Citation
Colonización de Filipinas

Material Information

Title:
Colonización de Filipinas inmigración peninsular
Creator:
Sastrón, Manuel, -1919 ( Author, Primary )
Place of Publication:
Manila
Publisher:
Malabon, Establ. tipo-litográfico del Asilo de huérfanos
Publication Date:
Language:
Spanish
Physical Description:
112 p.

Subjects

Subjects / Keywords:
Agricultural colonies -- Philippines ( lcsh )
Philippines -- Emigration and immigration ( LCSH )
Filipinas -- Emigración e inmigración
Pilipinas -- Paglilipat at imigrasyon
Colonias agrícolas -- Filipinas
Agrikultura kolonya -- Pilipinas
Temporal Coverage:
- 1897
Spatial Coverage:
Asia -- Philippines
Asya -- Pilipinas
Asia -- Filipinas
Coordinates:
13 x 122

Notes

General Note:
Date on verso of t.p.: 1896
General Note:
LCNAF (name authority) : Sastrón, Manuel, -1919 : URI http://id.loc.gov/authorities/names/no2002075702
Funding:
Funded with resources from SOAS Archives and Special Collections and with the generous support of the Philippine Department of Foreign Affairs and the Office of Senator Loren Legarda.

Record Information

Source Institution:
SOAS University of London
Holding Location:
SOAS University of London
Rights Management:
This item is licensed with the Creative Commons Attribution, Non-Commercial License. This license lets others remix, tweak, and build upon this work non-commercially, as long as they credit the author and license their new creations under the identical terms.
Resource Identifier:
219383 ( ALEPH )
EM100 /432304 ( SOAS classmark )

Downloads

This item has the following downloads:


Full Text
COLONIZACION DE FILIPINAS
INIMIGRACION PENINSULAR
POR
manuel SASTRN
Ex-Diputado Cortes,
Ex-Gobernador Civil de varias provincias del Archipilago,
Consejero de Administracin de estas Islas, etc., etc.


MANILA
1897


MALABON: 1896-Establ. Tipo-Litgriieo del Asilo de Hurfanos. '


PREFACIO.
^Tctt^N el mes de Junio ltimo emitimos
ft ante el Consejo de Administracin de
^ Filipinas, un informe relativo al in-
teresante, importantsimo asunto de
Colonizacion de estas tierras de la Patria, por
medio de la inmigracin peninsular.
La benevolencia con la cual, instintiva-
mente, por gremiales afectos el compaerismo
juzga las obras, determin que tan escaso de
mrito cual lo est el expresado informe, fue-
se no solo aprobado unnimemente por tan
ilustrado cuerpo consultivo sino que aquel
trabajo fu declarado merecedor del honor
insigne de la publicidad: as se solicit en
mocion por aquel alto cuerpo elevada la
Superior Autoridad de estas islas.
Pero es probable tambin coexista con esa
magnanimidad, entre corporaciones impe-
rante, identificacin real y positiva entre quie-
nes en el seno de las mismas deliberan y
proponen siendo en. este caso como en todos,,
aquel informe, fiel, sincera expresin del co-


4
PREFACIO
mun sentir de los dignsimos individuos que
componen el Consejo, porque el sentimiento
del afecto personal, en nada obscurece para
aquellos la recta apreciacin de las cosas, ni
en lo mas mnimo entibia el deber que cum-
plen de controvertir sobre cualquier materia
que no la consideren provechosa, los altos
sagrados fines de la Administracin pblica:
fines que no son otros, sino el fomento ince-
sante, y perptuo desarrollo de los intereses
morales, intelectuales y materiales de estas
espaolas tierras.
Bien la vista est, de quien siquiera
hasta contra natura, pudiera ser, automtico,
inconsciente empedernido injusto detrac-
tor de este hermoso paternal sistema de do-
minio ejercido en Filipinas, el progreso reali-
zado en los tres rdenes que se acaban de
citar.
Evidencian el primero, millares de escuelas
de instruccin primaria que vierten sobre
estos pueblos individuos que saben leer y
escribir en mayor proporcionalidad que la
alcanzan la mayor parte de los pueblos de
Europa y de Amrica: centenares de escuelas
superiores, institutos y seminarios y una
Universidad cual la Real y Pontificia de Santo
Toms que cuenta con respetable claustro,
representacin de todas las facultades lite-
rarias.
Brillante inequvoca muestra del progreso
moral, ofrcela la sola contemplacin de he-
cho tan magno cual el que en este archipila-
go se ofrece, saber; mas^de 5.ooo.ooo de los
6 y i que lo pueblan viven atenidos los


5 PREFACIO

santos, sabios, divinos preceptos del Evange-
lio y adoran Dios Unico Supremo Hacedor
del Universo, y no al Sol Bathala de los
cuales eran idlatras estos indios.
Y cuanto al admirable progreso material,
aqu operado, esta otra sntesis lo expresa:
QUINQUENIO DE 1890 1894.
Jmportacio n.
Valores en pesos y en promedio. . 23.948.595.
Bxpo rtacion.
Valores por Aduanas en pesos y promedio. 30.084.235.
Esta efectiva prosperidad y grandeza que
Filipinas viene adquiriendo sera mucho mas
rpida, es claro, si la propia especial natura-
leza, no presentase rigores tantos por clima
para la raza europea, pues si con los hbitos
y resistencia que para el trabajo esta distin-
gue, furale dado acometer la labor de regio-
nes tan exhuberantes en vegetacin como lo
son las de este archipilago filipino, resultara
muy plido el grado de adelantamiento que se
acaba de bosquejar, respecto del que esperarse
pudiera segn los mas serios clculos del
juicio mas sereno.
Fija en estos momentos la atencin ms
en concreto respecto la conveniencia de que
la raza blanca trabaje estas tropicales tierras:
de que millares de espaoles peninsulares.


6
PREFACIO
acudan desde las Repblicas Sud-Americanas,
con tal objeto Filipinas, imperioso deber es
exponer con franqueza aunque no sea alha-
gadora los obstculos que en concepto de
muchos presenta esta zona para que el espa-
ol peninsular trabaje sus campos. Tal de-
mostracin, puede declarar para quien la
logre, exencin completa de responsabilidades
morales, para un maana que con tristeza
confirmase vaticinios producto de mltiples
observaciones.
Testimonio valioso, incontestable de la es-
pecialsima atencin que en todas pocas me-
reci los Poderes pblicos la agricultura en
Filipinas, son las mil y mil disposiciones
dictadas en pr de la misma, tanto desde la
Metrpoli cunto desde el Gobierno General
de las islas.
Arrancan aquellas medidas mas no po-
der generosas todas, de los clebres pragmti-
cas del emperador D. Carlos dadas en Toledo
en Mayo del ao i525. Sin solucion de conti-
nuidad siguieron dictndolas tan protectoras
como aquellas los monarcas sucesores, singu-
larmente los Felipe II, III y IV.La intermi-
nable serie de autos acordados en los que
la Real Audiencia de este territorio legitimaba
la propiedad enalteciendo el valor de la mis-
ma, todo en aquellas fechas, se amoldaba al
plan de constituir sobre los slidos preceptos
del Derecho civil la riqueza pblica.
Concordantes con los esfuerzos de aquellos
legisladores, fueron posteriormente los de
quienes dictaron Ordenanzas de buen Gobier-
no, cuales las de 1769, 1768, 1782 y 1784, y


7 PREFACIO
aquella Real Cdula de 1785, as como las Or-
denanzas de Intendentes de la Nueva Espaa
que en 1786 determinaban y la forma com-
pleta para componer, vender y adjudicar las
tierras realengas y baldas los que sencilla-
mente ofrecieron labrarlas.
Los memorables RR. DD. de 1889 y 1893 y
las instrucciones adjetivas de la Direccin
General de Administracin Civil: el dictado
por el Gobierno General de estas islas en 6 de
Febrero del ao actual, secundando vivamen-
te la gestin poltico-administrativa tradicio-
nal de la Metrpoli, respecto la agricultura
filipina han sido el ms eficaz, el determinan-
te propulsor del adelantamiento alcanzado en
el desarrollo de la riqueza pblica en este
archipilago mas, puede llegar la accin de-
cidida de la Administracin del Estado, hasta
vencer los obstculos que en concepto nues-
tro, la naturaleza presenta en estas regiones
tropicales, de la Patria, para que el espaol
peninsular trabaje sus campos, y por mayor
energa y destreza aplicadas la labor agrco-
la, se logre mayor produccin?
He aqu el tema que desarrollbamos en el
dictamen emitido ante el Consejo de Admi-
nistracin de estas islas, segn y se ha di-
cho, en el mes de Junio ltimo.
Dos meses despues, en el de Agosto del ao
corriente, estalla en estas islas, un movimien-
to insurreccional, de extencion supina y inopi-
nada y de la ndole mas brutal que en los
pueblos mas degradados se h conocido.
Acaecimiento tan criminal, si por favor
del Cielo y esfuerzo de nuestro brazo, no logr


8
PREFACIO
echar por tierra nuestras cabezas, segndolas
alevosamente con el pual del Catipunan re-
partido millares de millares de proslitos en
los ntros de asociaciones secretas por toda
Ley condenadas y por todo buen sentido mal-
decidas, h borrado de nuestras mientes el
concepto errneo en ellas alojado, relativo
la cultura que atribuamos estos pueblos
regidos solo por nuestra fuerza moral, decla-
rndolos con ello superiores, al resto de las
razas orientales, y por nosotros los espaoles,
liberados de su barbarie primitiva, redimin-
doles de la abyeccin en que vivan sin ms
fuerza que la trazada por la fuerza bruta del
caciquismo salvaje.
Consideramos patritico inexcusable de-
ber, apesar de nuestra efectiva pequeez y del
ningn valer literario, escribir un memo-
rndum acerca de esta insurreccin del pue-
blo tagalog contra la dominacin mas noble
que la Historia consigna: aquellas pginas
habremos de llevar nuestra profunda convic-
cin por triste accionamiento arraigada, sobre
lo indispensable que se hace la perpetua con-
centracin de muchos mas elementos penin-
sulares, de los que hasta ahora, habitual,
secularmente h mantenido nuestra Santa
Madre Patria en estas remotas islas.Pero
como quiera que, esos elementos no podrn
en gran nmero, segn nosotros entendemos
pertenecer la familia agrcola, sino las
artes, la industria, al comercio y la guerra,
no tenemos modificacin que hacer en lo
substancial, nuestra teora sobre Coloniza-
do n de este Archipilago, por medio de la


9 PREFACIO

inmigracin peninsular destinada los traba-
jos del campo.
Por ser as, y recomendndonos la bene-
volencia de nuestros lectores, con el mismo
anhelo con que nos recomendbamos por lo
sano de nuestra intencin quienes por mi-
nisterio de la Ley, deban juzgar nuestro dic-
tamen aludido, nos decidimos publicar este
opsculo que contiene la doctrina por noso-
tros intentada en lo que se refiere tan
importante tesis.
Manila, Diciembre de 1896.
WLoa




del plan general de colonizacion.
^TgY^f L proyecto de colonizacion para Fili-
pinas por medio de la familia Espa-
ola Peninsular diseminada en gran
nmero entre la repblicas Sud-ame-
ricanas enviado estas Islas en los primeros
meses del ao actual, con el fin de que sobre
l informasen los Centros administrativos lla-
mados por la Ley, y sana costumbre efec-
tuarlo, es digno de toda consideracin y enco-
mio por el patriotismo en que se inspiran sus
autores, por el trabajo hbil y asiduo que repre-
senta y por el humanitarismo que evidencia,
ya que entre los varios conceptos que entraa
y expresa el aludido plan, est bien demostrado
el que tiende proporcionar millares de fa-


(JO
COLONIZACION" DL FILIPINAS
milias espaolas el medio de redimirse de las
contrariedades que sufren, las cuales tocan
hasta la miseria en aquellas citadas repblicas
cuyos territorios acudieron guiados por el no-
ble impulso de una utilidad, producto del
trabajo, para encontrarse con que no pueden
muchas de aquellas familias ni obtener si-
quiera la ms indispensable para atender las
necesidades de la vida, la cual en muchos
ocasiones ven amenazada por las revueltas
frecuentes que el orden pblico sufre en las
hondas crisis polticas y econmicas que se
operan en los citados pases.
Pero consideraciones tambin, de ardoroso
amor ptrio y de humanitarismo, aparte de
otras del orden econmico exigieron nuestra
propia conciencia, y segn los conceptos que
hemos formado acerca de tal asunto, en estas
provincias espaolas despues de nuestra larga
residencia en las mismas nos obligaron cum-
plir el deber de oponernos con honrada fuerza
de conviccin al proyecto mencionado, desde
nuestro puesto oficial, para impugnarlo en el
dictamen que emitimos y al cual hacemos re-
ferencia en el proemio de este opsculo.
Ese mismo deber de conciencia, que sea-
lamos nos impulsa no esperar por mas tiem-
po la publicacin ya que no del dictamen
ntegro y literal, la substancialidad de los argu-
mentos en que apoyamos nuestro sentir en
cuestin tan importante cual la enunciada.
En todo tiempo y desde todo lugar se
ha discurrido sobre proyectos de colonizacion


INMIGRACION PENINSULAR I I I
de estas tierras de la patria, por medio de lo
que en efecto podra ser su mas poderoso
agente, la inmigracin peninsular agrcola de
manera, que esta idea ha constituido y todava
constituye el eterno suspirar de muchos penin-
sulares residentes en estas Islas, aun cuando
no sean tantos como los que asi pensaban
en perodos anteriores al de riqueza pblica
actual.
La circunstancia de no ser nueva tal idea
patritica, jams puede mermar en lo mas
mnimo el indubitable mrito que alcanza el
proyecto que aludimos y que constituye un
plan completo para llevar cabo el pensa-
miento de colonizacion expresado.
Pero cabalmente nuestra preocupacin con-
siste en tener como seguros mayores males
para los mismos si aqu llegasen esos millares
de inmigrantes peninsulares los fines mar-
cados por los autores del plan de colonizacion
que aludimos esforzndose stos en entu-
siasta intelectual labor en evitar la suerte ad-
versa que corren en las repblicas Sud-ameri-
canas, aquellos espaoles, respecto de quienes
nosotros creemos que tal vez la necesidad
perentoria de obtener el pan de un solo dia
para sus hijos, privles de un porvenir fijo
dentro de la Patria misma que por tal apre-
mio, con el padre, hubieron de abandonar.
El plan general de colonizacion que ha-
cemos referencia y presentado la Adminis-
tracin pblica por iniciativaprivada, contiene
cuantos conceptos y detalles interesa conocer
para llevarlo cabo. Descrbese all el objeto
necesidad y ventajas del proyecto: se desmenu-


(JO COLONIZACION" DL FILIPINAS
za, la forma y modo de trasladar instalaren
estas Islas las familias agrcolas de que se tra-
ta: se dan cuantos detalles tcnicos correspon-
den la manera de efectuar la colonizacin
agrcola por zonas: se estudian los elementos
financieros necesarios para el desarrollo del
proyecto, y se hacen clculos sobre la pro-
duccin.
Pero, ¡ah! con todo eso que se expone y so-
bre lo que in extenso se discurre, se lee, en el
proyecto aludido la franca y digna de agrade-
cerse afirmacin, de que los autores de tanto
clculo y estudio respecto de estas tierras Fili-
pinas de la Patria, ignoran los detalles de la
topografa de las mismas, su clima y otros
puntos fundamentales que para la prctica
de tal plan ofrecen diferentes comarcas del
archipilago, no por lo disputado, sino por lo
accidentado de su dominio.
Nada hay pues de estrao en el hecho de
que rengln seguido de encomiar la inten-
cin recta y el trabajo presentado de exepcio-
nal importancia y que hemos tenido ocasion
de examinar en todos su no superfla exten-
cion, digamos con firmeza de convicciones y
con pesadumbre que aquel proyecto es pura y
simplemente una teora plausible absoluta-
mente inadecuada estas zonas de Espaa en
el Oriente intertropical.


INMIGRACION PENINSULAR
I I I
NDOLE DE LA CUESTION
y antecedentes acerca de los primeros
ensayos de trabajos agrcolas por espaoles
peninsulares.
jjf^a cuestin mas esencial que presentar
H\£L Puede cualquier proyecto que se refiera
la colonizacion de estas tierras de la pa-
tria por medio de la inmigracin peninsular
agrcola, es una cuestin tcnica; una cues-
tin meramente especulativa, en la acepcin
filosfica de este vocablo, es decir una cues-
tin que no se ha reducido la prctica toda-
va por modo que pueda llamarse fundamen-
talmente experimental, pero, son en sereno
raciocinio de tal magnitud los indicios de que
no es adaptable estos climas y regiones la
inmigracin peninsular destinada los traba-
jos del campo, que nosotros creemos constitu-
yen tales indicios verdadera pueba plana.
Habra de ser menos difcil esta cuestin si
el hecho de continuar, agrandando las prue-
bas mayor nmero de inmigrantes penin-
sulares no hubiere de corresponder mayor
nmero de desdichas sufridas por modo igual
al que las padecieron los pocos que ya inten-
taron el trabajo de los campos en estas Islas,
mas conociendo la suerte que cupo la casi
totalidad de los europeos que en estas provin-
cias intentaron labrar por si mismos las tierras
no cabe no, en conciencia cristiana mantener
y hacer que crezca la ilusin de que la raza


(JO COLONIZACION" DL FILIPINAS
blanca, con todas sus brillantes cualidades de
valerosa y civilizadora, con todas sus tan sor-
prendentes aptitudes para cultivar las ciencias
y las letras y las artes y las industrias y el
comercio y todos los oficios segn lo acredita
la historia de la humanidad, pueda acometer
en este clima los trabajos que campo raso
constituyen la base de todas las explotaciones
agrcolas.
Intentronlo con entusiasmo dignos de
mayor fortuna no pocos espaoles peninsula-
res licenciados de este Ejrcito, quienes solici-
tando su radicacin en el pais y creando en l
su familia pensaron sostenerla por medio tan
honroso; el cultivo de la tierra.
De esta tierra obtuvieron la extencion que
desearon, bastndoles para lograrla obligarse
satisfacer inverosmil exiguo canon algu-
na comunidad religiosa que por tan cristiano
delicadsimo modo casi la donaba, bastbales
acudir al Cu ra Prroco del pueblo que eligieran
para tal fin y en el hallaron toda suerte de
proteccin y amparo para el trabajo agrcola.
No podemos ignorar lo que todo el pais
sabe y acredita esto es, el triste resultado que
sufrieron tantas parciales pruebas.
Nosotros creemos que no ser como Direc-
tor siquiera como capats de los trabajos
agrcolas el espaol peninsular no puede por
modo alguno adaptarse las explotaciones
de este suelo insano, y que aun en aquellos
oficios sufre mil quebrantos de salud por cau-
sas entre las cuales nos parecen muy admi-
sibles las que nos permitimos exponer conti-
nuacin.


INMIGRACION PENINSULAR I I I
Los lectores sabrn disculpar demos la
enumeracin de esas causas y su explicativa
un tinte siquiera de referencia tcnica, escols-
tico; nos permitimos hacerlo as, por la honra
que disfrutamos de poseer el ttulo de Mdico
de la facultad central, la vez que nos vemos
dignificados con los cargos de la Administra-
cin Civil que desde muchos aos venimos de-
sempeando tanto en estas Islas como en la de
Cuba, de modo que en las unas y en la otra,
hemos adquirido la propia experiencia y per-
sonal observacin que nos infunde el valor de
convicciones necesarias para el mantenimien-
to de nuestro parecer y que con toda humil-
dad exponemos.
BREVES REFLEXIONES
acerca de la insalubridad del clima de
filipinas.
Sp-xRESENTAN estas tierras de Espaa en el
tristsimo cuadro de su patologa regional,
^ adems.de las fiebres perniciosas que sin-
gularmente se padecen en la capital del Archi-
pilago, tres formidables agentes destructores
de los mas vigorosos organismos que la zona
templada enva esta zona trrida tropical.
Son tales procesos morbosos la anemia, el palu-
dismo en las mltiples, caticas formas que
aqu afecta, y el catarro gastrointestinal.


(JO COLONIZACION" DL FILIPINAS
Podr discutirse la proporcion en que estos
procesos se desenvuelven en una otra co-
marca entre la enorme superficie de 350.000
kilmetros cuadrados, que es la sumada como
total de las parciales que miden las islas ha-
bitadas de este Archipilago Filipino; lo que
nadie puede negar es, que, en toda esa exten-
cion de cerca de 2.000 kilmetros de Norte
Sur, hay que luchar contra los tres factores
patolgicos citados que determinan lo nocivo
de este clima, respecto del que hay un juicio en
general equivocado, fundndose tal error, en
que los recien llegados al mismo no se vn
acometidos de las enfermedades propias de la
aclimatacin en otros pases clidos, sin tener
en cuenta, que en estos ltimos una vez venci-
dos esos trastornos para naturalizarse, disfr-
tase de perfecta innumidad. Y en cambio, en
Filipinas es segura para el europeo la accin
del clima en mayor grado nociva, cuanto mas
tiempo se prolonga la permanencia de aquel
en el Archipilago.
La demostracin que puede darse de este
aserto la hacen concluyente los cuadros de es-
tadstica demogrfico sanitaria, al imprimir en
ellos las tristsimas cifras que consignan.
Y aun expresaran estas estadsticas con
mayor exactitud la real y efectiva insalubridad
del clima de estas Islas, si la evolucion de las
enfermedades que hemos citado fuese mas
rpida para los casos de fatal terminacin, que
son los que menos se escapan esas estadsti-
cas, porque entonces figuraran en ellas, para
hacerlas mas agobiadoras, pero mas exactas,
los nombres de aquellos europeos, que sufrien-


INMIGRACION PENINSULAR
I I I
do las referidas dolencias, buscan en el re-
greso la madre patria el medio de redimirlas
cuando en gran nmero, lo que solo alcanzan
es, hallar en el fondo de los mares insondables,
poco de volver ver el sitio y lugar en que
nacieron, el trmino de una existencia, ademas
de accidentada, efmera, por la especial, im-
placable, alevosa Patologa de este clima.
Clima que segn la interesante divisin es-
tablecida por Lombart en virtud de la tempe-
ratura anual, debe ser incluido en la letra A ;
es decir, en el primer trmino de los climas
calientes; lo que es igual; por el hecho de
sufrirse aqu una temperatura cuya media
pasa de 25 0 en la casi totalidad de la parte ha-
bitada del Archipilago, este clima se le debe
colocar necesariamente entre los climas ar-
dientes, segn el distinguido autor de clima-
tologa mdica que se acaba de citar, sino,
entre los climas trrido-termales de Rochard.
Si ciertamente es importante el papel que
juega la temperatura, nosotros no pretende-
mos negar esclusivamente por ella la posibili-
dad de que el espaol peninsular se dedique
al trabajo agrcola en estas Islas, pero entende-
mos lo impide s, en absoluto, la temperatura
sealada unida otros elementos meteorol-
gicos del clima, principalmente la humedad y
la electrizacin atmosfrica; porque contra el
medio ambiente enervador que aqu con ello
se crea, no es posible reaccionar fcilmente si
se aumenta el gasto de fuerzas radicales rga-*
nicas en virtud del trabajo corporal, que por
escassimo que se produzca, conduce, al indivi-
duo europeo que en este clima lo practica, la


(JO
COLONIZACION" DL FILIPINAS
exageracin del sudor aqu constante en todo
tiempo y lugar de manera abrumadora, y des-
tructora de los elementos anatmicos que
constituyen la admirable trama de nuestro
organismo.
Influyendo esta humedad y esta electriza-
cin atmosfrica en todos los productos de
estas tierras y de estas aguas, y en todos los
artculos que^de Europa llegan, cuntase aqu
para la alimentacin con factores muy tnues,
con factores cada da menos al alcance de
quien gana salario escaso, pues es verdadera-
mente agobiador el aumento que vienen te-
niendo todos los productos que se importan
de Espaa y del Extranjero: pero ademas, los
alimentos de esta procedencia suelen resultar
en muchas ocasiones nocivos por las modifi-
caciones que el clima les impone.
Sigese de esto, nuestro entender, que el
organismo del europeo libra en estos climas
eterna, descomunal batalla, contra causas de
destruccin permanente sin que por otro lado
pertrecharse pueda de recursos bastantes de
defensa para el sostenimiento de tal lucha.
Y si as sucede, como nosotros creemos, por
propio testimonio, por ser conocedores como
lo somos (de visa muy prolongado) de estas
tierras de la patria, qu acontecera las
20.000 familias peninsulares, las 100.000
almas que se pretende traer estas regiones
para cultivar los campos con tales problemas
de salubridad al frente?
Esos 100.000 espaoles peninsulares proce-
dentes de las repblicas Sud-americanas, entre
las cuales no vive endemia alguna, sino las


INMIGRACION PENINSULAR
I I I
enfermedades propias de una zona geogrfica
similar en el hemisferio austral la que en el
boreal ocupa nuestra Santa madre patria, ofre-
ceran aqu vasto campo para la mas triste
observacin, la aterradora de ver morir lenta,
pero fijamente, millares de individuos de todo
sexo y edad, disponer su repatriacin, que
habran de emprender muchos con enferme-
dades de gravedad y con algn achaque todos,
pues tanto monta la accin devastadora del
paludismo, la anemia y el catarro intestinal
en estos trpicos orientales.
Van alimentarse aquellos millares de
espaoles esclusivamente con los productos
indgenas? Imposible: el europeo vive aqu
precisado de continuo regular su rgimen
alimenticio de otro modo distinto al que em-
plean los naturales. Es cierto que estos po-
dran usar de otros cereales que contienen
cierta cantidad de gluten, y que se produce en
estas tierras abundantemente segn comar-
cas para fabricar el pan, que es el mas univer-
sal alimento, ya que est demostrado que con
l solo puede vivirse mucho tiempo en salud
cabal; mas, de todas suertes, en estas Islas no
se cosecha el trigo (sino es en alguna maceta
de algn nostlgico peninsular que pasa su
vida en sitio y lugar muy alejado de todo so-
cial concierto), y por consiguiente, no se
dispone del primer alimento reparador que en
estos climas clidos resultara de valor toda-
va mayor si cabe por el poco calor animal
que para su absorcion desdobla. El pan de
trigo que aqu se emplea por la raza europea
simplemente que habita los grandes pobla-


(JO
COLONIZACION" DL FILIPINAS
ciones procede todo de la harina importada
de Europa, de Amrica de la Australia, sien-
do muy sabido de que suerte la humedad que
recibe en los viajes de larga travesa la des-
compone completamente y cuando no es alte-
rada por tal razn muy poderosa, se pierde por
la humedad de estas regiones tropicales en las
que, con el constante calor coincide un pro-
medio de 161 dias de lluvia anualmente, se
gun observaciones pluviomtricas durante un
trienio en el cual los citados 161 dias de lluvia
vertieron una cantidad de la misma expresada
por 2.305 mm
algunos datos estadsticos.
un evidente puede ser y es la demostra-
^L cion de la influencia morbosa que sobre
v el europeo ejerce el clima de Filipinas! Se
obtiene con tal caracter con solo pasar la vista
por los cuadros que la Sanidad militar pre-
senta anualmente y en los cuales se expresa el
Movimiento por cuerpos y Relacin de
fallecidos en el Hospital militar de Manila
durante un ao cualquiera, el que se desee
analizar, por ejemplo, el del ao prximo pa-
sado 18g5.
Hasta que en el mes.de Agosto ltimo
estall la inconcebible insurreccin que esta-
mos venciendo, es decir, antes de la llegada de
los vigorosos refuerzos de tropas peninsulares
que la Metrpoli acaba de enviar para sostener


INMIGRACION PENINSULAR
I I I
contra todo evento la causa santa de la Patria,
vena formando parte de la guarnicin de esta
plaza un Regimiento de Artillera pie com-
puesto de dos Batallones, con dotacion de 5oo
Artilleros peninsulares y 65 Artilleros indge-
nas cada Batalln: as como los Artilleros ind-
genas no cuentan para su manutencin mas
que con la cantidad de pesos fuertes 56 anuales,
los Artilleros peninsulares forzoso fu acre-
ditarles y se les acredita pesos fuertes 163*23
cada uno por tiempo igual. Bien administra-
dos, segn lo estn siempre estos recursos, los
soldados indgenas presentan un aspecto de
incomparable, ventajoso estado de nutricin
con el que ofrecan al ser reclutados, mientras
que los mismos sntomas de hbito exterior
bastan para apreciar en los soldados peninsu-
lares, las huellas que este clima de Filipinas
imprime en los nativos, acerados temples or-
gnicos de aquellos. Unos y otros soldados,
europeos indgenas, estn atendidos en sus
padeceres por un cuerpo Mdico declarado
brillante por la opinion-conteste muy conoce-
dora de las severas pruebas con que se aquilata
el saber de quien ha de formar parte del mis-
mo; y sin em bargo, enseorase de tal modo la
alevosa, enervadora, debilitante accin de este
clima del organismo de los europeos que las
fuerzas de Artillera peninsular las cuales
tomamos como base para estos argumentos,
pesar de estar aquellas muy mermadas por
otras atenciones del servicio fuera de la plaza,
produjeron en el ao expresado i8g5 el si-
guiente movimiento en este hospital,


(JO
COLONIZACION" DL FILIPINAS
Hospital militar de Manila.
REGIMIENTO ARTILLERA PENINSULAR.
ENTRADOS.
Espaoles. I nd gcnas.
Batalln. 357 16 373
2. Batalln. 382 8 390
HOSPITALIDAD.
Espaoles. Indgenas. total.
1 .er Batalln. 6.725 278 7.003
2,o Batalln. 10.594 114 10.708
Muertos 16.
Y enviados la Pennsula en el mismo ao
(1895) segn las relaciones nominales de los
individuos de tropa peninsulares, quienes el
Tribunal Mdico militar declara deber reinte-
grarles inmediatamente la Madre Patria por
fuerza de la gravedad de las dolencias que
sufren, 106.
Durante el ao de 1894, este movimiento
en el Hospital militar de Manila, acusa estas
otras cifras:


INMIGRACION PENINSULAR .25
Hospital militar de Manila.
REGIMIENTO ARTILLERA PENINSULAR.
ENTRADOS.
Espaoles. Indgenas. total.
1.er Batalln. 32(5 3 329
2. Batalln. 47(5 12 488
HOSPITALIDAD.
Espaoles. Indgenas. total.
1.cr Batalln. 9.763 687 10.450
2. Batalln. 12.117 450 12.567
Muertos 18.
Enviados la Pennsula por la gravedad de
las enfermedades que sufran, 149.
Bueno es tener en cuenta que si las cifras
anteriores se padecen en Filipinas por lo que al
Ejrcito peninsular se refiere, cuando se trate
de fuerzas destinadas en mucha parte tran-
quilo, cmodo servicio de guarnicin segn
de ordinario ha venido aconteciendo, se agran-
da el dao, aumentndose las expresadas cifras
cuando las citadas fuerzas europeas acuden
4


(JO COLONIZACION" DL FILIPINAS
campaa por la mayor exposicin las incli-
mencias atmosfricas: ya se sabe que stas
causan siempre mas Vctimas que las balas.
Lo ha dicho grficamente Pringle, Plus oc-
cidit aer, quam gladius.
Si en los estados tan completos por la Sani-
dad militar presentados y de los que hemos
obtenido los tristes nmeros que acabamos de
estampar, se leen los encasillados que se des-
tinan al diagnstico de las enfermedades que
motivan el obligado regreso Espaa de casi
todos los soldados de Artillera peninsular, la
mayor parte de las citadas relaciones consig-
nan casi esclusivamente estos tres conceptos
clnicos:
Catarro-gastro-intestinal.
Disentera crnica.
Anemia consecutiva paludismo.
Y h aqu en nuestro sentir ¡evidenciados,
aunque grandes rasgos solamente, los carac-
teres fijos de estas endemias tropicales que en
Filipinas determinan, el clima, el suelo la
alimentacin, y probablemente los tres factores
en letal consorcio unidos, para atentar contra
la vida del europeo con singularidad y para
desarrollarla enteca y vulnerable, de verdade-
ra miseria fisiolgica, en la mayor parte de los
naturales de estas Islas.


INMIGRACION PENINSULAR
I I I
ESTADO ACTUAL
de colonias agrcolas en filipinas dirigidas
por europeos.
Cambien las colonias agrcolas aqu creadas
pueden servirnos de enseanzas provecho-
sas para la Patria y la humanidad, y debemos,
en el presente caso, considerarlas ejemplo
vivo, para suponer muy racional y fundada-
mente lo que habra de acontecer con la
inmigracin peninsular agrcola.
La Compaa general de tabacos de Filipi-
nas, disponiendo desde su fundacin de capi-
tal cuantioso, no solo del necesario, para
instalar una varias colonias agrcolas, cons-
tituy en el ao 1883, en el norte de Luzon,
valle de Cagayn, (tierra de tal fertilidad y
riqueza natural que no se halla en toda la
Oceana espaola otra que en ello la supere),
la colonia llamada San Antonio. La estable-
ci con familias indgenas principalmente,
naturales de provincias limtrofes las de
Cagayn, las de llocos Norte y Sur.
Bien pblica y notoria es la solicitud con
que esta Compaa miraba y mira siempre,
cuanto sus colonos atae, primero y ante
todo, por humanitarismo, y tal vez despues,
por Ley de clculo concordante con aquel.
Desde el momento de inscribirles como
tales en las provincias en que los rene, vcnse
aquellos colonos atendidos por modo comple-
to. La Compaa les proporciona auxilios de


(JO
COLONIZACION" DL FILIPINAS
marcha, viaje gratis; les instala en apropiada
vivienda tan pronto llegan al sitio de su desti-
no; les proporciona una alimentacin segura
y habitual en el pas y regin; en un almacn
de efectos de Europa, que la Compaa sostiene
siempre bien surtido dentro del poblado que
sus colonos ocupan, vende los artculos de
aquella procedencia con bonificaciones hasta
del cuarenta por ciento, sobre los precios de
los mismos artculos fuera deesa cooperativa:
cuentan all con Iglesia y Sacerdote; con asis-
tencia mdico-farmacetica gratuita; con es-
cuelas de instruccin bien montadas: hasta
bandas de msica, orquestillas ha creado
la Compaa general de tabacos en sus ha-
ciendas de los valles de Cagayn Isabela de
Luzon, con el fin de que los colonos entreten-
gan agradablemente sus ocios, apartando su
imaginativa de preocupaciones nostlgicas.
Qu es lo que falta all? Saneamiento?
No. Verificse este con arreglo arte, al em-
plazar la colonia. Las roturaciones del terreno
que iba ser objeto de explotacin agrcola
causaron muchas vctimas, sin que lograse
evitarlas el esmero con que tcnicamente se
trataba los enfermos.
El paludismo que con aquellos desmontes
se exalt, imperante queda hoy en la comar-
ca con fuerza de igual exacerbacin que la
iniciada, sin que haya sido posible hasta aho-
ra obtener siquiera el equilibrio entre los na-
cimientos y las defunciones.
Aquella colonia se constituy con 5.ooo
almas; su poblacion constantemente viene
menos. Y he aqu la suerte que corren en el


INMIGRACION PENINSULAR
I I I
Norte de Luzon las colonias agrcolas com-
puestas de naturales. Pero hay algo segn
veremos de aplicacin mas exacta nuestro
tema.
La colonia de San Antonio dirgenla espa-
oles peninsulares, y algn otro europeo,
Ingeniero industrial mecnico: precisa cono-
cer para aplaudirlo, todo el organismo con que
funciona el servicio de la Compaa Tabaca-
lera de que hablamos sin tener con la misma
afinidad alguna; pudiera ser que al revs, es
decir; que tuviramos motivohasta de dolemos
de alguna severidad de que por parte de ella
fuimos vctimas en alguno de nuestros viajes
efectuado en los buques de que es consignato-
ria, habindonos negado bordo de los mis-
mos el alojamiento que, sino reclambamos
por consideraciones dignas de aprecio, por
Ley nos corresponda. Pero seamos justos.
Hemos visto porque modo son atendidos
en la gran hacienda de San Antonio los co-
lonos indgenas: pues bien, los empleados
europeos que la dirigen, no sufren la mas
pequea fatiga corporal, porque practican
caballo en carruaje los oficios que estn
destinados: viven vida holgada, pues ademas
de los sueldos pinges que disfrutan (de los
cuales les es lcito situar en la Pennsula sin
quebrantos la parte proporcional que sus
familias dejan), la inamovilidad de que gozan'
permteles calcular con menor estrechez la
siempre sensata economa: tienen la ventaja
de vituallarse de toda clase de efectos del pas
y de Europa por el medio de la cooperativa
que se acaba de aludir: llevan cabo sus


(JO COLONIZACION" DL FILIPINAS
viajes siendo trasportados gratuitamente en
los barcos de la Compaa, con bonificacio-
nes del 6o p % cuando por causas de salud
por recreo navegan en las dems: suelen en
cada ao y por concepto de gratificacin verse
agasajados por la Compaa en que sirven
con una mensualidad completa de la que
corresponde sus haberes percibidos siempre
en toda su integridad, esto es, siendo los
sueldos que perciben, efectivos, no hono-
rarios.
Todo ello suma un conjunto de facilidades
manifiestas, para que tales afortunados em-
pleados vivan confortablemente y pudieran
por el buen trato eludir los deplorables efectos
de estas enfermedades regionales, y sin em-
bargo, por sobre todo ello acometen estas los
espaoles y dems europeos que pueblan la
colonia de San Antonio, en mucha mayor
proporcion que las padecen los colonos ind-
genas de la misma.
Ni uno solo de los primeros ha logrado ob-
tener inmunidad contra el paludismo. Unos
han sucumbido all: otros murieron en los
mares al regresar la Pennsula, y en ella
poco de llegar, y algunos pocos cumplen sus
oficios con valor heroico, soportando cristia-
namente la vida que corresponde los estados
caqucticos en el mayor grado de depaupera-
cin orgnica.
tanto alcanza la naturaleza y cruel energa
de la endemia paldica en Filipinas, pues el
bosquejo siniestro pero exacto, exactsimo,
que acabamos de hacer respecto de la colo-
nia agrcola de San Antonio puede servir de


N.MG RACION PENINSULAR
pauta para, trazar lo. que acontece en las
dems. .
*
* *
La colonia agrcola de Santa Isabel, es otra
extensa hacienda emplazada por la misma
Compaa .General de Tabacos de Filipinas
en el.terreno, mas saneado de la provincia de
la Isabela de Luzon limtrofe la de Ca-
gayn.
Apesar de que all estn los empleados que
la dirigen y colonos que la trabajan en las
mismas ventajosas condiciones que los que
constituyen la colonia de San Antonio, de que
acabamos de hablar, la de Santa Isabel v dis-
minuir su poblacion en las proporciones mis-
mas que la de San Antonio: mermas de po-
blacin que hay que achacar la insalubridad
del clima, pues por entero corresponden la
misma: las cifras estadsticas son muy elo-
cuentes, de ellas pueden obtenerse datos de
valor real para llegar poder sentar como
principios hechos de observaciones, pero es
menester que esta sea muy concienzuda sobre
todo en lo que se refiere higiene pblica y
terapetica. Numerande et perpendende ob-
servationes. Por entenderlo as, hemos tenido,
al examinar las estadsticas al caso pertinen-
tes, muy buen cuidado en descontar otros
conceptos de disminucin de gentes en aque-
llos poblados, singularmente la que producen
las fugas muy frecuentes en todas estas colo-
nias, aun con tanto auxilio material, moral
intelectual como se presta las familias agr-
colas por la citada Compaa que consume


