila ? —Castila seor —Yamo s ver,—aad despue s d e alguno s minuto s d e silencio,—cm o t e llamas ? —Yo seor ? —S t —Damia n Cisneros seor — Y d e qu provinci a eres ?

PAGE 75

— 4 9 — —N o entiendo seor —Qn e dnd e ha s nacido quier o decir —¡Ah seor N o s —N o sabe s dnd e ha s nacido ? E s posible ? —Posible seor —Tiene s padres ? —N o tengo seor —Cmo ignora s quine s so n tu s padres ? —Inoro seor —Pero qui n t e h a criado ? n o h a sid o un a babay ? cm o s e llama ? —Nada seor nada —Pue s y e l apellid o Cisneros ? N o m e ha s dich o qu e ere s Damia n Cisneros ? —Y o soy seor ; per o n o s Cllem e durant e alguno s minutos y psem e a discurri r sobr e est a singula r maner a d e se r d e lo s indio s qu e apena s s e preocupa n d e otr a cos a qu e d e s u persona y au n es o e n l a medid a qu e h a vist o y ver todav a e l lector A l cab o d e alguno s minuto s y n o sabiend o c m o pasa r e l tiempo hub e d e arriesgarm e ha ce r nueva s pregunta s a l sencill o carabiner o que rgid o com o l solo segu a tranquil o y com o s i ta l cos a e l viaje —Tiene s compaera?—di j el e parecindom e mu y entrad o e n ao s par a esta r solter o all don d e lo s matrimonios e n s u inmens a mayora s e hace n siend o adolescente s lo s enamorados 4

PAGE 76

5 0 — —Tengo seor —D e dnd e e s t u mujer ? —D e Manila seor —L a lia s dejad o e n e l puebl o a l sali r con migo ? —N o s seor —Qu e n o sabes ? —N o s seor M i compaer a li a huid o co n otr o carabinero seor — Y n o sabe s dnd e est ? —N o s seor —Pero po r qu n o l a buscas ? —Ell a cuidado seor,—respondim e co n l a mism a calm a d e siempre L a palabr a cuidado e n Filipina s e s un a mule till a ta n socorrid a qu e par a tod o sirve signifi cand o est o y much o ms : com o Y quiera us te d ver l o qu e hace, m e e s indiferente, n o importa, l sabr po r qu, y otra s mi l cosa s qu e omit o e n graci a l a brevedad bastand o m i propsit o deci r qu e e l usted cuidado sas e po r todos indgena s y peninsulares —N o t e importa—segu preguntand o a l ca rabinero—averigua r dnd e est t u mujer ? —Parejo seor (M e e s igual. ) — Y ha s tenid o hijo s co n es a compaera ? —Cuatro seor —S e lo s h a llevad o ella ? —N o s seor

PAGE 77

— 5 1 — —Cmo tampoc o t e interes a sabe r e l para der o d e tu s hijos ? —Tampoco seor Ello s cwiclaclo. —Per o hombre n o conoce s qu e es o est ma l hecho ? N o ha s debid o deja r libr e t u compae r a n i abandona r tu s hijos S i e l Padr e l o sab e t e impondr un a penitenci a y quiz u n castigo Ta l conduct a e s impropi a d e u n indi o honrad o y buen o com o t y mno s d e u n soldad o qu e deb e da r ejempl o d e virtu d y moralidad —¡Ah seor!—d i jom e sonriend o com o hici ral o u n filsof o a l oi r un a vulgaridad,—mejo r as : libre libre libre Ello s cuidado seor Aventur au n otra s pregunta s y observacio nes ; y com o e n toda s quedar e ta n lucid o y enterad o com o e n la s qu e precede n resolv en .mudece r y dejarm e d e quebradero s d e cabeza

PAGE 78

CAPITUL O Y U n baile y despue s de l bail e u n incendio A la s do s hora s com o di j ram e e l carabiner o dimo s co n nuestr a humanida d e n e l pueblecit o d e C pintoresc o ciertamente y quiz e l m s lind o d e tod a l a provincia pue s sobr e se r d e ca sa s recie n levantada s reuni a l a pa r ciel o d e pursim o azu l y horizonte s bello s y dilatados Blanda s ola s d e u n ma r apacibl e rompans e si n estrpit o e n l a ribera dulc e y solitaria Com o d e costumbr e encamin mi s paso s a l convent o e n busc a d e posad a par a aquell a noche Sabi a po r experienci a qu e llevral o e l Padr e ma l s i hubies e hech o l o contrario Ta n exage rad a e s l a hospitalida d d e lo s fraile s d e Filipinas — Y e l Padre?—pregunt lo s bata s qu e

PAGE 79

— 5 3 m e ayudaro n baja r de l caballo.—Est arriba ? —Est e n e l Tribunal seor —Pue s qu ha y esta s llora s e n e l Tribunal ? —Bailujan seor —Bailujan?—exclam co n extraeza.—Qu e s es o d e bailujan ? Y lo s bata s d e lo s frailes qu e suele n se r lo s chico s m s listillo s d e lo s pueblos respondiron m e precipitadament e y com o queriend o da r un a muestr a d e s u inteligencia : —Baile seor baile Si n tomarm e parece r sali un o d e ello s par a avisa r a l Padr e m i llegada E l pobr e muchach o ib a corriend o y oasel e gritar:—¡Castila ¡casti la ¡castila!—cua l s i u n espao l fuer a all cos a de l otr o jueves Era y Silvestre est e er a s u nombre n o tard e n presentarse ; y dim e ta n tremend o apret n d e mano s e n testimoni o d e regocijo qu e cre trata b a d e disloca r mi s huesos hart o molido s y a co n la s molestia s consiguiente s de l viaje Y comprend s u alegra ¡Er a y o e l prime r compatriot a segla r qu e visitab a s u puebl o des pue s d e dos aos d e curat o e n C.... —Yamo s cenar vamo s cenar—deci a fra y Silvestr e dand o rdene s y m s rdene s lo s ba tas.—Cenaremo s com o uno s prncipes—aadi — y despue s a l bailujan Eh seo r Administrador ?
PAGE 80

— 5 4 — — A la s mi l maravillas —Porqu e Y querr sabe r l o qu e e s u n bailu jan u n bail e de l pas Y a ver Y.—sigui si n darm e luga r qu e l e contestara,—y a ver Y un a cos a buena N o s e parec e n i po r asom o a l bail e d e all d e l a tierr a d e lo s garbanzos d e es a tierr a qu e m s s e quier e cuant o m s distante s no s bailamo s d e ella ; per o n o dej a d e tene r s u gracia s u aquel. —Nada iremo s es e bailujan ; y puest o qu e otr a cos a n o hay resignaci n y demo s la s fiesta s d e aqu l a importanci a qu e damo s la s d e Espaa N o e s est a l a constant e opinio n d e Vds. ? —Justo es a es—respondim e m s alegr e qu e una s Pscuas.— Y e l qu e n o s e consuel a e s por qu e n o quiere y ma l veni r echa r tabac o y es cupir y dond e quier a qu e fuere s ha z l o qu e vieres y n o ha y ma l a o s i vien e co n trigo y est e mund o e s u n fandang o y e l qu e n o l o bail a u n tonto y Y e l buen o d e fra y Silvestr e habr a seguid o echand o refrane s po r s u boc a n o corta r s u verbosida d co n est a pregunta : —Est dicho a l bailuja n despue s d e cenar Per o dgam e Y. cu l e s l a raz n d e es a fiesta ? —Pue s nada qu e e l Gobernadorcill o d e C e s nuev o y celebr a est a noch e s u nombramiento — Y es e nombramiento h a sid o acertado ?

PAGE 81

— 5 5 — —¡Y a l o creo e s u n bendit o d e Dios — Y fiel ? X —Com o u n perro y quier e lo s castila s m s qu e lo s indios E l otr o di a dil e un o ta l por raz o po r haberl e oid o deci r qu e lo s castila s n o iba n misa qu e l e rompi n o s cunto s huesos <—¡Ola...!—dij e n o sabiend o cm o reservarm e m i opinio n si n disgusta r a l buen o d e fra y Sil vestre — Y e s mu y religioso mucho —Per o d e corazon ? n o ha y fingimient o n i hipocresa ? —¡Qu disparate N o hac e u n me s regal l a virge n d e C u n vestid o d e sed a d e gra n precio d e cie n duro s l o mnos —Conoc e Y s u pieda d po r acto s com o ese? — preguntl e co n iron a qu e n o comprendi —Pue s e s claro Y m e ayud a mis a cuand o s e ofrece y cobr a e l tribut o (contribucin ) viv a fuerza y cant a e l rosari o toda s la s noches y e s humilde y n o hac e m s qu e l o qu e l e dicen y sufr e tod o l o qu e ha y qu e sufrir.. Es o s—aa di fra y Silvestr e e n vo z baj a y com o quie n v a comunica r u n secreto—e n e l puebl o n o tien e simpatas.. —Entnces cmo.. —L e dir Y N o tien e simpata s porqu e n o l e hace n falta A lo s indio s ha y qu e darle s un a autorida d sacad a d e entr e lo s m s oscuro s y an

PAGE 82

— 5 6 — tiptico s par a qu e l a respeten pue s ello s s e con sidera n todo s iguales absolutament e iguales y 11 0 cede n ant e su s compatriota s sin o cuand o esto s tiene n l a fuerza A u n Gobernadorcill o po pula r y amabl e acabara n po r volverl e loc o y romperl e e l bastn A l acaba r e l fraile lo s acordes d e un a msic a (n o lia y puebl o e n Filipina s qu e n o teng a l a su y a correspondiente ) llegaro n nuestro s oidos Er a l a msic a de l bailuja n qu e e l Gobernadorci ll o enviab a par a qu e no s hicies e pasa r la s pena s de l Purgatorio pue s aquell o qu e percib d e tod o teni a mno s d e msica Cos a rara e n verdad porqu e lo s indios com o e n otr o captul o cre o decir rene n admirabl e disposici n par a e l art e qu e Napoleo n llamab a e l ruid o qu e mno s in comoda. —S i Y l e parece,—dijel e fra y Silvestr e a l da r principi o l a cena,—qu e s e marche n lo s msicos Lueg o lo s oiremo s e n e l bailujan —Nada nada com o Y quiera Quie n mand a ahor a e n C e s Y ¡Pue s n o faltab a ms A ver,—aadi e l frail e dirigindos e un o d e lo s batas—dil e a l maestr o d e lo s msico s qu e n o toqu e m s y qu e sub a e n seguida Presents e lo s poco s instante s e l maestro d e lo s msico s co n un a aut a e n l a man o derech a y e l salako f e n l a izquierda D e s u vestid o y fisonom a nad a deb o deci r porqu e todo s lo s in

PAGE 83

5 7 — dio s so n iguale s y y a qued a hech o e l retrat o d e algunos —Oye Andrs,—l e dij o e l Padre—mrchat e a l Tribuna l y dl e a l G-obernadorcill o qu e ir lueg o co n e l seor'Administrado r qu e quier e ve r e l bailujan Dl e tambi n qu e l o teng a tod o pre parad o par a cuand o vayamo s nosotro s qu e ser dentr o d e un a hora La s consabida s buena s noches seor, e l vol verno s l a espald a y sali r po r l a puert a qu e en trara fu l a contestaci n rinic a y elocuent e de l maestr o d e lo s msicos 'No er a de l tod o com n l a cen a qu e m e di o l a munificenci a d e fra y Silvestre U n plat o d e ti nla otr o d e gallin a frita u n tercer o d e tru cha s e n conserva postr e d e ques o d e bol a y u n vinill o qu e pierd e s u fuerz a e n e l viaj e d e la Pennsul a a l Archipilag o constituye n all un a cen a d e prime r orden Y est a fu l o qu e e l pa dr e improvis e n u n periquet e co n m s lisur a y buen a volunta d qu e pulcritu d y aseo U n so berbi o tabac o d e Cagaya n qu e e s e l mejo r ta bac o d e Filipinas y un a cop a d e marrasquin o qu e si n serl e y o devot o hzom e bebe r e l Padre completaro n l a cen a cuy a digesti n bamo s ha ce r e n e l Tribuna l d e C So n lo s Tribunale s casa s d e ayuntamient o modestsimo s edificio s d e plant a baj a construi do s uno s co n ip a y ca a com o l a choz a d e lo s

PAGE 84

— 5 8 — indios otro s co n reci a y magnfic a mader a com o lo s conventos E l d e C er a d e esto s ltimos ; y parecim e estab a levantad o co n m s gust o inteligenci a qu e l a mayo r part e d e lo s Tribuna le s liast a entonce s po r m vistos N o obstante ; si n adorn o d e ning n gnero si n nad a qu e de muestr e e l ingeni o y l a habilida d de l artista aquell a unin encaj e y hacinamient o d e tabla s y m s tablas d e clavo s y m s clavos sugier e a l qu e lo s examin a l a reflexi n d e qu e co n mno s elemento s pudiera n construirs e casa s d e alg n mrit o y d e n o poca s comodidades E n s u interio r ntas e l o mismo falt a d e pla n y d e estudio, pue s so n todo s lo s Tribunale s sala s espaciosas per o nad a m s qu e sala s espaciosas Hallbas e e l d e C aquell a noch e adornad o co n su s m s rica s galas saber : u n faro l d e ex traordinaria s dimensione s y d e cristale s verde s y amarillo s ostentab a sucsim a vel a d e seb o e n l a puert a principal aqu y all rendid a a l pes o d e lo s cie n y cie n globo s d e pape l que co n su s vistoso s colores daba n l a cas a de l ayunta mient o fisonom a d e teatrill o ambulant e d e tiend a dond e hace n su s maravilloso s prodigio s lo s saltimbanqui s y titiritero s qu e pasa n l a vid a siend o l a diversi n y e l encant o d e la s aldeas Formado s l a entrad a y com o quinto s qu e espera n escrupulos a y sper a revista vimo s a l Gobernadorcill o y lo s cabeza s d e Baranga y qu e

PAGE 85

5 9 — no s siguiero n e n l a mism a correct a formaci n liast a dejarno s sentado s e n l a sala llen a d e hom bres mujere s y nio s e n abundanci a ta n fuer a d e l o conveniente qu e hacas e imposibl e l a res piracin sofocad a aincla mais po r e l hum o d e lo s fumadore s qu e era n otro s tanto s angelitos Sen ts e fra y Silvestr e junt o m e n l a sill a nmer o do s y ltimo y s e reanud e l bailujan Excus o deci r qu e lo s tahos y babay descansa ba n filosficament e e n e l suelo tendido s unos co n la s pierna s cruzada s otros co n asitic a in dolenci a todos E l bull o hacia com o siempre la s delicia s d e esto s desfigurado s Terpsicores N o s e danzab a bail e algun o de l pas sin o pol kas valses habaneras rigodone s y lanceros ; pue s so n lo s indio s perdido s partidario s d e esto s baile s d e Europa qu e saborea n co n gestos con torsione s y mogiganga s qu e excita n l a hilarida d de l ma s adusto siend o d e nota r po r l o qu e tie n e d e novsim o y risible qu e cuand o un a baba y e n e l vrtig o de l vals po r ejemplo pierd e s u chinela co n frescur a qu e n o cab e describi r n i e s fci l cree r sin o vindolo dej a a l taho y v derech a com o u n us o a l siti o dond e l a chinel a est r s e l a calz a si n pone r contribuci n la s manos y despue s d e asirs e s u compaer o qu e e n e l nteri n h a estad o mascand o bull o co n l a estic a resignaci n d e u n hij o d e Esparta tom a a l val s qu e dejar a y n o ces a d e danza r hast a qu e

PAGE 86

— m — e l bailuja n li a concluido Otras ma s listas n o busca n e n seguid a l a chinel a perdida sin o qu e sigue n bailand o descalzas y cuand o llega n ve r l a zapatilla pue s e s n o otr a cosa l a ensar ta n co n e l pi com o quie n ensart a u n buuel o y contina n imperturbable s l a diversin piqu e d e aburrirm e y deseand o conoce r un o siquier a d e lo s baile s de l pas rogu a l Pa dre qu e co n car a d e pascu a mirab a alborozad o e l espectculo indicas e a l Gobernadorcill o s i ha b a all algun o dispuest o danza r c d uso d e Fi lipinas Un a indi a y u n indi o diero n do s paso s a l frente y cuand o hubiero n besad o l a man o fra y Silvestr e y ddom e m la s buena s noches ten dis e l cua n larg o er a e n e l suelo cerr lo s ojo s y s e tap lo s oidos Ella dand o vuelta s e n torn o de l indio hacal e mimo s co n la s mano s y profe ri a frase s d e amo r qu e e l buen o de l Padr e m e traduj o literalmente pue s yo com o pued e supo ne r e l qu e leyere m e quedab a oscuras Lo s modo s y gesto s d e l a baba y era n cad a ve z ma s expresivos y parec a suplica r a l tah o qu e volvies e l a vid a y s u cario Levntase a l fin e l muerto ; y dil e ta n fuert e abraz o s u compaer a qu e tem l a estrujase Cambiaro n lo s do s u n bes o e n l a mismsim a boca y asunt o concluido E n e l instant e d e sona r e l estrepitos o scul o

PAGE 87

— 6 1 — d e reconciliacin u n indi o s e acerc a a l Padr e y l e dic e com o quie n v a comunica r un a notici a indiferente : —Pare fuego —Fuego?—esclam fra y Silvestr e levantn dos e apresuradamente.—Ha s dich o fuego ? —Fuego Pare —Dnde ? —All— y seal u n punt o inmediat o a l con vent o qu e desped a grande s y rojizo s resplan dores Cre e e l lecto r qu e lo s concurrente s saliero n l a call e despavorido s y fuer a d e s domina r e l terribl e element o cuya s llama s s e iba n distin guiend o poc o poc o desd e la s ventana s de l Tri bunal ? Cre e qu e tod o fu confusion ruido gri to s d e socorr o y apresurars e cad a cua l salva r l o suyo s u vivienda y cas o d e n o se r est o nece sari o l a de l vecino ? Pue s nad a d e eso Salieron s l a calle ; ma s par a presencia r frio s com o l a estatu a d e l a venganz a lo s estrago s de l incen di o qu e y a empezab a extenders e po r e l centr o de l pueblo Y com o aquella s casa s arde n co n nada com o so n d e materiale s que tostado s po r e l continu o intens o so l d e u n veran o permanente ha n me neste r d e poc o par a trocars e e n cenizas e l fue go qu e di o principi o e n choz a retirada comu nics e la s dem s y fu C po r espaci o d e

PAGE 88

— 6 2 — do s hora s volca n terribl e d e llama s y d e humo E l Padre qu e n o pud o hace r traici n l a sangr e qu e po r su s vena s corra precipits e e n e l convent o seguid o d e do s indio s si n imitadore s y salv cas i tod o s u ajua r y l o qu e m s indis pensabl e l e era ; pue s s i bie n e l fueg o n o habi a llegad o all cuand o fra y Silvestr e hiz o esto cons tbale po r suceso s semejantes qu e e l indi o ant e e l incendi o s e cruz a d e brazo s y dej a qu e e l alm a de l fuego e l aire consum e l a destrucci n y siembr e l a muerte Mientra s tant o e l Grobernadorcill o y lo s cabe za s d e Barangay revuelto s co n sus ^ paisanos n i espeda n l a orde n m s fti l n i daba n seale s d e vida Parecim e verlo s asisti r un a funci n d e fuego s artificiales un a fiest a d e cohetes Y pas o paso a l comp s de l incendio alej bans e d e C co n l a m s estpid a impasibili dad com o s i n o acabara n d e perde r perdiera n pront o l a cas a qu e guardab a lo s elemento s d e s u pacfic a existencia Lo s perros la s gallinas lo s caballos lo s carabaos confundido s com o su s dueo s y com o esto s si n produci r e l m s lev e ruido dirigirons e l a plaza y all aguardaro n l a compa a d e lo s indio s qu e n o s e hiciero n es perar E n situaci n ta n fuer a d e l o verosmil y vien do po r ltimo desd e l a eminenci a e n qu e esta b a contemplando com o s i soara est e espect

PAGE 89

— 6 3 cul o tristsimo qu e tambi n e l convent o mori a entr e la s llamas volvm e a l Padr e qu e perma neci m i lado y quis e invitarl e l a resigna ci n de l dolo r qu e experimentar a a l mira r s u puebl o destruid o y lo s indio s impasible s has t a e l absurdo Detvom e un a lgrim a qu e v i brota r silen cios a d e lo s ojo s d e fra y Silvestre

PAGE 90

CAPITUL O VI E l leatr o d e lo s indios U n di a mu y d e maan a recib l a visit a d e fra y Bartolo cuy a buen a past a h e tenid o oca sio n d e manifesta r e n anteriore s captulos Hombr e ingenuo sencill o y si n malici a hu bimo s d e simpatiza r la s primera s d e cambio —Qu hay?—l e dije.—Qu tra e V po r aqu ta n tempranito ? —Yeng o darl e Y un a buen a noticia,—res pondim e sentndos e e n un a butac a y encen diend o u n tabac o si n para r miente s e n lo s cum plimiento s qu e so n naturales —Un a buen a noticia ? —L o qu e Y oye un a buen a noticia mejo r dicho veng o traerl e V u n captul o p£r a s u

PAGE 91

— 6 5 — libr o Recuerdos d e Filipinas. N o m e h a dich o Y qu e piens a escribi r e n Madri d u n trabaj o litera rio—recreativ o qu e llevar es e nombre ? —Es o quiero —Pue s corriente L e traig o V u n cap tulo —Esto y su s rdene s y venga n cosa s de l pas So y tod o atenci n y oidos —Maan a e s e l sant o de l patr n de l pueblo y co n es e motiv o e l Gobernado r cili o quier e or ganiza r un a funci n d e teatro —D e teatr o h a dich o Y. ? —S d e comedia com o dice n otros —Per o ha y obra s y actores ? —No seor ; ma s l o qu e ello s desea n e s un a fiest a funci n teatra l a l estil o de l pas Y a ver Y. y a ver V. : e s cos a qu e l e har rei r has t a desternillarse — Y e l local?—pregntel e todava —Ninguno pue s ah est l a gracia —Yaya decididament e n o l o entiendo Es o d e da r funci n dramtic a si n obras actores n i local qu quier e Y. ? s e m e hac e cuest a ar riba —E l local—aadi e l Padr e rindos e m s rei r d e m i extraeza—l o improvisa n lo s indio s e n medi o de l campo dond e levanta n u a cos a mod o d e escenari o y all s e despacha n s u gusto 5

PAGE 92

— 6 6 — —Y a es o e s otr o cantar Y par a cund o quier e e l G-obernadorcill o organiza r semejant e espectculo ? —Par a maana y advirtol e Y qu e aqu esta s funcione s n o dura n com o all cuatr o cinc o horas sin o tre s dia s co n su s tre s noches — Y e n qu consisten ? —Mu y sencillo e n pelea r moro s y cristianos ; diversi n qu e exalt a e l fervo r religios o d e lo s indgena s y lo s dispon e l a humilda d y devo ci n qu e h a podid o Y ve r e n e l tiemp o qu e lle v a aqu —Po r supuesto qu e lo s ingnio s autore s d e tale s obra s ser n espaoles ? —N o seor so n indios y lo s papele s est n es crito s e n tagalo —Pue s n o ha y m s qu e habla r y cuent e Y conmig o com o espectado r hast a dond e pued a re sisti r l a funcin —Cuent o co n Y.?—preguntm e fra y Bartol o rebosand o alegr a s u semblante —JDesd e luego — Y eo n lo s dem s espaoles ? —Cre o qu e asistirn ; y o procurar catequi zarlos —L o dicho y maan a la s siet e y medi a m e tien e Y aqu buscarlo Cenaremo s despue s e n e l convento eh ? —Conform e d e tod a conformidad

PAGE 93

— 6 7 — —Pues hast a maana —Hast a maana Y e l campechan o de l frail e marchs e m s ale gr e y triunfant e qu e Alejandr o recorriend o vic torios o l a Grecia y qu e Colo n arrojand o la s planta s d e Espa a u n nuev o mundo Confies o ingenuamente co n l a ingenuida d co n qu e escrib o esta s pginas qu e hub e d e preocuparm e n o poc o imaginand o l o qu e podi a se r e l teatr o d e lo s indios S i guard a relacin—deci a yo—co n la s dem s cosa s de l pas f qu e h e d e divertirm e d e l o lindo y qui n sab e si com o dic e fra y Bartolo podr hace r u n captul o m s par a mi s Recuerdos de Filipinas. A l siguient e di a y l a hor a qu e convinimo s fu e l frail e buscarme Mont co n otro s espaole s e n e l coch e qu e com o hombr e cmod o y previso r teni a e l cura y no s encaminamos, haciend o mi l conjetura s y suposiciones a l teatr o d e lo s in dios distant e de l puebl o com o uno s tre s cuarto s d e legua Er a l a hor a de l crepscul o y e l frail e man d encende r lo s farole s de l carruaj e qu e s e des lizab a po r l a carreter a metiend o grand e ruido 11 0 pudiend o corre r com o desebamo s po r i r e n l a mism a direcci n lo s vecino s de l puebl o y nmer o considerabl e d e gente s atrada s d e lo s m s inme diato s a l sol o anunci o d e un a fiest a d e comedia

PAGE 94

— 6 8 — L a vist a qu e ofreci a l a calzad a er a curiosa Mujeres hombre s y nios revuelto s e n ex traordinari a confusio n y co n tea s encendida s par a evita r lo s peligro s d e lo s accidente s de l terreno marchaba n gritando comiendo fuman d o y mascand o bull o cua l s i s e dirigiera n un a romera A pi unos caball o otro s y e n pesado s y tos co s carromato s tirado s po r carabaos n o pocos caminaba n e n trope l regocijndos e y a de l es pectcul o qu e le s esperab a durant e tre s dia s co n su s tre s noches L a lu z rojiz a d e la s teas e l si lenci o de l campo e l incorrect o trota r d e lo s ca ballo s d e nuestr o coche e l sord o y profund o mu jid o d e lo s carabao s y l a griter a espantos a d e lo s indios daba n aquell a escen a la s forma s d e un a carnavalad a si n ejemplo d e un a manifes taci n cas i diablica contribuyend o remarca r est e ltim o carcte r l a te z cobriz a d e lo s in dgena s y s u aspecto pacfico s per o pavoros o y espeluznante Despue s d e habe r sid o testigo s d e senda s ca da s y tropezone s llegamo s com o u n tir o d e fu si l de l teatr o d e lo s indios Apemono s de l car ruaje y pia n pianit o llegamo s a l luga r d e l a fiest a qu e parecim e com o scu a arrojad a e n me di o d e un a llanur a capa z d e contene r e l gigantes c o Circ o Flavi o (coloseum) d e l a Rom a d e Jpiter Er a e l teatr o u n inmens o tablad o d e poc o m s

PAGE 95

— 6 9 — d e u n metr o d e altur a sobr e l a tierra A l a de rech a levantbas e un a choza-habitacio n desti nad a lo s actores y l a izquierd a u n palco 6 cos a as par a lo s castilas N i m s n i mnos n i mno s n i ms E l pblico sentad o e n e l mism o escenario aguardab a impacient e nuestr a llegad a qu e er a l a sea l par a qu e l a funci n empezase Sobr e una s do s mi l familia s habi a segurament e e n e l in mens o teatro Cas i todo s lo s hombre s tena n tea s encendidas cuya s llamas com o dej o dicho da ba n a l punt o qu e viera n mi s ojo s form a d e scu a arrojad a e n medi o de l campo U n grit o d e alegr a d e todo s lo s espectadore s y e l ruid o d e un a msic a de l pa s tocad a po r cie n maestro s llamado s a d hoc fu e l salu d o qu e recibimo s a l pone r nuestro s pi s e n la s desiguale s tablas dond e ramo s esperado s po r e l Grobernadorcill o y lo s Cabeza s d e Barangasy qu e co n sombrer o e n man o y puesto s lo s ojo s e n e l suel o no s diero n compa a hast a e l palc o des tinad o lo s castilas Ced fra y Bartol o l a presidenci a d e l a fun ci n segur o d e qu e sabr a da r gust o lo s indios cuya s aficione s teatrale s m e era n au n desconoci das y di comienz o l a fiesta Ante s d e continua r deb o deci r a l lecto r qu e e l frail e tuv o l a amabilida d d e traducirm e de l tagal o (er a l o qu e hablaba n lo s actores ) e l ar

PAGE 96

— 6 8 — L a vist a qu e ofreci a l a calzad a er a curiosa Mujeres hombre s y nios revuelto s e n ex traordinari a confusio n y co n tea s encendida s par a evita r lo s peligro s d e lo s accidente s de l terreno marchaba n gritando comiendo fuman d o y mascand o bull o cua l s i s e dirigiera n un a romera A pi unos caball o otro s y e n pesado s y tos co s carromato s tirado s po r carabaos n o pocos caminaba n e n trope l regocijndos e y a de l es pectcul o qu e le s esperab a durant e tre s dia s co n su s tre s noches L a lu z rojiz a d e la s teas e l si lenci o de l campo e l incorrect o trota r d e lo s ca ballo s d e nuestr o coche e l sord o y profund o mu jid o d e lo s carabao s y l a griter a espantos a d e lo s indios daba n aquell a escen a la s forma s d e un a carnavalad a si n ejemplo d e un a manifes taci n cas i diablica contribuyend o remarca r est e ltim o carcte r l a te z cobriz a d e lo s in dgena s y s u aspecto pacfico s per o pavoros o y espeluznante Despue s d e habe r sid o testigo s d e senda s ca da s y tropezone s llegamo s com o u n tir o d e fu si l de l teatr o d e lo s indios Apemono s de l car ruaje y pia n pianit o llegamo s a l luga r d e l a fiest a qu e parecim e com o scu a arrojad a e n me di o d e un a llanur a capa z d e contene r e l gigantes c o Circ o Elavi o (coloseum) d e l a Eom a d e Jpiter Er a e l teatr o u n inmens o tablad o d e poc o m s

PAGE 97

— 6 9 — d e u n metr o d e altur a sobr e l a tierra A l a de rech a levantbas e un a choza-habitacio n desti nad a lo s actores y l a izquierd a u n palco cos a as par a lo s castilas N i m s n i mnos n i meno s n i ms E l pblico sentad o e n e l mism o escenario aguardab a impacient e nuestr a llegad a qu e er a l a sea l par a qu e l a funci n empezase Sobr e una s do s mi l familia s habi a segurament e e n e l in mens o teatro Cas i todo s lo s hombre s tena n tea s encendidas cuya s llamas com o dej o dicho da ba n a l punt o qu e viera n mi s ojo s form a d e scu a arrojad a e n medi o de l campo U n grit o d e alegr a d e todo s lo s espectadore s y e l ruid o d e un a msic a de l pa s tocad a po r cie n maestro s llamado s a d hoc, fu e l salu d o qu e recibimo s a l pone r nuestro s pi s e n la s desiguale s tablas dond e ramo s esperado s po r e l Gobernadorcill o y lo s Cabeza s d e Barangasy qu e co n sombrer o e n man o y puesto s lo s ojo s e n e l suel o no s diero n compa a hast a e l palc o des tinad o lo s castilas Ced fra y Bartol o l a presidenci a d e l a fun ci n segur o d e qu e sabr a da r gust o lo s indios cuya s aficione s teatrale s m e era n au n desconoci das y di comienz o l a fiesta Ante s d e continua r deb o deci r a l lecto r qu e e l frail e tuv o l a amabilida d d e traducirm e de l tagal o (er a l o qu e hablaba n lo s actores ) e l ar

PAGE 98

7 0 — gument o d e l a obra pue s y o n i sabi a entnce s n i s ho y lin a sol a palabr a de l idiom a filipino Y contino A m i fuert e redobl e d e tambo r presents e e n medi o de l escenari o u n indi o com o un a loma fe o com o l sl o y vestid o d e mi l colores Re nunci o describi r e l traj e d e st e y d e lo s qu e va n sucederl e e n la s tablas porqu e est a e s l a hor a e n qu e n o h e podid o averigua r qu vestido s era n aquellos Sac d e l a vain a descomuna l sabl e d e caballe ra y despue s d e darno s la s buena s noches se or, d e costumbre llam a desaf o todo s lo s moro s d e l a tierra quiene s regal a lo s insulto s d e sucios bribones cobarde s y malos cristianos. Com o er a d e espera r nadi e respond e est e reto ; y e l re y d e lo s cristiano s retras e s u casa n o si n habe r patead o d e l o lind o sobr e la s ta bla s y querid o comers e todo s lo s hijo s d e Mahoma Sal e u n nuev o indio genera l cristian o qu e masc a bull o y llev a lo s pi s descalzos y dic e l a multitu d qu e e l re y mor o l e h a robad o s u hija bell a com o ningun a y m s fuert e qu e u n casti la Tama o ultraj e pid e venganza y e l buen o de l genera l dispnes e tomarl a po r ma r y po r tierra : ma s h aqu qu e e n e l moment o mism o e n qu e v a desaparece r par a conjura r su s sol dados u n mor o qu e sal e de l cuart o d e dond e

PAGE 99

— 7 1 — sale n todo s si n distincin s e lanz a sobr e l y despue s d e alguno s mandoble s l e tumb a e n e l suel o y l o mata Rug e l a multitu d e n sant a clera preciptan s e e n e l escenari o com o uno s cincuent a amigo s de l difunt o y acaba n co n e l pobr e mor o qu e apena s pud o defenderse Com o u n cristian o s e entusiasmar a tant o e n s u pape l qu e l e dier a u n golp e d e espad a e n l a cabeza e l moro y a muer to l e busc a co n lo s ojos s e dirig e l y pgal e terribl e y verdader o bocad o e n un a pantorrilla Y aqu fu Troya Revulves e e l cristiano emprndel a bofetone s co n e l mor o qu e s e le vant a com o u n energmeno toma n part e lo s otros e l pblic o grita y vs e precisad o e l Go bernadorcill o interveni r e n e l conflict o recor dand o todo s qu e aquell o e s un a comedia Calmad a l a gresc a retrans e lo s valientes y e n s u luga r s e presenta n do s mujeres un a mor a y otr a cristiana So n amba s d e horribl e catadur a y est n mascand o bullo Si n m s prembul o s e acomoda n e n e l santsim o suel o un a enfrent e d e otra y mrans e co n ojo s d e odi o profundo ter rible irreconciliable A l rascars e l a mor a u n pi cesel e l a chinela recgel a l a cristian a y l a tir a l a multitu d co n desprecio Indgnas e l a ofen dida sac a u n tabaco l o enciende escupe y dic e s u rival : L a otr a noch e so qu e t e habi a ma tado y par a qu e m i sue o se a verdad toma. Y

PAGE 100

— 7 2 — ta n fuert e bofeto n dil e l a cristiana qu e es t a ca e a l suel o profiriend o palabra s d e dolo r y d e socorro Sale n la s tabla s m s indias rodea n l a mora l a apostrofan l a insultan da n co n ell a e n e l suel o despue s d e ensea r una s y otra s e n e l bullici o cosa s qu e e l pudo r guard siempre le vanta n e l vestid o d e l a infiel l a propina n sen do s azotes y entr e lo s ahullido s y e l palmote o de l pblic o s e retira n toda s par a qu e salga n nue vo s actores —Veo—d i jel e entonce s fra y Bartolo—qu e adem s d e se r desiguale s la s lucha s lo s moro s queda n siempr e vencidos —Mir e Y.—m e respondi co n graveda d qu e estuv o punt o d e hacerm e reir—s i as n o fuer a lo s indio s s e disgustaran Ello s n o puede n con cebi r qu e e l mor o triunf e de l cristiano Seria n capaces s i l o contrari o viese n aqu d e ponerl e fueg o a l teatro ¡Ah so n mu y religiosos Dej fra y Bartol o aprecia r com o quisier e l a religiosida d d e lo s indios y segu atent o e l cur s o d e l a funcin A lo s eco s d e guerrer a y estrepitos a march a v i sali r do s pequeo s ejrcitos un o cristiano mor o e l otro Tresciento s hombre s e n junt o y dividido s e n do s columnas l a d e lo s primero s d e dosciento s combatientes y d e cie n nad a m s l a d e lo s segundos aprstans e todo s nunc a vist a

PAGE 101

— 7 3 — pelea E l re y d e lo s cristiano s d a do s paso s a l frent e y llam a a l re y mor o qu e acud e e n segui da S e insultan y concluye n po r rei r espad a e n man o e n presenci a d e su s liuestes Habiend o notad o y o qu e tale s ria s duraba n ma s tiemp o de l necesario saqu e l relo j par a consulta r l a hor a y apunta r e n m i memori a lo s minuto s qu e pasare n peleand o lo s do s caudillos Cuand o e l cristian o acab d e mata r a l mor o v i qu e habi a trascurrid o u n cuart o d e hora n o queriend o comprende r todava pesa r d e to carlo qu e hubies e u n pblic o ta n pacient e y uno s cmico s ta n incansable s y d e vigo r ta n ex traordinario Viend o lo s moro s qu e s u re y yac e e n e l suel o atravesad o po r estocad a si n igual heroica en cindens e d e ir a y arremete n furioso s contr a lo s cristianos qu e n dobl e nmero resiste n l a aco metid a y acepta n l a batalla ¡M s d e un a hor a dur l a pelea N o s cm o tuv e pacienci a par a sufri r monoton a semejante Caa n lo s moro s tierr a herido s po r e l acer o d e lo s cristianos y estos cad a ve z m s arroja dos tiraba n derech a izquierd a tajo s y man doble s qu e e n ocasione s fuero n reales produ ciend o uno s y otro s inferna l algarav a y ruid o espantabl e ca n su s grito s d e guerr a y su s voce s ronca s y desabridas E l pblico loc o d e place r y creyndos e efectivament e espectado r d e u n com

PAGE 102

— 7 4 — bat e verdadero tomab a part e e n l a li d incre pand o lo s moro s y dand o alient o lo s cristia nos qu e l a hor a fuero n victorioso s e n tod a l a lnea Lo s moro s estaba n e n e l suel o 6 muerto s 6 he ridos Lo s cristiano s saliero n ta n campantes ex cept o u n pobr e indi o qu e e n broma e n brom a fu vctim a d e un a cuchillad a qu e l e cort l a orej a izquierda A l termina r est a part e d e l a obr a decid tor na r cas a y n o ve r m s sandece s n i brutali dades —S e qued a Y.?—djel e fra y Bartolo —No m e ir tambin Per o po r qu n o espe r a V u n poc o ms ? —N o puedo esto y soberanament e aburrido N o l e cans a Y est e espectculo ? — S ciertament e ; ma s com o n o ha y otr a cosa... —Puest o qu e maan a ser l o mism o volver y veremo s s i ha y alg o nuevo -—Yaya entonce s n o vuelv a V. porqu e l a fun ci n contin a as hast a la s doc e d e l a noch e d e pasad o maana —Si n varieda d alguna ? —Ninguna E l teatr o d e lo s indio s est redu cid o esa s pelea s interminables —Per o n o descansa n pblic o y actores ? —N o descansa n hast a qu e s e acab a todo S e

PAGE 103

— 7 5 — trae n aqu l a morisquet a y e l bullo y sobr e esa s tabla s pasa n lo s tre s dias — Y cund o duermen ? —Indistintamente Cad a cua l s e tumb a cuan d o l e llam a e l sueno y si n m s s e queda n com o lirones Montamo s e n e l mism o coch e qu e no s llevara y haciend o mi l comentario s no s dirijirno s a l puebl o dond e n o s e vei a n i un a lu z n i u n alma E l teatr o l o dej desiert o y oscuras

PAGE 104

CAPITUL O VI L D e cm o yo siend o 4wohcrnador met e n l a crce l u n rey Keza n y prescribe n la s leye s d e all qu e e n la s ausencia s y enfermedade s d e lo s Gobernado re s civiles lo s Administradore s d e Haciend a p blica e s decir lo s inmediatos pase n desempe a r aque l puesto E n virtu d d e est a prescripci n y po r hallars e ausent e e l dignsim o Gobernado r d e m i provincia hub e d e encargarm e yo tre s mese s ante s d e volve r l a Pennsula d e llena r dicha s funciones Vme pues d e l a noch e l a maan a y siend o entnce s meno r d e eda d co n e l bast n d e Gobernado r e n mi s manos habitua das ciertamente cosa s d e mno s peso revol ve r libro s y escribi r cuartillas

PAGE 105

— 7 7 — A lo s poco s dia s y despue s d e habe r vist o y tocad o caso s qu e e n e l transcurs o d e esta s pgina s tendr ocasio n d e decir presentsem e l a hor a d e almorza r estirad o com o u n us o y seguid o d e alguno s Cabeza s d e Baranga y e l Gobernadorci ll o de l pueblo Chocm e altament e visit a ta n fuer a d e sazn ; emper o e l motiv o d e ell a n o po d a esta r m s justificado —Seor,—m e dij o e l Gobernadorcillo,—pid e permis o par a presentars e Y S (¡nad a mnos! ) y ofrecerl e su s servicio s e l re y d e lo s montes —Cmo tambi n aqu ha y reyes?—l e pre gunt a l espao l qu e m e acompaab a l a mes a y qu e er a viej o e n e l pas —S ma s e s u n re y d e mentirijillas u n re y d e lo s igorrotes —Pero rey ? —Es e ttul o l e da n ellos Po r l o dems lo s reye s y lo s subdito s so n pobre s indio s qu e s e re sisten n o s po r qu vivi r e n lo s pueblos — Y qu m e toc a m hace r co n es e re y d e lo s monte s qu e anunci a e l Gobernadorcillo ? —Escuch e Y. amig o mi Lo s indio s igorrote s d e un a m s provincia s qu e n o quiere n baja r lo s pueblo s n i vivi r com o vive n su s paisanos sujeto s la s leye s sociale s y l a autorida d d e Espaa s e rene n e n grande s ranchera s y nom bra n u n re y qu e lo s dirig e y gobierna Est e re y tien e l a obligacin desd e tiemp o inmemorial d e

PAGE 106

— 7 8 — baja r l a capita l d e l a provinci a siempr e qu e s e mud a d e Gobernador Ofrec e est e su s servi cios pnes e su s rdenes lo s espaole s l e en tretenemo s co n pregunta s acerc a d e su s vasallo s y dominios y e l buen o de l rey a l cab o d e tre s cuatr o dias s e vuelv e a l mont e dond e cuent a s u viaj e y l o qu e e l Gobernado r l e h a dicho Suele n se r buena s gente s y d e un a past a inmejorable — Y n o ha y re y d e lo s monte s m s qu e e n es t a provincia ? —S lo s ha y e n muchas sobr e tod o e n la s m s atrasadas —Pue s mira,—di j el e a l Gobernadorcill o qu e permaneci cuadrad o com o u n quinto,—vuelv e co n e l re y dentr o d e un a hor a qu e habremo s aca bad o d e almorzar Retirrons e lo s indio s y segu preguntand o a l espaol : —Per o cm o s e toler a es a autorida d de l re y d e lo s monte s dentr o d e la s provincias ? —Mu y sencillo Com o e s un a autorida d qu e n o mortific a y obedec e la s rdene s d e lo s espa oles s e dej a existi r com o un a d e tanta s ano mala s d e Filipinas Lo s igorrote s vive n as su s anchas s e da n po r contento s co n qu e n o s e lo s moleste y pasa n l a vid a comiend o pltanos y la s veces arro z qu e compra n e n lo s pueblo s e n su s nocturna s escursiones S u principa l in dustri a consist e e n cultiva r u n detestabl e tabac o

PAGE 107

7 9 — qu e vencle n io s indios ta n dado s a l contraban d o com o lo s aragonese s y andaluces A l a hor a exactament e volvi e l Gobernador cill o acompaad o de l montara z reyezuelo cuy a vist a n o dej d e llamarm e l a atencin Er a pequeo rechoncho d e uno s sesent a aos d e cabell o rizad o qu e pareci a crin ojo s negro s y -vivos frent e espaciosa y port e auda z y resuelto Do s cosa s m e chocaro n especialmente : l a bar b a lueng a y entre-can a qu e cubri a s u rostr o y e l uniform e co n qu e s e present Er a e l prime r in di o qu e vei a co n barba y e l prime r re y qu e co nocier a vestid o co n l a rop a d e u n soldad o d e in fantera conjunt o tant o m s extravagant e y ri sibl e cuant o qu e llevab a sombrer o d e cop a y lo s pie s a l air e libre Si n andars e co n rodeo s n i melindre s y des mintiend o l a proverbia l sencille z y modesti a d e lo s indios e l buen o de l re y dim e l a man o com o pud o habrsel a dad o u n amigo co n frescur a y desembarazo Hcel e senta r e n frent e d e m y -habindol e preguntad o s i hablab a castil a y con testdom e afirmativamente entablamo s est e di logo : —Seor li e venid o saluda r Y S y po nerm e su s pie s com o re y sumis o y obediente — d i jom e e n u n castellan o capa z d e hace r reir l a anism a estatu a d e Cervantes —Gracias amigo ; per o dgam e po r qu n o