(JO
COLONIZACION" DL FILIPINAS
sumas cuantiosas en estas empresas, pero la
inconstancia, el espritu de mutabilidad es en
los naturales de estas Islas un atributo de su
propio constitutivo.
*
Muy cuantiosas sumas as mismo, y con re-
sultados hasta hoy completamente negativos,
ha invertido en el mismo Norte de Luzon y
con el mismo objeto de la explotacin agrcola
la Orden de San Agustn en estas Islas, la
cual as como las dems Ordenes Religiosas
tanto deben en civilizacin y cultura estas
tierras de la Patria desde su ab initio social
por los espaoles obtenido. Los gloriosos ofi-
cios que por todo concepto y fase vienen pres-
tando en estas Islas Filipinas esas Ordenes
Religiosas que aludimos, desde 376 aos ha,
gravados estn con caracteres tan indebles en
el gran libro de la Historia, que ser vana
tarea la que en el transcurso de los tiempos
pueda emplearse por quien entre pequeas
pasiones se mueva, para conseguir descargar
sobre estas venerandas corporaciones un to-
mo de tibieza siquiera en los respetos y con-
sideraciones que merecen y que toda con-
ciencia recta, en algo advertida de los hechos
pasados y presentes, les otorga con sinceridad
entusiasta.
Mas volviendo nuestro relato de lo que
acontece en las colonias agrcolas, diremos que
la colonia agrcola de San Agustn por la orden
del mismos Santo nombre emplazada y explo-
tada con magnaminidad, que justamente se
encomia en la provincia de la Isabela de Luzon,


INMIGRACION PENINSULAR I I I
se fomenta con todo esfuerzo y recurso espe-
cialmente desde el ao 1892: todo resulta all
esteril, apesar de la fertilidad del suelo, acon-
teciendo as por la insalubridad del clima.
El eterno, implacable enemigo de estas
zonas, las fiebres accesionales, mataron prime-
ramente al Reverendo Padre Agustino funda-
dor de la tal colonia: al poco tiempo inutiliza-
ron otro compaero del primero y en tres
ltimos aos 1894-95 y 1896, han tenido
que abandonarla otros tres Padres Directores
en defensa de sus propias vidas seriamente
comprometidas.
La colonia agrcola de San Agustn ofrece
para los colonos indgenas, que estn tambin
tratados como en las anteriores, los mismos
riesgos y los mismos males y est constituida
con familias indgenas de llocos, que son, se-
gn ya hemos dicho, de tierra limtrofe la
de que hablamos. El lugar de emplazamiento
de aquella colonia est en lo mas saneado de
aquellos valles del Norte, que no son ni de los
hondos, ni de los estrechos sino de los de gran
anchura y elevacin.
Pero es acaso el Norte de Luzon solamen-
te el territorio de estas Islas Filipinas en el que
estas colonias agrcolas ofrece inconveniente,
que se elevaran insuperables obstculos
probablemente, si se intentase la inmigracin
peninsular destinada la agricultura?
En Tarlac provincia situada en el centro
de la gran Isla de Luzon, y que est limitada


(JO COLONIZACION" DL FILIPINAS
por las de Pangasinan,Nueva cija, Pampanga
y Zambales, cre la Compaa General de Ta-
bacos su tercera colonia agrcola.
El mas triste xito viene coronando tal
empresa, apesarde la inteligente direccin que
tiene y de la voluntad firme que se aplica
por los que estn su frente.
Todos los empleados europeos, (ntese
bien) sin excepcin, que esta colonia han
sido destinados han sufrido y sufren con fre-
cuencia las fiebres paldicas en sus distintos
grados y diferentes tipos, sintindose invadidos
todos ellos antes de los quince primeros dias
de su permanencia en aquellas zonas que no
son ciertamente de las mas bajas y hmedas.
En esta colonia su actual Director el Seor
Barn Du-Marais hse construido una vivien-
da 32 metros de altura sobre las sementeras,
y apesar de tal precaucin y aun llegando al
quinismo, por el uso continuado que hace del
tratamiento profilctico por las sales de qui-
nina, el Seor Barn Du-Marais ha padecido
y padeciendo viene las fiebres accesionales" de
estos climas.
* *
En la Pampanga provincia asimismo si-
tuada en parte central de Luzon, existe una
granja-modelo, la de Magalang, dirigida por el
Ingeniero Seor Don Enrique Rodrguez de
Celis. Para los trabajos agrcolas de interesante
estudio que se vienen practicando all por su
citado Director, agrnomo distinguido, ha dis-
puesto ste de algunos espaoles peninsulares:


INMIGRACION PENINSULAR
I I I
estos no han carecido en aquel lugar de recurso
alguno para su manutencin; ocupan buen
alojamiento; han ensayado trabajar muy me-
tdica y gradualmente en las horas de rayos
solares oblicuos y apesar de todo ello, los
espaoles peninsulares quienes nos referimos
no han logrado soportar impunemente causa
de la accin debilitante del clima, el escaso
trabajo corporal que desdoblaban, enferman-
do todos ellos mas menos gravemente.
Y de tal manera el Sr. R. de Celis ha
arraigado entre sus convicciones lo imposible
de la explotacin agrcola de estas tierras por
medio de brazos europeos, que ese celoso Di-
rector de la granja-modelo de la Pampanga, el
cual cuenta larga residencia en el pais conoce-
dor de l en toda su extensin, habiendo
estudiado seguramente con provecho para la
ciencia que cultiva, y con mucho deteni-
mientOj el centro de Luzon, la gran Isla de
Mindanao y otras del Sur del Archipilago,
declara hoy con noble franqueza el grave error
por l sufrido mientras acarici la idea de que
en este clima poda obtenerse con brazos
espaoles peninsulares el ensanche de la ri-
queza agrcola.
Esta valiosa opinion del Ingeniero agr-
nomo que acabamos de citar la hallamos
vigorosamente reforzada con el ilustrado pa-
recer del esclarecido Inspector General de
Agricultura de estas Islas, Iltmo. Sr. D. Ma-
nuel del Busto, cuyas grandes condiciones
intelectuales estn al mismo altsimo nivel de
las morales que posee tan conocido cuanto
estimado Ingeniero Jefe del servicio agron-


(JO
COLONIZACION" DL FILIPINAS
mico, el cual entiende no ser posible ni en
Luzon, ni en Visayas el trabajo del europeo en
el campo: y si despues de grandes considera-
ciones sobre el importante tema de la coloni-
zacin agrcola en estas Islas, consideraciones
que constituyen srio estudio practicado por
el Sr. del Busto y publicado en la prensa de
esta Capital ya en el ao 1884, llega el distin-
guido agrnomo deque nos ocupamos desli-
zar tnuemente la idea de que cabe un ensayo
de colonizacion peninsular en Mindanao la
Paragua; de la forma misma en que vierte tal
concepto surge la afirmacin de lo inseguro
que est del xito que alcanzase el trabajo del
europeo en las dos Islas citadas, puesto que
solo legitima el ensayo que se refiere para el
trabajador peninsular que se viera en el caso
triste de optar entre los males de la miseria y
los que las enfermedades de esta regin pue-
dan causarle. Dilema cuyos trminos son de
apreciaren el orden moral, pero que dejan de
pie en absoluto la firme creencia por nosotros
sustentada respecto la imposibilidad de la
colonizacion de estas tierras de la Patria por
el trabajo agrcola de peninsulares.
Tanteos practicados en la provincia de
Albay situada al extremo S. E. de Luzon,
limitada por el mar Pacfico, el estrecho de
San Bernardino y la provincia de Camarines
Sur, de clima mucho mas benigno que el de
casi todas las dems provincias de Luzon.
demuestran tambin con triste elocuencia.


INMIGRACION PENINSULAR
I I I
que los espaoles peninsulares no soportan
los trabajos del campo.
Muy pocos aos h, las familias all con-
ducidas desde la Pennsula con tal objeto,
hubieron de abandonar bien pronto su insta-
lacin agrcola: despues de haber fallecido
algunos, de haberse visto atacados otros en el
primer da de trabajo campo libre de hipe-
remias agudas del crebro por la insolacin
actuando sobre los centros cerebrales, la propia
conciencia del propietario de aquella hacienda
que se alude, reclam y obtuvo la medida
de no continuar esperimento tan arriesgado,
siendo reintegrados la madre Patria aque-
llos colonos que se libraron de mal mayor
que el de ver una ilusin mas perdida.
*
Un-Capitn de marina mercante interin-
sular, D. Antonio de Iribar, con el fin de
verificar la explotacin agrcola de una ha-
cienda suya en Mindoro, l mismo condujo
desde la Pennsula y para aquel fin diez fa-
milias completas de vascongados: trajo ade-
mas desde la madre Patria los aperos de
labranza necesarios, animales de labor y de
corral, todos los medios mas apropiados para
lograr en Mindoro una instalacin agrcola
la europea.
Llegados los colonos al lugar de su destino
y abandonando el Sr. Iribar el mando del
barco en que los condujera, comenzaron
trabajar su hacienda de Mindoro dirigidos
por l, y no hacindoles acudir las semente-


(JO
COLONIZACION" DL FILIPINAS
ras sino en las horas del da en que castiga
menos el sol de estos trpicos: los colonos
fueron provistos de los recursos que constitu-
yen la mas sana alimentacin, haciendo uso
en ella de carnes y pescados, de legumbres de
Europa y de caf y vino, sin embargo, este
ensayo de inmigracin peninsular agrcola,
tan cuidadosamente sostenido desde el princi-
pio hasta el fin, no pudo ser mas trgico: los
siete meses cabales no quedaba til para el
trabajo agrario uno solo de aquellos colonos,
los cuales consternados por la preocupacin
en que cayeron, y el miedo morir en aquel
lugar, pidieron al Sr. Iribar la repatriacin,
la cual accedi inmediatamente dicho Seor
por noble impulso de su cristiana con-
ciencia.
Esta colonia agrcola perdi su caracter
peninsular: se viene explotando en la actuali-
dad con colonos indgenas y desarrollando
con mucha lentitud rendimientos muy esca-
sos, apesar de las grandes condiciones de in-
teligencia y laboriosidad que distinguen al
Sr. D. Francisco Aldmis que en la actualidad
la dirige, y el cual ha perdido all, por el pa-
ludismo de la comarca, un hermano suyo
que le auxiliaba; h tenido en mas de una
ocasion en las puertas de la muerte su espo-
sa por la misma enfermedad, vindose obliga-
da marchar la Pennsula: el mismo mal
paldico ha conducido la caquexia de tal
ndole otro individuo de la familia, y el
Sr. Aldamis sufre las fiebres accesionales con
frecuencia tan cruel como resignada. Este es
el cuadro, que presentan los nicos cuatro


INMIGRACION PENINSULAR
I I I
espaoles peninsulares que componen la co-
lonia del Sr. Iribar en la gran Isla de Min-
doro.
Las iniciativas de un digno Capitn Gene-
ral de estas Islas, valeroso y portentosamente
activo, del Excmo. Seor Don Valeriano
Weyler, Marqus de Tenerife, instalaron con
toda conveniencia y acomodo una colonia
militar agrcola, compuesta de Artilleros pe-
ninsulares, en Benguet, distrito Norte de Lu-
zon, entre el de Lepanto y las provincias de
Pangasinan, la Union llocos Norte.
Aquellos soldados procedan de casas de
labranza de las provincias de Levante en la
Pennsula.
De las tierras de Benguet se obtiene, pue-
de obtenerse de seguro, adems de los produc-
tos del pas, el trigo y la cebada y casi todas
las legumbres y hortalizas de Espaa.
Benguet es el sitio y lugar aqu proclama-
do como quiz nico para la creacin de un
Sanatorio, desde muchos aos h deseado y
reconocido por mas de un concepto indispen-
sable; (la salud del soldado y la siempre pru-
dente obligada economa en los gastos p-
blicos.)
Y en 1875 un ilustrado Comandante
P. M. de aquel Distrito, el Seor Sheidnagel,
actualmente Teniente Coronel retirado en esta
Capital y Teniente Alcalde de su Excmo.
Ayuntamiento, estudi concienzudamente
aquellas localidades, publicando en erudito
libro los productos de sus observaciones sobre


(JO COLONIZACION" DL FILIPINAS
as mismas, y solicit del Gobierno General
de las Islas, la creacin de una casa de salud
en las alturas de Benguet, cuya capital Trini-
dad, es poblacion verdaderamente alpestre por
su elevacin sobre el nivel del mar.
Acerca de tal demanda, los tiempos trans-
curridos nada han resuelto todava: en los
modernos, hse practicado una nueva intere-
sante gestin por el Excmo. Sr. Marqus de
Pea-Plata, actual Gobernador General de
estas Islas.
Dignse esta Superior Autoridad nombrar
una ilustrada Comision con el especialsimo
encargo de estudiar un proyecto de Sanatorio
Militar en aquellas montaas de Benguet.
La Comision aludida componanla los
Seores D. Enrique Hore, Coronel de Artille-
ra como Presidente; y como Vocales, el Sr. D.
Rafael Aguilar, Marqus de Villamarn Co-
mandante de Ingenieros; y el distinguido M-
dico i. de Sanidad militar, D. Elias Con
y Tres.
El dictmen presentado y suscrito por la
citada Comision constituye un trabajo de
grande, indiscutible mrito: puede y debe fi-
gurar como un ejemplo, como pauta brillante
de los que climatologa mdica pertenecen.
En el se prueban por evidente modo, las exce-
lentes condiciones que para el emplazamiento
de un Sanatorio ofrece la meseta 1.425 me-
tros sobre el nivel del mar situada, y en la que
tiene su asiento la ranchera de Baguio, perte-
neciente la Comandancia P. M. de Benguet,
y en el Sur de aquel Distrito, en las vertientes
occidentales de la gran cordillera del Caraballo


INMIGRACION PENINSULAR
I I I
central: sobre aquella meseta tan apropiada
para instalar el Sanatorio, segn las observa-
ciones profundas y sbiamente aplicadas en
el dictmen de la citada Comision informado-
ra, disfrtase una temperatura de 24 mxi-
ma, mientras en los llanos muy prximos,
lindantes con la misma meseta, se padece la
de 35 o, siendo las de 11 0 5 y 23 0 respectiva-
mente las mnimas.
Entendemos no huelga pensar y tener en
cuenta, de qu suerte en tierras la vista y en
contacto de las en que se logra una atmsfera
por todo factor tnica, se cae ya bajo la ley
general que rige el resto de las altas tempera-
turas que se sufren en el Archipilago.
Mas este sitio y lugar tan apropiado para
emplazar en l, un tan conveniente, obligad-
simo Sanatorio, puede con sus tierras vecinas
ofrecer tambin campo bastante para un en-
sayo en escala verdaderamente esperimental,
de colonizacion agrcola europea? Creemos
que por modo alguno es posible.
La colonia que se instal en Benguet con
los Artilleros peninsulares quien nos hemos
referido, no logr xito; fu un desengao mas
de aquellos agricultores: nicamente dos que-
dan en Trinidad, mas que labores del cam-
po, dedicados negociar en la compra, venta
de artculos del pas; y otro colono militar de
de aquellos que el Sr. General Weyler all en-
viara, en aquel mismo Distrito de Benguet
contina viviendo, pero no labrando tierras,
sino con un empleo que la Compaa General
de Tabacos le otorg para el acaparamiento de
tabaco en rama, del que all se produce.


(JO
COLONIZACION" DL FILIPINAS
Y no quedan mas muestras en aquellos
lugares, con tanta justicia reputados salubres,
de la empresa agraria que con tanto entusias-
mo se acometi en los mismos: la colonia
agrcola de Benguet qued disuelta.
SOBRE COLONIZACION AGRCOLA
en mindanao y en otras islas del sur del
archipilago.
s que la colonizacion de estas tierras de la
Patria por medio de la inmigracin penin-
sular destinada la agricultura, v lle-
varse cabo en la frtil extenssima Isla de
Mindanao?
Ante todo, debemos declarar y declaramos
ser para nosotros muy difcil una respuesta
categrica tal pregunta.
Es cierto y muy digno de alabanza el es-
fuerzo all realizado para conseguir la efectivi-
dad de dominio que por todo ttulo y concepto
desde el descubrimiento y conquista en estas
Islas nos corresponde; mas no sabemos si, an
logradas por nuestras armas gloriosas las ven-
tajas que en los ltimos aos hemos alcan-
zado en aquella Isla que constituye un vasto
territorio, es llegado el momento oportuno
de instalar en l familias agrcolas peninsu-
lares, aunque sea al amparo de la gran familia
militar.
Aparte de esta consideracin respecto las
dudas que abrigamos y exponemos, las cuales


INMIGRACION PENINSULAR
I I I
constituyen por s solas tema de grandsima
importancia, continuando en nuestro orden
de razonamiento, lo que es igual aspirando,
a demostrar la imposibilidad de que el europeo
trabaje estas tierras de la zona trrida por la
insalubridad de su clima en toda la extensin
de las mismas, y para no exceptuar entre ellas
comarca regin alguna de las que compo-
nen el Archipilago Filipino, puesto que cree-
mos honradamente estar todas comprendidas
en nuestra afirmacin, habremos de mani-
festar, por que linaje de vehementes indicios
deducimos, que tampoco en las tierras de Min-
clanao cabe el trabajo agrcola provechoso
para el espaol peninsular.
Las fuerzas de nuestro Ejrcito que all
combaten (las peninsulares) vienen alimentn-
dose con tres raciones, i.a 2.a y 3.a etapa, que
constituyen sabia alimentacin mixta: la pro-
clamada por la ciencia y sancionada por la
prctica, observando sin duda que, apesar de
esto, el paludismo y su anemia consecutiva
opera en aquellas tropas serios quebranta-
mientos de salud; la misma Superior Autori-
dad actual de este Archipilago, el Excmo. Sr.
Capitn General D. Ramn Blanco, que tanto
se ha ocupado y preocupado por el bienestar
del soldado en aquella campaa, cuyas penali-
dades tanto tiempo ha soportado, dirigindola
personalmente, la citada Superior Autoridad,
imprimi por iniciativa de su buen celo, pro-
vechosas modificaciones en la alimentacin
del soldado peninsular y estando aquella ali-
mentacin compuesta de pan, carnes de vaca
y de pescados frescos y blancos en salazn, de


(JO
COLONIZACION" DL FILIPINAS
vegetales del pas v de Europa, segn son
legumbres hortalizas y de vino de Espaa y
caf, aun se ha visto vigorizada en virtud de la
iniciativa que aludimos con el empleo en la
misma del jamn, que es un alimento de tanto
valor nutritivo: si apesar de tanto cuidado
las fiebres accesionales y sus complicadas ca-
ticas secuelas, acometen al espaol peninsular
que habitualmente no mueve ni remueve el
suelo de Mindanao, cual habra de hacerlo el
trabajador agrcola que acontecer quien
ello se dedique con menores recursos para
alimentarse?
' Pero volvemos decirlo, entendemos; que
si el territorio de Mindanao es real y verdade-
ramente sometido en toda su extensin; si
puede considerarse perfectamente ocupada
aquella Isla famosa, que comprende una super-
ficie de cerca de 95.000 kilmetros cuadrados,
apreciada en todas sus lneas de N. S. y de
E. O.; si nuestras instalaciones militares
all son bastantes para constituir garantas
de vida y haciendas, no consideraramos en
absoluto fuera de razn ensayar en aquella
comarca y en lmites de prudencia el desa-
rrollo de una colonia agrcola.
La heterogeneidad de los elementos tan
diversos etnogrficos que constituyen la pobla-
cin de la Isla de que nos ocupamos, pudiera
ofrecer ventajas para nuestros agricultores pe-
ninsulares, cuyas aptitudes para el trabajo,
tanto de la tierra, cuanto el de sus industrias
derivadas, no podran ser comparadas con
las que desarrollan mas de 20 tribus que pue-
blan aquella Isla, cuyos ab orgenes tambin


INMIGRACION PENINSULAR
I I I
iueron los aetas, y que viven sin unificacin
alguna, todo lo contrario, en la mas completa
desorganizacin poltico-social.
Dignos son ciertamente de encomio los
esfuerzos practicados para reducir las citadas
tribus y convertirlas al cristianismo, pero la
obra, aunque en progreso continuo, lleva mar-
cha lenta, y queda aun en aquel territorio el
problema de religin; si grave para todos los
pueblos, de importancia excepcional entre los
quetodava son idlatras.
En resumen, pensamos, que an antes de
llegar discurrir acerca de lo conveniente de
la inmigracin peninsular agrcola en Minda-
nao, desde el interesante punto de vista de la
higiene, se hace indispensable, de tenerse
mucho en la ponderacin de los obstculos
que por los conceptos ya apuntados pudieron
surgir.
*
* *
Tampoco por desgracia se suma un xito
con el ejemplo de la colonizacion agrcola en
la Isla de la Paragua, apesar y en contra de lo
que esperarse debiera, dadas las condiciones
de aquel suelo, con los caudalosos ros que
por el serpean; puertos de tan buen refugio
como los de Puerto Princesa, Binninsulian
y Ulugan, y con la hermosa baha de Ma-
lampaya.
No es fcilmente explicable que la empresa
de explotacin agrcola minero forestal en
aquella Isla, otorgada por R. O. de 1888
ilustrado, honradsimo antiguo Jefe de nues-
tra armada, haya dejado de obtener en estas


(JO
COLONIZACION" DL FILIPINAS
horas ya resultado que concordase con serio,
racionales clculo de utilidad fija. r
Otorgse la aludida colonia con toda suerte
de exenciones y franquicias por espacio de 20
aos duraderas: una de las medidas mas
protectoras que se pueden sealar en pr de la
agricultura Filipina, fu la de esta concesion
y otras anlogas: mas la largueza con que los
Gobiernos de la'Metrpoli y General de estas
Islas han procedido en todo tiempo y cir-
cunstancia para la colonizacion en general
agrcola, tropieza siempre con los obstculos
naturales de este clima y toda la gallarda le-
gislacin dictada desde el descubrimiento y
conquista de este Archipilago para fomentar
la riqueza agrcola, tiene con singularidad
desde el ao 1868 progresivo, pero tan pausa-
do desarrollo, que todava no se ha llegado
aqu la contribucin territorial, que debiera
ser, por lo enorme de la produccin que se
lograse, indiscutida, para el sostenimiento de
las cargas pblicas, siquiera no fuese en ta-
maa proporcion cual la que satisface la ri-
queza rstica de la madre Patria y de casi
todos los pueblos cultos, cuyas necesidades los
conducen haber de pagar, segn lo efectan,
hasta el 25 p % de los rendimientos que obtie-
nen de sus tierras, libres de todo gravamen,
lo repetimos, en estas Islas tan magnnima-
mente regidas.
Del propio modo que en la colonia de la
Paragua no pueden apreciarse los efectos fa-
vorables esperados, tampoco pueden derivarse


Inmigracin pnnslar
47
del estado actual de algunos ensayos de colo-
nias militares y civiles en el mismo Sur del
Archipilago, conclusiones que alteren el sen-
tido de las que venimos haciendo y de las que
tambin surgen de la marcha que llevan las
que aludimos, en la Isla de Mindanao y en
la de Leyte.
----xo-x------
COMPARACIONES Y DEDUCCIONES.
1n mig r a cio n p e n1n s u l a r e n (: b a.
fON tantos y tantos precedentes de autnti-
ca fija, cual la tienen los que acabamos de
^ consignar, como es posible en conciencia
que nosotros aconsejemos la inmigracin de
nuestros hermanos de la Pennsula hcia es-
tas tierras de la Patria para dedicarse en ellas
al trabajo agrcola?
¡Aplaudir nosotros, noticiosos de lo que
acabamos de exponer, el plan de traer estos
trpicos orientales 100.000 almas para insta-
larlas en estos campos mucho mas insalubres
que los de nuestra Isla de Cuba! Imposible.
En las tierras de aquella gran Antilla pueden
correr los agricultores espaoles peninsulares
el riesgo, si trabajan en las costas si acuden
las poblaciones martimas, de verse atacados
de la fiebre amarilla, cuya proporcion de


(JO
COLONIZACION" DL FILIPINAS
horas ya resultado que concordase con serio,
racionales clculo de utilidad fija.
Otorgse la aludida colonia con toda suerte
de exenciones y franquicias por espacio de 20
aos duraderas: una de las medidas mas
protectoras que se pueden sealar en pr de la
agricultura Filipina, fu la de esta concesio
y otras anlogas: mas la largueza con que los
Gobiernos de la Metrpoli y General de estas
Islas han procedido en todo tiempo y cir-
cunstancia para la colonizacion en general
agrcola, tropieza siempre con los obstculos
naturales de este clima y toda la gallarda le-
gislacin dictada desde el descubrimiento y
conquista de este Archipilago para fomentar
la riqueza agrcola, tiene con singularidad
desde el ao 1868 progresivo, pero tan pausa-
do desarrollo, que todava no se ha llegado
aqu la contribucin territorial, que debiera
ser, por lo enorme de la produccin que se
lograse, indiscutida, para el sostenimiento de
las cargas pblicas, siquiera no fuese en ta-
maa proporcion cual la que satisface la ri-
queza rstica de la madre Patria y de casi
todos los pueblos cultos, cuyas necesidades los
conducen haber de pagar, segn lo efectan,
hasta el 25 p % de los rendimientos que obtie-
nen de sus tierras, libres de todo gravamen,
lo repetimos, en estas Islas tan magnnima-
mente regidas.
*
Del propio modo que en la colonia de la
Paragua no pueden apreciarse los efectos fa-
vorables esperados, tampoco pueden derivarse


Inmigracin peninsular
47
del estado actual de algunos ensayos de colo-
nias militares y civiles en el mismo Sur del
Archipilago, conclusiones que alteren el sen-
tido de las que venimos haciendo y de las que
tambin surgen de la marcha que llevan las
que aludimos, en la Isla de Mindanao y en
la de Leyte.
----x ox------
(¡01MUCI0.YES \ DHIDCRIONES.
1n mig r a cio n p e n1n s u l a r e n c b a.
on tantos y tantos precedentes de autnti-
ca fija, cual la tienen los que acabamos de
consignar, como es posible en conciencia
que nosotros aconsejemos la inmigracin de
nuestros hermanos de la Pennsula hcia es-
tas tierras de la Patria para dedicarse en ellas
al trabajo agrcola?
¡Aplaudir nosotros, noticiosos de lo que
acabamos de exponer, el plan de traer estos
trpicos orientales 100.000 almas para insta-
larlas en estos campos mucho mas insalubres
que los de nuestra Isla de Cuba! Imposible.
En las tierras de aquella gran Antilla pueden
correr los agricultores espaoles peninsulares
el riesgo, si trabajan en las costas si acuden
las poblaciones martimas, de verse atacados
de la fiebre amarilla, cuya proporcion de


(JO
COLONIZACION" DL FILIPINAS
mortalidad con la prudente, racional inter-
vencin de los tratamientos tcnicos antiguos,
lo mismo que con la prudente, racionalsima,
sbia intervencin de los tratamientos moder-
nos, seala la enorme diferencial, pero en
todo caso, imponente cifra, de 12 y 26 p % en
el primer ao de residencia de los colonos en
la citada Isla, y segn los aos sean de mayor
menor exacerbacin de tal endemia conta-
giosa, pero por cambio compensador del mal
que se seala, el resto de los colonos que all
se libran de tan formidable dolencia, conserva
las energas fsicas que en el clima de la Pa-
tria poseyera el constitutivo de aquellos, las
aumenta, segn manifiesta y eficazmente
acontece, en ciertas ditesis, que hallan en el
clima de Cuba un medio ambiente agradable
modificador de los quebrantos de salud que
aludimos.
Mas quin quienes de los espaoles pe-
ninsulares que han vivido y viven en las
colonias agrcolas de Filipinas, hnse visto
exentos de estas endemias paldicas?
Ya lo hemos dicho: nadie: mas la corta
mas la larga, siempre dentro de tiempo
escaso relativamente, el europeo que, en gene-
ral, tiene una vida breve en Filipinas se v
acometido de las entidades morbosas enume-
radas, obligndole pronto repatriarse si es
que no acepta con resignacin heroica la
llegada de la hora de la muerte prematura
por las enfermedades de estas regiones.
Qu familias espaolas de antigua radica-
cin quedan en este Archipilago? Un nme-
ro reducidsimo, vivo, elocuente testimonio,


INMIGRACION PENINSULAR
I I I
de que la raza espaola se extingue en Filipi-
nas con rapidez y advertencia solemne, digna
de tenerse muy en cuenta, para declarar, de
que suerte se precisa una remocion constante
entre los elementos peninsulares que pueblan
el Archipilago, fin de no disminuir las
fuerzas de nuestra poblacion aquende y
allende.
inmigracion de espaoles peninsulares en
las republicas del rio de la plata.
^os espaoles peninsulares que acudieron
Sjj(j en tropel, verdaderamente alucinados,
^ las repblicas del Sud de Amrica, escep-
cion hecha de aquellos que se instalaron en las
costas del Brasil, y aun en estas hasta solo el
grado 23 de latitud Sur, no habrn tenido que
luchar con endemia alguna ni espordica, ni
contagiosa, porque en aquellas regiones no
existen.
Aquellos espaoles, habrn podido lograr,
con poco esfuerzo, en dichas zonas una ali-
mentacin tipo de las nutritivas, segn la
puede determinar, el trigo, all abundante,
hasta el punto de que ya se exporta hoy en
grandes cantidades hacia el Oriente: la carne,
mas barata all que en mercado alguno del
mundo, pues en todo l, no hay regin, sino es
la Australia que ofrezca cientos y cientos de
estancias como las que existen en el Uruguay
y Repblica Argentina especialmente, en que


92
COLONIZACION DI;; FILIPINAS
por millones en suma se cuentan las reses
vacunas y lanares: la leche, cuya importancia
en alimentacin hse encargado de demostrar
matemticamente la ciencia, debe obtenerse
en los vastos campos de Montevideo y Buenos
Aires, casi gratuitamente y habida cuenta de
las excelentes condiciones de aquellos abun-
dantsimos pastos, no se precisar de seguro,
de los densmetros de Bouchardat y Quevenne,
ni de los lactscopos de Donn, ni de los
lacto-butirmetros de Marchand, para certifi-
car la excepcional bondad en aquellas zonas
de tan importante factor nutritivo, la vez
agente medicamentoso de vala incomensu-
rable.
Por el contrario, estos campos de Filipinas
ofrecen muy pocos recursos para la alimenta-
cin que necesita emplear el europeo.
Jamas ha existido aqu la riqueza pecuaria:
el atraso en ganadera es tan lamentable, que
no se ha logrado obtener en la prctica toda-
va ni siquiera la aplicacin de aquellas previ-
soras disposiciones tan completas que sobre la
materia dictra, el reglamento dado para el
fomento de la misma en 1810. Sin embargo,
hasta los aos 1887-88, aun poda obtenerse
en estas Islas por poco precio la carne de vaca,
dada la escasa demanda de este artculo de
primera necesidad en la raza blanca, pero
desde la fecha indicada y causa de la plaga
epizotica que en la misma tuvo lugar, loque
ahora se experimenta en todo el Archipilago
es tal escasez de carnes para el abastecimiento
pblico, que en mas de la mitad de las pro-
vincias de Luzon, actualmente, solo en las


INMIGRACION PENINSULAR
I I I
Capitales Cabeceras es en donde puede dis-
ponerse de una rs por semana con tal fin.
*
* *
Cuando la ciencia antropolgica sustenta
que el hombre de la raza blanca es cosmopo-
lita Dutrelau, Juste Navarre, Corre, con gran
copia de estudios, vienen revelarnos que la
aclimatacin no existe.
Sea de esto lo que fuere (que ya se averi-
guar en definitiva, si Dios no lo h colocado
fuera del alcance de la inteligencia humana)
los ejemplos que en lneas anteriores hemos
puesto, constituyen en concepto nuestro prue-
ba evidente, de que con todas las facultades
de asimilacin que alcanzan los pueblos lati-
nos y celto-latinos no se adaptan al trabajo
agrcola en estas regiones de la zona trrida.
inmigracion espaola en frica.
Jjp^A inmigracin espaola en la costa septen-
illffi trional de frica en aquellas tierras que
formaban la antigua regencia de Argel y
que desde el ao 1830 pertenecen la Francia,
constituye el mas poderoso medio de colo-
nizacin que esta nacin posee en aquellas
comarcas.
Hay que observar que resultado tan prove-
choso se obtiene; por las condiciones climato-
lgicas, por las de similitud que existen entre
aquel pas y el que en su propia Patria dejan


(JO
COLONIZACION" DL FILIPINAS
nuestros inmigrantes. Son los que van Argel
generalmente naturales de nuestras provincias
de Alicante y de las Islas Baleares. Alicante,
los 38 0 de latitud Norte, disfruta temperaturas
tan propias de los pases clidos, que existen
en la provincia, ya que no en los alrededores
ridos y salitrosos de la Capital, poblaciones
como Elche rodeadas de frondosos bosques de
palmeras, grandioso ornato de aquella cam-
pia incomparable y elemento de riqueza
cuantiosa.
Los habitantes que de aquellos pueblos
acuden la Argelia en busca de mayor renu-
meracion para su trabajo, (lo cual logran) se
encuentran ciertamente en tierra extraa, pero
casi la voz y la vista de la en que nacieron.
En caso anlogo se encuentran los inmi-
grantes espaoles que como colonos van la
Argelia desde las Islas Baleares, pues 45
leguas de la jurisdiccin de Mallorca, hllase
al Nord-Noroeste el cabo Teneo, territorio ya de
frica. Cuatro grados escasos, en la misma
latitud septentrional, es la determinada entre
los paralelos que comprenden las Islas Balea-
res y el frica situada en las costas del Medi-
terrneo, y siendo por consecuencia de tan
reducidas distancias, tan fciles cuales lo son
las comunicaciones entre nuestras expresadas
provincias de Levante y las de la Argelia, no
constituye problema de importancia para una
familia el cambio de lugar que esta opera
absolutamente, por modo espontneo, y por
lo cual puede abandonarlo cuando le place;
es decir, sin la traba de contrato alguno de
permanencia en el mismo, s pena del pago


INMIGRACION PENINSULAR I I I
por indemnizacin de aquellos medios que
para instalarse hubiere recibido, pues que
esta inmigracin que nos referimos es com-
pletamente libre.
INMIGRACION EUROPEA
en las colonias inglesas de la australia.
^sL xito portentoso que los inmigrantes
jf^ europeos obtuvieron en la Australia en
prximos pasados aos, se funda no sola-
mente en las condiciones de aquel suelo
frtilsimo, sino, primera y principalmente, en
la bondad de aquel clima perfectamente simi-
lar en muchas comarcas de la Australia, cua-
les la meridional y occidental, al de nuestra
Madre Patria.
la libre, permanente inmigracin de los
europeos hacia aquellas colonias Inglesas, que
en veinteseis aos desarrollaron tan enorme
cantidad de trabajo agrcola industrial y mer-
cantil, no poda menos de ofrecer singular
atractivo acudir una regin que, si bien es
cierto dista tanto de Europa, presenta mucha
analoga con los climas suaves del viejo con-
tinente.
Esta circunstancia influy poderosamente
en el crecimiento que de sbito tuvo aquella
inmigracin, la cual sustituy la de penados
colonizadores que la comenzaron, convirtin-


(JO
COLONIZACION" DL FILIPINAS
dose en una inmigracin procedente de todos
los pueblos de Europa y de Amrica dotados
de algn espritu aventurero.
Bien es verdad que para tal impulso ade-
mas de las condiciones de salubridad de aquel
clima, todos los mercados del mundo apre-
ciaban la masa enorme de riqueza metlica
que proceda de la minera australiana.
Cundia por todas partes el cuadro de
produccin de oro en aquella comarca, y se
poda formar concepto de lo que dicha pro-
duccin era, conociendo las cifras inscriptas
en la celebre pirmide tan perfectamente rese-
ada por el distinguido autor del interesante
libro Arte de la Colonizacion; por el Sr.
Maldonado Macanaz.
Aquella pirmide, en una de cuyas caras
se lea:
Oro extrado desde primero de Octubre de
1851 primero de Octubre de 1861:
25.162.435 onzas troy= 1.795.995 libras =
800 toneladas=volumen 1.492 1/2 pies cbi-
cos = Valor 104.649.728 libras esterlinas =
2.616.243.000 francos.
Los europeos en Australia pueden ser agri-
cultores como lo son en Europa, en determi-
nadas regiones de Amrica y en sealadas
comarcas de frica. En las zonas de esos
pases que hemos enumerado y en otras que
no hemos hecho referencia, como en los Esta-
dos Unidos de Amrica, puede dedicarse el
inmigrante agricultor europeo las mismas
faenas que en su propia Patria le ocuparon,
pues por ley de afinidad climatolgica, desa-
parecen disminuyen las contrariedades que


INMIGRACION PENINSULAR
I I I
siempre se experimentan con el cambio de
lugar.
*
Para la zona trrida del Asia nadie h
fomentado, ni siquiera se inici jamas colo-
nizacin alguna por medio de la familia
agrcola europea, apesar del crecimiento ex-
horbitante anual que viene adquiriendo la
inmigracin de la raza blanca, amenazando
seriamente disminuir en proporciones poco
agradables, sino alarmantes, la poblacion ac-
tual del viejo continente europeo.
VALIOSAS OPINIONES
en pr de la que sustentamos.
-xVA se ha podido observar en pginas ante-
Qjp- riores, cuan vigorizada podemos consi-
derar y consideramos nuestra opinion
acerca de la imposibilidad de que el bracero
de la raza blanca trabaje estas tierras tro-
picales.
Los Directores de las colonias que gran-
des rasgos hemos descrito; otros irrecusables
testimonios tcnico-agrcolas, es decir, de dis-
tinguidos Ingenieros agrnomos: grandes pro-
pietarios en distintas zonas de este Archipi-
lago* y dedicados al cultivo de los tres grandes
productos de esta exportacin (Azcar, Taba-
co y Abac) todos estos elementos, de propia


(JO
COLONIZACION" DL FILIPINAS
experiencia y personal observacin, creen
como nosotros creemos desde muy antiguo,
que entre los factores naturales que estas tier-
ras ofrecen la inmigracin peninsular agr-
cola, no hay uno solo, que resulte afn los
que constituyen la ley de medio ambiente en
que se mueve en Europa el trabajador del
campo, y que por consecuencia, es imposible
colonizar estas tierras de la Patria que forman
parte de la Oceana, por lo que, podra ser en
efecto el mas vigoroso impulso para lograrlo:
la inmigracin peninsular destinada los tra-
bajos de la agricultura.
La Real Sociedad Econmica de Amigos
del Pas de Filipinas, en un memorable infor-
me emitido por aquella corporacion tan docta,
tan patritica y conocedera de este clima y
suelo en Enero de 1891, mantiene con singu-
lar fuerza de argumentacin criterio igual al
nuestro.
El dictamen que nos referimos expone
tales razones climatolgicas para negar por
ellas las aptitudes de los braceros europeos
para las labores del campo en esta zona tropi-
cal, que cundo se ocupa de los ensayos prac-
ticados para alcanzarlo, y reflexiona acerca de
la colonizacion agrcola en las latitudes de la
zona templada de la Australosia, dice en elo-
cuente, enrgico texto literal.
Pretender aplicar esos mismos principios
de colonizacion en Java, Malaca Filipinas
es un verdadero delirio, es una aspiracin
irrealizable. es traer a la muerte a esos mis-
mos inmigrantes con que deseamos cumplir
el milagro de la regeneracin de estas colonias.