PAGE 108

— so baj a Y co n su s camarada s lo s pueblo ^ y vive n com o lo s dem s indios ? —jAh seor Perdon e V S Estamo s mejo r e n lo s montes All somo s libre s y n o pagamo s e l tribut o n i tenemo s frailes —N o conoc e Y qu e es o e s vivi r com o lo s sal vajes fuer a d e sociedad si n ley si n familia si n goce s y sujeto s la s inclemencia s y rigore s d e l a naturaleza ? Lo s indio s d e lo s pueblo s l o pasa n bie n y tiene n comodidade s y ventaja s qu e Yds n i siquier a puede n comprende r n i apreciar —Seor,—dij o mudand o d e conversaci n y com o s i l e hiciera n da o mi s palabras,—quier o qu e m e hag a Y S u n regalo —E l qu e Y guste—l e contest echndom e rei r e n su s barbas —U n regal o chichirico (bonito) —Conforme Qu quier e Y qu e l e regale ? —Un a cosa seor —Cul ? —Una j¡ j —Per o cul ? S i n o l a dic e V n o s e l a podr dar —Una.. Y m i re y queds e e n silenci o y com o s i bus cas e palabra s co n qu e expresa r s u deseo —U n vestido—dij o a l cab o y rindos e com o u n chiquillo.—Este,—aadi mostrndom e e l uni form e qu e llevaba,—m e l o regal otr o Gobernador

PAGE 109

— 8 1 — —Bueno est a tard e la s sei s veng a V y l e vestiremo s d e pi s cabez a par a qu e sub a a l mont e compuest o y limpi o com o deb e estarl o siempr e u n rey A l marcharse y agradecid o si n dud a m i ofrecimiento quis o besarm e l a man o y poners e d e rodillas S e l o imped rindom e m s y me jor y fus e e l monarc a acompaad o de l Gober nadorcillo quie n s e dab a lustr e y ton o delant e d e s u compatriot a n o obstant e se r est e tod o u n rey —Qu hacemo s co n est e hombre?—l e pre gunt a l espao l qu e estab a conmigo —Vamo s confeccionarl e u n traj e d e Carna va l y ver V cm o sal e d e aqu m s alegr e qu e una s castauelas Y dich o y hecho Pusimo s e n seguid a mano s l a obra y sacand o d e est e ba l y descolgand o d e aquell a perch a reunimo s l o siguiente : u n sombrer o d e copa un a levit a negra u n panta l n encarnad o qu e debi servi r lo s soldado s d e Magallanes una s botina s d e charo l casi nue va s y u n chalec o blanco Colocamo s sobr e un a sill a un a mud a d e rop a interior y rindono s an ticipadament e d e l a fach a qu e hari a e l re y d e lo s montes aguardamo s ansioso s s u segund a vi sita N o s e hiz o esperar A la s sei s e n punt o pre sents e d e nuev o co n e l Gobernadorcillo e

PAGE 110

8 2 — —Vamos—l e dije—aqu tien e Y m i regalo —Gracias seor—contest mirand o co n ojo s d e codici a l a rop a qu e l e teni a preparada —S e vestir Y e n m i cuarto eh ? —No seor aqu mismito. Y com o n o habi a mujere s qu e pudiera n rubo rizars e a l contempla r la s cobriza s carne s de l rey dejl e qu e l o hicier a s u gusto S e desnud e n u n periquete y psose ant e todo e l sombrer o d e copa E n seguid a l a levita —As no,—l e interrump.—L o primer o e s l a camisa lueg o lo s calzoncillos despue s lo s calce tines y as sucesivament e tod o l o dems —Seor y o n o quier o camis a n i es o blanco E s malo —No hombre ¡Qu h a d e se r malo N o v e uste d cm o l o llevamo s nosotros ? Pngasel o V —N o m e l o pongo seor ; perdon e V S. e s malo Y si n m s n i m s s e coloc l a levita encim a d e est a e l chaleco y po r ltim o e l pantaln cuy o colo r encarnad o l e produj o grandsim o re gocijo — Y la s botas?—l e dije —Es o tampoco seor E l pi libre libre E s mejor Supus e qu e m i re y n o s e habr a vist o jam s e n u n espejo y si n decirl e nad a l o conduj e l a sala dond e teni a un o d e grand e y magnfic a lu

PAGE 111

— 8 3 — na Cuand o s e vi o e n l contraj o fuertement e la s cejas psos e grav e y di o u n salt o haci a atrs ; ma s com o siguies e contempland o s u figu r a acab po r rei r co n l a candide z d e u n nio Mirbas e d e frente d e lado d e un a postura d e otra or a alegre y a sombro co n e l sombrer o pues to co n e l sombrer o e n l a mano y repet a si n cesar;—¡Yo yo : e l rey e l rey! —Yamos,—l e dij e acercndom e s u rea l per sona.—n o ser a mejo r qu e s e pusier a Y l a ca mis a y encim a d e est a e l chaleco ? As v a V en seand o e l pech o y es o n o est bie n e n u n rey —Seor est bien ; perdon e Y S Cuand o acab d e mirars e y remirars e dim e nuevament e la s gracias y po r consej o mi fue s e visita r e l puebl o y luci r s u rop a d e ms cara Y aqu empiez a l o mejo r de l caso A l pone r lo s pi s e n l a calle lo s muchachos qu e n o haba n vist o jam s fach a semejante for maro n detr s d e l co n curiosida d primero e n so n d e burl a a l poc o rato Amostazad o e l re y qu e ib a sol o dndos e nfula s d e verdader o mo narca volvi n o poca s vece s l a cabez a y dirigi palabra s d e amenaz a lo s chiquillos Esto s n o hiciero n cas o y empezaro n tirarl e piedras Desd e un a ventan a veamo s m i amig o y y o est a escen a risible ; y e n verdad qu e n o sabi a qu hacer s i deja r corre r l a burl a manda r a l

PAGE 112

— 8 4 — Gobernadorcill o qu e amparas e e l derech o in cuestionabl e de l monarca E n est a perplejidad lo s muchacho s s e atre ven a l fin co n e l buen o de l rey ; y un o d e ellos andand o si n produci r ruido acrcas e l a vcti m a y d e u n papirotaz o tral e e l sombrer o d e copa Indgnas e e l rey arremet e co n lo s chicos y est e quier o y est e n o quier o dale s todo s sendo s cachete s y puntapis Acude n lo s civile s qu e est n d e guardi a e n e l Gobierno castiga n a l pobr e re y qu e n o s e d cuent a d e s u infortunio y promuves e alborot o ta l qu e m e v i e n l a nece sida d d e interveni r llamand o uno s y otro s par a pone r trmin o a l desaguisado Un o d e lo s guardia s civiles e l qu e hubier a d e ensaars e m s co n e l rey acompa a est e a l presentars e m e n just a quej a contr a e l atro pell o qu e ta n ma l parada s dejas e s u dignida d y su s costillas —Seor,—deci a e l rey,—est e guardi a m e h a pegad o y y o quier o qu e Y S l o castigue -—Seor,—deci a s u ve z e l guardia,—e l re y h a hech o sangr e e n l a car a y e n l a cabez a mu cho s chico s y es o n o est bien —Est e guardi a e s indi o y Y S n o deb e creer lo—replic e l re y com o s i l n o fues e ta n indi o com o e l guardia Testig o ocult o de l hech o d i l a raz n a l mo narc a y reprend fuertement e s u agresor ; ma s

PAGE 113

— 8 5 — e l rey qu e n o tuvier a brio s e n l a call e par a ven gars e de l guardia atrvesel e delant e d e m a l ve r qu e y o estab a d e s u parte ; y si n encomen dars e Dio s n i a l diabl o l a emprend e bofeto ne s y mordisco s co n e l guardi a y d a co n l e n tierra Acudimo s m i amig o y yo y com o notar a qu e e l guardi a teni a gravement e herid o u n oj o gracia s u n terribl e cachet e de l monarca amo nest este Incomdas e e l re y a l o r mi s palabras tmala s po r dond e queman y quitndos e irritad o l a rop a qu e l e regal djal a tirad a e n e l suel o y sal e l a call e ta l y com o s u madr e l o pariera exclaman d o grande s voces : ¡A l monte a l monte! Inmediatament e dij e u n guardi a qu e fuer a tra s l hast a alcanzarl o y qu e l o meties e po r l o pront o e n l a crcel pue s n o er a cos a d e consen ti r semejant e pase o paradisac o po r la s calle s de l pueblo Un a ve z e n l a crce l e l re y manifest qu e quer a verme Orden qu e l e llevase n e l traj e qu e abandon enfurecid o y qu e fues e puest o e n libertad F f Cuand o s e present m e l desgraciad o n o pud o mno s d e rerse y parecim e qu e habi a comprendid o s u falta —Seor—m e deci a cndidament e poniend o su s mano s sobr e mi s rodillas—e l regal o d e Y S l o guardar much o tiempo

PAGE 114

— 8 6 — —L o celebrar ; y par a qu e ve a Y qu e y o l e apreci o vo y darl e adem s u n sabl e mu y bonit a par a qu e l o us e Y e n m i memori a y s e hag a respeta r d e lo s igorrotes Co n efecto : descolgu d e l a pare d d e l a oficin a de l Gobiern o u n enorm e sabl e d e caballer a qu e estab a all desd e lo s tiempo s d e l a conquista y e l buen o de l monarc a l o recibi co n m s estim a qu e e l traje Cil o e n e l act o s u cintura y despue s d e lo s saludo s d e ordenanz a tom e l tol e y fues e lo s montes Hast a hac e poc o tiemp o h e conservado com o bast n d e mrit o verdadero u n precios o junco flexibl e com o l a seda qu e e l incomparabl e re y m e di o e n recuerd o d e s u amistad

PAGE 115

CAPITUL O VIII Ki O nunc a vist o n i oido U n di a recib l a siguient e carta qu e copi o a d jpedem litterce: A l Gobernado r seo r do n Francisc o Caa maque Mu y seo r mi d e m i nfim a persona dig o V qu e quier o sali r d e est a crce l dond e so y hac e a o y medi o si n orige n lega l pue s aunqu e m e llam o Antoni o Balbo a y o so y Vicent e Nue z y Garc a y com o teng o compaer a y hijo s ta m bie n y o beng o d e s u plica r V S m e d liber ta d qu e necesit o y afirm o reci a mad a desd e en tonces Dio s guard e V S infinito s ao s com o de seab a s u nfim o serbido r y su b dit o humild e qu e b s m

PAGE 116

8 8 — wAntoni o Balbo a y Vicent e Nue z y Garca. L a lectur a d e est a cart a dejm e pensativo D e qu s e trata?—reflexionab a par a m. — Qui n e s est e Yicent e Nue z y Garc a qu e est pres o hac e a o y medi o y qu e dic e l a ve z lla mars e Antoni o Balboa ? Qui n e s est e Antoni o Balbo a qu e afirm a se r Yicent e Nue z y Garca ? Y cuant o m s m e engolfab a e n l a resoluci n d e semejant e problem a mno s comprend a e l conte nid o d e l a cart a objet o principa l d e est e captulo Decidm e esclarece r l a verda d d e l a quej a de l indi o y llam a l escribient e encargad o d e lo s asunto s relativo s l a crce l d e l a provincia —Ye a Y.,—l e dije—s i ha y e n l a crce l u n pres o qu e s e llam a Antoni o Balboa ; y s i po r est e nombr e n o d a V co n quie n busco mir e Y e n lo s ndice s po r Yicent e Nue z Garca D e todo s modo s trigam e Y lo s antecedente s qu e pued a habe r d e un o d e otro A l poc o rat o subi e l escribient e co n lo s do cumento s qu e l e pidiera D e ello s resultab a qu e hacia co n efecto a o y medi o fu reducid o prisin po r n o paga r e l tributo e l indi o Anto ni o Balboa — Y cmo—l e pregunt a l escribiente—re clam a s u liberta d Vicent e Nue z y Garca ? Qu embroll o e s este ? Po r qu dic e 11 0 llamars e An toni o Balboa ? —L o mejo r es—d i jom e e l mestiz o ta n des

PAGE 117

— 8 9 — orientad o com o jo—qu e l e mand e V veni r a l gobiern o y l e pid a explicaciones —Cre e Y qu e n o e s est o un a d e tanta s ton tera s d e lo s indios ? —Po r e l contrario cre o qu e es e hombr e deb e se r vctim a d e u n error —Per o cm o n o s e h a quejad o ante s d e ahora ? E n a o y medi o qu e llev a e n l a crce l bie n h a podid o reclama r contr a e l erro r qu e Y supone Adems po r qu e l alcaid e n o h a dad o cuent a d e es a equivocacin ? Parm e u n poc o reflexionar y resolv llama r a l alcaide pue s nadi e com o l debi a conoce r lo s fundamento s d e l a injustici a d e qu e s e quejab a e l preso Er a e l alcaide quie n vei a po r primer a vez u n indi o com o lo s dems Alto enjuto d e ojo s negros mirad a fria aplastad a nari z y air e de vot o y compungido Entr e lo s preso s llevab a fa m a d e valient e y tremendon. ¡Condiciones esta s ltimas indispensable s par a e l oficio —Yamo s ver—l e dije—ha y e n l a crce l u n indi o qu e s e llam a Antoni o Balboa ? —S seor hay —Sab e Y s i tien e otr o nombre ? —Tiene seor —Cul ? —Vicent e Nue z y Garca seor —Lueg o e s e l mism o sugeto ?

PAGE 118

— 9 0 — —E l mismo per o otro seor —No hombre n o pued e ser : s e llam a Anto ni o Balbo a s e llam a Vicent e Nue z y Garca ; y s i llev a esto s do s nombre s e s d e todo s modo s l a mism a persona —L a misma per o otra seor —E n e l libr o qu e tien e Y d e entrada s y sali das co n qu nombr e figur a est e preso ? —Antoni o Balboa seor per o e s otro D i todo s lo s diablo s l a torpez a de l alcaid e qu e n o sup o deci r m s qu e e l mismo per o otro y par a acaba r hic e qu e llamara n a l auto r d e l a carta fues e cua l fuer e s u nombre A lo s cinc o minuto s presents e e l interesado hombr e com o d e cuarent a aos gil decidido per o publicand o vo z e n grit o po r l a formacio n y traza s d e s u cabeza qu e n o habi a inventad o l a plvor a y qu e er a inocent e y si n malicia —Cm o t e llamas?—l e dije —Antoni o Balboa seor ; per o so y Vicent e Nue z y Garca A I oi r est a respuest a n o pud e reprimi r u n mo vimient o d e coraje Tant a imbecilida d er a in concebible —Ere s t quie n m e h a dirigid o est a carta ? —Y o soy seor — Y cu l e s t u nombre ? —Antoni o Balboa seor ; per o so y Vicent e Nue z Garca

PAGE 119

— 9 1 — —Es o n o pued e ser t n o tiene s m s qu e u n nombre : un o d e eso s dos Antoni o Balbo a Vi cent e Nue z y Garca —Dir seor dir Y o so y Vicent e Nue z Garca per o m e llam o Antoni o Balboa M i confusio n ib a e n aument o y l a ir a qu e m e produc a tant a torpez a crec a d e punto Hic e otr o rde n d e preguntas —Cund o t e llevaro n l a crcel ? —N o s seor —Qu e n o sabes ? —N o s seor ; per o hac e a o y medio — Y po r qu t e llevaron ? — A m no seor —Pue s quin ? — A Antoni o Balboa seor —Entonces qui n ere s t?—l e pregunt in dignado —Antoni o Balboa seor ; per o so y Vicent e Nue z y Garca — Y po r qu caus a t e prendieron ? —N o s seor —Cmo ignora s po r qu motivo s t e metie ro n e n l a crcel ? —Seor aquel m i amig o Antoni o Balboa.. A l oi r est o v i u n ray o d e luz L a madej a esta b a desenredada —Contina contina—di j el e a l pobr e indio qu e s e habi a quedad o suspens o a l observa r e l

PAGE 120

— 9 2 — movimient o qu e hic e a l escucha r su s ultima s pa labras —Seor—prosigui e l infeliz —aque l m i ami g o Antoni o Balbo a m e dij o u n di a qu e l o iba n prende r y m e rog qu e fuer a po r l l a crcel pue s teni a uno s negocio s pendiente s y n o queri a dejarlos — Y t.. —Yo seor n o haci a nad a y fu i po r l —D e suert e qu e est s e n l a crce l po r favore ce r t u amig o Antoni o Balboa —Eso seor es o mismito — Y cm o dijist e a l presentart e e n l a prisi n qu e t e llamaba s Antoni o Balboa ? —Po r m i amigo seor —N o t e ha s quejad o nte s d e ahora ? —N o m e h e quejado seor — Y po r qu n ? —¡Ah seor Estab a bie n e n l a crcel ; per o ho y quier o ve r m i compaer a y mi s hijos Despues,—aadi e l desdichado,—volver l a crce l hast a qu e m i amig o m e dig a qu e h a ter minad o su s negocios Com o presumir desd e lueg o e l lector n o er a est e e l lenguaj e qu e empleab a e l pobr e indi o par a explica r s u situaci n intenciones sin o u n castellan o qu e omit o e n graci a l a clarida d de l suceso — Y es e Antoni o Balboa,—segu preguntand o

PAGE 121

— 9 3 — a l buen o d e Vicent e Nue z y Garca,—dnd e est ? —Est aqu seor —E n est e pueblo ? —S seor —M e da s palabr a d e qu e cuant o acaba s d e deci r e s cierto ? —L a doy seor — Y d e qu e t u verdader o nombr e e s Vicent e Nue z y Garca ? —Tambin seor E n e l act o mand a l Gobernado r cili o qu e bus car a a l Antoni o Balboa pjar o d e cuent a qu e as s e hab a burlad o d e l a candide z d e s u incom parabl e amigo Mientra s tant o dm e reflexio na r acerc a de l hech o que a l referirl o hoy au n m e parec e inverosmil y n o habe r sid o tes tig o d e l e s incuestionabl e qu e l o pondr a e n duda U n hombre solter o casado qu e s e constitu y e voluntariament e e n l a crce l e n luga r d e u n amigo qu e tom a e l nombr e d e este pas a a o y medi o entr e paredes abandon a s u famili a j promet e torna r l a prisi n com o s i ta l cos a cuand o hay a dad o a l nim o alg n esparcimien to e s abnegaci n y sacrifici o fuer a d e l o creble Y tod o po r qu ? Porqu e e l verdader o delin cuent e tien e entr e mano s uno s asunto s y n o l e plac e dejarlo s par a m s tarde

PAGE 122

— 9 4 — Hs e vist o n i oid o jam s hech o n i siquier a parecid o este ? Ha y ejempl o d e qu e u n amigo po r profund a qu e fuer e l a amistad hay a dich o otro : n o t e apures y o ir l a crce l po r t > pasar e n ell a tod o e l tiemp o qu e necesite s par a despacha r tu s negocios y cuand o acabe s y o sal g o y t entras, y tod o est o si n ruido si n cono cimient o caba l de l acto si n violencia com o l a cos a m s natural m s lgica m s sencilla y abandonand o s u mujer su s hijos su s intereses s u casa s u precios a libertad ? Y cu l e s l a caus a d e l a prisin ? Un a futesa : n o habe r pagad o e l tributo n o habe r satisfech o l a contribucin H ah todo Distrjom e d e esta s reflexione s l a presenci a d e Antoni o Balboa contr a quien l a verda d se a dicha estab a ma l prevenido ; ma s hub e d e cam bia r d e parece r a l mira r s u fisonom a ta n sim ple ta n humilde ta n ingnu a com o l a d e s u amig o Yicent e ISTue z y Garca Era n ta l par a cual do s pobre s indio s qu e haba n consumad o e l hech o si n l a meno r extraeza —Cm o t e llamas?—l e pregunt —Antoni o Balboa seor -— Y es e qu e dic e se r t u amigo? —Yicent e Nue z y Garca seor —E s verda d qu e hac e a o y medi o mand e l Gobernadorcill o qu e entrara s e n l a crce l po r n o habe r querid o podid o paga r e l tributo ?

PAGE 123

— 9 5 — —E s verdad seor —E s ciert o qu e rogast e t u amig o fuer a po r t l a prisin pue s tenia s pendiente s uno s asunto s qu e n o quera s deja r si n despacharlo s antes ? —E s cierto seor —L e dist e alg n diner o po r est e servicio ? —Nada seor —L e hicist e promes a d e pagarl e l a usurpa ci n d e nombr e qu e ib a cometer ? —Nada seor —Qui n propus o e l cambi o d e persona ? —Y o s e l o dije seor l m e contest qu e bueno y desd e all mismit o s e fu l a crcel L e d i compa a hast a l a puert a y lueg o n o h e sabid o ms ... —Yicent e Nue z y Garc a n o t e h a reclama? d o nunc a po r medi o d e cartas ? —Nunca seor — Y cule s era n lo s asunto s qu e n o quera s abandonar ? —¡Ah seor teni a qu e vende r arro z e n Ma nila — Y cuand o l o hubist e vendido po r qu n o sacast e t u amig o d e l a prisi n presentndot e com o verdader o Antoni o Balboa ? —N o m e acordaba seor n o m e acordaba Y a l deci r est o comprend qu e e l pobr e indi o n o menta L a ingenuida d d e s u semblante l a

PAGE 124

— 9 6 — franquez a co n qu e respondi mi s pregunta s y l a calm a estic a qu e respirab a tod a s u persona afirmronm e e n e l juici o d e qu e era n lo s do s uno s infelice s ajeno s l a doble z y l a picarda Cm o corta r est e nudo ? — decam e y o con templand o l a buen a f co n qu e un o y otr o come tiera n semejant e superchera delit o semejante Dl e vuelta s y m s vuelta s a l asunto y n o queriend o parti r d e liger o n i anticiparm e d e u n golp e l a justici a legal envi e l expedient e a l juzgad o par a qu e est e obras e co n arregl o le y y derecho N o l o s ; ma s cre o pi s juntilla s qu e n i Vicent e Nue z y Garc a n i Antoni o Balbo a su friero n castig o algun o d e importancia Cmo s i era n do s pobre s hombre s ignorante s d e tod o punt o d e l a trascendenci a d e l o qu e hicieron ? Cmo sobr e todo olvida r l a rar a abnegaci n de l segundo ? ** N o much o tiemp o despue s d e est e cas o inve rosmi l sucedi otr o qu e vo y referir poniend o trmin o despue s a l present e captulo —Seor,—d i jom e u n d a e l Gobernadorcill o de l pueblo—u n tah o (hombre ) acab a d e pega r otro —Bueno s i n o e s cos a d e importanci a amo nstel o V y nad a ms —Dice seor qu e quier e i r l a crcel —E l mism o dic e eso ?

PAGE 125

— 9 7 — —E l mismito seor —Pue s qu e pas e e n l a crce l una s cuanta s horas l l o quiere... —¡Ah seor e s qu e es e tah o peg a siempr e porqu e n o quier e trabajar y dic e qu e e n l a cr ce l da n buen a morisqueta —Lueg o peg a propsit o y si n motivo ? —Si n motivo seor ; n o quier e trabajar Rindom e com o pued e suponers e mand a l G-obernadorcill o qu e m e presentar a e l sugeto Deseab a conoce r a l perill n qu e d e ta l ardi d s e vali a par a evadi r e l dulc e yug o de l trabajo Cuand o l o v i cambi d e opinion l o mism o qu e a l ve r Balboa E l holgaza n er a u n pobr e diablo —Po r qu pega s lo s qu e n o t e hace n da o?—l e pregunt creyend o qu e ocultar a e l ver gonzos o motiv o d e s u blic a costumbre —¡A h Seor—m e respondi sonrindos e co n candide z propi a d e u n ni o d e u n imbcil, — n o m e gust a trabajar — Y po r es a sol a raz n rie s y maltrata s lo s tahos ? —Y o pobre seor y o pobre ; y e n Bilivi t (l a crcel ) s e com e morisquet a mabuty (buena. ) —Tiene s familia ? —Compaera seor — Y n o t e import a abandonarl a par a entra r dond e n o va n m s qu e lo s indio s qu e so n malos ? 7

PAGE 126

— 9 8 — —Ell a trabaj a y come seor — Y po r qu n o trabaja s t l o mismo ? N o t e caus a vergenz a deci r eso ? —Seor e s mejo r n o trabajar E n Bilivi t s e est bie n y da n morisquet a mabuty Comprend qu e m i hombr e n o cejar a d e s u propsit o n i modificar a s u peregrin o razona miento ; y despue s d e reirl e severament e y d e amenazarl o place r par a meterl e miedo hic e qu e l o condujera n l a crce l y l o tuviese n en cerrad o cuatr o dias A ver—discurr a yo—s i as s e l e quit a l a aficin ¡Clcul o vano A l siguient e di a d e habe r sid o puest o e n libertt d peg u n tah o po r l a sencill a raz n d e qu e e n l a crce l s e comi a morisquet a mabuty

PAGE 127

CAPITUL O IX Caso s y cosas Fuer a est e libr o interminabl e s i trasladar a su s pagina s todo s aquello s caso s y toda s aque lla s cosa s qu e hub e d e ver oi r y toca r e n e l ar chipilag o Filipino As e s que abreviand o cuan t o m e se a dable procurar deci r e n est e captu l o y e n e l qu e l e seguir l o m s nuev o y dign o d e mencin separand o clarament e lo s caso s j la s cosa s par a l a mejo r inteligenci a d e ellos Promet o d e nuev o continua r exponiend o l a verdad y llam o e n m i auxili o lo s qne com o yo ha n estad o e n Filipinas H e dich o y a e n e l trascurs o d e est e libr o qu e e l indi o despreci a e l diner o y n o l e conced e im portanci a alguna

PAGE 128

— 10 0 — Prueb a a l canto Teni a y o l a costumbr e durant e m i estanci a e n Filipina s d e deja r e l diner o encim a d e un a mes a a l tiemp o d e entregarm e Morfeo ; y haci a est o par a ve r hast a dond e llegab a l a fidelida d d e m i bata, cuy a honrade z ponderbam e tod o e l mundo Cinc o sei s mese s pasaro n si n qu e jam s m e faltas e u n cntimo A l levantarm e contab a l o qu e dejab a po r l a noch e y siempr e estuv o cabal : la s misma s moneda s y e n e l mism o sitio E l bat a entrab a y sali a desd e e l amanece r par a limpia r y arregla r e l cuart o contigu o a l dormitorio y nunc a ech d e mno s u n ochavo Estab a y o contentsim o y hubier a puest o la s mano s e n e l fueg o po r e l bue n nombr e y l a con duct a acrisolad a de l fmulo Djel o as mi s amigo s y todo s conviniero n e n qu e n o teni a e l cas o nad a d e particular pue s lo s indio s da n quinc e y ray a l a virtu d misma Si n embargo ; un a noch e dej encim a d e l a mes a do s duros un a peset a y die z cuartos y a l contarlo s po r l a maan a not qu e faltaba n do s d e esto s ltimos —¡Do s cuartos!—deci a yo,—Qui n pued e ha be r sido ? E l bata ? No e l bat a hubier a cogid o m s y a qu e s e decidier a toma r l o ajen o contr a l a volunta d d e s u dueo Qui n podr ser?—se gu a y o preguntndome.—Po r do s cuarto s nadi e

PAGE 129

— 10 1 — s e expone n i co n do s cuarto s s e hac e n i compr a nada Quiz,—-continuab a discurriendo,—esta r n e n e l suel o extraviados Busqu y e n balde : lo s do s cuarto s n o parecan Llam o a l bat a y s e present a ta n campant e y sencill o com o siempre —H a venid o alguie n est a maana ? —Nadie seor ;—Qui n h a entrad o e n m i cuarto ? —Nadie seor —Nadie ? —Nadie seor —Vamo s ver,—l e dij e fijand o m i mirad a e n l a suy a par a adivina r l a verda d d e s u contesta cin,—ha s tomad o t do s cuarto s d e encim a d e es a mesa ? —S seor ; per o do s nad a ms,—respondim e fresc o y cndid o cua l s i s e tratar a de l act o m s l o jic o y natural — Y par a qu lo s ha s tomado ? —¡Ah seor par a compra r bullos — Y n o sabe s t qu e es o n o s e hac e y qu e n o puede s toma r l o qu e n o t e pertenece ? —Seor m e hacan'falt a par a bullos y com o estaba n ah lo s tom N o e s mal o eso seor —Qu n o e s malo ? —N o e s malo seor ; hac e falt a y s e toma : s i hubier a tenid o bullo s n o lo s habr a tomado seor

PAGE 130

— 10 2 — —Pue s e s un a acci n fea y t e encarg o po r primer a ve z qu e n o l a cometa s otra S i ho y ha s tomad o do s cuarto s maan a t e puede s atre ve r toma r ms —S e equivoca seor n o tomar m s qu e l o qu e m e hag a falta L o desped despue s d e reprenderl e fuerte ment e y quedm e meditand o acerc a de l hecho E l bat a s e hiz o cruce s a l ve r m i enfad o qu e pro cur hace r l o vivo y pareci decirm e co n s u mirad a d e admiraci n y extraeza : po r poc o s e incomod a Y. es o n o tien e nad a d e particular ; y com o n o e s malo siempr e qu e necesit e diner o par a bullo s tabac o y a s dnd e est H ah un o d e lo s rasgo s de l carcte r de l in dio N o cog e u n duro die z veinte ; per o cog e do s cuarto s y l e falt a tiemp o par a decirlo Est a honrade z increbl e e s l a qu e autoriz a fraile s y seglare s par a confia r lo s indio s gran de s suma s qu e lleva n d e u n puebl o otr o si n qu e jam s falt e u n cntimo L a Haciend a pblic a re mit e constantement e a l tesor o centra l cantidade s qu e asciende n tre s cuatr o millones y cinc o ca rabinero s guardia s civile s de l pa s s e encarga n d e s u conduccin qu e n o pued e se r m s religiosa Sl o un a ve z parec e qu e intents e roba r un a d e esta s partida s d e dinero y descubierto s lo s tulisanes (ladrones ) s e vi o qu e era n castilas

PAGE 131

— 10 3 — Ha y tambi n e n Filipina s s u correspondient e jueg o d e lotera Cm o no s i l a administraci n e s espaola ? U n indi o d e l a provinci a d e Pangasina n tom a u n billete y l a suert e l e d a e l premi o mayor : quinc e mi l duros Qu hac e e l indi o co n tant o dinero ? Recib e l a faust a notici a com o s i ta l cosa v a l a Admi nistracin recog e su s quinc e mi l peso s y dirges e a l convent o dond e pon e disposici n de l frail e l a inesperad a fortuna E l frail e s e resist e acep tarla y e l indio pobr e com o l o so n cas i todo s su s paisanos insist e e n l a oferta U n a o despue s e l convent o y l a iglesi a de l puebl o era n lo s mejore s d e l a provincia : s e ha ba n construid o co n e l diner o de l indio qu e si gui descalzo si n cas a y comiend o morisqueta S i l e preguntaran : qu ha s hecho ? contestar a si n vacilar : yo ? nada ** E l frail e de l puebl o e n qu e y o resid recib e u n di a l a visit a d e u n indio hombr e y a d e sesenta aos —Qu quieres?—l e pregunt a fra y Bartolo —Y o malo Pare. —Qu est s malo ? —S Pare — Y qu tienes ? —Cos a grave Pare

PAGE 132

— 10 4 — —Vamos dmel o pront o y s i pued o t e dar l e medicina E l indio co n lo s ojo s clavado s e n e l suelo n o contesta Parec e esta r poseid o d e hondsim a tristeza —Vaya explcate Qu tienes ? Habla —-Y o malo Pare —Bueno y a m e l o ha s dicho ; per o qu tienes ? —Cos a grave Pare —Mira,—l e dic e fra y Bartol o atufndose—s i n o t e decide s habla r mrchate E s tard e y ten g o qu e deci r misa Pare y o cuent o y a mucho s aos : muchos fituchos Pare —Cuntos ? —N o s Pare —Contina y acab a d e deci r l a enfermeda d qu e tienes —Pare siempr e vo y misa —Perfectament e hecho es o e s d e bue n cris tian o y Dio s t e premiar t u devocion ; per o n o divague s y d i clarament e cu l e s e l ma l d e qu e t e quejas —Pare—prosigu e e l buen o de l indi o si n alte rars e y co n l a mirad a fij a e n e l suelo-—e l do ming o n o fu i misa —Ma l hecho—l e dic e fra y Bartolo.—"yel a e l doming o prxim o y pid e perd n Dio s po r e l olvido

PAGE 133

— 10 5 — —Bueno Pare ; per o y o esto y mal o po r n o ha be r oid o misa — Y e s es o tod o l o qu e tienes ? —Todo Pare —Pue s entonce s n o e s nada : ha z l o qu e t e di g o y nad a ms Yaya retrat e y cuidad o co n otra —Pare pegem e Y — Y po r qu ? —N o h e oid o misa Pare —Y a l o s ; per o l a oir s n o e s verdad ? —S Pare — Y quiere s todav a qu e t e pegue ? —S Pare —Pue s n o t e pego insensato Mrchat e y de jam e e n paz E l indi o s e retir a mohn o y contrariado Lleg a s u casa y par a qu e n o s e l e olvid e otr a ve z oi r mis a cog e e l bol o (1 ) y d e u n golp e s e cort a e l ded o meiqu e d e l a man o derecha Otr o cas o de l mism o gner o y n o mno s in creble Lo s Cabeza s d e Baranga y d e u n puebl o d e l a Pampang a s e presenta n e n colectividad y si n e l indispensabl e G-obernadorcillo a l Gobernado r d e l a provincia Ntas e e n e l semblant e d e lo s (1 ) Arm a cas i semejant e a l machet e qu e usa n nuestro s artilleros com o cre o habe r dich o e n otr o lugar

PAGE 134

— 10 6 — Cabeza s un a gravedad un a circunspeccin un a firmez a desusadas —Seor,—dic e e l qu e parec e lleva r l a voz e n nombr e d e su s compaeros,—venimo s pedi r justici a V S —¡Justicia!—exclama n todo s a l mism o tiempo —Qu pasa?—pregunt a sobresaltad o e l Go bernador —Seor e l Gobernadorcill o dic e qu e n o quie r e confesars e esta s Pascuas — Y bien qu ? —Pedimo s justicia seor —Contr a quin ? —Contr a e l Gobernadorcillo seor —Po r qu e n o quier e confesarse ? —Eso seor E l Gobernado r suelt a e l trap o rei r y lo s Ca beza s d e Baranga y pnens e m s serio s qu e u n cesante —Seor,—dic e e l jef e d e l a rebelda,—s i e l Gobernadorcill o n o s e confies a com o bue n cris tian o nosotro s n o podemo s segui r d e Cabezas E l Gobernador qu e n o ces a d e reir trat a d e calma r e l nim o d e lo s fiele s y 11 0 l o consigue —Habi s hablad o co n e l Padre ? —E l Padr e s e calla seor —N o dic e nada ? —-Nada seor —No s divertiremos,—dic e par a s e l Goberna

PAGE 135

— 10 7 — dor.— Y mand a llama r a l herej e qu e s e present a co n m s flem a y cachaz a qu e u n ingls —Sabe s qu ha n venid o m lo s Cabezas ? —l e pregunt nuestr o compatriota —N o s seor —Pue s viene n quejars e d e qu e n o t e quiere s confesa r esta s Pascuas E s verdad ? —Verdad seor — Y po r qu ? —N o quiero seor —Pero po r qu n o quieres ? —N o m e gusta seor —Ere s cristiano ? —Cristiano seor —Pue s entonces debe s cumpli r co n l a Iglesia —N o quiero seor E n est e moment o entr a e l fraile Lo s Cabe za s y e l Gobernadorcill o besan com o siempre s u mano y l e da n cor o lo s bueno s das E l acusad o d e irreligios o est seren o y n o de not a s u fisonom a l a m s lev e contrariedad Po r e l contrario sac a u n bull o y l o mastica ; ma s si n jactancia com o s i estuvier a e n s u casa Lo s Ca beza s n o s e atreve n mirarl o frent e frente E l instant e e s suprem o y tod o hac e teme r u n escndal o maysculo —M e alegr o d e l a llegad a d e V.—dcel e e l Gobernado r a l fraile qu e e s hombr e d e alg n sa be r ilustracin

PAGE 136

— 10 8 — —Pues qu hay ? Acas o s e trat a d e qu e e l G-obernadorcill o n o quier e confesarse ? —Precisamente d e es o s e trata ; y autoriz o Y par a qu e resuelv a est e asunt o com o mejo r y m s discret o l e parezca —D e difci l resoluci n es.—contest a e l Padr e afectand o seriedad —Pedimo s justicia Pare,—dic e e l cabez a d e lo s Cabezas Queds e e l cur a pensativ o u n momento : des pue s s e dirig e a l volteriano —Po r qu n o quiere s confesarte ? —N o m e gusta Pare —E s malo ? —Malo Pare —¡Malo!—exclam a e l frail e levantndos e d e l a sill a y aparentand o habe r oid o l a m s grand e impiedad.—Qui n t e h a dich o eso desgra ciado ? —U n castila Pare —N o pued e ser u n castil a n o dic e jam s eso —Habl o l a verdad Pare —Qu castila ? Cm o s e llama ? Dnd e est ? —-E n Manila Pare,—respond e e l indi o mu y frescament e y si n alterars e l o m s mnimo — Y qu t e h a dicho ? —Er a y o s u bata fu i tard e u n d a porqu e es tuv e confesarm e e n Sant a Mara y m e dijo : N o t e confiese s ms Lo s qu e s e confiesa n pier

PAGE 137

— 10 9 — de n l a vist a cuand o llega n viejo s y s e le s cae n lo s dientes. E l frail e y e l Gobernado r n o pudiero n conte ne r l a ris a a l oi r esta s palabras proferida s po r e l indi o co n l a graveda d d e u n cmico Y com o l a ris a s e prolongar a e n la s misma s barba s d e lo s pobre s Cabeza s y de l Gobernadorcill o qu e ta n pech o tomaro n e l negocio mandle s reti rars e e l Gobernador Trmin o de l asunto : A l siguient e di a lo s vecino s de l puebl o vie ro n entra r e n l a Iglesi a a l Tribuna l presidid o po r e l Gobernadorcillo qu e cumpli com o bue n cristian o co n lo s precepto s d e l a religi n catlica ¡Fuer a curios o sabe r s i pierd e e n s u anciani da d l a vist a y lo s dientes

PAGE 138

I CAPITUL O X M s cosa s y m s casos Sucedido s vario s tiene n qu e forma r necesaria ment e est e captulo N o quier o molesta r e l ni m o de l lecto r dedicand o cad a un o d e ello s u n captulo Si n rodeos pues n i paliativo s conti nuar la s cosa s y lo s caso s qu e do y y a comien z o e n la s pgina s qu e anteceden Hub e d e visita r u n di a l a cas a d e u n indi o all reputad o como pintor y com o pinto r d e inspi raci n y d e genio Habi a od o habla r d e l co n elogio s tod o e l mundo si n exclui r lo s espa ole s peninsulares y l a verdad deseab a en tra r e n s u estudi o y conoce r a l discpul o d e Ra fae l y d e Murillo U n pinto r d e fortun a e n puebl o ta n atrasad o com o e l filipin o e s u n suceso

PAGE 139

— 11 1 — — A qu escuel a pertenec e ?—l e pregunt a l frail e qu e brinds e a se r e l introducto r d e m i person a e n l a cas a de l Apeles — A ninguna,—respondim e e l Padr e si n com prende r l o qu e y o queri a averiguar — A qu gner o muestr a m s afici n y culti v a co n m s talento ? — continu preguntndol e si n para r miente s e n s u ignorancia —Pint a d e todo Y a ver Y. y a ver E s u n muchach o d cacumen s seor d e cacumen ¡Ah val e u n Per Est e dilog o sostenamo s a l llega r l a cas a de l pintor pobr e choz a com o l a d e todo s lo s indios desmantelada peque a y construid a co n ca a y ipa N o e s posible—m e deci a y o inte riormente—qu e e l due o d e est a viviend a se a otr a cos a qu e u n indi o com o lo s dems D e se r hombr e d e chisp a y a habr a volad o d e est e vi llorrio y d e est a existenci a indign a de l geni o y miserabl e po r todo s conceptos Cuand o mi s ojo s viero n a l pinto r cerrrons e fuertemente cua l s i n o quisiera n da r crdit o l a realidad M i hombr e er a u n indi o scio aptico d e frent e hundid a y boc a d e proporcione s exagera das M s parec a u n pobr e diabl o qu e u n se r d e median o juici o y pensamiento ¡Qu desilusin ¡Qu desencanto ¡Qu filipinos —Bueno s dias seor,—m e dij o e l pinto r co n

PAGE 140

— 11 2 — respet o inclinand o l a cabez a com o todo s su s paisanos L e contest cortesment e y rogul e m e ense ar a su s obras pue s all e n l a nic a habitaci n d e l a casa nad a vei a qu e acusar a l a existenci a d e u n artista buen o 6 malo S e acerc un a mesit a d e blanc o pin o si tuad a e n un o d e lo s ngulo s d e l a sala-casa y presentm e u n lienz o pintado H aqu l o qu e era E n u n fondo negr o com o e l carbn habi a do s figuras Un a indi a desnud a com o s u madr e l a dier a a l mund o y u n indi o vestid o d e l o mism o constitua n e l asunt o de l cuadro qu e n o er a m s n i mno s qu e e l moment o e n qu e Ev a com e d e l a frut a prohibid a y brind a co n ell a a l ino cent e Adn ¡Qu Eva Dio s mi ¡Qu Adn sant o cielo Apart e d e otro s cie n detalle s qu e llenara n mucha s cuartilla s s i fuer a escribirlos llamm e l a atenci n e l siguiente : Ev a ofrec a nuestr o padre n o l a histric a manzana sin o u n pltan o descomunal y Adn perezosament e echad o e n l a verd e alfombr a de l Paraso co n un a man o quier e cogerl o y e n l a otr a vsel e u n tabaco Es cus o deci r qu e Ev a y Ad n descubra n e n su s labio s la s huella s de l bullo Quis e rerme y l a incalificabl e graveda d de l infeli z pinto r hzom e discret o y guard silencio

PAGE 141

— 11 3 — —Tien e Y alg n trabaj o ms?—l e pregunt —Nad a ms seor L e gust a Y. seor ? —Mucho mucho,—l e respond l desgraciad o n o sabiend o cm o sali r de l atollader o e n qu e m e hab a puest o l a singula r ignoranci a de l fraile Dl e u n cigarr o despue s d e habla r alguna s pa labra s qu e 11 0 s todav a cule s fueron y m e re tir renegand o d e lo s pintore s d e Filipina s y d e l a inteligenci a artstic a d e lo s mu y reverendo s Padre s d e aque l Archipilago ** E l indi o n o sirv e par a nad a y sirv e par a to do, djom e e n ciert a ocasio n u n fraile Y as es N o ha y e n Filipinas e n la s provincia s especial mente n i peluqueros n i sastres n i zapateros n i relojeros n i arquitectos n i carpinteros n i otro s cie n industriale s cuyo s oficio s so n indis pensable s par a vivir ; per o ha y indios y lo s indio s sirve n par a todo mal per o sirven E l mism o tah o qu e limpi a u n rel afeit a y cort a e l pelo hac e un a levit a y clavete a cos e una s media s suelas levant a un a casa hac e un a puerta construy e un a canoa aderez a u n plat o d e salchich a co n patata s u n ric o pur d e can grejo y pon e un a cataplasm a aplic a uno s si napismos Qui n qu e hay a estad o e n Filipina s ignor a est e hech o singular ? 8

PAGE 142

— 11 4 — Sabi a y o est o po r haberl o oido co n increduli dad ciertamente lo s castilas y u n di a tuv e ocasio n d e toca r l a realidad Par a monta r caball o y da r paseo s po r aque llo s mundo s d e Dio s compr e n l a tiend a d e u n eMn o tel a ordinari a propsit o par a pantalone s ligeros barato s y cmodos ; y decidid o proba r l a enciclopdic a inteligenci a d e lo s taho s llam a l sarjent o d e lo s carabinero s qu e daba n l a guardi a e n l a Administraci n fi n d e qu e m e hicier a pantalones pue s e l ta l sarjent o gozab a all fam a d e laborios o y entendid o e n est o d e cose r y confecciona r prendas -"-•gEre s sastre?-—l e dije —Nada seor ^•E l Padr e m e h a dich o qu e sabe s hace r ropas ^Verdad seor,—-contestm e co n gra n natu ralida d e l modest o perseguido r de l contrabando —Pue s mira : d e est a tel a quier o qu e m e haga s irno s pantalones ^-Bueno seor L o mism o qu e este, ^ aad mostrndol e uno s d e Europa "-Bueno seor -^Sabr s hacerlos ? —Parejo (igual) seor ^Retirs e m i sastr e y pus o mano s l a obra Com o l a cas a d e l a Administraci n e f a l a mia

PAGE 143

— 11 5 — y e l sar i e n t o d e qu e habl o dab a l a guardi a po r quincenas cuanta s vece s subi a bajab a la s es calera s vl e otra s tanta s mu y engolfad o e n l a confecci n d e lo s pantalone s qu e l e encargara E l indi o pareci a esta r e n su s glorias y pespunt e tra s pespunt e y tijeretaz o tra s tijeretaz o l a obra adelantab a qu e er a maravilla N i un a sol a ve z hzom e l a m s lev e pregunta n i un a palabr a sali d e su s lbios Cosi a qu e s e la s pelab a si n ocurrrsel e duda r l o m s mnimo Po r fi n termin lo s pantalones —Seor,—m e dij o u n di a llevand o e n su s bra zo s la-prueb a elocuent e d e s u geni o artstico — aqu est n lo s pantalones —Cunto s ha n salido ? —Cinc o y est e chiquito seor,—m e contest mostrndom e u n pantal n propi o par a u n ni o d e do s aos —Qu e s esto?—exclam sorprendindom e d e aquell a caricatur a d e pantaln —U n pantal n chiquito seor — Y par a qu quier o y o eso ? —¡Ah seor l a tel a h a dad o par a cinc o pan talones j com o sobrab a u n poc o h e hech o est e chiquito —Pero par a qui n er a es e pantaln ? —N o s seor usted cuidado— repuso co n un a grav e naturalida d qu e m e produj o risa Po r m s qu e quis e averigua r e l motiv o d a

PAGE 144

— 11 6 — ocurrenci a ta n peregrin a nad a pud e conseguir D i jom e u n espao l qu e e s costumbr e d e lo s in dio s hace r u n pantal n pequeo un a levit a pe que a u n chalec o pequeo cuand o d e l a tel a qu e le s fuer e entregad a sobrar e alg n pedazo Y conserv o an par a confundi r lo s incrdu los e l pantal n chiquit o de l sarjent o d e carabi neros L o qu e vo y conta r ahor a n o m e sucedi m ; ma s s u n espao l cuy a veracida d e s res petable Corr e e l cas o e n Filipina s com o u n he ch o indiscutible y cuntas e com o un a d e la s aberracione s de l carcte r indio D e todo s modo s relata refero m s claro : Y s i dijeres lector se r comento com o m e l o contaro n t e l o cuento E l promoto r fisca l d e un a provinci a extiend e l a minut a d e u n ofici o dirigid o a l Gobernador y llam a un o d e su s escribiente s par a qu e l a pon g a e n limpio L a minut a teni a alguno s borrone s y n o poca s enmiendas —Copi a est e ofici o parejo eh?—dcel e e l pro moto r a l indio —Bueno seor —Parejo eh ? —Bueno seor parejo A lo s cinc o minuto s vuelv e e l indi o co n l a mi

PAGE 145

— 11 7 — ut a y e l oficio Examin a est e e l abogad o y v qu e l a copi a est ta n parejo qu e luce co n gra n habilida d imitados lo s borrone s y la s enmienda s d e l a minuta Truen a e l promoto r contr a l a estupide z de l pobr e escribient e y mndal e saca r otr a copia —Omit e eso—l e dice—omit e lo s borrone s j la s enmiendas ; per o l o dem s parej o eh ? —Bueno seor,—contest a imperturbabl e e l indio ; y s e retir a hace r d e nuev o e l oficio Torn a a l poc o rato y e l ofici o est com o e l an terior lo s mismo s borrone s y la s misma s en miendas Esto qu e parec e un a ancdota debe si n em bargo se r verdad pue s lo s indio s s e cie n tant o l a fras e de l pa s parejo qu e y o h e visto co n motivo s varios comete r idntica s tonteras Y all v a e l ltim o caso qu e po r se r d e l o qu e n o ha y h e dejad o par a esta s postrera s cuar tillas U n fraile hij o d e l a Ri o ja tom tant o cari o un o d e lo s bata s qu e l e sirviera n desd e s u lle gad a Filipinas qu e s e propus o sacarl o d e l a oondicio n misrrim a d e su s compatriotas ; y com o vier a qu e e l muchach o er a listillo e n fuerz a d e sacrificio s y/Cuidado s dil e l a carrer a d e sacer dote

PAGE 146

— 11 8 — E l bat a fu hacindos e hombr e y s u afici n a l estudi o er a extremada Veal o siempr e e l Padr e castil a leyend o perfeccionand o s u letr a y or tografa Enemig o e l muchach o d e lo s hbito s d e lo s indgena s y d e s u existenci a semi-salvaje avergonzbas e d e se r filipin o y poni a s u empe o y prurit o e n imita r d e tod o e n tod o lo s espao le s peninsulares Cortbas e e l pel o com o nosotros limpiab a su s uas vestas e l a europea odiab a e l bullo co m a pa n y confundas e co n lo s castila s nla s bromas placeres tertulia s y francachela s d e estos Cualidade s ta n meritoria s e n u n indi o hubie ro n d e conquistarl e la s simpata s unnime s d e lo s espaoles ; y e n efecto vis e estimad o y dis tinguid o po r l a colonia Lleg a lo s veintisi s ao s y co n grand e re gocij o suy o y d e s u famili a cant a misa l o qu e e s igual encuntras e consagrad o sacerdot e cat lico Eu est e di a d a d e content o par a e l pue blo especialment e par a e l frail e qu e l e dier a l a carrer a y cuidar a d e s u educacin Transcurriero n alguno s mese s y e l cur a indi o segu a siend o u n bue n hombre devoto recatado amig o de l estudi o y humild e y servicia l par a co n s u protector D e l a noch e l a maan a nuestr o hombr e su fr e cambi o extrasimo

PAGE 147

E l prime r act o qu e denunci a s u chifladur a e s sali r de l convent o la s tre s d e l a tarde meters e co n lo s hbito s e n e l mar prxim o a l pueblo y dars e u n ba o d e medi a hora L a gent e l o v y l v la s gentes : aquell a s e maravill a d e l a ocur renci a de l cur a indio st e vuelv e a l convent o co n l a frescur a mayo r de l mundo Qu l e pasa ? pregntans e todos Otr o di a mont a caballo entr a galop e e n l a Iglesia apase y co n recogimient o singula r rez a e n alt a vo z u n cred o qu e s e oy e desd e l a ca lle Acaba mont a d e nuev o e n e l caballo y em piez a corre r po r calle s y campo s com o u n loco E l frail e l e amonest a fuertemente llor a com o u n chiquill o e l pobr e cura promet e enmienda y lo s poco s dia s l o v e l puebl o leyend o y ges ticuland o e n medi o d e l a plaz a pblica Tien e n n pal o e n l a man o y l o agit a e n e l air e amenazan d o da r golpes N o much o tiemp o despus e levntas e d e dor mi r l a siest a la s cuatr o d e l a tarde y si n cal zoncillo s n i camis a s e lanz a l a call e y comien z a da r brinco s y m s brincos ; y cuand o s e sien t e rendid o s e dirig e a l ma r y tom a u n ba o co n l a mayo r sangr e fria Aquell a mism a noch e y nte s d e qu e e l frai l e pudier a pone r u n trmin o tant a locur a p nes e nuestr o cur a e n pelotas sub e e n u n caballo y profiriend o grande s grito s y exclamacione s

PAGE 148

— 12 0 — intrnas e e n lo s montes d e dond e todav a n o la salido Est o fn e n 1865 # Mucho s y mu y extrao s caso s pudier a referi r au n l a curiosida d d e lo s lectores ; ma s ha g o aqu punt o redond o y dej o otro s qu e lo s cuenten Nunc a acabar a e l qu e quisier e escribi r to do s lo s caso s y toda s la s cosa s singulare s qu e oy e y v e l qu e n o v a Filipina s com o va n la s maleta s y lo s bales

PAGE 149

CAPITUL O XI Pros a y versos.—Un a esqnel a d e defuncin U \ A l salta r u n di a d e insoportabl e calo r e n l a play a d e u n pueblecit o llamad o M des pue s d e cinc o hora s d e navegaci n e n cano a qu e dim e n o poco s susto s a l verl a juguet e d e lo s viento s m s apacibles ped agu a uno s indio s (Cabeza s d e Barangay ) qu e saliero n presuroso s recibirme Dironm e e l incomparabl e y dulcsim o lico r e n l a mita d d e u n coco e n u n tavo qu e dice n lo s in dgenas ; ma s d e dimensione s ta n extraordinaria s e l dich o tavo qu e hub e d e roga r lo s Cabeza s d e Baranga y m e proporcionase n un o do s coco s de l mism o grando r par a ensearlo s e n Europa Ofreciero n satisface r m i curiosidad y si n acor

PAGE 150

— 12 2 ciarm e m s de l cas o prosegu m i camin o y tom l a Administracin Preveng o a l qu e leyer e qu e n o pas m s n i pas mnos Ahor a bien : e l prime r di a d e Pascu a d e 187 3 (¡ lo s cuatr o meses! ) presents e e n cas a u n in di o co n sei s magnfico s coco s y l a siguient e carta qu e traslad o continuaci n par a proba r hast a dnd e lleg a l a inteligenci a d e lo s naturale s d e Filipina s y l a ide a qu e tiene n lo s infelice s d e ello s y d e lo s castilas renunciand o otro s testi monios n o mno s irrecusables porqu e temm e fuera n par a lo s incrdulo s creaci n d e m i fan tasa H aqu l a carta qu e conserv o com o or o e n pao : Sr Franzisc o Caamaque Mu y seo r mi seo r d e m i vid a nfima : 2 3 d e Diciembr e a o d e 1873 wAtent o a l cort o recarg o qu e Y s e h a dinad o hacerm e co n neci o gust o mandad o e l port a do r traerl e e n es a Aministrazio n alguno s tavo s vazo s qu e d e u n mod o sirbe n par a lo s vano s es perand o d e s u suficient e y mism o corazo n alm a y esprit u d e Y e l qu e disimul e l a cortedad ; Sr Franzisc o Caamaque Pue s seo r conozg o qu e aque l serbici o e s in ti l par a qu e n o merezc a sabe r s u compaer a d e V : (¡mi mujer!) sinembarg o par a n o provoea r m s e n l a f art a qu e comet o po r necesida d d e di

PAGE 151

— 12 3 rigirl e V S est a po r m i primer a ve z si n s u profund o nombre m e trev o saberl o par a m i re cuerd o e l qu e telegraf a Y e n e l sobr e d e l a mis m a (¡de m i mujer!) cua l esper o si.. (Estos puntos suspensivos los tiene la cwta> y hoy dia aun me hallo suspenso.) Mientrastant o hech a Y S e l bue n viaj e est e s u nfim o y fi a mant e servido r qu e l e salud a i t Y co n pr u denci a Y Q B S M Apolinario de Padua y Braganza P D : lo s tavo s n o bale n nada. Rindom e estab a todav a d e est a carta cuand o recib otr a d e u n indio msic o bastant e regular colocad o po r recomendaci n mi a e n l a charang a d e u n regimient o d e guarnici n e n la s Isla s Vi sayas L a epstol a de l buen o de l msico escrit a e n pape l d e colo r roj o mu y alarmante dic e a d pe~ dem litterce: Seo r Do n Francisc o Caamaque Ceb y di a 1 6 d e Diciembr e (1873. ) M i respet a bl e amad o y renombrad o seo r y amig o mi ; despue s d e saluda r Y digni s en trevista r esta s corta s renglone s qu e po r verm e mu y r e mot o d e es a e tenid o l a amabilida d d e m i

PAGE 152

— 12 4 — corazo n d e pone r e n s u conocimient o la s calam i tosa s qu e encontramo s e n est e deplorabl e y nfi m o destino Pues seo r (el pues, seor n o l o perdonan los indios por nada d e este mundo) cad a moment o qu e am i pensamient o emit e lo s placere s y.. (los mismos puntos suspensivos del seor Padua y Bra~ ganza) e n fi n lo s consuelo s qu e encuentrab a cuand o estab a e n es e puebl o d e Dio s buen o ben d e cido : deplor o y m e form a un a tristez a bast a e l punt o d e disputarl a co n l vida y fina l ment e todo s lo s msico s qu e cumplir su s empeo s e n e l presente actua l y corrient e y est e mism o a o si n dud a tiene n qu e descorporars e d e est e Regi mient o incibi l y incorporarse po r presagi o mi y golp e qu e d a m i corazoncito otr o d e Manil a vic e bersa ; principalment e Valent n Rodr guez qu e tien e u n enorm e intent o e l llega r (¡y dale con los puntos suspensivos!) Pavo r qu e l e vivir eternament e agradecido y expresione s a l Padre qu e dese o su s felice s existencia s y bue n apetito ; y co n Dio s ¡ay D Francisco qu e mediant e Dio s y su s hijo s es to y buen o y san o y toc o l a flaut a l o mism o qu e e n esa cuy a vid a guard e Dio s mucho s ao s e n Ceb 1 6 d e Diciembre : (1873 ) Miguel de la Cruz y Cruz.... L a man a de l ((pues seor qu e h e hech o no

PAGE 153

— 12 5 — tar y l a n o mno s incomprensibl e d e pone r me di o kilmetr o d e pnnto s suspensivo s venga n n o cuento e s peculia r todo s lo s hijo s d e Fi lipinas au n d e lo s m s sabidos, ledos y corridos. Y ahora penetrad o y a e l lecto r d e qu e n o exajer o a l habla r d e l a inteligenci a d e l a flo r y nat a d e l a famili a de l Archipilago all va n al guno s verso s qu e recib e l mism o dia d a d e re gocij o literari o y glori a d e la s musas H aqu lo s primeros originale s de l m s pro fund o inspirad o d e lo s escribiente s d e l a Ad ministracin : A L SR DO N FRANCISC O CA N AM A QUE E l sant o ni o Jes s felice s Pscua s s d la s paci s si n contr a tiemp o as Dio s l o rogar Pid o a l mism o Glorios o de l nacimient o d e Dio s la s Pscuaspacei s velo z co n salu d de s canz o y gozo Rogar a l Ciel o piados o qu e o s d s graci a y lu z y tambi n l a St a Cru z qu e o s acompa e e n e l alm a y qu e s d dichos a palm a e l sant o ni o Jez s L a Virge n reyn a y seor a com o Celestia l Princes a o s cubr co n s u purez a

PAGE 154

— 12 6 — qu e e s l a candid a auror a Pedir co n viv a a l Patriarc a Sa n Joz padr e de l nuestr o Criado r ruegu e nuestr o redento r felice s Pascua s <5 s d e Sant o ni o qu e e n probez a nacist e po r nuestr o bie n e n e l porta l d e Bele n siend o Tesor o y grandez a qu e o s d e s u graci a inmens a par a qu e co n tanto s aliento s resivai s su s sacramento s y gozi s s u etern a glori a y la s pascua s co n victori a lo s paci s si n contratiemp o E n fi n Joz e poderos o com o Padr e putativo qu e e s de l hij o d e Dio s viv o y d e u n Esprit u hermos o qu e e n tod o sei s dichos o as i Dio s l o pedir y qu e otra s familia s d gozo s y f elisidade s contai s ao s y millare s s i Dio s l o rogar > S u respetuos o subdito nfimo caballer o y le ga l y Q B S M JEJpifanio Mara Agtlar........ Esto (n o s ciertamente cm o bautizarlo ) hzom e e l efect o d e u n ba o d e impresin Si n u n punto si n un a coma cargad o d e acentos ^

PAGE 155

— 12 7 — co n lo s suspensivos qu e a l fina l h a vist o e l lec to r y lo s consonantes bello s po r s u ausencia probm e un a ve z m s l o exact o d e est e dich o d e lo s frailes profundo s conocedore s d e su s feligre ses : lo s indio s n o tiene n nad a e n l a cabeza. E l autor si n embargo repit o er a tenid o e n tod a 1 & provinci a com o un a d e la s gloria s m s grande s d e aquello s pueblos y porf a encarg banl e esto s prodigio s d e s u inspirad o estro ; su cediendo la s veces qu e e l vat e hacas e paga r e n bullos tabac o diaer o la s composicione s qu e e n s u alt a sabidur a era n digna s d e recompensa Felicitm e tambi n e l Grobernadorcill o de l pue bl o e n esta s aleluya s debida s l a doct a plum a de l directorcill o (1 ) de l Tribunal Buena s Pascua s seo r ¡ay Crist o muri co n dolo r A Dio s pedimo s po r ust ¡ay tambi n l e diero n iel ; Rogamo s n o l e pas e nad a ¡ay l e diero n mi l bofetadas ; Po r es o est e Tribuna l Dio s suplic a n o hay a mal ; Buena s Pascua s seo r seo r seo r Administrador ; -Feli z y templad o di a deseamo s e n est e di a E l Grobernadorcillo Lo s Cabeza s d e Barangay (Hay una rbrica.) (Hay otra rbrica.) P D : (E l Directorcill o l o hizo. ) (1 ) Nombr e qu e da n e n Filipina s lo a secretario s 4 e Ayuntamien to Lo s tale s Directorcillo s so n lo s verdadero s alcaldes lo s qu e hace n y deshace n s u caprich o y antojo

PAGE 156

— 12 8 — ¡ Y qu bie n l o h a hecho dij e despue s d e lee r tama a hereja Ante s d e acostarm e e l 2 5 d e Diciembr e d e 1873 recib l a siguient e nuev a composicio n d e u n mes tiz o qu e e n su s sueo s d e Independenci a d e Fi lipinas s e adjudicab a un a diputaci n Crtes e y ¡qui n sabe s i hast a un a embajada l a d e Pa rs po r ejemplo H aqu la s verzas d e este futur o dictado r d e la s Islas : M S M (Estas letras supongo quieren decir el consabido Muy seor mi.) Aque l astr o anunciado r d e l a venid a de l Mesas y a de l Orient e sali co n su s brillante s alas Pregonand o e l natalici o de l Prncip e d e l a Pa z qu e la s tiniebla s de l mundo.... alumbrar a suD M B usted. (Todava no he podido averiguar qu quiere decir esto. Tampoco lo descifraron los frailes.) M e oblig a felicita r esto s dia s po r ho y qu e e s Pascu a d e Nativida d de l Suprem o Redentor Francament e mi s deseo s o s conservi s l a salud

PAGE 157

— 12 9 — y gozi s siempr e tranquil o hast a e n e l profund o cielo S s s q b s m Juan Pulgar y Garca. Qu ta l la s Pascua s qu e m e diero n lo s poeta s d e Filipinas ? Declar o honradament e qu e e n me di o d e l a ris a qu e m e produjer a es e chaparr n d e barbaridades hub e d e senti r profund o senti mient o a l ve r tant a injuri a a l art e sublim e po r excelenci a e n boc a d e semejante s peleles Per o quedbam e qu e ve r m s todav a esta s Pscua s d e infelic e recordaci n y qu e n o olvida r e n alguno s aos Otr o mestizo qu e bue n segur o n o s e con tentar a co n un a Direcci n genera l u n Gobier n o civi l e l di a qu e fuer e proclamad a l a indepen denci a d e Filipinas envim e a l anochece r de l mism o 2 5 d e Diciembr e est a esquel a d e defun cin qu e tant o h a hech o rei r cuanto s l a cono cen y qu e conserv o doblad a y redoblad a entr e lo s mu y curiossimo s papele s qu e d e la s Isla s m e traje All v ta l y com o es : n

PAGE 158

— 13 0 — i Q E 0 B D JUANIT O FEEEEl l Y MORALES : Teniente graduado de la marina sutil FALLECID O H A E L 2 0 DE L ACTUAL ; S u esposa hijos parientes y mu y e n particu la r e l qu e suscribe ; ruega n Y. su s amigo s y dem s familia s y conocidos recomiende n s u cuerp o Dios Cavit e 2 1 d e Diciembr e d e 1876 M. Aguilera y Perez. JN T o lia y catapusa n (1 ) po r qu e Do n Juanit o er a cas i castila y s u padr e fu bat a de l castil a Do n Manue l Gromez natura l d e Huelv a y d e 4 0 ao s l o mas Omit o comentario s qu e e l lecto r har segu rament e po r m mejo r dicho es o necesit a co mentarios ? ¡Qu Pscua s la s qu e m e diero n e n 1873 (! ) Y a sabe n lo s lectore s l o qu e e s u n catapusan l o qu e nosotro s llamamo s u n "banquete

PAGE 159

CAPITUL O XII fl^o s iii<2igt>ntts N o una sin o cie n veces jxregunt lo s frailes : qu e s e l indio ? Y otra s tanta s respondironm e si n vacilar : nadi e li a podid o averiguarlo ¡n i nosotros! E l indi o d e Filipina s e s e l prime r misteri o d e aquella s hermosa s Islas Mezcl a inarmnic a d e condicione s y cualidade s varia s y contradictorias e s difcil sin o imposible conocerlo penetra r e n s u interio r y exponerl o la s mirada s d e l a curio sida d y l a filosofa Intentarl o e s tare a intil Ocasione s tuv e d e habla r extensament e co n fraile s y seglare s d e largo s ao s d e residenci a e n e l pa s acerc a de l indio cuy o carcte r au n ho y

PAGE 160

m e preocupa y jam s pud e deduci r nad a e n lim pi o n i veni r e n conocimient o d e l a verdad Mi s deseo s s e malograro n siempre A primer a vist a cres e qu e e l indi o d e Filipi na s e s com o lo s dems d e condicione s anlogas y a qu e 11 0 idnticas ; per o examinad o atentamen te co n mirad a fri a y serena e l erro r e s profun do E l indi o de l puebl o qu e descubrier a Maga llane s n o s e parec e ningun o d e lo s d e s u raza E n van o s e l e estudi a e n e l sen o d e l a familia e n l a Iglesia e n e l trabajo e n la s diversiones e n lo s placeres e n la s adversidades e n l a hol ganza S u fisonom a siempr e impasible su s ojo s siempr e tristes s u boc a siempr e entreabiert a po r sonrisa ^ qu e nad a dice s u pas o siempr e lent o y su s costumbre s siempr e iguale s extravia n l a raz n y desorienta n lo s juicio s m s verosmiles Co n u n frail e ilustradsim o qu e despue s d e m i venid a d e • Filipina s li a sid o nombrad o Obispo hub e d e tene r ciert o di a est a conversacin : —Yamo s ver:—l e deci a yo,—qu e s e l in dio ? Y deb e conocerlo pue s llev a e n e l pa s mu cho s ao s y n o pued e habers e escapad o s u ta lent o es e carcte r qu e pas a par a todo s com o jit i misteri o impenetrable —S e enga a Y. amig o mo —Cm o tampoc o Y. ta n ilustrado ta n re flexivo ta n estudioso conoc e a l indio ? —N o dig o n i pued o deci r d e l sin o l o qu e di

PAGE 161

— 13 3 — c e V y dic e tod o e l inundo : e l indi o e s u n pro blema H e all m i nic a contestacin : abusar a d e l a confianz a y amista d d e Y s i tratar a d e re solverl o e n cualquie r sentido —Per o entendmonos,—prosegu yo,—e s vi cioso ? —]ST o seor ; per o tampoc o practic a l a verda der a virtud —E s cobarde ? —ISTo ; per o tampoc o e s valiente —E s laborioso ? —No e s holgaza n desd e qu e s e levant a hast a qu e s acuesta —E s avaro ? —Despreci a e l diner o y n o l e d importancia —E s sufrido ? —Segn ta n pront o e s sufrid o com o dbil —E s patriota ? —N i tien e patri a n i quier e tenerla Par a l todo s lo s hombre s so n iguale s y toda s la s nacio ne s l o mismo M siquier a sab e qu e l a part e de l inund o qu e habit a s e llam a Filipinas L a cas i to talida d d e lo s indio s cre e sincerament e qu e tod a l a tierr a e s Espa a y todo s su s pobladore s cas tilas —E s moral ? —Procur a nicament e e l logr o d e su s ape titos —E s religioso ?

PAGE 162

— 13 4 — —No e s ignorante (1 ) •—Qu partid o s e pued e saca r d e l ? par a qu sirve ? —Par a qu sirve?—preguntm e sonrindose —Si par a qu sirv e u n hombr e d e esa s extra a s condiciones —Pue s sirv e par a tod o y n o sirv e par a nada Y e n realida d es e e s e l indio : u n conjunt o in descifrable u n tod o incompleto un a cofusio n d e sentimientos d e instintos d e apetitos d e energas d e pasiones d e colore s qu e s e amon tona n torpement e si n forma r un o solo cualquie r a qu e fuere L o poco poqusim o qu e trabaj a l o hac e ma quinalment e y si n dars e cuent a d e ello N o cono c e l a sant a virtu d de l trabajo es a ra z d e l a pro pieda d y l a familia es e fundament o socia l y particula r si n e l cua l 11 0 s e comprend e l a vid a ntim a n i l a vid a d e lo s pueblos Trabaj a un a do s hora s e n e l campo l o suficient e par a pro curars e tre s libra s d e arro z qu e consum e a l dia y laus Deo. N i e s comerciante n i industrial n i agricul tor n i filsofo : e s un a mquina un a cos a qu e anda come duerm e y viv e ¡s i est o e s vivir L a gul a e s vici o qu e n o exist e e n lo s indios : (1 ) Est a declaraci n d e qu e e l indi o n o e s religioso sin o ignoran te n o l a hace n all ma s qu e fraile s ta n ilustrado s com o e l Padr e qu e aludo

PAGE 163

— 13 5 — u n plat o d e arro z d e desayuno otr o d e almuer zo otr o d e comid a y otr o d e cen a constituye n s u mes a d e siempr e y s u nic a ambicin N i m s carnes n i m s aves n i m s pescados n i m s le gumbres n i m s vino n i m s nada : ah est tod o l o qu e quier e par a s y par a s u casa Dadl e es o y tendrisl o content o y alegre liabrei s realizad o s u desidertum. Cuand o v e l regal o relativ o qu e s e procura n all lo s espaoles maldit a l a importanci a qu e l e d y asist e nuestra s comida s com o pudier a asisti r u n act o qu e nad a l e importa n i l e des piert a codici a alguna L e e s indiferente ; m s aun teng o par a m qu e e n s u concienci a s e pre gunt a po r qu lo s castila s s e preocupa n tant o d e l a mesa Conoc y o u n indi o despejad o y simptico y n o pudiend o resisti r l a tentaci n d e estimular l e a l trabaj o dijel e u n dia : —Po r qu n o trabaja s sei s siet e hora s a l dia ? —N o hac e falta seor —S hombre s hac e falta Mira : s i trabaja ra s m s podra s construi r un a casit a d e madera vesti r cmodamente come r bien alivia r l a suer t e d e tu s hijo s cuy o porveni r deb e interesarte y crea r un a posicio n independient e qu e t e dari a importanci a e n e l puebl o y t e servir a d e mucho —¡Ah seor!—contestm e e l indi o si n vacila r

PAGE 164

— 13 6 — y co n u n sentid o filosfic o dign o d e otr o cerebro —lueg o vien e l a muert e y tod o li a concluido E s mejo r vivi r as : e l cuerp o l o agradece Lo s vnculo s d e l a familia qu e ata n com o na d a e n lo s pueblo s civilizados so n all descono cidos S i u n indi o s e cans a d e s u compaer a un a indi a s e cans a d e s u compaero si n m s advertencias n i m s explicacione s seprans e tranquilament e y asunt o concluido N i e l qu e s e v sient e inquietud n i e l qu e s e qued a l o tom a desaire cuand o menos E l cuidad o d e lo s hijo s le s preocup a otr o tanto pue s s i algun o huy e d e l a cas a patern a s e extrava n i siquier a inten ta n buscarlo E l cuidado dice n cuand o e s le s amonest a po r s u conducta E s e n Espa a di a d e lut o y d e congoja s e l di a funest o d e la s quintas ; all la s madre s l o de sean porqu su s hijo s van Manila e s decir l a capita l de l mundo Y lo s ve n marcha r impa sibles si n l a m s lev e zozobra Ello s sale n de l puebl o com o s i fuera n pasear y n o escribe n su s familia s n i pregunta n po r ellas S i vuelve n bien y s i n o l o mismo E l indi o n o e s celoso : tampoc o l o e s l a india Un o y otr a mustrans e indiferente s ant e es e b u d e lo s matrimonio s d e po r ac S i e l indi o entr a e n s u cas a e n e l moment o d e hallars e otr o habland o co n s u mujer si n deci r un a palabr a vulves e atr s y lo s dej a charlando

PAGE 165

— 13 7 Est o all e s moned a corrient e d e todo s lo s das Cuand o e l qu e est d e visit a e s u n espao l l e sa lud a respetuosament e y s e retira Ell a hac e tre s cuarto s d e l o mismo Y e s u marid o e n ntim a conversaci n co n otr a y pro sigu e s u camino L o qu e ha y all e s d e todos S d e u n cas o mu y origina l qu e encaj a com o d e mold e e n est e captulo E n l a 23rovinci a d e X. u n castila comandant e d e carabineros seduc e un a indi a d e bellez a ex tremad a entr e la s d e s u raz a y s e fug a co n ella E l marid o s e enfurec e (extra o fenmeno! ) y re clam a l a person a d e s u muje r ant e e l Gobernador —Qu quieres?—l e pregunt este —M i compaera seor —Dnd e est ? —N o s seor —Cund o desapareci d e t u casa? —Hac e tre s dias seor — Y co n quin ? —Co n u n castila seor co n e l comandant e d e carabineros —Est s segur o d e l o qu e dices ? Mir a qu e s e trat a d e u n castila y s i falta s l a verdad peo r par a t -—E s e l comandante seor —Qui n t e l o h a dicho ? —Nadie seor E l castil a ib a m i cas a todo s

PAGE 166

— 13 8 — lo s dia s po r l a maana po r l a tard e y po r l a no che y au n s e qued dormi r alguna s veces — A dormir ? —S seor ; per o es o n o m e incomoda l o qu e m e incomod a e s qu e m i compaer a s e h a id o co n e l castil a si n darm e aviso — Y e s es o l o nic o qu e t e hac e dao ? —Da o no seor incomodida d s —Bueno retrate : s e buscar t u muje r y y o castigar quie n l o merezca —Bueno seor Empiez a e l Gobernado r busca r l a adlte ra y e l burlad o vuelv e s u puebl o fuer a d e s y diciend o tod o e l mund o qu e ib a mata r s u compaer a po r n o haberl e dad o avis o d e l a fuga Crea n todo s qu e e l buen o de l indi o cumplir a s u palabra y y a lamentaba n l a muert e d e l a in feli z espos a qu e cometi l a indiscreci n d e n o avisa r s u marid o qu e s e marchab a co n otro Busc a aqu busc a all lo s criminale s n o pare can y e l marid o dbas e constantement e lo s demonio s co n gra n admiraci n d e su s vecino s qu e n o comprenda n com o tomab a ta n pech o asunt o ta n insignificant e y balad A l a o y medi o parec e l a adltera qu e habi a estad o e n Manil a tod o es e tiemp o e n compa a de l Tenorio A l llega r a l puebl o inmediat o a l e n qu e vivi a s u marid o l e avis a est e co n u n tah o par a qu e vay a recogerla Nuestr o hombr e ech a

PAGE 167

— 13 9 — ancla r co n u n bol o (1 ) e n l a man o y [promet e cuanto s s e encuentr a e n e l camin o hundirl o e n e l pecli o d e l a infiel Lleg a po r fi n a l puebl o y s u muje r sal e a re cibirl o co n u n ni o e n lo s brazo s y son-rindos e dulcemente E l indio cieg o d e pesar s e lanz a sobr e ell a blandiend o e l bol o terrible Un a sol a palabr a d e l a indi a l e detiene —¡S i e s castila!—l e dic e s u marid o mos trndol e e l colo r cas i blanc o d e l a criatura — ¡Castila — exclam e l indi o arrojand o e ] bol o a l suel o y mirand o fijament e a l frut o de l adulterio —Mira castila castila ¡Ta n chichirico! (ta n bonito. ) Y e l heroic o espos o troc a e n place r l a indig nacin y vuelv e s u alde a alegr e com o una s castauela s y enseand o tod o e l mund o e l co lo r de l inocent e mestizo Co n razn pues dice n lo s fraile s qu e e l indi o e s u n misterio ~No quier o pone r fi n y remat e est e captul o si n aadi r alguno s pormenore s qu e complete n e l retrat o fie l qu e voy haciend o d e lo s ind genas E l indi o e s mu y bue n amig o y sacrific a lo s debere s d e l a amistad d e es a amista d qu e cuan (i ) E l bol o e s l a nic a arm a qu e coeoco u lo s indio s e n Filipinas E s com o e l machet e qu e usa n nuestro s artilleros

PAGE 168

— li o — d o e s ciert a llam a tant o com o l a familia cuant o tien e y cuant o es Poco s indio s s e da n l a palabr a d e amigos ; per o lo s qu e s e l a da n cmplenl a re ligiosament e y s e considera n obligado s lo s servicio s m s graves importante s y generosos Y o h e sid o testig o d e l o siguiente : u n indi o s e vei a apremiad o porqu e 11 0 podi a paga r e l tri but o a l Cabez a d e Baranga y y est e l e amenaz a co n llevarl o l a crcel N o s e apur a e l interesa do ^ per o sbel o u n s u amigo vend e s u caraba o y s u arroz y pag a e l tribut o quedndos e des pue s si n tene r qu e lleva r l a boca Y y a qu e h e hablad o de l caraba o dir alg o acerc a d e est e anima l qu e desempe a all e l ofi ci o d e nuestro s bueyes N o s e comprend e a indi o si n e l caraba o n i est e si n aquel S e buscan s e encuentra n y s e completan Encim a de l caraba o hac e e l indi o su s viajes,e l caraba o labr a su s tierras co n e l caraba o crece n su s hijos e l caraba o l e trasport a lo s efec to s y la s cargas e l caraba o l e acompa a toda s partes junt o a l caraba o duerm e y s u lad o co me huelg a y vive Pone d ahor a lo s indgena s l a pasi n po r la s ria s d e gallo s qu e abunda n all m s qu e e n Es pa a la s corrida s d e toros y tendrei s acabad a l a fisonom a d e lo s hijo s d e Filipinas E n l a Galler a pierd e e l indi o su s economa s d e l a seman a 6 e l frut o ntegr o d e s u brev e tra

PAGE 169

— 14 1 — bajo y e n l a Galler a pas a cas i toda s la s hora s de l dia Ahor a bien : la s contradicciones lo s absurdos lo s hecho s inexplicable s qu e contien e est e cap tulo so n e l retrat o de l indgena Eso s borrones esa s lnea s desiguales eso s caso s qu e s e repelen es a confusio n d e sentimientos pasione s ins tintos forma n e l 'carcte r de l indio d e quie n habl o po r experienci a propi a y a j listndom e elment e l a m s sbi a y probad a d e lo s espa ole s aplatanados.

PAGE 170

CAPITUL O XIII D e l a religiosida d d e lo s indios E n n o s qu captul o d e est e libr o cre o habe r "dich o alg o acerc a d e l a religiosidad m s decan tad a qu e verdadera d e lo s naturale s d e Filipinas Y com o e l punt o n o es n i much o rnnos balad bie n merec e capitul o aparte : qu e au n cuand o l a liger a escritos pretend o habla r e n esto s Recuerdos u n poc o d e tod o y d e todos dejand o par a otr o libr o par a plum a m s doct a y criteri o superior e l exme n y juici o d e lo s cie n problema s qu e de l conocimient o d e la s Islas aunqu e fuer e superfi cial nace n y s e presenta n pidiend o todo s sri o estudi o y meditad a resolucin Hablemos pues d e l o qu e llama n lo s fraile s kt religiosidad de los indios.

PAGE 171

— 14 3 — A deci r verda d y puest a l a man o e n l a con cienci a y e n Dio s lo s ojos n i e l indi o e s religio s o n i s e acuerd a d e serlo habindom e demos trad o un a observaci n constant e y u n esprit u investigado r y analtico qu e l o qu e lo s fraile s llama n religiosida d d e lo s indio s n o e s m s n i mno s qu e es a supersticin es e fanatismo es a ignoranci a d e qu e so n vctima s lo s pueblo s nios la s sociedade s vrgenes Abrigando com o abrigo e l ntim o convenci mient o y l a persuasi n ntim a d e qu e l a religi n e s part e principalsima esencial d e l a prosperi da d ruin a d e la s naciones ; creyendo com o cre o firmemente qu e l a religi n decid e mucha s vece s d e l a suert e d e lo s pueblos siend o esto s grande s y potente s s i piensa n y discurren y torpe s y sui cida s s i entrega n s u pensamient o y s u concien ci a e n la s mano s d e u n sacerdote hombre des pue s d e todo com o lo s dems clar o e s qu e n o h a sid o e l asunt o objet o d e esta s lnea s e l qu e mno s hub o d e preocupa r m i atenci n durant e m i permanenci a entr e lo s indios Pue s bien : d e tod o l o qu e vi d e tod o l o qu e toqu d e tod o l o qu e tuv e conocimient o deduj e clarament e qu e lo s naturale s d e Filipina s n o so n religiosos sin o supersticiosos ; deduj e qu e l o mism o fuera n protestante s qu e ho y so n catli cos; deduj e qu e va n l a Iglesi a com o fuera n l a Sinagog a a l a Mezquita ; deduj e qu e e l indi o

PAGE 172

— 14 4 — oy e misa y s e arrodilla y s e confiesa y elev a Dio s su s oraciones porqu e e l instint o religios o qu e s e not a e n todo s lo s hombre s y e n toda s la s sociedade s l o llev a hacerlo ; per o com o e l aut mata si n sabe r po r qu n i par a qu Y entiend o y o qu e e s religioso 11 0 e l ignoran t e qu e s e postr a d e hinojo s ant e u n dol o cual quier a si n dars e raz n d e su s actos sin o e l esp rit u levantad o que comprendiendo aunqu e se a ligeramente l a religi n qu e rind e culto sab e elevars e hast a Dios ; y n o po r e l rez o gritado la s declamacione s ridicula s y l a mojigater a de l fa natismo sin o po r l a oracio n mud a y la s prece s bie n sentidas Un a person a qu e hac e interveni r Dio s e n la s lluvia s y e n e l bue n tiempo ; un a person a qu e s e represent a Dio s airado cruel vengativo ; un a person a qu e Dio s confi a desd e l a salu d de l al m a hast a e l alivi o d e lo s dolore s d e muelas ; un a person a qu e n o sab e defini r Dio s sin o dicien d o qu e pued e darl e l a muert e com o pued e hace r qu e l e toqu e e l premi o grand e d e l a lotera ; un a person a qu e cierr a lo s ojo s d e l a carn e y lo s ojo s de l entendimient o l a verda d y l a luz y tod o l o cre e y l o afirm a tod o si n dars e cuent a raciona l d e nad a d e l o qu e cre e n i d e l o qu e afirma es a persona diga n l o qu e quiera n la s beat a s y lo s ul tramontanos n o sol o n o e s religiosa sin o qu e vi v e constantement e e n e l erro r y e n l a impiedad

PAGE 173

— 14 5 — Y e l indi o d e Filipina s es e n cnant o religin much o peor : e s u n desgraciad o qu e s e muev e por qu e v movers e lo s dems y v a l a iglesi a por qu e as s e l o mand a e l fraile O s e entiend e po r religiosida d qu e e l indi o regal e a l frail e e l mejo r d e su s caballos l a m s sabros a d e su s frutas e l pe z m s delicad o y la s moneda s m s codiciadas ? S e entiend e po r re ligiosida d qu e e l indi o baj e a l suel o lo s ojo s cuand o est e n presenci a de l fraile y l e bes e l a man o cad a segundo y l e sirv a d e criado y sa tisfag a su s caprichos su s apetitos y guard e y vener e s u person a com o guardar a y venerar a l a person a d e Dio s mismo ? Quier e entenders e po r religiosida d qu e e l indi o pagu e puntualment e e l Sanctorum y n o escatim e e l diner o par a misas y obsequi e l a Iglesi a co n ropa s y alhaja s par a su s imgenes y a l frail e co n vino s y manjare s par a s u regalo ? No est o n o e s fervo r religioso : est o e s ino cencia ignorancia supersticin tod o mno s ap titu d religiosa mno s dignida d propi a y ajena Po r otr a parte y o m e explic o perfectament e po r qu dice n lo s fraile s qu e e l indi o e s religio s o y e n qu s e funda n par a decirlo Y es qu e lo s pobre s fraile s d e Filipinas escaso s d e ins trucci n y poc o dado s a l estudio cree n sincera ment e qu e l a humildad modesti a inconscient e .devocio n d e lo s naturale s constituye n lo s ver l o

PAGE 174

— 14 6 — (ladero s caractere s d e u n fervo r religios o tod a prueba L a inmens a mayor a d e lo s fraile s d e Filipina s n o s e d a cuent a d e otr o mod o d e l o qu e e s religiosidad y tom a po r ta l l o qu e n o pas a d e se r instint o y supersticin N o todo s lo s indio s so n l o mismo ; y lo s ha y qu e si n sabe r po r qu n i dars e cuent a raciona l d e ell o so n inocente s volterianos habiend o co nocid o y o n o poco s hijo s d e Filipina s qu e cree n tant o e n l a religi n catlica su s ritos dogma s y sacerdotes com o y o e n l a d e Mahoma Po r l o dems h aqu alguno s testimonio s d e l a religiosida d d e lo s indios Un a madr e atribulad a s e dirig e l a Iglesia pstras e d e rodilla s ant e e l modest o alta r d e Sant a Filomena pon e l a vist a e n e l suelo l a oracio n e n lo s labios y pid e devot a y entris tecida herid o s u esprit u y baad o e n lgrima s s u rostro l a salvaci n de l hij o d e su s entraa s qu e yac e inortalment e enferm o d e calenturas del pas. L a pobr e indi a ofrec e Sant a Filomen a nmer o infinit o d e rosarios y u n traj e chichirico comprad o e n Manil a co n e l product o de l arro z qu e s u compaer o cultiv a y recolecta ; ofrcel e tambi n l a Sant a hace r de l enferm o u n bue n catlic o y u n defenso r piados o y decidid o d e su s milagros Llor a y gim e l a desventurad a po r espaci o d e

PAGE 175

— 14 7 — lu a hora y s u boc a n o d a tregu a a l rez o n i s u corazo n l a splica A lo s poco s dia s e l ni o s e hall a mejor l a tuerz a d e la s calentura s decrece su s ojos ante s hundido s y apagados recobra n e l brill o y l a energ a d e l a vida co n su s manecita s acarici a inocent e e l rostr o d e s u madr e extasiad a d e regocijo y l a dich a y e l content o vuelve n ilumina r lo s horizonte s d e aquell a choz a mise rable Co n l a natura l indiscreci n d e l a alegr a l a indi a particip a s u compaer o e l milagr o d e Sant a Filomen a y l e invit a a l cumplimient o d e l o ofrecido E l indi o oy e impasibl e s u muje r j guard a profund o silencio Tre s dia s despue s la s calentura s torna n a l en fermo e l cua l parec e sucumbi r su s rigores E l pobr e ni o s e muer e po r instantes Blanc a espu m a asom a po r su s finsimo s labios copios o sudo r ba a s u frent e plid a cua l l a d e u n cadver brus c o estremecimient o cierr a su s o j ito s negro s com o e l dolor y e l espritu s a esenci a impalpable divina abandon a l a torp e vestidur a d e l a carn e y vuel a lo s espacios ¡Pobr e madre E l indi o arroj a un a ltim a mirad a sobr e e l cuerp o d e s u hijo un a lgrim a d e amo r brot a com o avergonzad a d e su s ojos s e dirig e un o d e lo s ngulo s d e la casa oprim e e n su s mano s

PAGE 176

— 14 8 — afilad a cuchilla y co n lent o y reposad o anda r s e encamin a l a Iglesia L o primer o qu e busc a e s l a image n d e Sant a Filomena l a v y furios o com o u n dement e l a arroj a a l suel o e n mi l pedazos L a amargur a l e cieg a y profier e palabra s d e amenaza l a ir a l e domin a y rug e cua l e l bruto Terminad o est e act o salvaj e e l indi o n o vuel v e s u casa sin o a l monte dond e fues e vivi r e n la s rancheras lejo s de l mund o y entregad o l a madr e naturaleza U n mesticill o d e tre s a l cuart o ca e enferm o d e un a terribl e enfermeda d cuy a vid a e n Euro p a s e cre e empezar a cuand o tornaro n l a patri a lo s compaero s d e Colon Nuestr o hombr e mo ras e pedazos y parecil e l a mejo r medicin a encomendars e Sa n Timoteo all tenid o po r milagros o cua l ning n otr o santo S e incorpor a e l mestiz o e n e l lecho cog e l a plum a y escrib e est a carta qu e mand pone r co n e l sobr e cerrad o e n e l alta r de l sant o d e s u de vocin : Sa n bend i tisim o Timoteo : Esto y enferm o y quier o qu e mecure s Teo fresc o tirarm e po r e l puent e delri o as i qu e est Yuen o y fi a mante ; S i l o hac e V as i Sa n Timoteisim o s e l o agra