INMIGRACION PENINSULAR
I I I
¡Bien lo saben ellos y y sea por ciencia por
instinto, ni han venido, ni nunca vendrn
estas regiones!
El concepto que sobreest materia tiene la
ciencia mdica, exprsalo con fuerza indiscu-
tible de convicciones verdadero precepto
elevadas, la elocuente palabra de uno de los
mas conspicuos, brillantes profesores que las
ciencias mdicas han aportado estas Islas.
Aludimos al Doctor Don Pedro Saura y Coro-
nas del cuerpo de Sanidad Militar y de larga
residencia y extensa clnica en el Archipilago.
Este distinguido Mdico, discurre en el
proemio de su tsis de la fiebre hipertrmica
perniciosa de Manila, concienzudo memora-
ble estudio tan solemne cual lo es el citado
tema por aquel desarrollado al aspirar y obte-
ner con la calificacin de Sobresaliente el gra-
do de Doctor, acerca de la insalubridad del
clima de Filipinas, al cual considera engen-
drador de toda miseria fisiolgica: analiza el
cuadro de bajas por muerte enfermedades
sufridas por una fuerza peninsular en estas
Islas, compuesta de 1.915 hombres entre Jefes
oficiales y clases de tropa, durante un quin-
quenio, desde 1884 1889: trascribe aquel
concepto triste pero exacto, expresado por otro
ilustre Mdico militar, el Doctor Codornin en
su interesante obra Topografa mdica, el
europeo juega su vida en Filipinas con un
5 p /0 de desventajas sobre los individuos de
las capitales mas terriblemente azotadas por
el clera morbo en Europa: ampliando el


(JO
COLONIZACION" DL FILIPINAS
Doctor Saura sus propias observaciones en el
Archipilago propiamente dicho, extiende sus
razonamientos climatolgicos de estas regio-
nes, la de las Islas Marianas y presenta los
proyectos de colonizacion que con tanta fre-
cuencia aqu se han discutido, el cuadro de lo
que aconteciera los 708 deportados conduci-
dos las citadas Islas Marianas, cuando en
1874 pens el Gobierno de la Metrpoli coloni-
zar aquella comarca con el expresado elemen-
to de inmigracin peninsular: como quiera
que ya no pudo ser mas deplorable, el fin que
sufri aquel plan, apesar de lo atendida que
fu con todo linaje de recursos y en todo el
tiempo que durara, aquella colonizacion de
deportados, y de ser el clima de las Marianas
mucho mas salubre que el de Filipinas, el
Doctor Saura al entrar en el estudio de la
fiebre perniciosa hipertrmica de Manila, y
cuando concluye su prembulo referente las
enfermedades que afectan al europeo en el
Archipilago, dice literalmente:
Estos resultados tambin harn descon-
tar tanto como se debe de esos planos de co-
lonizacion que proponen llevar nuestras
aposesiones Filipinas, inmigrantes de la Pe-
nnsula, para que ellas se dediquen traba-
dos de la agricultura.=Con todo ello, adems,
quedar mejor justificado el motivo de habar
elegido como tema para aspirar el grado de
Doctor, el estudio exposicin de una enfer-
medad propia y caracterstica de ese clima
filipino y de una localidad, Manila, en donde
tantas vctimas como intereses cuenta Espaa.


INMIGRACION PENINSULAR
I I I
En viva discusin periodstica, sostenida
entre un ilustre paisano nuestro, el Sr. D. Pa-
blo Feced, (Quioquiap) escritor de estilo in-
comparable, hacendero en estas provincias, y
el distinguido Mdico de la Armada, D. Benito
Francia y Pon ce .de Len, Inspector General
de Beneficencia y Sanidad del Archipilago,
de cuyo importante centro desde que se cre,
hasta fechas muy recientes ha sido Jefe, en
virtud de sus propias observaciones y de las
que indudablemente pudo compilar, desde su
puesto oficial, referentes todos los Mdicos
Titulares de estas Islas, lleg expresar la
mas briosa, rotunda afirmacin, negando la
posibilidad de la inmigracin europea para los
trabajos agrcolas en estos trpicos orientales.
Mdicos tan exclarecidos como el Sr. Lpez
Brea que alcanza dentro del cuerpo de Sani-
dad militar que pertenece, y en gran exten-
sin fuera del mismo, la muy justa fama que
por sus grandes conocimientos merece, sos-
tiene con incomparable brillantez el concepto
mismo qu nosotros tan pobre pero firme-
mente mantenemos, y de ciencia cierta hemos
sabido, cuan unnime es el parecer de mu-
chos otros de los Profesores de las ciencias
mdicas conocedores de este terrritorio, res-
pecto la imposibilidad de que los braceros
blancos trabajen estas tierras de la Patria.
Decididos campeones, en pro y en contra de
la inmigracin espaola en Filipinas con des-


(JO
COLONIZACION" DL FILIPINAS
tino la agricultura, hllanse fuera de los
que cultivan la Medicina, y la prensa, toda
acreditada, de estas Islas, ofrece interesantes
trabajos sobre cuestin de tanto inters, cual
la de inmigracin peninsular para los trabajos
del campo.
Casi la totalidad de los peridicos, revistas
y boletines de esta Capital que han hecho los
estudios profundos que aludimos, sobre tal
tema vienen concluir con lo arriesgado del
mismo y si bien desean la inmigracin penin-
sular con tan patritico anhelo cual la piden,
los pocos que todo trance la quieren, lo mas
que conceden segn su criterio es, que los
agricultores espaoles peninsulares vengan
aqu como maestros para dirigir las labores
del campo, mas por modo alguno con el fin de
trabajar en l.
Infatigable paladn, mantenedor entusiasta
hasta el nervosismo, de cuanto estas provin-
cias de Ultramar interesa el Sr. D. W. E. Re-
tana, autor, comentador y extenso anotador de
casi tantas publicaciones ellas referentes,
como aos cuenta de edad, (y y es mas que
adolescente) pide con urgencia el estableci-
miento de colonias espaoles peninsulares
pero limita su aspiracin que se instalen es-
tas en Benguet y otras comareas de Luzon
que, aun cuando no enumera, supenemos alu-
dir Lepanto, Bontoc y Abra. Del primero
de estos Distritos ya creemos haber demostra-
do lo reducido que habra de ser, un nuevo
ensayo de colonizacion agrcola; pero Lepanto,


INMIGRACION PENINSULAR
I I I
el Abra y Bontoc, estn en peones condiciones
que Benguet, respecto salubridad y suelo, y
ademas es zona tadava muy ocupada por los
Igorrotes y los Apayaos. Tampoco pues, cree-
mos nosotros conveniente la inmigracin pe-
ninsular agrcola para dicha comarca.
Mas no concuerda con nuestro propsito
acerca de la poca extensin que deamos dar
este humildsimo trabajo, continuar segn
podramos hacerlo, exponiendo pareceres de
perfecta identificacin con el que sustentamos.
Las razones expuestas lo fundamentan y
legitiman, por lo que atae la insalubridad
de este clima, de accin indudablemente por
muchos desconocida.
Desde algn otro punto de vista vamos
continuar las objeciones que presentamos al
plan de colonizacion peninsular agrcola, aun
cuando no sean los argumentos que emplee-
mos de tanta fuerza como los que surgen de
nuestras anteriores reflexiones, pero no que-
remos dar estas por terminadas, sin puntua-
lizar con franqueza escueta, una vez mas, y
con firme convencimiento lo que constituye
nuestro entusiasta patritico afn, respecto la
colonizacion de estas Islas, y as exclamamos:
acudan Filipinas y mil veces bien venidos
sean los inmigrantes peninsulares libres en
aptitud de dedicarse al ejercicio de las indus-
trias, de las artes y del comercio: otorgeles el
Gobierno de la Metrpoli y el Gobierno General
de las Islas toda la proteccin y amparo que
permita el Erario pblico y todo cuanto por


(JO COLONIZACION" DL FILIPINAS
otros medios cooperar deba al fin, de que en
tales oficios hallen, como es muy justo los es-
paoles peninsulares, las facilidades que deben
obtenerse de una legislacin tan magnnima
cual la que Espaa siempre dict para sus co-
lonias provincias de Ultramar y de cuyos pre-
ceptos tanto provecho vienen obteniendo en el
transcurso de todos los tiempos, elementos de
poblacion muy extraos los nacionales.
Pero no vengan no, nuestros hermanos de
la Pennsula, trabajar los campos paldicos
de esta zona trrida, para que no se vean
tristemente impulsados parodiar aquella
clebre frase de los romanos que siendo como
nosotros tan amantes de su cuna, decan:
Ubi bene, ibi Patria y hayan de decir nues-
tros colonos agrcolas: all en Filipinas, en
tierras de nuestra Patria misma en las que
aguardbamos el bienestar, solo encontramos
la muerte, esto es, Ubi Patria, ibi mors.


SEGUNDA PARTE.




CALCULOS REFERENTES
k los gastos seguros para instalar la colonia
agrcola y sobre los medios probables
de resarcimiento.
O basta disponer para lograr la prove-
chosa colonizacion de una comarca,
de un solo elemento, siquiera este fuese
el mas importante; centenares milla-
res de familias de agricultores en disponibili-
dad de ser trasladadas los sitios y lugares,
que son el objetivo para la creacin de la co-
lonia agrcola de que se trate; precisa mucho
tener al frente otras mltiples exigencias del
plan para llevar cabo la colonizacion, y
clara est la importancia de calcular sria-
mente los gastos que la instalacin de esas
colonias agrcolas ha de ocasionar, porque en
caso opuesto, la empresa sera desde luego
ruinosa para el Estado para el capital del
individuo de la comandita, que la aco-
metiese.


(JO COLONIZACION" DL FILIPINAS
El hecho solo de trasladar desde las rep-
blicas Sud-Americanas este Archipilago,
ioo.ooo colonos espaoles peninsulares obliga-
ra un desembolso de cuanta por los con-
ceptos de:
Pasaje del colono y su familia.
Aperos de labranza.
Valor de la tierra que se les entregase para
labrar:
Pero agrandara enormemente la cifra del
gasto suplido por el Estado, si estos concep-
tos de gasto, que se acaban de numerar,
hubiera que aadir los que tambin se pre-
tende anticipe el Tesoro pblico al colono para
que este disponga de cuanto para l y para su
familia durante un ao necesite auxilios que
se exiienden hasta procurar aquel:
Casa provisional.
Otiles para la misma.
Animales de labor,
Idem de cra.
Semillas.
Para la preparacin del terreno.
Por manutencin.
Gastos de Administracin.
Imprevistos.
El producto total de tantos indispensables
sumandos parciales haba de determinar una
cantidad no inferior 1.600 pesos por familia
y trmino medio y si esta suma por el Tesoro
pblico suplida hubiera de ser amortizada en
un lapso de tiempo de diez aos que en efecto
sera la nica forma de amortizacin del
capital cada familia de colonos anticipado,
por modo alguno dadas las condiciones cli-


INMG R ACION PEN1NS U L A. R
(37
matolgicas de esta regin, podra afrontar el
Estado, sin manifiesto riesgo para el Tesoro
pblico, el desembolso de aquel capital aun
con el inters del 6 p % que se asignase al des-
cubierto en que con el se hallar, la familia
agrcola establecida as.
Y todava no sera suficiente cubrir los
conceptos de gasto enumerados para fundar
una varias colonias de europeos en estas
zonas, sino que sera menester, una vez loca-
lizadas las familias que las constituyen, no
dejar desatendida la educacin de los hijos de
los colonos y crear escuelas para aquellos que
fuesen menores de diez aos: indispensa-
ble fuera asimismo proporcionarles asistencia
Mdica y Farmacetica gratuita y otros servi-
cios no menos costosos, como los postales,
vigilancia, limpieza pblica; etc., etc.
Habra que instituir premios los colonos
que se distinguiran en el cultivo y produccin
de sus respectivos lotes parcelas, para esti-
mularles al desarrollo de sus oficios, v aun
cuando el Estado hubiera de reembolsarse en
la forma que acabamos de aludir, el reinte-
gro sera muy incompleto, ya por la razn de
las defunciones que las enfermedades causa-
ran, ya por la precisin humanitaria de re-
patriar los individuos que no pudieran
soportar la nociva accin del clima.
La influencia permanente de este clima,
acerca de la cual con tanta prolijidad nos he-
mos ocupado, opondr, segn hemos dicho,
graves inconvenientes al resarcimiento de los


68
COLONIZACION 1)L F LUPINAS
gastos que el Tesoro haya de suplir, mas n
csclusivamente por las causas expresadas cli-
matolgicas, sino por otras diversas y que
pertenecen las condiciones del suelo pro-
ductor y su situacin geogrfica.
La tierra de este Archipilago no produce
ciertamente lo que por muchos se cree, tal vez
por no ser bien conocedores de la composicion
qumica de las mismas, ni de esta topografa,
en cuyo caso hay que disculpar el involunta-
rio error que sufren cuando calculan produc-
ciones que no estn dentro de la realidad,
cuando anotan gastos de las mismas que tam-
poco son los ciertos y efectivos para obte-
nerlos.
Por modo alguno resulta aqu suficiente
para instalar un colono en su casa agrcola la
suma de 1.200 pesos, en que, segn lo que
hemos dicho en prrafos anteriores, era la
resultante poco mas, poco menos del coste de
aquellos medios que haba de anticipar al
trabajador agrcola y su familia. Para proveer
de auxilios, en algo menores todava los que
ahora se demandan, las familias agrcolas
peninsulares que aqu se instalaron como en-
sayos de resultado tan funesto se precis dis-
poner de la suma de pesos fuertes 1.400 para
cada una cifra, la cual hubo que agregar la
de pesos fuertes 100 por desmonte, descuaje y
roturacin de cada hectrea, segn se les asig-
n: con esto resulta una cantidad de pesos
fuertes 1.G00 por familia, que es cifra mucho
mas alta que la calculada por quienes no estn
tan cerca, cual nosotros lo estamos, de esta
Agricultura Filipina.


INMIGRACION PENINSULAR I I I

CLCULOS
sobre la produccion de los principales art-
culos que se obtienen de esta agricultura.
jjjyfcrAYOR extraeza que la que nos causa
iy conocer los errores de clculo en que, lo
repetimos, por muchos se incurre respecto
los gastos necesarios para la instalacin y
desarrollo de una colonia agrcola, nos la pro-
duce la equivocacin tan general que se pade-
ce respecto la produccin y valor en venta
de la misma.
Vamos hacer alguna brevsima conside-
racin acerca de algn cultivo que pueda
tomarse bien como tipo medio, para basar el
clculo que este mas cerca de la realidad en la
prctica.
El producto de la caa dulce, el acucar,
que de tan excelente calidad se produce en
este Archipilago, no rinde en las tierras mas
superiores del mismo, en las mas apropiadas
para el cultivo de esta riqusima gramnea, de
la cual se conocen mas de veinte variedades
en estas Islas, mas que 70 picos por hec-
trea (produccin mxima:) su tipo medio
de valor en venta es el de pesos fuertes 35o.
El gasto de cultivo y beneficio es el de pesos
fuertes i'5o; de manera, que la utilidad neta
asignada cada hectrea de caa dulce sem-
brada ser la de pesos fuertes 140.
Ahora bien: una familia agrcola com-
puesta de cinco individuos y de ellos dos en


(JO COLONIZACION" DL FILIPINAS
aptitudes de trabajar, lo que constituye jornal
completo, no puede atender al cultivo de ms
de cuatro hectreas en cada ao.
Transcurridos los meses de Diciembre,
Enero y Febrero, que es la poca oportuna
para la siembra de la caa en estos campos,
aparte de labores domsticos industriales
muy escasas en las campias de estas nuestras
provincias de Ultramar, la tal familia agrcola,
que consideramos como tipo, se dedicar la
siembra del paly, que es el nombre que aqu
se d al arroz (cuando no est privado de la
cscara) y que se cra en todo el Archipilago,
lo mismo en tierras de regado, que en las de
secano, con gran facilidad y abundancia.
i5o asciende el nmero de variedades que se
cuenta en Filipinas de esta gramnea la cual
constituye el alimento casi exclusivo de todos
los pueblos del Archipilago Filipino, as
como el de los pases vecinos, los de la India,
China y Japn.
La familia agrcola que como ejemplo
nos referimos, podr con vivo esfuerzo de
voluntades cultivar 6 hectreas (cuando mas)
sembrados de paly.
El producto bruto que obtendr segn pro-
medio en las tierras bastante frtiles del Archi-
pilago, ser de 55 cavanes por hectrea, y ello
la pondr en posesion de 330 cavanes del refe-
rido grano: si del valor de estas, se deduce el
gasto de cultivo representado por o25 cntimos
cavan, se obtendr la cifra de utilidad neta de
pesos fuertes 247^0.
De modo, que una familia agrcola penin-
sular de las condiciones dichas producir, tcr-


INMIGRACION PENINSULAR
I I I
mino medio, por ambos cultivos base de la
agricultura Filipina:
Por azcar......& 540'
paly.......247'5o
Total. $ 807'5o
Si la expresada familia agricultora cuenta
con medios suficientes para dedicarse la
ganadera en tan pobre escala como la consti-
tuida por una base de cuatro carabaos, un
toro y cuatro vacas, seis cerdos y doce gallinas,
no ser menor del 25 p % de la cantidad que
representa el valor de la produccin agrcola
que acabamos de sealar, la ganancia que el
colono citado reciba de esa industria pecua-
ria tan unida la agricultura, pero aun adi-
cionando este factor los que determinan la
cifra total de los parciales que sealan el resto
de la utilidad neta, no podr llegarse sino la
cantidad de pesos fuertes 1.000 en un ao para
presuponerla como resultado til de la labor
agrcola fundamental desarrollada en ese tiem-
po por un colono peninsular agricultor.
Las hiptesis, que tambin conocemos, he-
chas recientemente por quienes no conocen
este clima y suelo respecto la produccin del
caf, tampoco tienen cabida en lo que real y
verdaderamente acontece con el cultivo de este
artculo, que s la vez un agente medica-
mentoso muy importante.


(JO
COLONIZACION" DL FILIPINAS
aptitudes de trabajar, lo que constituye jornal
completo, no puede atender al cultivo de ms
de cuatro hectreas en cada ao.
Transcurridos los meses de Diciembre,
Enero y Febrero, que es la poca oportuna
para la siembra de la caa en estos campos,
aparte de labores domsticos industriales
muy escasas en las campias de estas nuestras
provincias de Ultramar, la tal familia agrcola,
que consideramos como tipo, se dedicar la.
siembra del paly, que es el nombre que aqu
se d al arroz (cuando no est privado de la
cscara) y que se cra en todo el Archipilago,
lo mismo en tierras de regado, que en las de
secano, con gran facilidad y abundancia. A
i5o asciende el nmero de variedades que se
cuenta en Filipinas de esta gramnea la cual
constituye el alimento casi exclusivo de todos
los pueblos del Archipilago Filipino, as
como el de los pases vecinos, los de la India,
China y Japn.
La familia agrcola que como ejemplo
nos referimos, podr con vivo esfuerzo de
voluntades cultivar 6 hectreas (cuando mas)
sembrados de paly.
El producto bruto que obtendr segn pro-
medio en las tierras bastante frtiles del Archi-
pilago, ser de 55 cavanes por hectrea, y ello
la pondr en posesion de 330 cavanes del refe-
rido grano: si del valor de estas, se deduce el
gasto de cultivo representado por o£25 cntimos
cavan, se obtendr la cifra de utilidad neta de
pesos fuertes 247^0.
De modo, que una familia agrcola penin-
sular de las condiciones dichas producir, tr-


INMIGRACION PENINSULAR
I I I
mino medio, por ambos cultivos base de la
agricultura Filipina:
Por azcar......$ 540'
paly.......247^0
Total. $ 807'5o
Si la expresada familia agricultora cuenta
con medios suficientes para dedicarse la
ganadera en tan pobre escala como la consti-
tuida por una base de cuatro carabaos, un
toro y cuatro vacas, seis cerdos y doce gallinas,
no ser menor del 25 p % de la cantidad que
representa el valor de la produccin agrcola
que acabamos de. sealar, la ganancia que el
colono citado reciba de esa industria pecua-
ria tan unida la agricultura, pero aun adi-
cionando este factor los que determinan la
cifra total de los parciales que sealan el resto
de la utilidad neta, no podr llegarse sino la
cantidad de pesos fuertes 1.000 en un ao para
presuponerla como resultado til de la labor
agrcola fundamental desarrollada en ese tiem-
po por un colono peninsular agricultor.
Las hiptesis, que tambin conocemos, he-
chas recientemente por quienes no conocen
este clima y suelo respecto la produccin del
caf, tampoco tienen cabida en lo que real y
verdaderamente acontece con el cultivo de este
artculo, que s la vez un agente medica-
mentoso muy importante.


(JO
COLONIZACION" DL FILIPINAS
El caj ha constituido una grande y muy
fundada esperanza para la riqueza de estas
Islas.
Durante medio siglo su cultivo tom escaso
incremento, pero desde 1872 logr adquirir su
produccin tales brios, que solo del cultivo
de grano tan preciado en cinco seis pueblos
de provincia limtrofe Manila, (Batangas),
obtenase un producto de 80 go mil picos;
cuyo valor en venta en la fecha que aludi-
mos (cosecha de 1887) ascendi mas de dos
millones y medio de pesos, enorme, provechoso
resultado, si se tiene en cuenta, que la expre-
sada cifra se refiere exclusivamente la tercera
parte de la tierras sembradas de caf en la
tambin dicha comarca.
Desde 1813 1814 que se introdujo el cul-
tivo del caf en la zona mas apropsito para
ello en este Archipilago, no se haba acome-
tido ensayo ni sria labor agrcola que ofre-
ciese tan portentosos rendimientos, como los
que cada ao, en vertiginosa progresin, daba
este clebre producto vejetal. (El Coffea Ar-
bica de L.).
Pero apesar de los cuidados con que se
atenda por los propietarios de los cafetales el
cultivo de los mismos, limpindolos tres
cuatro veces anualmente; quitando de la veje-
tacion protectora de los cafetos las ramas que
pudieran privar estos de la luz y de la ven-
tilacin necesarias para nutrirse; manteniendo
ademas en toda su extensin la superficie
sembrada de caf, privada de todas las plan-
tas rastreras que disminuyesen los elementos
de nutricin de esos cafetos, operaciones que


INMIGRACION PENINSULAR
I I I
precisan verdadera inteligencia y prctica para
no atentar por exceso por defecto al fruto, los
cafetales de aquella comarca y de todas las
zonas productoras del mismo artculo en Fili-
pinas, comenzaron declinaren el ao 1888: se
acentu la baja durante los aos'de 1889 Y 9o?
y en los de 1891 y 92 puede decirse que ha
desaparecido totalmente.
No mas de 3.000 picos ha alcanzado en
alguno de estos ltimos aos toda la produc-
cin del caf en estas Islas, cantidad de la
cual, el 5o p /o hay que referirlo la provincia
de Batangas citada.
Una enfermedad, indudablemente parasi-
taria, la cual, apesar de los continuados estu-
dios de esta zona por distinguidos Agronmos
practicados y de sus experiencias repetidas
causa este mal, y aun no se ha llegado ni la
esperanza siquiera (segn muchos cosecheros)
de poder evitar la ruina, para los pocos arbus-
tos que relativamente han quedado de pie con
marcadas muestras la mayor parte de que su-
fran tambin la dolencia expresada.
Por fuera de todas estas consideraciones
relativas lo acontecido con una produccin
tan valiosa en conjunto, obligado es discernir
por un instante, aunque no sea mas, sobre el
mismo cultivo en el Archipilago y relacionar
con exactitud los gastos y los ingresos causa-
dos y obtenidos por el producto agrcola de
que tratamos.
En una hectrea de buena tierra destinada
la siembra de caf, asciende pesos fuertes
i5 el coste de la semilla despues de preparar
la sementera, cultivando en ella primeramen-


(JO
COLONIZACION" DL FILIPINAS
te por un ao el paly; con la siembra de este
coincide la del madre cacao, que se coloca de
trecho en trecho, como una braza de distan-
cia, y que en aquella tierra queda con el fin
ulterior de ser despues el protector del cafeto,
pues una vez cosechado el paly y transcurri-
dos 2 3 meses lo mas tarde, se siembra el ex-
presado arbusto.
Este no comienza fructificar sino desde
los tres los cinco aos y su plantacin, ade-
mas de los quince pesos por la semilla, exige
el gasto de pesos fuertes io por hectrea; im-
porta en tal superficie agraria el gasto de
impieza en los trminos descritos efectuada,
a cantidad de pesos fuertes i5 y con estos
gastos hay que esperar generalmente los cinco
aos calculados para lograr la recoleccin de
un pico por hectrea, siendo preciso aguardar
que la planta envejezca, para que sta rinda
ocho picos de caf por hectrea.
He aqu con toda fuerza de verdad sinteti-
zada la historia agrcola de uno de los produc-
tos mas interesantes de estos climas, y del
cual hace uso ventajoso la mayor parte del
mundo, pues casi todo l lo emplea hasta el
ounto de verse el caf elevado artculo de
orimera necesidad en la alimentacin de todas
as familias individuos que pueden procu-
rrselo, aun costa del exagerado valor que el
aumento de su consumo determina, unido
los accidentes que merman su produccin.
El progresivo aumento de precio de este
grano se explica perfectamente, sobre todo,
desde que la ciencia mdica le ha asignado,
con tanta justicia, el valor que ofrece como


INMIGRACION PENINSULAR
I I I
agente teraputico, pues es en efecto un esti-
mulante de accin fija singularmente para las
importantes funciones encomendadas los
Centros cerebrales y al circulatorio, y desde
que ademas lo ha considerado agente profilc-
tico contra el paludismo, ya no hay comarca
en que esta afeccin impere en la que no se
haga del caf uso continuo y aun verdadera-
mente abuso, apesar de los consejos insisten-
tes de Percival y Stokes, fin de que no se
llegue dosis exageradas, siquiera convenga y
mucho emplearlo las que resulten apropia-
das al individuo segn su estado cardiaco.
Mas volviendo sobre la tesis, es decir, rea-
nudando la serie de consideraciones que ve-
namos haciendo respecto al cultivo del caf,
reiteraremos la afirmacin que relativa otros
productos de este suelo hemos hecho, saber;
lo errneo de los clculos que en general se
escriben acerca de esta produccin agrcola.
La que se obtiene del caf en Filipinas
tiene por lmite, tratndose de las tierras bien
cuidadas y de plantaciones que por ello y por
la fecha de las mismas puedan considerarse
en el apogeo de su produccin, de cuatro
cinco picos de grano por cavn de sembradu-
ra, (el cavn mide 10.000 brazas; el pico tiene
5 arrobas y media.) Mayor suma de producto
ha de ser tan excepcional, que se referir desde
luego algn cafetal-jardn, mas de cierto no
la que corresponde extensas propiedades
las cuales s imposible aplicar esmero tanto
en el cultivo.
De todas suertes, ya hemos visto que la
produccin del caf atraviesa honda crisis en


(JO
COLONIZACION" DL FILIPINAS
el. Archipilago, y que los propietarios de cafe-
tales andan tan preocupados, que la mayor
parte de ellos han destruido y las plantacio-
nes que tenan aplicando sus superficies
agrarias cultivos sucedneos.
Ni por los rendimientos obtenidos en los
cultivos del caf, del arroz, del azcar, ni por
los del abac, ese precioso filamento que no
hay en el mundo otra comarca que lo produz-
ca de tan excelentes calidades, creemos fuera
fcil, ni posible siquiera, que el colono agrcola
pudiera resarcir al Tesoro pblico de los anti-
cipos que ste hubiera tenido que hacer para
instalar la colonia agrcola peninsular, hacin-
dola propietaria de las parcelas lotes de terre-
nos que se les diesen en venta pago gradual.
INCONVENIENTES
que el orden economico presenta. en la
actualidad, al plan de colonizacion
peninsular agrcola.
^fo queremos afirmar revista gravedad al-
jwkj guna la situacin actual de la Hacienda
Pblica en estas Islas, pero s diremos,
que como al fin y al cabo ha sido tan rpido
el pase de un presupuesto de 9.000.000 de pe-
sos de gastos otro de catorce millones y me-
dio por igual concepto, (si bien no se haya
llegado la imposicin de tributos que, no por


INMIGRACION PENINSULAR
I I I
ser menores aqu, estaran menos justificados,
cual lo resultan en todos los pueblos cultos,)
no consideramos oportuno este instante para
aportar al Tesoro pblico nuevas, apremiantes
obligaciones de problemtico, inseguro resar-
cimiento.
El pago de las consignadas en los presu-
puestos vigentes desde luego ser trabajoso
en virtud de las crisis mercantiles que al
mundo afectan y que con tanta fuerza se su-
fren al presente en estas Islas.
Pero ademas de esto, que ya de suyo es
suficiente para declarar dentro de lo que marca
la previsin siempre prudente, lo inoportuno
de distraer sumas cuantiosas fuera de lo in-
dispensable, hay que tener en cuenta, de qu
suerte las obligaciones vivas de este Tesoro
pblico, han de sufrir aumentos important-
simos en virtud de la alteracin tan inslita
cuanto injusta que aqu ha sufrido el orden
pblico, obligando al Gobierno de la Madre Pa-
tria concentrar en estas Islas un cuerpo de
Ejrcito que jamas fu necesario traer, para
que aqu estuvieran con solo nuestra influen-
cia moral, secular y totalmente garantizados,
los sagrados intereses de la Patria.
El desenvolvimiento de un proyecto de
colonizacion en el que se pidiere al Tesoro el
anticipo de un capital de mas de 23 24.000
pesos, reintegrar en diez anualidades por
las familias europeas localizadas en estos tr-
picos, sera muy arriesgado para el Estado, lo
repetimos, aunque la escala de amortizacin
se ampliase, pues fcilmente se alcanza el
nmero de casos que en una dcada se presen-


(JO COLONIZACION" DL FILIPINAS
taran, en los caules se evidencira lo impo-
sible de hacer efectiva la deuda de los colonos.
Y esto s tan fundamental, cunto que, en una
en otra forma, lo que al Estado viene pidin-
dose para implantar colonias agrcolas de Ul-
tramar, descansa sobre un auxilio directo,
que, dentro de las teoras del crdito agrcola,
empresa alguna se atrevi suministrar.
El sacrificio imposible de llevar cabo en
el presente por los fondos generales del Estado
en pr de la inmigracin agrcola espaola,
tampoco debe imponerse en modo alguno los
fondos locales, porque aun con la siempre pru-
dente gestin que estos logran, de seguro no se
hallan en situacin de efectuar desembolsos
de tal cuenta y de tan lenta reintegracin.
Digno es de" aplauso y lo aplaudimos por la
mejora efectiva que sobre todos los servicios
produce el aumento de sus dotaciones, mas
este ensanche de gastos viene cada ao en
notable progresin ascendente por los concep-
tos de las mejoras aludidas, imposibilita y
al presupuesto de fondos locales aceptar en los
gastos anticipaciones de tanta importancia,
cual la que tiene el proyecto de trasladar
20.000 familias espaolas peninsulares desde
el Sud de Amrica estos trpicos orientales.
Y si para atender la inmigracin agrcola
peninsular en este Archipilago no le es dado
al Tesoro constituido por los fondos generales
y locales proporcionar los recursos necesarios
para tamaa empresa, menos consolador fue-
ra haber de acudir otros medios de arbitrar
recursos metlicos, en los que, aparentemente
resulta no haber de desprenderse el Estado de


INMIGRACION PENINSULAR
I I I
cantidad alguna para que pueda llevarse tr-
mino el plan en que tantas han de gastarse.
La creacin de ttulos obligaciones que
para ser amortizadas en un perodo dado de
tiempo, habran de llevar, segn se ha pro-
puesto como timbre de garanta especial la
declaracin de quedar afectas al pago de aque-
llas las rentas fiscales en estas Islas, conduci-
ra hasta punto que no puede el Estado
llegar, sino en los casos de perentoriedades
imposibles de cubrir por todos los dems
medios econmicos y financieros.
¡Cun triste resultado ofreceran las liquida-
ciones anuales en las que el Tesoro habra de
consignar forzosamente el pago de un 4 p % de
inters devengado por aquellas obligaciones
que nos referimos y el ingreso que tan deficien-
te habra de resultar y corresponder al 6 p c/o de
renta atribuida al capital anticipado!
Agradable sera contemplar el hecho de
que, iniciativas privadas, actividades particu-
lares, venciendo obstculos de tradicin, insti-
tuyesen en estas Islas un Banco agrcola indus-
trial y de comercio, cuyas operaciones pusieran
trmino al tan funesto sistema de prstamos
de que es vctima la agricultura Filipina.
Antes de esta ocasion hemos expresado
con fuerza de observaciones propias en estas
provincias Filipinas, cun grave dao sufra
esta agricultura de la falta de un Banco hipo-
tecario de una sociedad de crdito territorial,
cualquiera que liberase de esa aludida usura
los propietarios de estas tierras de cultivo.


(JO
COLONIZACION" DL FILIPINAS
In extenso hemos tratado esta cuestin en
algn otro trabajo, tambin honrado con la
publicidad, y en l hasta creemos haber demos-
trado cun fcil y sencillo era y es, la creacin
del establecimiento agrcola que nos referi-
mos, pero no nos duele reiterar esta afirma-
cin, ya que quisiramos ver confirmado tal
pensamiento entre los hombres que dispongan
de algn capital, puesto que no es en concepto
nuestro muy grande el que se precise para
establecer elemento tan til y aun indispensa-
ble para fomento de esta agricultura Filipina.
No puede presentarse en la actualidad obje-
cin alguna que no sea ventajosamente resuel-
ta con la estricta aplicacin de la Ley hipoteca-
ria: pero el grave mal consiste en que todava
si bien se ha adelantado mucho en l, no se
ha recorrido el camino que ella traza y que
tan llano resulta, para que la propiedad terri-
torial adquiera sus condiciones fundamentales
y de este modo se generalize en Filipinas. No
es imposible para el legislador, eligerar el tr-
mino de esa jornada que la propiedad rstica
debe practicar, pero mientras as no acontezca,
tampoco creemos se establezca en Filipinas
auxilio tan necesario para su vida agrcola
actual y para favorecer la creacin de colonias
agrcolas de peninsulares, para las cuales se
presentan en concepto nuestro los inconve-
nientes por insalubridad del clima de que nos
hemos ocupado en la primera parte de este
pobre escrito, y los clculos y obstculos de
que acabamos de tratar en la segunda.


TERCERA PARTE.




PROBABLES RESULTADOS
que en el orden poltico se obtendran del
influjo que en estas tierras de la patria
ejerciese la extensa inmigracion
agrcola peninsular.
^^^IJREEAIOS haber expresado cuanto en
fvJSr^ conciencia hemos debido decir para
cumplir nuestro propsito en las p-
ginas anteriores, reducido demostrar
que, si la inmigracin peninsular agrcola era
imposible en concepto nuestro por la insalu-
bridad del clima, tampoco obtendra las utili-
dades soadas, lo que es igual, las que solo
son producto de clculos apartados de la rea-
lidad (siquiera haya de reconocerse en ellos
la mejor buena fe como inspiradora.) aunque
no existiera aquella causa.
No hay para qu reiteremos la pena que
nos aflige haber de expresar nuestro pobre
sentir cual acabamos de hacerlo, en oposicion
aparente la necesidad apremiante que pueda
aguijonear tan gran nmero de familias
peninsulares, cuales las que, segn noticias>


(JO COLONIZACION" DL FILIPINAS
estn ansiosas de abandonar el lugar de inmi-
gracin en que se instalaron y que por el mal
resultado de su empresa quieren hoy trocar
por el que en estas Islas se les procure, con lo
cual entienden subsanar su error sufrido.
Las objeciones que hemos presentado al
plan decolonizacion peninsular agrcola, cons-
tituyen la mas fehaciente prueba del verdade-
ro amor ptrio en que nos inspiramos por
favor del cielo, ya que no comprendamos la
existencia de un solo hombre desprovisto de
tal sentimiento, ni creamos exista tal ser.
Cuanto hemos dicho en apoyo de nuestra
tesis es lgico, sano, carioso consejo, produc-
to de nuestras observaciones y meditaciones
sobre una cuestin que afecta todas las fuer-
zas vivas de Espaa, de nuestra nacin glo-
riosa, para la cual no queremos sino todo lo
que sume grandeza y bienestar y nada de lo
que pueda ocasionara contrariedades y ma-
landanzas.
Debe ademas tenerse muy en cuenta, que
si nosotros presentamos tan cerrados los hori-
zontes para la inmigracin peninsular desti-
nada la labor agrcola en estas Islas, por
creerla inconveniente en virtud de razones
climatolgicas y por otras basadas en el orden
econmico, aun hacemos gracia nuestros
lectores de no exponer con detenimiento un
tercer concepto, por fuerza del cual tambin
nos fuera lcito aportar algunos argumentos
de vala en favor de nuestra opinion.
La tercera fase que aludimos, y con que
podramos mirar esta cuestin, es la que se
refiere la influencia que en el transcurso del


INMIGRACION PENINSULAR
I I I
tiempo pudiera ejercer en estas tierras de la
Patria dicha inmigracin en lmites extensos,
sobre el orden poltico.
De propsito queremos tratar someramente
este punto desde la fase en que acabamos de
presentarlo, porque si sentimos deber de dejar
constancia clara de nuestro pensar sobre el,
no tenemos la "pretensin, ni abrigamos la
confianza dada la endeblez de nuestras fuerzas
de intelecto, de tratarlo por tan completo
modo,que pudiramos forjarnos la ilusin de
haber considerado desarrollado el tema que
nos ocupa referente la inmigracin agrcola
peninsular en estas Islas, desde todos los pun-
tos de vista que presenta.
Filipinas se rige por leyes especiales y por
ellas deseamos y entendemos habr de regirse
siempre, pues lo contrario fuera el vano in-
tento de oponerse el hombre las leyes dadas
por Dios la naturaleza.
Quin puede seriamente pensar en lo po-
sible de un completo asimilismo en las insti-
tuciones y en el derecho que regule las leyes
por las cuales se gobiernan unas provincias
tan distantes de la Madre Patria, tan diferen-
tes en clima, en necesidades de vida y de
medios para realizarlas, en costumbres y en
carcter tan diverso, cuanto que es la varie-
dad de raza la que lo imprime?
Cmo ha de ser siquiera controvertible
que para gobernar este extenso territorio de la
Patria se precisen leyes especiales, todas con-
ducentes, es obvio, al bienestar moral y al de-
sarrollo de los intereses materiales de estos
pueblos, pero todas concordantes para man-


(JO
COLONIZACION" DL FILIPINAS
tener la unidad integridad del territorio ante
todo y sobre todo?
Ahora bien, estas leyes especiales que rigen
estas provincias de Ultramar: estas leyes espe-
ciales, las cuales unas y otras y todas de con-
suno, tienden y deben tender al afianzamiento
del todo armnico que constituye el perma-
nente, indisolble medio de unin entre estos
pueblos y la Madre Patria, .resultaran por su
conduccin de especiales poco apropsito para
que ellas se sometiesen en sus aplicaciones
la vida social, millares de espaoles penin-
sulares habituados otro regimen poltico-ad-
ministrativo. As como lo que ordinariamente
acontece vena aconteciendo en estos pue-
blos, es, que el espaol peninsular, radicado
en una localidad cualquiera de estas Islas, no
recibiese de las autoridades indgenas sino
muestras de respeto y consideracin y hasta
de afecto, desde el momento en que colectivi-
dades agrcolas peninsulares hubieran de es-
tar sujetas requisas, vigilancias y custodias,
por elementos que no pueden ser en realidad
fiscalizadores de aquellos, ocurrira, fuera
fcil ocurriese, un desequilibrio para el cum-
plimiento estricto de las citadas leyes y un
riesgo por ende, para la paz y tranquilidad en
las poblaciones. De tales especiales leyes no
tendran ni cabal conocimiento los inmigran-
tes peninsulares, de modo, que hasta incons-
cientemente podran surgir rozanamientos,
que aflojasen los vnculos de estrecha relacin
que deben unir siempre los naturales de es-
tos pueblos con los de la Madre Patria* ya que
esta es comn los unos y los otros.