PAGE 177

— 14 9 — ciar toda lavid a s u subo r dinad o y su b dit o Q B S M ; Nicomede s Rodrguez Quinc e dia s despue s e l seo r do n Nicomede s Rodrgue z s e hall a restablecid o y fi a mante. Cog e d e nuev o l a pluma y escribe : Sant o y gra n disim o Timoteo ; Y a esto y buen o per o mu y bueno : y tedo y la s ma s elegante s gracia s po r t u protecci n y am paro ; Dese o cu m pli r l o ofrecid o t u bend i tisim a y rea l person a y est a tard e lastre s enpunt o m e tirar decabez a po r e l mismit o puent e delrio ; N o quier o condenarm e e n lo s I n fiemo s fal ta n d o Y qu e se a portadoconmig o mu y bien ; A Dios Sa n tit o dem i alma D e V S S q B s m ; Nicomede s Rodrguez A lo s poco s dia s lo s peridico s d e Manil a da ba n cuent a de l hecho y d e habers e encontrad o e l cadve r de l seorit o Nicomede s e n l a riber a delri o Cavatuan E l espao l quie n deb o e l conocimient o d e est e act o d e religiosida d y e l origina l d e la s car ta s qu e queda n trascritas d i jom e qu e e l mesti cillo jove n d e die z y nuev e aos er a u n verda der o primo r tocand o l a guitarra ¡Infelic e Nicomedes

PAGE 178

' — 16 0 — U n cur a indi o m s dad o l a amista d y estu di o de l bell o sex o qu e l a amista d y estudi o d e la s Sagrada s Escrituras galant e co n la s hem bra s hast a l a seducci n y altiv o co n su s paisano s hast a e l ridculo morenit o com o e l cobr e y pre sumid o com o u n cursi ignorant e d e tod o meno s de l art e d e engaa r india s y mestizas or a fue re n casadas or a solteras aficions e perdida ment e a l dulc e trat o d e l a baba y d e u n Capitan pasado, (1 ) muchach a d e veint e Abriles resuel ta gallarda d e ojo s expresivos boc a diminuta y y air e cas i distinguid o y cas i gentil Bondados a ell a y d e bue n corazon condolis e d e la s terneza s de l cur a indi o y di su s cuita s m s oido s qu e razones n o pudindos e nega r u n di a obsequiarl e co n u n bull o y a mascado po r su s blanqusimo s dientes E l bull o mascad o n o l o cambian com o pu dier a creerse todo s lo s indios ; sin o aquella s y aquello s qu e s e derrite n d e amor siend o est o cas i siempr e prend a segur a d e correspondenci a fidelsima. E l pobr e Capitan pasado nad a sabi a d e l o qu e l e pasaba nte s bien gustbanl e mu y much o la s confianza s qu e ib a tomndos e e l cur a indio indiscret o com o tod o enamorado y auda z e n est o d e amore s com o todo s lo s naturale s d e Fi ~ A ) Nombr e qu e da n ali lo s qu e ha n sid o Gobernado r cilios

PAGE 179

— 15 1 — lipinas E l ex-gobernadorcill o dorma pues piern a suelta ; y habe r led o e l Telmac o habr a afirmad o baj o s u palabr a d e hono r qu e er a s u car a mita d l a Penlop e d e la s Islas Ella complacient e d e suyo n o haba si n em bargo accedid o la s poc o diplomtica s insinua cione s de l cura-doncel ; emper o est e segu a re quebrndol a di a y noche co n palabra s d e cara mel o una s veces e n verso s y aleluya s otras siempr e co n e l calo r de l qu e tien e u n balcn e n e l pecho ; y com o plaz a sitiad a di z lo s aficionado s qu e e s plaz a tomada e l Capitan pasado hallba s e punt o d e se r pasad o po r ojo Era n lo s tre s personaje s d e est a verdic a his tori a mu y religiosos eminentement e religiosos religiossimos pue s adm s de l rosari o qu e e l ex-Grobernadorcill o rezab a toda s la s noche s co n s u mujer confesaba n y comulgaba n cad a och o das : l co n e l Padr e Castil a qu e er a u n bendi t o d e Dios ell a co n e l Padr e indi o qu e era com o qued a dicho hechur a de l mism o diablo Per o com o l a carn e nad a tien e qu e ve r co n e l esprit u seg n lo s beatos mu y docto s e n acha que s d e est e gner o y e n otro s d e meno r cuan ta h aqu qu e mientra s iba n sacand o puls o l a salvaci n d e s u alma po r otr o lad o perda n e l hono r y l a purez a de l cuerpo L a religiosida d de l Capitan pasado llevl e ciert o di a un a funci n d e Iglesi a qu e tuv o lu

PAGE 180

— 15 2 — ga r e n un o d e lo s pueblo s inmediatos Amig o d e cumpli r co n l a le y d e Dio s n o quis o falta r l a fiesta y caballer o e n u n caraba o abandon s u cas a si n presumi r e l buen o de l indi o cua n trist e es a la s veces viaja r si n l a costilla Excus o deci r qu e l a baba y y e l cura aprovechand o ausenci a ta n preciosa cambiaro n d o e l bullo : ell a pro testand o d e s u amo r a l Capitan pasado l remi tindos e a l juici o d e lo s cielos Cuand o e l celos o marid o volvi u n muchach o l e esperab a n o ljo s d e s u viviend a y psol e e n l a man o est e annimo escrito si n duda po r u n envidios o u n enemigo : Pedro : T u compaer a h a cambiad o e l bull o co n e l Padr e Manuel Pued e qu e se a un a broma ; per o jur o Dio s qu e jam s l a v i m s pesada. L a redacci n d e est e annim o parec e se r d e un a person a ilustrada ¡Dobl e crimen E l ano nimist a e s un o d e lo s sre s m s abominable, h a dich o co n verda d u n malograd o ilustr e es critor Pue s seor : e s e l cas o qu e e l ex-Gobernador cill o le e e l annimo ; y u n poc o alterado n o mu ch o porqu e lo s indio s nunc a s e altera n cua l nosotros s e dirig e s u casa apostrof a l a infiel y si n m s castigo n i m s clera n i m s reconvencione s escrib e est a carta cuy o origi

PAGE 181

— 181 — na l guard o par a confusio n d e lo s incrdulos: Par e (Se dirige a l cura indio) Medic e u n tali o qu e Y ca m viad o e l bull o conm i compaer a Dio s l e perdon e Par e Ajusti n y es o n o c e hac e as mismit o porqu e y o p e jar a co n Y sinofuer a Par e y sant o dems ; y com o e s to y de s onrad o cones a ta l condu c t a d e uste d memarch o almont e d e po r siempr e qu e Dio s me ma n d a desd e s u mejo r mor a d a d e perdona r e l ofens a y y o n o quier o mismit o cond e narm e porcos a tand e nfim a y superior Com o vuen o cri s tian o m e remonto (1 ) y n o falt o a l o qu e ordenab a larelijio n porl o qu e sees tar a V vuen o comol o dese a s u fie l oyent e y ser vido r q b s m sant a po r destinod e Dio s Pedr o Jos Puentes Jua n Lana s Luca s Gme z debi firmars e est e desgraciado cuy a religiosida d n o necesit a ciertament e comentarios Pue s bien : po r esa s y otra s cosa s peores aun (2 ) juzga n all qu e e l indi o e s religioso mu y reli gioso E s est o srio ? ¡Pobre s indio s y pobr e re ligin (1 ) M e remonto quier e deci r e n Filipina s m e sub o lo s mon tea. (2 ) Alta s consideracione s d e patriotism o cierra n aqu m i boc a y renunci o relata r hecho s qu e fuera n tenido s po r inexactos ¡Tale s so n ellos

PAGE 182

CAPITUL O XIY I^ a propieda d e n Filipinas.—Perez a y abandon o d e lo s indios E l amo r qu e tiene n lo s indio s l a religi n corr e pareja s co n e l amo r qu e tiene n l a pro piedad : n i sabe n l o qu e e s religin n i sabe n l o qu e e s propiedad ¡Bell o pa s par a lo s Babeu f y Proudhon ¡Cam p o magnfic o par a ensayo s internacionalistas Po r qu n o va n all Filipinas y hace n d e aquello s pueblo s delicioso s parasos ? Mucha s re forma s puede n establece r y n o poca s hallar n y a establecidas como po r ejemplo ; l a holganz a y e l amo r libre ¡N o e s poco H e dich o qu e e l indi o n o sab e qu e s propie

PAGE 183

— 15 5 — dad y vo y probarl o segur o d e qu e cuanto s haya n estad o e n aque l pa s y sid o u n poc o re flexivo s y observadore s habr n d e darm e l a razn Teng o par a m qu e l a ra z d e l a propieda d e s l a familia qu e despiert a nobilsima s ambicione s y deseo s d e bie n esta r sobradament e justificados mereciendo si n disputa e l nombr e d e estpid o d e insensat o e l que hallndos e jef e d e u n ho gar n o procur a eleva r s u condicion adquiri r fortuna precave r l a orfanda d d e sus hijo s y l a trist e veje z d e s u compaera parecindom e m est a aspiraci n generos a com o sant o anhel o dign o d e lo s aplauso s d e l a virtud l a moralid a d y e l trabajo Existir a l a propieda d n o existiend o l a fami lia ? Existir a ta l y com o l a vemo s ho y e n lo s pueblo s cultos ? No ciertamente Y a s y o qu e economista s mu y respetable s difiere n d e est a afirmaci n y pone n e l orige n d e l a propieda d e n causa s diversas L o s porque po r afici n y po r deber h e examinad o n o poco s libro s y au n libr e jo s qu e de l asunt o tratan ; ma s ntes e qu e cas i todo s reconoce n qu e l a famili a h a sid o y e s estmul o d e gra n fuerz a qu e avi v a e l dese o d e adquirir d e poseer. conviniend o mucho s tratadista s e n que co n efecto e l prime r propietari o fu e l prime r cabez a d e familia Y n o e s posibl e dudarlo

PAGE 184

— 15 6 — Qui n qu e n o teng a familia qu e se a sl o e n e l mundo qn e carezc a d e padre muje r hijos s e afan a u n me s y otr o mes u n a o y otr o ao l a vid a entera po r adquirir y sobr e todo po r re tener ? Qui n qu e sep a qu e a l cerra r su s ojo s nad a dej a detr s sin o l a memori a pasajer a d e s u nombre sacrific a s u energ a y pon e e n jueg o s u inteligenci a y s u activida d par a posee r much o y abandonarl o poc o despues cuand o huy e d e aqu ? S i n o s e acud e a l usurero es e rui n avar o d e metales n o podri s darm e u n ejempl o qu e destruy a m i afirmacin E l hombr e solter o emple a disip a cuant o l e produc e s u trabaj o a l siguient e di a d e haberl o percibido Nad a l e aguijone a n i l e perturba na di e l e llam a n i l e detiene S u volunta d e s s u ley su s apetito s s u exclusiv a preocupacin y disfru ta r d e lo s ftile s placere s d e l a vid a e l objetiv o d e su s afanes Despues.. nada u n puad o d e tierr a l e sirv e d e ltim a vestidura y baj o ell a desaparec e todo Qui n reclam a contr a l a conduct a de l hombr e soltero de l qu e e s sl o e n e l mundo ? Nadie Qui n acus a s u memori a y l a censur a mal dice ? Nadie Qui n levant a l a protest a d e obli gacione s n o cumplida s y d e debere s olvidados ? Nadie Ve d ahor a e l hombr e casado

PAGE 185

— 15 7 — Tod o l e parec e poc o par a s u dulc e amiga par a l a muje r d e s u cario par a e l consejer o e n su s dudas par a l a alegr a e n su s pesares par a l a lu z e n su s sombras par a e l amo r d e su s amores ¡Cm o s e levant a de l suel o y asciend e lo s espa cio s par a busca r e l present e y e l porveni r d e s u "etern a compaera ¡Cm o trabaj a di a y noche ¡Cm o desenvuelv e s u activida d y afil a s u inte ligencia ¡Cua n nobl e e s s u ambici n y cua n san to s su s sacrificios E l dese o propi o m s balad antjsel e u n derroche e l gast o m s peque o u n crimen l a diversi n m s pur a torp e vicio e l luj o m s modest o faust o ruinoso ; y avar o de l bien esta r d e s u muje r y d e su s hijo s vuelv e ello s su s ojos radiante s d e amor lo s contempl a reuni do s baj o e l consej o y l a autorida d d e s u palabra conviert e s u energ a e n prodigio s u volunta d e n fuertsim o acero s u ambici n e n guil a podero sa s u vid a e n perpetu o holocausto s u cari o e n amo r inextinguible ; y cifr a todo s su s deseos y ci e todo s su s propsitos y ajust a todo s su s ac to s a l pensamient o fecundo generoso sublime d e asegura r l a mejo r existenci a d e s u familia Pue s bien : h e ah l a propiedad h ah e l or gen l a raiz l a cun a d e l a propiedad Y com o e n Filipina s n o exist e l a famili a com o probar e n e l captul o siguiente dich o s e est qu e l a propieda d e s all u n verdader o mito E n Filipina s nadi e tien e nad a y tod o e s d e

PAGE 186

— 15 8 todos (1 ) desd e e l agu a hast a l a mujer desd e e l arro z hast a l a tierra desd e e l pltan o hast a e l hogar Filsofo s ignorantes per o grande s filsofo s supremos ignorantes lo s indio s mira n co n des v o cuant o tiend e adquiri r y menosprecia n e l afa n qu e ve n e n lo s europeo s d e posee r la s m s pinge s riquezas E n teniend o u n poc o d e arro z qu e lleva r l a boca u n tabaco u n gall o y un a mujer tod o l o dem s le s parec e intil vano su perfino Esa s cuatr o cosa s ( y llam o cos a l a indi a co n notori a impropiedad) constituye n e l pasado e l present e y e l porveni r d e lo s indios Fuer a d e es o nad a cree n necesario po r nad a s e apuran n i nad a lo s incit a y estimula H e ah e l resume n d e s u vid a qu e vo y deta lla r po r partes Despirtas e e l indi o cuand o l a bell a auror a esparc e s u dulc e lu z po r lo s espacios cuand o canta n la s aves abre n s u sen o a l calo r la s flo re s y l a naturalez a recobr a s u prstin a esplen didez s u .estad o primero ; y si n lavars e siquier a porqu e lo s indio s s e lava n co n e l agu a qu e ca e d e lo s cielo s corr e encauzad a po r lo s rios y si n vestirs e porqu e s e duerm e ta l y com o e l sue o (1 ) Desd e lueg o comprender e l lecto r qu e m e refier o l a inmen s a mayor a d e lo s indioB n o l a totalida d d e ello

PAGE 187

— 15 9 — l e cogiera tom a e n su s brazo s e l gallo l o acari cia l o mima y pas a e n mud a pltic a co n l al guno s minutos bast a qu e s u compaer a l e avis a qu e e l plat o d e arroz l a morisqueta aguard a lo s estrago s d e s u apetito Qu hac e despues ? Enciend e u n tabaco s e l o fum a co n repos o qu e asombra y qudas e inac tivo mirand o a l ciel o 6 l a tierr a cua l s i con tar a la s nube s d e aque l lo s grano s d e esta Y e n ta n abrumador a tare a y rud o trabaja r in viert e tre s horas hast a la s nuev e e n qu e vuelv e comer fuma r y estars e quiet o y com o pensa tivo A la s doc e torn a comer duerm e un a sies t a d e do s horas y.. sigu e mirand o arrib a y aba jo a l ciel o y l a tierra Da n la s cinco : otr o platit o d e morisqueta otr o tabaco un a carici a a l gallo y.. vuelt a la s an dada s hast a la s siete hor a e n qu e rez a e l rosa rio estir a la s pierna s y qudas e dormido Su s hijos s u compaera su s padres su s her manos ha n vuelt o a l hogar ? reposa n junt o l ? est n recogidos ? Tod o est o y much o m s l e tien e si n cuidado l s e duerme y aqu pa z y despue s gloria Co n existenci a ta n estpida cm o h a d e ha be r propieda d e n aque l pa s s i l a propieda d s e form a co n e l trabaj o y par a l a familia y lo s in dio s n i trabaja n n i conoce n l a familia ? Cm o entonces,—m e preguntar e l lector, —

PAGE 188

— 16 0 — paga n lo s naturale s e l tributo cosecha n arro z y tabaco y viven despue s d e todo ? L a razn,e s obvia : e l indi o alcanz a es o co n cie n hora s d e trabaj o a l ao ¡Ta n rica ta n vir gen ta n fecund a e s aquell a tierra Dnd e siembr a s u arro z y s u tabaco?—Don d e l e place generalment e mu y cerc a de l puebl o fi n d e n o sufri r molestia s e n jornada s d e fa tiga Y com o ningun o quier e m s qu e l o qu e l e hac e falta l o preciso l o estrictament e preciso ; com o despue s d e cogid a l a cosech a s e tumba n todo s l a bartol a y n o s e preocupa n d e nada clar o e s qu e la s Isla s Filipinas ta n grande s y ta n prdigas tiene n u n tabac o y u n plat o d e arro z par a todo s su s hijos qu e lnguido s y pe rezoso s deja n corre r l a existenci a preparand o su s gallo s par a la s ria s y haciend o bullo s par a s u deleite U n indi o pegaras e co n e l mism o Lucife r s i Lucife r l e arrebatar a s u gallo l o perseguir a hast a lo s infierno s blandiend o e n s u diestr a e l terribl e bolo l o har a pedazo s s i l o cogiera l o pulverizar a pode r tanto ; per o n o s e incomod a com o nosotro s s i l e dice n qu e un o cualquier a h a entrad o e n l a tierr a e n qu e suel e sembra r y s e dispon e hacerl a suy a s e l a apropi a definiti vamente : verisl o sonrei r co n desden co n me nosprecio y continua r imperturbable

PAGE 189

— 16 1 — Decidl e qu e u n vdguio (1 ) li a destruid o s u casa perdid o s u cosecha dispersad o su s hijo s y muert o s u carabao N o batir palma s e n mues tr a d e regocij o porqu e n o la s bat e po r nada l o verei s indiferent e poc o mnos ; per o decidl e qu e e l vgui o h a sid o caus a d e l a desaparici n d e s u gall o qu e arrollad o po r e l huraca n huy y n o s e sab e d e l y e l indi o s e dar todo s lo s diablos rezar po r s u vuelta levantar lo s pu o s amenazadores y sol o l a acci n de l tiemp o y l a presenci a d e otr o animalit o pued e disipa r d e s u alm a la s amargura s d e l a gra n desgracia ¡Qu rar o e s e n Filipina s u n pleit o e n qu e do s parte s s e dispute n l a propieda d d e un a tierra grand e pequea ric a estril ¡Qu fenmen o qu e u n indi o sensat o y juicioso amant e d e s u comodida d y d e l a comodida d d e s u prole bus qu e e l ampar o y l a protecci n d e la s leye s par a posee r y disfruta r par a s y par a su s heredero s tanta s cuanta s fanega s d e tierra la s misma s e n qu e siembr a y cosech a s u arroz ¡Qu cas o ta n extraordinari o qu e u n indi o elev e escritura instrument o pblico l a compr a posesio n de l suel o qu e cultiva Est a formalidad qu e e n Europ a ray a e n usu r a y egosmo n o s e v all y so n mu y pocos (1 ) Huraca n d e forma s pavorosa s y consecuencia s terribles Lo e vgnio s suele n dura r e n Filipina s semana s enteras y arranca n com o arista s la s casa s y lo s pueblos U

PAGE 190

— 16 2 — contados lo s indio s qu e acumula n riqueza s y provee n a l present e y a l porveni r d e s u fa milia Absmas e e n reflexione s e l pensamient o cuan d o s e ve n aquella s vega s ta n magnficas aque llo s terreno s ta n fecundos aquella s superficie s ta n extensa s baada s po r rio s y manantiale s qu e multiplica n s u valor aquello s bosque s po blado s d e la s madera s m s exquisita s y d e m s precio desd e e l pin o hast a e l roble desd e e l chop o hast a l a caoba si n qu e l a man o de l indi o os e penetra r e n s u sen o y arranqu e l a natu ralez a lo s fruto s qu e brind a amoros a y libera l l a virtu d y a l trabajo Hond a tristez a siente n lo s europeo s a l mira r tant o tesor o si n explotar tant a vid a si n aplica cin tant a riquez a abandonada La s rdene s d e lo s Agustinos Recoletos Do minico s y Franciscanos y lo s Jesuta s e n la s cercana s d e Jol mustrans e m s laborioso s y cultiva n par a s u bienesta r y regal o inmensa s su perficie s que agradecida s su s cuidados colma n y excede n co n su s productos vario s y generoso s lo s deseo s d e lo s frailes N o falta n castila s y mestizo s qu e procura n y consigue n adquiri r y conservar ¡Per o so n ta n pocos E l indi o qu e debier a se r e l amo e l indi o qu e debier a aventaja r lo s dem s po r l o mism o qu e

PAGE 191

— 16 3 — e s e l m s pobre e l indi o qu e e s com o l a ener ga e l nervio l a fuerz a d e aque l pas durmes e e n lo s brazo s d e l a pereza cierr a lo s ojo s l a cultura s e nieg a a l progreso mral o tod o co n indiferencia s u propi a vida s u comodidad s u conservacin y dej a qu e la s cosa s marche n siem pr e l o mism o entregada s a l aza r y l a ven tura {Desgraciad o pas ¡Indio s infelices A l gobiern o espao l correspond e lleva r all l a vid a d e lo s pueblo s civilizados y hace r qu e e l indi o salg a d e l a indolenci a qu e l e con sum e arrancand o d e l a naturalez a lo s tes la s qu e guard a carios a par a su s hijo s predi lectos • i

PAGE 192

CAPITUL O XV Qu e e s l a famili a e n Filipinas ? D e tod o cuant o exist e e n l a sociedad d e todo l o m s grande l o m s sublime l o m s santo es si n disputa l a familia e l hogar nuestro s pa dres nuestr a esposa nuestro s hijos nuestro s hermanos D e todo s lo s amore s e l amo r d e l a famili a e s e l m s puro e l m s tierno e l m s generoso : d e todo s lo s consuelo s e l consuel o d e l a famili a e s e l m s desinteresado e l m s ntimo e l m s be nfico : d e toda s la s pasione s l a pasi n d e l a fa mili a e s l a m s ardiente l a m s profunda l a m s verdadera : d e todo s lo s culto s e l cult o d e l a fa mili a e s e l m s espontneo e l m s sincero e l m s religioso

PAGE 193

— 16 5 — Dond e n o exist e l a famili a n o ha y luz n o ha y armona n o ha y encantos : dond e n o s e dej a oi r l a autorida d d e u n padr e n o ha y concierto don d e n o s e siente n lo s beso s d e un a madr e n o ha y calor dond e n o s e destac a l a dulc e figur a d e un a espos a adorabl e n o ha y virtud dond e n o vuela n eso s ngele s qu e llamamo s nuestro s hijo s n o ha y alegra dond e n o ayuda aconsej a y for talec e e l cari o d e u n herman o n o ha y reposo esparcimiento vida E s l a famili a com o sen o hospitalari o qu e acog e todo s lo s proscriptos com o far o qu e ilumin a nuestra s tormentas com o religi n qu e elev a nuestr o espritu com o fueg o qu e calient a nues tr a carne com o plcid o retir o dond e n o llega n lo s rumore s d e l a si n raz n y d e l a envidia sin o la s suave s brisa s y lo s dulce s perfume s d e un a perpetu a y bellism a primavera Sufrimo s hond a herid a e n nuestra s ilusiones crue l desencant o e n nuestra s esperanzas duda s amarga s e n nuestr a inteligencia desmay o vio lent o e n nuestr a actividad obstcul o insupera bl e e n nuestra s ambiciones pavo r e n nuestr o esprit u y fri e n nuestr a sangre ; sufrimo s pe nos a enfermeda d qu e postr a nuestr a alm a y consum e nuestr o cuerpo Qu hacemos ? A dond e convertimo s lo s ojos ? Qu buscamo s ? Lector : s i tiene s corazo n y palpit a generos o a l tiern o recuerd o d e l a familia s i guarda s agra

PAGE 194

— 16 6 — decid o l a memori a d e l a sant a muje r qu e reci ~ bi tu s primero s beso s y devor tu s primera s caricias contest a y di : n o e s l a famili a l a qu e cierr a tu s heridas aviv a tu s esperanzas ahu yent a tu s dudas resucit a t u actividad templ a t u ambicin seren a t u espritu purific a t u san gre y fortalec e t u alm a atribulad a y t u cuerp o enferm o y dolorido ? Fuer a d e l de l templ o d e l a familia ta n augusto ta n sagrado ta n inviolabl e com o e l d e Dio s mismo qu hay ? qu vemos ? qu encon tramos ? Celos a envidias egosmos vanidades oposicio n indiferencia Qu hay qu vemos qu encontramo s e n e l propi o hogar ? Cario fraternidad auxilio des inters amor ¡Bendit a se a l a familia .** Y h aqu como si n querer h e id o m s all d e l o qu e pensara h e hablad o e n seri o alguno s minuto s si n acordarm e d e qu e esto y haciend o n n libr o acerc a d e la s cosas d e Filipinas cosa s qu e requiere n estil o suelt o y donoso semi-cmi < O semi-burlesco ; y s i n o sufr o lamentabl e equi vocaci n parcem e qu e h e trazad o m s arrib a e l comienz o d e u n articul e j o literari o dign o d e l a m s encopetad a Revista d e familia. Corr e l a plum a la s vece s si n sabe r dnd e v

PAGE 195

— 16 7 — tom a e l ruid o po r nuece s y olvid a l o principal. Est o li a dich o u n poet a d e m s gracej o qu e fortuna y es o mism o dig o y o qu e carezc o d e amba s cosas d e fortun a y d e gracejo Y qued o disculpado Verdad lecto r amig o lecto r descort s y grun ? E n e l captul o antecedent e dej o consignad o qu e e n Filipina s n o exist e l a familia y qu e e l indi o n i sab e siquier a l o qu e ell a es E n efecto : n o exist e l a familia existe n peque a s y grande s agrupacione s d e sre s qu e hace n vid a comn hast a ciert o punto y par e uste d d e contar : existe n casa s e n la s qu e s e ve n entra r y sali r anciano s qu e debe n se r abuelos indio s qu e debe n se r padres india s qu e debe n se r madres y chicuela s y zngano s qu e debe n se r hijos ; per o nadi e sab e s i e n realida d so n exacto s lo s supues to s parentescos n i circunstanci a algun a osten sibl e sac a d e l a dud a a l qu e l a tuviere E n miserabl e caban a dond e apena s puede n esta r e n pi sei s personas comen duerme n y vi ve n e l indi o y l a india y su s hijo s pequeo s y a mayores Qu suced e e n est e totum revolutum? Desd e lueg o l a moralida d y l a higien e brilla n po r s u ausencia e l pudo r e s u n mito e l recat o un a ilusin : lo s abismo s d e l a sangr e s e acercan s e confunden y ¡lbrem e Dio s d e pensa r mal per o tmome y conmig o s e l o teme n tambi n lo s

PAGE 196

— 16 8 — frailes qu e s e da n caso s y cosa s qu e fuer a mejo r n o imaginarlos Hacinado s lo s indio s y la s india s com o la s sardina s arenque s qu e vende n e n Madri d do s cuarto s pieza junto s di a y noche revuelto s e n indecent e (1 ) confusio n la s hermana s y lo s her manos la s madre s y lo s hijos la s hija s y lo s pa dres clar o e s qu e la s vece s convendri a echa r u n tupid o vel o sobr e escena s tales y persuadi r l a raz n d e qu e lo s ojo s s e equivoca n y la s supo sicione s so n infundadas Si n l a m s remot a ide a de l honor ignoran te s d e tod o meno s d e l a cieg a satisfacci n d e su s apetitos si n remordimiento s e n l a concien ci a n i secreta s voce s e n e l corazon ajeno s la s leye s de l pudo r y l a honestidad despierto s sol o lo s brutale s movimiento s d e u n sensualism o oriental lgic o e s qu e lo s indios e n s u inmens a mayora reciba n d e fraile s y seglare s e l dictad o d e chongos (2 ) Pens e ello s d e nuestro s sonrojo s y razones y hast a parece n decirno s co n l a mi rada : ¡envidiosos!) ) Y dejand o u n lad o est e punt o negr o qu e sol o pued e se r borrad o po r un a constant e y seve r r a predicaci n d e mora l m s qu e d e supersticio (1 ) Desd e qu e Castela r llam Fernand o VI I manol o indecente est e adjetiv o h a pasad o a l libr o y a l teatro N o es pues delit o d e form a qu e y o l o emple e aqu po r primer a ve z e n m i vid a d e escrito r y periodista (2 ) As llama n lo s mico s e n l a tierr a d e Magallane s y Legaspi

PAGE 197

— 16 9 — ne s y milagros apartand o l a vist a d e aspect o ta n repugnante qu suced e e n l o dems ? Vemoslo Entiend e e l indi o qu e a l contrae r matrimoni o co n l a indi a n o liac e otr a cos a qu e realiza r pia dosament e y com o mand a l a le y divin a e l dese o d e su s sentidos n o alcanzand o comprende r si quier a l a trascendenci a de l act o qu e consumar a ant e Dio s y ant e lo s hombres Entiend e l o mis m o l a india y ambo s do s s e da n m s pris a hace r vid a anima l qu e cumpli r lo s alto s debe re s y lo s precepto s morale s d e s u nuev o estado Preocpale s poc o 6 nad a aquell o qu e e s nues tr a etern a activida d y nuestr o place r supremo l a familia ; y tenga n hijo s 6 no lo s indio s n o procura n m s qu e alarga r s u vida provee r a su s apetitos cumpli r su s pasiones Anda n lo s muchacho s po r aquello s pueblo s vrgene s com o mono s e n medi o d e la s selvas : des nudo s d e l a cabez a lo s pis giles groseros desaseados cas i idiotas Nad a le s import a e l fri e l calo r n i e l hambre S i tiene n fri encien de n un a hoguer a y s u lumbr e calienta n lo s aterido s miembros s i tiene n calo r s e zambulle n e n e l agu a y e n su s onda s refresca n l a carne s i tiene n hambr e lleva n l a boc a u n pltan o u n coco fruta s exquisita s qu e all s e brinda n po r d o quiera y acalla n lo s clamore s de l est mago

PAGE 198

— 17 0 — S i vive n e n lo s pueblos e n l a primer a cas a qu e ve n mete n su s patita s descalza s y e n ell a acomoda n y regala n s u persona siend o d e nota r qu e lo s indio s n o pregunta n jam s s u hus ped hembr a varn hombr e nio qui n es dnd e va n i d e dnd e viene Camin a u n indi o e n di a bellsim o e n noch e tormentos a po r carreter a desierta Tien e se d y n o sab e dond e apagarla hambr e y n o sab e cm o n i dnd e pued e satisfacerla Extiend e s u vista v un a casa y dirges e ell a com o l a suya propia S i est n comiend o e l viajer o s e pon e e n cuclilla s com o lo s dems introduc e s u man o e n l a morisqueta com e cuant o quiere y si n da r la s gracia s n i lo s bueno s dia s buena s no ches si n desplega r siquier a su s labios vuelv e emprende r l a jornad a tmbas e dormi r e n e l siti o qu e l e place Un a mirad a d e indiferenci a d e lo s dueo s e s l a nic a contestaci n qu e recibe Est o all e s moned a corriente Po r es o lo s chiquillo s s e cuida n poc o d e l a cas a paterna porqu e sabe n qu e l o mism o qu e puede n halla r e n ell a l o encuentra n dond e quie r a qu e ha y u n indio Perdis e un a ve z e n e l puebl o e n qu e y o viv a l a hij a d e u n Cabez a d e Barangay —Ha y qu e buscarla,—dij e a l padr e y l a madr e qu e fuero n l a Administraci n co n n o s qu motivo

PAGE 199

— 17 1 — <—Ell a cuidado seor—contestronm e d o y co n l a mayo r indiferencia — Y s i n o parece ? —Ell a cuidado seor — Y s i s e pierd e e n lo s montes ? —Ell a cuidado seor —N o m e habi s dich o qu e tien e catorc e aos ? —Catorce seor —Pue s bien : un a ni a d e catorc e ao s n o de b e est r fuer a d e l a cas a d e su s padres —Ell a cuidado seor Irritm e a l oi r tanta s vece s e l ell a cuidado seor proferid o po r lo s do s indios y aad cre yend o persuadirlos : —Y s i abus a d e s u situaci n u n indi o y vuel v e ustede s deshonrada ? —Ell a cuidado seor A lo s poco s dia s d i jom e fra y Bartol o qu e l a extraviad a habi a tornad o a l puebl o e n compa a d e u n indi o igorrot e seducid o po r lo s encanto s d e l a Yenus Y n o par a aqu e l apreci o qu e tiene n muchos muchsimo s indios a l hono r y l a virtu d d e su s hija s y esposas S de l siguient e cas o que despue s d e todo e s un o m s e n la s crnica s escandalosa s d e aque l desgraciad o pas Andab a tiemp o haci a u n indi o d e l a provinci a

PAGE 200

— 17 2 — d e T... pretendiend o e l estanc o d e s u pueblo y siempr e s e l e negaro n lo s Administradore s por qu e e l solicitant e s e jugab a e n l a Galler a l o qu e teni a y l o qu e n o tenia Est e vicio desarrollad o e n e l protagonist a d e est a verdic a histori a m s qu e e n e l rest o d e su s paisanos perjudicbal e notablement e y haci a inti l s u pretensin V l a provinci a d e T... u n Administrado r alegre bromista enamorad o y amig o de l trat o intimidade s d e la s indias la s qu e y a habi a co nocid o cuand o fu po r primer a ve z destinad o Manila Sab e est a flaquez a e l solicitant e de l estanco cog e un a hij a qu e tien e d e quinc e abrile s sol ter a inocente y si n encomendars e Dio s n i a l diabl o s e entr a po r la s puerta s d e l a Administra ci n e n medi o de l di a y l a vist a d e tod o e l mundo -—Qu quieres?—l e pregunt a e l espaol —Bueno s dia s seor—contest a e l indign o padr e mientra s s u hij a permanec e callad a y si n dars e cuent a d e s u visit a a l castila —Bueno s dias Qu quieres ? —Quiero seor qu e m e nombr e Y estanque r o d e m i pueblo —Est vacant e es e cargo ? —L o tien e u n taho seor —Entonces n o pued e se r l o qu e pides —Puede seor

PAGE 201

— 17 3 — —-T e dig o qu e n o pned e ser —Puede seor —Cm o pued e se r eso ? —Ponindom e m e n e l estanco seor E l Administrado r s e ech a rei r y quier e adi vina r e l alcanc e d e la s palabra s de l indio —Cumpl e co n s u debe r e l tah o qu e tien e ho y e l estanco?—l e pregunt a e l castil a co n l a piado s a intenci n d e conoce r fond o la s intencione s de l pretendiente —Cumple seor —Pue s t e repit o qu e n o pued o hace r l o qu e m e pides ser a un a injusticia Adems qui n respond e d e t ? qui n t e garantiz a e n e l des empe o de l estanc o d e t u pueblo ? —Y o mismo seor —N o basta — Y m i hija seor,—replic a e l indi o mostran d o l a impasibl e fisonom a d e l a pobr e mucha ch a qu e s e entretien e e n masca r u n bullo —¡ Y t u hija!—exclam a e l Administrado r qu e v clar o a l fin —M i hija seor —Tien e diner o t u hij a par a responde r d e lo s efecto s qu e t e entregu e l a Administracin ? —N o tiene seor,—contest a e l padr e si n in mutars e y creyend o esta r haciend o un a cos a na tural Hombr e honrad o y caballer o e l Administra

PAGE 202

— 17 4 — dor despid e co n caja s destemplada s a l indi o y jur a deci r e l cas o su s sucesore s par a qu e esto s niegue n tambi n e l estanc o a l menguad o hij o d e Filipinas Pudier a trazar n o veinte sin o cie n hecho s anlogo s lo s anteriores y qu e prueba n qu e e n la s Isla s n o exist e l a familia n i su s naturale s sabe n qu e s paternidad hono r y virtud Matrimonio s qu e s e deshace n po r mutu o y ami gabl e conveni o tratndos e despue s cariosament e delant e de l compaer o tomad o d e l a compae r a tomada ; hijo s qu e pega n su s padre s y pa dre s qu e desconoce n y arroja n d e cas a su s hijos ; adulterio s qu e s e prueba n y ve n co n l a mayo r sangr e fri a y si n cler a d e ning n g nero ; incesto s monstruoso s qu e sublev a sl o e l pensarlos ; amores libres improvisado s l a orill a de l mar e n la s balsa s d e lo s rios entr e lo s bos ques e n medi o d e lo s camino s y hast a e n mita d d e l a calle l a lu z de l so l y e n la s barba s d e tod o e l mundo ; unione s brutale s entr e criatura s qu e apena s cuenta n die z aos ; escenas e n suma qu e parecera n inverosmile s y d e crimina l in vencin tod o es o y much o m s s e v s e oy e y s e toc a e n Filipinas dond e l a famili a e s un a pa labr a y l a mora l y e l hono r u n sueo N o deb o omiti r e n est e captul o u n aplaus o e n nombr e d e l a civilizaci n lo s fraile s de l Ar chipilago pue s s i bie n e s verda d qu e prctica

PAGE 203

— 17 5 — ment e hace n poc o par a corregi r y desterra r d e su s fiele s mancha s ta n fea s y ta n negras e n cambi o s u volunta d e s mu y grande Deplor o altament e qu e aparezc a est e captul o d e colo r u n poc o verd e y u n much o sombro ¡Qu hacer s i la s cosa s d e all so n as

PAGE 204

CAPITUL O XVI E l Gobernadorcillo.—Lo s Cabeza s d e Barangay E s difcil s i n o imposible determina r l a fiso nom a d e esto s pobre s indio s qu e e n Filipina s ejerce n respectivament e la s funcione s d e Alcal de s y concejales Veamo s qu e s y qui n e s e l Gobernadorcillo : lueg o veremo s qu so n y quine s so n lo s Cabeza s d e Barangay Apena s u n indi o s e v y consider a hech o Go bernadorcillo autorida d suprem a de l pueblo cambi a radicalment e d e carcte r y n i l mism o s e conoce : ta n profund a e s l a metamrfosi s qu e sufr e s u interesant e persona L a primer a ve z qu e m e ech l a car a u n Gobernadorcill o sindom e presentad o com o tal (1 ) hub e d e experimenta r l a m s extra a (1 ) Vas e e l captul o I

PAGE 205

17 7 sorpres a y d e imbuirm e e n la s m s peregrina s meditaciones Acostumbrad o nuestro s Alcalde s d e monterilla especi e d e hidalgo s qu e jam s in clina n l a cabez a y que com o e l portugu s de l cuento s e respeta n asimismo n o pud e mno s d e aplaudi r l a sencille z y cando r d e esto s hijo s d e Filipinas quiene s la s leye s d e Indi a bauti za n co n e l ttulo n o s s i satric o 6 propio d e Gobernadorcillos Mira d atentament e m i personaje Com o todo s lo s indio s e s moreno bastant e mo reno alto enjuto fornido grave desaseado es tico cas i salvaje S u boca mascand o bull o si n cesar produc e asco y s u cabeza pelad a a rap e per o co n u n mech n d e cabello s qu e l e cae n so br e l a frente muev e risa N o usa com o su s paisanos camis a d e dri l or dinari o y pantal n d e l o mismo ¡Seri a rebaja r l a dignida d d e l a clase E s s u camis a d e finsim o hil o y d e bordado s primorosos y s u pantal n d e perca l d e mi l colores Sol o e n un a cos a guarda n analog a esta s do s prenda s de l Gobernadorcill o co n la s d e lo s dem s indgenas : e n qu e lleva n l a camis a po r fuer a y e n qu e lo s pantalone s des cansa n sobr e lo s pis desnudo s d e tod o entorpe cimient o y ligadura Uni d est a camis a d e u n preci o relativamen t e fabuloso lo s colore s azul blanco negro encarnad o y amarill o de l pantal n u n salako f 1 2

PAGE 206

17 8 qu e parec e u n paragua s abiert o y u n junc o qu e ostent a siempr e e n su s mano s com o sign o osten sibl e dl a autorida d qu e ejerce y tendrei s e l re trat o de l Gobernadorcillo Y n o s e cre a qu e e l G-obernadorcill o us a es e junc o n o m s qu e e n lo s acto s oficiales no E l G-obernadorcill o l o us a d e noche d e dia e n l a calle e n e l Tribunal e n s u casa cuand o come cuand o pasea ; cas i todo s l o pone n debaj o d e s u cuerp o cuand o duermen E n un a palabra n o s e comprend e a l Gobernadorcill o si n e l clebr e junco si n e l bast n co n borla s d e nuestro s al caldes Suel e sucede r qu e mucho s Gobernadorcillo s n o sabe n m s qu e firmar ; y com o all s e estila n apellido s ilustre s y d e abolengo n o e s maravi lla sin o cos a corriente ve r Gobernadorcillo s qu e s e llama n Migue l Cervantes Jua n d e Austria Cristba l Colo n Pedr o Magallanes Hern n Corts Calder n d e l a Barca Crlo s d e Borbon y otro s n o mno s ruidoso s y rimbombantes E n cuant o s u autoridad po r indiscret o qu e sea e s cos a d e rerse Lo s pobre s n o sabe n l o qu e son pue s l a meta morfosi s d e qu e nte s h e hablad o n o consist e sin o e n qu e s e pone n mu y graves mu y estirados mu y patticos ; per o si n comprender n i co n mu cho e l alcanc e d e s u posicio n y d e s u cargo Co n lo s indio s n o deja n d e ejerce r algun a au

PAGE 207

— 17 9 — toridad y la s vece s hace n us o d e ell a repar tiend o palo s diestr o y siniestro cuand o l a persuasi n e s inti l y l a pacienci a s e agota E n trance s tale s y ta n apurado s e s d e ve r cm o e l Grobernadorcill o s e atufa y cerrand o lo s ojo s l a prudencia est e n l a calle e n s u casa e n l a ajen a e n e l Tribunal n o par a d e da r bejuca zo s hast a somete r a l rebeld e qu e recib e lo s ar gumento s poc o mno s qu e imperturbable e n tant o qu e l a rspetabl e person a d e l a autorida d sud a m s y mejo r y pierd e lo s estribos Durant e lo s trabajo s pblicos com o compone r un a calzad a construi r u n puente e s e l Grober nadorcill o e l primer o qu e d e l ejemplo 'S e quit a l camisa dej a u n lad o e l salakof sujet a s u junc o e n l a cuerd a qu e sostien e e l pantaln y e l infeli z hac e m s obr a qu e ninguno Y s i e n si tuaci n ta n modest a e s visitad o po r u n espaol frail e seglar vstes e e n u n periquete sal e s u encuentro endlgal e lo s consabido s bueno s dias seor, aunqu e sea n la s siet e d e tarde y torn a rpid o a l trabaj o cua l s i n o fuer a otr a s u misi n n i otro s lo s respeto s debido s s u autoridad S i e l visitado r e s frail e l e bes a l a man o co n l o cua l cre e pi s juntilla s habe r ganad o e l cie lo y pdel e permis o par a prosegui r s u faena ; E n la s sesione s qu e celebr a e l Tribuna l presi d e lo s Cabeza s d e Barangay y s u postur a e s esta : e l cuerp o echad o sobr e e l respald o de l

PAGE 208

— 18 0 — silln lo s pie s encim a d e l a mesa e l junc o e n un a mano u n tabac o e n l a otra y l a boc a sabo reand o la s delicia s de l bullo N o e s meno s distin guid a l a postur a d e su s compaeros formando ^ entr e todo s un a especi e d e congres o d e jitanos Lo s dia s d e mis a v a l a Iglesi a a l frent e d e lo s Cabeza s d e Barangay quiene s s e guardar n mu y bie n d e entra r nte s qu e l d e moja r su s dedo s e n e l agu a bendit a si n qu e e l Gobernador cill o hay a dad o e l ejemplo Y un a ve z e n e l act o d e l a misa ningun o s e arrodill a hast a qu e l l o hace n i s e persigna n hast a qu e l s e h a per signado n i s e sienta n hast a qu e l h a tomad a asiento L o mism o s e not a cuand o entra n e n un a cas a cualquiera S i e l Gobernadorcill o s e h a rezagad o u n poco espranl e lo s Cabeza s formado s e n cor rect a fil a y aguarda n qu e se a e l primer o e n subir Per o e l Gobernadorcill o sirv e par a tod o y tod o s e prest a modest o y voluntario si n concien cia po r l o general d e l o qu e hace N o poca s vece s suele n retrasa r lo s Cabeza s d e Baranga y l a cobranz a de l tributo y delega n a l Gobernadorcill o par a qu e lo s disculp e ant e l a Ad ministracin dond e s e present a co n l a car a d e siempr e y si n determina r po r s u aspect o y mane ra s qu e e s l o qu quier e solicita Un a ve z s e m e present un o qu e ib a discul pa r su s compaero s po r dich o motivo