INMIGRACION PENINSULAR
I I I
De otro lado sera tambin difcil que estos
indios se identificaran con los europeos, hasta
el punto de que estos aceptasen un estado de
derecho igual para todos, cuando son tan
substanciales las diferencias que existen en su
respectivo modo de ser; y de la propia suerte
que esas diferencias existen en el orden fsico,
hasta poder afirmar con toda prueba, que el
trabajo de cualquier bracero europeo, en caso
alguno representa menos del triple que desa-
rrolla el trabajador indgena, as la diversidad
de condiciones intelectuales y morales habra
de determinar muy distintas aspiraciones. El
natural de estas provincias de Ultramar lo
que anhelantemente desea es, no abandonar
jamas el clima en que naci, con todos los
inconvenientes que este tenga: mientras que
el bracero europeo ha de tender constante-
mente su mirada hacia los puntos del hori-
zonte que le rodee para comtemplar con
ntima fruicin aquel que seale el derrotero
mas fijo para volver al lugar y sitio de su
cuna.
Guando en tal estado nostlgico, aunque
no sea vehemente, y morboso, se vive, el aco-
modamiento no puede operarse hasta el extre-
mo de que la amalgama entre unos y otros
elementos de poblacion pueda ser tan efectiva,
que con dos factores tan diversos pueda obte-
nerse un todode homogenidad, para regir el
cual baste una misma Lev.
Por estas razones que apuntamos y que
son de importancia muy reconocida segura
mente, tambin creemos de poca conveniencia
la inmigracin agrcola peninsular en grandes


88 COLONIZACION DE FILIPINAS
proporciones, que pudieran ser origen de con-
trariedades sin cuento.
UTILIDAD MANIFIESTA
de reducidos, prudentes ensayos de inmigra-
cion peninsular destinada la industria.
Industria minera.
Filipinas la vida industrial es rudimen-
E taria: no habremos de detenernos mucho
para que resulte bien probado nuestro
aserto, y no es ciertamente que no abunden
los medios para desarrollar en mltiples as-
pectos.
Comenzando por sealar, muy la ligera,
es claro, las industrias mineras, es decir, prin-
cipiando por los elementos de riqueza y trabajo
situados mas all de los que ofrece el suelo,
diremos; que habra de resultar muy conve-
niente la inmigracin de obreros espaoles
peninsulares para este ramo de produccin: la
minera.
Y aun decimos mas: no debe esperar, que
el desarrollo de la industria minera adquiera
las ventajosas proporciones que puede adqui-
rir en estas Islas en tanto, en cuanto no acu-
dan las mismas braceros europeos, por dos
causas manifiestas: primera, estos indios de
Filipinas no tienen fuerza muscular bastante
para manejar fcilmente las barrenas y los
mazos del peso y volumen que exige la tcnica
minera; segunda, porque contrariados en las


INMIGRACION PENINSULAR
I I I
labores encargados de egecutar con la molestia
que les causa el manejode loscitados medosde
trabajo, jamas aprenden moverlos utilmente.
Es este un hecho muy comprobado en la
explotacin que se est llevando cabo en la
Isla de Ceb sobre los criaderos de carbn, y
en las excavaciones que se practican sobre
este mineral y sobre las rocas de aquella su-
perficie.
Se ha observado que siendo esas rocas del
mismo grado de dureza que el que tienen las
rocas de las minas de Asturias en la Penn-
sula, trabajadores indgenas no pueden hacer
las labores especiales que la explotacin recla-
ma, y en cambio, los pocos obreros europeos
que han acudido las minas de oro de Para-
cale (provincia de Camarines) y Mambulao
acometen dichas labores especiales sobre las
rocas de aquella suferficie minera que las pre-
senta de igual condicion y las ejecutan bien.
Al propio tiempo asi mismo tambin se de-
muestra lo que ya antes de esta ocasion hemos
dicho, saber: que el trabajodesarrolladocomo
efecto' til por el obrero blanco, representa
siempre y por lo menos el triple efecto til que
el que se obtiene de un obrero indgena, lo cual
lleva al concepto claro de cuanta mayor con-
veniencia ha de ser los explotadores mineros
de estas Islas la adquisicin de trabajadores
peninsulares, los cuales aun percibiendo un
salario jornal de un peso cincuenta cnti-
mos de peso cada uno, rendirn mayor utili-
dad para la empresa minera de que dependie-
sen, y que satisface cada trabajador minero
indgena un jornal de medio peso.


(JO COLONIZACION" DL FILIPINAS
Estos, los obreros indgenas, siempre ten-
dran ocupacion en las comarcas mineras de-
dicndose a faenas de menos trabajo muscu-
lar y seguramente no experimentaran pesar
alguno en abandonar por entero las que en
minera ejecutan, puesto que, dada la escasa
resistencia y vigor corporal de aquellos, rehu-
yen cuanto pueden tal trabajo.
Existe en este Archipilago indudablemen-
te base cierta para que se fomente la riqueza
minera: para adquirir nocion exacta de ello,
basta leer con detenimiento la luminosa des-
cripcin fsica, geolgica y minera de la Isla de
Ceb publicada pocos aos h (en 1890) por el
distinguido y actual Inspector General de Mi-
nas en estas Islas, el Excmo. Sr. D. Enrique
Abella y Casariego.
En esa descripcin que, aunque la llame
rpida su modesto ilustrado autor, constituye
un trabajo completo, se demuestra hasta la
evidencia de que suerte puede abrigarse la
esperanza de que los obreros de la Pennsula
puedan venir estas Islas, tan pronto como la
industria particular, conocedora de los estu-
tudios que el Estado debe hacer para fomen-
tar las riquezas minerales del suelo, pueda
aquella hacer los prudentes clculos necesa-
rios para la colocacion de capitales que han de
rendir ventajosos intereses, aunque no corres-
pondan la cuanta que exagerados clculos
asignaran los primeros capitales empleados,
creemos que con poca discrecin, al principio
de las labores practicadas por las empresas
mineras en la comarca de Ceb que nos
referimos. Los estudios, base que hemos alu-


I N M IG R A C' O N P K N IN S l j L A R
9 1
dido, desde unos pocos aos h singularmente
vienen practicndose, habiendo y hoy algu-
nos de ellos tan cumplidamente ejecutados,
que solo creemos falte lo que corresponde la
obligada iniciativa del Estado, para que se co-
nozcan en debida extensin dichos estudios.
Si la industria minera no permite en el es-
tado actual acudan muchos obreros peninsu-
lares trabajar en ella, tampoco impide creer
hallaran algunos de ellos medios fciles de'
obtener colocacion en dicha industria, logran-
do mejor salario que el que obtienen en las
minas de Europa.
Y es posible que al obtener en estas pro-
ducciones mineras de carbones mayores pro-
vechosos resultados, vengan con ellos el est-
mulo y el capital necesario para acometer
otras explotaciones de las cuales por clculos
racionales puede esperarse utilidad.
Se lee en otro concienzudo trabajo del Ins-
pector General de Minas de este Archipilago
el Sr. D. Enrique Abella y Casariego, cuan
fundadamente se puede abrigar tal espe-
ranza, y que es indudable la existencia de
otros minerales en estas Islas.
En la descripcin fsica, geolgica y minera
que de la Isla de Panay por modo tan cabal
hace, aun llamndola modestamente bosque-
jo, el Sr. Abella, si bien no concede importan-
cia algunas investigaciones practicadas sobre
la presencia de sustancias metalferas, como el
abogue, en algunos lugares del Sur de aquella
comarca, seala lo interesante de practicar


92
COLONIZACION DI;; FILIPINAS
estudios, que dn conocer la importancia
que puedan alcanzar los criaderos de otros
minerales, como el cobre, que probablemente
existe en la provincia de Antique, y el hierro,
de cuya existenci se puede dudar menos, ya
que el distinguido Ingeniero Jefe de Minas de
que nos ocupamos, asegura haber visto en el
monte Canarisan y en el Sup de Logtugan
tobas que pueden tomarse como minas de este
metal, segn lo penetradas que se presentan
de los xidos del mismo.
Tambin el oro se presenta en muchos lu-
gares de la misma Isla y se ha explotado y se
explota todava este rico metal, del cual en la
provincia de Iloilo hay puntos de aprovecha-
mientos, como los del barrio de Abac, de San
Enrique y los del pueblo de Barotac Viejo,
practicndose tambin esos aprovechamientos
en los aluviones al pie de aquellos cerros, de
Dumarao y en otros lugares de la comarca.
Tambin se supone la existencia en Panav
de carbones que pueden explotarse, siendo el
pueblo de Valderrama el que presenta mas
indicaciones carbonosas.
Asimismo se comprueba la existencia de
oro en criaderos de todas clases en distintos
puntos del Sur del Archipilago y en Luzon;
existen tambin comarcas en que se presenta
y explota en pequea escala el oro, asi como
esta misma Isla ofrece numerossimos yaci-
mientos de rocas y piedras de construccin,
que constituyen gran atractivo para quien
verdaderamente tenga aficiones la industria
de que nos ocupamos.


IN MIGRACIO N PE NIN SU L A R
93
INDUSTRIA
del carbon vegetal y de destilacion de
leas en filipinas.
Se explica bien la poca importancia hasta
. hoy de la industria minera, referente la
explotacin de los yacimientos hulleros que la
Isla de Ceb ofrece en este Archipilago, car-
bones 1 ign i tosos de cal idadexcelen te, con si ngu -
laridad para su combustin en la maquinaria
de vapor; lo que menos fcilmente se concibe
es, no se haya desarrollado en Filipinas la
produccin del carbn vegetal.
Es un artculo de produccin que induda-
blemente ofrece porvenir halageo: solo la
apata, que conduce la dejadez, por la causa
que con mayor imperio sobre ella acta, la
apata por influencia material del clima, puede
determinar en el mundo moderno: que ciudad
tan populosa cual lo es Manila, contine coci-
nando con lea, mucho mas cara que el car-
bn, y que tanto se presta suministrar por
sus humos, de condiciones tan varias cuales lo
son las clases de lea que se quemen, modifi-
caciones que alteran la sapidez de los alimentos
sujetos coccion, al menor descuido de los co-
cineros, (quienes con frecuencia los padecen).
Segn los interesantes datos que nos pro-
porciona la interesante revista La vida in-
dustrial, hasta poco h publicada en esta
Capital, en el g5 p % de las casas de Manila


92
COLONIZACION DI;; FILIPINAS
estudios, que dn conocer la importancia
que puedan alcanzar los criaderos de otros
minerales, como el cobre, que probablemente
existe en la provincia de Antique, y el hierro,
de cuya existenci se puede dudar menos, ya
que el distinguido Ingeniero Jefe de Minas de
que nos ocupamos, asegura haber visto en el
monte Canarisan y en el Sup de Logtugan
tobas que pueden tomarse como minas de este
metal, segn lo penetradas que se presentan
de los xidos del mismo.
Tambin el oro se presenta en muchos lu-
gares de la misma Isla y se ha explotado y se
explota todava este rico metal, del cual en la
provincia de Iloilo hay puntos de aprovecha-
mientos, como !os del barrio de Abac, de San
Enrique y los del pueblo de Barotac Viejo,
practicndose tambin esos aprovechamientos
en los aluviones al pie de aquellos cerros, de
Dumarao y en otros lugares de la comarca.
Tambin se supone la existencia en Panay
de carbones que pueden explotarse, siendo el
pueblo de Valderrama el que presenta mas
indicaciones carbonosas.
Asimismo se comprueba la existencia de
oro en criaderos de todas clases en distintos
puntos del Sur del Archipilago y en Luzon;
existen tambin comarcas en que se presenta
y explota en pequea escala el oro, asi como
esta misma Isla ofrece numerossimos yaci-
mientos de rocas y piedras de construccin.
que constituyen gran atractivo para quien
verdaderamente tenga aficiones la industria
de que nos ocupamos.


INMIGRACION PENINSULAR
I I I
INDUSTRIA
del carbon vegetal y de destilacion de
leas en filipinas.
Se explica bien la poca importancia hasta
hoy ci la industria minera, referente la
explotacin de los yacimientos hulleros que la
Isla de Ceb ofrece en este Archipilago, car-
bones lign i tosos de calidad excelente, con singu-
laridad para su combustin en la maquinaria
de vapor; lo que menos fcilmente se concibe
es, no se haya desarrollado en Filipinas la
produccin del carbn vegetal.
Es un artculo de produccin que induda-
blemente ofrece porvenir halageo: solo la
apata, que conduce la dejadez, por la causa
que con mayor imperio sobre ella acta, la
apata por influencia material del clima, puede
determinar en el mundo moderno; que ciudad
tan populosa cual lo es Manila, contine coci-
nando con lea, mucho mas cara que el car-
bn, y que tanto se presta suministrar por
sus humos, de condiciones tan varias cuales lo
son las clases de lea que se quemen, modifi-
caciones que alteran la sapidez de los alimentos
sujetos coccion, al menor descuido de los co-
cineros, (quienes con frecuencia los padecen).
Segn ls interesantes datos que nos pro-
porciona la interesante revista La vida in-
dustrial, hasta poco h publicada en esta
Capital, en el 95 p% de las casas de Manila


92
COLONIZACION DI;; FILIPINAS
contina el uso de la lea para guisar en los
repugnantes prehistricos calanes, y solo en
un 5 p % de estas viviendas de la Ciudad de
Legaspi hllase el empleo racionalsimo de la
hornilla de carbn: pudiendo obtenerse esta
al precio del caln resultando todava mas
barata por su duracin, y siendo por otra par-
te mucho mas reducido el precio del carbn
que el de la lea, repetimos, no se explica,
como no se opera tan ventajosa transforma-
cin en el brevsimo tiempo en que debe efec-
tuarse, quitando con ello solo el 95 p % de los
manifiestos riesgos del incendio, que entende-
mos poder asignarse los que produce el uso
dla lea chisporroteando y destacando frag-
mentos de la misma en combustin, sobre
pavimentos tan tnues como los de estas cons-
trucciones ligersimas en general.
Cabe por consiguiente, y por toda conside-
racin se impone en estas Islas, la industria
que produce el carbn vegetal. La materia
prima para sta ya no puede ser mas abun-
dante ni de mejor calidad: todos los mangla-
res suministran leas muy apropiadas para
hacer carbn, de manera que puede obtenerse
este muy bajo precio. La poca aplicacin que
tanto para el uso domstico como el industrial
tiene este artculo y el acaparamiento que de
l hacen los Chinos para detallarlo, determina
el enorme, incomprensible precio de cincuenta
cntimos, que es el impuesto en venta al me-
nudeo por lo citados acaparadores, cuando
seguramente la mitad de tal precio aun repre-
sentara una utilidad neta de igual suma por
cada arroba para el industrial.


Full Text

PAGE 1

COLONIZACIO N D E FILIPINA S INIMIGRACIO N PENINSULA R PO R manue l S ASTR" N Ex-Diputad o Cortes Ex-Gobernado r Civi l d e varia s provincia s de l Archipilago Consejer o d e Administraci n d e esta s Islas etc. etc MANIL A 189 7

PAGE 2

MALABON : 1896-Establ Tipo-Litgriie o de l Asil o d e Hurfanos

PAGE 3

PREFACIO ^TCTT^ N e l me s d e Juni o ltim o emitimo s ft ant e e l Consej o d e Administraci n d e ^ Filipinas u n inform e relativ o a l in teresante importantsim o asunt o d e Colonizacio n d e esta s tierra s d e l a Patria po r medi o d e l a inmigraci n peninsular L a benevolenci a co n l a cual instintiva mente po r gremiale s afecto s e l compaerism o juzg a la s obras determin qu e ta n escas o d e mrit o cua l l o est e l expresad o informe fue s e n o sol o aprobad o unnimement e po r ta n ilustrad o cuerp o consultiv o sin o qu e aque l trabaj o fu declarad o merecedo r de l hono r insign e d e l a publicidad : as s e solicit e n mocio n po r aque l alt o cuerp o elevad a l a Superio r Autorida d d e esta s islas Per o e s probabl e tambi n coexist a co n es a magnanimidad entr e corporacione s impe rante identificaci n rea l y positiv a entr e quie ne s e n e l sen o d e la s misma s delibera n y propone n siend o en est e cas o com o e n todos, aque l informe fiel, sincer a expresi n de l co

PAGE 4

4 PREFACI O mu n senti r d e lo s dignsimo s individuo s qu e compone n e l Consejo porqu e e l sentimient o de l afect o personal e n nad a obscurec e par a aquello s l a rect a apreciaci n d e la s cosas n i e n l o ma s mnim o entibi a e l debe r qu e cum ple n d e controverti r sobr e cualquie r materi a qu e n o l a considere n provechosa lo s alto s sagrado s fines d e l a Administraci n pblica : fines qu e n o so n otros sin o e l foment o ince sante y perptu o desarroll o d e lo s interese s morales intelectuale s y materiale s d e esta s espaola s tierras Bie n l a vist a est d e quie n siquier a hast a contr a natura pudier a ser automtico inconscient e empedernid o injust o detrac to r d e est e hermos o paterna l sistem a d e do mini o ejercid o e n Filipinas e l progres o reali zad o e n lo s tre s rdene s qu e s e acaba n d e citar Evidencia n e l primero millare s d e escuela s d e instrucci n primari a qu e vierte n sobr e esto s pueblo s individuo s qu e sabe n lee r y escribi r e n mayo r proporcionalida d qu e l a alcanza n l a mayo r part e d e lo s pueblo s d e Europ a y d e Amrica : centenare s d e escuela s superiores instituto s y seminario s y un a Universida d cua l l a Rea l y Pontifici a d e Sant o Tom s qu e cuent a co n respetabl e claustro representaci n d e toda s la s facultade s lite rarias Brillant e inequvoc a muestr a de l progres o moral ofrcel a l a sol a contemplaci n d e he ch o ta n magn o cua l e l qu e e n est e archipila g o s e ofrece saber ; mas^d e 5.ooo.oo o d e lo s 6 y i qu e l o puebla n vive n atenido s lo s

PAGE 5

5 PREFACI O santos sabios divino s precepto s de l Evange li o y adora n Dio s Unic o Suprem o Hacedo r de l Universo y n o a l So l Bathal a d e lo s cuale s era n idlatra s esto s indios Y cuant o a l admirabl e progres o material aqu operado est a otr a sntesi s l o expresa : QUINQUENI O D E 189 0 1894 Jmportaci o n Valore s e n peso s y e n promedio . 23.948.595 Bxp o rtacion Valore s po r Aduana s e n peso s y promedio 30.084.235 Est a efectiv a prosperida d y grandez a qu e Filipina s vien e adquiriend o ser a much o ma s rpida e s claro s i l a propi a especia l natura leza n o presentas e rigore s tanto s po r clim a par a l a raz a europea pue s s i co n lo s hbito s y resistenci a qu e par a e l trabaj o est a distin gue fural e dad o acomete r l a labo r d e regio ne s ta n exhuberante s e n vegetaci n com o l o so n la s d e est e archipilag o filipino, resultar a mu y plid o e l grad o d e adelantamient o qu e s e acab a d e bosquejar respect o de l qu e esperars e pudier a seg n lo s ma s serio s clculo s de l juici o ma s sereno Fij a e n esto s momento s l a atenci n m s e n concret o respect o l a convenienci a d e qu e l a raz a blanc a trabaj e esta s tropicale s tierras : d e qu e millare s d e espaole s peninsulares

PAGE 6

6 PREFACI O acuda n desd e la s Repblica s Sud-Americanas co n ta l objet o Filipinas imperios o debe r e s expone r co n franquez a aunqu e n o se a alha gador a lo s obstculo s qu e e n concept o d e mucho s present a est a zon a par a qu e e l espa o l peninsula r trabaj e su s campos Ta l de mostracin pued e declara r par a quie n l a logre exenci n complet a d e responsabilidade s morales par a u n maan a qu e co n tristez a confirmas e vaticinio s product o d e mltiple s observaciones Testimoni o valioso incontestabl e d e l a es pecialsim a atenci n qu e e n toda s poca s me reci lo s Podere s pblico s l a agricultur a e n Filipinas so n la s mi l y mi l disposicione s dictada s e n pr d e l a misma tant o desd e l a Metrpol i cunt o desd e e l Gobiern o Genera l d e la s islas Arranca n aquella s medida s ma s n o po de r generosa s todas d e lo s clebre s pragmti ca s de l emperado r D Carlo s dada s e n Toled o e n May o de l a o I525 Si n solucio n d e conti nuida d siguiero n dictndola s ta n protectora s com o aquella s lo s monarca s sucesores singu larment e lo s Felip e II II I y IV.—L a intermi nabl e seri e d e auto s acordados e n lo s qu e l a Rea l Audienci a d e est e territori o legitimab a l a propieda d enalteciend o e l valo r d e l a mis ma tod o e n aquella s fechas s e amoldab a a l pla n d e constitui r sobr e lo s slido s precepto s de l Derech o civi l l a riquez a pblica Concordante s co n lo s esfuerzo s d e aquello s legisladores fuero n posteriorment e lo s d e quiene s dictaro n Ordenanza s d e bue n Gobier no cuale s la s d e 1769 1768 178 2 y 1784 y

PAGE 7

7 PREFACI O aquell a Rea l Cdul a d e 1785 as com o la s Or denanza s d e Intendente s d e l a Nuev a Espa a qu e e n 178 6 determinaba n y l a form a com plet a par a componer vende r y adjudica r la s tierra s realenga s y balda s lo s qu e sencilla ment e ofreciero n labrarlas Lo s memorable s RR DD d e 188 9 y 189 3 y la s instruccione s adjetiva s d e l a Direcci n Genera l d e Administraci n Civil : e l dictad o po r e l Gobiern o Genera l d e esta s isla s e n 6 d e Febrer o de l a o actual secundand o vivamen t e l a gesti n poltico-administrativ a tradicio na l d e l a Metrpoli respect o l a agricultur a filipina ha n sid o e l m s eficaz e l determinan t e propulso r de l adelantamient o alcanzad o e n e l desarroll o d e l a riquez a pblic a e n est e archipilag o mas pued e llega r l a acci n de cidid a d e l a Administraci n de l Estado hast a vence r lo s obstculo s qu e e n concept o nues tro l a naturalez a present a e n esta s regione s tropicales d e l a Patria par a qu e e l espao l peninsula r trabaj e su s campos y po r mayo r energ a y destrez a aplicada s l a labo r agrco la s e logr e mayo r produccin ? H e aqu e l tem a qu e desarrollbamo s e n e l dictame n emitid o ant e e l Consej o d e Admi nistraci n d e esta s islas seg n y s e h a di cho e n e l me s d e Juni o ltimo Do s mese s despues e n e l d e Agost o de l a o corriente estall a e n esta s islas u n movimien t o insurreccional d e extencio n supin a y inopi nad a y d e l a ndol e ma s bruta l qu e e n lo s pueblo s ma s degradado s s e h conocido Acaecimient o ta n criminal s i po r favo r de l Ciel o y esfuerz o d e nuestr o brazo n o logr

PAGE 8

8 PREFACI O echa r po r tierr a nuestra s cabezas segndola s alevosament e co n e l pua l de l Catipuna n re partid o millare s d e millare s d e proslito s e n lo s ntro s d e asociacione s secreta s po r tod a Le y condenada s y po r tod o bue n sentid o mal decidas h borrad o d e nuestra s miente s e l concept o errne o e n ella s alojado relativ o l a cultur a qu e atribuamo s esto s pueblo s regido s sol o po r nuestr a fuerz a moral decla rndolo s co n ell o superiores a l rest o d e la s raza s orientales y po r nosotro s lo s espaoles liberado s d e s u barbari e primitiva redimin dole s d e l a abyecci n e n qu e viva n si n m s fuerz a qu e l a trazad a po r l a fuerz a brut a de l caciquism o salvaje Consideramo s patritic o inexcusabl e de ber apesa r d e nuestr a efectiv a pequee z y de l ning n vale r literario escribi r u n memo rndum acerc a d e est a insurrecci n de l pue bl o tagalo g contr a l a dominaci n ma s nobl e qu e l a Histori a consigna : aquella s pgina s habremo s d e lleva r nuestr a profund a convic ci n po r trist e accionamient o arraigada sobr e l o indispensabl e qu e s e hac e l a perpetu a con centraci n d e mucho s ma s elemento s penin sulares d e lo s qu e hast a ahora habitual secularment e h mantenid o nuestr a Sant a Madr e Patri a e n esta s remota s islas.—Per o com o quier a que eso s elemento s n o podr n e n gra n nmero seg n nosotro s entendemo s pertenece r l a famili a agrcola sin o la s artes l a industria a l comerci o y l a guerra n o tenemo s modificaci n qu e hace r e n l o substancial nuestr a teor a sobr e Coloniza d o n d e est e Archipilago po r medi o d e l a

PAGE 9

9 PREFACI O inmigraci n peninsula r destinad a lo s traba jo s de l campo Po r se r as y recomendndono s l a bene volenci a d e nuestro s lectores co n e l mism o anhel o co n qu e no s recomendbamo s po r l o san o d e nuestr a intenci n quiene s po r mi nisteri o d e l a Ley deba n juzga r nuestr o dic tame n aludido no s decidimo s publica r est e opscul o qu e contien e l a doctrin a po r noso tro s intentad a e n l o qu e s e refier e ta n important e tesis Manila Diciembr e d e 1896 WLoa

PAGE 11

DE L PLA N GENERA L D E COLONIZACION ^TgY^ f L proyect o d e colonizacio n par a Fili pina s po r medi o d e l a famili a Espa ol a Peninsula r diseminad a e n gra n nmer o entr e l a repblica s Sud-ame ricana s enviad o esta s Isla s e n lo s primero s mese s de l a o actual co n e l fin d e qu e sobr e l informase n lo s Centro s administrativo s lla mado s po r l a Ley y san a costumbr e efec tuarlo e s dign o d e tod a consideraci n y enco mi o po r e l patriotism o e n qu e s e inspira n su s autores po r e l trabaj o hbi l y asidu o qu e repre sent a y po r e l humanitarism o qu e evidencia y a qu e entr e lo s vario s concepto s qu e entra a y expres a e l aludid o plan est bie n demostrad o e l qu e tiend e proporciona r millare s d e fa

PAGE 12

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S milia s espaola s e l medi o d e redimirs e d e la s contrariedade s qu e sufren la s cuale s toca n hast a l a miseri a e n aquella s citada s repblica s cuyo s territorio s acudiero n guiado s po r e l no bl e impuls o d e un a utilidad product o de l trabajo par a encontrars e co n qu e n o puede n mucha s d e aquella s familia s n i obtene r si quier a l a m s indispensabl e par a atender la s necesidade s d e l a vida l a cua l e n mucho s ocasione s ve n amenazad a po r la s revuelta s frecuente s qu e e l orde n pblic o sufr e e n la s honda s crisi s poltica s y econmica s qu e s e opera n e n lo s citado s pases Per o consideracione s tambin d e ardoros o amo r ptri o y d e humanitarismo apart e d e otra s de l orde n econmic o exigiero n nuestr a propi a conciencia y seg n lo s concepto s qu e hemo s formad o acerc a d e ta l asunto e n esta s provincia s espaola s despue s d e nuestr a larg a residenci a e n la s misma s no s obligaro n cum pli r e l debe r d e oponerno s co n honrad a fuerz a d e convicci n a l proyect o mencionado desd e nuestr o puest o oficial par a impugnarl o e n e l dictame n qu e emitimo s y a l cua l hacemo s re ferenci a e n e l proemi o d e est e opsculo Es e mism o debe r d e conciencia qu e sea lamo s no s impuls a n o espera r po r ma s tiem p o l a publicaci n y a qu e n o de l dictame n ntegr o y literal l a substancialida d d e lo s argu mento s e n qu e apoyamo s nuestr o senti r e n cuesti n ta n important e cua l l a enunciada E n tod o tiemp o y desd e tod o luga r s e h a discurrid o sobr e proyecto s d e colonizacio n

PAGE 13

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I d e esta s tierra s d e l a patria po r medi o d e l o qu e e n efect o podr a se r s u ma s poderos o agente l a inmigraci n peninsula r agrcol a d e manera qu e est a ide a h a constituid o y todav a constituy e e l etern o suspira r d e mucho s penin sulare s residente s e n esta s Islas au n cuand o n o sea n tanto s com o lo s qu e as i pensaba n e n perodo s anteriore s a l d e riquez a pblic a actual L a circunstanci a d e n o se r nuev a ta l ide a patritica jam s pued e merma r e n l o ma s mnim o e l indubitabl e mrit o qu e alcanz a e l proyect o qu e aludimo s y qu e constituy e u n pla n complet o par a lleva r cab o e l pensa mient o d e colonizacio n expresado Per o cabalment e nuestr a preocupaci n con sist e e n tene r com o seguro s mayore s male s par a lo s mismo s s i aqu llegase n eso s millare s d e inmigrante s peninsulare s lo s fines mar cado s po r lo s autore s de l pla n d e colonizacio n qu e aludimo s esforzndos e sto s e n entu siast a intelectua l labo r e n evita r l a suert e ad vers a qu e corre n e n la s repblica s Sud-ameri canas aquello s espaoles respect o d e quiene s nosotro s creemo s qu e ta l ve z l a necesida d perentori a d e obtene r e l pa n d e u n sol o di a par a su s hijos privle s d e u n porveni r fijo dentr o d e l a Patri a mism a qu e po r ta l apre mio co n e l padre hubiero n d e abandonar E l pla n genera l d e colonizacio n qu e ha cemo s referenci a y presentad o l a Adminis traci n pblic a po r iniciativaprivada contien e cuanto s concepto s y detalle s interes a conoce r par a llevarl o cabo Descrbes e all e l objet o necesida d y ventaja s de l proyecto : s e desmenu

PAGE 14

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S za l a form a y mod o d e traslada r instalare n esta s Isla s la s familia s agrcola s d e qu e s e tra ta : s e da n cuanto s detalle s tcnico s correspon de n l a maner a d e efectua r l a colonizaci n agrcol a po r zonas : s e estudia n lo s elemento s financieros necesario s par a e l desarroll o de l proyecto y s e hace n clculo s sobr e l a pro duccin Pero ¡ah co n tod o es o qu e s e expon e y so br e l o qu e in extenso s e discurre s e lee e n e l proyect o aludid o l a franc a y dign a d e agrade cers e afirmacin d e qu e lo s autore s d e tant o clcul o y estudi o respect o d e esta s tierra s Fili pina s d e l a Patria ignora n lo s detalle s d e l a topograf a d e la s mismas s u clim a y otro s punto s fundamentale s qu e par a l a prctic a d e ta l pla n ofrece n diferente s comarca s de l archipilago n o po r l o disputado sin o po r l o accidentad o d e s u dominio Nad a ha y pue s d e estra o e n e l hech o d e qu e rengl n seguid o d e encomia r l a inten ci n rect a y e l trabaj o presentad o d e exepcio na l importanci a y qu e hemo s tenid o ocasio n d e examina r e n todo s s u n o superfl a exten cion digamo s co n firmeza d e conviccione s y co n pesadumbr e qu e aque l proyect o e s pur a y simplement e un a teor a plausibl e absoluta ment e inadecuad a esta s zona s d e Espa a e n e l Orient e intertropical

PAGE 15

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I NDOL E D E L A CUESTIO N Y ANTECEDENTE S ACERC A D E LO S PRIMERO S ENSAYO S D E TRABAJO S AGRCOLA S PO R ESPAOLE S PENINSULARES jjf^ a cuesti n ma s esencia l qu e presenta r H\£ L P ue d e cualquie r proyect o qu e s e refier a l a colonizacio n d e esta s tierra s d e l a pa tri a po r medi o d e l a inmigraci n peninsula r agrcola e s un a cuesti n tcnica ; un a cues ti n merament e especulativa e n l a acepci n filosfica d e est e vocablo e s deci r un a cues ti n qu e n o s e h a reducid o l a prctic a toda v a po r mod o qu e pued a llamars e fundamen talment e experimental pero so n e n seren o raciocini o d e ta l magnitu d lo s indicio s d e qu e n o e s adaptabl e esto s clima s y regione s l a inmigraci n peninsula r destinad a lo s traba jo s de l campo qu e nosotro s creemo s constitu ye n tale s indicio s verdader a pueb a plana Habr a d e se r meno s difci l est a cuesti n s i e l hech o d e continuar agrandand o la s prue ba s mayo r nmer o d e inmigrante s penin sulare s n o hubier e d e corresponde r mayo r nmer o d e desdicha s sufrida s po r mod o igua l a l qu e la s padeciero n lo s poco s qu e y a inten taro n e l trabaj o d e lo s campo s e n esta s Islas ma s conociend o l a suert e qu e cup o l a cas i totalida d d e lo s europeo s qu e e n esta s provin cia s intentaro n labra r po r s i mismo s la s tierra s n o cab e no e n concienci a cristian a mantene r y hace r qu e crezc a l a ilusi n d e qu e l a raz a

PAGE 16

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S blanca co n toda s su s brillante s cualidade s d e valeros a y civilizadora co n toda s su s ta n sor prendente s aptitude s par a cultiva r la s ciencia s y la s letra s y la s arte s y la s industria s y e l comerci o y todo s lo s oficio s seg n l o acredit a l a histori a d e l a humanidad pued a acomete r e n est e clim a lo s trabajo s qu e camp o ras o constituye n l a bas e d e toda s la s explotacione s agrcolas Intentronl o co n entusiasm o digno s d e mayo r fortun a n o poco s espaole s peninsula re s licenciado s d e est e Ejrcito quiene s solici tand o s u radicaci n e n e l pai s y creand o e n l s u famili a pensaro n sostenerl a po r medi o ta n honroso ; e l cultiv o d e l a tierra D e est a tierr a obtuviero n l a extencio n qu e desearon bastndole s par a lograrl a obligars e satisface r inverosmi l exigu o cano n algu n a comunida d religios a qu e po r ta n cristian o delicadsim o mod o cas i l a donaba bastbale s acudi r a l C u r a Prroc o de l puebl o qu e eligiera n par a ta l fin y e n e l hallaro n tod a suert e d e protecci n y ampar o par a e l trabaj o agrcola N o podemo s ignora r l o qu e tod o e l pai s sab e y acredit a est o es e l trist e resultad o qu e sufriero n tanta s parciale s pruebas Nosotro s creemo s qu e n o se r com o Direc to r siquier a com o capat s d e lo s trabajo s agrcola s e l espao l peninsula r n o pued e po r mod o algun o adaptars e la s explotacione s d e est e suel o insano y qu e au n e n aquello s oficio s sufr e mi l quebranto s d e salu d po r cau sa s entr e la s cuale s no s parece n mu y admi sible s la s qu e no s permitimo s expone r conti nuacin

PAGE 17

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I Lo s lectore s sabr n disculpa r demo s l a enumeraci n d e esa s causa s y s u explicativ a u n tint e siquier a d e referenci a tcnica escols tico ; no s permitimo s hacerl o as po r l a honr a qu e disfrutamo s d e posee r e l ttul o d e Mdic o d e l a faculta d central l a ve z qu e no s vemo s dignificado s co n lo s cargo s d e l a Administra ci n Civi l qu e desd e mucho s ao s venimo s de sempeand o tant o e n esta s Isla s com o e n l a d e Cuba d e mod o qu e e n la s una s y e n l a otra hemo s adquirid o l a propi a experienci a y per sona l observaci n qu e no s infund e e l valo r d e conviccione s necesaria s par a e l mantenimien t o d e nuestr o parece r y qu e co n tod a humil da d exponemos BREVE S REFLEXIONE S ACERC A D E L A INSALUBRIDA D DE L CLIM A D E FILIPINAS Sp-xRESENTA N esta s tierra s d e Espa a e n e l tristsim o cuadr o d e s u patolog a regional ^ adems.d e la s fiebres perniciosa s qu e sin gularment e s e padece n e n l a capita l de l Archi pilago tre s formidable s agente s destructore s d e lo s ma s vigoroso s organismo s qu e l a zon a templad a env a est a zon a trrid a tropical So n tale s proceso s morboso s la anemia, el paludismo e n la s mltiples catica s forma s qu e aqu afecta y el catarro gastrointestinal.