PAGE 209

— 18 1 — —Bueno s dias seor —Bueno s dias Qu hay ? —Nada seor — A qu vienes ? —Seor....— y queds e mudo. — Y amos d i l o qu e quieres —Seor...— y volvi cerra r su s labios —T ha s venid o algo n o e s verdad?—l e dij e sonrindom e pue s sabi a e l objet o d e s u vi sita —Yerdad seor —Pue s bien qu ? —Seor. —Pero hombre acab a d e hablar : y a t e es cucho —Lo s Cabezas seor...— y aqu guard silen ci o d e nuevo —Yaya—exclam fingieid o incomodarme—d i d e un a ve z l o qu e quieras retrat e y habremo s concluido —Lo s Cabezas seor n o ha n cobrad o e l tri buto—dij o a l fi n e l pobr e Gobernadorcill o si n alterarse ; l o qu e m e prob qu e n o er a e l temo r d e l o qu e ib a pedi r l o qu e l e detenia sin o l a condicio n d e s u genio Traz o aqu est a escen a porqii e co n ell a tien e e l lector e n brevsima s palabras un a prueb a de l ca rcte r atrevid o y resuelt o d e lo s indios aunqu e desempee n la s funciones e n realida d sria s

PAGE 210

— 18 2 — importantes d e Gobernado r d e u n pueblo Baj o otr o punt o d e vist a considerado e l Go bernadorcill o e s par a lo s espaole s u n indi o ms : h all todo D e l s e sirve n par a la s cosa s for male s com o par a la s ridiculas par a asunto s p blico s com o par a lo s privado s d e cierta-ndol e y especie par a ejecuta r un a disposici n econmic a poltic a com o par a qu e hag a e l pape l d e Ce lestina Y e l Gobernadorcill o dic e amen todo considras e mu y honrad o co n semejante s distin^ ciones y corr e qu e s e la s pela per o siempr e gra v e y circunspect o com o u n filsofo cumpli r lo s encargo s qu e l e dieren Y o h e conocid o u n fraile sencill o y campe chan o com o pocos qu e si n dars e cuent a d e l o qu e haci a dejab a a l cuidad o de l Gobernadorci ll o l a limpiez a y e l aliment o d e su s caballos siend o profunda s m i admiraci n y m i vergenz a e l di a qu e v i a l mism o desdichad o Gobernadorci li o desempea r la s funcione s d e cocher o la s tar ^ de s qu e e l reverend o quis o pasea r e n carruaje —Cmo—l e dij e a l cura—destin a Y a l Go bernadorcill o es a tarea ? —¡Ah e s mu y buen a persona u n taho exce lente j —Pue s m e parec e qu e l o hac e d e mal a gana, — aad n o sabiend o cm o manifesta r m i repugr jiancia : —N o l o cre a Y. po r e l contrario ; s e vuelv a

PAGE 211

— 18 3 — loc o d e content o cuand o l e dig o qu e mont e e n e l pescante —D e veras?—prosegu y o hacindom e e l des entendid o y e l inocente —Com o Y l o oye ¡Ah E s un a especialida d par a cuida r mi s caballo s y dirigi r e l coche N o ha y quie n l e aventaj e e n esto s pueblos y esto y po r deci r qu e e n toda s la s Islas ¡Bue n taho bueno •x E n cuant o lo s Cabeza s d e Barangay habr a lo s caracterizad o perfectament e s i dijer a qu e n o so n m s n i mno s qu e uno s pobre s hombres Cre o habe r manifestad o y a e n est e y e n ante riore s captulos qu e llama n all Cabeza s d e Ba ranga y lo s concejale s de l Ayuntamient o (Tri bunal) procediend o nombr e ta n pompos o d e qu e dirige n grupo s barrio s qu e s e titula n Ba rangay Cuand o o y o l a primer a ve z es e nombr e hub e d e cree r cndidament e qu e lo s tale s funcionario s seria n semi-diose s semi-reyes sufriend o des encant o profund o ta n lueg o com o tuv e ocasio n d e verlos orlo s y tratarlos Es e dia l o declar o paladinamente sent qu e co n palabra s ta n so nora s y majestuosa s s e designar a uno s cuan to s indio s sucios ignorantes torpe s hast a n o m s y humilde s hast a e l servilismo

PAGE 212

— 18 4 — E s s u ofici o principa l l a recaudaci n de l tri but o qu e percib e l a Haciend a pblica ; y aqu deb o deja r sentad o qu e lo s Cabeza s d e Baranga y llena n escrupulosament e s u cometido pne s cuan d o algun o s e rezag a paga n d e s u bolsill o l a su m a qu e reclam a e l Estado siend o lueg o d e s u cuent a entenders e co n e l moros o hast a reinte grars e d e l a cantida d qu e anticipara Y est e propsit o vo y referi r mi s lectore s u n hech o raro pue s repit o qu e so n lo s indios po r regl a general mu y honrados U n Cabez a d e Baranga y jugs e e n l a ri a d e gallo s perdiend o apuest a tra s apuesta l a sum a d e 50 0 peso s perteneciente s a l tributo Llamad o po r e l Gobernado r h e aqu l o qu e l e o pue s er a testig o de l lance —Dnd e est e l diner o de l tributo ? —L o h e jugado seor,—dij o impasibl e e l Cabez a y cua l s i s e tratar a d e l a inversi n m s just a y honest a de l mundo —Cm o jugado ? E s es a t u obligacin ? Par a es o s e confia n t lo s indios ? —Estab a malo seor m i cabez a dand o com pa a a l demonio —Es o e s u n pretexto un a disculpa —N o disculpa seor estab a mal a m i cabeza —repiti sencillament e e l malversado r si n de mostra r e l m s lev e remordimient o n i l a inquie tu d m s pequea

PAGE 213

— 18 5 — —Pue s va s i r l a crcel —Bueno seor — A l a crcel L o oyes ? —Oigo seor ; bueno seor —Po r picar o y jugado r d e l o qu e n o er a tuyo —Bueno seor —Dme,—continu e l Gobernado r dand o otr o gir o l a filpica.—n o t e caus a vergenz a vert e e n l a crce l po r u n asunt o ta n deshonroso ? —Nada seor —-¡Nada Lueg o cree s qu e ha s obrad o bien ? —N o creo seor —Entnces t e dar vergenza —Nada seor nada : m i cabez a mal a aque l domingo mala mala seor —Per o t e arrepiente s d e habe r jugad o e l di ner o de l tributo ? —M e arrepiento seor Y est e teno r sigui e l Gobernado r pregun tand o y e l Cabez a d e Baranga y respondiendo mientra s y o m e hac a cruce s d e l o qu e oa pare cindom e u n sue o aque l act o extraordinario Po r l o dems e l Cabez a d e Baranga y e s u n hombr e apreciabl e po r tod s conceptos y desv ves e po r cumpli r debidament e s u misi n impor tante E l hech o qu e anteced e e s rarsimo N o ha y funci n d e iglesia n i d e teatro n i serenata n i catapusan n i bailuja n qu e n o concurr a e l Cabez a d e Baranga y co n s u camis a

PAGE 214

— 18 6 — po r fuera su s pie s descalzo s y e l inseparabl e junc o e n l a mano Compa a constant e y obli gad a d e s u jef e inmediat o e l Gobernadorcillo si gu e est e toda s parte s y muves e s u alre dedo r com o perr o fie l a l lad o d e s u amo S u respet o lo s castila s ray a e n veneracin j considrans e mu y honrado s sirvindolo s e n tod o y po r todo n i m s n i mno s qu e s i fuera n su s fmulos Ello s s e presta n todo : frei r u n pa r d e huevos compone r lo s estribo s d e un a silla toca r l a campan a d e l a iglesia ayuda r misa (fig res e e l lecto r com o saldr ello ) limpia r una s bo tas da r piens o u n caballo tenerl o d e l a bri d a hora s y horas maneja r lo s remo s d e u n bot e y pega r u n boto n lo s calzoncillos Prstas e m s todava prstas e lleva r re cado s y prepara r conferencia s ntima s si n qu e s u interio r l e arguya n i s u dignida d s e resien ta ; d e l o cual po r supuesto n o tiene n l a culp a lo s pobre s Cabeza s d e Barangay sin o lo s espa oles fraile s y seglares qu e as abusa n d e la candide z y l a inocencia

PAGE 215

CAPITUL O XVII E l cur a Indio E l cur a indi o e s un a verdader a caricatura u n perfect o mamarracho ¡u n pelele E s un a cariear tur a d e sacerdote un a caricatur a d e indio un a caricatur a d e espaol un a caricatur a d e mesti zo un a caricatur a d e todo S e compon e d e mu r ch o y n o e s nada dig o mal e s algo m s qu e al T g o e s anti-espaol Negr o com o l a morcilla estirad o com o e l per gamino vanidos o com o l a ignorancia hipcrit a com o l a traici n y baj o com o e l servilismo e l cur a indio qu e abund a all m s d e l o qu e debie ra e s u n tipej o dign o d e exmen Examinmoslo pues y conjur o todo s lo s espaole s qu e haya n estad o e n Filipina s qu e diga n co n l a man o puest a e n s u corazo n s i e l re trat o qu e quier o hace r s e parec e a l original ¡Yay a s i s e parece

PAGE 216

— 18 8 — E l personaje cos a as de l present e captul o nace vive s e desarroll a y form a d e est e mod o y e n esta s condiciones S u cun a suel e se r humilde humildsima di ras e qu e tuv o po r compaer o a l caraba o y po r herman o a l chongo : d a comienz o s u carrer a sir viend o d e bat a lo s frailes y excus o deci r lo s puntapi s qu e recib e d e lo s reverendos lo s ofi cio s qu e desempea (desd e pone r un a lavativ a hast a ensilla r u n caballo ) l a esclavitu d e n qu e veget a y la s sinrazone s d e qu e e s vctim a cons tante pue s pag a toda s la s incomodidades toda s la s rabietas toda s la s extravagancia s y au n la s tontera s y chifladura s d e lo s frailes E l presunt o cur a le s pon e l a camis a y s e l a lava le s hac e l a tinla le s afeit a e l cerquillo le s cort a la s ua s d e lo s pis le s busc a piens o par a lo s caballo s y cuid a d e l a limpiez a d e estos gui a e l coche le s alumbr a co n e l farolill o e n su s visi ta s nocturnas ayud a l a mis a y s e relam e d e pur o goz o co n la s zurrapa s de l vin o consagrado Com o e l frail e trat a much o co n lo s castila s y e l bata guis a d e plipo n o s e separ a jam s d e s u amo clar o e s qu e nuestr o hro e s e avispa despiert a su s sentidos aguz a s u ingeni o y hast a comet e travesura s qu e parece n impropia s d e s u raza E l contact o diari o co n lo s espaole s e s com o Jord n qu e purific a s u inteligenci a y abr e su s sentidos

PAGE 217

— 18 9 — Lleg a a lo s doc e catorc e ao s e l rapazuelo y e l fraile qu e l e li a tomad o cari o y cre e ve r e n l u n entendimient o mediano l o envi a Ma nila dond e sigu e y concluy e l a carrer a e n medi o d e filipino s y mestizo s d e pel o rizado bota s d e charol sombrer o hongo pantal n amarill o verde y l a camis a po r fuera Cuand o torn a a l puebl o n i l mism o s e cono ce ¡Qu metamorfosis Su s manos ante s des aseadas aparece n ahor a limpias y la s ua s ta n blanca s y bie n cuidada s com o la s d e un a seori ta : s u cabello ante s igua l l a cerda lcel o lus tros o y fino : su s pis ante s a l air e libre s e mueve n co n amaneramient o qu e produc e lsti m a ris a dentr o d e una s bota s qu e parece n hecha s po r Reinald o par a lo s gomoso s y siete mesino s d e l a Carrer a d e Sa n Gernimo : s u per sona e n general respir a otr a condicion otra s aspiracione s y otr o estado N o e s y a e l muchach o qu e recib e la s bofeta da s po r docenas viv e e n la s cercana s de l con vent o com o u n bicho y jueg a m s y mejo r co n la s cosa s d e l a Iglesia : e s u n hombrecit o qu e s e respet a s mismo u n sacerdot e qu e estudi la tn (¡nad a mnos! ) u n indi o qu e sab e saluda r lo s castila s y come r s u mesa u n caballer o qu e trat a su s compatriota s cua l s i fuera n chongos 7 u n espaol... d e Filipinas Habl a poc o e n tagalo dic e geno y haiga fu

PAGE 218

— 19 0 — n a cigarrillo s d e papel us a calcetines s e pon e cuell o y puos met e lo s faldone s d e l a camis a dentr o de l pantaln gast a calzoncillo s y a n ca miseta chinela s par a casa estribo s e n l a mon tur a de l caballo rehuy e masca r e l bullo afici nas e a l pan d a d e lad o l a morisqueta le e l a Ilustracin Espaola y Americana cuyo s santito s l e deja n extasiado descifr a charadas com e gar banzos sab e qu e l a capita l d e Espa a e s Madri d y Londre s l a d e Inglaterra y as trsformad o y compuest o realiz a s u alt a misi n e n e l mundo Presumid o com o l sl o y co n nfula s d e per son a superior desdas e de l trat o d e lo s indios su s paisanos y busc a anhelante co n e l solide o e n l a man o y u n palm o d e lengu a fuer a d e l a boca l a amista d d e lo s castilas quiene s po r s u part e complcens e e n hacerl e diablura s y rersel e e n su s propia s barbas l n o s e d a po r entendid o y persist e e n unirs e ello s e n todo po r tod o y par a todo Y n o ha y comilon a qu e n o quier a ir n i diversi n e n l a qu e n o pretend a u n sitio n i tertuli a qu e n o concurr a co n su s traza s d e monaguill o m s qu e d e sacerdote y su s melindre s y cursilera s d e indi o qu e n o cab e e n s d e orgull o y d e satisfac cin v Jam s mir a lo s espaole s car a cara jam s abr e s u corazo n y l o exhib e ta l y com o es jam s manifiest a s u verdader o carcter Cudas e m s

PAGE 219

— 19 1 — de la s forma s d e u n servilism o humillant e qu e d e l a dignida d y e l bue n nombr e de l traj e qu e vist e y de l ministeri o qu e representa Pobr e diabl o qu e e n fuerz a d e quere r se r mu ch o n o e s nada huy e d e l a discusi n y l a pol mic a co n lo s castilas y tod o l o qu e dice n esto s l e parec e bien y tod o l o qu e propone n s e l e antoj a excelente Prstas e e n ocasione s e l desdichad o cur a in di o desempea r la s funcione s d e comadre es pecialment e cuand o e l espao l quie n dese a ser vi r l e abr e s u pech o y l e deposit a lo s sinsabore s d e u n amo r n o correspondido la s torpe s impa ciencia s d e u n caprich o bruta l y pasajero N o s e asusta n i much o mnos e l cur a indio ; sin o qu e s e tien e po r honrad o co n misi n tal y procur a llevarl a efect o co n todo s lo s primo re s d e s u zalamer a y toda s la s bajeza s d e s u carcter N o vay a creers e po r est o qu e e l cur a indi o e s d e igua l condicio n qu e su s compatriotas n o vay a creers e qu e hac e la s cosa s si n malici a y l a buen a d e Dios n o vay a creers e qu e lat e tranquil a s u concienci a y viv e seren o s u cora zon No : e l cur a indi o sient e dentr o d e s com o flieg o qu e l e devora di o inextinguibl e nuestr a raza envidi a profund a nuestr a superioridad cler a febri l contr a nuestr a dominacin Y sofo cand o com o pued e la s voce s d e s u esprit u fac

PAGE 220

— 19 2 — cios o y subversivo cubriend o baj o s u fisonom a medi o simple medi o astut a la s pasione s qu e l e trae n ma l traer procur a siempr e y e n todo s lo s caso s e l ridcul o d e lo s espaoles s u descrdit o y s u deshonra N o desconoce n lo s fraile s est a antigu a y na tura l disposici n d e su s coadjutores ; y co n maa s habilsima s una s vece s y rud o carcte r otras lo gra n dominarlo s y tenerlo s raya hallndos e apercibido s par a tod o event o y siguiend o pas o pas o su s maniobras su s visitas su s aficiones l o qu e hace n y l o qu e piensan l o qu e pudiera n hace r y l o qu e pudiera n pensar Trabaj o patritico porqu e e l cur a indi o e s anti-espao l ant e tod o y sobr e todo Vans e la s insurreccione s habida s e n aque l hermos o pas y ntes e qu e lo s cabeza s d e mot n y lo s hombre s d e l a revoluci n ha n sid o siempr e lo s sacerdote s d e colo r d e chocolate ¡ Y qu hipocres a l a suya Delant e d e lo s fraile s n o s e atreve n levanta r lo s ojo s de l suel o y parece n humildsimo s cria dos Jam s s e niega n a l cumplimient o d e la s r dene s d e aquellos po r e l contrario corre n obe decerla s com o chiquillo s y s e muestra n m s in teresado s e n l a salu d y prestigi o d e lo s fraile s qu e lo s fraile s mismos : per o all e n lo s sombro s secreto s d e s u concienci a odia n a l sacerdot e es pao l y quisiera n s u muerte E l cur a indi o sue a

PAGE 221

— 19 3 — co n lo s obispados co n e l arzobispado co n la s canongas co n alzars e independient e y dispone r s u antoj o d e la s Islas la s cuale s vendra n se r e n es e caso (quimric o po r ahora durant e much o tiempo) un a segund a part e de l Para guay qu e h a sid o y e s a n l a ignomini a y l a des honr a d e Amrica N o m e duele n prendas y deb o deci r y consig na r l a verda d e n asunt o ta n importante e n est o qu e afect a m i patria Teng o par a m qu e lo s nico s qu e conspira n all contr a nosotro s so n lo s cura s indios lo s infelice s qu e porqu e ha n estudiad o cuatr o libro s d e teolog a que e n suma nad a ensean crens e co n ttulo s y derech o a l gobiern o d e Filipina s y l a emancipaci n d e Espaa Y a l deja r sentad o esto clar o e s qu e tendr motivo s par a escribirl o y qu e n o desconozc o de l tod o cierto s expediente s d e conspiraci n y cier to s trabajo s d e zapa E n cuant o virtude s y moralidad e l cur a in di o es poc o m s poc o mnos l o mism o qu e l a mayor a d e su s paisanos : u n pedaz o d e carne Cas i todo s tiene n compaera am a d e gobierno qu e decimo s po r ac ; y n o e s maravill a verlo s d e pase o co n s u baba y hijos siend o numeroso s lo s caso s qu e s e ha n dad o d e sabe r qu e u n Pare de l pa s sosten a relacione s co n tre s y m s ami ga s l a vez i

PAGE 222

— 19 4 — E l cur a indi o n o est exent o d e l a chifladur a qu e suel e hace r pres a e n e l cacume n d e lo s frai les sin o qu e tambi n sufr e est a enfermeda d qu e pued o deci r e s endmic a e n Filipinas acome tiendo principalmente lo s qu e s e toma n e l trabaj o d e pensa r y discurrir E s singular si n embargo l a chifladur a d e es to s desgraciados S d e mucha s y mu y donosas ; emper o do y preferenci a l a qu e sigu e po r s u ca rcte r verdaderament e extraordinario Y n o ex tra e e l lecto r qu e e n l a relaci n qu e pretend o hace r n o aparezca n nombre s propios Cuntas e all e l hech o si n qu e nadi e sep a quier a descu bri r nombres y yo confies o m i abandono fijm e m s e n l a histori a qu e e n l a f d e bautism o d e lo s protagonistas U n frail e natura l d e l a Ri o j a hub o d e cobra r afect o y au n cari o u n muchachill o indi o qu e desempeab a s u lad o la s funcione s d e bata Dispnsal e s u protecci n ensendol e leer es cribi r y contar y llval o siempr e consig o toda s parte s complacindos e e n ve r e l agud o entendi mient o de l nio y su s apreciable s condicione s par a e l estudi o y l a Iglesia Nombra n Yicari o a l fraile y n o po r es o aban don a s u criado L o conserv a s u lad o y per sist e e n civilizarlo E l indio po r s u parte de mostrab a s u protecto r verdader o amo r y sincer a gratitud

PAGE 223

— 19 5 — Andand o e l tiemp o e l frail e e s nombrad o po r su s compaero s (amigo s d e l a democraci a y de l sufragi o e n lo s propio s asuntos ) Provincia l d e l a Orden Trasldas e Manil a e l inteligente ^ y cuenta n qu e ilustrad o sacerdote y e l bat a v a e n s u compa a y n o s e separ a d e l u n momento Y a e n l a capita l d e la s Isla s y co n recurso s d e qu disponer e l frail e decid e qu e e l indi o sig a l a carrer a d e cura S e l o hac e sabe r a l interesa do est e s e arrodill a su s pis bsal e l a man o mi l vece s y l e d la s gracia s m s sentida s po r corresponde r ta n dignament e a l amo r qu e l e co brar a durant e lo s die z ao s qu e llev a s u ser vicio Y co n efecto : lo s och o ao s e l bat a e s y a hombre y e l hombr e e s cura N o e s posibl e pin ta r e l reconocimient o de l indio sincero e n ver dad n i l a alegr a de l frail e a l toca r e l resultad o d e s u nobilsim a conducta Contina n sopland o lo s viento s d e un a suert e deshech a a l frail e espaol y a l poc o tiemp o e s nombrad o Obispo Particip a l a notici a s u pro tegid o qu e e s cas i s u hermano y l e ofrec e u n puest o s u lad o dentr o d e l a alt a jerarqu a ecle sistic a qu e v a desempear Nuev o motiv o d e gratitu d y nueva s protesta s d e lealta d po r part e de l cur a indio qu e cuenta n er a u n bendit o d e Dio s dign o d e l a fortun a qu e l e habi a cabid o e n suerte

PAGE 224

— 19 6 — ¡Qu regocij o e l de l fraile ¡Qu satisfacci n l a d e s u mejo r amigo l a d e s u compaer o desd e qu e pisar a l a tierr a ardient e d e Filipinas Y aqu vien e e l trmin o d e est a historia y l a chifladura realment e extraordinari a inconce bible de l cur a indio Dorm a e l sue o d e lo s justo s un a noch e pur a y apacibl e e l frail e d e l a Ri o ja Primoros a corti n a d e finsim o encaj e rode a s u cam a y ocult a s u cuerpo plid a lu z d e aceit e d e coc o alumbr a l a estancia e l silenci o m s profund o rein a e n e l Palaci o Obispal sol o e l rel es a mquin a qu e parec e protesta r d e nuestr a pequee z cuand o no s rendimo s a l cansancio y d e nuestr a impa cienci a cuand o queremo s apresura r e l trmin o d e un a cita turb a pausad o l a calm a d e l a noch e y e l repos o d e l a soledad Po r un a puert a secret a qu e sol o conoce n e l obisp o y e l cur a penetr a est e co n pas o lent o y desigual Llev a e n l a diestr a u n acer o y e n su s ojo s l a lumbr e d e u n pensamient o sombro Acrcas e a l lech o d e s u protecto r y parec e oi r l a respiraci n qu e sal e tranquil a d e s u pecho S e persign a e l cur a indio pon e e n e l suel o l a rodilla bes a rpidament e l a man o de l obispo y clav a lueg o e n s u corazon e n e l corazo n d e s u padre e l pua l homicida Desaparec e si n oi r e l grit o d e agon a de l des venturad o sacerdote sal e l a calle corr e de

PAGE 225

— 19 7 — ment e po r ell a hast a llega r a l cainpo r y com a hace n todo s lo s indio s cuand o n o quiere n vivi r e n sociedad s e sub e lo s montes Verda d qu e est a histori a e s mu y triste ? ver da d qu e parec e inverosmil ? Cuanta s vece s m e l a contaro n otra s tanta s hub e d e senti r profund a congoja sentimient o profundo Qu fu de l asesino de l loco ? Nadi e h a vuel t o sabe r nada Quisier a prosegui r e l retrat o de l cur a indio y es o qu e dej o trazado s y a lo s contorno s y perfile s m s notable s d e s u fisonoma ; emper o declar o aqu m i flaqueza : e l hech o qu e anteced e m e h a impresionad o ho y a l narrarl o com o m e impresio sion aye r a l oirlo y m i plum a s e nieg a conti nuar Descanse pues d e l a fatig a hast a qu e reco br e mu y lueg o s u desenfad o y diligencia

PAGE 226

CAPITUL O xvni £ 1 chino.—E l mestizo Hem e aqu co n esto s do s caractere s delante, e l chin o y e l mestizo E l primer o astuto egos ta fri calculador humilde laborioso : e l segun d o necio presumido holgazan ignorante ma l intencionado ruin E l chin o viv e d e s u trabaj o y s e present a modesto : e l mestiz o viv e d e sendo s plato s d e morisquet a y n o cab e e n s d e orgullo ; e l chin o sirv e par a todo e l mestiz o n o sirv e pa r a nada E l hij o de l celest e imperi o sud a e l qui l o u n me s y otr o mes u n a o y otr o a o par a procurars e un a fortunilla la s vece s un a fortu na : e l hij o d e Filipina s nacid o de l ayuntamien t o d e indi a co n espao l pas a l a vid a atusndo s e e l cabello cortand o su s uas luciend o m s y mejo r l a camisa que com o l a de l indio v a po r fuera ; e l chin o llev a s u trenz a recogid a y descuidad a d e aceite s y mejunges : e l mestiz o procur a imita r e l peinad o d e lo s castilas s e abr e

PAGE 227

— 19 9 — l a ray a e n medio hac e corta r s u pel o medi a melena l o roc a d e esencia s y perfumes us a sombrerill o hong o d e eso s qu e e n Europ a so n nombrado s sombrero s d e maana, suen a s u aplastad a nari z co n pauel o d e fleco s y bordados y calz a lo s pie s co n botina s d e lustros o becerr o d e charo l flamante E l chin o e s u n hombre : e l mestiz o tien e u n poc o d e todo d e hombre d e mujer d e vieja d e ni o y d e mono Veamos pues a l hombre y lueg o hablar de l mestizo S i n o hubier a chino s e n Filipina s lo s espao le s volvera n l a Pennsul a co n mu y bueno s du ro s d e ahorro co n su s paga s cas i intactas Uni co s industriale s all lo s chinos co n afa n qu e d a l a man o l a avaricia atesora n e n su s bolsa s d e suci a cabritill a la s moneda s d e lo s espaole s y d e lo s indios quiene s explota n co n su s barati ja s y chuchelias si n e l meno r asom o d e piedad Par a ello s ha y u n dios e l oro y u n placer e l oro y un a virtud e l oro ; ¡siempr e e l oro E l amarill o metal e l vil meta l com o dijer a u n ce sante e s s u sol o embeleso s u goc e exclusivo s u etern a Dulcinea Sacadl o d e ah ponedl o e n regione s m s puras discurri d alg o qu e n o l e proporcion e oro y e l chin o e s hombr e muert o per o muert o par a todo hast a par a fuma r opi o qu e e s y constituy e l a suprem a delici a d e esto s mercadere s si n conciencia

PAGE 228

— 20 0 — Llam a chuchelias lo s producto s d e su s varia s industrias y co n un a chuchelia ho y y otr a chuchelia maan a dej a e l bolsill o de l espao l mus ti o y esculid o com o l a car a d e u n maestr o d e .escuela E l vend e camisas puos corbatas cuellos calcetines gemelos camisetas petacas cuant o e s necesari o lo s peninsulares desd e e l alfile r hast a e l sombrero desd e e l hil o hast a e l baul mundo desd e e l pauel o hast a l a levit a y e l sa co Cuand o llega n a l pa s y cuand o torna n l a Pennsul a lo s espaole s recibe n nte s qu e nad a un a visita : l a visit a d e lo s chinos qu e saca n agu a d e lo s pozo s m s secos N o ha y nadi e qu e resis t a l a granizad a d e lo s chinos cuy o castellano chapurread o d e mod o inimitable parec e confu s a algarab a compuest a a l efect o d e marea r lo s sentido s y abri r l a bolsa N o pregunt a e l nombr e de l espaol n i s u em pleo n i s u carcter n i siquier a s i e s vag o vie jo Sabedo r de l parader o d e u n castil a encjas e e n s u casa sub e l a escaler a sonriend o par a agra da r lo s criado s y consegui r as qu e l o deje n entrar y saludand o co n u n Usa, seor)) y u n exa j erad o movimient o d e cabeza pon e e n e l sue l o la s grande s alforja s qu e llev a siempr e sobr e su s espalda s y qu e parece n verdader o caj n d e sastre y d a principi o saca r baratija s y m s baratijas chuchelias y m s chuchelias hast a lo ^

PAGE 229

— 20 1 — gra r qu e e l espao l s e fij e e n alg o y l o compre • Laborios o y activ o e n alt o grad o n i e l so l l e arredr a n i l a lluvi a l e detiene y vsel e anda r constantement e d e cas a e n casa d e call e e n ca lle y d e barri o e n barri o ofreciend o tod o e l mund o su s servicio s industria Astut o y saga z com o n o l o e s e l europeo milagr o ser qu e a l qu e caig a e n su s mano s n o l e saqu e astilla. Esto y po r afirma r qu e n o ha y u n sol o espao l qu e pued a 'decir : A m lo s chino s n o m e engaaron. Tale s traza s s e da n y d e ta l suert e tiene n acaparada s toda s la s industrias desd e la s m s ftile s hast a la s m s costosa s indispensables qu e explota n si n piedad co n nobl e art e una s veces co n prfi d a malici a otras la s necesidade s dlo s europeos Y mientra s lo s espaoles muell e y perezosa ment e tambado s n un a butaca-columpio desa fia n Eebo ; y lo s indios mascand o bull o y mi rand o a l horizonte pasa n hora s entera s si n cui dars e d e nad a n i d e nadie e l chin o n o ces a u n sol o moment o y corr e d e u n lad o par a otr o co n l a aetma d de l trabaj o y e l estmul o d e l a ava ricia -Lo s railes qu e so n naturalment e lo s qu e me jo r conoce n a l chino hnm e dich o mi l y mi l ve fce s qu e n o tiene n m s qu e esto s do s vicios : toma r t efi abundanci a qu e asombra y fuma r pi o e n ;p*oporcio n qu e parec e inverosmil E n cuant o l o dems so n ta n econmico s y tacao s com o l a

PAGE 230

— 20 2 — inmens a mayor a d e nuestro s gallegos ; y as co m o esto s guarda n hast a lo s ochavo s par a com pra r lueg o e n l a tierr a un a vaquia, e l chin o atesor a lo s peso s par a volve r s u patri a co n un a posicio n desahogad a independiente Acusa n alguno s a l chin o d e Filipina s d e da r leccione s d e fsic a experimental com o dic e Yol taire l a hembr a de l cerdo l a marran a s i es o d e hembr a de l cerd o parec e alg o cursi Y o n i l o cre o n i dej o d e creerlo s i bie n e s sospecho s o e l asc o qu e tiene n lo s indio s a l tocin o y l a falt a absolut a d e chinas la s que seg n nues tr a m s celebrad a qu e sbi a le y d e Indias est terminantement e prohibid o vivi r e n e l puebl o d e Magallanes Ha y all si n embargo y alguno s mu y acau dalados n o poco s mestizo s d e catadur a indo china E l hij o d e indi a y espaol e l mestiz o qu e bro t a e n Filipina s com o l a yerb a brot a e n lo s cam pos e s dign o d e estudio y quier o habla r ahor a d e l par a cerra r debidament e est e captulo E l prime r sentimient o qu e nac e e s u alm a cuand o apena s e s moz o parces e a l odi o y confi a n a co n l a envidia Y a l deja r sentad o esto deb o deci r y dig o par a e n adelante qu e e n lo s mesti zos com o e n todo ha y excepciones Y o la s h e conocido y o h e tratad o esa s contadsima s ex

PAGE 231

— 20 3 — cepciones y cmplem e declararl o as par a qu n o s e atribuy a pasi n n i malquerenci a e l juici o qu e h e d e emitir Hay pues mestizos poco s ciertamente digno s d e nuestr o cari o fra terna l y de l amo r d e l a patria Y contino S u tez qu e particip a de l colo r de l chocolat e y de l colo r de l trigo ; s u nari z semi-indi a semi europea ; s u mirad a fri a una s veces encendid a otras ; s u frent e demasiad o hundid a po r se r ter s a y demasiad o ters a par a se r hundida ; su s labio s cas i fino s y cas i gruesos y e l air e y e l port e qu e determina n y caracteriza n a l mestizo dice n des d e lueg o a l mno s agud o co n qu clas e d e hom br e tien e qu e habrselas Perezos o porqu e s u madr e e s indi a y quijot e porqu e s u padr e e s espaol ren e e n s lo s vi cio s d e l a primer a y lo s resabio s de l segundo Aquell a l e hac e humilde sencillo holgazan es toico ; est e l e hac e soberbio vanidoso inquieto audaz L a indi a h a puest o e n s u cerebr o l a in diferenci a d e un a filosof a primitiva : e l espao l h a puest o e n s u alm a la s nfula s d e u n caballer o an dante : l a indi a h a llevad o s u esprit u la s som bra s d e un a supercher a qu e s e confund e co n e l fanatismo : e l espao l h a llevad o s u inteligen ci a l a lu z d e un a incredulida d volteriana : l a in di a l e h a dich o qu e tem a Dios l a le y y lo s frailes : e l espao l l e h a dich o qu e cre a e n Dios

PAGE 232

— 20 4 — reform e l a le y y s e ri a d e lo s frailes ; y d e est a amalgam a frmas e un a caricatur a d e perfile s ta n incorrectos ta n torpes ta n borrosos qu e nuevo Jano e l mestiz o tien e do s caras : un a qu e mir a l a Pennsul a ibrica otr a qu e mir a Filipinas un a qu e sonr e dulcemente otr a qu e s e contra e y palidece ; un a qu e acus a candidez modestia satisfaccin otr a qu e denunci a envidia rencor desasosiego E s l a primer a l a image n de l in dio e l viv o retrat o de l espao l qu e sufr e e s l a segunda Par a nad a par a mu y poc o sirv e e l mestiz o d e qu e hablo Indolent e e n demas a y engred o hast a e l desvanecimient o carec e d e profesio n y d e oficio l e falt a activida d y amo r propio n o conoc e lo s estmulo s nobilsimo s de l trabaj o qu e honr a y dignifica n i lo s secreto s impulso s d e l a ambicin qu e elev a y enaltece E n mascand o bullo vistiend o siempr e camis a cuy a blancur a rivaliz a co n l a blancur a de l armi o qu e tant o trae n y lleva n poeta s y novelista s veng a n o cuento y codendos e co n lo s espaole s pe ninsulare s quiene s imit a mod o d e mon o im pertinente e l mestiz o ds e po r mu y satisfech o y pid e devot o todo s lo s ngeles angelito s y querubine s de l ciel o l e conserve n s u cabez a artsticament e peinada su s mano s cas i europea s y cas i limpias su s botita s ajustada s com o la s d e un a hij a d e Terpscore s u pauel o d e fleco s y

PAGE 233

— 20 5 — bordados s u dentadur a aseada s u air e d e peti metr e y marisabidillo d e muje r y d e hombre d e espao l y d e indio d e viej o y d e muchacho Perdidament e enamorad o y creyndos e u n Narciso s u flac o so n la s mujeres india s mes tizas filipina s europeas Y co n esto co n re quebra r y pretende r la s hembras co n ole r siempr e admizcl e y agu a d e colonia co n adop ta r postura s acadmica s interesantes y reza r mucho y oi r mis a lo s dia s d e fiest a y lo s d e tra bajo y aparenta r religiosidad y dars e sendo s golpe s d e pecho y besa r tutipl n l a man o d e lo s fraile s y e l pa n cuand o s e ca e d e l a mesa y n o perde r u n bailuja n n i u n catapusan e l mes tiz o s e consider a e l m s feli z d e lo s sres cas i inmortal E n cuant o cacumen all v a u n boto n par a muestra Com o e n Filipina s tod o est y s e hac e a l re vs desd e la s cosa s m s nimia s hast a la s m s importantes e s e l cas o qu e l a baba y qu e servi a d e doncell a un a espaol a enamors e rendida ment e d e u n mestizo e n s u puebl o tenid o po r m s sbi o qu e lo s siet e d e Greci a juntos habid a consideraci n qu e estuv o e n Manil a cinc o ao s estudiand o n o s qu y habe r sid o bat a d e u n peninsula r qu e e n s u pa s hzos e notabl e po r su s obra s com o maestr o zapatero Pue s bien co m o all digo tod o s e hac e a l revs l a indi a de

PAGE 234

20 6 clar a l mestizo po r medi o d e un a carta s u vol cnic a pasin pidindole l a par s u man o blanc a y alabastrina Cog e e l mestiz o l a epstol a d e l a babay y pensand o qu e l a criad a d e un a es paol a er a much a person a par a l d a calabaza s l a nuev a Susan a e n est a esquela l o qu e fue re qu e copi o ntegr a y si n quitarl e un a sol a com a par a qu e e l lecto r juzgu e po r s de l gra n entendimient o d e lo s mestizos debiend o adverti r qu e e l origina l gurdol o e n m i gaveta dond e s e hall a l a disposici n d e incrdulo s y descon fiados. Dic e as l a carta : A l a Seor a Do a Rufin a Alvare z Di a 5 d e Cavit e d e Marz o d e 1867 Mu y seor a ma co n s u repetid o Telegraf o d e V bastant e h e conocid o s u paci n y e n con testaci n dig o l o siguient e n o po r desagraviarl a n i despr e ciarl a s u atenci n sin o po r qu e m i alt a esfer a y e n l a insignificanci a dem i person a n o l o merec e com o l o qu e V d e seaba ante s bie n ten dr otr o qu i e n leser ma s compatibl e y afama do loqu e po r ahor a n o piens o ma s patentiza r mi s amore s ningun a y content o y a esto y e n m i insolitari a sit u aci n qu e tengo y e n bist a d e esto suplic o s e cirb a pone r otr o s u paci n po r qu e a tendiedom e l a circustanci a d e m i persona n o l e merec e as u caracte r y distincin y est o n o

PAGE 235

— 235 — po r (1 ) ofenderla n i po r despreciarla sin o po r la s sobremira s qu e teng o as u alt a iristocraci a y al a onr a qu e pose o desd e e n tonce s pur o per o povr e com o Y l o sab e po r l o tant o ma n d e l o qu e podr serl e uti r par a s u serbici o Leocadi o Quinto; P D ant e tod o la s cosa s do y la s gracia s po r s u atencin Yale: Ah est qu e s e pued e ver ah est l a mues tr a m s palpabl e de l cacumen d e l a inteligenci a d e lo s mestizos Y cuent a qu e e l buen o d e Leo cadi o e s quiz seg n m e dij o e l frail e quie n deb o ta n precios o documento un o d e la s prime ra s eminencia s d e l a clase Qu pued o deci r y o ahor a qu e n o se a plid o y desabrid o a l lad o d e eso s calabaza s si n segun do d e es e abort o d e u n cerebro cuand o mno s vac o totalment e cerrad o po r lo s pltano s y l a morisqueta ? Qu m e e s lcit o aadi r e n honra fam a y pre z d e es e ingenio d e es e Leocadi o Quinto cuy a lengu a d e or o e s l a lengu a grandi locuent e d e l a famili a mestiza ? < Baj o otr o punt o d e vist a mirado e l mestiz o odi a a l espao l co n tod a s u alma ; y aunqu e s e present a nosotro s servi l y baj o hast a l a indig nidad l o qu e n o h e vist o e n e l indi o qu e en-me (I ) Lo s filipino s usa n mu y menud o l a p e n luga r d e l a f

PAGE 236

— 20 8 — di o d e tod o e s nobl e y severo desear a qu e la s agua s qu e baa n la s isla s Filipina s cubriera n par a siempr e nuestr o cuerp o y nuestr a memoria Po r es o yo qu e ante s qu e nad a so y patriot a y mir o e n l a hermos a figur a d e .Espa a l a figur a august a d e m i segund a madre dig o y dir qu e e l gobiern o d e l a Metrpol i n o deb e descuida r l a vigilanci a sobr e lo s mestizos cuy o nmer o y aviesa s intencione s puede n ocasionar s i n o ha y previsin mu y serio s y trascendentale s dis gustos Po r l o dems e l mestiz o e s detestad o profun dament e po r e l indi o qu e n o s e avien e tolera r su s nfula s d e hidalg o mancheg o n i s u neci a su perioridad E l espao l e s amad o de l indio e l mestiz o aborrecid o d e muerte E n u n catapusa n ol e canta r un a baba y co n grand e algazar a y regocij o d e lo s naturales est a copl a originalsi ma parto acaso d e u n Homer o de l pas : Dio s hiz o a l indi o y a l espao l hiz o e l tabaco tambi n e l sol Sol o un a cos a n o hizo L o adivinas ? E l mestizo Par a concluir : e s e l mestiz o l o qu e e n Espa a llamamo s u n chuste Ni plus ni moins.

PAGE 237

CAPITUL O XIX m fraile As com o e s imposibl e d e tod o punt o deter mina r exactament e e l carcte r de l indio cuya s lnea s y perfile s s e pierde n y confunde n e n un a fisonom a borros a qu e parec e hui r d e l a crtic a y de l estudio nad a ha y ta n fci l com o retrata r a l frail e espao l d e Filipinas qu e s all despue s de l indgena l a figur a m s conocida m s abun dant e y qu e co n m s relieve s s e destac a e n e l cuadr o lastimos o d e aque l puebl o virge n y simp tico N o es no e l frail e d e qu e vo y habla r u n hombr e grun rgido devoto ilustrado hip crita altanero ; n o e s e l frail e d e lo s siglo s d e l a decadenci a d e Espaa religios o hast a e l fana 1 4

PAGE 238

— 21 0 — tism o y soberbi o hast a e l desvanecimiento ; n o s e asust a a l oi r cierta s desprocupaciones n i pon e lo s ojo s e n e l ciel o y e l anatem a e n lo s la bio s ant e la s irreverencia s d e lo s hijo s d e l a po ca porqu e cuida n m s d e mora l qu e d e lo s mila gros ; n o e s aque l Inquisido r si n entraa s y si n concienci a que s o pretext o d e u n fervo r n o sen tido procur a su s placere s y extiend e s u domi nio ; n o e s e l jesuitism o roband o lo s secreto s de l hoga r y pervirtiend o la s familias haciend o a l padr e delato r d e s u hijo a l hij o esp a d e s u pa dr e y l a espos a instrument o rui n d e su s pasio ne s abominables ; no n o e s nad a d e es o e l frail e d e Filipinas Est e religios o e s u n hombr e com o lo s dems la s vece s peo r y mejo r qu e lo s dems E s gloton avaro ignorante alg o egost a y devot o d e toda s la s flaqueza s humanas ; e s senci ll o porqu e n o sab e nada campechan o porqu e n o tien e m s lmit e qu e s u caprich o n i otr a ocupacio n qu e l a d e deci r misa comer pasear divertirs e y dormir ; e s patriot a e n alt o grad o porqu e l o primer o qu e l e recomienda n a l pisa r l a tierr a volcnic a d e Manil a e s qu e subyugu e su s inclinacione s y somet a su s acto s a l pensa mient o d e conserva r l a integrida d d e Espaa dependient e cas i e n absolut o d e s u conduct a y proceder Quita d a l frail e e l amo r l a mes a y l a afici n

PAGE 239

— 21 1 — a l a avaricia quitadl e l a ignoranci a qu e noti s inmediatament e e n s u rostr o d e Sanch o Panza quitadl e la s flaqueza s d e l a carne y e l frail e d e Filipina s e s hombr e inti l par a deci r un a mis a canta r u n responso S u cas a e s l a mejo r de l pueblo Construid a mita d d e maniposter a y mita d d e buena s ma deras ren e e n ell a toda s la s comodidade s ape tecible s y viv e holgad o e n habitacione s espacio sas sana s y bie n dispuestas L a despensa obje tiv o principa l d e su s afane s y cuidados hllas e siempr e atestad a d e jamones embutidos car ne s y conservas Est a e s l a vida,—djom e e n ciert a ocasio n u n reverend o mostrndom e co n lo s ojo s d e l a gul a un a despens a m s propi a d e Heliogbal o qu e d e u n misionero Francot e y generos o po r temperament o n o rehus a convida r lo s espaoles qu e encuentra n e n lo s convento s u n amigo un a mes a y un a cam a co n sol o presentars e y deci r s u condicion Y entr e broma s verde s y azules y dicharacho s y refranes y cuento s interjeccione s maysculas e l frail e l e abr e su s brazo s y pon e su s rdene s cuant o es cuant o tien e y cuant o vale Dad o broma s y jaleos porqu e sol o d e tard e e n tarde recib e l a visit a d e u n espaol cuand o s e v e frent e frent e d e u n compatriot a tir a l a cas a po r l a ventana y n o s e rind e lo s placere s y la s diversione s hast a qu e e l huspe d s e ausenta

PAGE 240

21 2 enamorad o de l cari o y acogid a de l anfitrin t i cua l hac e tod o est o motu propio, y c n un a generosida d verdaderament e plausible Tre s voto s hac e e l frail e d e Filipinas : e l d e pobreza e l d e castida d y d e obediencia Cumpl e cas i siempr e est e ltimo y falt a to do s lo s dia s lo s primeros Cm o h a d e se r pobr e s i e s e l rey e l dicta do r de l puebl o e n qu e vive y cuyo s habitante s l e considera n com o u n Dios ponind su s planta s s u vida s u honra s u conciencia s u vo luntad s u familia s u trabaj o y s u dinero ? Cm o h a d e se r pobr e s i cuest a all u n sentid o cualquie r ofici o d e l a Iglesia cualquie r act o de l sacerdote qu e n o dej a d e percibi r peso s y m s pesos ho y co n u n motivo maan a co n otro siempr e co n e l beneplcit o d e lo s indios ? N o e s pobr e n i s e acuerd a d e serl o e l frail e d e Filipinas po r e l contrario ; e s e l m s ric o de l pueblo s u coch e e l m s lujoso su s caballo s lo s d e m s precio s u mes a l a m s regalad a y s u bolsill o e l m s provisto Y aqu deb o declara r fue r d e hombr e justo qu e mucho s castila s ha n tornad o l a Pennsul a y salid o d e compromiso s privado s y oficiale s gracia s l a generosida d de l fraile qu e n o nieg a s u bols a a l qu e l a necesita Ha y su s excepcione s com o e n todo ; per o es e e s e l carcte r genera l de l misioner o d e Filipinas

PAGE 241

— 21 3 — Fraile s hay y o le s h e conocid o y censurado qu e n o da n a l qu e s e acerc a s u convento se a castil a indgena n i u n vas o d e agua ; per o so n contadsimos y cuand o est o lleg a a notici a d e lo s Vicario s y Provinciale s sufre n agria s amo nestacione s po r s u torp e conducta Bien qu e s as n o fuer a n o tendra n lo s fraile s l a autorida d mora l d e qu e so n depositarios n i lo s espaole s le s guardara n e l respet o y la s consideracione s qu e merece n todo s lo s hijo s d e la.Pennsula Y cm o h a d e cumpli r e l frail e e l segund o voto cm o h a d e se r casto s i e l mism o Jos d e l a Histori a Sagrad a pecar a e n Filipinas ? C m o ha n d e se r casto s hombre s qu e va n all e n l a flo r d e l a vida lo s veinticinc o aos y s e en cuentra n d e la noch e l a maan a co n qu e so n lo s seore s d, e lo s pueblos ? Cm o h a d e se r cas t o u n frail e d e treint a ao s qu n o lee qu e n o estudia qu e apena s reza qu e n o s e preocup a d e otr a cos a qu e d e comer pasea r y dormir ? Cm o t a d e se r cast o e n u n pa s dond e lo s padres lo s esposos lo s hermano s y la s mujere s todas cree n qu e tene r amore s co n u n castil a e s prend a se gur a d e subi r a l ciel o y gana r l a gloria ? Cm o h a d e se r cast o e n aquell a ociosida d y baj o aque l clim a abrasador ? Sl o as sj e comprend e l a existenci a dlo s mes ticillo s qu e ha y e n lo s pueblos y d e la s baba y qu e vive n co n luj o y regal o si n qu e nadi e pued a

PAGE 242

— 21 4 — sabe r e l fundament o lega l d e ortmia b ¡j U /j mis = teriosas Vestid o co n un a tnic a blanc a qu e l e lleg a lo s tobillos luciend o e n s u cabez a u n anch o som brer o d e paj a y apoyndos e e n u n bast n qu e jam s abandona e l frail e v d e cas a e n cas a re partiend o bendicione s y procurndos e un a exis tenci a qu e l e compens e e l alejamient o d e l a famili a j d e l a tierr a qu e l e vi o nacer, Est ntimament e persuadid o d e qu e siultorum infinitus est numerus y dej a qu e e l mundo e n tanto si n cesa r navegu e e n e l pilag o inmens o de l vaco Y n o hac e esto ciertamente porqu e se a u n filsof o escptic o y corrompid o qu e d e tod o s e ri e y tod o l o tom a benefici o d e inventario no E l frail e d e Filipina s e s un o d e lo s sere s m s ignorante s d e l a tierra Nad a sab e n i nad a quie r e saber D e tod o encontrarei s e n s u convento : encontrarei s l a guitarra l a pandereta l a sill a de l caballo e l jueg o d e damas e l d e ajedrez lo s naipes la s botellas lo s licores ; per o n o encon trarei s m s qu e u n libro e l d e la s oraciones Ignor a l a histori a d e s u patria l a d e l a Igle sia l a de l pa s e n qu e vive : pued e decirs e qu e est hart o d e todo hast a d e ignorar Po r l o qu e pud e ve r prcticamente esto y po r aposta r qu e d e cad a cie n fraile s ochent a n o sa be n m s lat n qu e e l d e l a misa ; y est e com o l o

PAGE 243

— 21 5 — sabe n lo s monaguillo s y sacristanes d e rutin a y si n conoce r e l significad o d e la s palabras Ilustradsimo s Padre s h e vist o y o e n Filipi nas n o l o oculto ; ma s est n e n l a proporcio n d e un o po r doscientos E l frail e d e Filipina s e s u n dechad o d e ig norancia ¡Qu ms Un o d e ello s preguntm e a m (e n 1873 ) cund o juraba n la s Corte s a l Prncip e d e Asturias a l qu e entnce s er a u n desterrad o y ho y e s Alfons o XII N i peridico s n i libro s lee n porqu e nad a quie re n saber : contento s eo n s u menguad a suert e n o guarda n d e Espa a m s qu e u n recuerdo : ¡e l amo r l a patria y est e amo r sacrificara n gus toso s s u existencia Com o testimoni o d e est a afirmaci n y a l mis m o tiemp o com o un a prueb a de l ministerio d e paz d e lo s frailes vo y trascribi r alguno s ver so s d e l a composicio n hech a po r u n reverend o ante s d e i r Jol e l genera l Malcampo ¡ A JOLO N o m s tregua s n i paz! : sol o resuen e L a ronc a vo z d e lo s preado s bronces Y s u estampid o derrocad a se a Es a imp a raz a fatal ¡ ¡ta l se a s u suerte! : Nuestr o Dios nuestr o Bey dur a muerte

PAGE 244

— 21 6 — ¡ Jam s jams Lo s doloroso s aye s D e su s amado s hijos qu e e n cadena s L a dulc e liberta d pide n llorosos Exige n d e s u amo r si n m s tardanz a Po r ma r y tierr a y po r d o quie r venganza ¡Venganz a y guerra e n e l rel de l tiemp o Ta l l a movibl e man o l o h a marcado i Venganz a y guerr a y extermini o fier o Llevemo s si n piedad! : parti d valientes L a espad a fulmina d contr a esa s gentes Parti d pue s J*ol ¡Ah ¡qui n pudier a Co n vosotro s goza r d e aques a suerte L a sangr e d e mi s vena s got a got a Co n vosotro s tambi n all dar a A glori a y prec e d e l a Ptri a mia Plegar ? ¡jams,jams venganz a y guerr a T horro r y muert e y extermini o fier o A es e puebl o llevemo s si n tardanza Y e n s u sangr e s e ceb e vuestr a saa Partid i d Jol.. ¡Yiv a l a Espaa FR MIGUE L RUB N D E CELIS AGUSTINO S. Juan de G-uimba Ener o 1. d e 1876 Est a composicion qu e deb o u n queridsi. m o amig o llegad o recientement e d e all justifi c a mi s palabra s y pint a l a mansedumbr e y e l esprit u evanglic o d e lo s fraile s d e Filipinas Ha y nad a ta n fier o n i ta n crue l com o es a composicio n qu e respir a sangr e y exterminio ? So n lo s fraile s mu y bueno s espaoles y a l o h e

PAGE 245

21 7 dicho ; per o extravans e mu y menudo y e n es ta s ocasione s m s qu e ministro s d e Jes s parece n guerrillero s d e trabuc o e n man o y navaj a limpia E s extraordinari a l a influenci a qu e tien e e l frail e sobr e e l indio y com o nadi e l o somet e s u volunta d y au n su s caprichos Y s i la s Is la s Filipina s s e conserva n es n o m e recat o d e decirlo porqu e la s conserva n lo s frailes L a fuerz a bruta la s bayoneta s y lo s caones haria n mnos much o mno s qu e l a presenci a de l misio ner o d e l a Pennsula Cuand o s e h a vivid o all s e tien e derech o sabe r cuant o deb e Espa a a l rud o patriotism o d e eso s hombre s qu e co n e l pre text o d e l a religin de l castig o d e Dio s y d e lo s horrore s de l infierno mantiene n tanta s legua s e l pabell n y l a integrida d d e s u pas Censuremo s la s flaqueza s de l fraile su s vicios s u ignorancia s u vid a animal ; per o elogiemo s s u patriotismo s u amo r Espaa s u cel o po r l a conservaci n d e aquella s hermosa s Islas (1 ) Par a termina r est e captul o rstam e un a so l a cos a po r decir E l frail e n o padec e m s qu e un a enfermedad : l a chifladur a d e qu e habl o e n otr a part e d e est e libro (1 ) Habl o e n est e captul o de l frail e com o individuo com o colec tivida d vas e e l artcul o Consideraciones generales acerca, de las Islas Filipinas.

PAGE 246

— 21 8 — Pued e asegurars e qu e d e cincuent a fraile s veint e est n chiflados Po r qu ? A m i juici o po r l a vid a qu e hacen po r l a soleda d e n qu e vegetan po r l a confusio n d e lo s afecto s qu e deja n aqu y lo s qu e crea n all po r e l arrepentimient o de l sacrifici o consumado po r e l so l qu e adormec e su s sentidos po r l a monoton a d e s u existencia ¡ Y qu chifladura s ta n extraas S i d e ella s quier e tene r un a ide a e l lector s gam e a l captul o siguiente N o deb o deci r m s de l fraile : retratad o rpi dament e e n esta s cuartilla s co n escrupulos a exactitu d imparcialidad es si n embargo u n personaj e qu e sol o e l trat o pued e da r co nocer

PAGE 247

CAPITUL O XX Lo s espaole s e n Filipinas.—L a chiflaeligr o y l a zozobr a perenn e d e es a mism a navegacin ; e l so l etern o qu e ca e cua l lluvi a d e fueg o sobr e la s tranquila s islas ; e l trat o de l indi o qu e po r nad a s e apur a n i nad a l e extra a n i sorprende ; l a existenci a pazguat a d e lo s fraile s qu e cuand o lleva n all alguno s ao s parece n fundido s e n e l mism o mold e d e lo s indgenas ; l a inalterabl e calm a d e aquello s lugare s qu e trae n al a memo ri a lo s delicioso s tiempo s d e la s prstina s edades ; l a falt a d e persona s co n quiene s habla r y e l

PAGE 248

— 22 0 — adormecimient o d e lo s rgano s discursivo s que s e apoder a d e lo s nimo s m s resuelto s y la s m s viva s inteligencias ; l a profund a resignacin e n fin co n qu e s e mir a desd e all l a bell a figur a d e l a patria cuyo s beso s creemo s recibi r or a en vuelto s e n l a blanc a espum a d e la s onda s qu e baa n suave s lo s muro s d e nuestr a vivienda y a e n l a bris a qu e refresc a nuestr a frent e e n no che s serena s y apacibles altera n y cambia n d e mod o ta l e l carcte r d e lo s espaole s e n Filipi nas qu e lleva r l a camis a po r fuera lo s pie s descalzo s y masca r bullo pasara n m s d e cuatr o po r indios Lo s primero s dias cuand o s e e s vago Gom o llama n lo s nuevos tod o s e vuelv e anda r d e u n lad o par a otro inquirir escudriar hace r visi tas da r paseos monta r caballo leer escribir hablar gritar incomodarse echa r rayo s y cen tellas trona r contr a l a calm a y mod o d e se r d e lo s mismo s compatriotas ; per o cuand o e l so l d e Filipina s empiez a hace r senti r su s rigore s ex tremados ; cuand o un a ve z y otr a vez y u n di a y otr o di a s e acostumbr a e l nim o la s torpeza s d e lo s indios ; cuand o e l pltan o s e h a comid o po r espaci o d e u n me s com o postr e po r l a maa n a y po r l a tarde ; cuand o s e v e qu e aunqu e un o s e sulfur e la s cosa s sigue n e n s u mism o se r y estado y qu e e s inti l d e tod o punt o toma r ber rinche s y rabietas tmplas e l a actividad lo s

PAGE 249

— 22 1 — bro s decaen l a palabr a s e vuelv e tard a y repo sada e l pensamient o desmaya la s fuerza s su cumbe n y ntras e forma r part e d e l a famili a d e lo s aplatanados qu e e s e l nombr e qu e s e d a lo s qu e adquiere n lo s hbito s de l pa s y s u cal m a inalterable Dilogo s com o est e s e oye n todo s lo s dias : —¡Hola hola Parece amig o mi qu e v a V aplatanndose — Y qu hacer ? Est e picar o pa s s e ech a en cim a d e un o y n o ces a hast a rendirlo —S y a ve o qu e h a suprimid o Y e l cuell o y l a corbata Pic a e l calor eh ? Hombre l e dir Y L a verda d e s que co m o aqu n o guardamo s l a etiquet a d e Europa cierta s cosa s est n dems —Po r ejemplo ; Y h a olvidad o y a lo s guante s y e l chaleco y a l principio cuand o er a vago llambano s Y nosotro s grosero s y hast a ma l educados Y qu h a hech o Y d e lo s puos ? -—Lo s h e metid o e n e l ba l y n o piens o sacar lo s hast a qu e vuelv a Espaa Mir e Y. parec e qu e no per o sofocan -^- Y gast a Y todav a calzoncillos ? —¡C n o seor M e abrasab a co n ellos -—Trabaj a Y much o ahora ? —L o mno s qu e puedo E l escribi r l a fami li a un a cart a cad a quinc e dia s m e cuest a suda r mares Pue s y e l leer ? ¡Call e Y. hombre n o

PAGE 250

— 22 2 — ha y medi o hbi l d e lee r e n est e pas A lo s tre s minuto s m e qued o dormid o com o u n lirn —-Bueno bueno as s e empieza Dentr o d e u n me s n o beber Y agu a po r n o levantars e d e l a sill a y acercars e l a mesa —N o tant o —N o tanto ? Y n o fumar V po r n o coge r lo s fsforo s qu e estar n encim a d e l a cmoda —Per o — Y sentir V fuert e ruido grand e estrpit o e n l a casa y po r n o movers e s e quedar e n ayu na s d e l o qu e pase —Es o e s demasiado : Y exajera —-Yaya ve o co n dolo r qu e au n e s Y vago Y s i no contstem e Y un a pregunta —L e contestar —Dicindom e l a verda d mond a y lironda ? —S e l o prometo —S e h a dormid o Y algun a noch e dejand o l a lu z encendid a po r l a sol a perez a d e n o inclinar s e e n e l lech o y apagarla ? —¡Amigo —N o ha y amig o qu e valga Hast a qu e n o l e pas e Y eso dir boc a llen a qu e e s V vag o y revago Y e s ciert o d e tod a certeza Y o h e vist o fraile s y n o fraile s recibi r sentado s la s visita s d e cumplimiento y llama r a l bat a par a qu e diera un a butac a a l husped Ta n terribl e e s e l clim a

PAGE 251

— 22 3 — d e aque l puebl o y l a scinsfason d e su s habitan tes indgena s 6 peninsulares Baj o otr o punt o d e vist a l a metamrfosi s n o e s mno s radical Ha n id o y va n diariament e Filipina s hom bre s d e todo s lo s partido s poltico s y d e toda s la s escuela s filosficas desd e lo s m s retrgrado s hast a lo s m s avanzados desd e lo s qu e cree n e n tod o hast a lo s qu e n o cree n e n nada desd e lo s acrrimo s partidario s d e l a autorida d absolut a indiscutible y lo s milagro s y la s tradiciones hast a lo s amigo s d e l a anarqua organizada, l a propiedad colectiva y e l amor libre Pue s bien : uno s y otros lo s qu e vive n e n la s sombra s de l pasad o y lo s qu e desprestigia n e l ho y y lee n co n mirad a impacient e e n e l libr o misterios o de l por venir ha n dad o e n Filipinas e n ocasione s diver sa s y co n motivo s varios alta s prueba s d e ver dader o patriotismo A l pisa r la s playa s d e Manila mejo r dicho a l entra r e n e l Corregidor pintoresc o pueblecit o inmediat o l a capita l de l Archipilago e l espa o l arroj a e n la s profundidade s de l ma r guar d a discret o e n s u corazo n lo s rencore s y la s pa sione s poltica s qu e e n l a Pennsul a sustentara Brot a l a ve z e n s u pecho herid o a n po r la s discordia s d e Espaa e l sentimient o qu e u n hombr e d e l a antigedad Arstides llamab a e l prime r sentimient o de l ciudadano, y e l amo r

PAGE 252

— 22 4 — qu e 111 1 hombr e d e nuestro s dias Vcto r Hugo llam a e n verso s homrico s d e rim a incomparabl e e l amo r d e lo s amores: brota n co n energ a qu e parec e maravill a e l sentimient o naciona l y e l amo r l a patria ; y dilatndos e com o impelido s po r secret o y poderossim o resorte alcanzan avaros l a tierr a cuyo s horizonte s ha n perdid o lo s ojo s humedecido s po r lgrima s d e tiern a despe dida y e l puebl o herman o qu e l e abr e su s puer ta s y l e brind a co n s u cario Y n o es no qu e e l espao l qu e v a Filipina s n i tien e es e amo r n i abrig a es e sentimiento no : e s qu e tanta s legua s d e l a patria apartad o d e l a familia ljo s de l puebl o qu e l e vi nacer opras e e n s u esprit u cambi o ta n prodigios o y fecundo qu e e l nombr e d e Espa a y l a honr a d e Espa a y l a suert e d e Espa a eleva n l a dig nida d d e s u pensamient o y fortifica n la s dulce s vibracione s d e s u alma Es o qu e e n e l diccionari o d e l a poltic a dis tinguimo s po r partidos escuelas dogmas re voluciones monarqu a y democracia, n i s e co noc e all ni e n verdad hac e falt a qu e s e conoz c a durant e alg n tiempo mientra s un a slid a y san a instrucci n n o pong a cubiert o d e la s ma r quinacione s de l filibusterism o l a integrida d in violabl e d e l a patria A fraile s y seglare s h e oid o n o poca s vece s est a coplilla :

PAGE 253

— 22 5 — Aqu l a patri a e s e l todo l o dem s conversacin y a l qu e obrar e d e otr o mod o pegarl e u n bue n coscorron E n efecto Otra s cosa s llama n l a atenci n de l espao l e n Filipina s y l e distrae n com o aquella s pudiera n distraerle Oig a e l que x leyer e est e dilog o exactsimo brev e resume n d e l a vid a invariabl e d e lo s hijo s d e l a pennsula —Qu ta l h a pasad o Y l a noche ? —Hombre mal Lo s mosquito s n o m e ha n dejad o dormir ; y luego ¡teng o tant o mied o lo s temblores!.. —Tambi n yo sobr e todo cuand o lo s ha y e n otra s partes -—E n efecto ; E l Diario d e Manila tra e l a rela ci n d e un o e n l a provinci a d e l a Pam-pang a qu e h a causad o die z muerto s y cuarent a he ridos — Y e s lstima porqu e est e pa s n o dej a d e tene r cosa s buenas —Supong o qu e n o l o dir V po r l a comida ? N o pued e se r m s detestabl e y siempr e e s l o mismo —Sab e V qu e compr aye r una s latita s d e sardina s qu e n o so n de l tod o malas ? — A cmo ? — A pes o l a lata n

PAGE 254

— 22 6 —' —N o so n caras —¡Qu ha n d e se r caras Piens o comerla s n ^ to s d e l a tinl a par a qu e n o m e haga n dao ¡Es a picar a disentera!.. — A propsit o d e l a disentera : sab e Y qui n h a muert o d e ella ? Fulano —S l o sabia M i bat a m e l o dij o ayer —Est Y content o co n s u bata ? —As as E s listillo ; per o tien e alguna s co sa s qu e s i la s contar a e n Espa a n o la s creeran Si n i r m s ljos ho y despue s d e almorza r l e d i un a cart a par a qu e l a echas e e n e l correo ; y e n luga r d e compra r lo s sello s y pegarlo s e n e l so br e s e fu derech o a l buz n y arroj po r l l a cart a y e l dinero Qu l e parec e V. ? Y dia s pasado s compr u n frasc o d e aceit e par a e l pelo y e l mu y brib n l o vaci d e un a ve z e n s u cabe z a untndos e despue s desd e l a car a hast a lo s tobillos Y est e teno r sigue n habland o lo s do s casti la s hora s y hora s enteras E l preci o de l bacala o y lo s garbanzos l a cali da d d e lo s chorizo s y e l jamn y otra s menu dencia s po r e l estilo so n all l a conversaci n obligad a d e tod o e l mundo n o cuidndos e nadi e d e otr a cos a qu e d e come r bien dormi r mejor pasea r poco y hace r ahorritos par a qu e l a crue l cesant a n o se a ta n amarg a n i ta n dolorosa Sa znens e esto s dilogo s co n la s queja s perdura

PAGE 255

— 22 7 —' ible s lo s pltano s d e ho y n o estaba n maduros, d a morisquet a pareci a rancho, e l chocolat e d e aye r m e produj o diarrea, e l agu a si n azca r n o s e pued e beber, acostars e si n calcetine s e s un a temerida d y s e est expuest o u n catarro, to do s lo s dia s debe n tomars e och o baos lo § chino s engaa n a l m s pintado, y com o remate e l consabid o cosa s d e Filipinas, y s e tien e un a ide a dl a clas e d e vid a qu e hace n all lo s espa oles Y dnd e m e dej o l a famos a y celebrrim a chifladura? L a chifladur a d e Filipina s e s tontuna insopor table monoman a pesadsima enfermeda d men ^ ta l qu e hac e pres a e n lo s peninsulare s qu e cuenta n d e pa s alguno s aos L e d a uno s po r suprimi r l a camisa e n l a qu e ve n grav e peligr o d e muerte ; otro s po r toca r un a flaut a di a y no che ; est e po r sonars e l a nari z cad a segund o y bebe r e l agu a boc a abajo ; aque l po r habla r d e uno s amore s qu e tuv o co n l a viud a d e u n ami g o de l camarer o d e u n caf de l parient e de l her man o mayo r de l sobrin o de l ti o de l intendent e d e un a cas a qu e po r ltim o quebr dejndol e quebrad o l a viudita ; a d e m s all po r propinar s e treint a lavativas un a detr s d e otra dormi r si n calzoncillo s y co n un a bufand a liad a a l cue ll o par a evita r l a terribl e picadur a d e u n anima lit o llamad o cien-pies qu e nadi e h a visto per o de l

PAGE 256

— 22 8 —' qu e todo s habla n y a l qu e teme n todo s m s qu e u n bich o d e Veraguas H e ah l a famos a chifladura l a chifladur a d e qu e n o s e escapa n lo s espaole s y a viejo s e n e l pa s y d e l a qu e est tocad a l a inmens a mayo r a d e lo s frailes qu e so n lo s que po r l a soleda d y aislamient o e n qu e viven s e chifla n m s qu e corriend o y va n co n l a chifladur a a l sepulcro D a tambi n l a chifladura y mu y singularmen t e po r l o qu e pud e observa r sobr e e l terreno po r aparece r u n di a galant e y fin o hast a l a exagera cin y otr o tosc o y ma l educad o hast a l o inve rosmil dndos e e l cas o d e se r recibid o u n espa o l e n l a cas a d e otr o poc o meno s qu e co n repi qu e d e campanas y l a hor a y si n motiv o algu no vers e echad o po r e l brusc o cambi o de l due o qu e empiez a comete r grosera s mi l hast a qu e consigu e quedars e solo e n cuy o moment o y si n testigos entrgas e a l furo r d e s u chifladura or a bailand o una s playeras or a zambullndos e e n e l agua y a acostndos e par a n o desperta r hast a e l siguient e dia Y est o qu e dig o n o e s fbul a n i gan a d e escri bir ; e s pur a verdad y apel o a l testimoni o d e lo s qu e haya n estad o e n Filipina s y sid o alg o cu rioso s y preguntones N o s quin per o y o l o h e leido h a escrito : S i alg n curios o quisier a Toca r cosa s peregrinas

PAGE 257

— 22 9 —' Logr e u n destin o cualquier a Y vyas e Filipinas L a chifladur a d e masca r bull o com o lo s indio s y e n l a mism a abundanci a y co n igua l deleit e qu e estos ; l a d e enamorars e perdidament e d e un a baba y cualquiera colmarl a d e elogio s y primo res y darla a l fin d e l a noch e l a maan a mi c o soberan o d e brusqueda d increble ; l a d e co me r morisquet a y renuncia r a l pa n par a siem pre ; l a d e consumi r licore s po r arroba s y lo s och o dia s n i pasa r po r l a tiend a e n qu e lo s ven den y otra s chifladura s asa z peregrinas so n ta n conocida s all y circula n com o moned a ta n cor riente qu e fuer a inti l esforzarm e e n lleva r e l convencimient o d e l o qu e dig o a l nim o d e lo s lectores qu e desd e lueg o fiar n e n m i palabra ajen a l a ficci n y a l disimulo Dal e otro s l a chifladur a po r cosa s mu y dis tinta s d e la s qu e apuntada s dejo ; emper o cllo m e y cierr o l a boc a porqu e n o e s discret o deci r monomana s qu e n o debe n llega r todo s lo s odos S i la s dijer a argira n lo s lectores y m i ve r co n sobrad a razn qu e y o tambi n esto y chiflado.

PAGE 258

CAPITUL O XXI llond c s e v l a vid a curs i qu e hace n e n Manil a la s espaola s y lo s espaoles "No ha y nada e n verdad qu e se a ta n cursi ta n ridculo ta n buf o com o l a vid a qu e hace n e n Manil a ella s y ellos e l bell o sex o y e l sex o feo Ellas sobr e todo da n quinc e y ray a la s mo dista s m s cursi s y la s marisabidilla s m s pe ripuestas Co n mu y rara s excepciones co n excep cione s contadsimas la s espaola s qu e ha y e n Manil a parece n sacada s d e u n mold e d e barr o y zambullida s si n discreci n e n u n bot e d e agu a d e rosa parecen valindom e d e un a fras e co m n per o vulgar nio s vestido s d e limpio Baj o s u cuti s cubiert o d e polvo s d e arro z y baj o su s mano s aprisionada s po r finsim a cabri tilla distinges e e l cuti s d e la s vendedora s d e

PAGE 259

— 23 1 —' mie l d e l a Alcarri a y la s mano s d e l a muje r d e cocina Y po r m s qn e s e retoque n y emperegi len po r m s qn e s e componga n y disfracen po r m s qn e diga n calor tripical y aceite d e pretoleoy l a punt a d e l a orej a l a ensea n siempre Boto ne s d e china jam s logra n convertirs e e n boto ne s d e ncar ; perca l ordinario rar a ve z s e ven d e po r lustros a y crugient e seda ; zagalej o d e s per o y desigua l tejido nunc a alcanz a lo s primo re s y lo s encanto s d e l a fald a airos a y elegante Habituada s mastica r do s carrillos co me r veint e manjare s e n u n sol o plato limpiar s e l a boc a co n lo s dedos respetarl a tranquili da d de l tenedo r y l a resignaci n de l cuchillo eructa r y otro s excesos n o obstant e lo s criado s qu e pulula n s u alrededo r y l a pulcritu d d e su s operaciones y l a estudiad a finur a d e su s modos y e l esmer o d e s u toilette y e l propsit o firmsi m o d e laenminenda com o l a mona que aunqu e s e vist a d e sed a mon a s e queda l a cas i totalida d d la s espaola s qu e ha y e n Fi lipina s n o pierd e po r nad a d e est e mund o s u olo r piment n y gazpach o y su s manera s tosca s y desabridas E n cuant o cultura e l haiga l a diferiencia, e l estgamo y l a presepopya forma n la s voce s m s distinguida s de l diccionari o d e lo s da s d e gal a y repique

PAGE 260

— 23 2 —' Y si n embargo ; ¡cunt a vanidad cunt a pe queez cunt a cursilera ¡Qu desvanecimient o ta n pobre qu orgull o ta n ridculo qu ton o ta n fuer a d e idem Mira d l a espaol a e n s u casa Est e n camis a delant e d e lo s criados indio s que com o n o conoce n e l rubor n i siquier a ha ce n alt o e n l a frescur a d e s u seora qu e muelle ment e echad a e n un a butac a aspir a e l air e qu e levant a s u lad o un a baba y e n cuya s mano s s e muev e descomuna l abanic o d e adorno s y ca ractre s chinos Sentad a humildement e su s pis un a segund a baba y n o hac e m s qu e mira r l a seora qu e quier e se r adivinad a po r e l mud o lenguaj e d e su s ojos lo s cuale s cierr a y abr e co n voluptuosida d dign a d e la s suripanta s d e Arderus Da n la s cuatro hor a precis a d e la s visitas y la s recib e sal e hacerla s co n un a melancola un a dulzur a y un a indolenci a qu e da n gana s d e ir y d e rei r si n medida placer L a conversa ci n gir a siempr e ¡oh pros a si n entraas sobr e lo s garbanzos y l a morisqueta y e l tocino y l a carn e y la s patatas ; y concluid o e l ram o culina rio pregntans e una s otras hay a delant e quie n haya cunta s lavativa s s e ha n propinad o po r l a maan a par a evita r l a picar a disentera L a hor a d e pasea r h a sonado Un a baba y l e pon e la s medias otr a la s botitas aquell a e l ves

PAGE 261

— 23 3 —' tido est a u n velo Eoc a su s carne s y gala s d e agua s d e mi l olore s y aromas mras e a l espej o n o una sin o cie n yeces d a l a ltim a man o a l tocado suspir a tiernamente baj a a l suel o l a mi rada y co n majesta d teatral colosal piramidal desciend e la s escalera s y sub e a l coche qu e part produciend o ruid o semejant e a l d e u n carr o d e violin a l clebr e Malecn pase o qu e hac e all lo s oficio s de l Prad o madrileo L a seor a lleva y es o qu e viv e e n Manila abrig o e n e l brazo guante s e n la s mano s y a l fombr a sobr e lo s pis Ha y nad a ta n cursi ta n ridculo ta n infantil despue s d e todo ? Hs e vist o nunca cos a n i si qtder a parecida ? S e sud a l a got a gorda nadi e pued e soporta r e l calor lo s objeto s m s sencillo s no s produce n sofocacio n y lo s abandonamo s e n graci a l a co modidad todo s no s conocemo s y tratamos cada uno sabe l o que e s cada uno; y ella si n embargo aguant a e l pes o de l abrig o y sufr e l a molesti a consiguient e d e l a alfombr a po r l a sol a vanida d d e imita r la s forma s y la s costumbre s d e l a aris tocraci a y banc a d e Madrid ¡Ella qu e proba blement e n o s e ver e n otra ¡Ella qu e nunc a sup o ma s qu e e l preci o de l perca l y la s judas ¡Ella qu e au n llev a e n su s ua s e l lut o d e un a vid d e angustias privacione s y medias tostadas de abajo!

PAGE 262

— 23 4 —' A lo s pobre s cocheros habituado s a l anch o pantal n d e dri l y l a camis a po r fuera disfr zalo s d e arlequine s e n fuerz a d e ponerle s som brero s y uniforme s m s abundante s e n colore s qu e e l mism o arc o iris Y y a e n e l coche e s d e ve r cm o salud a la s qu e conoc e y la s qu e n o conoce la s qu e so n su s amiga s y la s qu e podia n serlo ¡Qu aris tocrtic a inclinaci n d e cabeza ¡Qu sonris a ta n dulce ¡Qu air e ta n distinguido Y sobr e todo ¡qu postur a ta n lnguid a y perezosa Infelice s qu e jam s tuviero n do s reales n i trat o social n i categora a l encontrars e e n co ch e e n e l Malec n s e saluda n com o reina s em peratrices abrig o a l braz o y lo s jamelgo s ga lope ; y la s veces po r un o d e eso s descuido s qu e tod o filsof o s e explic a deb e explicarse es a seor a ta n compuesta ta n arrogante ta n encachada, levant a s u brazo psal o po r l a nari z mod o d e pauelo y contin a imperturbabl e e l camin o de l amor d e l a inmortalida d y d e l a gloria L o qu e hace n la s espaola s e n e l teatr o n o e s mno s notabl e n i d e peo r gusto Mras e all co n malo s ojo s y com o prueb a in equvoc a d e abominabl e educacin qu e la s seo ra s vayan com o deci r solemos la s butacas qu e nic a y exclusivament e ocupa n lo s hombres Ella s s e reserva n lo s palcos dond e sube n com o

PAGE 263

— 23 5 —' u n trono y permanece n d e pi hast a qn e u n amigo u n parient e bie n u n fmul o indi o ne gr o com o e l dolor s e acerc a quitarla s e l abrig o que sudand o s i ha y qu e sudar s e ha n echad o sobr e lo s desnudo s hombro s e n e l instant e mis mo n i u n pas o m s n i u n pas o mnos d e pone r su s planta s e n e l zagua n de l teatro Un a ve z sentadas desdanse y e n est o imita n a l haut monde d e Europa d e mira r a l escenari o y d e oi r a lo s artistas Not a importante E l teatr o d e Manil a carec e d e aquell a aparta d a y respetabilsim a habitaci n qu e lo s mortale s destinamo s cierto s uso s ta n necesario s est a prosic a vid a com o e l oxgen o y e l zoe Est a falt a ocasion a la s indiscrecione s y lo s malo s ra to s qu e e l lecto r pued e suponer y n o e s all ma ravilla sin o cos a corriente qu e la s seora s sal ga n fugitiva s d e su s palco s y a l air e libr e y si n m s testigo s qu e la s estrella s y lo s cocheros de n cumplimient o la s leye s inexcusable s d e natura Verda d qu e tod o est o e s cursi ? E n cuant o a l sex o feo ta n curs i com o e l her moso aunqu e n o ta n remarcable s u vid a e n Ma nil a tien e asimism o lunare s qu e har consta r truequ e d e atrae r sobr e m l a malquerenci a y l a sinraz n d e lo s aludidos com o desd e luego y l o deploro hem e captad o l a antipat a y hast a e l

PAGE 264

— 23 6 —' aborrecimient o d e la s bija s d e Eva ignorand o esta s si n dud a qu e la s am o entraablemente y qu e si n su s caricias mimo s y favore s n o com prend o l a existencia ; emper o deb o deci r l a ver dad qu e n o sol o e s ti l sin o bella pue s s i h e d e cree r n o s qu sabi o filsofo l a ta l verda d n o e s otr a cos a qu e un a muje r desnuda Y contino Jam s verei s u n espao l (ha y excepciones com o la s ha y e n la s espaola s nte s bosqueja das ) co n u n libr o e n l a mano jam s l e veri s lee r n i discurri r nad a d e provecho Pas a l a vid a mirand o a l horizonte contem pland o s u lengu a a l espejo matand o mosquitos regodendos e co n e l arom a d e bueno s tabaco s d e Cagayan Cuand o ms y est o e s extraordi nario dej a baja r su s ojos medi o velado s po r ter ribl e pereza sobr e la s columna s d e E l Diario ele Manila, El Comercio El Porvenir. A I abandona r s u oficin a e l espaol retras e casa ; y despue s d e comer l a un a la s dos s e entreg a Morfe o qu e l e guard a e n su s brazo s d e almba r hast a la s cinco hor a e n qu e e l peninsula r cog e s u coch e (apena s ha y u n espao l qu e n o l o tenga ) y sal e echand o chispa s hci a e l clebr e Malecn teatr o d e su s conquista s y camp o abier t o l a emulaci n d e lo s caballos qu e atosiga n y espolea n par a qu e adelante n lo s de l coch e vecino constituyend o esto y parec e inveros

PAGE 265

— 23 7 —' mil e l regocij o y desidertum d e lo s espaoles Ridicul a vanida d qu e li a ocasionad o n o poco s atropello s y cadas ; per o qu e n o abandona n lo s castila s po r todo s lo s diamante s d e Grolconda Concluid o e l paseo y a s e sabe a l caf Orien tal situad o e n e l Manil a nuev o y do s metro s de l puent e qu e divid e l a capita l de l hermos o Ar chipilago Piens a e l lecto r qu e lo s concurrente s a l caf Orienta l s e ocupa n de l tiempo de l calor d e l a madr e patria de l porveni r d e Filipinas d e la s "rdene s religiosas d e asunto s administrativos n i siquier a de l preci o de l arro z d e lo s temblo re s d e tierr a all ta n frecuentes ? No Todos absolutament e todos n o hace n otr a cos a qu e habla r d e la s espaola s y d e lo s ltimo s figurines ¡Cunta s honra s viene n a l suel o lo s golpe s d e l a piquet a demoledor a d e l a calumnia ¡Cun ta s virtude s muere n ahogada s po r la s murmu racione s d e l a ociosidad ¡Cunta s familia s heri da s po r la s torpe s indiscrecione s d e un a charla taner a censurable All puesto s lo s pi s sobr e un a sill a y reclinad o e l cuerp o e n cmod a butaca toda s la s flore s cae n deshojada s y si n perfume todo s lo s nombre s si n brillo toda s la s historia s si n timbre toda s la s vrgene s si n pudor toda s la s casada s si n honra todo s lo s marido s si n dignidad toda s la s fortu

PAGE 266

— 23 8 —' a s si n ttulo toda s la s hermosura s si n encantos Es e e s e l caf Orienta l d e Manil a y eso s lo s espaole s qu e l concurre n hablar com o di ce n ello s mismo s co n un a naturalida d qu e sonro ja d e modas y mujeres. Algunos m s discretos y l a ve z m s cor rompidos entretiene n su s ocio s tirand o d e l a orej a Jorge vindola s venir qu e dice n lo s aficionados Po r tod o est o tmes e all l a lengu a d e lo s orientalistas m s qu e lo s temblore s y l a di sentera m s qu e lo s chino s y a l calor m s qu e l a cesant a y alcien-pis Cae r baj o l a afi lad a cuchill a d e esto s ocioso s e s cae r si n tribuna l d e apelaci n baj o l a sentenci a unnim e d e u n jurad o qu e jam s ces a e n su s funciones ejerci da s gratuitament e y po r e l sol o motiv o d e ocu pars e d e algo po r v a d e entretenimiento com o quie n dice ¡Dign a ocupacio n y donos o entretenimiento -o-o-ooo-o-o

PAGE 267

CAPITUL O XXI I Y LTIMO D e l a vid a qu e hace n e n provincias L a vid a qu e hace n lo s espaole s e n la s pro vincia s e s e l revers o d e l a medall a d e l a qu e ha ce n e n Manila E n e l fond o n o discrepan ta n menguad a e s l a un a com o l a otra ta n desdicha dament e s e pierd e e l tiemp o e n lo s pueblo s com o e n l a capital tant o s e aburr e e l nim o e n l a Perl a d e Ocean a com o e n la s villa s d e cuatr o casas Per o ¡qu contrast e e n l a forma E n Manil a tod o e s rigor pulcritud exage raci n cursilera : e n provincia s tod o e s liber tad franqueza confianza abandono E n Ma nil a nadi e dej a lo s guantes e n provincia s so n mu y poco s lo s qu e gasta n camisa ; e n Ma nil a v a e l pi encerrad o e n estrech o botillo

PAGE 268

— 24 0 —' e n provincia s huelg a su s ancha s e n chine la s propia s d e aguadores ; e n Manil a s e us a y abus a d e l a levit a y l a americana e n pro vincia s s e us a y abus a de l traj e chino u n camis n qu e l o tap a tod o y flot a lo s impulso s de l viento y uno s calzone s semejante s lo s za ragelle s valencianos ; e n Manil a s e deleit a e l nim o e n e l ase o d e l a person a y lo s afeite s de l artificio e n provincia s trascurre n semana s ente ra s si n qu e lo s espaole s s e acuerde n d e qu e de be n lava r s u cuerpo ; e n Manil a s e mir a todo tod o s e critica y d e todo s y d e tod o s e murmu ra e n provincia s rein a l a llanez a d e lo s tio s y l a independenci a d e lo s ganapanes ; e n Manil a n o puede n sali r la s espaola s l a call e si n i r com o fuera n a l Prad o madrileo bruidas retocada s y peripuestas e n provincia s apena s echa n sobr e su s carne s un a bat a y calza n s u pi co n un a za patilla ; e n Manil a menudea n la s visita s y lo s cumplimientos e n provincia s abunda n l a inti mida d qu e e s vecin a de l abus o y l a licenci a qu e e s herman a d e l a mal a educacin (1 ) E n l a capita l de l hermos o Archipilag o so n poco s lo s qu e s e conoce n y mucho s lo s qu e cor ta n vestido s a l po r mayor e n provincia s s e co noce n todo s y so n poco s lo s qu e maneja n l a tije (1 ) Deb o repeti r qu e e n est o com o e n tod o ha y excepciones : ter tulia s d e alde a conoc y o dond e l a cortes a y e l bue n gust o reinaba n siempre

PAGE 269

— 24 1 —' ra ; e n Manil a nadi e tien e honra ningun a muje r e s hermosa y e l mism o Adoni s pas a po r Quasi modo e n provincia s so n todo s honrados la s mujere s parece n Yenu s y lo s hombre s Narcisos ; e n Manil a n o ha y u n emplead o qu e cumpl a co n s u debe r y qu e n o hag a negocio e n provincia s n o ha y u n emplead o qu e n o se a excelent e y cuy a virtu d n o est probada ; e n Manil a s e muerde s e hier e s e acusa s e critica e n provincia s s e aplaude s e perdona s e considera s e respeta Qu e s mejor vivi r e n Manil a vivi r e n pro vincias ? Baj o e l punt o d e vist a d e l a gastronom a l a existenci a d e provincia s tien e much o qu e envi dia r l a d e Manila ¡S e com e ta n ma l e n lo s pueblos Habl a m i estmag o po r experiencia y es o qu e n o e s d e lo s avaro s qu e vive n par a comer sin o d e lo s modesto s qu e come n par a vivir Abunda n e n Manil a la s conserva s d e toda s clases desd e e l clsic o y desdichad o cocid o es pao l hast a l a per a e n dulce ; e n provincia s n o ha y m s qu e arroz pltano s y gallinas S e hace n m s economa s e n lo s pueblo s qu e e n l a capital e l ahorr o e s cierto positivo ; per o ¡ cost a d e qu privacione s y d e cunta s amargu ras S e carec e d e todo y cuand o alg o s e quier e obtene r e l desembols o e s considerabl e y produc e hond a tristez a y sue o intranquilo l o

PAGE 270

— 24 2 —' E n Manil a pued e dars e u n banquet e opparo suculento dond e n o falt e nada e n provincia s e s comid a extraordinari a aquell a e n qu e ha y u n plat o qu e n o e s gallina ; y e s e l men corrient e e l guis o d e tinla l a gallin a frit a 6 asada y e l pltan o d e postre Cuand o lo s fraile s lo s seglare s quiere n con vida r lo s amigo s s u mes a y come r carne re nes e tod a l a coloni a y sacrific a u n cerd o un a va c a s u hambr e contenida Y e s d e ve r l a alegra e l regocij o qu e brill a e n todo s lo s semblantes lo s prej>arativo s qu e s e lleva n cabo la s ida s y venida s d e lo s bata s e n busc a d e objeto s d e co cina e l ruid o qu e produc e ta l hazaa ¡Gaudeamus! dice n todos ; y lo s diente s s e hace n agua lo s cuchillo s s e afilan e l estmag o s e estremece y hast a la s campana s d e l a Iglesi a parece n toca r vuelo N o falta n diversione s e n Manila : e n provin cia s n o ha y otr a diversi n n i ma s recre o qu e la s tertulia s ntimas la s tertulia s de l hogar ; y e n ella s corre n veloce s la s horas s e habl a de l so l y d e l a lluvia d e lo s indio s y la s indias de l coci ner o qu e s e h a jugad o lo s cuarto s d e l a compr a e n l a G-allera de l bat a qu e h a limpiad o la s bo ta s co n l a rodill a qu e limpiar a l a sartn Y as com o e n l a capita l va n todo s e n coch e y luce n s u person a e n e l Malecn e n provincia s todo s va n pi (excepci n hech a d e lo s frailes )