PAGE 18

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S Podr discutirs e l a proporcio n e n qu e esto s proceso s s e desenvuelve n e n un a otr a co marc a entr e l a enorm e superfici e d e 350.00 0 kilmetro s cuadrados qu e e s l a sumad a com o tota l d e la s parciale s qu e mide n la s isla s ha bitada s d e est e Archipilag o Filipino ; l o qu e nadi e pued e nega r es que e n tod a es a exten cio n d e cerc a d e 2.00 0 kilmetro s d e Nort e Sur ha y qu e lucha r contr a lo s tre s factore s patolgico s citado s qu e determina n l o nociv o d e est e clima respect o de l qu e ha y u n juici o e n genera l equivocado fundndos e ta l error e n qu e lo s recie n llegado s a l mism o n o s e v n acometido s d e la s enfermedade s propia s d e l a aclimataci n e n otro s pase s clidos si n tene r e n cuenta qu e e n esto s ltimo s un a ve z venci do s eso s trastorno s par a naturalizarse disfr tas e d e perfect a innumidad Y e n cambio e n Filipina s e s segur a par a e l europe o l a acci n de l clim a e n mayo r grad o nociva cuant o ma s tiemp o s e prolong a l a permanenci a d e aque l e n e l Archipilago L a demostraci n qu e pued e dars e d e est e asert o l a hace n concluyent e lo s cuadro s d e es tadstic a demogrfic o sanitaria a l imprimi r e n ello s la s tristsima s cifra s qu e consignan Y au n expresara n esta s estadstica s co n mayo r exactitu d l a rea l y efectiv a insalubrida d de l clim a d e esta s Islas s i l a evolucio n d e la s enfermedade s qu e hemo s citad o fues e ma s rpid a par a lo s caso s d e fata l terminacin qu e so n lo s qu e meno s s e escapa n esa s estadsti cas porqu e entonce s figuraran e n ellas par a hacerla s ma s agobiadoras per o ma s exactas lo s nombre s d e aquello s europeos qu e sufrien

PAGE 19

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I d o la s referida s dolencias busca n e n e l re gres o l a madr e patri a e l medi o d e redimirla s cuand o e n gra n nmero l o qu e sol o alcanza n es halla r e n e l fond o d e lo s mare s insondables poc o d e volve r ve r e l siti o y luga r e n qu e nacieron e l trmin o d e un a existencia adema s d e accidentada efmera po r l a especial im placable alevos a Patolog a d e est e clima Clim a qu e seg n l a interesant e divisi n es tablecid a po r Lombar t e n virtu d d e l a tempe ratur a anual deb e se r incluid o e n l a letr a A ; e s decir e n e l prime r trmin o d e lo s clima s calientes ; l o qu e e s igual ; po r e l hech o d e sufrirs e aqu un a temperatur a cuy a medi a pas a d e 2 5 0 e n l a cas i totalida d d e l a part e ha bitad a de l Archipilago est e clim a s e l e deb e coloca r necesariament e entr e lo s clima s ar dientes seg n e l distinguid o auto r d e clima tolog a mdic a qu e s e acab a d e citar sino entr e lo s clima s trrido-termale s d e Rochard S i ciertament e e s important e e l pape l qu e jueg a l a temperatura nosotro s n o pretende mo s nega r esclusivament e po r ell a l a posibili da d d e qu e e l espao l peninsula r s e dediqu e a l trabaj o agrcol a e n esta s Islas per o entende mo s l o impid e s e n absoluto l a temperatur a sealad a unid a otro s elemento s meteorol gico s de l clima principalment e l a humeda d y l a electrizaci n atmosfrica ; porqu e contr a e l medi o ambient e enervado r qu e aqu co n ell o s e crea n o e s posibl e reacciona r fcilment e s i s e aument a e l gast o d e fuerza s radicale s rga* nica s e n virtu d de l trabaj o corporal qu e po r escassim o qu e s e produzca conduce a l indivi du o europe o qu e e n est e clim a l o practica l a

PAGE 20

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S exageraci n de l sudo r aqu constant e e n tod o tiemp o y luga r d e maner a abrumadora y des tructor a d e lo s elemento s anatmico s qu e constituye n l a admirabl e tram a d e nuestr o organismo Influyend o est a humeda d y est a electriza ci n atmosfric a e n todo s lo s producto s d e esta s tierra s y d e esta s aguas y e n todo s lo s artculo s que^d e Europ a llegan cuntas e aqu par a l a alimentaci n co n factore s mu y tnues co n factore s cad a d a meno s a l alcanc e d e quie n gan a salari o escaso pue s e s verdadera ment e agobiado r e l aument o qu e viene n te niend o todo s lo s producto s qu e s e importa n d e Espa a y de l Extranjero : per o ademas lo s alimento s d e est a procedenci a suele n resulta r e n mucha s ocasione s nocivo s po r la s modifi cacione s qu e e l clim a le s impone Siges e d e esto nuestr o entender qu e e l organism o de l europe o libr a e n esto s clima s eterna descomuna l batalla contr a causa s d e destrucci n permanent e si n qu e po r otr o lad o pertrechars e pued a d e recurso s bastante s d e defens a par a e l sostenimient o d e ta l lucha Y s i as sucede com o nosotro s creemos po r propi o testimonio po r se r conocedore s com o l o somo s (de visa mu y prolongado ) d e esta s tierra s d e l a patria qu acontecer a la s 20.00 0 familia s peninsulares la s 100.00 0 alma s qu e s e pretend e trae r esta s regione s par a cultiva r lo s campo s co n tale s problema s d e salubrida d a l frente ? Eso s 100.00 0 espaole s peninsulare s proce dente s d e la s repblica s Sud-americanas entr e la s cuale s n o viv e endemi a alguna sin o la s

PAGE 21

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I enfermedade s propia s d e un a zon a geogrfic a simila r e n e l hemisferi o austra l l a qu e e n e l borea l ocup a nuestr a Sant a madr e patria ofre cera n aqu vast o camp o par a l a ma s trist e observacin l a aterrador a d e ve r mori r lenta per o fijamente, millare s d e individuo s d e tod o sex o y edad dispone r s u repatriacin qu e habra n d e emprende r mucho s co n enferme dade s d e graveda d y co n alg n achaqu e todos pue s tant o mont a l a acci n devastador a de l paludismo l a anemi a y e l catarr o intestina l e n esto s trpico s orientales Va n alimentars e aquello s millare s d e espaole s esclusivament e co n lo s producto s indgenas ? Imposible : e l europe o viv e aqu precisad o d e continu o regula r s u rgime n alimentici o d e otr o mod o distint o a l qu e em plea n lo s naturales E s ciert o qu e esto s po dra n usa r d e otro s cereale s qu e contiene n ciert a cantida d d e gluten y qu e s e produc e e n esta s tierra s abundantement e seg n comar ca s par a fabrica r e l pan qu e e s e l ma s univer sa l alimento y a qu e est demostrad o qu e co n l sol o pued e vivirs e much o tiemp o e n salu d cabal ; mas d e toda s suertes e n esta s Isla s n o s e cosech a e l trig o (sin o e s e n algun a macet a d e alg n nostlgic o peninsula r qu e pas a s u vid a e n siti o y luga r mu y alejad o d e tod o so cia l concierto) y po r consiguiente n o s e dispon e de l prime r aliment o reparado r qu e e n esto s clima s clido s resultar a d e valo r toda v a mayo r s i cab e po r e l poc o calo r anima l qu e par a s u absorcio n desdobla E l pa n d e trig o qu e aqu s e emple a po r l a raz a europe a simplement e qu e habit a lo s grande s pobla

PAGE 22

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S cione s proced e tod o d e l a harin a importad a d e Europa d e Amric a d e l a Australia sien d o mu y sabid o d e qu e suert e l a humeda d qu e recib e e n lo s viaje s d e larg a traves a l a des compon e completament e y cuand o n o e s alte rad a po r ta l raz n mu y poderosa s e pierd e po r l a humeda d d e esta s regione s tropicale s e n la s que co n e l constant e calo r coincid e u n pro medi o d e 16 1 dia s d e lluvi a anualmente s e gu n observacione s pluviomtrica s durant e u n trieni o e n e l cua l lo s citado s 16 1 dia s d e lluvi a vertiero n un a cantida d d e l a mism a expresad a po r 2.30 5 m m ALGUNO S DATO S ESTADSTICOS U N evident e pued e se r y e s l a demostra ^ L cio n d e l a influenci a morbos a qu e sobr e v e l europe o ejerc e e l clim a d e Filipinas S e obtien e co n ta l caracte r co n sol o pasa r l a vist a po r lo s cuadro s qu e l a Sanida d milita r pre sent a anualment e y e n lo s cuale s s e expres a e l Movimient o po r cuerpos y Relaci n d e fallecidos e n e l Hospita l milita r d e Manil a durant e u n a o cualquiera e l qu e s e dese e analizar po r ejemplo e l de l a o prxim o pa sad o 18g5 Hast a qu e e n e l mes.d e Agost o ltim o estall l a inconcebibl e insurrecci n qu e esta mo s venciendo e s decir ante s d e l a llegad a d e lo s vigoroso s refuerzo s d e tropa s peninsulare s qu e l a Metrpol i acab a d e envia r par a sostene r

PAGE 23

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I contr a tod o event o l a caus a sant a d e l a Patria ven a formand o part e d e l a guarnici n d e est a plaz a u n Regimient o d e Artiller a pi e com puest o d e do s Batallones co n dotacio n d e 5o o Artillero s peninsulare s y 6 5 Artillero s indge na s cad a Batalln : as com o lo s Artillero s ind gena s n o cuenta n par a s u manutenci n ma s qu e co n l a cantida d d e peso s fuerte s 5 6 anuales lo s Artillero s peninsulare s forzos o fu acre ditarle s y s e le s acredit a peso s fuerte s 163*2 3 cad a un o po r tiemp o igual Bie n administra dos seg n l o est n siempr e esto s recursos lo s soldado s indgena s presenta n u n aspect o d e incomparable ventajos o estad o d e nutrici n co n e l qu e ofreca n a l se r reclutados mientra s qu e lo s mismo s sntoma s d e hbit o exterio r basta n par a aprecia r e n lo s soldado s peninsu lares la s huella s qu e est e clim a d e Filipina s imprim e e n lo s nativos acerado s temple s or gnico s d e aquellos Uno s y otro s soldados europeo s indgenas est n atendido s e n su s padecere s po r u n cuerp o Mdic o declarad o brillant e po r l a opinion-contest e mu y conoce dor a d e la s severa s prueba s co n qu e s e aquilat a e l sabe r d e quie n h a d e forma r part e de l mis mo ; y si n e m bargo enseoras e d e ta l mod o l a alevosa enervadora debilitant e acci n d e est e clim a de l organism o d e lo s europeo s qu e la s fuerza s d e Artiller a peninsula r la s cuale s tomamo s com o bas e par a esto s argumentos pesa r d e esta r aquella s mu y mermada s po r otra s atencione s de l servici o fuer a d e l a plaza produjero n e n e l a o expresad o i8g 5 e l si guient e movimient o e n est e hospital

PAGE 24

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S Hospita l milita r d e Manila REGIMIENT O ARTILLER A PENINSULAR ENTRADOS Espaoles I n d gcnas Batalln 35 7 1 6 37 3 2. Batalln 38 2 8 39 0 HOSPITALIDAD Espaoles Indgenas TOTAL 1 e r Batalln 6.72 5 27 8 7.00 3 2, o Batalln 10.59 4 11 4 10.70 8 Muerto s 16 Y enviado s l a Pennsul a e n e l mism o a o (1895 ) seg n la s relacione s nominale s d e lo s individuo s d e trop a peninsulares quiene s e l Tribuna l Mdic o milita r declar a debe r reinte grarle s inmediatament e l a Madr e Patri a po r fuerz a d e l a graveda d d e la s dolencia s qu e sufren 106 Durant e e l a o d e 1894 est e movimient o e n e l Hospita l milita r d e Manila acus a esta s otra s cifras :

PAGE 25

INMIGRACIO N PENINSULA R .2 5 Hospita l milita r d e Manila REGIMIENT O ARTILLER A PENINSULAR ENTRADOS Espaoles Indgenas TOTAL 1. e r Batalln 32( 5 3 32 9 2. Batalln 47( 5 1 2 48 8 HOSPITALIDAD Espaoles Indgenas TOTAL 1. c r Batalln 9.76 3 68 7 10.45 0 2. Batalln 12.11 7 45 0 12.56 7 Muerto s 18 Enviado s l a Pennsul a po r l a graveda d d e la s enfermedade s qu e sufran 149 Buen o e s tene r e n cuent a qu e s i la s cifra s anteriore s s e padece n e n Filipina s po r l o qu e a l Ejrcit o peninsula r s e refiere cuand o s e trat e d e fuerza s destinada s e n much a part e tran quilo cmod o servici o d e guarnici n seg n d e ordinari o h a venid o aconteciendo s e agran d a e l dao aumentndos e la s expresada s cifra s cuand o la s citada s fuerza s europea s acude n 4

PAGE 26

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S campa a po r l a mayo r exposici n la s incli mencia s atmosfricas : y a s e sab e qu e sta s causa n siempr e ma s Vctima s qu e la s balas L o h a dich o grficament e Pringle Plu s oc cidi t aer qua m gladius. S i e n lo s estado s ta n completo s po r l a Sani da d milita r presentado s y d e lo s qu e hemo s obtenid o lo s triste s nmero s qu e acabamo s d e estampar s e lee n lo s encasillado s qu e s e des tina n a l diagnstic o d e la s enfermedade s qu e motiva n e l obligad o regres o Espa a d e cas i todo s lo s soldado s d e Artiller a peninsular l a mayo r part e d e la s citada s relacione s consig na n cas i esclusivament e esto s tre s concepto s clnicos : Catarro-gastro-intestinal Disenter a crnica Anemi a consecutiv a paludismo Y h aqu e n nuestr o senti r ¡evidenciados aunqu e grande s rasgo s solamente lo s carac tere s fijos d e esta s endemia s tropicale s qu e e n Filipina s determinan e l clima e l suel o l a alimentacin y probablement e lo s tre s factore s e n leta l consorci o unidos par a atenta r contr a l a vid a de l europe o co n singularida d y par a desarrollarl a entec a y vulnerable d e verdade r a miseri a fisiolgica, e n l a mayo r part e d e lo s naturale s d e esta s Islas

PAGE 27

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I ESTAD O ACTUA L D E COLONIA S AGRCOLA S E N FILIPINA S DIRIGIDA S PO R EUROPEOS CAMBIE N la s colonia s agrcola s aqu creada s puede n servirno s d e enseanza s provecho sa s par a l a Patri a y l a humanidad y debemos e n e l present e caso considerarla s ejempl o vivo par a supone r mu y raciona l y fundada ment e l o qu e habr a d e acontece r co n l a inmigraci n peninsula r agrcola L a Compa a genera l d e tabaco s d e Filipi nas disponiend o desd e s u fundaci n d e capi ta l cuantioso n o sol o de l necesario par a instala r un a varia s colonia s agrcolas cons tituy e n e l a o 1883 e n e l nort e d e Luzon vall e d e Cagayn (tierr a d e ta l fertilida d y riquez a natura l qu e n o s e hall a e n tod a l a Ocean a espaol a otr a qu e e n ell o l a supere) l a coloni a llamad a Sa n Antonio L a estable ci co n familia s indgena s principalmente naturale s d e provincia s limtrofe s la s d e Cagayn la s d e lloco s Nort e y Sur Bie n pblic a y notori a e s l a solicitu d co n qu e est a Compa a mirab a y mir a siempre cuant o su s colono s atae primer o y ant e todo po r humanitarismo y ta l ve z despues po r Le y d e clcul o concordant e co n aquel Desd e e l moment o d e inscribirle s com o tale s e n la s provincia s e n qu e lo s rene vcns e aquello s colono s atendido s po r mod o comple to L a Compa a le s proporcion a auxilio s d e

PAGE 28

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S marcha viaj e gratis ; le s instal a e n apropiad a viviend a ta n pront o llega n a l siti o d e s u desti no ; le s proporcion a un a alimentaci n segur a y habitua l e n e l pa s y regin ; e n u n almac n d e efecto s d e Europa qu e l a Compa a sostien e siempr e bie n surtid o dentr o de l poblad o qu e su s colono s ocupan vend e lo s artculo s d e aquell a procedenci a co n bonificacione s hast a de l cuarent a po r ciento sobr e lo s precio s d e lo s mismo s artculo s fuer a dees a cooperativa : cuenta n all co n Iglesi a y Sacerdote ; co n asis tenci a mdico-farmacetic a gratuita ; co n es cuela s d e instrucci n bie n montadas : hast a banda s d e msica orquestilla s h a cread o l a Compa a genera l d e tabaco s e n su s ha cienda s d e lo s valle s d e Cagay n Isabel a d e Luzon co n e l fin d e qu e lo s colono s entreten ga n agradablement e su s ocios apartand o s u imaginativ a d e preocupacione s nostlgicas Qu e s l o qu e falt a all ? Saneamiento ? No Verifics e est e co n arregl o arte a l em plaza r l a colonia La s roturacione s de l terren o qu e ib a se r objet o d e explotaci n agrcol a causaro n mucha s vctimas si n qu e logras e evitarla s e l esmer o co n qu e tcnicament e s e tratab a lo s enfermos E l paludism o qu e co n aquello s desmonte s s e exalt imperant e qued a ho y e n l a comar c a co n fuerz a d e igua l exacerbaci n qu e l a iniciada si n qu e hay a sid o posibl e hast a aho r a obtene r siquier a e l equilibri o entr e lo s na cimiento s y la s defunciones Aquell a coloni a s e constituy co n 5.oo o almas ; s u poblacio n constantement e vien e menos Y h e aqu l a suert e qu e corre n e n e l

PAGE 29

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I Nort e d e Luzo n la s colonia s agrcola s com puesta s d e naturales Per o ha y alg o seg n veremo s d e aplicaci n ma s exact a nuestr o tema L a coloni a d e Sa n Antoni o dirgenl a espa ole s peninsulares y alg n otr o europeo Ingenier o industria l mecnico : precis a cono ce r par a aplaudirlo tod o e l organism o co n qu e funcion a e l servici o d e l a Compa a Tabaca ler a d e qu e hablamo s si n tene r co n l a mism a afinida d alguna ; pudier a se r qu e a l revs e s decir ; qu e tuviramo s motivohast a d e dolemo s d e algun a severida d d e qu e po r part e d e ell a fuimo s vctima s e n algun o d e nuestro s viaje s efectuad o e n lo s buque s d e qu e e s consignato ria habindono s negad o bord o d e lo s mis mo s e l alojamient o que sin o reclambamo s po r consideracione s digna s d e aprecio po r Le y no s corresponda Per o seamo s justos Hemo s vist o porqu e mod o so n atendido s e n l a gra n haciend a d e Sa n Antoni o lo s co lono s indgenas : pue s bien lo s empleado s europeo s qu e l a dirigen n o sufre n l a ma s peque a fatig a corporal porqu e practica n caball o e n carruaj e lo s oficio s qu e est n destinados : vive n vid a holgada pue s adema s d e lo s sueldo s pinge s qu e disfruta n (d e lo s cuale s le s e s lcit o situa r e n l a Pennsul a si n quebranto s l a part e proporciona l qu e su s familia s dejan) l a inamovilida d d e qu e gozan permtele s calcula r co n meno r estreche z l a siempr e sensat a economa : tiene n l a ventaj a d e vituallars e d e tod a clas e d e efecto s de l pa s y d e Europ a po r e l medi o d e l a cooperativ a qu e s e acab a d e aludir : lleva n cab o su s

PAGE 30

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S viaje s siend o trasportado s gratuitament e e n lo s barco s d e l a Compaa co n bonificacio ne s de l 6 o p % cuand o po r causa s d e salu d po r recre o navega n e n la s dems : suele n e n cad a a o y po r concept o d e gratificaci n vers e agasajado s po r l a Compa a e n qu e sirve n co n un a mensualida d complet a d e l a qu e correspond e su s habere s percibido s siempr e e n tod a s u integridad est o es siend o lo s sueldo s qu e perciben efectivos n o hono rarios Tod o ell o sum a u n conjunt o d e facilidade s manifiestas par a qu e tale s afortunado s em pleado s viva n confortablement e y pudiera n po r e l bue n trat o eludi r lo s deplorable s efecto s d e esta s enfermedade s regionales y si n em bargo po r sobr e tod o ell o acomete n esta s lo s espaole s y dem s europeo s qu e puebla n l a coloni a d e Sa n Antonio e n much a mayo r proporcio n qu e la s padece n lo s colono s ind gena s d e l a misma N i un o sol o d e lo s primero s h a lograd o ob tene r inmunida d contr a e l paludismo Uno s ha n sucumbid o all : otro s muriero n e n lo s mare s a l regresa r l a Pennsula y e n ell a poc o d e llegar y alguno s poco s cumple n su s oficio s co n valo r heroico soportand o cristia nament e l a vid a qu e correspond e lo s estado s caquctico s e n e l mayo r grad o d e depaupera ci n orgnica tant o alcanz a l a naturalez a y crue l energ a d e l a endemi a paldic a e n Filipinas pue s e l bosquej o siniestr o per o exacto exactsimo qu e acabamo s d e hace r respect o d e l a colo ni a agrcol a d e Sa n Antoni o pued e servi r d e

PAGE 31

N.M G RACIO N PENINSULA R paut a para traza r lo qu e acontec e e n la s dems L a coloni a agrcol a d e Sant a Isabel e s otr a extens a haciend a emplazad a po r l a mism a Compa a .Genera l d e Tabaco s d e Filipina s e n el.terreno ma s sanead o d e l a provinci a d e l a Isabel a d e Luzo n limtrof e l a d e Ca gayn Apesa r d e qu e all est n lo s empleado s qu e l a dirige n y colono s qu e l a trabaja n e n la s misma s ventajosa s condicione s qu e lo s qu e constituye n l a coloni a d e Sa n Antonio d e qu e acabamo s d e hablar l a d e Sant a Isabe l v dis minui r s u poblacio n e n la s proporcione s mis ma s qu e l a d e Sa n Antonio : merma s d e po blaci n qu e ha y qu e achaca r l a insalubrida d de l clima pue s po r enter o corresponde n l a misma : la s cifra s estadstica s so n mu y elo cuentes d e ella s puede n obteners e dato s d e valo r rea l par a llega r pode r senta r com o principio s hecho s d e observaciones per o e s meneste r qu e est a se a mu y concienzud a sobr e tod o e n l o qu e s e refier e higien e pblic a y terapetica Numerand e e t perpendend e ob servationes. Po r entenderl o as hemo s tenido a l examina r la s estadstica s a l cas o pertinen tes mu y bue n cuidad o e n desconta r otro s concepto s d e disminuci n d e gente s e n aque llo s poblados singularment e l a qu e produce n la s fuga s mu y frecuente s e n toda s esta s colo nias au n co n tant o auxili o material mora l intelectua l com o s e prest a la s familia s agr cola s po r l a citad a Compa a qu e consum e

PAGE 32

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S suma s cuantiosa s e n esta s empresas per o l a inconstancia e l esprit u d e mutabilida d e s e n lo s naturale s d e esta s Isla s u n atribut o d e s u propi o constitutivo Mu y cuantiosa s suma s as mismo y co n re sultado s hast a ho y completament e negativos h a invertid o e n e l mism o Nort e d e Luzo n y co n e l mism o objet o d e l a explotaci n agrcol a l a Orde n d e Sa n Agust n e n esta s Islas l a cua l as com o la s dem s Ordene s Religiosa s tant o debe n e n civilizaci n y cultur a esta s tierra s d e l a Patri a desd e s u ab initio socia l po r lo s espaole s obtenido Lo s glorioso s ofi cio s qu e po r tod o concept o y fas e viene n pres tand o e n esta s Isla s Filipina s esa s Ordene s Religiosa s qu e aludimos desd e 37 6 ao s ha gravado s est n co n caractere s ta n indeble s e n e l gra n libr o d e l a Historia qu e ser van a tare a l a qu e e n e l transcurs o d e lo s tiempo s pued a emplears e po r quie n entr e pequea s pasione s s e mueva par a consegui r descarga r sobr e esta s veneranda s corporacione s u n to m o d e tibiez a siquier a e n lo s respeto s y con sideracione s qu e merece n y qu e tod a con cienci a recta e n alg o advertid a d e lo s hecho s pasado s y presentes le s otorg a co n sincerida d entusiasta Ma s volviend o nuestr o relat o d e l o qu e acontec e e n la s colonia s agrcolas diremo s qu e l a coloni a agrcol a d e Sa n Agust n po r l a orde n de l mismo s Sant o nombr e emplazad a y explo tad a co n magnaminidad qu e justament e s e encomi a e n l a provinci a d e l a Isabel a d e Luzon

PAGE 33

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I s e foment a co n tod o esfuerz o y recurs o espe cialment e desd e e l a o 1892 : tod o result a all esteril apesa r d e l a fertilida d de l suelo acon teciend o as po r l a insalubrida d de l clima E l eterno implacabl e enemig o d e esta s zonas la s fiebres accesionales mataro n prime rament e a l Reverend o Padr e Agustin o funda do r d e l a ta l colonia : a l poc o tiemp o inutiliza ro n otr o compaer o de l primer o y e n tre s ltimo s ao s 1894-9 5 y 1896 ha n tenid o qu e abandonarl a otro s tre s Padre s Directore s e n defens a d e su s propia s vida s seriament e comprometidas L a coloni a agrcol a d e Sa n Agust n ofrec e par a lo s colono s indgenas qu e est n tambi n tratado s com o e n la s anteriores lo s mismo s riesgo s y lo s mismo s male s y est constituid a co n familia s indgena s d e llocos qu e son se g n y a hemo s dicho d e tierr a limtrof e l a d e qu e hablamos E l luga r d e emplazamient o d e aquell a coloni a est e n l o ma s sanead o d e aquello s valle s de l Norte qu e n o so n n i d e lo s hondos n i d e lo s estrecho s sin o d e lo s d e gra n anchur a y elevacin Per o e s acas o e l Nort e d e Luzo n solamen t e e l territori o d e esta s Isla s Filipina s e n e l qu e esta s colonia s agrcola s ofrec e inconveniente qu e s e elevara n insuperable s obstculo s probablemente s i s e intentas e l a inmigraci n peninsula r destinad a l a agricultura ? E n Tarla c provinci a situad a e n e l centr o d e l a gra n Isl a d e Luzon y qu e est limitad a

PAGE 34

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S po r la s d e Pangasinan,Nuev a cija Pampang a y Zambales cre l a Compa a Genera l d e Ta baco s s u tercer a coloni a agrcola E l ma s trist e xit o vien e coronand o ta l empresa apesard e l a inteligent e direcci n qu e tien e y d e l a volunta d firme qu e s e aplic a po r lo s qu e est n s u frente Todo s lo s empleado s europeos (ntes e bien ) si n excepcin qu e est a coloni a ha n sid o destinado s ha n sufrid o y sufre n co n fre cuenci a la s fiebres paldica s e n su s distinto s grado s y diferente s tipos sintindos e invadido s todo s ello s ante s d e lo s quinc e primero s dia s d e s u permanenci a e n aquella s zona s qu e n o so n ciertament e d e la s ma s baja s y hmedas E n est a coloni a s u actua l Directo r e l Seo r Bar n Du-Marai s hs e construid o un a vivien d a 3 2 metro s d e altur a sobr e la s sementeras y apesa r d e ta l precauci n y au n llegand o a l quinismo po r e l us o continuad o qu e hac e de l tratamient o profilctic o po r la s sale s d e qui nina e l Seo r Bar n Du-Marai s h a padecid o y padeciend o vien e la s fiebres accesionales d e esto s climas E n l a Pampang a provinci a asimism o si tuad a e n part e centra l d e Luzon exist e un a granja-modelo l a d e Magalang dirigid a po r e l Ingenier o Seo r Do n Enriqu e Rodrgue z d e Celis Par a lo s trabajo s agrcola s d e interesant e estudi o qu e s e viene n practicand o all po r s u citad o Director agrnom o distinguido h a dis puest o st e d e alguno s espaole s peninsulares :

PAGE 35

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I esto s n o ha n carecid o e n aque l luga r d e recurs o algun o par a s u manutencin ; ocupa n bue n alojamiento ; ha n ensayad o trabaja r mu y me tdic a y gradualment e e n la s hora s d e rayo s solare s oblicuo s y apesa r d e tod o ello lo s espaole s peninsulare s quiene s no s referimo s n o ha n lograd o soporta r impunement e caus a d e l a acci n debilitant e de l clima e l escas o trabaj o corpora l qu e desdoblaban enferman d o todo s ello s ma s meno s gravemente Y d e ta l maner a e l Sr R d e Celi s h a arraigad o entr e su s conviccione s l o imposibl e d e l a explotaci n agrcol a d e esta s tierra s po r medi o d e brazo s europeos qu e es e celos o Di recto r d e l a granja-model o d e l a Pampanga e l cua l cuent a larg a residenci a e n e l pai s conoce do r d e l e n tod a s u extensin habiend o estudiad o segurament e co n provech o par a l a cienci a qu e cultiva y co n much o deteni mientO j e l centr o d e Luzon l a gra n Isl a d e Mindana o y otra s de l Su r de l Archipilago declar a ho y co n nobl e franquez a e l grav e erro r po r l sufrid o mientra s acarici l a ide a d e qu e e n est e clim a pod a obteners e co n brazo s espaole s peninsulare s e l ensanch e d e l a ri quez a agrcola Est a valios a opinio n de l Ingenier o agr nom o qu e acabamo s d e cita r l a hallamo s vigorosament e reforzad a co n e l ilustrad o pa rece r de l esclarecid o Inspecto r Genera l d e Agricultur a d e esta s Islas Iltmo Sr D Ma nue l de l Busto cuya s grande s condicione s intelectuale s est n a l mism o altsim o nive l d e la s morale s qu e pose e ta n conocid o cuant o estimad o Ingenier o Jef e de l servici o agron

PAGE 36

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S mico e l cua l entiend e n o se r posibl e n i e n Luzon n i e n Visaya s e l trabaj o de l europe o e n e l campo : y s i despue s d e grande s considera cione s sobr e e l important e tem a d e l a coloni zaci n agrcol a e n esta s Islas consideracione s qu e constituye n sri o estudi o practicad o po r e l Sr de l Bust o y publicad o e n l a prens a d e est a Capita l y a e n e l a o 1884 lleg a e l distin guid o agrnom o dequ e no s ocupamo s desli za r tnuement e l a ide a d e qu e cab e un ensayo d e colonizacio n peninsula r e n Mindana o l a Paragua ; d e l a form a mism a e n qu e viert e ta l concept o surg e l a afirmaci n d e l o insegur o qu e est de l xit o qu e alcanzas e e l trabaj o de l europe o e n la s do s Isla s citadas puest o qu e sol o legitim a e l ensay o qu e s e refier e par a e l trabajado r peninsula r qu e s e vier a e n e l cas o trist e d e opta r entr e lo s male s d e l a miseri a y lo s qu e la s enfermedade s d e est a regi n pue da n causarle Dilem a cuyo s trmino s so n d e apreciare n e l orde n moral per o qu e deja n d e pi e e n absolut o l a firme creenci a po r nosotro s sustentad a respect o l a imposibilida d d e l a colonizacio n d e esta s tierra s d e l a Patri a po r e l trabaj o agrcol a d e peninsulares Tanteo s practicado s e n l a provinci a d e Alba y situad a a l extrem o S E d e Luzon limitad a po r e l ma r Pacfico e l estrech o d e Sa n Bernardin o y l a provinci a d e Camarine s Sur d e clim a much o ma s benign o qu e e l d e cas i toda s la s dem s provincia s d e Luzon demuestra n tambi n co n trist e elocuencia

PAGE 37

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I qu e lo s espaole s peninsulare s n o soporta n lo s trabajo s de l campo Mu y poco s ao s h la s familia s all con ducida s desd e l a Pennsul a co n ta l objeto hubiero n d e abandona r bie n pront o s u insta laci n agrcola : despue s d e habe r fallecid o algunos d e habers e vist o atacado s otro s e n e l prime r d a d e trabaj o camp o libr e d e hipe remia s aguda s de l crebr o po r l a insolaci n actuand o sobr e lo s centro s cerebrales l a propi a concienci a de l propietari o d e aquell a haciend a qu e s e alude reclam y obtuv o l a medid a d e n o continua r esperiment o ta n arriesgado siend o reintegrado s l a madr e Patri a aque llo s colono s qu e s e libraro n d e ma l mayo r qu e e l d e ve r un a ilusi n ma s perdida Un-Capit n d e marin a mercant e interin sular D Antoni o d e Iribar co n e l fin d e verifica r l a explotaci n agrcol a d e un a ha ciend a suy a e n Mindoro l mism o conduj o desd e l a Pennsul a y par a aque l fin die z fa milia s completa s d e vascongados : traj o ade ma s desd e l a madr e Patri a lo s apero s d e labranz a necesarios animale s d e labo r y d e corral todo s lo s medio s ma s apropiado s par a logra r e n Mindor o un a instalaci n agrcol a l a europea Llegado s lo s colono s a l luga r d e s u destin o y abandonand o e l Sr Iriba r e l mand o de l barc o e n qu e lo s condujera comenzaro n trabaja r s u haciend a d e Mindor o dirigido s po r l y n o hacindole s acudi r la s semente

PAGE 38

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S ra s sin o e n la s hora s de l d a e n qu e castig a meno s e l so l d e esto s trpicos : lo s colono s fuero n provisto s d e lo s recurso s qu e constitu ye n l a ma s san a alimentacin haciend o us o e n ell a d e carne s y pescados d e legumbre s d e Europ a y d e caf y vino si n embargo est e ensay o d e inmigraci n peninsula r agrcola ta n cuidadosament e sostenid o desd e e l princi pi o hast a e l fin, n o pud o se r ma s trgico : lo s siet e mese s cabale s n o quedab a ti l par a e l trabaj o agrari o un o sol o d e aquello s colonos lo s cuale s consternado s po r l a preocupaci n e n qu e cayeron y e l mied o mori r e n aque l lugar pidiero n a l Sr Iriba r l a repatriacin l a cua l accedi inmediatament e dich o Seo r po r nobl e impuls o d e s u cristian a con ciencia Est a coloni a agrcol a perdi s u caracte r peninsular : s e vien e explotand o e n l a actuali da d co n colono s indgena s y desarrolland o co n much a lentitu d rendimiento s mu y esca sos apesa r d e la s grande s condicione s d e in teligenci a y laboriosida d qu e distingue n a l Sr D Francisc o Aldmi s qu e e n l a actualida d l a dirige y e l cua l h a perdid o all po r e l pa ludism o d e l a comarca u n herman o suy o qu e l e auxiliaba ; h tenid o e n ma s d e un a ocasio n e n la s puerta s d e l a muert e s u espo s a po r l a mism a enfermedad vindos e obliga d a marcha r l a Pennsula : e l mism o ma l paldic o h a conducid o l a caquexi a d e ta l ndol e otr o individu o d e l a familia y e l Sr Aldami s sufr e la s fiebres accesionale s co n frecuenci a ta n crue l com o resignada Est e e s e l cuadro qu e presenta n lo s nico s cuatr o

PAGE 39

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I espaole s peninsulare s qu e compone n l a co loni a de l Sr Iriba r e n l a gra n Isl a d e Min doro La s iniciativa s d e u n dign o Capit n Gene ra l d e esta s Islas valeros o y portentosament e activo de l Excmo Seo r Do n Valerian o Weyler Marqu s d e Tenerife instalaro n co n tod a convenienci a y acomod o un a coloni a milita r agrcola compuest a d e Artillero s pe ninsulares e n Benguet distrit o Nort e d e Lu zon entr e e l d e Lepant o y la s provincia s d e Pangasinan l a Unio n lloco s Norte Aquello s soldado s proceda n d e casa s d e labranz a d e la s provincia s d e Levant e e n l a Pennsula D e la s tierra s d e Bengue t s e obtiene pue d e obteners e d e seguro adem s d e lo s produc to s de l pas e l trig o y l a cebad a y cas i toda s la s legumbre s y hortaliza s d e Espaa Bengue t e s e l siti o y luga r aqu proclama d o com o quiz nic o par a l a creaci n d e u n Sanatorio desd e mucho s ao s h desead o y reconocid o po r ma s d e u n concept o indispen sable ; (l a salu d de l soldad o y l a siempr e pru dent e obligad a econom a e n lo s gasto s p blicos. ) Y e n 187 5 u n ilustrad o Comandant e P M d e aque l Distrito e l Seo r Sheidnagel actualment e Tenient e Corone l retirad o e n est a Capita l y Tenient e Alcald e d e s u Excmo Ayuntamiento estudi concienzudament e aquella s localidades publicand o e n erudit o libr o lo s producto s d e su s observacione s sobr e

PAGE 40

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S a s mismas y solicit de l Gobiern o Genera l d e la s Islas l a creaci n d e un a cas a d e salu d e n la s altura s d e Benguet cuy a capita l Trini dad e s poblacio n verdaderament e alpestr e po r s u elevaci n sobr e e l nive l de l mar Acerc a d e ta l demanda lo s tiempo s trans currido s nad a ha n resuelt o todava : e n lo s modernos hs e practicad o un a nuev a intere sant e gesti n po r e l Excmo Sr Marqu s d e Pea-Plata actua l Gobernado r Genera l d e esta s Islas Digns e est a Superio r Autorida d nombra r un a ilustrad a Comisio n co n e l especialsim o encarg o d e estudia r u n proyect o d e Sanatori o Milita r e n aquella s montaa s d e Benguet L a Comisio n aludid a componanl a lo s Seore s D Enriqu e Hore Corone l d e Artille r a com o Presidente ; y com o Vocales e l Sr D Rafae l Aguilar Marqu s d e Villamar n Co mandant e d e Ingenieros ; y e l distinguid o M dic o i. d e Sanida d militar D Elia s Co n y Tres E l dictme n presentad o y suscrit o po r l a citad a Comisio n constituy e u n trabaj o d e grande indiscutibl e mrito : pued e y deb e figura r com o u n ejemplo com o paut a brillant e d e lo s qu e climatolog a mdic a pertenecen E n e l s e prueba n po r evident e modo la s exce lente s condicione s qu e par a e l emplazamient o d e u n Sanatori o ofrec e l a meset a 1.42 5 me tro s sobr e e l nive l de l ma r situada y e n l a qu e tien e s u asient o l a rancher a d e Baguio perte necient e l a Comandanci a P M d e Benguet y e n e l Su r d e aque l Distrito e n la s vertiente s occidentale s d e l a gra n cordiller a de l Caraball o

PAGE 41

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I central : sobr e aquell a meset a ta n apropiad a par a instala r e l Sanatorio seg n la s observa cione s profunda s y sbiament e aplicada s e n e l dictme n d e l a citad a Comisio n informado ra disfrtas e un a temperatur a d e 2 4 mxi ma mientra s e n lo s llano s mu y prximos lindante s co n l a mism a meseta s e padec e l a d e 3 5 o siend o la s d e 1 1 0 5 y 2 3 0 respectiva ment e la s mnimas Entendemo s n o huelg a pensa r y tene r e n cuenta d e qu suert e e n tierra s l a vist a y e n contact o d e la s e n qu e s e logr a un a atmsfer a po r tod o facto r tnica s e ca e y a baj o l a le y genera l qu e rig e e l rest o d e la s alta s tempera tura s qu e s e sufre n e n e l Archipilago Ma s est e siti o y luga r ta n apropiad o par a emplaza r e n l u n ta n conveniente obligad sim o Sanatorio pued e co n su s tierra s vecina s ofrece r tambi n camp o bastant e par a u n en say o e n escal a verdaderament e esperimental d e colonizacio n agrcol a europea ? Creemo s qu e po r mod o algun o e s posible L a coloni a qu e s e instal e n Bengue t co n lo s Artillero s peninsulare s quie n no s hemo s referido n o logr xito ; fu u n desenga o ma s d e aquello s agricultores : nicament e do s que da n e n Trinidad ma s qu e labore s de l cam po dedicado s negocia r e n l a compra vent a d e artculo s de l pas ; y otr o colon o milita r d e d e aquello s qu e e l Sr Genera l Weyle r all en viara e n aque l mism o Distrit o d e Bengue t contin a viviendo per o n o labrand o tierras sin o co n u n emple o qu e l a Compa a Genera l d e Tabaco s l e otorg par a e l acaparamient o d e tabac o e n rama de l qu e all s e produce

PAGE 42

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S Y n o queda n ma s muestra s e n aquello s lugares co n tant a justici a reputado s salubres d e l a empres a agrari a qu e co n tant o entusias m o s e acometi e n lo s mismos : l a coloni a agrcol a d e Bengue t qued disuelta SOBR E COLONIZACIO N AGRCOL A E N MINDANA O Y E N OTRA S ISLA S DE L SU R DE L ARCHIPILAGO s qu e l a colonizacio n d e esta s tierra s d e l a Patri a po r medi o d e l a inmigraci n penin sula r destinad a l a agricultura v lle vars e cab o e n l a frti l extenssim a Isl a d e Mindanao ? Ant e todo debemo s declara r y declaramo s se r par a nosotro s mu y difci l un a respuest a categric a ta l pregunta E s ciert o y mu y dign o d e alabanz a e l es fuerz o all realizad o par a consegui r l a efectivi da d d e domini o qu e po r tod o ttul o y concept o desd e e l descubrimient o y conquist a e n esta s Isla s no s corresponde ; ma s n o sabemo s si a n lograda s po r nuestra s arma s gloriosa s la s ven taja s qu e e n lo s ltimo s ao s hemo s alcan zad o e n aquell a Isl a qu e constituy e u n vast o territorio e s llegad o e l moment o oportun o d e instala r e n l familia s agrcola s peninsu lares aunqu e se a a l ampar o d e l a gra n famili a militar Apart e d e est a consideraci n respect o la s duda s qu e abrigamo s y exponemos la s cuale s

PAGE 43

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I constituye n po r s sola s tem a d e grandsim a importancia continuand o e n nuestr o orde n d e razonamiento l o qu e e s igua l aspirando a demostra r l a imposibilida d d e qu e e l europe o trabaj e esta s tierra s d e l a zon a trrid a po r l a insalubrida d d e s u clim a e n tod a l a extensi n d e la s mismas y par a n o exceptua r entr e ella s comarc a regi n algun a d e la s qu e compo ne n e l Archipilag o Filipino puest o qu e cree mo s honradament e esta r toda s comprendida s e n nuestr a afirmacin habremo s d e mani festar po r qu e linaj e d e vehemente s indicio s deducimos qu e tampoc o e n la s tierra s d e Min clana o cab e e l trabaj o agrcol a provechos o par a e l espao l peninsular La s fuerza s d e nuestr o Ejrcit o qu e all combate n (la s peninsulares ) viene n alimentn dos e co n tre s raciones i. a 2. a y 3. a etapa qu e constituye n sabi a alimentaci n mixta : l a pro clamad a po r l a cienci a y sancionad a po r l a prctica observand o si n dud a que apesa r d e esto e l paludism o y s u anemi a consecutiv a oper a e n aquella s tropa s serio s quebranta miento s d e salud ; l a mism a Superio r Autori da d actua l d e est e Archipilago e l Excmo Sr Capit n Genera l D Ram n Blanco qu e tant o s e h a ocupad o y preocupad o po r e l bienesta r de l soldad o e n aquell a campaa cuya s penali dade s tant o tiemp o h a soportado dirigindol a personalmente l a citad a Superio r Autoridad imprimi po r iniciativ a d e s u bue n celo pro vechosa s modificacione s e n l a alimentaci n de l soldad o peninsula r y estand o aquell a ali mentaci n compuest a d e pan carne s d e vac a y d e pescado s fresco s y blanco s e n salazn d e

PAGE 44

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S vegetale s de l pa s v d e Europa seg n so n legumbre s hortaliza s y d e vin o d e Espa a y caf au n s e h a vist o vigorizad a e n virtu d d e l a iniciativ a qu e aludimo s co n e l emple o e n l a mism a de l jamn qu e e s u n aliment o d e tant o valo r nutritivo : s i apesa r d e tant o cuidad o la s fiebres accesionale s y su s complicada s ca tica s secuelas acomete n a l espao l peninsula r qu e habitualment e n o muev e n i remuev e e l suel o d e Mindanao cua l habr a d e hacerl o e l trabajado r agrcol a qu e acontecer quie n ell o s e dediqu e co n menore s recurso s par a alimentarse ? Per o volvemo s decirlo entendemos ; qu e s i e l territori o d e Mindana o e s rea l y verdade rament e sometid o e n tod a s u extensin ; s i pued e considerars e perfectament e ocupad a aquell a Isl a famosa qu e comprend e un a super ficie d e cerc a d e 95.00 0 kilmetro s cuadrados apreciad a e n toda s su s lnea s d e N S y d e E O. ; s i nuestra s instalacione s militare s all so n bastante s par a constitui r garanta s d e vid a y haciendas n o consideraramo s e n absolut o fuer a d e raz n ensaya r e n aquell a comarc a y e n lmite s d e prudenci a e l desa rroll o d e un a coloni a agrcola L a heterogeneida d d e lo s elemento s ta n diverso s etnogrfico s qu e constituye n l a pobla ci n d e l a Isl a d e qu e no s ocupamos pudier a ofrece r ventaja s par a nuestro s agricultore s pe ninsulares cuya s aptitude s par a e l trabajo tant o d e l a tierra cuant o e l d e su s industria s derivadas n o podra n se r comparada s co n la s qu e desarrolla n ma s d e 2 0 tribu s qu e pue bla n aquell a Isla cuyo s ab orgenes tambi n