PAGE 271

— 24 3 —' y luce n s u gallard a paseand o com o dmine s po r la s carretera s inmediata s a l pueblo Y e n sonand o l a oracio n e n l a hor a apacibl e y melanclic a de l crepsculo e l Padr e descubr e s u cabeza descbrenl a asimism o lo s dem s es paoles y cor o da n n o s qu gracia s a l Su premo recibiend o despue s e l salud o humild e per o devotsim o d e lo s naturales qu e au n cuan d o pase n e n nmer o d e dosciento s s e inclina n un o un o y n o prosigue n s u camin o hast a habe r disparad o "todo s la s buena s noches E l di a trascurr e e n provincia s com o e n Mani la si n hace r nada mirand o a l tech o y recreand o l a vist a e n e l horizonte..Un a siest a d e do s tre s hora s e s l a nic a ocupacio n qu e interrump e in variablement e aquell a monotona Sucede la s veces qu e e l nim o d e lo s cas tilas Cansad o y a d e cansars e y aburrid o d e aburrirs e com o h a dich o do n Eulogi o Florentin o San z e n s u Don Francisco d e Queveclo busc a alg o qu e l e distraiga ; y d e acuerd o co n e l frail e qu e e s ma teri a dispuest a par a todo improvisa n un a noch e d e jaleo y da n riend a suelt a a l esprit u tocando cantand o y bebiend o e n derredo r d e un a mes a atestad a d e dulce s y botellas L a guitarr a dej a oi r su s acento s or a armoniosos or a discordes l a panderet a s u proverbia l ruido la s palma s s u ca

PAGE 272

— 272 — delicios o y animad o comps y lo s pnlmone s d e alg n ingeni o la s meloda s d e una malaguea lo s grito s d e l a jot a d e Aragn e l desenton o estrident e y divertid o d e un a soled po r tod o l o alto E n provincia s 11 0 s e le e n i s e escribe ; e n pro vincia s s e come s e beb e y s e duerme : n i ha y pe ridico s n i s e procuran n i ha y libro s n i s e de sean E l gobiern o superio r d e la s Isla s tien e prohibid a e n esta s l a circulaci n d e lo s peridi co s d e Espaa (1 ) y lo s castila s s e da n po r sa tisfecho s co n lee r cad a me s do s nmero s d e l a Ilustracin qu e dirig e e n Madri d e l inteligent e D Abelard o d e Crlos E n cuant o socieda d y a l o h e dicho : e n pro vincia s e s suces o ta n celebrad o com o rar o qu e s e rena n cinc o espaoles cinc o castilas ; y pa sa n mese s y mese s si n qu e nadi e n i nad a inter rump a es e buclic o sosiego es a calm a qu e su blev a irrita E l mund o so n la s cuatr o parede s e n qu e s e vive y y a hemo s vist o l o qu e ha y e n ellas e l vaco Po r l o dems e l esprit u m s diligent e y e l carcte r m s desenfadad o caen com o e n Manila a lo s rigore s de l sol y s e esconde n desapare ce n baj o aque l clim a d e fueg o qu e conviert e e n (1 ) Pued o da r f porqu e a l sali r d e Madri d par a Filipina s quis e lee r all L a Epoca, E l Imparcial, L a Correspondencia y L a Discusin, y co n efecto fuero n remitido s m i nombre per o n o llegu ye r u n sol o nmero

PAGE 273

— 24 5 —' agu a l a sangr e y asfixi a e l pensamiento Nadi e s e sulfur a po r nada cad a cua l hac e su s ahorritos y todo s procura n vivi r cmodament e hast a e l moment o d e l a cesanta Vo y termina r aqu ; emper o ante s d e hace r punt o redond o permtasem e qu e trascrib a es ta s postrera s cuartilla s un a cart a que e n ro manc e m s salpicad o d e gracej o qu e bie n escri to le n o h a mucho s mese s e n u n peridic o fes tiv o d e Madrid y qu e pint a l a liger a l a vid a qu e hace n lo s espaole s e n la s provincia s de l Archipilag o Filipino L a dich a cart a apareci firmad a po r la s ini ciale s C S. est escrit a e n e l mism o Filipina s (provinci a d e Bataan) y s e dirig e u n amig o de l poet a resident e l a saz n (1874 ) e n Madrid H aqu e l romanc e d e do n C S. quie n des d e lueg o compadezc o po r s u infortuni o y l e pid o perd n po r m i atrevimiento M e preguntas car o amigo e n estil o alg o taimad o s i e n est e bendit o puebl o dond e po r enga o par o hall a m i ment e tarea m i cuerp o pa z y descanso m i esprit u distracciones mi s gusto s alg n encanto S i replicart e y o fuer a co n rudez a y ton o alto si n tene r e n cuent a nada si n repara r e n vocablos

PAGE 274

— 24 6 —' l o qu e sufr o e n Filipinas l o much o qu e esto y pasando t e dir a tanta s cosas tant o mal o y mal o tanto qu e d e m i compadecid o darat e alg n desmayo Quiere s qu e t e dig a y o l a bili s qu e esto y tragand o e n est e sepulcr o vivo e n est e puebl o chiflado, entr e monte s y malezas entr e rio s y pantanos entr e mosquito s y moscas entr e arro z y carabaos entr e bejuc o y palay (1 ) entr e gallina s y gallos entr e india s qu e parece n engendr o de l mism o diablo m s negra s qu e e l n o comer m s tiesa s qu e e l bacalao m s fea s qu e Tit o Livio emperado r Yespasiano m s desnuda s qu e lo s cielo s e n lo s mese s d e verano d e noch e mascando bull o y toda s hora s mascando es e compuest o maldito es e maldit o yerbajo ? Quiere s sabe r si n reboz o la s pena s qu e esto y pasand o e n est e destierr o infame e n est e puebl o ma l sano or a comiend o gallinas (l ) Trigo

PAGE 275

— 24 7 —' or a gallina s cenando y a almorzand o morisquet a qu e e s u n plat o endemoniado ; entr e fraile s qu e m e hastian entr e mestizo s graznando entr e chino s qu e m e explotan entr e indio s com o cantos entr e u n calo r qu e m e abras a com o d e Feb o lo s rayo s y caballito s qu e tira n e n e l suel o a l m s pintado y aquell a baba y qu e buf a y aquest a qu e v apestando ? Sabe s t l o qu e e s trata r co n u n frail e qu e e s d e palo d e cabez a amelonada d e narice s n o mu y falto d e mano s d e cavador d e costumbre s alg o raro d e pel o castao-oscur o traidorament e cortado y d e u n habla r ta n silvestr e qu e e l oirl o caus a empacho ? Quiere s sabe r l o qu e e s u n mesticill o pazguat o m s presumid o qu e Csa r e n e l Senad o roman o cuand o volvi d e la s Gralia s vencedo r y laureado pequeillo contrahecho jorobado patizambo co n un a car a qu e dic e est e pobret e e s u n asno? "Desisto pues d e escribirt e la s amargura s qu e paso

PAGE 276

— 24 8 — lo s sinsabore s qn e tengo com o viv o y cm o ando porqu e co n l o dich o puede s presumirt e d e contad o si n qu e est a m i trist e vid a t e cuent e d e cab o rabo qu e d e l a frut a d e Ev a si n quere r esto y ayunando qu e s i grit o n o m e oyen s i ri o lo s nervio s canso s i llor o nadi e m e escucha s i m e habla n y o n o hablo s i mir o n o ve o gota s i escrib o so n garabatos s i piens o n o piens o nada, s i tom o e l fresc o m e pasmo s i m e llama n n o contesto s i m e vist o esto y pesado s i n o m e vist o aburrido s i com o nunc a m e harto s i filosof o m e irrito y s i algun a cos a hag o or a e n pros a or a e n verso porqu e d e tod o h e probado m s parec e de un Estrad a qu e d e s u due o y s u amo (1 ) E n fin par a conclui r est a carta amig o caro demasiad o larg a y a par a leerl a hast a abaj o si n qu e u n soponci o t e d t e origin e u n espasmo (1 ) Y e s verdad juzga r po r l a muestra Est e romanc e e s bas tant e malo Le salv a e l gracej o qu e tien e y l a exactitu d d e l o qu e dice

PAGE 277

— 24 9 — t e dir qu e esto y ta n mal qu e tanto s dolore s pas o e n est a tierr a d e fueg o qu e chifla cualquie r cristiano qu e renieg o d e s u sol d e s u sombr a y d e su s barcos d e s u ciel o y s u celaje d e su s campia s y campos d e s u repos o y s u calma d e su s riqueza s y ochavos d e su s mujere s y hombres d e su s gallina s y gallos d e su s rio s y su s mares d e su s yegua s y caballos d e s u cost a y d e su s islas d e su s casa s y tejados d e su s monte s y colinas d e su s piedra s y peascos de l ministr o qu e m e di o est e destin o zanguango de l di a e n qu e l o acept d e lo s mare s qu e h e cruzado d e lo s pase s qu e h e visto de l buqu e qu e aqu m e trajo de l clebr e Magallanes d e s u cienci a y su s soldados ; y hast a d e m y a reniego pue s s i l o mir o despaci o entr e Crist o y m i person a gra n diferenci a n o hallo qu e s i l espir e n l a Cruz m m e ha n crucificado C S Postdata : s i t e parec e tod o l o dich o mu y raro

PAGE 278

— 25 0 —' desd e lueg o t e prohib o qu e t e permita s dudarlo ¡¡Po r alg o s e h a d e deci r qu e aqu est tod o chifladoWl *** Par a concluir Lo s espaole s qu e vive n e n la s provincia s d e Filipina s tiene n entr e otra s desventajas s i lo s comparamo s co n lo s qu e vive n e n Manila l a n o peque a d e hallars e sujeto s a l rigo r d e oi r mis a todo s lo s domingo s y fiesta s d e precepto l a d e forma r e n la s procesione s co n un a velit a e n l a mano y l a d e sufri r piadoso s y conmovido s u n serm n de l frail e cad a siet e dias l o mno s cad a quince Mndal o as l a le y d e Indias y cmples e est a costumbr e par a da r ejempl o d e uncin humil da d y recogimient o lo s naturale s de l pas As m e l o dijero n lo s fraile s cuand o quis e con serva r inclume s lo s fuero s d e m i conciencia Y co n efecto : n i llev l a velit a e n la s proce iones n i o lo s disparo s d e u n sol o sermn

PAGE 279

CONSIDERACIONE S GENERALE S ACERC A D E LA S ISLA S FILIPINAS Hor a e s y a d e da r d e man o l a satric a y l a burl a par a habla r seriamente cua l cum pl e mi s propia s aficione s y un o d e lo s propsito s co n qu e decidier a l a publicaci n d e est e libro d e esa s Isla s qu e e n pode r d e Inglaterr a d e Holand a constituira n u n tesor o d e riqueza s si n nmero y qu e e n pode r nuestr o apena s s i sirve n par a da r m s extensi n nuestro s dominio s y m s pvul o nuestr a vanaglori a tradicional Hond a pesadumbr e embarg a m i nim o y debe r penos o contra e m i plum a a l pene tra r e n la s consideracione s qu e quier o ha ce r propsit o de l gobiern o d e Espa a e n

PAGE 280

— 25 2 e l Archipilago : hond a pesadumbr e porqu e desear a aplaudi r y n o censurar debe r pe nos o porqu e l o e s siempre y m s e n est a clas e d e asuntos descubri r defecto s e n ve z d e bellezas abuso s e n ve z d e equidad abandon o inexcusabl e y torp e rutin a e n ve z d e diligenci a patritic a y acertad a ad ministracin Y cuand o e l esprit u qu e habl a n o res pond e lo s estmulo s d e u n criteri o demo ledo r n i la s injuria s d e un a ociosida d si n empleo clar o e s qu e e l pesa r aument a y e s m s profund o e l dolor Y s i e l cuadr o qu e s e pretend e bosqueja r carec e d e tinta s agra dable s y bello s horizontes s i lo s ojo s n o ve n sin o sombra s amontada s y nube s d e pavo ros a negrura s i nad a s e distingu e n i s e presient e qu e neutralic e l a tristez a d e l a perspectiva ces e l a plum a d e la s mano s y l a ide a de l pensamiento tomand o vi go r y energ a e n presenci a de l mism o infor tunio aventura n osado s l a manifestaci n prudent e d e l a verda d y su s fruto s remi te n e l juici o d e l a empres a qu e acometen Sucdem e est o ltimo Po r l o mism o qu e

PAGE 281

e l asunt o e s grav e y revist e forma s singula rsimas ; po r l o mism o qu e nadi e habl a d e l a administraci n d e Filipina s creyend o a i obra r as qu e la s m s elevada s considera cione s d e patriotism o exige n es e silencio lamentabl e erro r cuyo s resultado s tocamo s y a y tocaremo s aun ; po r l o mism o qu e un a discreci n ma l entendid a parec e cerra r her mticament e la s puerta s d e nuestra s colo nia s confiand o s u porveni r la s mengua da s estrechece s d e un a legislaci n torp e y centralizadora y o romp o es e silenci o y pre tend o expone r cuant o estim o dign o d e pu blicida d y provechos o lo s interese s d e m i patria Siempre s e h a d e senti r l o qu e s e dice ? Nunc a s e h a d e deci r l o qu e s e siente? L a administraci n d e Filipina s n o pued e se r m s viciosa m s infeliz m s funesta Vaciad a e n lo s molde s reducido s imper fecto s d e la s clebre s leye s d e Indias d e esa s leye s qu e pronuncia n co n respet o to do s lo s lbio s y aplaude n co n calo r lo s m s d e nuestro s legisladore s si n conocerla s sin o d e referencia po r habe r leid o s u elo

PAGE 282

— 25 4 —' gi o e n alg n tom o d e do s mi l pgina s apolillad o po r e l tiempo ; esa s leyes digo mata n co n su s disposicione s l a iniciativ a individua l qu e tant o puede y ciega n la s fuente s d e riquez a qu e ta n prdigament e pus o e l destin o e n Filipinas co n recelo s y suspicacia s qu e d e consun o repele n e l pro pi o egoism o y l a ndol e progresiv a d e la s cosas Sujeta s la s provincia s lo s rigore s d e un a administraci n qu e n o procur a otr o ob jetiv o qu e l a cobranz a de l tribut o direct o y persona l d e lo s naturales atent a percibi r e l Sanctorum qu e cobr a l a Iglesi a par a e l cult o y su s ministros inti l e n cuant o l o dems inactiv a e n cuant o sali r d e lo s l mite s d e es a acci n rutinari a ignorante estrech a y mezquina lo s pueblo s vive n e n l a miseri a y e l abandon o y e l indi o cre e ha be r cumplid o sobradament e co n lleva r la s arca s de l fisc o s u tribut o insignificante N o busqui s e n la s administracione s pro vinciale s estudio s sobr e l a produccin la s tierra s y la s industrias ; n o busqui s deseo s d e deja r l a esterilida d d e l o antigu o y e l

PAGE 283

— 25 5 — aa n d e lleva r l a vid a la s promesa s d e l o nuevo ; n o busqui s l a ambici n d e subi r la s renta s despertand o lo s naturale s de l sue o e n qu e yacen ; n o busqui s nad a d e eso porqu e vuestr o cel o e s intil : all n o ha y m s qu e descuido torpeza s impericia Uni d est o e l continu o padece r d e ta n desdichad a administraci n co n l a inseguri da d d e lo s empleado s pblico s qu e cambia n tre s cuatr o vece s a l ao as lo s alto s com o lo s bajos produciend o lo s desembol so s respetable s d e l a traslaci n l a Penn sul a y Manila e l poc o aciert o co n qu e s e elige n lo s funcionarios mucho s qu e n o sa be n lee r n i escribir y la s informalidade s y perjuicio s d e qu e e s vctim a aque l puebl o co n semejant e sistem a d e colonizacion y tendrei s un a ide a aproximad a d e l o qu e e s e l gobiern o d e Espa a e n Filipinas All n o s e hac e administracin n o s e es tudi a e l pa s e n su s relacione s co n l a pro ducci n y l a economa n o s e estimul a a l indi o a l trabaj o y a l servicio : all s e pas a e l tiemp o y nad a ms Y lo s empleado s d e su baltern a categor a com o lo s d e categor a

PAGE 284

— 25 6 —' superior salv o rara s excepciones n i cono ce n l a extensi n d e s u autorida d n i lo s inte rese s d e s u patri a e n la s Islas n i siquier a lo s debere s d e protecci n qu e ha n contrad o ipso facto par a co n e l indio cuy a incultur a y abandon o primitivo s est n e n e l cas o d e corregi r co n e l aciert o d e un a inteligenci a ilustrad a y l a solicitu d d e un a obligaci n inexcusable Urge pues qu e ta l estad o d e cosa s ten g a u n trmin o y u n trmin o breve E l go biern o d e l a Metrpol i deb e hace r un a le y d e empleado s d e Ultrama r e n l a que ade m s d e l a estabilida d de l funcionari o po r sei s och o aos s e consigne n cierta s con dicione s d e suficienci a e n lo s mismos si n cuy a capacida d la s recomendacione s sea n nula s y e l favoritism o impotente formn dos e d e est a suert e un a administraci n estu diosa idnea robusta qu e abr a la s Isla s Filipina s la s innovacione s de l progres o y la s exigencia s d e un a colonizacio n fecun d a y generosa Y si n esto si n un a buen a le y d e emplea do s d e Ultrama r y u n esprit u superio r qu e

PAGE 285

presid a a l gobiern o d e l a Perl a d e Occeania inti l e s d e tod o punt o echa r cuenta s gala na s co n la s riqueza s d e la s Isla s y cree r cn didaoient e qu e co n s u posesio n hacemo s bastant e y cumplimo s nuestro s deberes No : la s colonia s n o so n puado s d e tierr a retenido s e n la s mano s d e Europ a po r e l prestigi o d e un a instituci n e l argument o d e u n fusil sin o pueblo s jvene s qu e nece sita n e l calo r d e u n cari o verdader o y l a activida d inteligent e d e un a protecci n hon rada ** Un a d e la s cosa s qu e m s eficazment e contribuye n a l atras o genera l d e Filipinas e s (n o m e duel e e l decirlo ) e l temo r qa e ha y e n todo s lo s nimo s es o qu e llamamo s impropiament e hacer poltica. Es e recel o mujeril es e pavo r ridculo es a repulsi n pesimist a concurre n podero sament e forma r y sostene r la s causa s ori ginaria s d e l a asfixi a mora l intelectua l d e qu e e s vctim a aquell a hermos a part e de l mundo Y s o pretext o d e u n patriotism o ma l entendido d e un a discreci n e n reali 1 7

PAGE 286

— 25 8 — da d imprudent e y temeraria d e u n apeg o l a rutin a y a l pasad o qu e plegu e Dio s n o no s proporcion e dia s d e amarga s y terrible s pruebas l a riquez a materia l permanec e e n su s criaderos l a concienci a envuelt a e n la s sombra s d e un a ineptitu d dolorossima y e l pensamient o fri y desmayad o hast a e l pun t o d e asemejars e l a estupide z y e l idio tismo L a prens a d e Manila compuest a d e cua tr o cinc o diario s que po r l a naturalez a mism a de l gobiern o qu e all s e hace nad a ilustra n n i ensean limitndos e su s redac tore s y propietario s l a crnic a d e asunto s qu e pued o llama r caseros d e vecindad e n ve z d e se r com o e n lo s pueblo s cultos vehculo s d e l a lu z y d e l a ciencia pulmo ne s de l cuerp o social lengu a d e l a palabr a pblica vive n inofensivo s un a vid a loca l si n alcances resultado s n i trascendencia Y 11 0 es ciertamente porqu e falte n e n Filipina s ilustradsimo s escritore s qu e lle ne n l a misi n d e l a prens a y cumpla n su s alto s deberes E s porqu e lo s escritore s d e Filipina s n o puede n deci r l o qu e sienten e s

PAGE 287

— 25 9 —' porqu e s e le s sal e a l encuentr o co n e l nom br e sagrad o d e l a ptri a cuy a integrida d s e cre e amenazad a co n e l progreso e s por qu e l a tradici n y e l empirism o mata n l a ide a e n s u cun a misteriosa lo s impulso s de l nim o e n s u propi o nacimiento la s creacione s y lo s vuelo s de l esprit u e n s u laboratori o invisible Y gime n la s prensa s par a produci r hoja s candidas inocentes sencillas ; y e l comerci o d e libro s n o v a m s all d e l a tirad a y expendicio n d e texto s re ligioso s d e l a ndol e m s infantil ; y e l auto r m s afortunad o emple a s u ingeni o e n hace r charada s y logogrifos ; y lo s sacerdote s m s distinguido s pasa n su s ocio s explicand o mi lagro s y supercheras ; y l a juventu d n o piens a m s qu e e n bailes comida s y ser mones ; y e l Archipilag o filipin o exist e des graciadament e e n e l estad o d e inacci n indiferenci a d e lo s primitivo s pueblo s orien tales Com o todo s lo s problema s d e l a filosof a y d e l a cienci a s e relacionan uno s m s n timament e qu e otros co n l a religi n y su s dogmas com o n o e s posibl e levanta r e l

PAGE 288

— 26 0 vel o el e cierto s misterio s si n herirlo s d e r e chazo com o l a inteligenci a padec e verda der a hidropes a d e anlisi s y averiguacin la s rdene s monsticas qu e so n e l alm a d e aque l pas pone n s u vet o l a polmic a y a i discurso ; y protestand o d e s u amo r l a ptri a y l a integrida d d e s u territorio conserva n e l statu quo prohibe n l a vid a esplendoros a dl a razn ahuyenta n e l pro gres o y reina n soberana s y absoluta s sobr e un a socieda d d e hombre s indiferente s y su perticiosos N o so y yo e n verdad d e lo s qu e quie re n lleva r Filipina s la s leye s d e l a Penn sul a y l a autonom a d e lo s ciudadanos n i piens o qu e un a poltic a imprudentement e libera l e s e l remedi o tanto s male s y e l principi o d e un a resurrecci n fecunda n i sue o co n e l destierr o d e lo s fraile s y l a predicaci n d e teora s peligrosas ; per o afir m o baj o l a f d e m i amo r Espaa qu e e l actua l estad o d e cosa s d e Filipina s n o deb e prolongarse y qu e un a poltic a l a pa r ex pansiv a y fuerte tolerant e y enrgica in novador a y discreta seri a all l o m s conve

PAGE 289

— 26 1 —' niente l o m s provechoso l o mejo r y l o m s cierto Pue s qu : la s colonia s n o tiene n dere ch o l a vida ? pue s qu : l a humanida d y e l derech o n o ha n proclamad o qu e la s Me trpoli s ejerce n sobr e su s colonia s un a pro tecci n limitad a y un a tutel a temporal ? Acordmonos nosotro s lo s espaole s singu larmente d e qu e e l mund o n o s e gobiern a co n l a fuerz a sin o co n lo s principios n o co n e l rigo r sin o co n l a blandura n o co n e l egosm o sin o co n l a generosidad ; acor demos sobr e todo d e qu e Espa a h a per did o siempr e po r s u intoleranci a l o qu e con quistar a co n s u herosmo Amrica Portu gal Holanda Alemania Blgica Italia po r qu huyero n d e nuestr o lado ? po r qu arrojaro n d e s nuestr o nombre ? Lee d l a histori a d e la s aventura s guerrera s y la s in tolerancia s religiosas y e n su s pgina s d e sangr e hallarei s l a caus a rea l d e nuestr a trist e decadencia Llevemos e n suma Filipina s alg; o de l esprit u d e l a civilizacin alg o de l derech a pioderno alg o d e l a libertad Y e n dulc e

PAGE 290

— 26 2 —' maridaj e unido s e l pode r y e i ciudadano 9 l a le y y l a iniciativa l a costumbr e y l a re forma hagamo s d e la s Isla s u n puebl o la borioso inteligent e y rico ** N o e s d e ahora sin o mu y antiguo e l principi o democrtic o d e qu e l a separaci n d e mando s e n la s provincia s d e allend e lo s mare s aventaj a e n fruto s a l principi o tradi ciona l y doctrinari o d e reuni r e n un a sol a volunta d tod o e l poder y e l consej o e n un a sol a inteligencia Y s i est e pode r e s ab solut o y es a inteligenci a vist e e l uniform e d e General n o sol o e s m s convenient e la separacin sin o m s lgica m s propi a y m s sabia Tod a concentraci n d e podere s signific a abuso tod a superiorida d soberbia tod o absolutism o tirana Un a man o qu e alcanz a l o m s lejo s y l o m s cerca u n criteri o qu e resuelv e l o m s important e y l o m s nimio un a inviolabilida d qu e allan a l o m s sagrad o y s e interpon e e n l o m s pe que o produce n necesariament e l a opre sin est a l a asfixi a y l a asfixi a l a muerte

PAGE 291

26 3 — U n Capita n Genera l d e Filipina s e s ms much o ms qu e u n baj d e tre s co las : e s u n rey Y n o u n re y l a modern a usanza esclav o d e l a Constituci n atent o a l parece r d e la s Cmaras reverent e a l consej o d e su s ministro s sometid o l a vo lunta d de l pa s y su s arranque s y geniali dades receloso observador galante No : u n Capita n Genera l d e Filipina s e s u n re y l o Felip e II l o Lui s XIV ; u n dictado r l o Napoleon l o Itrbide ; y n o po r su s grandeza s n i po r la s arbitrariedade s qu e pueda n cometer sin o po r l a extensi n d e s u autorida d y l o inapelabl e d e su s disposi ciones As es qu e teng o par a m e s preciso necesariament e preciso qu e termin e es a con centraci n autocrtic a d e poderes y l a au torida d s e repart a co n prudenci a entr e do s magistrados un o de l orde n civil otr o de l orde n militar ; y gobernand o unido s per o si n roce s peligroso s n i ingerencia s indis cretas provea n l a tutel a y protecci n d e Filipina s cad a cua l e n s u crcul o d e accin e n l a esfer a d e su s atribuciones dentr o d e

PAGE 292

— 264 — m especialidad, realizand o d e consun o u n gobiern o amplio inteligent e y laborioso N o e s posibl e qu e u n Gapita n General po r clar o qu e se a s u criteri o y generosa s su s aspiraciones realic e l a misi n adminis trativa l a misi n milita r y l a misi n d e go bierno La s dictadlas ( y est o e s l o qu e desempea n lo s generales ) so n dada s grave s imprudencia s y extralimitacione s abusivas produciend o conflicto s y lasti mand o interese s e n ve z d e auna r volunta de s y concerta r diferencias Y la s dictadu ra s tiene n raz n d e se r y responde n alto s fine s e n momento s anormales e n dia s d e tempestad e n circunstancia s crticas cuan d o u n puebl o s e agit a e n la s convulsione s d e l a demagogi a s e rind e l a espad a d e u n conquistador ; per o tratndos e d e Filipi na s qu e e s un a provinci a dond e n o s e per cib e otr o ruid o qu e l a palabr a de l frail e y l a constant e remocio n d e nuestro s empleados l a dictadur a es n o sol o ineficaz sin o con traproducent e y peligrosa Po r es a autocraci a personal personalsi ma T po r es a infalibilida d religiosa militar

PAGE 293

— 26 5 — poltic a y administrativ a d e lo s Capitane s Generales po r es a pltor a d e atribucione s y asuntos m e explic o y o e l estad o doloros o d e la s Islas s u pobrez a relativa e l desqui ciamient o d e l a administracin e l predo mini o d e la s rdene s monstica s e l pape l nul o v desairad o d e lo s funcionario s civiles l a inalterabl e y estri l rutin a d e nuestr a ac Gio n econmica e l atras o moral materia l intelectua l d e aque l puebl o d e holgazane s y mogigatos Convien e realiza r cuant o nte s l a sepa raci n d e mando s e n Filipina s eligiend o u n genera l qu e s e pong a a l frent e d e lo s asun to s militares y au n de l pode r suprem o e n caso s d e fuerza y u n Intendent e verdad u n Intendent e qu e se a e l Gobernado r supe rio r civi l d e la s Islas co n facultade s polti co-administrativa s co n derech o rea l sobr e lo s religiosos co n prestigi o bastant e man tene r todo s dentr o d e su s atribuciones co n e l apoy o de l ejrcit o y l a subordina ci n d e su s jefes u n Intendente e n suma qu e n o respond a otra s inspiracione s n i obedezc a otr o propsit o qu e la s inspi

PAGE 294

— 26 6 —' racione s legtima s de l gobiern o naciona l y a l propsit o levantad o d e hace r de l puebl o qu e descubrier a e l arroj o y l a inteligenci a d e Magallanes un a provinci a m s e n e l nmer o d e la s qu e compone n l a patria Y abaj o es e pode r absolut o qu e tod o l o entorpec e y esteriliza abaj o es a omniscien ci a qu e n o sab e nada abaj o es e influj o de l frail e qu e pued e m s qu e lo s decreto s d e Madri d y l a volunta d d e lo s gobiernos abaj o es a inacci n suicida abaj o es e siste m a administrativ o propi o d e la s primitiva s rancheras abaj o es a legislaci n basad a e n principio s emprico s y centralizadores aba j o e l fanatism o y l a ignorancia abaj o e l statu quo. ** Diserta r sobr e Filipina s y omiti r a l frail e val e tant o com o diserta r sobr e l a natura lez a human a y omiti r l a conciencia com o pretende r l a resoluci n d e u n problem a al gebraic o y olvida r un o d e lo s trmino s qu e l o componen com o discurri r e n filosof a acerc a d e l a raz n objetiv a y pasa r e n si lenci o l a subjetiva

PAGE 295

La s rdene s monstica s so n l o mejo r y l o peo r d e Filipinas L o mejo r porqu e conser va n l a integrida d nacional l o peo r porqu e l a compromete n co n su s recelo s intransi gencias Si n lo s fraile s quiz n o fuer a nues tr o aque l pueblo co n lo s fraile s pued e per derse E l frail e e s fuerz a mora l poderossi ma per o e s tambi n abus o intolerancia : e s baluart e generoso per o e s tambi n por till o abiert o l a pacienci a agotada : e s re sort e d e extraordinari o poder per o e s tam bi n obstcul o d e consecuencia s funestas E s lu z y sombra bellez a y fealdad cora zo n y pasiones E s necesaria absolutament e necesaria po r ahora l a conservaci n de l frail e e n la s Islas ; ma s e s necesario absolutament e ne cesario qu e s u pode r n o vay a m s all de l orde n religioso d e l a predicaci n y propa gand a d e lo s principio s d e Jess E n cuan t o pas a d e es e lmite e n cuant o s e interpo n e e n lo s decreto s d e Madrid e n cuant o e s Papa-Rey e l frail e e s un a verdader a cala mida d pblica u n peligr o inminente u n estmul o l a facci n y l a rebelda

PAGE 296

— 26 3 — Quier o se r y ser imparcial ; y cuent a qu e n o m e llam a l a raz n po r e l lad o d e la s doctrina s revelada s y su s ministros ¡n i si quier a m e preocupan Entr e l a conservaci n de l satu quo e n Fi lipina s y e l destierr o d e lo s fraile s acompa ad o d e un a poltic a igua l l a qu e ansi o par a l a Pennsula e l amo r patri o m e acon sej a l o primer o y rechaz a l o segundo Bie n s qu e est o n o e s filosofar y qu e conden o desd e lueg o l a teor a d e slvens e lo s prin cipio s aunqu e s e pierda n la s colonias, qu e dice n mucho s si n sabe r l o qu e dice n y otro s porqu e l o sabe n demasiado ; per o acas o filosof a e l patriotismo ? E l patriotism o n o s e induc e n i s e deduce e l patriotism o s e siente Po r ventur a n o ha y necesida d d e poners e e n ta n pavoros a disyuntiva La s cosa s d e all hast a la s m s difciles tiene n hbi l re soluci n y just o acomodamiento Puede deb e buscars e co n patritic a prestez a u n trmin o medi o qu e ampar e to do s lo s intereses y u n temperament o equi tativ o qu e d Dio s l o qu e e s d e Dio s y a l

PAGE 297

— 26 9 — Csa r l o qu e e s de l Csar ; m s claro pued e y deb e resolvers e l a armon a d e l a potesta d civi l y d e l a potesta d eclesistic a e n aquell a provinci a colocand o cad a un a e n s u es fera trazand o e l crcul o e n qu e ha n d e mo verse separndola s e n su s funcione s priva tiva s d e mod o y e n form a qu e produzca n d e consun o u n tod o digno levantad o y ho mogneo L a supremac a qu e tien e ho y e l fraile e l domini o mora l qu e ejerc e sobr e lo s indio s y sobr e lo s espaoles la s inspira cione s qu e s e muestr a perdidament e afi cionad o interviniend o e n l o terren o y l o mundan o par a mejo r servi r e l cieg o espri t u d e exclusivism o intoleranci a d e l o di vin o y l o sobrenatural s u intrusi n perni cios a e n asunto s separado s po r abismo s d e l a religi n y su s fines s i conduc e algun a part e e s a l error y s i alg o h a d e produ ci r e s l a catstrofe E l vet o qu e pon e la s disposicione s d e Madri d qu e cre e perjudiciale s l a ptri a contraria s s u influenci a omnmoda ; l a guerr a qu e tien e declarad a l a lectur a d e obra s profanas au n la s m s morale s ino

PAGE 298

— 27 0 — centes ; e l horro r a l periodism o ilustrad o y liberal ; l a oposicio n a l progres o y cultur a d e losdndio s qu e consider a cosas n o hombres ; e l afa n indiscret o d e l o present e y e l mied o pueri l l a reforma l a innovacin a l cam bio ; e l desde n co n qu e mir a lo s principio s m s fecundo s y la s m s bella s teoras cre yendo ignorant e taimado qu e e n su s cno ne s y e n su s rezo s est n o sol o l a salvaci n de l alma sin o l a ventur a y grandez a d e lo s pueblos ; l a sistemtic a apelaci n proce dimiento s censurable s (cuand o n o otr a cosa, ) par a consegui r po r l a hipocres a y e l agasaj o l o qu e e l bre n sentid o l e disput a y l a legalida d l e manda ; l a torp e avarici a d e conserva r u n pode r absolut o y l a inmodest a pretensi n d e atribuirs e exclusivament e e l sostenimient o d e l a integridad ; tod o es o y m s qu e call o e n graci a l a prudencia constituy e e n e l frail e un a segund a natura leza ; emper o ta n desvanecid a y peligrosa qu e urg e ponerl e u n lmit e y aplicarle s i ell o dier a motivo u n vigoros o cauterio Bie n sabe n lo s mismo s fraile s d e Filipi nas aquellos n o poco s n i adocenados

PAGE 299

— 27 1 — co n quiene s hub e d e habla r acerc a de l asun to qu e n o so y enemig o airad o n i dulc e d e s u estanci a e n laslslas ; bie n sabe n que den tr o d e mi s facultades le s prest siempr e co m o funcionari o y com o espao l tod o m i apo y o y e l concurs o humild e d e m i persona ; ma s n o po r esto n o porqu e reconozc a su s grande s servicios m i corazo n h a d e calla r y m i boc a h a d e cerrars e cuand o deb o mi s conciudadano s y deb o asimism o m i conciencia l a manifestaci n sincer a d e l a verda d y e l cult o l a justicia N o es pues e l cauteri o qu e propong o par a e l cas o d e un a rebeld a rea l pasiva amenaz a imprudent e venganz a de l resen timiento : e s qu e cre o l o qu e escrib o e n es ta s cuartillas e s qu e m i raz n n o v la s cosa s d e all d e otr o modo e s qu e e l estu di o imparcia l d e Filipina s y su s problema s no tiene mi entender otr a resoluci n ni trmin o m s prudent e y provechoso Po r qu s e encierr a e l frail e e n e l egos mo de un a intoleranci a qu e da la man o l a intoleranci a rligios a d e lo s siglo s XVI T XVII XVII I y principio s de l actual ? Po r

PAGE 300

qu odi a l a discusi n y l a lectura ? Po r qu quier e esta r sobr e e l gobiern o d e Madrid y deprimirl o y desobedecerlo ? Po r qu s e re sist e l a instrucci n d e lo s indgenas ? Po r qu n o predic a m s mora l y mno s dogma ? Po r qu e n fin n o acept a e l just o medi o d e un a poltic a tolerante generosa espansi va qu e e s l a sol a poltic a qu e pued e con serva r l a fidelida d d e la s colonia s e n est e sigl o d e innovacione s y desenvolvimientos ? O quier e qu e caig a s u influenci a com o cay l a d e su s amigo s e n la s revolucione s modernas entr e e l hum o d e l a plvor a y l a sangr e d e la s vctimas ? No n o puede n o deb e quere r es o e l frai l e d e Filipinas porqu e ant e tod o e s espaol y Espa a tien e derech o l a obedienci a y sumisi n d e su s hijos ** E n un a sol a cos a reconozc o activida d e n la s autoridade s d e Filipinas : e n hace r cura s indios e n hace r faccioso s poc o m nos ; y s e da n ta l premur a e n hacerlos qu e n o parec e sin o qu e e s s u exclusiv a misi n y s u trabaj o exclusiv o saca r lo s elegido s d e

PAGE 301

27 3 — entr e la s masa s y elevarlo s a l sacerdocio Y est e e s un o d e lo s m s grande s erro res d e la s torpeza s m s insigne s qu e all s e comete n tod a hor a y e n todo s lo s asuntos E n luga r d e hace r mdico s y abogados arquitecto s ingenieros industriale s y agri cultore s ; e n luga r d e busca r l a emancipa ci n de l indi o dndol e l a instrucci n qu e necesit a par a s u vid a y l a vid a d e s u pas ; e n luga r d e forma r ciudadano s laborioso s inteligentes la s autoridade s d e Filipina s s e complace n e n sembra r monaguillo s par a qu e brote n curas produciend o est o batallo ne s entero s d e sacerdote s que > adem s d e contribui r a l increment o d e l a molici e y l a holganza tinens e po r m s sabio s qu e Sa n Agust n y m s profundo s qu e Sant o Toms Espa a s e hall a e n e l caso e n e l debe r inexcusabl e d e pone r u n lmit e es e misti cism o inconveniente es a vaganci a ampa rad a y protegid a po r l a ley y lleva r po r otro s camino s lo s naturale s d e la s Islas m s necesitados e n verdad d e industria le s agricultore s y cientficos qu e d e cu 1 5

PAGE 302

— 27 4 —' ra s moreno s blancos d e coron a d e cer quillo Nadi e piens a all e n segui r ta l cua l carrera e n aprende r est e e l otr o oficio e n labra r y cultiva r e l suel o virgen : e l afa n d e todos e l dese o d e la s familia s e s obte ne r un a sotan a y u n solideo co n l o cua l s e cree n felice s y dispensado s d e l o dems La s autoridade s protege n y realiza n es a am bicin infanti l s i n o fuer a contraproducen t e par a nosotros y m s parece n la s Isla s Fi lipina s u n puebl o d e fraile s y cura s qu e un a socieda d de l sigl o XIX Y urg e pront o remedi o deliri o ta n insensato E l gobiern o espao l deb e cerra r l a puert a semejante s pretensiones corregi r ta l abu so y dedica r lo s indio s la s arte s y oficios par a l o qu e tiene n admirabl e dis posicin estimuland o a l trabaj o nte s qu e l a superstici n y l a ociosidad all ta n ar raigada s com o lo s pltano s y lo s cocos Adems l a profusio n d e cura s indio s constituy e u n peligr o par a nuestro s intere se s y un a amenaz a constante aunqu e hip

PAGE 303

— 27 5 —' crit a y recatada par a nuestr a patria E l cu r a indi o n o reconoc e superiorida d e n lo s espaoles n i frailes n i seglare s suspir a po r alzars e independient e la s veint e y cua tr o hora s de l dia detest a l a autorida d qu e ejerc e sobr e l e l cler o peninsular estable c e paralelo s entr e l a sabidur a d e est e y s u propi a sabidura entr e conduct a y conduc ta entr e capacida d y capacidad y vien e decirs e a l fi n qu e Filipina s n o necesit a par a nad a l a tutel a espaola y qu e huelg a e n la s leyes e n e l suel o y e n l a historia Antes cuand o sol o oficiaban confesaba n y predicaba n lo s frailes cuand o tena n ex clusivament e l a representaci n d e Dio s y d e l a iglesia cuand o n o s e oi a m s vo z qu e l a suy a n i otr a oracio n qu e l a qu e pronun ciara n su s labios cuand o e l indi o er a con siderad o com o inti l par a tod o y mu y sin gularment e par a vesti r e l traj e relucient e de l sacerdot e y distribui r l a graci a divina ; cuand o est o pasaba digo e l domini o espa o l n o s e discuta n i siquier a s e imagina ba ; emper o ho y qu e e l indi o s e v e sacerdo t e com o e l castila co n l a mism a investida

PAGE 304

— 27 6 —' r a y e l mism o ministeri o espiritual ho y qu e confiesa y dic e misa y predica y bau tiz a y desempe a curato s importante s s u amo r propi o s e sient e herido sublvas e s u nimo y hac e voto s po r nuestr a desapari ci n y nuestr a muerte Ahor a bien : fomenta r u n cler o d e esta s condicione s y co n esto s antecedentes mi marl o y protegerlo elevarl o l a altur a de l espao l y hacerl o ta n numeroso e s un a in sensate z y u n riesgo Y o aceptar a gustos o est e luj o d e cura s indio s s i fuer e necesari o par a nuestr a colo ni a par a su s naturales ; per o com o n o e s as com o l o qu e s e obtien e co n semejant e conduct a e s sembra r rebelde s y protege r l a ociosida d m s estri l y l a molici e m s tor p e y grosera teng o par a m qu e e l gobier n o d e l a Metrpol i deb e fija r s u mirad a e n e l asunto estudiarl o co n rect o y san o jui ci o n o lastima r interese s y a creados pro vee r a l just o equilibri o d e la s energa s so ciale s d e u n puebl o qu e est e n lo s albore s d e l a vida desterra r lo s vicio s qu e nace n d e u n estad o tal dirigir e n suma e l cora

PAGE 305

27 7 zon l a concienci a y l a activida d relativ a d lo s indio s po r espacio s m s luminoso s y sen dero s m s fecundos E s est o propone r l a incapacida d de l in di o par a e l sacerdoci o catlico ? E s nega r lo s indgena s e l derech o d e elevars e la s alturas ? No ciertamente E s propone r qu e s e trabaj e m s y s e rec e mnos e s preveni r e l estallid o d e rebelda s dolorosa s y san grientas e s pedi r l a preparaci n de l Archi pilag o par a l a existenci a d e lo s Estado s libres e s solicita r d e quie n pued e otorgarl o e n medi a docen a d e decreto s qu e la s fuer za s d e aque l pa s s e armonice n y equili bren dand o po r consecuenci a l a realiza ci n d e consejo s ta n imparciale s com o pa triticos n o lo s amargo s fruto s qu e tene mo s experimentado s e n otra s colonia s co n nuestr a poltic a intolerant e y violent a y nuestr a administraci n rudimentari a y em pirista sin o e l hermos o frut o qu e s e alcanz a co n l a prudencia l a sabidur a y l a libertad Cm o h a d e conseguirs e est e objetivo ? Separand o lo s mando s e n Filipinas dejand o a l soldad o e n l a milici a y a l hombr e civi l e n

PAGE 306

l a administracin elevand o sobr e todo s y sobr e tod o l a categor a d e este haciend o leye s par a qu e s e cumpla n arrib a y abajo diciend o lo s indio s qu e s i trabaja n ser n recompensado s y digno s d e l a libertad despertand o e n la s familias n o e l dese o d e qu e un o d e su s hijo s se a cur a par a qu e l e bese n l a man o y l e llame n Padre sin o l a ambici n d e la s propia s necesidades y e l anhel o d e l a prosperida d y l a grandez a e n e l ciudadan o y e n e l pas ** Prescribe n la s leye s d e Indi a qu e lo s chi no s qu e traslade n s u domicili o Filipina s n o pueda n se r m s qu e agricultore s sir vientes L a sabidur a d e est a prescripci n e s notori a porqu e respond e l a ndol e d e lo s naturales que l o qu e s e v era n ta n indolente s aye r com o hoy y cierr a la s puerta s un a inmigraci n avasallador a qu e dies e a l trast e co n nuestr o poder y dejar a lo s hijo s de l Celest e imperi o d e amo s ab soluto s d e la s Isla s a l trmin o d e alguno s aos Conocid a l a ingnit a ociosida d d e lo s in

PAGE 307

27 9 — dios l a riquez a d e aque l suel o exuberant e y e l carcte r emprendedo r y laborios o d e lo s chinos est a disposici n d e la s leye s d e India s n o pued e se r n i m s prudente n i m s fecunda n i m s patritica D e u n lad o es timul a a l indgena d e otr o reconoc e e l te sor o agrcol a d e la s Islas y e n ltim o tr min o s e previen e contr a l a supremac a qu e pudiera n adquiri r lo s chino s s i fuere n libre s par a tod a clas e d e funciones aptitude s y negocios supremac a tant o m s peligrosa cuant o qu e s u ptri a est prxim a a l Archi pilag o y acas o e n momento s crtico s fu ramo s vctima s d e un a sorpresa Per o com o la s cosa s d e Espaa y espe cialment e la s d e Filipinas so n as u n etern o vice-vers a y u n contrasentid o invariable e l chin o l o e s tod o mno s agricultor y s e dedic a exclusivament e a l comerci o y l a in dustria y explot a lo s naturale s y lo s castilas y e l suel o filipin o yac e virgen y lo s rio s corre n intilment e po r vega s y su perficie s extenssima s qu e e n Europ a fue ra n admiradas y e l sbi o precept o d e la s leye s d e India s e s letr a muert a ant e lo s in