PAGE 45

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I iuero n lo s aetas y qu e vive n si n unificaci n alguna tod o l o contrario e n l a ma s complet a desorganizaci n poltico-social Digno s so n ciertament e d e encomi o lo s esfuerzo s practicado s par a reduci r la s citada s tribu s y convertirla s a l cristianismo per o l a obra aunqu e e n progres o continuo llev a mar ch a lenta y qued a au n e n aque l territori o e l problem a d e religin ; s i grav e par a todo s lo s pueblos d e importanci a excepciona l entr e lo s quetodav a so n idlatras E n resumen pensamos qu e a n ante s d e llega r discurri r acerc a d e l o convenient e d e l a inmigraci n peninsula r agrcol a e n Minda nao desd e e l interesant e punt o d e vist a d e l a higiene s e hac e indispensable d e teners e much o e n l a ponderaci n d e lo s obstculo s qu e po r lo s concepto s y a apuntado s pudiero n surgir Tampoc o po r desgraci a s e sum a u n xit o co n e l ejempl o d e l a colonizacio n agrcol a e n l a Isl a d e l a Paragua apesa r y e n contr a d e l o qu e esperars e debiera dada s la s condicione s d e aque l suelo co n lo s caudaloso s ro s qu e po r e l serpean ; puerto s d e ta n bue n refugi o com o lo s d e Puert o Princesa Binninsulia n y Ulugan y co n l a hermos a bah a d e Ma lampaya N o e s fcilment e explicabl e qu e l a empres a d e explotaci n agrcol a miner o foresta l e n aquell a Isla otorgad a po r R O d e 188 8 ilustrado honradsim o antigu o Jef e d e nues tr a armada hay a dejad o d e obtene r e n esta s

PAGE 46

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S hora s y a resultad o qu e concordas e co n serio racionale s clcul o d e utilida d fija. r Otorgs e l a aludid a coloni a co n tod a suert e d e exencione s y franquicia s po r espaci o d e 2 0 ao s duraderas : un a d e la s medida s ma s protectora s qu e s e puede n seala r e n pr d e l a agricultur a Filipina fu l a d e est a concesio n y otra s anlogas : ma s l a larguez a co n qu e lo s Gobierno s d e la'Metrpol i y Genera l d e esta s Isla s ha n procedid o e n tod o tiemp o y cir cunstanci a par a l a colonizacio n e n genera l agrcola tropiez a siempr e co n lo s obstculo s naturale s d e est e clim a y tod a l a gallard a le gislaci n dictad a desd e e l descubrimient o y conquist a d e est e Archipilag o par a fomenta r l a riquez a agrcola tien e co n singularida d desd e e l a o 186 8 progresivo per o ta n pausa d o desarrollo qu e todav a n o s e h a llegad o aqu l a contribuci n territorial qu e debier a ser po r l o enorm e d e l a producci n qu e s e lograse indiscutida par a e l sostenimient o d e la s carga s pblicas siquier a n o fues e e n ta ma a proporcio n cua l l a qu e satisfac e l a ri quez a rstic a d e l a madr e Patri a y d e cas i todo s lo s pueblo s cultos cuya s necesidade s lo s conduce n habe r d e pagar seg n l o efectan hast a e l 2 5 p % d e lo s rendimiento s qu e obtie ne n d e su s tierras libre s d e tod o gravamen l o repetimos e n esta s Isla s ta n magnnima ment e regidas De l propi o mod o qu e e n l a coloni a d e l a Paragu a n o puede n apreciars e lo s efecto s fa vorable s esperados tampoc o puede n derivars e

PAGE 47

INMIGRACI" N PNNSLA R 4 7 de l estad o actua l d e alguno s ensayo s d e colo nia s militare s y civile s e n e l mism o Su r de l Archipilago conclusione s qu e altere n e l sen tid o d e la s qu e venimo s haciend o y d e la s qu e tambi n surge n d e l a march a qu e lleva n la s qu e aludimos e n l a Isl a d e Mindana o y e n l a d e Leyte xox COMPARACIONE S Y DEDUCCIONES 1 N MI G R A CI O N P E N1 N S U L A R E N ( : B A f O N tanto s y tanto s precedente s d e autnti c a fija, cua l l a tiene n lo s qu e acabamo s d e ^ consignar com o e s posibl e e n concienci a qu e nosotro s aconsejemo s l a inmigraci n d e nuestro s hermano s d e l a Pennsul a hci a es ta s tierra s d e l a Patri a par a dedicars e e n ella s a l trabaj o agrcola ? ¡Aplaudi r nosotros noticioso s d e l o qu e acabamo s d e exponer e l pla n d e trae r esto s trpico s orientale s 100.00 0 alma s par a insta larla s e n esto s campo s much o ma s insalubre s qu e lo s d e nuestr a Isl a d e Cuba Imposible E n la s tierra s d e aquell a gra n Antill a puede n corre r lo s agricultore s espaole s peninsulare s e l riesgo s i trabaja n e n la s costa s s i acude n la s poblacione s martimas d e vers e atacado s d e l a fiebre amarilla cuy a proporcio n d e

PAGE 48

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S hora s y a resultad o qu e concordas e co n serio racionale s clcul o d e utilida d fija. Otorgs e l a aludid a coloni a co n tod a suert e d e exencione s y franquicia s po r espaci o d e 2 0 ao s duraderas : un a d e la s medida s ma s protectora s qu e s e puede n seala r e n pr d e l a agricultur a Filipina fu l a d e est a concesio y otra s anlogas : ma s l a larguez a co n qu e lo s Gobierno s d e l a Metrpol i y Genera l d e esta s Isla s ha n procedid o e n tod o tiemp o y cir cunstanci a par a l a colonizacio n e n genera l agrcola tropiez a siempr e co n lo s obstculo s naturale s d e est e clim a y tod a l a gallard a le gislaci n dictad a desd e e l descubrimient o y conquist a d e est e Archipilag o par a fomenta r l a riquez a agrcola tien e co n singularida d desd e e l a o 186 8 progresivo per o ta n pausa d o desarrollo qu e todav a n o s e h a llegad o aqu l a contribuci n territorial qu e debier a ser po r l o enorm e d e l a producci n qu e s e lograse indiscutida par a e l sostenimient o d e la s carga s pblicas siquier a n o fues e e n ta ma a proporcio n cua l l a qu e satisfac e l a ri quez a rstic a d e l a madr e Patri a y d e cas i todo s lo s pueblo s cultos cuya s necesidade s lo s conduce n habe r d e pagar seg n l o efectan hast a e l 2 5 p % d e lo s rendimiento s qu e obtie ne n d e su s tierras libre s d e tod o gravamen l o repetimos e n esta s Isla s ta n magnnima ment e regidas De l propi o mod o qu e e n l a coloni a d e l a Paragu a n o puede n apreciars e lo s efecto s fa vorable s esperados tampoc o puede n derivars e

PAGE 49

INMIGRACI" N PENINSULA R 4 7 de l estad o actua l d e alguno s ensayo s d e colo nia s militare s y civile s e n e l mism o Su r de l Archipilago conclusione s qu e altere n e l sen tid o d e la s qu e venimo s haciend o y d e la s qu e tambi n surge n d e l a march a qu e lleva n la s qu e aludimos e n l a Isl a d e Mindana o y e n l a d e Leyte X O X (¡01MUCI0.YE S \ DHIDCRIONES 1 N MI G R A CI O N P E N1 N S U L A R E N C B A O N tanto s y tanto s precedente s d e autnti c a fija, cua l l a tiene n lo s qu e acabamo s d e consignar com o e s posibl e e n concienci a qu e nosotro s aconsejemo s l a inmigraci n d e nuestro s hermano s d e l a Pennsul a hci a es ta s tierra s d e l a Patri a par a dedicars e e n ella s a l trabaj o agrcola ? ¡Aplaudi r nosotros noticioso s d e l o qu e acabamo s d e exponer e l pla n d e trae r esto s trpico s orientale s 100.00 0 alma s par a insta larla s e n esto s campo s much o ma s insalubre s qu e lo s d e nuestr a Isl a d e Cuba Imposible E n la s tierra s d e aquell a gra n Antill a puede n corre r lo s agricultore s espaole s peninsulare s e l riesgo s i trabaja n e n la s costa s s i acude n la s poblacione s martimas d e vers e atacado s d e l a fiebre amarilla cuy a proporcio n d e

PAGE 50

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S mortalida d co n l a prudente raciona l inter venci n d e lo s tratamiento s tcnico s antiguos l o mism o qu e co n l a prudente racionalsima sbi a intervenci n d e lo s tratamiento s moder nos seal a l a enorm e diferencial per o e n tod o caso imponent e cifra d e 1 2 y 2 6 p % e n e l prime r a o d e residenci a d e lo s colono s e n l a citad a Isla y seg n lo s ao s sea n d e mayo r meno r exacerbaci n d e ta l endemi a conta giosa per o po r cambi o compensado r de l ma l qu e s e seala e l rest o d e lo s colono s qu e all s e libra n d e ta n formidabl e dolencia conserv a la s energa s fsica s qu e e n e l clim a d e l a Pa tri a poseyer a e l constitutiv o d e aquellos la s aumenta seg n manifiest a y eficazment e acontece e n cierta s ditesis qu e halla n e n e l clim a d e Cub a u n medi o ambient e agradabl e modificado r d e lo s quebranto s d e salu d qu e aludimos Ma s qui n quiene s d e lo s espaole s pe ninsulare s qu e ha n vivid o y vive n e n la s colonia s agrcola s d e Filipinas hns e vist o exento s d e esta s endemia s paldicas ? Y a l o hemo s dicho : nadie : ma s l a cort a ma s l a larga siempr e dentr o d e tiemp o escas o relativamente e l europe o que e n gene ral tien e un a vid a brev e e n Filipina s s e v acometid o d e la s entidade s morbosa s enume radas obligndol e pront o repatriars e s i e s qu e n o acept a co n resignaci n heroic a l a llegad a d e l a hor a d e l a muert e prematur a po r la s enfermedade s d e esta s regiones Qu familia s espaola s d e antigu a radica ci n queda n e n est e Archipilago ? U n nme r o reducidsimo vivo elocuent e testimonio

PAGE 51

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I d e qu e l a raz a espaol a s e extingu e e n Filipi na s co n rapide z y advertenci a solemne dign a d e teners e mu y e n cuenta par a declarar d e qu e suert e s e precis a un a remocio n constant e entr e lo s elemento s peninsulare s qu e puebla n e l Archipilago fin d e n o disminui r la s fuerza s d e nuestr a poblacio n aquend e y allende INMIGRACIO N D E ESPAOLE S PENINSULARE S E N LA S REPUBLICA S DE L RI O D E L A PLATA ^o s espaole s peninsulare s qu e acudiero n Sjj( j e n tropel verdaderament e alucinados ^ la s repblica s de l Su d d e Amrica escep cio n hech a d e aquello s qu e s e instalaro n e n la s costa s de l Brasil y au n e n esta s hast a sol o e l grad o 2 3 d e latitu d Sur n o habr n tenid o qu e lucha r co n endemi a algun a n i espordica n i contagiosa porqu e e n aquella s regione s n o existen Aquello s espaoles habr n podid o lograr co n poc o esfuerzo e n dicha s zona s un a ali mentaci n tip o d e la s nutritivas seg n l a pued e determinar el trigo all abundante hast a e l punt o d e qu e y a s e export a ho y e n grande s cantidade s haci a e l Oriente : l a carne ma s barat a all qu e e n mercad o algun o de l mundo pue s e n tod o l n o ha y regin sin o e s l a Australi a qu e ofrezc a ciento s y ciento s d e estancia s com o la s qu e existe n e n e l Urugua y y Repblic a Argentin a especialmente e n qu e

PAGE 52

9 2 COLONIZACIO N DI ; ; FILIPINA S po r millone s e n sum a s e cuenta n la s rese s vacuna s y lanares : l a leche cuy a importanci a e n alimentaci n hs e encargad o d e demostra r matemticament e l a ciencia deb e obteners e e n lo s vasto s campo s d e Montevide o y Bueno s Aires cas i gratuitament e y habid a cuent a d e la s excelente s condicione s d e aquello s abun dantsimo s pastos n o s e precisar d e seguro d e lo s densmetro s d e Boucharda t y Quevenne n i d e lo s lactscopo s d e Donn n i d e lo s lacto-butirmetro s d e Marchand par a certifi ca r l a excepciona l bonda d e n aquella s zona s d e ta n important e facto r nutritivo l a ve z agent e medicamentos o d e val a incomensu rable Po r e l contrario esto s campo s d e Filipina s ofrece n mu y poco s recurso s par a l a alimenta ci n qu e necesit a emplea r e l europeo Jama s h a existid o aqu l a riquez a pecuaria : e l atras o e n ganader a e s ta n lamentable qu e n o s e h a lograd o obtene r e n l a prctic a toda v a n i siquier a l a aplicaci n d e aquella s previ sora s disposicione s ta n completa s qu e sobr e l a materi a dictra e l reglament o dad o par a e l foment o d e l a mism a e n 1810 Si n embargo hast a lo s ao s 1887-88 au n pod a obteners e e n esta s Isla s po r poc o preci o l a carn e d e vaca dad a l a escas a demand a d e est e artcul o d e primer a necesida d e n l a raz a blanca per o desd e l a fech a indicad a y caus a d e l a plag a epizotic a qu e e n l a mism a tuv o lugar loqu e ahor a s e experiment a e n tod o e l Archipilag o e s ta l escase z d e carne s par a e l abastecimient o pblico qu e e n ma s d e l a mita d d e la s pro vincia s d e Luzon actualmente sol o e n la s

PAGE 53

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I Capitale s Cabecera s e s e n dond e pued e dis poners e d e un a r s po r seman a co n ta l fin. Cuand o l a cienci a antropolgic a sustent a qu e e l hombr e d e l a raz a blanc a e s cosmopo lit a Dutrelau Just e Navarre Corre co n gra n copi a d e estudios viene n revelarno s qu e l a aclimataci n n o existe Se a d e est o l o qu e fuer e (qu e y a s e averi guar e n definitiva s i Dio s n o l o h colocad o fuer a de l alcanc e d e l a inteligenci a humana ) lo s ejemplo s qu e e n lnea s anteriore s hemo s puesto constituye n e n concept o nuestr o prue b a evidente d e qu e co n toda s la s facultade s d e asimilaci n qu e alcanza n lo s pueblo s lati no s y celto-latino s n o s e adapta n a l trabaj o agrcol a e n esta s regione s d e l a zon a trrida INMIGRACIO N ESPAOL A E N FRICA Jjp^ A inmigraci n espaol a e n l a cost a septen illff i triona l d e fric a e n aquella s tierra s qu e formaba n l a antigu a regenci a d e Arge l y qu e desd e e l a o 183 0 pertenece n l a Francia constituy e e l ma s poderos o medi o d e colo nizaci n qu e est a naci n pose e e n aquella s comarcas Ha y qu e observa r qu e resultad o ta n prove chos o s e obtiene ; po r la s condicione s climato lgicas po r la s d e similitu d qu e existe n entr e aque l pa s y e l qu e e n s u propi a Patri a deja n

PAGE 54

(JO COLONIZACION D L FILIPINA S nuestro s inmigrantes So n lo s qu e va n Arge l generalment e naturale s d e nuestra s provincia s d e Alicant e y d e la s Isla s Baleares Alicante lo s 3 8 0 d e latitu d Norte disfrut a temperatura s ta n propia s d e lo s pase s clidos qu e existe n e n l a provincia y a qu e n o e n lo s alrededore s rido s y salitroso s d e l a Capital poblacione s com o Elch e rodeada s d e frondoso s bosque s d e palmeras grandios o ornat o d e aquell a cam pi a incomparabl e y element o d e riquez a cuantiosa Lo s habitante s qu e d e aquello s pueblo s acude n l a Argeli a e n busc a d e mayo r renu meracio n par a s u trabajo (l o cua l logran ) s e encuentra n ciertament e e n tierr a extraa per o cas i l a vo z y l a vist a d e l a e n qu e nacieron E n cas o anlog o s e encuentra n lo s inmi grante s espaole s qu e com o colono s va n l a Argeli a desd e la s Isla s Baleares pue s 4 5 legua s d e l a jurisdicci n d e Mallorca hllas e a l Nord-Noroest e e l cab o Teneo territori o y a d e frica Cuatr o grado s escasos e n l a mism a latitu d septentrional e s l a determinad a entr e lo s paralelo s qu e comprende n la s Isla s Balea re s y e l fric a situad a e n la s costa s de l Medi terrneo y siend o po r consecuenci a d e ta n reducida s distancias ta n fcile s cuale s l o so n la s comunicacione s entr e nuestra s expresada s provincia s d e Levant e y la s d e l a Argelia n o constituy e problem a d e importanci a par a un a famili a e l cambi o d e luga r qu e est a oper a absolutamente po r mod o espontneo y po r l o cua l pued e abandonarl o cuand o l e place ; e s decir si n l a trab a d e contrat o algun o d e permanenci a e n e l mismo s pen a de l pag o

PAGE 55

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I po r indemnizaci n d e aquello s medio s qu e par a instalars e hubier e recibido pue s qu e est a inmigraci n qu e no s referimo s e s com pletament e libre INMIGRACIO N EUROPE A E N LA S COLONIA S INGLESA S D E L A AUSTRALIA ^s L xit o portentos o qu e lo s inmigrante s jf ^ europeo s obtuviero n e n l a Australi a e n prximo s pasado s aos s e fund a n o sola ment e e n la s condicione s d e aque l suel o frtilsimo sino primer a y principalmente e n l a bonda d d e aque l clim a perfectament e simi la r e n mucha s comarca s d e l a Australia cua le s l a meridiona l y occidental a l d e nuestr a Madr e Patria l a libre permanent e inmigraci n d e lo s europeo s haci a aquella s colonia s Inglesas qu e e n veintesei s ao s desarrollaro n ta n enorm e cantida d d e trabaj o agrcol a industria l y mer cantil n o pod a meno s d e ofrece r singula r atractiv o acudi r un a regi n que s i bie n e s ciert o dist a tant o d e Europa present a much a analog a co n lo s clima s suave s de l viej o con tinente Est a circunstanci a influy poderosament e e n e l crecimient o qu e d e sbit o tuv o aquell a inmigracin l a cua l sustituy l a d e penado s colonizadore s qu e l a comenzaron convirtin

PAGE 56

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S dos e e n un a inmigraci n procedent e d e todo s lo s pueblo s d e Europ a y d e Amric a dotado s d e alg n esprit u aventurero Bie n e s verda d qu e par a ta l impuls o ade ma s d e la s condicione s d e salubrida d d e aque l clima todo s lo s mercado s de l mund o apre ciaba n l a mas a enorm e d e riquez a metlic a qu e proced a d e l a miner a australiana Cundi a po r toda s parte s e l cuadr o d e producci n d e or o e n aquell a comarca y s e pod a forma r concept o d e l o qu e dich a pro ducci n era conociend o la s cifra s inscripta s e n l a celebr e pirmid e ta n perfectament e rese ad a po r e l distinguid o auto r de l interesant e libr o Art e d e l a Colonizacion; po r e l Sr Maldonad o Macanaz Aquell a pirmide e n un a d e cuya s cara s s e lea : Or o extrad o desd e primer o d e Octubr e d e 185 1 primer o d e Octubr e d e 1861 : 25.162.43 5 onza s troy = 1.795.99 5 libra s = 80 0 toneladas=volume n 1.49 2 1 / 2 pie s cbi co s = Valo r 104.649.72 8 libra s esterlina s = 2.616.243.00 0 francos Lo s europeo s e n Australi a puede n se r agri cultore s com o l o so n e n Europa e n determi nada s regione s d e Amric a y e n sealada s comarca s d e frica E n la s zona s d e eso s pase s qu e hemo s enumerad o y e n otra s qu e n o hemo s hech o referencia com o e n lo s Esta do s Unido s d e Amrica pued e dedicars e e l inmigrant e agriculto r europe o la s misma s faena s qu e e n s u propi a Patri a l e ocuparon pue s po r le y d e afinida d climatolgica desa parece n disminuye n la s contrariedade s qu e

PAGE 57

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I siempr e s e experimenta n co n e l cambi o d e lugar Par a l a zon a trrid a de l Asi a nadi e h fomentado n i siquier a s e inici jama s colo nizaci n algun a po r medi o d e l a famili a agrcol a europea apesa r de l crecimient o ex horbitant e anua l qu e vien e adquiriend o l a inmigraci n d e l a raz a blanca amenazand o seriament e disminui r e n proporcione s poc o agradables sin o alarmantes l a poblacio n ac tua l de l viej o continent e europeo VALIOSA S OPINIONE S E N PR D E L A QU E SUSTENTAMOS -xV A s e h a podid o observa r e n pgina s ante Qjp riores cua n vigorizad a podemo s consi dera r y consideramo s nuestr a opinio n acerc a d e l a imposibilida d d e qu e e l bracer o d e l a raz a blanc a trabaj e esta s tierra s tro picales Lo s Directore s d e la s colonia s qu e gran de s rasgo s hemo s descrito ; otro s irrecusable s testimonio s tcnico-agrcolas e s decir d e dis tinguido s Ingeniero s agrnomos : grande s pro pietario s e n distinta s zona s d e est e Archipi lago y dedicado s a l cultiv o d e lo s tre s grande s producto s d e est a exportaci n (Azcar Taba c o y Abac ) todo s esto s elementos d e propi a

PAGE 58

( JO COLONIZACION DL FILIPINA S experienci a y persona l observacin cree n com o nosotro s creemo s desd e mu y antiguo qu e entr e lo s factore s naturale s qu e esta s tier ra s ofrece n l a inmigraci n peninsula r agr cola n o ha y un o solo qu e result e af n lo s qu e constituye n l a le y d e medi o ambient e e n qu e s e muev e e n Europ a e l trabajado r de l campo y qu e po r consecuencia e s imposibl e coloniza r esta s tierra s d e l a Patri a qu e forma n part e d e l a Oceana po r l o que podr a se r e n efect o e l ma s vigoros o impuls o par a lograrlo : l a inmigraci n peninsula r destinad a lo s tra bajo s d e l a agricultura L a Rea l Socieda d Econmic a d e Amigo s de l Pas d e Filipinas e n u n memorabl e infor m e emitid o po r aquell a corporacio n ta n docta ta n patritic a y conoceder a d e est e clim a y suel o e n Ener o d e 1891 mantien e co n singu la r fuerz a d e argumentaci n criteri o igua l a l nuestro E l dictame n qu e no s referimo s expon e tale s razone s climatolgica s par a nega r po r ella s la s aptitude s d e lo s bracero s europeo s par a la s labore s de l camp o e n est a zon a tropi cal qu e cund o s e ocup a d e lo s ensayo s prac ticado s par a alcanzarlo y reflexion a acerc a d e l a colonizacio n agrcol a e n la s latitude s d e l a zon a templad a d e l a Australosia dic e e n elo cuente enrgic o text o literal Pretende r aplica r eso s mismo s principio s d e colonizacio n e n Java Malac a Filipina s e s u n verdader o delirio e s un a aspiraci n irrealizable e s trae r a l a muert e a eso s mis mo s inmigrante s co n qu e deseamo s cumpli r e l milagr o d e l a regeneraci n d e esta s colonias

PAGE 59

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I ¡Bie n l o sabe n ello s y y se a po r cienci a po r instinto n i ha n venido n i nunc a vendr n esta s regiones! E l concept o qu e sobreest materi a tien e l a cienci a mdica exprsal o co n fuerz a indiscu tibl e d e conviccione s verdader o precept o elevadas l a elocuent e palabr a d e un o d e lo s ma s conspicuos brillante s profesore s qu e la s ciencia s mdica s ha n aportad o esta s Islas Aludimo s a l Docto r Do n Pedr o Saur a y Coro na s de l cuerp o d e Sanida d Milita r y d e larg a residenci a y extens a clnic a e n e l Archipilago Est e distinguid o Mdico discurr e e n e l proemi o d e s u tsi s d e l a fiebr e hipertrmic a pernicios a d e Manila, concienzud o memora bl e estudi o ta n solemn e cua l l o e s e l citad o tem a po r aque l desarrollad o a l aspira r y obte ne r co n l a calificaci n d e Sobresalient e e l gra d o d e Doctor acerc a d e l a insalubrida d de l clim a d e Filipinas a l cua l consider a engen drado r d e tod a miseri a fisiolgica: analiz a e l cuadr o d e baja s po r muert e enfermedade s sufrida s po r un a fuerz a peninsula r e n esta s Islas compuest a d e 1.91 5 hombre s entr e Jefe s oficiale s y clase s d e tropa durant e u n quin quenio desd e 188 4 1889 : trascrib e aque l concept o trist e per o exacto expresad o po r otr o ilustr e Mdic o militar e l Docto r Codorni n e n s u interesant e obr a Topograf a mdica e l europe o jueg a s u vid a e n Filipina s co n u n 5 p / 0 d e desventaja s sobr e lo s individuo s d e la s capitale s ma s terriblement e azotada s po r e l cler a morb o e n Europa: ampliand o e l

PAGE 60

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S Docto r Saur a su s propia s observacione s e n e l Archipilag o propiament e dicho extiend e su s razonamiento s climatolgico s d e esta s regio nes l a d e la s Isla s Mariana s y present a lo s proyecto s d e colonizacio n qu e co n tant a fre cuenci a aqu s e ha n discutido e l cuadr o d e l o qu e acontecier a lo s 70 8 deportado s conduci do s la s citada s Isla s Marianas cuand o e n 187 4 pens e l Gobiern o d e l a Metrpol i coloni za r aquell a comarc a co n e l expresad o elemen t o d e inmigraci n peninsular : com o quier a qu e y a n o pud o se r ma s deplorable e l fin qu e sufri aque l plan apesa r d e l o atendid a qu e fu co n tod o linaj e d e recurso s y e n tod o e l tiemp o qu e durara aquell a colonizacio n d e deportados y d e se r e l clim a d e la s Mariana s much o ma s salubr e qu e e l d e Filipinas e l Docto r Saur a a l entra r e n e l estudi o d e l a fiebre pernicios a hipertrmic a d e Manila y cuand o concluy e s u prembul o referent e la s enfermedade s qu e afecta n a l europe o e n e l Archipilago dic e literalmente : Esto s resultado s tambi n har n descon ta r tant o com o s e deb e d e eso s plano s d e co lonizacio n qu e propone n llevar nuestra s aposesione s Filipinas inmigrante s d e l a Pe nnsula par a qu e ella s s e dedique n traba do s d e l a agricultura.=Co n tod o ello adems quedar mejo r justificad o e l motiv o d e haba r elegid o com o tem a par a aspira r e l grad o d e Doctor e l estudi o exposici n d e un a enfer meda d propi a y caracterstic a d e es e clim a filipin o y d e un a localidad Manila en donde tantas vctimas como intereses cuenta Espaa.

PAGE 61

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I E n viv a discusi n periodstica sostenid a entr e u n ilustr e paisan o nuestro e l Sr D Pa bl o Feced (Quioquiap ) escrito r d e estil o in comparable hacender o e n esta s provincias y e l distinguid o Mdic o d e l a Armada D Benit o Franci a y Po n c e .d e Len Inspecto r Genera l d e Beneficenci a y Sanida d de l Archipilago d e cuy o important e centr o desd e qu e s e cre hast a fecha s mu y reciente s h a sid o Jefe e n virtu d d e su s propia s observacione s y d e la s qu e indudablement e pud o compilar desd e s u puest o oficial referente s todo s lo s Mdico s Titulare s d e esta s Islas lleg expresa r l a ma s briosa rotund a afirmacin negand o l a posibilida d d e l a inmigraci n europe a par a lo s trabajo s agrcola s e n esto s trpico s orientales Mdico s ta n exclarecido s com o e l Sr Lpe z Bre a qu e alcanz a dentr o de l cuerp o d e Sani da d milita r qu e pertenece y e n gra n exten si n fuer a de l mismo l a mu y just a fam a qu e po r su s grande s conocimiento s merece sos tien e co n incomparabl e brillante z e l concept o mism o qu nosotro s ta n pobr e per o firmement e mantenemos y d e cienci a ciert a hemo s sabido cua n unnim e e s e l parece r d e mu cho s otro s d e lo s Profesore s d e la s ciencia s mdica s conocedore s d e est e terrritorio res pect o l a imposibilida d d e qu e lo s bracero s blanco s trabaje n esta s tierra s d e l a Patria Decidido s campeones e n pr o y e n contr a d e l a inmigraci n espaol a e n Filipina s co n des

PAGE 62

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S tin o l a agricultura hllans e fuer a d e lo s qu e cultiva n l a Medicina y l a prensa tod a acreditada d e esta s Islas ofrec e interesante s trabajo s sobr e cuesti n d e tant o inters cua l l a d e inmigraci n peninsula r par a lo s trabajo s de l campo Cas i l a totalida d d e lo s peridicos revista s y boletine s d e est a Capita l qu e ha n hech o lo s estudio s profundo s qu e aludimos sobr e ta l tem a viene n conclui r co n l o arriesgad o de l mism o y s i bie n desea n l a inmigraci n penin sula r co n ta n patritic o anhel o cua l l a piden lo s poco s qu e tod o tranc e l a quieren l o ma s qu e concede n seg n s u criteri o es qu e lo s agricultore s espaole s peninsulare s venga n aqu com o maestro s par a dirigi r la s labore s de l campo ma s po r mod o algun o co n e l fin d e trabaja r e n l Infatigabl e paladn mantenedo r entusiast a hast a e l nervosismo d e cuant o esta s provin cia s d e Ultrama r interes a e l Sr D W E Re tana autor comentado r y extens o anotado r d e cas i tanta s publicacione s ella s referentes com o ao s cuent a d e edad ( y y e s ma s qu e adolescente ) pid e co n urgenci a e l estableci mient o d e colonia s espaole s peninsulare s per o limit a s u aspiraci n qu e s e instale n es ta s e n Bengue t y otra s comarea s d e Luzo n que au n cuand o n o enumera supenemo s alu dir Lepanto Bonto c y Abra De l primer o d e esto s Distrito s y a creemo s habe r demostra d o l o reducid o qu e habr a d e ser u n nuev o ensay o d e colonizacio n agrcola ; per o Lepanto

PAGE 63

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I e l Abr a y Bontoc est n e n peone s condicione s qu e Benguet respect o salubrida d y suelo y adema s e s zon a tadav a mu y ocupad a po r lo s Igorrote s y lo s Apayaos Tampoc o pues cree mo s nosotro s convenient e l a inmigraci n pe ninsula r agrcol a par a dich a comarca Ma s n o concuerd a co n nuestr o propsit o acerc a d e l a poc a extensi n qu e deamo s da r est e humildsim o trabajo continua r seg n podramo s hacerlo exponiend o parecere s d e perfect a identificaci n co n e l qu e sustentamos La s razone s expuesta s l o fundamenta n y legitiman po r l o qu e ata e l a insalubrida d d e est e clima d e acci n indudablement e po r mucho s desconocida Desd e alg n otr o punt o d e vist a vamo s continua r la s objecione s qu e presentamo s a l pla n d e colonizacio n peninsula r agrcola au n cuand o n o sea n lo s argumento s qu e emplee mo s d e tant a fuerz a com o lo s qu e surge n d e nuestra s anteriore s reflexiones per o n o que remo s da r esta s po r terminadas si n puntua liza r co n franquez a escueta un a ve z mas y co n firm e convencimient o l o qu e constituy e nuestr o entusiast a patritic o afn respect o l a colonizacio n d e esta s Islas y as exclamamos : acuda n Filipina s y mi l vece s bie n venido s sea n lo s inmigrante s peninsulare s libre s e n aptitu d d e dedicars e a l ejercici o d e la s indus trias d e la s arte s y de l comercio : otorgele s e l Gobiern o d e l a Metrpol i y e l Gobiern o Genera l d e la s Isla s tod a l a protecci n y ampar o qu e permit a e l Erari o pblic o y tod o cuant o po r

PAGE 64

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S otro s medio s coopera r deb a a l fin, d e qu e e n tale s oficio s hallen com o e s mu y just o lo s es paole s peninsulares la s facilidade s qu e debe n obteners e d e un a legislaci n ta n magnnim a cua l l a qu e Espa a siempr e dict par a su s co lonia s provincia s d e Ultrama r y d e cuyo s pre cepto s tant o provech o viene n obteniend o e n e l transcurs o d e todo s lo s tiempos elemento s d e poblacio n mu y extrao s lo s nacionales Per o n o venga n no nuestro s hermano s d e l a Pennsula trabaja r lo s campo s paldico s d e est a zon a trrida par a qu e n o s e vea n tristement e impulsado s parodia r aquell a clebr e fras e d e lo s romano s qu e siend o com o nosotro s ta n amante s d e s u cuna decan : Ub i bene ib i Patria y haya n d e deci r nues tro s colono s agrcolas : all e n Filipinas e n tierra s d e nuestr a Patri a mism a e n la s qu e aguardbamo s e l bienestar sol o encontramo s l a muerte est o es Ubi Patria, ibi mors.

PAGE 65

SEGUND A PARTE

PAGE 67

CALCULO S REFERENTE S K LO S GASTO S SEGURO S PAR A INSTALA R L A COLONI A AGRCOL A Y SOBR E LO S MEDIO S PROBABLE S D E RESARCIMIENTO • O bast a dispone r par a logra r l a prove chos a colonizacio n d e un a comarca d e u n sol o elemento siquier a est e fues e e l ma s importante ; centenare s milla re s d e familia s d e agricultore s e n disponibili da d d e se r trasladada s lo s sitio s y lugares qu e so n e l objetiv o par a l a creaci n d e l a co loni a agrcol a d e qu e s e trate ; precis a much o tene r a l frent e otra s mltiple s exigencia s de l pla n par a lleva r cab o l a colonizacion y clar a est l a importanci a d e calcula r sria ment e lo s gasto s qu e l a instalaci n d e esa s colonia s agrcola s h a d e ocasionar porqu e e n cas o opuesto l a empres a ser a desd e lueg o ruinos a par a e l Estad o par a e l capita l de l individu o d e l a comandita qu e l a aco metiese

PAGE 68

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S E l hech o sol o d e traslada r desd e la s rep blica s Sud-Americana s est e Archipilago ioo.oo o colono s espaole s peninsulare s obliga r a u n desembols o d e cuant a po r lo s con cepto s de : Pasaj e de l colon o y s u familia Apero s d e labranza Valo r d e l a tierr a qu e s e le s entregas e par a labrar : Per o agrandar a enormement e l a cifr a de l gast o suplid o po r e l Estado s i esto s concep to s d e gasto qu e s e acaba n d e numerar hubier a qu e aadi r lo s qu e tambi n s e pre tend e anticip e e l Tesor o pblic o a l colon o par a qu e est e dispong a d e cuant o par a l y par a s u famili a durant e u n a o necesit e auxilio s qu e s e exiiende n hast a procura r aquel : Cas a provisional Otile s par a l a misma Animale s d e labor Ide m d e cra Semillas Par a l a preparaci n de l terreno Po r manutencin Gasto s d e Administracin Imprevistos E l product o tota l d e tanto s indispensable s sumando s parciale s hab a d e determina r un a cantida d n o inferio r 1.60 0 peso s po r famili a y trmin o medi o y s i est a sum a po r e l Tesor o pblic o suplid a hubier a d e se r amortizad a e n u n laps o d e tiemp o d e die z ao s qu e e n efect o ser a l a nic a form a d e amortizaci n de l capita l cad a famili a d e colono s anticipado po r mod o algun o dada s la s condicione s cli

PAGE 69

INM G R ACIO N PEN1N S U L A R (3 7 matolgica s d e est a regin podr a afronta r e l Estado si n manifiest o riesg o par a e l Tesor o pblico e l desembols o d e aque l capita l au n co n e l inter s de l 6 p % qu e s e asignas e a l des cubiert o e n qu e co n e l s e hallar l a famili a agrcol a establecid a as Y todav a n o ser a suficient e cubri r lo s concepto s d e gast o enumerado s par a funda r un a varia s colonia s d e europeo s e n esta s zonas sin o qu e ser a menester un a ve z loca lizada s la s familia s qu e la s constituyen n o deja r desatendid a l a educaci n d e lo s hijo s d e lo s colono s y crea r escuela s par a aquello s qu e fuese n menore s d e die z aos : indispensa bl e fuer a asimism o proporcionarle s asistenci a Mdic a y Farmacetic a gratuit a y otro s servi cio s n o meno s costosos com o lo s postales vigilancia limpiez a pblica ; etc. etc Habr a qu e institui r premio s lo s colono s qu e s e distinguira n e n e l cultiv o y producci n d e su s respectivo s lote s parcelas par a esti mularle s a l desarroll o d e su s oficios v au n cuand o e l Estad o hubier a d e reembolsars e e n l a form a qu e acabamo s d e aludir e l reinte gr o ser a mu y incompleto y a po r l a raz n d e la s defuncione s qu e la s enfermedade s causa ran y a po r l a precisi n humanitari a d e re patria r lo s individuo s qu e n o pudiera n soporta r l a nociv a acci n de l clima L a influenci a permanent e d e est e clima acerc a d e l a cua l co n tant a prolijida d no s he mo s ocupado opondr seg n hemo s dicho grave s inconveniente s a l resarcimient o d e lo s

PAGE 70

6 8 COLONIZACIO N 1) L F LUPINA S gasto s qu e e l Tesor o hay a d e suplir ma s n csclusivament e po r la s causa s expresada s cli matolgicas sin o po r otra s diversa s y qu e pertenece n la s condicione s de l suel o pro ducto r y s u situaci n geogrfica L a tierr a d e est e Archipilag o n o produc e ciertament e l o qu e po r mucho s s e cree ta l ve z po r n o se r bie n conocedore s d e l a composicio n qumic a d e la s mismas n i d e est a topografa e n cuy o cas o ha y qu e disculpa r e l involunta ri o erro r qu e sufre n cuand o calcula n produc cione s qu e n o est n dentr o d e l a realidad cuand o anota n gasto s d e la s misma s qu e tam poc o so n lo s cierto s y efectivo s par a obte nerlos Po r mod o algun o result a aqu suficient e par a instala r u n colon o e n s u cas a agrcol a l a sum a d e 1.20 0 pesos e n que seg n l o qu e hemo s dich o e n prrafo s anteriores er a l a resultant e poc o mas poc o meno s de l cost e d e aquello s medio s qu e hab a d e anticipa r a l trabajado r agrcol a y s u familia Par a provee r d e auxilios e n alg o menore s todav a lo s qu e ahor a s e demandan la s familia s agrcola s peninsulare s qu e aqu s e instalaro n com o en sayo s d e resultad o ta n funest o s e precis dis pone r d e l a sum a d e peso s fuerte s 1.40 0 par a cad a un a cifra l a cua l hub o qu e agrega r l a d e peso s fuerte s 10 0 po r desmonte descuaj e y roturaci n d e cad a hectrea seg n s e le s asig n : co n est o result a un a cantida d d e peso s fuerte s 1.G0 0 po r familia qu e e s cifr a much o ma s alt a qu e l a calculad a po r quiene s n o est n ta n cerca cua l nosotro s l o estamos d e est a Agricultur a Filipina

PAGE 71

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I CLCULO S SOBR E L A PRODUCCIO N D E LO S PRINCIPALE S ART CULO S QU E S E OBTIENE N D E EST A AGRICULTURA jjjyfcrAYO R extraez a qu e l a qu e no s caus a iy conoce r lo s errore s d e clcul o e n que l o repetimos po r mucho s s e incurr e respect o lo s gasto s necesario s par a l a instalaci n y desarroll o d e un a coloni a agrcola no s l a pro duc e l a equivocaci n ta n genera l qu e s e pade c e respect o l a producci n y valo r e n vent a d e l a misma Vamo s hace r algun a brevsim a conside raci n acerc a d e alg n cultiv o qu e pued a tomars e bie n com o tip o medio par a basa r e l clcul o qu e est e ma s cerc a d e l a realida d e n l a prctica E l product o d e l a ca a dulce el acucar, qu e d e ta n excelent e calida d s e produc e e n est e Archipilago n o rind e e n la s tierra s ma s superiore s de l mismo e n la s ma s apropiada s par a e l cultiv o d e est a riqusim a gramnea d e l a cua l s e conoce n ma s d e veint e variedade s e n esta s Islas ma s qu e 7 0 pico s po r hec tre a (producci n mxima: ) s u tip o medi o d e valo r e n vent a e s e l d e peso s fuerte s 3 5o E l gast o d e cultiv o y benefici o e s e l d e peso s fuerte s i'5o ; d e manera qu e l a utilida d net a asignad a cad a hectre a d e ca a dulc e sem brad a ser l a d e peso s fuerte s 140 Ahor a bien : un a famili a agrcol a com puest a d e cinc o individuo s y d e ello s do s e n

PAGE 72

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S aptitude s d e trabajar l o qu e constituy e jorna l completo n o pued e atende r a l cultiv o d e m s d e cuatr o hectrea s e n cad a ao Transcurrido s lo s mese s d e Diciembre Ener o y Febrero qu e e s l a poc a oportun a par a l a siembr a d e l a ca a e n esto s campos apart e d e labore s domstico s industriale s mu y escasa s e n la s campia s d e esta s nuestra s provincia s d e Ultramar l a ta l famili a agrcola qu e consideramo s com o tipo s e dedicar l a siembr a de l paly qu e e s e l nombr e qu e aqu s e d a l arro z (cuand o n o est privad o d e l a cscara ) y qu e s e cr a e n tod o e l Archipilago l o mism o e n tierra s d e regado qu e e n la s d e secano co n gra n facilida d y abundancia i5 o asciend e e l nmer o d e variedade s qu e s e cuent a e n Filipina s d e est a gramne a l a cua l constituy e e l aliment o cas i exclusiv o d e todo s lo s pueblo s de l Archipilag o Filipino as com o e l d e lo s pase s vecinos lo s d e l a India Chin a y Japn L a famili a agrcol a qu e com o ejempl o no s referimos podr co n viv o esfuerz o d e voluntade s cultiva r 6 hectrea s (cuand o mas ) sembrado s d e paly E l product o brut o qu e obtendr seg n pro medi o e n la s tierra s bastant e frtile s de l Archi pilago ser d e 5 5 cavane s po r hectrea y ell o l a pondr e n posesio n d e 33 0 cavane s de l refe rid o grano : s i de l valo r d e estas s e deduc e e l gast o d e cultiv o representad o po r o 2 5 cntimo s cavan s e obtendr l a cifr a d e utilida d net a d e peso s fuerte s 247^0 D e modo qu e un a famili a agrcol a penin sula r d e la s condicione s dicha s producir tcr

PAGE 73

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I min o medio po r ambo s cultivo s bas e d e l a agricultur a Filipina : Po r azca r & 540 — pal y 247'5 o Total. $ 807'5 o S i l a expresad a famili a agricultor a cuent a co n medio s suficiente s par a dedicars e l a ganader a e n ta n pobr e escal a com o l a consti tuid a po r un a bas e d e cuatr o carabaos u n tor o y cuatr o vacas sei s cerdo s y doc e gallinas n o ser meno r de l 2 5 p % d e l a cantida d qu e represent a e l valo r d e l a producci n agrcol a qu e acabamo s d e sealar l a gananci a qu e e l colon o citad o recib a d e es a industri a pecua ri a ta n unid a l a agricultura per o au n adi cionand o est e facto r lo s qu e determina n l a cifr a tota l d e lo s parciale s qu e seala n e l rest o d e l a utilida d neta n o podr llegars e sin o l a cantida d d e peso s fuerte s 1.00 0 e n u n a o par a presuponerl a com o resultad o ti l d e l a labo r agrcol a fundamenta l desarrollad a e n es e tiem p o po r u n colon o peninsula r agricultor La s hiptesis qu e tambi n conocemos he cha s recientement e po r quiene s n o conoce n est e clim a y suel o respect o l a producci n de l caf tampoc o tiene n cabid a e n l o qu e rea l y verdaderament e acontec e co n e l cultiv o d e est e artculo qu e s l a ve z u n agent e medica mentos o mu y importante

PAGE 74

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S aptitude s d e trabajar l o qu e constituy e jorna l completo n o pued e atende r a l cultiv o d e m s d e cuatr o hectrea s e n cad a ao Transcurrido s lo s mese s d e Diciembre Ener o y Febrero qu e e s l a poc a oportun a par a l a siembr a d e l a ca a e n esto s campos apart e d e labore s domstico s industriale s mu y escasa s e n la s campia s d e esta s nuestra s provincia s d e Ultramar l a ta l famili a agrcola qu e consideramo s com o tipo s e dedicar la siembr a de l paly qu e e s e l nombr e qu e aqu s e d a l arro z (cuand o n o est privad o d e l a cscara ) y qu e s e cr a e n tod o e l Archipilago l o mism o e n tierra s d e regado qu e e n la s d e secano co n gra n facilida d y abundancia A i5 o asciend e e l nmer o d e variedade s qu e s e cuent a e n Filipina s d e est a gramne a l a cua l constituy e e l aliment o cas i exclusiv o d e todo s lo s pueblo s de l Archipilag o Filipino as com o e l d e lo s pase s vecinos lo s d e l a India Chin a y Japn L a famili a agrcol a qu e com o ejempl o no s referimos podr co n viv o esfuerz o d e voluntade s cultiva r 6 hectrea s (cuand o mas ) sembrado s d e paly E l product o brut o qu e obtendr seg n pro medi o e n la s tierra s bastant e frtile s de l Archi pilago ser d e 5 5 cavane s po r hectrea y ell o l a pondr e n posesio n d e 33 0 cavane s de l refe rid o grano : s i de l valo r d e estas s e deduc e e l gast o d e cultiv o representad o po r o £ 2 5 cntimo s cavan s e obtendr l a cifr a d e utilida d net a d e peso s fuerte s 247^0 D e modo qu e un a famili a agrcol a penin sula r d e la s condicione s dicha s producir tr

PAGE 75

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I min o medio po r ambo s cultivo s bas e d e l a agricultur a Filipina : Po r azca r $ 540 — pal y 247^ 0 Total $ 807'5 o S i l a expresad a famili a agricultor a cuent a co n medio s suficiente s par a dedicars e l a ganader a e n ta n pobr e escal a com o l a consti tuid a po r un a bas e d e cuatr o carabaos u n tor o y cuatr o vacas sei s cerdo s y doc e gallinas n o ser meno r de l 2 5 p % d e l a cantida d qu e represent a e l valo r d e l a producci n agrcol a qu e acabamo s de sealar l a gananci a qu e e l colon o citad o recib a d e es a industri a pecua ri a ta n unid a l a agricultura per o au n adi cionand o est e facto r lo s qu e determina n l a cifr a tota l d e lo s parciale s qu e seala n e l rest o d e l a utilida d neta n o podr llegars e sin o l a cantida d d e peso s fuerte s 1.00 0 e n u n a o par a presuponerl a com o resultad o ti l d e l a labo r agrcol a fundamenta l desarrollad a e n es e tiem p o po r u n colon o peninsula r agricultor La s hiptesis qu e tambi n conocemos he cha s recientement e po r quiene s n o conoce n est e clim a y suel o respect o l a producci n de l caf tampoc o tiene n cabid a e n l o qu e rea l y verdaderament e acontec e co n e l cultiv o d e est e artculo qu e s l a ve z u n agent e medica mentos o mu y importante

PAGE 76

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S El caj h a constituid o un a grand e y mu y fundad a esperanz a par a l a riquez a d e esta s Islas Durant e medi o sigl o s u cultiv o tom escas o incremento per o desd e 187 2 logr adquiri r s u producci n tale s brios qu e sol o de l cultiv o d e gran o ta n preciad o e n cinc o sei s pueblo s d e provinci a limtrof e Manila (Batangas) obtenas e u n product o d e 80 go mil picos; cuy o valo r e n vent a e n l a fech a qu e aludi mo s (cosech a d e 1887 ) ascendi ma s d e dos millones y medio de pesos enorme provechos o resultado s i s e tien e e n cuenta qu e l a expre sad a cifr a s e refier e exclusivament e l a tercer a part e d e l a tierra s sembrada s d e caf e n l a tambi n dich a comarca Desd e 181 3 181 4 qu e s e introduj o e l cul tiv o de l caf e n l a zon a ma s apropsit o par a ell o e n est e Archipilago n o s e hab a acome tid o ensay o n i sri a labo r agrcol a qu e ofre cies e ta n portentoso s rendimientos com o lo s qu e cad a ao e n vertiginos a progresin dab a est e clebr e product o vejetal (E l Coffe a Ar bic a d e L.) Per o apesa r d e lo s cuidado s co n qu e s e atend a po r lo s propietario s d e lo s cafetale s e l cultiv o d e lo s mismos limpindolo s tre s cuatr o vece s anualmente ; quitand o d e l a veje tacio n protector a d e lo s cafeto s la s rama s qu e pudiera n priva r esto s d e l a lu z y d e l a ven tilaci n necesaria s par a nutrirse ; manteniend o adema s e n tod a s u extensi n l a superfici e sembrad a d e caf privad a d e toda s la s plan ta s rastrera s qu e disminuyese n lo s elemento s d e nutrici n d e eso s cafetos operacione s qu e

PAGE 77

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I precisa n verdader a inteligenci a y prctic a par a n o atenta r po r exces o po r defect o a l fruto lo s cafetale s d e aquell a comarc a y d e toda s la s zona s productora s de l mism o artcul o e n Fili pinas comenzaro n declinare n e l a o 1888 : s e acentu l a baj a durant e lo s aos'd e 188 9 Y 9 o ? y e n lo s d e 189 1 y 9 2 pued e decirs e qu e h a desaparecid o totalmente N o ma s d e 3.00 0 pico s h a alcanzad o e n algun o d e esto s ltimo s ao s tod a l a produc ci n de l caf e n esta s Islas cantida d d e l a cual e l 5 o p / o ha y qu e referirl o l a provinci a d e Batanga s citada Un a enfermedad indudablement e parasi taria l a cual apesa r d e lo s continuado s estu dio s d e est a zon a po r distinguido s Agronmo s practicado s y d e su s experiencia s repetida s caus a est e mal y au n n o s e h a llegad o n i l a esperanz a siquier a (seg n mucho s cosecheros ) d e pode r evita r l a ruina par a lo s poco s arbus to s qu e relativament e ha n quedad o d e pi e co n marcada s muestra s l a mayo r part e d e qu e su fra n tambi n l a dolenci a expresada Po r fuer a d e toda s esta s consideracione s relativa s l o acontecid o co n un a producci n ta n valios a e n conjunto obligad o e s discerni r po r u n instante aunqu e n o se a mas sobr e e l mism o cultiv o e n e l Archipilag o y relaciona r co n exactitu d lo s gasto s y lo s ingreso s causa do s y obtenido s po r e l product o agrcol a d e qu e tratamos E n un a hectre a d e buen a tierr a destinad a l a siembr a d e caf asciend e peso s fuerte s i 5 e l cost e d e l a semill a despue s d e prepara r l a sementera cultivand o e n ell a primeramen

PAGE 78

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S t e po r u n a o e l paly ; co n l a siembr a d e est e coincid e l a de l madr e cacao qu e s e coloc a d e trech o e n trecho com o un a braz a d e distan cia y qu e e n aquell a tierr a qued a co n e l fin ulterio r d e se r despue s e l protecto r de l cafeto pue s un a ve z cosechad o e l pal y y transcurri do s 2 3 mese s l o ma s tarde s e siembr a e l ex presad o arbusto Est e n o comienz a fructifica r sin o desd e lo s tre s lo s cinc o ao s y s u plantacin ade ma s d e lo s quinc e peso s po r l a semilla exig e e l gast o d e peso s fuerte s i o po r hectrea ; im port a e n ta l superfici e agrari a e l gast o d e impiez a e n lo s trmino s descrito s efectuada a cantida d d e peso s fuerte s i 5 y co n esto s gasto s ha y qu e espera r generalment e lo s cinc o ao s calculado s par a logra r l a recolecci n d e u n pic o po r hectrea siend o precis o aguarda r qu e l a plant a envejezca par a qu e st a rind a och o pico s d e caf po r hectrea H e aqu co n tod a fuerz a d e verda d sinteti zad a l a histori a agrcol a d e un o d e lo s produc to s ma s interesante s d e esto s climas y de l cua l hac e us o ventajos o l a mayo r part e de l mundo pue s cas i tod o l l o emple a hast a e l ount o d e vers e e l caf elevad o artcul o d e orimer a necesida d e n l a alimentaci n d e toda s a s familia s individuo s qu e puede n procu rrselo au n cost a de l exagerad o valo r qu e e l aument o d e s u consum o determina unid o lo s accidente s qu e merma n s u produccin E l progresiv o aument o d e preci o d e est e gran o s e explic a perfectamente sobr e todo desd e qu e l a cienci a mdic a l e h a asignado co n tant a justicia e l valo r qu e ofrec e com o

PAGE 79

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I agent e teraputico pue s e s e n efect o u n esti mulant e d e acci n fija singularment e par a la s importante s funcione s encomendada s lo s Centro s cerebrale s y a l circulatorio y desd e qu e adema s l o h a considerad o agent e profilc tic o contr a e l paludismo y a n o ha y comarc a e n qu e est a afecci n imper e e n l a qu e n o s e hag a de l caf us o continu o y au n verdadera ment e abuso apesa r d e lo s consejo s insisten te s d e Perciva l y Stokes fin d e qu e n o s e llegu e dosi s exageradas siquier a conveng a y much o emplearl o la s qu e resulte n apropia da s a l individu o seg n s u estad o cardiaco Ma s volviend o sobr e l a tesis e s decir rea nudand o l a seri e d e consideracione s qu e ve namo s haciend o respect o a l cultiv o de l caf reiteraremo s l a afirmaci n qu e relativ a otro s producto s d e est e suel o hemo s hecho saber ; l o errne o d e lo s clculo s qu e e n genera l s e escribe n acerc a d e est a producci n agrcola L a qu e s e obtien e de l caf e n Filipina s tien e po r lmite tratndos e d e la s tierra s bie n cuidada s y d e plantacione s qu e po r ell o y po r l a fech a d e la s misma s pueda n considerars e e n e l apoge o d e s u produccin d e cuatr o cinc o pico s d e gran o po r cav n d e sembradu ra (e l cav n mid e 10.00 0 brazas ; e l pic o tien e 5 arroba s y media. ) Mayo r sum a d e product o h a d e se r ta n excepcional qu e s e referir desd e lueg o alg n cafetal-jardn ma s d e ciert o n o l a qu e correspond e extensa s propiedade s la s cuale s s imposibl e aplica r esmer o tant o e n e l cultivo D e toda s suertes y a hemo s vist o qu e l a producci n de l caf atravies a hond a crisi s e n

PAGE 80

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S el Archipilago y qu e lo s propietario s d e cafe tale s anda n ta n preocupados qu e l a mayo r part e d e ello s ha n destruid o y la s plantacio ne s qu e tena n aplicand o su s superficie s agraria s cultivo s sucedneos N i po r lo s rendimiento s obtenido s e n lo s cultivo s de l caf de l arroz de l azcar n i po r lo s de l abac es e precios o filamento qu e n o ha y e n e l mund o otr a comarc a qu e l o produz c a d e ta n excelente s calidades creemo s fuer a fcil n i posibl e siquiera qu e e l colon o agrcol a pudier a resarci r a l Tesor o pblic o d e lo s anti cipo s qu e st e hubier a tenid o qu e hace r par a instala r l a coloni a agrcol a peninsular hacin dol a propietari a d e la s parcela s lote s d e terre no s qu e s e le s diese n e n vent a pag o gradual INCONVENIENTE S QU E E L ORDE N ECONOMIC O PRESENTA E N L A ACTUALIDAD A L PLA N D E COLONIZACIO N PENINSULA R AGRCOLA ^f o queremo s afirma r revist a graveda d al jwk j gun a l a situaci n actua l d e l a Haciend a Pblic a e n esta s Islas per o s diremos qu e com o a l fin y a l cab o h a sid o ta n rpid o e l pas e d e u n presupuest o d e 9.000.00 0 d e pe so s d e gasto s otr o d e catorc e millone s y me di o po r igua l concepto (s i bie n n o s e hay a llegad o l a imposici n d e tributo s que n o po r

PAGE 81

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I se r menore s aqu estara n meno s justificados cua l l o resulta n e n todo s lo s pueblo s cultos, ) n o consideramo s oportun o est e instant e par a aporta r a l Tesor o pblic o nuevas apremiante s obligacione s d e problemtico insegur o resar cimiento E l pag o d e la s consignada s e n lo s presu puesto s vigente s desd e lueg o ser trabajos o e n virtu d d e la s crisi s mercantile s qu e a l mund o afecta n y qu e co n tant a fuerz a s e su fre n a l present e e n esta s Islas Per o adema s d e esto qu e y a d e suy o e s suficient e par a declara r dentr o d e l o qu e marc a l a previsi n siempr e prudente l o inoportun o d e distrae r suma s cuantiosa s fuer a d e l o in dispensable ha y qu e tene r e n cuenta d e qu suert e la s obligacione s viva s d e est e Tesor o pblico ha n d e sufri r aumento s important simo s e n virtu d d e l a alteraci n ta n inslit a cuant o injust a qu e aqu h a sufrid o e l orde n pblico obligand o a l Gobiern o d e l a Madr e Pa tri a concentra r e n esta s Isla s u n cuerp o d e Ejrcit o qu e jama s fu necesari o traer par a qu e aqu estuviera n co n sol o nuestr a influen ci a moral secula r y totalment e garantizados lo s sagrado s interese s d e l a Patria E l desenvolvimient o d e u n proyect o d e colonizacio n e n e l qu e s e pidier e a l Tesor o e l anticip o d e u n capita l d e ma s d e 2 3 24.00 0 pesos reintegra r e n die z anualidade s po r la s familia s europea s localizada s e n esto s tr picos ser a mu y arriesgad o par a e l Estado l o repetimos aunqu e l a escal a d e amortizaci n s e ampliase pue s fcilment e s e alcanz a e l nmer o d e caso s qu e e n un a dcad a s e presen

PAGE 82

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S taran e n lo s caule s s e evidencir a l o impo sibl e d e hace r efectiv a l a deud a d e lo s colonos Y est o s ta n fundamental cunt o que e n un a e n otr a forma l o qu e a l Estad o vien e pidin dos e par a implanta r colonia s agrcola s d e Ul tramar descans a sobr e u n auxili o directo que dentr o d e la s teora s de l crdit o agrcola empres a algun a s e atrevi suministrar E l sacrifici o imposibl e d e lleva r cab o e n e l present e po r lo s fondo s generale s de l Estad o e n pr d e l a inmigraci n agrcol a espaola tampoc o deb e imponers e e n mod o algun o lo s fondo s locales porqu e au n co n l a siempr e pru dent e gesti n qu e esto s logran d e segur o n o s e halla n e n situaci n d e efectua r desembolso s d e ta l cuent a y d e ta n lent a reintegracin Dign o e s de aplaus o y l o aplaudimo s po r l a mejor a efectiv a qu e sobr e todo s lo s servicio s produc e e l aument o d e su s dotaciones ma s est e ensanch e d e gasto s vien e cad a a o e n notabl e progresi n ascendent e po r lo s concep to s d e la s mejora s aludidas imposibilit a y a l presupuest o d e fondo s locale s acepta r e n lo s gasto s anticipacione s d e tant a importancia cua l l a qu e tien e e l proyect o d e traslada r 20.00 0 familia s espaola s peninsulare s desd e e l Su d d e Amric a esto s trpico s orientales Y s i par a atende r l a inmigraci n agrcol a peninsula r e n est e Archipilag o n o l e e s dad o a l Tesor o constituid o po r lo s fondo s generale s y locale s proporciona r lo s recurso s necesario s par a tama a empresa meno s consolado r fue r a habe r d e acudi r otro s medio s d e arbitra r recurso s metlicos e n lo s que aparentement e result a n o habe r d e desprenders e e l Estad o d e

PAGE 83

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I cantida d algun a par a qu e pued a llevars e tr min o e l pla n e n qu e tanta s ha n d e gastarse L a creaci n d e ttulo s obligacione s qu e par a se r amortizada s e n u n perod o dad o d e tiempo habra n d e llevar seg n s e h a pro puest o com o timbr e d e garant a especia l l a declaraci n d e queda r afecta s a l pag o d e aque lla s la s renta s fiscales e n esta s Islas conduci r a hast a punt o qu e n o pued e e l Estad o llegar sin o e n lo s caso s d e perentoriedade s imposible s d e cubri r po r todo s lo s dem s medio s econmico s y financieros. ¡Cu n trist e resultad o ofrecera n la s liquida cione s anuale s e n la s qu e e l Tesor o habr a d e consigna r forzosament e e l pag o d e u n 4 p % d e inter s devengad o po r aquella s obligacione s qu e no s referimo s y e l ingres o qu e ta n deficien t e habr a d e resulta r y corresponde r a l 6 p c / o d e rent a atribuid a a l capita l anticipado Agradabl e ser a contempla r e l hech o d e que iniciativa s privadas actividade s particu lares venciend o obstculo s d e tradicin insti tuyese n e n esta s Isla s u n Banc o agrcol a indus tria l y d e comercio cuya s operacione s pusiera n trmin o a l ta n funest o sistem a d e prstamo s d e qu e e s vctim a l a agricultur a Filipina Ante s d e est a ocasio n hemo s expresad o co n fuerz a d e observacione s propia s e n esta s provincia s Filipinas cu n grav e da o sufr a est a agricultur a d e l a falt a d e u n Banc o hipo tecari o d e un a socieda d d e crdit o territorial cualquier a qu e liberas e d e es a aludid a usur a lo s propietario s d e esta s tierra s d e cultivo

PAGE 84

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S In extenso hemo s tratad o est a cuesti n e n alg n otr o trabajo tambi n honrad o co n l a publicidad y e n l hast a creemo s habe r demos trad o cu n fci l y sencill o er a y es l a creaci n de l establecimient o agrcol a qu e no s referi mos per o n o no s duel e reitera r est a afirma cin y a qu e quisiramo s ve r confirmad o ta l pensamient o entr e lo s hombre s qu e disponga n d e alg n capital puest o qu e n o e s e n concept o nuestr o mu y grand e e l qu e s e precis e par a establece r element o ta n ti l y au n indispensa bl e par a foment o d e est a agricultur a Filipina N o pued e presentars e e n l a actualida d obje ci n algun a qu e n o se a ventajosament e resuel t a co n l a estrict a aplicaci n d e l a Le y hipoteca ria : per o e l grav e ma l consist e e n qu e todav a s i bie n s e h a adelantad o much o e n l n o s e h a recorrid o e l camin o qu e ell a traz a y qu e ta n llan o resulta par a qu e l a propieda d terri toria l adquier a su s condicione s fundamentale s y d e est e mod o s e generaliz e e n Filipinas N o e s imposibl e par a e l legislador eligera r e l tr min o d e es a jornad a qu e l a propieda d rstic a deb e practicar per o mientra s as n o acontezca tampoc o creemo s s e establezc a e n Filipina s auxili o ta n necesari o par a s u vid a agrcol a actua l y par a favorece r l a creaci n d e colonia s agrcola s d e peninsulares par a la s cuale s s e presenta n e n concept o nuestr o lo s inconve niente s po r insalubrida d de l clim a d e qu e no s hemo s ocupad o e n l a primer a part e d e est e pobr e escrito y lo s clculo s y obstculo s d e qu e acabamo s d e trata r e n l a segunda

PAGE 85

TERCER A PARTE

PAGE 87

PROBABLE S RESULTADO S QU E E N E L ORDE N POLTIC O S E OBTENDRA N DE L INFLUJ O QU E E N ESTA S TIERRA S D E L A PATRI A EJERCIES E L A EXTENS A INMIGRACIO N AGRCOL A PENINSULAR ^^^IJREEAIO S habe r expresad o cuant o e n fvJSr ^ concienci a hemo s debid o deci r par a cumpli r nuestr o propsit o e n la s p gina s anteriores reducid o demostra r que s i l a inmigraci n peninsula r agrcol a er a imposibl e e n concept o nuestr o po r l a insalu brida d de l clima tampoc o obtendr a la s utili dade s soadas l o qu e e s igual la s qu e sol o so n product o d e clculo s apartado s d e l a rea lida d (siquier a hay a d e reconocers e e n ello s l a mejo r buen a f e com o inspiradora. ) aunqu e n o existier a aquell a causa N o ha y par a qu reiteremo s l a pen a qu e no s aflig e habe r d e expresa r nuestr o pobr e senti r cua l acabamo s d e hacerlo e n oposicio n aparent e l a necesida d apremiant e qu e pued a aguijonea r ta n gra n nmer o d e familia s peninsulares cuale s la s que seg n noticias >

PAGE 88

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S est n ansiosa s d e abandona r e l luga r d e inmi graci n e n qu e s e instalaro n y qu e po r e l ma l resultad o d e s u empres a quiere n ho y troca r po r e l qu e e n esta s Isla s s e le s procure co n l o cua l entiende n subsana r s u erro r sufrido La s objecione s qu e hemo s presentad o a l pla n decolonizacio n peninsula r agrcola cons tituye n l a ma s fehacient e prueb a de l verdade r o amo r ptri o e n qu e no s inspiramo s po r favo r de l cielo y a qu e n o comprendamo s l a existenci a d e u n sol o hombr e desprovist o d e ta l sentimiento n i creamo s exist a ta l ser Cuant o hemo s dich o e n apoy o d e nuestr a tesi s e s lgico sano carios o consejo produc t o d e nuestra s observacione s y meditacione s sobr e un a cuesti n qu e afect a toda s la s fuer za s viva s d e Espaa d e nuestr a naci n glo riosa par a l a cua l n o queremo s sin o tod o l o qu e sum e grandez a y bienesta r y nad a d e l o qu e pued a ocasionar a contrariedade s y ma landanzas Deb e adema s teners e mu y e n cuenta qu e s i nosotro s presentamo s ta n cerrado s lo s hori zonte s par a l a inmigraci n peninsula r desti nad a l a labo r agrcol a e n esta s Islas po r creerl a inconvenient e e n virtu d d e razone s climatolgica s y po r otra s basada s e n e l orde n econmico au n hacemo s graci a nuestro s lectore s d e n o expone r co n detenimient o u n terce r concepto po r fuerz a de l cua l tambi n no s fuer a lcit o aporta r alguno s argumento s d e val a e n favo r d e nuestr a opinion L a tercer a fas e qu e aludimos y co n qu e podramo s mira r est a cuestin e s l a qu e s e refier e l a influenci a qu e e n e l transcurs o de l

PAGE 89

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I tiemp o pudier a ejerce r e n esta s tierra s d e l a Patri a dich a inmigraci n e n lmite s extensos sobr e e l orde n poltico D e propsit o queremo s trata r somerament e est e punt o desd e l a fas e e n qu e acabamo s d e presentarlo porqu e s i sentimo s debe r d e deja r constanci a clar a d e nuestr o pensa r sobr e el n o tenemo s l a "pretensin n i abrigamo s l a confianz a dad a l a endeble z d e nuestra s fuerza s d e intelecto d e tratarl o po r ta n complet o modo,qu e pudiramo s forjarno s l a ilusi n d e habe r considerad o desarrollad o e l tem a qu e no s ocup a referent e l a inmigraci n agrcol a peninsula r e n esta s Islas desd e todo s lo s pun to s d e vist a qu e presenta Filipina s s e rig e po r leye s especiale s y po r ella s deseamo s y entendemo s habr d e regirs e siempre pue s l o contrari o fuer a e l van o in tent o d e oponers e e l hombr e la s leye s dada s po r Dio s l a naturaleza Qui n pued e seriament e pensa r e n l o po sibl e d e u n complet o asimilism o e n la s insti tucione s y e n e l derech o qu e regul e la s leye s po r la s cuale s s e gobierna n una s provincia s ta n distante s d e l a Madr e Patria ta n diferen te s e n clima e n necesidade s d e vid a y d e medio s par a realizarlas e n costumbre s y e n carcte r ta n diverso cuant o qu e e s l a varie da d d e raz a l a qu e l o imprime ? Cm o h a d e se r siquier a controvertibl e qu e par a goberna r est e extens o territori o d e l a Patri a s e precise n leye s especiales toda s con ducentes e s obvio a l bienesta r mora l y a l de sarroll o d e lo s interese s materiale s d e esto s pueblos per o toda s concordante s par a man

PAGE 90

(JO COLONIZACION DL FILIPINA S tene r l a unida d integrida d de l territori o ant e tod o y sobr e todo ? Ahor a bien esta s leye s especiale s qu e rige n esta s provincia s d e Ultramar : esta s leye s espe ciales la s cuale s una s y otra s y toda s d e con suno tiende n y debe n tende r a l afianzamient o de l tod o armnic o qu e constituy e e l perma nente indisolbl e medi o d e uni n entr e esto s pueblo s y l a Madr e Patria .resultara n po r s u conducci n d e especiale s poc o apropsit o par a qu e ella s s e sometiese n e n su s aplicacione s l a vid a social millare s d e espaole s penin sulare s habituado s otr o regime n poltico-ad ministrativo As com o l o qu e ordinariament e acontec e ven a aconteciend o e n esto s pue blos es qu e e l espao l peninsular radicad o e n un a localida d cualquier a d e esta s Islas n o recibies e d e la s autoridade s indgena s sin o muestra s d e respet o y consideraci n y hast a d e afecto desd e e l moment o e n qu e colectivi dade s agrcola s peninsulare s hubiera n d e es ta r sujeta s requisas vigilancia s y custodias po r elemento s qu e n o puede n se r e n realida d fiscalizadores d e aquellos ocurrira fuer a fci l ocurriese u n desequilibri o par a e l cum plimient o estrict o d e la s citada s leye s y u n riesg o po r ende par a l a pa z y tranquilida d e n la s poblaciones D e tale s especiale s leye s n o tendra n n i caba l conocimient o lo s inmigran te s peninsulares d e modo qu e hast a incons cientement e podra n surgi r rozanamientos qu e aflojase n lo s vnculo s d e estrech a relaci n qu e debe n uni r siempr e lo s naturale s d e es to s pueblo s co n lo s d e l a Madr e Patria y a qu e est a e s com n lo s uno s y lo s otros

PAGE 91

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I D e otr o lad o ser a tambi n difci l qu e esto s indio s s e identificara n co n lo s europeos hast a e l punt o d e qu e esto s aceptase n u n estad o d e derech o igua l par a todos cuand o so n ta n substanciale s la s diferencia s qu e existe n e n s u respectiv o mod o d e ser ; y d e l a propi a suert e qu e esa s diferencia s existe n e n e l orde n fsico hast a pode r afirma r co n tod a prueba qu e e l trabaj o d e cualquie r bracer o europeo e n cas o algun o represent a meno s de l tripl e qu e desa rroll a e l trabajado r indgena as l a diversida d d e condicione s intelectuale s y morale s habr a d e determina r mu y distinta s aspiraciones E l natura l d e esta s provincia s d e Ultrama r l o qu e anhelantement e dese a es n o abandona r jama s e l clim a e n qu e naci co n todo s lo s inconveniente s qu e est e tenga : mientra s qu e e l bracer o europe o h a d e tende r constante ment e s u mirad a haci a lo s punto s de l hori zont e qu e l e rode e par a comtempla r co n ntim a fruici n aque l qu e seal e e l derroter o ma s fijo par a volve r a l luga r y siti o d e s u cuna Guand o e n ta l estad o nostlgico aunqu e n o se a vehemente y morboso s e vive e l aco modamient o n o pued e operars e hast a e l extre m o d e qu e l a amalgam a entr e uno s y otro s elemento s d e poblacio n pued a se r ta n efectiva qu e co n do s factore s ta n diverso s pued a obte ners e u n todod e homogenidad par a regi r e l cua l bast e un a mism a Lev Po r esta s razone s qu e apuntamo s y qu e so n d e importanci a mu y reconocid a segur a mente tambi n creemo s d e poc a convenienci a l a inmigraci n agrcol a peninsula r e n grande s

PAGE 92

8 8 COLONIZACIO N D E FILIPINA S proporciones qu e pudiera n se r orige n d e con trariedade s si n cuento UTILIDA D MANIFIEST A D E REDUCIDOS PRUDENTE S ENSAYO S D E INMIGRA CIO N PENINSULA R DESTINAD A L A INDUSTRIA Industria minera. Filipina s l a vid a industria l e s rudimen E taria : n o habremo s d e detenerno s much o par a qu e result e bie n probad o nuestr o aserto y n o e s ciertament e qu e n o abunde n lo s medio s par a desarrolla r e n mltiple s as pectos Comenzand o po r sealar mu y l a ligera e s claro la s industria s mineras e s decir prin cipiand o po r lo s elemento s d e riquez a y trabaj o situado s ma s all d e lo s qu e ofrec e e l suelo diremos ; qu e habr a d e resulta r mu y conve nient e l a inmigraci n d e obrero s espaole s peninsulare s par a est e ram o d e produccin : la minera. Y au n decimo s mas : n o deb e esperar qu e e l desarroll o d e l a industri a miner a adquier a la s ventajosa s proporcione s qu e pued e adqui ri r e n esta s Isla s e n tanto e n cuant o n o acu da n la s misma s bracero s europeos po r do s causa s manifiestas : primera esto s indio s d e Filipina s n o tiene n fuerz a muscula r bastant e par a maneja r fcilment e la s barrena s y lo s mazo s de l pes o y volume n qu e exig e l a tcnic a minera ; segunda porqu e contrariado s e n la s

PAGE 93

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I labore s encargado s d e egecuta r co n l a molesti a qu e le s caus a e l manejod e loscitado s medosd e trabajo jama s aprende n moverlo s utilmente E s est e u n hech o mu y comprobad o e n l a explotaci n qu e s e est llevand o cab o e n l a Isl a d e Ceb sobr e lo s criadero s d e carbn y e n la s excavacione s qu e s e practica n sobr e est e minera l y sobr e la s roca s d e aquell a su perficie S e h a observad o qu e siend o esa s roca s de l mism o grad o d e durez a qu e e l qu e tiene n la s roca s d e la s mina s d e Asturia s e n l a Penn sula trabajadore s indgena s n o puede n hace r la s labore s especiale s qu e l a explotaci n recla ma y e n cambio lo s poco s obrero s europeo s qu e ha n acudid o la s mina s d e or o d e Para cal e (provinci a d e Camarines ) y Mambula o acomete n dicha s labore s especiale s sobr e la s roca s d e aquell a suferfici e miner a qu e la s pre sent a d e igua l condicio n y la s ejecuta n bien A l propi o tiemp o as i mism o tambi n s e de muestr a l o qu e y a ante s d e est a ocasio n hemo s dicho saber : qu e e l trabajodesarrolladocom o efecto ti l po r e l obrer o blanco represent a siempr e y po r l o meno s e l tripl e efect o ti l qu e e l qu e s e obtien e d e u n obrer o indgena l o cua l llev a a l concept o clar o d e cuant a mayo r con venienci a h a d e se r lo s explotadore s minero s d e esta s Isla s l a adquisici n d e trabajadore s peninsulares lo s cuale s au n percibiend o u n salari o jorna l d e u n pes o cincuent a cnti mo s d e pes o cad a uno rendir n mayo r utili da d par a l a empres a miner a d e qu e dependie sen y qu e satisfac e cad a trabajado r miner o indgen a u n jorna l d e medi o peso

PAGE 94

(J O COLONIZACION D L FILIPINA S Estos lo s obrero s indgenas siempr e ten dra n ocupacio n e n la s comarca s minera s de dicndos e a faena s d e meno s trabaj o muscu la r y segurament e n o experimentara n pesa r algun o e n abandona r po r enter o la s qu e e n miner a ejecutan puest o que dad a l a escas a resistenci a y vigo r corpora l d e aquellos rehu ye n cuant o puede n ta l trabajo Exist e e n est e Archipilag o indudablemen t e bas e ciert a par a qu e s e foment e l a riquez a minera : par a adquiri r nocio n exact a d e ello bast a lee r co n detenimient o l a luminos a des cripci n fsica geolgic a y miner a d e l a Isl a d e Ceb publicad a poco s ao s h (e n 1890 ) po r e l distinguid o y actua l Inspecto r Genera l d e Mi na s e n esta s Islas e l Excmo Sr D Enriqu e Abell a y Casariego E n es a descripci n que aunqu e l a llam e rpid a s u modest o ilustrad o autor constituy e u n trabaj o completo s e demuestr a hast a l a evidenci a d e qu e suert e pued e abrigars e l a esperanz a d e qu e lo s obrero s d e l a Pennsul a pueda n veni r esta s Islas ta n pront o com o l a industri a particular conocedor a d e lo s estu tudio s qu e e l Estad o deb e hace r par a fomen ta r la s riqueza s minerale s de l suelo pued a aquell a hace r lo s prudente s clculo s necesa rio s par a l a colocacio n d e capitale s qu e ha n d e rendi r ventajoso s intereses aunqu e n o corres ponda n l a cuant a qu e exagerado s clculo s asignara n lo s primero s capitale s empleados creemo s qu e co n poc a discrecin a l principi o d e la s labore s practicada s po r la s empresa s minera s e n l a comarc a d e Ceb qu e no s referimos Lo s estudios bas e qu e hemo s alu

PAGE 95

I N M I G R A C O N P K N I N S l j L A R 9 1 dido desd e uno s poco s ao s h singularment e viene n practicndose habiend o y ho y algu no s d e ello s ta n cumplidament e ejecutados qu e sol o creemo s falt e l o qu e correspond e l a obligad a iniciativ a de l Estado par a qu e s e co nozca n e n debid a extensi n dicho s estudios S i l a industri a miner a n o permit e e n e l es tad o actua l acuda n mucho s obrero s peninsu lare s trabaja r e n ella tampoc o impid e cree r hallara n alguno s d e ello s medio s fcile s de obtene r colocacio n e n dich a industria logran d o mejo r salari o qu e e l qu e obtiene n e n la s mina s d e Europa Y e s posibl e qu e a l obtene r e n esta s pro duccione s minera s d e carbone s mayore s pro vechoso s resultados venga n co n ello s e l est mul o y e l capita l necesari o par a acomete r otra s explotacione s d e la s cuale s po r clculo s racionale s pued e esperars e utilidad S e le e e n otr o concienzud o trabaj o de l Ins pecto r Genera l d e Mina s d e est e Archipilag o e l Sr D Enriqu e Abell a y Casariego cua n fundadament e s e pued e abriga r ta l espe ranza y qu e e s indudabl e l a existenci a d e otro s minerale s e n esta s Islas E n l a descripci n fsica geolgic a y miner a qu e d e l a Isl a d e Pana y po r mod o ta n caba l hace au n llamndol a modestament e bosque jo e l Sr Abella s i bie n n o conced e importan ci a alguna s investigacione s practicada s sobr e l a presenci a d e sustancia s metalferas com o e l abogue, e n alguno s lugare s de l Su r d e aquell a comarca seal a l o interesant e d e practica r

PAGE 96

9 2 COLONIZACIO N DI ; ; FILIPINA S estudios qu e d n conoce r l a importanci a qu e pueda n alcanza r lo s criadero s d e otro s minerales com o el cobre, qu e probablement e exist e e n l a provinci a d e Antique y el hierro, d e cuy a existenci s e pued e duda r menos y a qu e e l distinguid o Ingenier o Jef e d e Mina s d e qu e no s ocupamos asegur a habe r vist o e n e l mont e Canarisa n y e n e l Sup d e Logtuga n toba s qu e puede n tomars e com o mina s d e est e metal seg n l o penetrada s qu e s e presenta n d e lo s xido s de l mismo Tambi n el oro s e present a e n mucho s lu gare s d e l a mism a Isl a y s e h a explotad o y s e explot a todav a est e ric o metal de l cua l e n l a provinci a d e Iloil o ha y punto s d e aprovecha mientos com o lo s de l barri o d e Abac d e Sa n Enriqu e y lo s de l puebl o d e Barota c Viejo practicndos e tambi n eso s aprovechamiento s e n lo s aluvione s a l pi e d e aquello s cerros d e Dumara o y e n otro s lugare s d e l a comarca Tambi n s e supon e l a existenci a e n Pana v d e carbone s qu e puede n explotarse siend o e l puebl o d e Valderram a e l qu e present a ma s indicacione s carbonosas Asimism o s e comprueb a l a existenci a de oro en criadero s d e toda s clase s e n distinto s punto s de l Su r de l Archipilag o y e n Luzon ; existe n tambi n comarca s e n qu e s e present a y explot a e n peque a escal a e l oro as i com o est a mism a Isl a ofrec e numerossimo s yaci miento s d e rocas y piedras de construccin, qu e constituye n gra n atractiv o par a quie n verdaderament e teng a aficione s l a industri a d e qu e no s ocupamos