PAGE 308

— 28 0 — terese s creado s po r l a costumbre l a volun ta d d e u n Capita n genera l y e l optimism o d e la s rdene s monsticas E l chino h e dicho l o e s tod o mno s agricultor Y qui n l o duda ? Qui n qu e hay a estad o e n Filipina s sep a alg o d e aque l pas ? E l chin o s e cuid a d e tod o m no s d e l a agricultura represent a l a indus tri a e n su s mltiple s manifestacione s y pro ductos y e s am o de l comerci o qu e e n van o l e disputa n alguno s francese s y alemanes y quiz e l incesant e trabaja r d e Catalua cuy a laboriosida d e s dign a d e loa Per o e l chin o s e levant a sobr e su s competidores ofrec e m s artculo s y precio s m s bajos persist e e n hace r un a fortun a qu e llev a cab o y disfrut a e n s u pa s cuand o l a acti vida d l e falt a l a codici a s e rinde y es ciertamente e l nic o qu e explot a la s varia s necesidade s d e espaole s indios S i vai s lo s pueblo s e s inti l d e tod o punt o busca r a l chin o e n e l camp o co n l a azad a y e l arado Est detr s de l mostra do r d e s u tiend a satisfaciend o l a demand a d e lo s naturale s qu e l e compra n desd e e l

PAGE 309

— 28 1 —' hil o hast a e l pantaln desd e l a aguj a hast a l a camisa ; y e s mdico y boticario y ar quitecto y ebanista y grabador y sastre todo tod o mno s l o qu e deb e ser mno s l o qu e convien e lo s interese s locale s y lo s interese s d e l a nacin mno s l o qu e orde na n la s leye s d e Indias mno s l o qu e pid e l a salu d mora l y materia l de l Archipi lago Semejant e absorcio n d e trabajo s y rique za s h a d e continua r as po r tod a l a vida ? Entiend o y o qu e e n est o hace n falt a tam bi n hbile s reforma s qu e de n cad a cua l s u pape l y castigu e severament e l a irregu larida d y e l abuso l a toleranci a vena l y l a complacenci a ilcita L a administraci n p blica argo s d e lo s interese s sociales cen tinel a de l estrict o cumplimient o d e la s le yes l a primer a e n respetarlas deb e hace r qu e la s cosa s entre n e n e l cauc e d e qu e nunc a debiero n salir y limita r co n medida s discretas per o rpida s y vigorosas e l trabaj o d e lo s chinos llevndolo s blandament e la s faena s d e lo s campo s y pone r cot o la s grande s extralimitacione s y la s ilegalida

PAGE 310

— 28 2 — de s si n nmer o qu e s e comete n y queda n e n l a impunidad D e lo s muchsimo s mile s d e chino s qu e ha y e n Filipinas as e n l a capita l com o e n la s provincias y todo s activo s y empren dedores n o sol o s e puede sin o qu e s e deb e hace r u n ncle o d e trabajadore s agrcola s qu e trasformene l suel o d e la s Isla s e n ma nantia l inagotabl e d e riqueza organizand o as mism o la s industrias arte s y oficio s par a qu e lo s naturales refractario s la s ru da s faena s de l campos emplee n e n otra s es fera s s u energ a y aptitudes produciend o entr e uno s y otros chino s indgenas lo s tesoro s qu e brind a e l pa s poc o qu e s e l e cultiv e y explote Lo s propio s intereses lo s interese s na cionale s necesita n algun a protecci n d e par t e dla s leyes y e s verdaderament e afren tos o qu e Filipina s se a m s qu e un a provin ci a espaol a coloni a de l Celest e imperio cuyo s hijos sobrado s d e laboriosida d y di ligencia acapara n la s riqueza s de l pa s y absorbe n s u jug o e n l a industri a y e n e l comercio cuand o e l bue n sentid o aconsej a

PAGE 311

— 28 3 — y e l patriotism o exig e qu e lo s chino s n o suba n ta n alt o n i vincule n e n s l a explota ci n inmoderad a y abusiv a d e l a holgazane r a de l indi o y l a incapacida d d e l a Admi nistracin Creo pues abundand o e n l a genera l opinio n d e qu e e l porveni r d e la s Isla s est e n s u riquez a agrcola qu e Espa a s e hall a e n e l cas o ineludibl e d e trasforma r eso s te soro s aplicand o s u consecuci n lo s brazo s d e lo s inmigrante s chinos lo s cuales dedi cado s exclusivament e es e fin hara n de l Archipilag o un o d e lo s pueblo s m s pro ductore s y rico s de l mundo Y e s d e facilsim o planteamient o y ejecu ci n l o qu e s e desea Ds e la s industria s espaola s algun a ventaj a sobr e la s extraas protjas e prudencialment e e l comercio termin e e l privilegi o qu e disfrut a e l chino cmplas e l a sbi a disposici n d e l a le y d e India s d e qu e hag o mrit o m s arriba y u n gobiern o hbi l y moderad o pued e reali za r l o dems hast a consegui r l a coexisten ci a d e todo s lo s interese s legtimo s y l a jlist a preponderanci a d e lo s nacionales

PAGE 312

— 28 4 — Un o d e lo s male s m s grandes e l mayo r quiz d e Filipina s e s l a indolenci a asom bros a d e su s hijos ; y n o ha y qu e busca r e n otr a part e e l orige n d e mucha s d e su s fal ta s n i l a explicaci n principa l d e s u lamen tabl e atraso Esa s falta s nace n d e s u ocio sida d y es e atras o l o produc e s u igno rancia Hombre s qu e trabaja n a l di a un a hor a media y qu e n o procura n otr o ob jetiv o qu e e l mser o d e come r y dormir y est o co n e l abandon o y e n l a imperfecci n qu e s e dic e e n la s pgina s d e est e libro ; uno s hombre s qu e desconoce n e l valo r d e l a moned a y lo s tesoro s inapreciable s d e l a tierr a qu e pisan ; uno s hombre s qu e igno ra n lo s alto s debere s d e l a famili a y pasa n s u existenci a oyend o mis a y peleand o ga llos tiene n qu e compone r necesariament e u n puebl o desdichadsim o y u n conjunt o inform e y doloroso Qu hac e l a administraci n par a mata r es e abandon o y desperta r la s ambicione s y l a diligenci a d e lo s naturale s d e Filipi nas ? N o hac e nada y parec e ampara r co n

PAGE 313

— 28 5 — s u ineptitu d y protege r co n su s leye s es e estad o d e cosa s qu e deb e produci r e n nues tra s mejilla s e l sonroj o d e l a vergenza E l indi o n o e s agricultor n i industrial n i comerciante n i artista n i cientfico n i siquier a artesano Viv e e n l a calm a buc lic a d e lo s tiempo s primitivo s y veget a e n lo s brazo s d e un a ociosida d si n ejemplo N i la s autoridade s turba n s u inalterabl e re pos o n i l a administraci n l e aguijone a co n e l estmul o d e l a gananci a y e l beneficio y as respetad o dej a desliza r lo s mese s y lo s ao s e n medi o d e l a pobrez a qu e respir a s u hoga r y s u persona y d e l a ineptitu d qu e l e asfixi a esclavizndolo Y e l trabajo es a poderos a energ a socia l individua l qu e realiz a la s m s grande s maravilla s y consum a la s empresa s m s ti tnica s y sorprendente s elevand o l a propi a condicio n y l a condicio n d e l a ptria e s all palabr a si n sentid o y si n realidad E s tod a l a culp a de l indio ? Much a l e cab e indudablemente ; per o l e cab e m s a l gobiern o d e l a Metrpol i qu e toler a l a apa t a y com o qu e apadrin a l a vagancia E n

PAGE 314

— 28 6 —' vari o s e busca n e n Filipina s leye s qu e orga nice n e l trabajo distribuya n l a propieda d y premie n l a iniciativ a com o e s propi o ha €e r e n la s sociedade s qu e nace n l a vid a de l progreso L a acci n d e l a autorida d n o pas a d e l a cobranz a de l tribut o y e l cultiv o de l tabac o e n alguna s provincias haciend o cas o omis o d e aquella s medida s y reforma s qu e levanta n l a condicio n d e lo s ciudada no s y lo s pueblos N o s e v e e n tod o e l Archipilag o e l hu m o d e l a chimene a d e un a fbric a cual quiera n o s e conoc e ningun a empres a de l pa s qu e salg a d e lo s lindero s d e l o com n y l o corriente n o s e aciert a co n u n comer ci o indgen a qu e acus e ambici n y laborio sidad ingeni o y trascendencia n o s e toc a nad a qu e demuestr e sabe r propi o y propi a iniciativa ; y sol o lo s chino s y alguno s fran ceses alemane s y catalanes com o dej o in dicado multiplica n e l valo r d e su s mer canca s y realiza n pinge s ganancia s cos t a d e lo s naturales com o l a yedr a viv e cost a y d e l a svi a de l rbol ¡ Y cua n fecund o uer a u n conjunt o d e

PAGE 315

— 28 7 — leyes toda s armnica s y relacionada s entr e s qu e despertas e l a dormid a activida d d e lo s hijo s d e Filpinas E l di a qu e s e haga n esa s leyes y cuent a qu e urg e hacerlas la s Isla s d e Magallane s sern si n disputa e l puebl o m s ric o d e Oceana y un o d e lo s m s productore s de l mundo (1 ) ** Resumiendo : La s Isla s Filipina s so n u n diamant e cu y o valo r rea l n o sab e n o quier e sabe r e l artfice Y aqu e l artfic e e s Espaa La s Isla s Filipina s so n u n tesoro inexplo (I ) Buen a prueb a d e ell o e l contenid o d e u n prospect o qu e h e recibid o po r e l corre o interior y qu e quiz in e remit e e l intere sad o a l lee r e n l a prens a qu e estab a escribiend o mi s Recuerdos de Filipinas. Est e prospecto cart a circular e s r e u n Centro general econmico hispano-filipino qu e acab a d e establecers e e n Madrid call e d e l a Union nmer o 1 baj o l a direcci n d e D Jua n Ortoned a y co n e l concurs o d e espaole s qu e conoce n la s Isla s po r habe r esta d o e n ella s much o tiempo E n dich a hoja qu e respond e u n pen samient o patritic o y generoso s e consign a qu e l a empres a s e propon e abri r l a vlvul a qu e hast a ho y h a contenid o e n estreche s lmite s la s relacione s econmica s d e l a Metrpol i co n Filipina s Ha y u u prraf o e n e l prospect o qu e n o puedo resisti r l a tenta ci n d e trascribirlo pue s l confirm a m i asert o d e qu e e l Archipi lag o puedf c se r un o d e lo s pueblo s m s rico ? y productores Habl a d e l a necesida d de l Centro creado com o medi o d e expo sici n y transaccin y dice : L a varieda d d e la n rico s producto s vegetales com o son : e l algon en rama, abac, pina en fibra, buri, nito y otro s rico s fila mentos ; azcar, cacao, cafe,quina> mostaza, ajonjol, canela, jri

PAGE 316

— 28 8 —' ad o po r es e esprit u d e ociosida d qu e s e parec e a l suicidio L a ociosida d so n lo s na turales La s Isla s Filipina s vive n misrrimament e asfixiada s po r un a rutin a recelos a y estril L a rutin a e s nuestr a menguad a administra cin nuestr a tradiciona l poltic a d e into lerancia Plas e es e diamante expltes e es e teso ro desaparezc a es a rutina y e l Archipila g o ser n o l o dudo l a m s ric a provinci a espaola mienta, raz de arbutra, zarzaparilla, etc. etc. ; madera s tint rea s d e la s qu e ha y treita y dos clases conocida s hast a hoy qu e da n once negro, ocho amarillo, seis encarnado, cuatro azul, dos morado y una prpura; la s rica s ceras, resinas, almciga, miel; y e n la s industria s caracterstica s d e aque l pas com o so n lo s sombreros de nito, petacas de buri y balete, tejidos dejusi, sinamay, pina, telas adamascadas de seda y pina, y otro s mucho s producto s y objeto s qu e condviiye n un a part e de l tesor o d e aque l suelo ri quez a inmensa qu e aunqu e n o desconocid a d e todos e s explotad a po r pocos y esto e n e l grad o qu e bie n pudier a llamars e e l m s elementa l de l comerci o y l a produccin siend o as qu e ta l diver sida d d e objeto s puede n constitui r l a m s variada y rica exposicin com o s e h a demostrad o recientement e e n e l gra n palenqu e universa l d e Filadelfia dond e Filipina s h a alcanzad o ta n justo s y merecido s premio s N o dud o de l xit o d e est a bie n intencionad a empresa juzga r po r e l nmer o des s corresponsales l a eficaci a d e s u Boletn la s noticia s econmica s qu e s e procur a y suministra y l a ndol e mis m a de l negocio Reciba n m i parabi n su s iniciadores

PAGE 317

U N INCIDENT E CURIOS O NACID O DE L CAPTUL O I V D E EST E LIBRO (1 ) L a Asociacin del Magisterio peridic o d e Huesca deci a e l 1 4 d e Setiembr e de l a o ac tual : U N EMUL O D E ORT l Y LARA E l Sr Caamaque e n s u libr o Recuerdo s d e Filipinas insert o e n E l Pueblo Esr aol, dice — propsit o d e algun a visit a qu e LIz o tin a es cuel a d e ^aque l Archipilag o j co n motiv o d e haberl e parecid o e l maestrillo alg n tant o pre sumido—qu e lo s dmines d e villorri o (tambi n no s llam a as e l Sr Caamaque ) somo s todo s vanidosos qu e no s creemo s poc o meno s qu e Sa lomone s j qu e semejant e pedanter a e s com n (1 ) Public o aqn est e incident e par a evitarm e la s protesta s y comunicacione s d e lo s maestro s qu e leyere n Recuerdos d e Filipinas y tomare n ta n pech o com o e l aragon s algun a apreciaci n de l captul o IV 1 9

PAGE 318

— 29 0 —' todo s lo s maestro s d e est e mund o y au n s e tem e qu e lo s de l otro cas o d e qu e e n e l otr o mund o hay a maestros ; pues com o l dic e tam bin es o d e morirs e d e hambr e y se r e l anima vilis d e tod o bich o vivient e (Sr Caamaqu e inclusi ve ) (2 ) e s bromaz o qu e sol o puede n aguanta r lo s mentore s d e est e mser o planeta Y tod o est o l o dic e desj^ue s d e llama r l a escuel a ca?a augusta del porvenir. Pues seo r mi, ¡bonit o porveni r l e esper a a l mund o s i d e un a clas e ta n vanidos a h a d e obtenerlo N o conoc e e l Sr Caamaqu e qu e -de'maestro s pedante s jam s puede n sali r disc: pulo s modesto s y sencillos ? Yamos est e es crito r n o habr querid o deci r l o qu e e n s u libr o s e lee d e otr a suerte n o comprendemo s cm o teniend o d e todo s nosotro s ta n pobr e opinio n s e atrev e espera r qu e d e nuestra s modestas cuanto respetabilsimas casas (est e e s e l nombr e qu e l d a la s escuelas ) hay a d e sali r e l porveni r de l mund o civilizado Qu e esta s preciosas flore s no s fuese n regaladas y est o e n poc a d e n o mu y grat a recordacin po r Ort y Lara pase a l fi n est e seo r estab a e n s u centr o (permtaseno s l a frase ) injuriand o un a clas e qu e detestaba ; ma s po r u n redentor d e sociedades po r Dios se o r demcrata qu e est o n o s e comprende ; y lueg o dir V qu e d e l a educaci n popula r de (2 ) Qu ta l l a intenci n de l maestro ?

PAGE 319

— 29 1 —' pend e l a regeneraci n de l gner o humano ¡Co m o s i l a educaci n n o llevar a siempr e e n s mis m a lo s defecto s m s notable s d e carcte r d e su s propagadores Vamos Sr Caamaque vuel va V sobr e l o que si n quererl o ta l ve z h a dicho ve a s i e n jefect o somo s todo s lo s maestro s ta n pedante s com o Y supone ; (2 ) y s i despue s d e exme n qu e l e proponemo s sigu e todav a encon trand o e n nosotro s l a mism a vanida d qu e hast a ahora n o busqu e entonce s e l porveni r de l mun d o civilizad o e n la s escuelas sino como dicen las teologas, en las msticas abstracciones de una sociedad d e ascetas y penitentes. Per o no estamo s seguros segursimos d e qu e s i e l Sr Caama qu e reflexion a detenidament e sobr e l o qu e d e lo s maestro s h a dicho cambiar d e opinion ; pue s n o e s fci l qu e s u clar o talent o s e ocult e l a imposibilida d e n qu e s e encuentra n d e se r va nidoso s y pedantes quienes com o lo s pobre s maestros s e mueren d e hambre y son e l anima vilis de todo bicho viviente. E l mism o peridic o e n s u nmer o de l 2 4 d e Setiembre : —Defiriend o lo s deseo s de l ilustrad o escri to r Sr Caamaque insertamo s e l comunicad o qu e no s h a dirigid o e n contestaci n a l remitid o qu e publicamo s e n nuestr o ltim o nmero (2 ) S e explic a e l maestro eh P

PAGE 320

— 29 2 —' Madri d 1 8 d e Setiembr e d e 1876 Sr Directo r d e L a Asociacin del Magisterio* Mu y seo r mi y estimad o compaero : e n e l nmer o 3 2 de l peridic o qu e ta n dignament e dirig e Y li e leid o u n intencionad o articulit o e n qu e s e dic e so y mulo d e Ort y Lara fundndo s e par a ell o e l suscrito r d e L a Asociacin del Magisterio auto r de l escrit o e n cuestin e n que seg n l llam o pedante s lo s maestro s d e escuel a e n m i libr o RECUERDO S D E FILIPINA S qu e actualment e public a E l Pueblo Espaol Y com o esto seo r Director e s u n carg o qu e imprta m e much o rechazar n o obstant e sabe r y a un a buen a part e de l pa s cua n ljo s esto y de l seo r Ort y Lara li e d e merece r d e Y. y po r ta l favo r l e anticip o la s gracias insert e e n s u peridic a esta s lneas escrita s e n just a defens a d e u n ataque e n verda d irreflexiv o injustificado Nad a m s remot o d e m i nimo seo r Direc tor qu e lieri r l a clas e respetabilsim a e n cuya s mano s est ho y com o nunca l a educaci n y e l porveni r d e l a juventud L o qu e dig o e n mi s Recuerdos d e Filipinas es pur a y sencillamente qu e u n nmer o considerabl e d e maestro s d e al dea d e villorrios (e n est o n o ha y injuria ) suel e se r alg o pedante l o qu e e s igual u n tant o en gredo engreimient o qu e nace si n duda d e l a dignida d y altez a d e l a profesio n qu e ejerce ta n noble ta n meritoria ta n sagrad a como la qu e

PAGE 321

— 29 3 —' ms Y pued e nega r est o e l annim o escrito r qu e m e llam a desd e lueg o mulo d Ort y Lara ? Pue s qu e n toda s la s clase s n o ha y excepcio nes ? Pue s qu e l magisteri o espao l est libr e •d e todo-punt o d e es e exa j erad o amo r propi o qu e seg n Salomo n e s vanitasvanitatum e t omnia vanitas ? Deci r qu e e n un a clas e cualquier a ha y pe dantes h a sid o jam s ofens a grave n i leve n i d e ning n gner o l a clas e e n general ? No ciertamente ; y as h a debid o conocerl o e l sus ceptibl e maestr o que si n motivo sal e l a de fens a d e su s compaero s y d e s propi o creyend o ve r e n mi s palabra s u n ataque cuand o dic e des r pue s qu e l o qu e l cre e habe r leid o n o e s segu rament e l o qu e y o h e querid o manifestar N o hay pues raz n par a qu e e l annim o ar ticulist a m e enderec e la s trasparente s indirecta s qu e s e permit e hacer co n m s gracej o qu e fun damento e n s u intencionad o escrito E n cuant o qu e so y u n mulo d e Ort y Lara qu deb o contestar ? Ort y Lar a viv e envuelt o e n -la s sombra s d e l o pasado y o viv o libr e en lo s resplandore s de l porvenir ; Ort y Lar a s a orificar su s creencia s religiosa s lo s vuelo s de l pensamiento y o coloc o l a raz n y e l discurs o sobr e toda s la s Teologa s y todo s lo s milagros : Ort y Lar a pensar qu e lo s maestro s d e es cuel a puede n se r sustituido s po r lo s sacer dote s de l Vaticano y o piens o qu e lo s maestro s n o

PAGE 322

— 29 4 —' puede n n i debe n se r sustituido s m s qu e po r maestros ; Ort y Lar a sujet a l a inteligenci a d e es a clas e ilustr e lo s rigore s y estrechece s d e u n libr o d e texto y o predic o qu e e l profeso r se a li br e e n s u ctedr a com o l o e s e l esprit u e n lo s espacio s y l a concienci a e n su s misterioso s domi nios ; Ort y Lar a pierd e e l cauda l d e s u ilustra ci n y talent o e n mstica s abstraccione s qu e e n fuerz a d e elevars e a l ciel o s e olvida n d e l a tier ra y o pong o mi s fuerza s modestsima s a l servi ci o d e l a razn de l derech o y d e l a democracia dejand o Dio s l o qu e e s d e Dio s y a l Csa r l o qu e e s de l Csar Hay pues analog a entr e e l respetabl e cate drtic o d e Metafsic a d e l a Universida d Cen r tra l d e Madri d y m i humild e persona ? No n o l a ha y n i baj o st e n i baj o ning n punt o d e vista Restablecid a as l a verdad rueg o V. insert e e n L a Asociacin del Magisterio esta s breve s l neas encaminada s mata r l a mal a opinio n qu haya n podid o forma r d e mi s juicio s sobr e algu no s maestro s d e alde a lo s qu e hubiere n leid o e l artcul o qu e teng o e l gust o d e contestar y r cuy o auto r suplic o hag a l a rectificaci n corres pondiente encargndol e d e pas o y po r v a d e ca rios a advertencia n o ve a otr a ve z e n mi s tra bajo s ofensa s un a clas e que po r l a grandez a y sublimida d d e s u inapreciabl e ministerio n o

PAGE 323

— 29 5 —' merec e otr a cos a qu e amor protecci n ilimitad a y respet o profundsimo Aprovech o gustos o est a oportunida d par a ofre eerm V afectsim o servido r Q S M B FRANCISC O CAAMAQUE. Hecho 3 d e Octubre d e 1876 SEO R DO N FRANCISC O CAAMAQUE Mu y seo r mi d e m i mayo r consideracin : Teng o sum o gust o e n declara r qu e la s explica cione s dada s po r Y m i clase ta n desgraciad a com o dign a d e mejo r suerte m e ha n dejad o ple nament e satisfecho ; aunque deci r verdad n o esperab a meno s d e quie n tanta s prueba s tien e dada s e n su s notable s escrito s d e se r u n bue n de mcrata Parcem e qu e V s e referi a e n s u libr o todos lo s maestros ; ma s ve o e l ton o e n qu e l o dice y est o m e hac e entende r qu e n o quis o Y lastima r nuestr a clase l a cua l promet e protecci n ilimitad a e n s u comunicado Tom o act a d e est a promes a par a recordrsel a V cuand o pudien d o hace r po r nosotro s l o qu e no s merecemo s n o l o haga pue s esper o qu e u n di a llegar V po de r y n o no s olvidar com o no s olvidaro n su s

PAGE 324

29 6 — amigo s lo s demcrata s n o h a much o tiempo Declar o desd e lueg o qu e n o ha y semejanz a entr e Y y e l seo r Ort y Lara cuya s idea s dis ta n tant o d e la s qu e Y defiend e y predica Aprovech a gustos o est a ocasio n par a ofrecers e Y co n l a mayo r consideraci n y respet o S S.'S Q B S M Marian o BADA

PAGE 325

MISCELNE A HIST"RICA POLITIC A y LITERARIA PO R D FRANCISC O CAEtAMAQUE CO K U N PR"LOG O D E D ANTONI O LUI S CARRION Acab a d e publicarse U n tom o e n 4. d e 25 0 pginas d e bue n pape l y esmerad a impresin Madri d 1 0 reales provincia s 12 L a mejo r recomendaci n qu e podemo s hace r d e est a obra e s trascribi r part e d e l o qu e han dich o d e ell a lo s peridicos El Parlamento: Nuestr o querid o amig o y compaer o e n l a prens a e l Sr D .Francisc o Caamaque acab a d e publica r u n precios o libr o titulad o Miscelnea histrica, 'poltic a y literaria a l qu e preced e u n prlog o de l conocid o escri to r D Antoni o Lui s Carrion Dedicad o elSr Caama qu e desd e su s primero s ao s a l cultiv o d e la s ciencia s y la s letras dond e h a sabid o conquistars e un a mere cid a reputacin ofrec e ho y e n s u nuev a obr a u n es tudi o curios o qu e revel a su s grande s conocimiento

PAGE 326

— 29 8 —' poltico s y sociolgicos y su s condicione s d e literato Reciba pues nuestr a felicitacin qu e much o no s hon r a y no s consuel a ve r qu e e n la s redaccione s dl a pren s a peridic a ha y fecunda s inteligencia s qu e da n brillo y hono r s u pas. El Cascabel: E l Sr Caamaqu e h a lograd o distinguirs e po r s u in genio s u elegant e y correct o estilo s u fsic a observa ci n y otra s prenda s n o mno s estimables Clar o e s qu e siend o u n entusiast a republicano u n revolucionari o activo n o toda 3 su s doctrina s m e parece n plausibles Per o com o n o quit a l o cort s l o valiente just o e s ren di r tribut o l a form a y entrega r intact o e l fond o l a apreciaci n d e lo s lectores Consagr a s u atenci n e l li br o Miscelnea asunto s d e verdader o inters como po r ejemplo l a Libertad e l Do s d e Mayo l a Mujer lo s Andaluces Mirabeau e l Periodista Danton Dilog o en tr e Demstene s y Cicern l a Masonera Carcte r de l sigl o xix etc. y po r aadidura y com o regalo obsequi a lo s lectore s co n u n precios o manoj o d e verso s y epi gramas. La Correspondencia de Espaa: E l Sr D Erancisc o Caamaqu e acab a d publica r u n nuev o libr o titulad o Miscelnea histrica, poltica y literaria qu e confirm a l a reputaci n d e qu e goz a aque l distinguid o escritor L a preced e u n bie n escrit o prlo g o d e D Antoni o Lui s Carrion. La Revista Contempornea: Sol o diremo s hoy reserv a d e dedicarl e m s extens o Juicio qu e e l libr o de l Sr Caamaqu e e s un a coleccio n d e interesante s artculo s escrito s co n much a elegan cia Varieda d d e asunto s descbres e e n ellos y s i bie n

PAGE 327

— 29 9 —' e s verda d qu e est a circunstanci a le s prest a mayo r ame nidad sguens e naturalment e dificultade s m s embara zosa s par a e l desempeo A bie n qu e e l Sr Caama qu e sab e escribi r y piens a bien ; cualidade s qu e asegu ra n s u obr a mucho s y mu y bnevolo s lectores E l prlog o de l Sr Carrio n est mu y bie n hecho Miscelnea contien e estudio s bie n pensado s y esti mables aventajand o e n genera l lo s histrico s y polti co s lo s literarios. w La Ilustracin de la Mujer: E n e l libr o qu e tenemo s l a vista s u auto r h a esco gid o par a llena r su s pgina s asunto s qu e despierta n e l inter s e n todo s lo s corazones porqu e nadi e qu e s e llam e espao l podr ve r escrit a est a palabr a sin ; senti r palpita r e l suyo ¡DO S D E MAY O D E 1808 y e l se o r Caamaqu e h a pintad o grande s rasgo s es a gigan tesc a epopey a de l puebl o iber o tanta s vece s descrita y siempr e nueva co n u n entusiasm o verdaderament e p tri o y co n u n colorid o ta u ric o e n poes a com o llen o d e verdad No s hac e conoce r e n retrato s d e man o maestr a tre s d e la s principale s figura s d e l a gra n revoluci n france sa : Danton Mirabea u y Yergniaud E n e l traz o d e es ta s grande s figuras quiz e l auto r s e dej a lleva r dema siad o d e s u entusiasm o artstico y sobr e tod o e n Mi rabeau Ma s just o s e muestr a co n Danto n y Yergniaud cu ya s simptica s figura s aclararo n e n alguno s momento s lo s negro s horizonte s d e aquello s dia s d e lut o y deso laci n porqu e pas l a naci n vecin a e n l a gigantsc a luch a sostenid a entr e e l puebl o y lo s tiranos Danto n

PAGE 328

— 30 0 —' aparec e retratad o po r e l auto r de l libr o qu e no s ocup a ta l com o s ; grande apasionado buen o e n e l fondo desaliad o incorrect o e n l a forma orado r irresisti ble espos o amante padr e tiern o y ciudadan o revolu cionario co n decisi n y f e e n la s grande s ideas Verg niau d est asimism o retratad o co n verdad ta l cua l no s l e d conoce r l a historia y parec e arrancad o d e ell a co n todo s su s contorno s y perfiles Despue s d e esto s cuatr o grande s cuadros e l libr o de l Sr Caamaqu e abarc a otro s d e n o mno s impor tancia cuale s so n u n artcul o qu e llev a po r epgraf e ¡La-libertad!.y que e s u n cant o pic o entonad o es e bell o idea l d e l a humanida d qu e aspira n todo s lo s hombres desd e e l pari a d e l a Indi a hast a e l autcrat a d e l a Rusia • L a mujer s e titul a otro e n e l qu e e l auto r hac e sen tida s consideracione s acerc a de l estad o actua l d e l a misma Apuntes para una caricatura y E l periodista so n do s bello s artculo s literario s qu e rene n a l estil o propi o co n qu e debe n tratars e tale s asuntos profunda s obser vacione s y n o escas a enseanza E l qu e llev a e l epgraf e d e Carcter del siglo xix qui jz e l m s bell o e n s u form a literaria es si n embargo e l m s dbi l e n e l fondo seg n nuestr o pobr e juicio Jl n l e l Sr Caamaqu e part e d e un a ide a falsa asegu rand o qu e l a duda e s e l carcte r distintiv o d e nuestr o siglo cuand o po r e l contrario l a f e s precisament e l a qu e presid e y vien e presidiend o todo s y cad a uno d e lo s grande s hecho s qu e e n est a centuri a s e ha n reali zad o y realiza n cad a dia Y ahora dispnseno s e l se o r Caamaque e l instruid o auto r d e E l Derecho moderno s i n o somo s d e s u opinio n y combatimo s ta n abiertament e la s idea s qu e emit e e n s u bell o artculo

PAGE 329

— 30 1 —' No s abstenemo s d e habla r d e un a traduccin y d e u n artcul o sobr e L a Masonera porqu e nuestro s conoci miento s so n e n esto s asunto s ta n escasos qu e bie n pu diera n llamars e nulos ; per o e n cuant o l a form a lite raria repetimo s l o y a dicho qu e e s galan a y castiza cualidade s qu e n o todo s lo s qu e s e llama n escritore s logra n hermanar D e propsit o hemo s dejad o par a e l fina l e l ocuparno s de l prlog o qu e a l citad o libr o h a puest o e l conocid a escrito r y galan o poet a D Antoni o Lui s Carrion di recto r de l acreditad o peridic o Revista d e Andaluca Cuand o un a obr a merec e qu e escritore s ta n estima bles qu e literato s d e ta n bue n gust o com o e l Sr Car rio n ponga n a l frent e s u nombre est y a juzgada y e l pblic o pued e aceptarl a com o buena com o notable si n temo r d e vers e defraudado. El Pueblo espaol: Creemo s qu e l a Miscelnea de l Sr Caamaqu e e s un a obr a d e provechos a enseanza d e indiscutibl e oportu nida d e n esto s instantes y e n dond e l a bellez a d e l a form a respond e l a elevaci n d e mira s y profundida d d e idea s qu e contiene n lo s diverso s y variado s artcu lo s histricos polticos filosfico s y literario s qu e for ma n ta n interesant e coleccin Par a adquiri r e l convencimient o d l o qu e decimo s respect o d e est e libro remitimo s a l pblic o s u lec tura e n l a segurida d d e que un a ve z conocid a l a Miscelnea tod o e l qu e s e preci e d e imparcia l convendr e n qu e hemo s sid o sobradament e parco s a l ocuparno s d e aquilata r s u indisputabl e mrito Est e libro qu e e s un a recopilaci n d e bellsimo s ar tculo s literarios n o necesit a otr a recomendaci n qu

PAGE 330

— 30 2 —' lo a elogio s qu e merec e l a prens a e n general Par a lo s lectore s d e E L PUEBL O e l nombr e de l Sr Caamaqu e e s l a mejo r garanta. El Constitucional: Fci l e s l a misi n de l crtic o cuand o sl o tien e qu e admira r belleza s e n l a obr a objet o d e s u exmen ; nada pues m s sencill o par a nosotro s qu e ocuparno s d e l a recient e obr a publicad a po r e l Sr Caamaque qu e m s d e se r escrito r distinguid o ren e l a circunstanci a d e se r antigu o periodista E l Sr Caamaqu e teni a conquistad o y a u n just o re nombr e e n l a repblic a d e la s letras ; per o s i as n o hu bier a sido s i co n l a obr a d e qu e no s ocupamo s hubier a comenzad o s u auto r l a difci l y espinos a carrer a qu e h a emprendido bastar a ell a sol a par a conquistarl e un a posicio n envidiable aqu dond e tanto s escribe n y ta n poc o pued e leerse Ren e est e libr o un a sri e d e artculo s histricos poltico s y biogrficos ma s alguna s composicione s po tica s y cuadro s qu e pudiramo s llama r sociales e n lo s qu e s u auto r h a demostrad o tod a l a galanur a d e s u es tilo l a elevaci n d e su s pensamientos la s facultade s poc o comune s qu e l e adornan E n l a imposibilida d d e cita r un o po r un o todo s lo s trabajo s qu e contien e est e tomo porqu e todo s so n cua l m s acabados n o dejaremo s d e hace r especia l menci n d e lo s artculo s histrico-biogrficos e n lo s qu e e l Sr Caamaque ocupndos e d e Mirabeau Dan to n y Vergniaud n o hac e u n bocet o d e esto s ilustre s personajes sin o un a fotograf a llen a d e riqusimo s de talle s d e l a revoluci n francesa E n est e concept o so n digno s d e estudi o esto s trabajos y excitamo s s u au to r qu e prosig a cultivand o est e gner o e n qu e tant o s e distingue

PAGE 331

— 30 3 —' E L captul o de l Periodista, e n e l cua l co n vivsimo 3 colore s e retrata n la s vicisitude s y contrario s senti miento s co n qu e lucha n lo s qu e tiene n l a desgraci a d e dedicars e ta n honros a proesion merec e se r leid o con-detenimient o po r l a enseanz a elocuentsim a qu e d e l s e desprende E n suma e l libr o Misceldna de l Sr Caamaqu e e s dign o po r todo s concepto s d e figura r e n l a mejo r bi blioteca y nosotro s felicitamo s s u distinguid o ilus trad o auto r po r e l merecid o xit o qu e h a logrado. Madrid literario. % Form a e n la s fila s de l periodism o militant e eseogid a porcio n d e entusiasta s jvene s qu e emplea n l a fuerz a d e s u ingeni o e n la s ingrata s lucha s polticas y qu e sol o d e ve z e n cuand o da n tregu a lo s ataque s de l suelt o l a doctrin a de l artcul o d e fond o par a pro porciona r lo s amante s d e l a literatur a alg n discre t o libr o d e provechos a enseanz a d e amen a lec tura Pertenec e est e nmer o e l Sr D Francisc o Caa maque d e antigu o conocid o ( y n o po r conta r mucho s aos in o po r habe r comenzad o mu y pront o da r cuartilla s l a prensa ) e n e l mund o poltic o y literari o po r su s apreciable s folleto s y po r s u novel a Angela y h a d e contribui r aumenta r s u just a fam a e l libr o re cientement e publicad o co n e l ttul o qu e sirv e d e ep graf e esta s lneas Com o dich o ttul o indica e l nuev o libr o e s un a co lecci n d e artculo s histrico s unos poltico s y litera rio s otros que bie n merece n pasa r d e l a efmer a vid a de l peridic o l a m s durader a de l libro Po r est e medio po r e l d e colecciona r artculos tien e l a litera tur a contemporne a u n precios o libr o titulad o Cosas que fueron, e n e l qu e puede n encontrars e reunida s to

PAGE 332

— 30 4 —' da s la s perla s (diremo s valindono s d e l a exact a cuan t o bell a expresi n de l prologuist a d e dich o vohunen qu e e l Sr Alarco n dej e n su s bueno s tiempo s e n la s columna s d e lo s peridico s com o lo s dejab a Buckimga n s u paso. ) Po r est e medi o tambi n s e h a formad o otr o apreciabl e libro e l qu e contien e lo s artculo s d e Salvado r Lpe z Gruijarro e l qu e ofrc e reunido s algu no s d e Manue l de l Palacio y e s lstim a qu e e l ejem pl o n o cund a par a qu e n o yazca n perdida s olvidada s e n incompleta s y rara s coleccione s d e peridico s la s belleza s literarias la s muestra s d e ingeni o y prueba s d e talent o qu e lo s Ealart lo s Correa lo s Valera lo s Ayala Lorenzana Selgas Vildsola Canalejas Caste lar Cnova s y tanto s otro s ha n dejad o e n la s colum na s d e diario s y revista s e n lo s tiempo s e n qu e s e con sagraro n asiduament e lo s trabajo s periodsticos Poc a es aunqu e e n est o vamo s adelantand o algo l a afici n lee r d e nuestr o pblico y n o e s much o ciertament e l o qu e lo s editore s ganan ; per o n n libr o qu e no s dies e reunido s lo s inimitable s artculo s d e Ro bert o Hober t y d e Lui s Rivera po r ejemplo n o po dra n tene r tant a aceptaci n com o la s primera s obra s de l molograd o Becker P Tomo s co n lo s artculo s d e D Antoni o Ro s Rosa s y d e D Salustian o Olzaga n o figurara n dignament e e n la s biblioteca s d e lo s doc to s a l lad o d e lo s qu e contiene n lo s d e Aparis i y Gui jarro ? Ciertament e qu e s y ojal qu e viramo s e l mi lagr o d e qu e u n edito r emprendies e po r s u cuent a esto s trabajo s d e coleccion Alg o no s hemo s apartad o d e l o principa l d e nuestr o asunto y vamo s limitarno s da r un a liger a idea qu e m s n o alcanza n nuestra s fuerzas de l ltim o libr o de l Sr Caamaque Lo s trabajo s histrico s qu e contien e s e refiere n un a d e la s poca s m s trascendentale s e n l a vid a d e l a

PAGE 333

— 30 5 —' humanidad l a Revoluci n francesa y so n objet o d e ello s Mirabeau Vergniaud Danton lo s genio s qu e personificaro n gra n part e d e aquell a epopey a grand e hast a e n su s lamentable s extravo s y e n su s funestsi mo s errores E l carcter la s ideas la s tendencia s lo s mviles la s duda s qu e turbronl a conciencia y lo s pensamiento s qu e ocuparo n l a ment e d e aquello s hom bre s qu e brillaro n e n e l Sina d e l a tribun a m s fecun d a par a la s idea s d e redenci n y progreso y qu e fue ro n hroe s y vctima s d e l a revolucin est n admira blement e reflejado s e n la s semblanza s d e qu e no s ocu pamos y e l Sr Caamaqu e h a prestad o u n gra n servi ci o presentand o eso s elocuente s ejemplo s l a me ditaci n d e lo s qu e e n la s lucha s poltica s s e agitan Lo s artculo s E l periodista y lo s Andaluces so n nota ble s po r la s observacione s qu e lo s esmalta n y po r s u nobl e propsito distinguindos e po r l a profundida d de l pensamient o e l qu e estudi a e l carcte r distintiv o d e vacilaci n y dud a qu e e s peculia r a l sigl o XIX y com o ric o d e inspiraci n e l qu e llev a po r ttul o L a Libertad. l Sr Caamaqu e tien e e n prens a u n nuev o libr o qu e s e titular Recuerdos d e Filipinas y est pre parand o u n estudi o crtic o d e lo s Oradores es,paoles desd e la s Corte s d e Cdi z hast a duestro s dias Hgal o co n tant o aciert o com o e l d e lo s oradore s francese s d e qu e s e ocup a e n s u libr o Miscelnea y n o vacilamo s e n asegura r qu e ser u n trabaj o notable. La Nueva Prensa: Hac e y a alguno s dia s qu e nuestr a secci n bibliogr fic a est e n deud a co n u n estimad o amig o nuestro cuy a laboriosida d debe n la s letra s u n nuev o libro E s jove n e l Sr Caamaque y apart e d e lo s escrito s dia rio s publicado s e n l a prensa qu e consagr a co n venta j a su s tarea s habituales cuent a y a co n un a n o peque a

PAGE 334

— 30 6 —' bibliotec a d e produccione s suyas estimable s tant o po r s u valo r com o po r l a varieda d d e estudio s y d e aptitu de s qu e demuestran La s ingrata s funcione s de l periodismo bie n conoci da s y bie n descrita s po r e l Sr Caamaque apena s s i deja n tiemp o bastant e y nim o dispuest o par a otr o g ner o d e trabajo s simultneos Si n embargo e l estudio s o redacto r d e E l Pueblo d a ejempl o d e un a labo riosida d doblement e meritori a po r rar a e n est e pa s dond e e l talent o n o suel e corre r unid o co n e l amo r a l trabajo Miscelnea histrica, poltica y literaria s e titul a su ; ltim o libro y l e cuadr a bie n e l ttulo porqu e n o es ; un a obr a qu e constituy e u n tod o completo sin o un a coleccio n d e cuadro s qu e s e distingue n po r s u agrada bl e varieda d d e asuntos colorid o y tonos Desd e l a stir a punzant e co n qu e descubr e misterios ; d e l a poltic a y refier e l a adquisici n d e posicione s in merecidas hast a lo s acento s varonile s co n qu e cant a l a libertad : desd e l a delicadez a co n qu e pint a l a mu je r y examin a s u pape l e n l a sociedad su s destino s y lo s medio s d e mejora r s u educacin hast a l a concien zud a verda d co n qu e retrat a suceso s y personaje s his tricos e l Sr Caamaqu e recorr e e n l a peque a esca l a d e s u libr o todo s lo s tono s d e l a literatura ST o era n par a nosotro s desconocido s todo s lo s traba jo s qu e forma n l a Miscelnea part e d e lo s cuale s haba mo s saboread o y a e n la s columna s d e publicacione s diarias Aplaudimo s qu e e l ilustrad o auto r d e E l derecho moderno lo s hay a recogid o e n u n volmen porqu e ciertament e eso s artculo s tena n derech o sali r de l olvid o forzos o qu e qued a condenad o tod o escrit o qu e aparec e e n esa s hoja s pasajera s qu e s e llama n periddico = poltico flore s d e u n dia muerta s apena s nacida s par a cede r s u puest o otra s y otra s e n qu e s e saci a l a nun

PAGE 335

— 30 7 —' c a satisfech a voracida d de l curios o y la s siempr e des pierta s necesidade s de l momento L a Miscelnea contien e tre s secciones L a histric a dond e figura n cuadro s bie n trazado s com o e l de l Dos d e Mayo d e 1808 y semblanza s bella s com o la s d e Mirabeau, Vergniaudj Danton. L a poltic a e n qu e descuell a e l artcul o L a libertad y l a literari a dond e lo s artculo s ameno s altera n co n alguna s composicione s potica s qu e da n remat e a l libro Felicitamo s nuestr o querid o amigo y l excitamo s par a qu e contin e aplicand o s u laboriosida d esto s tra bajos par a lo s cuale s h a mostrad o ta n felice s disposicio nesenlo s diverso s volmene s qu e tien e publicados. (1 ) Omitimo s e l juici o favorabl e d e otro s peri dicos as d e Madri d com o d e provincias porqu e co n l o copiad o s e pued e comprende r l a importan ci a de l libr o qu e ofrecemo s a l pblico S e hall a d e vent a e n la s principale s libreras y e n est a Administracin Olivo 6 y 8 Madrid ANLL O T RODRGUEZ -o-o-oo-o-o-o-o-o (1) La Maana, La Epoca, El Cronista, El Diario Espaol, La Ihistr acin y L a Revista d e Andaluca ha n hablad o tambi n co n elogi o d e est a obra E l Solfeo, E l Siglo Futuro, E l Imparcial, L a Hevista Europea y l a Academia, n o lia n publicad o todav a s u juici o crtico