PAGE 97

I N MIGRACI O N P E NI N S U L A R 9 3 INDUSTRI A DE L CARBO N VEGETA L Y D E DESTILACIO N D E LEA S E N FILIPINAS S E explic a bie n l a poc a importanci a hast a ho y d e l a industri a minera referent e l a explotaci n d e lo s yacimiento s hulleros qu e l a Isl a d e Ceb ofrec e e n est e Archipilago car bone s 1 ig n i toso s d e ca l idadexcele n te co n s i ng u larida d par a s u combusti n e n l a maquinari a d e vapor ; l o qu e meno s fcilment e s e concib e es n o s e hay a desarrollad o e n Filipina s l a producci n de l carb n vegetal E s u n artcul o d e producci n qu e induda blement e ofrec e porveni r halageo : sol o l a apata qu e conduc e l a dejadez po r l a caus a qu e co n mayo r imperi o sobr e ell a acta l a apat a po r influenci a materia l de l clima pued e determina r e n e l mund o moderno : qu e ciuda d ta n populos a cua l l o e s Manila contin e coci nand o co n lea much o ma s car a qu e e l car bn y qu e tant o s e prest a suministra r po r su s humos d e condicione s ta n varia s cuale s l o so n la s clase s d e le a qu e s e quemen modifi cacione s qu e altera n l a sapide z d e lo s alimento s sujeto s coccion a l meno r descuid o d e lo s co cineros (quiene s co n frecuenci a lo s padecen) Seg n lo s interesante s dato s qu e no s pro porcion a l a interesant e revist a L a vid a in dustrial, hast a poc o h publicad a e n est a Capital e n e l g 5 p % d e la s casa s d e Manil a

PAGE 98

9 2 COLONIZACIO N DI ; ; FILIPINA S estudios qu e d n conoce r l a importanci a qu e pueda n alcanza r lo s criadero s d e otro s minerales como el cobre, qu e probablement e exist e e n l a provinci a d e Antique y el hierro, d e cuy a existenci s e pued e duda r menos y a qu e e l distinguid o Ingenier o Jef e d e Mina s d e qu e no s ocupamos asegur a habe r vist o e n e l mont e Canarisa n y e n e l Sup d e Logtuga n toba s qu e puede n tomars e com o mina s d e est e metal seg n l o penetrada s qu e s e presenta n d e lo s xido s de l mismo Tambi n el oro s e present a e n mucho s lu gare s d e l a mism a Isl a y s e h a explotad o y s e explot a todav a est e ric o metal de l cua l e n l a provinci a d e Iloil o ha y punto s d e aprovecha mientos com o !o s de l barri o d e Abac d e Sa n Enriqu e y lo s de l puebl o d e Barota c Viejo practicndos e tambi n eso s aprovechamiento s e n lo s aluvione s a l pi e d e aquello s cerros d e Dumara o y e n otro s lugare s d e l a comarca Tambi n s e supon e l a existenci a e n Pana y d e carbone s qu e puede n explotarse siend o e l puebl o d e Valderram a e l qu e present a ma s indicacione s carbonosas Asimism o s e comprueb a l a existenci a de oro e n criadero s d e toda s clase s e n distinto s punto s de l Su r de l Archipilag o y e n Luzon ; existe n tambi n comarca s e n qu e s e present a y explot a e n peque a escal a e l oro as i com o est a mism a Isl a ofrec e numerossimo s yaci miento s d e rocas y piedras de construccin. qu e constituye n gra n atractiv o par a quie n verdaderament e teng a aficione s l a industri a d e qu e no s ocupamos

PAGE 99

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I INDUSTRI A DE L CARBO N VEGETA L Y D E DESTILACIO N D E LEA S E N FILIPINAS S E explic a bie n l a poc a importanci a hast a „ ho y ci l a industri a minera referent e l a explotaci n d e lo s yacimiento s hulleros qu e l a Isl a d e Ceb ofrec e e n est e Archipilago car bone s lig n i toso s d e calida d excelente co n singu larida d par a s u combusti n e n l a maquinari a d e vapor ; l o qu e meno s fcilment e s e concib e es n o s e hay a desarrollad o e n Filipina s l a producci n de l carb n vegetal E s u n artcul o d e producci n qu e induda blement e ofrec e porveni r halageo : sol o l a apata qu e conduc e l a dejadez po r l a caus a qu e co n mayo r imperi o sobr e ell a acta l a apat a po r influenci a materia l de l clima pued e determina r e n e l mund o moderno ; qu e ciuda d ta n populos a cua l l o e s Manila contin e coci nand o co n lea much o ma s car a qu e e l car bn y qu e tant o s e prest a suministra r po r su s humos d e condicione s ta n varia s cuale s l o so n la s clase s d e le a qu e s e quemen modifi cacione s qu e altera n l a sapide z d e lo s alimento s sujeto s coccion a l meno r descuid o d e lo s co cineros (quiene s co n frecuenci a lo s padecen) Seg n l s interesante s dato s qu e no s pro porcion a l a interesant e revist a L a vid a in dustrial, hast a poc o h publicad a e n est a Capital e n e l 9 5 p % d e la s casa s d e Manil a

PAGE 100

9 2 COLONIZACIO N DI ; ; FILIPINA S contin a e l us o d e l a le a par a guisa r e n lo s repugnante s prehistrico s calanes y sol o e n u n 5 p % d e esta s vivienda s d e l a Ciuda d d e Legasp i hllas e e l emple o racionalsim o d e l a hornill a d e carbn : pudiend o obteners e est a a l preci o de l cal n resultand o todav a ma s barat a po r s u duracin y siend o po r otr a par t e much o ma s reducid o e l preci o de l carb n qu e e l d e l a lea repetimos n o s e explica com o n o s e oper a ta n ventajos a transforma ci n e n e l brevsim o tiemp o e n qu e deb e efec tuarse quitand o co n ell o sol o e l 9 5 p % d e lo s manifiesto s riesgo s de l incendio qu e entende mo s pode r asignars e lo s qu e produc e e l us o dl a le a chisporroteand o y destacand o frag mento s d e l a mism a e n combustin sobr e pavimento s ta n tnue s com o lo s d e esta s cons truccione s ligersima s e n general Cab e po r consiguiente y po r tod a conside raci n s e impon e e n esta s Islas l a industri a qu e produc e e l carb n vegetal L a materi a prim a par a st a y a n o pued e se r ma s abun dant e n i d e mejo r calidad : todo s lo s mangla re s suministra n lea s mu y apropiada s par a hace r carbn d e maner a qu e pued e obteners e est e mu y baj o precio L a poc a aplicaci n qu e tant o par a e l us o domstic o com o e l industria l tien e est e artcul o y e l acaparamient o qu e d e l hace n lo s Chino s par a detallarlo determin a e l enorme incomprensibl e preci o d e cincuent a cntimos qu e e s e l impuest o e n vent a a l me nude o po r l o citado s acaparadores cuand o segurament e l a mita d d e ta l preci o au n repre sentar a un a utilida d net a d e igua l sum a po r cad a arrob a par a e l industrial

PAGE 101

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I Creemo s qu e lo s carbone s vegetale s so n u n ram o d e industri a que absolutament e inexplo rado ofrec e u n punt o d e vist a industria l e n Filipina s qu e n o deb e menospreciars e po r nuestro s hermano s d e l a Pennsul a qu e est n prctico s e n est a produccin E l carb n vege ta l qu e aqu s e obtien e co n e l sencillsim o pro cedimient o de l horn o d e quemaz n d e lo s tronco s d e le a irregulare s qu e grane l s e re coja n de l rbo l talado puest o qu e par a e l carbone o n o s e necesit a par a nad a l a regulari da d e n e l cort e d e la s raja s trozo s co n qu e l a le a s e present a e n est e mercado e s d e la s condicione s excelente s qu e y a revel a s u aspect o negr o y brillante s u estad o d e sequedad l a pesante z qu e alcanz a y l a sonorida d qu e po r e l choqu e determina Y n o sol o l a industri a de l carb n vegeta l s e limit a l a producci n d e est e artcul o par a l a combusti n e n su s diversa s aplicaciones puest o qu e d e l a destilaci n d e la s lea s s e puede n extrae r un a varieda d d e producto s d e interesante s aplicaciones mucha s d e la s cuale s logra n important e precio par a lo s cuerpo s co n qu e s e hacen D e l a destilaci n hmed a d e la s lea s s e extra e la brea, el alquitran, diferente s cidos cuale s el actico y el fnico, la creosota, la bencina y la naftalina, la brea blanca, elemi de Europa etc etc e s decir un a porcio n d e sustancia s resinosa s y gomo-resinosa s d e apli cacione s extensa s e n farmaci a y e n industria

PAGE 102

9 2 COLONIZACIO N DI ; ; FILIPINA S Siend o com o l o e s e n absolut o desconocid a e n e l Archipilag o l a explotaci n d e esto s art culo s d e tant o consum o e n lo s mercados ; pu diend o obteners e empleand o par a ell o ta n insignificant e capita l com o e l d e 1.00 0 peso s destinado s l a instalaci n d e lo s artefacto s necesarios n o vemo s sin o grande s facilida de s par a qu e la s honrada s iniciativa s d e lo s peninsulare s qu e pueda n conta r ta n reducid a suma pueda n acudi r procurars e l a d e un a utilida d fija y segur a trabajand o est e ram o d e industri a cuy a materi a prim a s e present a e n esta s Isla s grandement e abundant e y d e supe riore s calidades Bie n prueba n est e aserto lo s ligero s ensa yo s y tenue s explotacione s au n as cas i po r complet o abandonada s e n l a gra n Isl a d e Mindoro siti o y luga r qu e s i co n la s condicio ne s d e formidabl e insalubrida d qu e ofrece y qu e impid e par a e l europe o especialment e e l trabaj o agrcola recibies e all i espaole s penin sulare s par a trabaja r esta s industria s e n la s qu e n o e s indispensabl e viviera n aquello s e n lo s bosque s dirigiend o corta s y talas estamo s seguro s hallaran si n corre r lo s riesgo s sea lados ocupacio n provechos a toda s luces Lo s mismo s peninsulare s qu e n o dispon ga n absolutament e d e medi o algun o par a constitui r po r s i mismo s n i au n explotacione s industriale s ta n poc o costosa s com o la s d e qu e no s ocupamo s hallara n simplement e com o bracero s colocacio n e n buena s condicio ne s n o siend o e n excesiv o nmero Existe n e n Mindor o alguna s haciendas Y a hemo s dich o alg o d e l a qu e s e intent

PAGE 103

INMIGRACIO N lENiNSULA R ( J7 explota r co n peninsulare s agricultores l a cua l obtuv o e l trist e resultad o qu e hemo s descrit o e n la s pgina s qu e no s referimos : po r n o molesta r e n demas a l a atenci n d e nuestro s lectores no s limitbamo s deci r a l habla r d e l a colonizacio n po r peninsulare s agrcola s e n aquell a extenssim a Isla qu e l o acontecid o e n l a haciend a de l capit n d e l a marin a mercant e Sr Iriba r co n la s familia s d e colono s agrcola s qu e desd e Espa a trajera er a u n testimoni o ma s d e lo s qu e aportbamo s com o fundament o d e nuestr a opinio n absolutament e contrari a l a d e qu e e l europe o pued a trabaja r esto s campos y par a n o da r extensi n n o propuest a nuestr o pobr e trabajo nad a manifestbamo s d e otra s instalacione s pur a y exclusivament e agrcola s qu e ha y e n Mindor o y d e la s cuale s e s l a ma s important e l a haciend a d e Sa n Jos qu e all pose e l a Orde n d e PP Recoletos Ma s qu e hacienda palabr a qu e siempr e sig nifica r deb e e l bie n qu e s e obtiene l a riquez a qu e s e logr a po r cambi o d e l o qu e s e /zace e s decir d e l o qu e s e trabaja l a haciend a d e Sa n Jos deb e llamars e cas a casa s rurale s d e misericordi a e n Mindor o par a lo s indgena s Filipinos ; porqu e l a explotaci n agrcol a qu e lo s PP Recoleto s hace n e n la s tierra s d e Min doro d e aque l territori o e n e l qu e desd e e l a o 156 7 ejerce n l a administraci n espiritua l si n qu e jam s haya n dejad o d e vence r co n cristian o tes n lo s inconveniente s qu e s e le s presentare n par a evangeliza r aquell a zon a tod a y a cristiana le s e s mu y costosa Apesa r d e la s 23.00 0 hectrea s d e terren o co n qu e cuenta n e n l a haciend a d e Sa n Jos ;

PAGE 104

9 2 COLONIZACIO N DI ; ; FILIPINA S apesa r d e la s grande s siembra s d e pala y y d e mai z qu e all hace n lo s colonos qu e general ment e so n naturale s d e la s Isla s Calamianes e n dond e difcilment e encuentra n medio s d e subsistir ; apesa r d e la s inmensa s plantacione s d e coco s qu e e n aquell a haciend a s e ha n he cho ; apesa r d e l a ganader a qu e all ha n for mado l a Orde n d e PP Recoleto s n o s e resarz e po r mod o algun o ( y l o afirmamo s si n riesg o n i mied o controversia ) d e lo s considerable s gasto s qu e all hac e d e continuo e n lo s do s pueblo s d e Iriru n y Sa n Agust n po r l a expre sad a Orde n Recoletana fundado s y desarro llado s d e maner a qu e l o qu e obtien e d e aque lla s tierra s plana s y montuosas hmeda s y medianament e secas provista s po r gra n ve getaci n d e cultiv o expontnea entr e la s cuale s ha y bosque s cas i impenetrables e s hast a ahor a gravame n qu e soporta po r e l cristian o debe r d e procura r e l sostenimient o d e aquella s familia s qu e all congreg a y qu e so n d e l a procedenci a indicada est o es d e l a comarc a qu e n o ofrec e n i l o qu e precis a l a subsistenci a d e lo s qu e all nacen Ahor a bien pensand o nosotro s exclusiva mente informndono s e n e l natura l obligad o dese o d e aconseja r tod o cuant o pued a pro cura r bie n par a lo s espaole s peninsulares y par a lo s insulare s leale s qu e sea n y haya n d e se r siempr e fieles l a sant a caus a d e nuestr a Madr e Patria creemo s qu e e n es a mism a haciend a d e Sa n Jos com o e n la s de ma s qu e e n Mindor o e n otra s tierra s apro piada s existe n perteneciente s otro s dueo s corporaciones habra n d e halla r fci l y bie n

PAGE 105

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I retribuid o emple o jornalero s espaole s indus triales y qu e s u presenci a agrandar a e l pobr e pauprrim o camp o qu e present a l a perspec tiv a actua l d e la s industria s Filipinas y qu e l o qu e ho y constituy e caus a y motiv o d e per juicio s y daos s e trocar a po r l o qu e hicier a desaparece r esto s y proporcionas e biene s y ganancia s par a todos Y l o qu e decimo s d e esta s industria s qu e ta n cmod a instalaci n pudiera n tene r e n l a haciend a d e Sa n Jos qu e lo s PP Recoleto s posee n e n Mindoro l o aplicamo s toda s la s dem s explotacione s agrcola s qu e tiene n la s cierna s corporacione s religiosas la s cuale s n o dudamo s u n instant e prestara n tod o cuant o apoy o le s fuer a dabl e otorga r lo s peninsu lare s industriales co n igua l m a unanimida d qu e siempr e l o prestara n lo s espaole s qu e intentaro n intilment e trabaja r lo s campo s d e esta s Islas IN D USTRI A MADER E R A jjr^ A industri a maderer a present a as mism o HII^ V segur o porveni r (much o mejo r todav a qu e la s anteriores ) par a ocupars e e n ell a u n bue n nmer o d e espaole s peninsulares N o ha y qu e habla r respect o a l mod o d e ob tene r l a primer a materia pue s l a cort a d e lo s rbole s qu e l a proporciona n e n esto s bosques expondr a nuestro s bracero s peninsulare s tanto s riesgo s mayore s qu e e l trabajo

PAGE 106

I 0 0 COLONIZACIO N D E FILIPIN A ; agrcola L a cort a y e l arrastr e d e lo s tronco s hast a e l punt o d e embarcader o quedar a car g o d e esto s naturale s ma s avezado s ta l tra bajo cua l l o est per o e l ofici o de l peninsula r qu e quier a dedicars e l a industri a d e madera s co n grande s probabilidade s d e xito podr a comenza r y a desd e e l extrem o sealado e s decir e l transport e martimo E n efecto apesa r d e l o important e qu e re sult a l a flota mercant e interinsula r qu e surc a la s agua s d e est e Archipilago n o conocemo s sin o mu y poco s barco s qu e rena n po r d e ta lle s d e construccin la s condicione s especiale s qu e debe n tene r lo s qu e s e dedique n a l trans port e d e maderas d e mod o qu e e n e l estad o actua l de l comerci o industri a d e est e ram o d e riquez a ta n important e pued e l a maderer a arranca r seg n acabamo s d e deci r desd e u n aument o e n l a industri a naviera Conducid a l a mader a desd e lo s lugare s d e s u procedenci a lo s centro s d e aplicacin surge n do s ordene s d e actividade s qu e de sarrollar : e l comerci o d e l a madera est o es l a adquisici n po r compr a a l po r mayo r par a venderl a e n est a form a a l detalle y adema s e l trabaj o d e l a misma Actualment e l a compr a d e mader a e n lo s sitio s e n qu e s e produc e e n qu e s e sit a par a se r exportada l a efecta n e n s u mavo r part e lo s chinos ma s e n esto s ltimo s ao s hans e dedicad o alguno s indio s y uno s poco s mestizos : lo s espaole s peninsulare s qu e has t a ahor a y e n mucho s ao s anteriore s ha n comerciad o e n madera s s e cuenta n po r u n nmer o digito

PAGE 107

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I E l trabaj o d e est e product o foresta l ta n valios o l o ejecuta n tambi n cas i po r enter o lo s chinos lo s cuale s demuestran seg n co n admiraci n pued e observarse resistenci a enorm e par a l a labo r de l aserrad o d e aquella s madera s qu e s e destina n y a la s construc cione s e n general y a l a d e ebanister a trabajo s d e taller Ha y qu e nota r qu e esta s labore s todo s lo s chino s la s practica n mano po r consiguien te com o la s fuerza s radicale s orgnica s d e lo s espaoles peninsulares noso n menores sin o a l revs much o mayore s qu e la s d e lo s chinos aunqu e la s presente n esto s ta n importante s com o acabamo s d e deci r e n e l trabaj o d e l a madera jam s puede n se r po r competenci a obstcul o par a qu e un a ve z dedicado s igua le s trabajo s lo s peninsulares n o asegurase n esto s s u subsistenci a holgada ; per o s i adema s s e valiese n d e lo s auxilio s qu e l a mecni nic a le s invita aplicand o la s mquina s ta n perfeccionada s qu e e n Europ a s e usan e l xit o ser a seguro pue s l a importanci a d e l a industri a d e madera s e n e l Archipilag o pue d e apreciars e bie n co n sol o consigna r e l dat o ciert o qu e no s suministr a e l ilustrad o Inge nier o Jef e d e Monte s de l Distrit o foresta l de l Cenir o d e Luzon e l Sr D Cesa r d e Guillerna quie n no s afirm a n o baj a dedo s millone s y medi o d e pie s cbico s l a mader a qu e anual ment e s e consum e e n Manila Lo s espaole s peninsulare s co n mu y escas o capita l puede n interesars e e n est a industri a si n mied o alguno qu e l a competenci a d e lo > chino s le s perjudique : sol o l a construcci n d e

PAGE 108

9 2 COLONIZACIO N DI ; ; FILIPINA S mueble s represent a e n Manil a enorm e cifr a y l a part e qu e e n est a aplicaci n d e l a mader a vena n tomand o desd e mu y antiguo alguno s elemento s de l pais (lo s indio s d e Paete e n l a provinci a d e l a Laguna ) h a disminuid o tant o si n causa s apreciables qu e est e n gra n decadencia ; desaparece Tant o pue s l a ebanister a y tallad o d e la s maderas cunt o l a carpinter a d e talle r cons truyend o puertas ventana s y dem s accesorio s d e l a edificacin presenta n e n Manil a bas e par a l a colocacio n ventajos a d e mucho s espa ole s peninsulares Y FABRICACIO N D E MATERIALE S HIDRAULICOS barro baldo ^ mism o e n Filipina s camp o bastant e par a l a instalaci n d e trabajadore s europeo s qu e este n prctico s e n ta l art e mecnica E n lugare s mu y prximo s esta Capita l de l Archipilago e n Lo s Bao s y e n Bay as com o e n otra s mucha s tierra s d e Luzo n y d e otra s Islas hllans e com o materi a prim a par a est a fabricaci n qu e aludimos desd e la s arcilla s d e buen a calida d hast a e l kaoli n ta n superior qu e pued e comparars e po r l a limpie z a d e s u blancur a co n e l ma s estimad o qu e s e encuentr a e n l a China y e n e l Japn pudien d o fabricars e co n l po r consiguiente y si n duda l a porcelan a d e mejo r calidad pue s est ALFARER A proporcion a asi

PAGE 109

INJMI G RACIO N P I D N N iULA R '0 3 desprovist o d e lo s tinte s amarillento s y encar nado s qu e suele n presenta r lo s kaolin s d e Europa Per o tant a facilida d par a promove r e l de sarroll o d e est a industri a alfarer a n o promue v e l a meno r muestr a d e ello y qued a esta reducid a poco s y tosco s producto s qu e s e fabrica n cuand o e n la s mrgene s de l Pasi g y pueblo s inmediato s podr a adquiri r tant a i mportancia L a fabricaci n d e materiale s hidrulico s tale s com o baldosine s d e mosaicos piso s d e si ller a artificial tubera s par a l a conducci n d e agua s y alcantarillado tant o com o lo s diferen te s elemento s decorativos tale s cuale s cornisas capitele s chapeado s d e fachada revestimiento s d e toda s clase s e n suma y otro s accesorio s d e edificacin baos regadero s etc.: emplans e y a much o e n Manil a y po r consiguient e cab e e n est e trabaj o industria l algun a inmigraci n d e peninsulare s par a llevarl o cabo as i com o e l d e l a fabricaci n d e cales hidrulicas d e bastant e emple o e n la s Islas INDUSTRI A SIDERURGIC A Y D E TOD A CLAS E D E METALES art e d e trabaja r e l hierr o as i com o la s j£ otra s clase s d e metales aunqu e especial ment e l a de l primero n o dej a d e se r tam bi n u n medi o par a l a colocacio n e n est e Archi

PAGE 110

9 2 COLONIZACIO N DI ; ; FILIPINA S pilag o d e brazo s peninsulares La s industria s qu e no s referimo s ofrece n actualment e su s producto s precio s elevadsimos l o cua l pre sent a lo s industriale s y jornalero s d e l a Pe nnsul a e l alicient e d e un a gananci a segur a y de l alt o jorna l co n qu e aqu i e s indispensabl e paga r a l europeo : solament e lo s trabajo s qu e s e ejecuta n co n e l hierr o representa n u n mo vimient o industria l qu e d cabid a mucho s ma s elemento s d e lo s qu e a l present e l o lleva n cabo En hojalatera y plomera puede n ocu pars e tambi n bastant e nmer o d e espaole s qu e conozca n tale s oficios N o e n Manil a exclusivamente sin o e n la s dem s capitale s y e n mucho s pueblo s de l Ar chipilago s e cubren n o sol o lo s edifiicio s d e nuev a construcci n sin o lo s antiguo s co n e l hierr o galvanizado l o cua l supon e l a cons trucci n d e mucho s canale s y d e mucho s tu bo s d e bajad a par a l a recogid a d e la s agua s y saneamient o d e la s habitaciones CANTERA ^AMBIE N e l art e d e labra r la s piedra s par a lo s ^ S edificio s pued e proporciona r ocupacio n alguno s cantero s peninsulares Lo s sitio s d e dond e s e obtien e piedr a par a labra r abunda n much o e n esta s Islas Creemo s qu e e n todo s lo s qu e s e ha n construid o lo s faro s qu e luce n e n esta s extensa s costas hs e obte nid o tod a l a piedr a aplicabl e l a construcci n

PAGE 111

INMIGRACIO N PENINSUL A R d e aquello s e n lo s mismo s lugares e n mu y prximos Mariveles lloco s y l a Pampang a presenta n e n est a Isl a d e Luzo n mu y buena s canteras y so n as i mism o mu y digna s d e explotars e e n gra n escal a la s caliza s metamrfica s d e Mon talban Romblon y la s andesita s y l a tob a dia bsic a d e l a Lagun a E n Tali m s e present a l a undesita qu e s e est aplicand o la s monu mentale s obra s de l puert o d e est a Capita l de l Archipilag o dirigida s po r e l ilustrad o inge nier o e l Sr Lpe z Navarro Tambi n s e encuentra n mrmole s e n dife rente s comarca s d e esta s Isla s as i com o yeso s alabastrinos ARTE S DECORATIVAS estas sol o l a pintur a y barnizad o singu larmente y a pued e proporciona r ocupa ci n par a alguno s peninsulare s d e lo s mucho s qu e ta l ofici o poseen per o adema s uno s poco s qu e aqu acudiese n co n e l propsit o d e dedi cars e l a fabricaci n de l cart n piedr a y su s aplicacione s a l decorado obtendra n segura ment e beneficios : buen o ser adverti r qu e e n esta s Isla s s e produc e e l mejo r abac de l mun do y po r consiguiente s e pued e adquiri r co n gra n convenienci a tod a l a cantida d qu e s e quier a y precis e d e es e valios o textil qu e par a l a tram a d e l a past a co n qu e s e form a e l car t n piedra tampoc o tien e rival i

PAGE 112

9 2 COLONIZACIO N DI ; ; FILIPINA S CARROCERA GUARNICIONER A Y CURTID O D E PELES JP>ODRAMO S habla r d e otra s mucha s indus trias e n la s cuale s e n mayo r e n meno r escal a d e segur o hallara n provechos a ocupa ci n u n bue n nmer o d e inmigrante s penin sulare s industriale s qu e cuente n co n alg n capital En carrocera po r ejemplo s e not a l a falt a d e desarroll o e n proporcio n d e la s necesidade s de l pas e n e l qu e ha y demand a extraordina ri a d e tod a clas e d e carruajes La guarnicionera ta n relacionad a co n l a anterior est e n peo r estado e s decir e n me jore s condicione s par a trabaja r e n ella ; y todav a s e present a co n mayore s deficiencia s l a industri a referent e a l curtido de pieles l a cua l pued e decirs e n o exist e e n e l Archipilag o seg n lo s toscos malsimo s producto s qu e ofrec e l a escassim a qu e hay OTRA S INDUSTIA S FABRILES Papel bujas estericas, fsforos. ipROPORCiONAR A segurament e honrada s utili dade s la fabricacin del papel de l qu e tan t o consum o s e hac e e n ta n vast o territori o cua l e l d e est e Archipilago ; d e est a industri a nad a

PAGE 113

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I e n l exist e atendiend o tod o e l consum o lo s mercado s d e Europ a y suministrand o much a meno r cantida d d e l a qu e debiera n proporcio na r la s fbrica s d e nuestr a Madr e Patria As mism o est absolutament e inexplotad a l a fabricaci n d e bujas estericas siend o pro duct o d e tant o consum o e n e l pas Tampoc o s e fabric a e n esta s Isla s clas e al gun a de fsforos n i d e cerill a n i d e madera n i d e cartn siend o d e ta n extraordinari o emple o sobr e todo despue s qu e co n e l cambi o d e cos tumbre s qu e e n esto s pueblo s s e h a producido hub o d e abandonars e po r complet o e l us o de l pebete qu e ma s meno s aromtico ard a d e continu o e n la s casas conducindol o adema s lo s pobre s y lo s chicuelo s po r toda s la s calles plaza s y paseo s disposici n d e lo s fumadores COMERCIO dign o d e admirars e po r todo s y d e agra ^ decers e y bendecirs e po r esto s naturale s Filipinos e n tod o momento un a Administra ci n pblic a que cua l l a espaola h a venid o fomentand o e l desarroll o de l comerci o d e esta s Isla s a l punt o importantsim o qu e y a alcanza y desd e e l cua l au n s e v e extens o horizont e par a s u agrand e y ensanchamiento N o queremo s deci r co n esto se a l a ltim a palabr a l a y a dich a e n legislaci n y rgi me n d e la s Aduana s par a e l impuls o mercan ti l e n esta s Islas : es a legislaci n y es e rgime n ir n recibiend o la s modificacione s qu e lo s

PAGE 114

9 2 COLONIZACIO N DI ; ; FILIPINA S podere s pblico s entienda n debe n establecer co n e l fin d e qu e l a march a progresiv a de l co merci o tant o e l d e exportaci n cuant o e l d e importaci n n o s e deteng a y continu aumen tand o ta n provechosament e lo s interese s d e aquend e y lo s d e allende qu e uno s y otro s so n lo s d e l a Patria Per o d e todo s modos e n e l estad o actua l pued e halla r e n est e Archipilag o e l comer ciant e peninsula r qu e dispong a d e capital ocasio n y motiv o d e agrandarlo porqu e s i bie n e s ciert o qu e e l comerci o qu e aqu ejerce n la s casa s extranjera s (Inglesa s y Alemanas ) princi palment e e n exportacin determin a sri a com petencia n o est ta n y ta n acaparad o qu e s e monopolic e po r la s misma s n i much o menos y e l comerci o d e importaci n sobr e todo ofre c e lo s espaole s peninsulare s bue n po r venir Par a e l comerciant e peninsula r qu e cuent e capita l exigu o acontec e l o propi o y cad a da po r l o qu e s e alcanza ser n menore s lo s esfuer zo s qu e hubier e d e practica r par a ganarsusub sistenci a practicand o e l peque o comercio E n efecto e l nmer o d e chino s qu e s e dedica n comercia r a l menude o disminuy e rpid a y visiblemente L a competenci a d e esto s asitico s h a estad o representad a e n esto s pasado s ao s segurament e po r ma s d e GO.OD O chino s diseminado s po r tod o e l Archipilag o y ejerciend o cas i todo s e l comerci o d e toda s clases pue s s i bie n e s ciert o qu e alguno s d e esto s individuo s de l celeste imperio posee n hacienda s propias n o so n ello s mismo s quie ne s la s trabajan sin o qu e la s entrega n co n ta l fin lo s naturale s d e esto s pueblos

PAGE 115

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I L a influenci a pernicios a d e l a insurrecci n tagal a aqu producid a po r l a ma s negr a in gratitu d y l a injustici a ma s abominabl e qu e produci r puede n pueblo s qu e debe n Espa a s u redencin h a determinad o entr e lo s chinos verdader o af n d e repatriarse E n Manil a con tina n d e 2 8 30.000 per o entr e lo s chino s qu e est n establecido s e n la s distinta s provincia s de l Archipilag o imper a e l temo r d e l a propi a segurida d personal d e modo qu e solament e e n u n trimestr e acaba n d e abandona r lo s ne gocio s qu e s e dedicaba n regresand o s u pai s 1.87 4 sbdito s de l ma s antigu o extens o y po blad o imperi o de l Asi a central L a enorm e coloni a chin a qu e po r lo s tre s concepto s d e cdulas opi o y contribuci n industria l ingres a e n e l Tesor o pblic o d e esta s Isla s i.5oo.oo o peso s y qu e satisfac e e l 3 3 p / o d e lo s derecho s d e importaci n tiend e mermars e seg n s e v e n gra n manera par a l o cua l e s caus a determinant e l a crue l conduct a co n lo s chino s seguid a po r esto s rebelde s taga los ; lo s cuale s ha n asesinad o e n poco s da s despue s d e robarle s y saquearle s 3 2 chino s e n la s provincia s d e Manila Gavite Nuev a Ecija y l a Laguna Y l a disminuci n d e lo s chino s qu e comer cia n e n la s provincia s de l Archipilago e s claro h a d e redunda r e n gra n ventaj a par a lo s espaole s peninsulare s qu e s e dedique n l a compr a vent a d e artculo s de l pa s y d e Europ a e n la s localidade s qu e viene n explo tand o aquellos

PAGE 116

9 2 COLONIZACIO N DI ; ; FILIPINA S ULTIMA S CONSIDERACIONES f AMO S terminar y ciertament e y a e s hora par a qu e n o fatiguemo s ma s a l lector Ta n sucintament e cua l s e acab a d e leer hemo s sealad o alguna s industria s e n la s qu e creemo s cab e inmigraci n peninsular sin o e n extensa s proporciones tampoc o reducida s ta n escasas qu e n o determinas e u n favorabl e impuls o l a entec a vid a industria l qu e aqu s e nota y u n bie n po r consiguiente par a espa ole s peninsulare s quiene s e n determinado s lugare s d e Espa a pued a l a competenci a po r gra n nmer o ser caus a eficient e d e qu e haya n d e busca r otra s localidade s e n qu e practica r su s oficios N o quisiramo s acepta r l a responsabilida d mora l d e qu e po r nuestra s palabra s dicha s acudies e desd e lueg o si n ma s n i mas u n sol o industria l d e l a Pennsul a qu e n o cotejas e nuestro s concepto s co n otro s antecedente s dato s y noticia s qu e po r otro s lado s pued e y deb e adquirir ante s d e resolvers e cambia r e l siti o d e s u cun a po r otr o que a n cuand o Espa a pertenezc a y siempr e hay a d e perte necer est situad o 7.74 0 milla s d e la s cos ta s d e l a madr e Patria cua l l a tierr a Filipina Per o insistimo s e n nuestra s arraigada s convicciones ; d e qu e s i l a inmigraci n penin sula r agrcol a n o cab e e n est e clima l a inmi graci n destinad a l a industri a va l comerci o pued e y deb e efectuarse e n proporcione s con

PAGE 117

INMIGRACIO N PENINSULA R I I I veniente s qu e e l tiemp o mism o la s ir mar cando seg n e l nmer o d e elemento s penin sulare s qu e esta s Isla s acud a par a tale s fines: l a ma s elementa l observaci n podr seala r eso s lmites Bie n quisiramo s nosotro s qu e esto s fuera n extenssimos porqu e adema s d e qu e no s ser a mu y agradabl e contempla r e l desarroll o d e la s fuerza s viva s d e l a Patri a dentr o d e lo s terri torio s d e l a misma entendemo s que parti r d e esta s fecha s qu e constituir n efmeride s d e remordimiento s corrosivo s par a aquello s naturale s d e esta s Islas quiene s olvidand o tod a nocio n d e debe r y san a doctrin a hans e alzad o e n arma s contr a l a Madr e Patri a cometiend o nefand o crimen fuerz a e s con grega r aqu po r tod o medi o ma s elemento s peninsulare s d e lo s qu e l a Madr e Patri a aqu reuna fiando y confiand o e n l a lealta d d e esto s habitantes entr e lo s cuale s seg n vemo s co n tristeza ha y tanto s extraviado s qu e la mentar Ello s reaccionar n sobr e l a caus a qu e le s h a inducid o l a comisio n de l delit o d e les a Patri a co n qu e s e ha n manchad o y qu e cons tituy e indelebl e tacadura ; porqu e cuand o ces e po r complet o (l o cua l bie n pront o acontecer ) e l estad o anorma l qu e s mismo s s e ha n creado ; cuand o reflexione n sobr e l a crue l ingratitu d y l a enormida d d e s u delito reco nocer n ( y mu y especialment e po r s u tenden ci a nativ a l o sobrenatura l y superticioso) que par a procede r de l mod o abominabl e co n qu e ha n procedido n o bast a qu e este n ob sesionados e s decir qu e le s haya n rodead o

PAGE 118

9 2 COLONIZACIO N DI ; ; FILIPINA S influid o espritu s malignos voliteand o po r lo s antro s d e l a sociedade s secreta s e n qu e pactra n nuestr o exterminio e l dlo s espao le s su s bienhechores sin o que par a llega r lo s horrore s qu e detall a est a insurrecci n de l Catipunan e s menester que lo s indio s qu e l a ha n producid o aloje n e n e l interio r d e s u organism o aquello s mismo s espritu s malig nos : ma s claro esto s indio s rebelde s n o ha n estad o n i est n obsesionados l o qu e ha n estad o y est n e s posedos S i as fuese qu e lo s desdichado s quiene s lo s azare s d e l a guerr a dej e su s vida s e n salvo reciba n lo s conjuro s qu e l a Iglesi a ordena per o ademas venga n esta s isla s cuanto s es paole s peninsulare s halle n acomodo e n la s artes e n l a industri a y e n e l comerci o porqu e ello s y lo s qu e pertenezca n la s armas qu e y a lo s enviar l a Metrpol i e n mayo r nmer o qu e hast a ahor a lo s enviab a sabr n todo s servi r d e viv o hermos o ejempl o de l amo r y respet o qu e l a Patri a s e debe y d e l a resolu ci n co n qu e hemo s d e defender hast a verte r l a ltim a got a d e nuestr o sangre e l Sant o principi o d e l a integrida d d e s u territori o

PAGE 119

Pginas PREFACI O 3 PRIMER A PARTE De l pla n genera l d e colonizacio n i i ndol e d e l a cuesti n y antecedente s acerc a d e lo s primero s ensayo s d e trabajo s agrcola s po r espa ole s peninsulare s i 5 Breve s reflecsione s acerc a d e l a insalubrida d de l clim a d e Filipina s ... 1 7 Alguno s dato s estadstico s 2 2 Estad o actua l d e colono s agrcola s e n Filipina s dirigida s po r europeos .. . 2 7 Sobr e colonizacio n agrcol a e n Mindor o y e n otra s Isla s de l Archipilag o 4 2 Inmigraci n peninsula r e n Cub a A7 Inmigraci n d e espaole s peninsulare s e n la s rep blica s de l Ri o d e l a Plata .. 4 9 Inmigraci n espaol a e n fric a 5 i Inmigraci n europe a e n la s colonia s Inglesa s d e l a Australi a 5 3 Valiosa s opinione s e n pr d e l a qu e sustentamos 5 5 SE"liND A PARTE Clculo s referente s lo s gasto s seguro s par a instala r l a coloni a agrcol a y sobr e lo s medio s probable s d e resarcimiento 6 5

PAGE 120

Pginas Clculo s sobr e l a producci n d e lo s principale s artculo s qu e s e obtiene n d e est a agricultur a 69 Inconveniente s qu e e l orde n econmic o present a e n l a actualida d a l pla n d e colonizacio n peninsula r agrcola 7 6 TERCER A PARTE Probable s resultados qu e e n e l orde n poltic o s e obtendra n de l influj o qu e e n esta s tierra s d l a Patri a ejercies e l a extens a inmigraci n agrcol a peninsula r .... 83 Utilida d manifiest a d e reducidos prudente s ensa yo s d e inmigraci n peninsula r destinad a l a industria.— Industri a minera. 8 8 Industri a de l carb n vegeta l y d e destilaci n d e lea s e n Filipina s 93 Industri a maderer a 9 9 Alfarer a y fabricaci n d e materiale s hidrulicos 10 2 Industri a siderrgic a y d e tod a clas e d e metales 10 3 Canter a . 10 4 Arte s decorativa s io 5 Carrocera guarnicioner a y curtid o d e pieles 10 6 Papel buja s estericas fsforo s 10 6 Comerci o .. . 10 7 Ultima s consideracione s . 11 0

PAGE 121

ERR A TAS PGINAS DIC E LASE 9 intentad a sustentad a 6 1 peone s peore s n i | ; qu e lamenta r qu e l a menta n